A 36 años de la tragedia de San Juanico

El 19 de noviembre de 1984, a las 5:46 de la mañana, el piloto de un avión de la ya hoy extinta línea estadounidense PANAM, que se disponía a aterrizar en el aeropuerto ´Benito Juárez´ de la...

18 de noviembre, 2020

El 19 de noviembre de 1984, a las 5:46 de la mañana, el piloto de un avión de la ya hoy extinta línea estadounidense PANAM, que se disponía a aterrizar en el aeropuerto ´Benito Juárez´ de la Ciudad de México, alertó atónito a la torre de control de una posible explosión nuclear. Lo que la tripulación veía, atónita y aterrada no era el hongo causado por una bomba atómica, por más parecido que fuera, sino una imponente explosión de gas de petróleo liquido llamada tipo “BLEVE” (por sus siglas en inglés) o “explosión de líquido en ebullición y vapor expandente”. Ésta se alzó a más de 400 metros de altura en medio de una zona habitacional densamente poblada. 

La tragedia sucedió en una planta de almacenamiento de PEMEX construida a principios de los años 60 en el valle de San Juanico, poblado de San Juan Ixhuatepec, municipio de Tlanepantla de Baz, en el Estado de México. Ahí había seis tanques gigantes esféricos y 48 cilíndricos de menor tamaño, a partir de la primera explosión y durante 90 minutos se registraron otras 18 grandes explosiones. En total estallaron cuatro enormes esferas y 15 cilindros de gran tamaño, que cimbraron la tierra. 

Cientos de bomberos de varios municipios vecinos y del entonces D.F. batallaron durante más de 18 horas con las llamas, en un esfuerzo mucho más heroico que prudente. Las víctimas mortales se estimaron en alrededor de 600, aunque la cifra real nunca se supo a ciencia cierta, mismas de las que solo pudieron ser identificadas menos de un 5%, y enterradas en fosas comunes. Hubo más de 60 mil damnificados y también más de 2000 heridos, muchos de ellos afectados y marcados de por vida. El fuego llegó hasta una distribuidora y embotelladora privada de gas L.P., donde más de 500 cilindros de gas doméstico volaron también por los aires, llegando algunos hasta a más de 100 metros de distancia. El resplandor de las explosiones más grandes se vio hasta lugares tan lejanos  como el Ajusco, al sur de la Ciudad de México. Los sismógrafos registraron sismos menores en la Ciudad por la misma causa.

 En un principio, los años siguientes a la tragedia, no se permitió la construcción de viviendas en un radio menor de 300 metros, pero con el tiempo la mancha urbana estaba ya, y está aún hoy, tan solo a unos cien metros de distancia de las mismas instalaciones.

Era tan sólo uno, uno de los muchos episodios trágicos del sexenio 1982 – 1988, encabezado por el presidente Miguel de la Madrid Hurtado, que se sumó a otros, como la erupción del volcán Chinchonal, la quiebra de las finanzas públicas, heredada de la administración anterior de José López Portillo y sus terribles consecuencias, como la inflación galopante, luego los apocalípticos terremotos de septiembre de 1985, la muerte de su Secretario de Educación, e ideólogo del régimen, don Jesús Reyes Heroles, el huracán “Gilberto” en 1988, entre otros más.

 Mañana, 19 de noviembre de 2020, se cumplen ya 36 años de aquel infierno, que hoy recordamos; dantesca desgracia, y fecha en que rendimos tributo a todas sus víctimas.




Comentarios
object(WP_Query)#17735 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(58041) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "19-03-2021" ["before"]=> string(10) "16-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(58041) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "19-03-2021" ["before"]=> string(10) "16-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(false) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17753 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17755 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17746 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "19-03-2021" ["before"]=> string(10) "16-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-03-19 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-04-16 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (58041) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17714 (24) { ["ID"]=> int(62896) ["post_author"]=> string(2) "73" ["post_date"]=> string(19) "2021-03-23 10:35:15" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-03-23 15:35:15" ["post_content"]=> string(6771) " Decía Napoleón que no se puede vencer a un enemigo si no se le infunde miedo; solo vencemos sobre quien nos teme y, en sentido contrario, siempre somos susceptibles de ser derrotados, sobre todo por nuestros temores. Las vacunas que entre aciertos y errores van extendiéndose sobre la población nos ofrecen un peculiar espectáculo que no puede pasar desapercibido. Se trata del fenómeno de la esperanza y cómo es que afecta a la convivencia en las sociedades. La pandemia no está domada, está lejos todavía de serlo, pero la necesidad acicatea y nos obliga a ir tomando decisiones, ocupando espacios y a reconstruir nuestra vida en la medida de lo posible, la idea de que nuestros adultos mayores están saliendo de peligro también contribuye a pensar que el final de este horrendo periodo ya está cerca. Pero seamos sinceros, volver a las calles, descuidar las medidas preventivas es producto  de esta confianza y el fruto más cruel de la esperanza. Ello solo hará que la solución se aleje y que paguemos un costo más alto en enfermos, sujetos a consecuencias que nadie puede prever con precisión todavía y sobre todo, muertes. La confianza es un acto humano inscrito en lo más profundo de su naturaleza, tenemos que guardar confianza y esperanza, de lo contrario nos quedaríamos inmóviles; pensamos que el mañana llegará y que será mejor, nos enseñaron que lo que alguien se propone puede cumplirlo e incluso, pensamos en ese sentido no solo como individuos sino también como especie. Julio Verne decía que lo que un hombre sueña otro lo puede realizar y ese es el sentido del progreso humano. Por eso, comerciar con la esperanza es también uno de los trucos más viejos que se conoce en el haber de la sagacidad y la mendacidad humanas. No soy especialista en el tema y no me permitiré hablar sobre la calidad de las vacunas o si el gobierno federal y los locales lo están haciendo bien; ese es su problema y la evaluación de los resultados se hace de manera constante dejándonos a todos un residuo de desazón que está golpeando con fuerza la credibilidad y la efectividad del control epidemiológico. Quiero hablar de nosotros, de los ciudadanos que llevamos a nuestros padres y a nuestros abuelos a que les sea administrada la vacuna; de la manera en que esto nos permite confiar en que habrá menos muertes y menos focos de contagio. Y también cabe preguntarnos cuándo es que serán vacunados los niños para poder reabrir las escuelas (parecería del más elemental sentido común que las instalaciones educativas no abran sus puertas sino hasta que los niños sean vacunados, ya se sabe lo complicado y casi imposible que sería controlar las medidas dentro de las escuelas); cuándo el personal médico público y privado habrá sido inoculado en su totalidad; cuáles son las mecánicas de la vacunación y cuál es su calendario; y cuándo podremos descansar, al menos en parte, de esta pesadilla. En el auditorio del Posgrado de la Facultad de Derecho de la UNAM, en Ciudad Universitaria hay un mural que retrata la lucha obrera frente a los excesos del capital; la iconografía del capitalista venal y criminal y de los fuertes y hermosos obreros, al estilo del realismo soviético impresionan, sin duda, al visitante; pero si se mira al detalle, encontramos en la parte baja, derecha para quien lo mira de frente, un enunciado que suele omitirse frente a la grandeza de las imágenes: “sin programa revolucionario no hay revolución” dice una pancarta sostenida por un obrero. Parte de nuestra lesionada confianza radica en que no podemos dialogar con seriedad respecto de la pandemia, porque no estamos encontrando ni la serenidad ni la veracidad en nuestro interlocutor oficial; el espectáculo de la vacunación, los heroicos aviones que la transportan y el madrugador equipo presidencial no son suficientes. Lo que necesitamos es saber el rumbo que van a tomar las cosas y lo mismo sucede con los demás aspectos de la vida nacional. Somos un pueblo irredento, siempre dispuesto a creer, siempre abierto al sacrificio que haga falta, pero lo que una sociedad no puede soportar, ya lo decía Maquiavelo, es el desorden, la ausencia de programa, la ignorancia de la meta. No tenemos tiempo y no queremos abandonar nuestra esperanza, haremos cualquier cosa por sostenerla y aferrarnos a ella, eso es lo que hacen los desesperados y también los que ya han perdido demasiado; para hacerlo la sociedad está ocupando espacios y todos somos testigos cómo han seguido, desde el inicio de la pandemia, las organizaciones de productores, distribuidores y consumidores en el ramo que mejor conozco: el de la cultura donde ya nadie espera apoyo ni protección y los libreros independientes se asocian con promotores de lectura, editores y lectores para sacar adelante la industria –mire usted el circulo virtuoso creado por la Universidad Autónoma de Nuevo León y la Red de Librerías independientes–. Y también atestiguamos desde la sociedad la aparición de actores políticos y efectivos movilizadores sociales que se mueven sin organizaciones formales sino a través de la inmediatez de las redes sociales y los medios electrónicos. La defensa de las mujeres frente a la violencia es un buen ejemplo y también la marea de opinión político electoral que a través de las cadenas comunicativas y de los ciudadanos que producen sus propios contenidos, van mostrando la obsolescencia y torpeza de las campañas tradicionales que apuestan por la desesperación y por el desánimo de no saber cuál de las opciones que hemos tomado sea la peor. Digámoslo de una vez, no hay mejor vacuna que la que uno pueda obtener, no hay peor vacuna que la que no se nos administra. Entremos con orden y confianza al proceso de vacunación, no perdamos la esperanza en que una vez más, como siempre y como parece estar inscrito en nuestra genética cultural, sabremos salir adelante. @cesarbc70 cesarcallejas.me" ["post_title"]=> string(36) "Las vacunas y el síndrome del miedo" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(35) "las-vacunas-y-el-sindrome-del-miedo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-03-26 09:05:36" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-03-26 14:05:36" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=62896" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17641 (24) { ["ID"]=> int(62996) ["post_author"]=> string(2) "62" ["post_date"]=> string(19) "2021-03-25 10:02:22" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-03-25 15:02:22" ["post_content"]=> string(7018) "La semana pasada, en la ola de reacciones que dejaron las movilizaciones feministas, el personaje de Brozo –interpretado por el actor y periodista Víctor Trujillo– fue objeto de señalamientos y críticas por sus innegables actitudes misóginas que siempre lo han caracterizado. Luego de apoyar mediante un mensaje en sus redes sociales la marcha en el Día Internacional de la Mujer, muchas feministas le reprocharon el fomento de la cultura patriarcal impulsada desde sus programas de televisión y sus noticieros. El actor defendió el actuar crítico del personaje en más de tres décadas de trayectoria, pidió una breve disculpa a las mujeres que pudieran sentirse ofendidas y dijo que el poder político no tiene derecho a intentar censurarlo y que la verdadera violencia contra la mujer la constituía la lamentable ratificación de la candidatura de Félix Salgado Macedonio a la gubernatura de Guerrero,  El ambiente político se enardeció de cara al inicio de las campañas rumbo al proceso electoral más grande del país. Ante los señalamientos contra Brozo, en un primer mensaje de Twitter, Trujillo dijo no ser un violador o violentador de mujeres y aseguró que es un actor que solamente interpreta a un polémico personaje. Brozo es una de las voces más críticas del poder y del actual régimen. Por ello es una figura retomada por la oposición como un estandarte del periodismo crítico y sumamente virulento. El mismo presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en los tiempos de campaña, reconoció la labor critica del payaso en contra del entonces gobierno del presidente Enrique Peña Nieto. Incluso trascendió que la salida de su noticiero en la cadena televisiva más importante del país, se debió a presiones del entonces secretario de Educación y malogrado aspirante presidencial, Aurelio Nuño. Sin embargo, el presente artículo no pretende analizar la trayectoria periodística del personaje, sino desmenuzar las razones por las cuales se le califica de perpetuador del famoso pacto patriarcal.  En las diversas etapas del noticiero conducido por Brozo, realizado en las más importantes cadenas de televisión abierta, ha existido un común denominador: la presencia de la figura femenina como atractivo visual para ser víctimas de sus incontrovertibles performances misóginos. Dichas mujeres vestían provocativamente, se prestaban a los lascivos comentarios y actitudes del personaje, además de incitar a algunos invitados masculinos a cometer el mismo abuso.   Con el paso del tiempo, la sensibilidad cultural dejó de celebrar los albures, los chistes misóginos y la hipersexualizacion de la mujer realizada por el payaso. A las nuevas generaciones de feministas les asiste la razón de exigir que se dejen de reproducir este tipo de actitudes machistas en medio de una crisis de violencia de género, agravada desde el inicio de la pandemia.   La agresión más evidente y contundente contra las mujeres destinadas a ser el atractivo visual en el noticiero de Brozo, fue que no se les permitía hablar. El terrible cliché machista que reza “calladita te vez más bonita” fue perpetuado y fomentado durante muchos años, sin que existiera un posicionamiento o mensajes de advertencia sobre las conductas patriarcales ensalzadas en cada programa. Solamente en su última etapa del noticiero, se le permitió a una modelo enmascarada realizar breves comentarios, pero con el acostumbrado y repetitivo abuso sexual a cuadro que nunca cambió.     El éxito de Brozo fue producto de una cultura machista predominante en la televisión mexicana, que no daba importancia debida a la equidad e igualdad femenina. La audiencia de sus programas siempre fue alta entre auditorios masculinos que consumieron esos contenidos sin la menor crítica o señalamientos contra la cosificación de las mujeres. El noticiero de Brozo, no obstante, siempre tuvo conductoras femeninas que comentaban las noticias y tenían la libertad de entrevistar a los invitados políticos y de la farándula. Cabe destacar que las mesas de análisis político siempre fueron incluyentes, pero sobre todo siempre existió un espacio para las feministas ilustres como Martha Lamas que trataba asuntos de género cuando éstos eran relegados en otros espacios informativos. La feminista histórica agradeció los espacios brindados en dicho programa, que abrieron brecha para impulsar la difusión de la agenda feminista y que enfrentó en su momento a poderes fácticos reales. Víctor Trujillo no es un violador o un violentador como persona, diferentes modelos y actrices que participaron en sus programas han confirmado que nunca padecieron acoso o faltas de respeto. Reconocen el profesionalismo del actor, su amplia cultura general y su agilidad mental. A pesar de estas oportunas aclaraciones, el deslinde de Trujillo es insuficiente, su personaje tiene décadas reproduciendo actitudes machistas que pesan en la psicología social de muchas generaciones de hombres que nunca censurarían este tipo denigración de la mujer frente al poder masculino de cualquier tipo.  Se conoce que en países latinoamericanos el abuso sexual es visto como natural al reproducir desde los medios de comunicación, el empoderamiento de la figura masculina. Las audiencias de hombres, sin la debida educación, reciben el mensaje aspiracional erróneo que es natural que una mujer se someta a una jerarquía varonil. La oposición celebra los posicionamientos políticos de Brozo contra el presidente AMLO. En el pasado, en su programa se destapó la cloaca de los videoescándalos de sobornos monetarios que llevaron a la cárcel a René Bejarano, al extesorero capitalino Gustavo Ponce y que ocasionaron la persecución política de Rosario Robles y de Carlos Ahumada. Pero en aras del linchamiento político contra el régimen, no se puede abrazar ciegamente el pasado misógino del personaje enquistado en tiempos pasados llenos de estereotipos machistas.  El payaso tenebroso, a pesar de tratar temas de género, fue un repetidor y difusor de la opresión patriarcal que afecta de forma mortal la vida normal de todas las mujeres en el país. Brozo es un excelente polemista político y sus comentarios mordaces son necesarios en una democracia verdadera; sin embargo, es indefendible el pasado misógino que facilitó el acoso y el abuso sexual de la figura femenina durante sus exitosos programas." ["post_title"]=> string(39) "Brozo el cómplice del pacto patriarcal" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(38) "brozo-el-complice-del-pacto-patriarcal" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-03-25 10:10:55" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-03-25 15:10:55" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=62996" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17714 (24) { ["ID"]=> int(62896) ["post_author"]=> string(2) "73" ["post_date"]=> string(19) "2021-03-23 10:35:15" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-03-23 15:35:15" ["post_content"]=> string(6771) " Decía Napoleón que no se puede vencer a un enemigo si no se le infunde miedo; solo vencemos sobre quien nos teme y, en sentido contrario, siempre somos susceptibles de ser derrotados, sobre todo por nuestros temores. Las vacunas que entre aciertos y errores van extendiéndose sobre la población nos ofrecen un peculiar espectáculo que no puede pasar desapercibido. Se trata del fenómeno de la esperanza y cómo es que afecta a la convivencia en las sociedades. La pandemia no está domada, está lejos todavía de serlo, pero la necesidad acicatea y nos obliga a ir tomando decisiones, ocupando espacios y a reconstruir nuestra vida en la medida de lo posible, la idea de que nuestros adultos mayores están saliendo de peligro también contribuye a pensar que el final de este horrendo periodo ya está cerca. Pero seamos sinceros, volver a las calles, descuidar las medidas preventivas es producto  de esta confianza y el fruto más cruel de la esperanza. Ello solo hará que la solución se aleje y que paguemos un costo más alto en enfermos, sujetos a consecuencias que nadie puede prever con precisión todavía y sobre todo, muertes. La confianza es un acto humano inscrito en lo más profundo de su naturaleza, tenemos que guardar confianza y esperanza, de lo contrario nos quedaríamos inmóviles; pensamos que el mañana llegará y que será mejor, nos enseñaron que lo que alguien se propone puede cumplirlo e incluso, pensamos en ese sentido no solo como individuos sino también como especie. Julio Verne decía que lo que un hombre sueña otro lo puede realizar y ese es el sentido del progreso humano. Por eso, comerciar con la esperanza es también uno de los trucos más viejos que se conoce en el haber de la sagacidad y la mendacidad humanas. No soy especialista en el tema y no me permitiré hablar sobre la calidad de las vacunas o si el gobierno federal y los locales lo están haciendo bien; ese es su problema y la evaluación de los resultados se hace de manera constante dejándonos a todos un residuo de desazón que está golpeando con fuerza la credibilidad y la efectividad del control epidemiológico. Quiero hablar de nosotros, de los ciudadanos que llevamos a nuestros padres y a nuestros abuelos a que les sea administrada la vacuna; de la manera en que esto nos permite confiar en que habrá menos muertes y menos focos de contagio. Y también cabe preguntarnos cuándo es que serán vacunados los niños para poder reabrir las escuelas (parecería del más elemental sentido común que las instalaciones educativas no abran sus puertas sino hasta que los niños sean vacunados, ya se sabe lo complicado y casi imposible que sería controlar las medidas dentro de las escuelas); cuándo el personal médico público y privado habrá sido inoculado en su totalidad; cuáles son las mecánicas de la vacunación y cuál es su calendario; y cuándo podremos descansar, al menos en parte, de esta pesadilla. En el auditorio del Posgrado de la Facultad de Derecho de la UNAM, en Ciudad Universitaria hay un mural que retrata la lucha obrera frente a los excesos del capital; la iconografía del capitalista venal y criminal y de los fuertes y hermosos obreros, al estilo del realismo soviético impresionan, sin duda, al visitante; pero si se mira al detalle, encontramos en la parte baja, derecha para quien lo mira de frente, un enunciado que suele omitirse frente a la grandeza de las imágenes: “sin programa revolucionario no hay revolución” dice una pancarta sostenida por un obrero. Parte de nuestra lesionada confianza radica en que no podemos dialogar con seriedad respecto de la pandemia, porque no estamos encontrando ni la serenidad ni la veracidad en nuestro interlocutor oficial; el espectáculo de la vacunación, los heroicos aviones que la transportan y el madrugador equipo presidencial no son suficientes. Lo que necesitamos es saber el rumbo que van a tomar las cosas y lo mismo sucede con los demás aspectos de la vida nacional. Somos un pueblo irredento, siempre dispuesto a creer, siempre abierto al sacrificio que haga falta, pero lo que una sociedad no puede soportar, ya lo decía Maquiavelo, es el desorden, la ausencia de programa, la ignorancia de la meta. No tenemos tiempo y no queremos abandonar nuestra esperanza, haremos cualquier cosa por sostenerla y aferrarnos a ella, eso es lo que hacen los desesperados y también los que ya han perdido demasiado; para hacerlo la sociedad está ocupando espacios y todos somos testigos cómo han seguido, desde el inicio de la pandemia, las organizaciones de productores, distribuidores y consumidores en el ramo que mejor conozco: el de la cultura donde ya nadie espera apoyo ni protección y los libreros independientes se asocian con promotores de lectura, editores y lectores para sacar adelante la industria –mire usted el circulo virtuoso creado por la Universidad Autónoma de Nuevo León y la Red de Librerías independientes–. Y también atestiguamos desde la sociedad la aparición de actores políticos y efectivos movilizadores sociales que se mueven sin organizaciones formales sino a través de la inmediatez de las redes sociales y los medios electrónicos. La defensa de las mujeres frente a la violencia es un buen ejemplo y también la marea de opinión político electoral que a través de las cadenas comunicativas y de los ciudadanos que producen sus propios contenidos, van mostrando la obsolescencia y torpeza de las campañas tradicionales que apuestan por la desesperación y por el desánimo de no saber cuál de las opciones que hemos tomado sea la peor. Digámoslo de una vez, no hay mejor vacuna que la que uno pueda obtener, no hay peor vacuna que la que no se nos administra. Entremos con orden y confianza al proceso de vacunación, no perdamos la esperanza en que una vez más, como siempre y como parece estar inscrito en nuestra genética cultural, sabremos salir adelante. @cesarbc70 cesarcallejas.me" ["post_title"]=> string(36) "Las vacunas y el síndrome del miedo" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(35) "las-vacunas-y-el-sindrome-del-miedo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-03-26 09:05:36" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-03-26 14:05:36" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=62896" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(43) ["max_num_pages"]=> float(22) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "e5edb972bc9461a7bc50f5ab3fa21fcc" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Las vacunas y el síndrome del miedo

Decía Napoleón que no se puede vencer a un enemigo si no se le infunde miedo; solo vencemos sobre quien nos teme...

marzo 23, 2021

Brozo el cómplice del pacto patriarcal

La semana pasada, en la ola de reacciones que dejaron las movilizaciones feministas, el personaje de Brozo –interpretado por el actor y...

marzo 25, 2021




Más de categoría
Sequía en el Sur de Nuevo León

Sequía en el Sur de Nuevo León

El sur del estado de Nuevo León actualmente sigue enfrentando una problemática de sequía. Por ello el Congreso aprobó...

abril 15, 2021

De Frente Y Claro | PADRÓN NACIONAL DE USUARIOS DE TELEFONíA MÓVIL, OCURRENCIA REAL

El 17 de diciembre del 2020, en este espacio toqué el tema de la nueva ocurrencia de esta nefasta...

abril 15, 2021

Cuidado infantil universal

El impacto de la pandemia del covid-19 ha sido significativo en todos los países, pero con efectos diferenciados por...

abril 15, 2021

Asonadas mexicanas

El Ejército mexicano, vía el Estado Mayor Presidencial,  estuvo indirectamente relacionado en los hechos de la matanza a estudiantes...

abril 14, 2021