De rivales, incendios y modernidad

Tal como lo prometí en el artículo anterior, relataré el final de la historia del Palacio de Hierro, enfocado a su construcción y a todos...

13 de mayo, 2015

Tal como lo prometí en el artículo anterior, relataré el final de la historia del Palacio de Hierro, enfocado a su construcción y a todos los cambios que sufrió, incluso hasta un devastador incendio, para llegar al edificio que hoy se encuentra en Venustiano Carranza, entre las calles de 5 de Febrero y 20 de Noviembre. 

Dos eternos rivales siempre hombre con hombro

Remontémonos al año 1891 en que los almacenes del Palacio de Hierro habían quedado terminados e inaugurados. Con un edificio de cinco pisos de hierro ensamblado lleno de tallas, balcones y remates.

En la fotografía que muestro a continuación se puede apreciar el nuevo edificio hacia 1891.

[[{“fid”:”3459″,”view_mode”:”default”,”fields”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:””,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:””},”type”:”media”,”link_text”:null,”attributes”:{“alt”:”rivales1.png”,”title”:”rivales1.png”,”class”:”image-style-none media-element file-default”}}]]
Anónimo, Palacio de Hierro y Puerto de Liverpool, fotografía, archivo internet, ca. 1891

Es importante aquí destacar un detalle importante que se puede observar en la imagen. Liverpool está junto al Palacio de Hierro.  Y es que desde sus inicios incluso desde que el Palacio de Hierro era un cajón de ropa (tienda pequeña) en el Mercado de las Flores (recordarán esto por el artículo anterior), ha estado junto a Liverpool, tal como se puede observar en el plano de 1883 que presento a continuación.




[[{“fid”:”3460″,”view_mode”:”default”,”fields”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:””,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:””},”type”:”media”,”link_text”:null,”attributes”:{“alt”:”rivales2.png”,”title”:”rivales2.png”,”style”:”height: 572px; width: 700px;”,”class”:”image-style-none media-element file-default”}}]]
Julio Popper Ferry, Plano del perímetro central. Directorio Comercial, archivo internet, 1883

El plano muestra las calles de Diputación y Portal de la Flores (hoy ambas llamadas Plaza de la Constitución), Callejuela (hoy 20 de Noviembre), Monterilla (hoy 5 de febrero) y San Bernardo (hoy Venustiano Carranza).

Entre San Bernardo, Portal de las Flores, justo sobre Callejuela se encontraban ambos locales: Al Puerto de Liverpool y Las Fábricas de Francia (primer nombre del Palacio de Hierro).

A continuación un mapa actual sacado de Google maps para mostrar las mismas ubicaciones y hacer más claro las calles que estoy mencionando.

[[{“fid”:”3463″,”view_mode”:”default”,”fields”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:””,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:””},”type”:”media”,”link_text”:null,”attributes”:{“alt”:”rivales3.png”,”title”:”rivales3.png”,”class”:”image-style-none media-element file-default”}}]]
Mapa Zócalo, Google maps, 2015

Aquí un acercamiento del plano de 1883 para poder leer mejor los nombres de ambas tiendas.

[[{“fid”:”3464″,”view_mode”:”default”,”fields”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:””,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:””},”type”:”media”,”link_text”:null,”attributes”:{“alt”:”rivales4.png”,”title”:”rivales4.png”,”class”:”image-style-none media-element file-default”}}]]

Para 1891 la Avenida 20 de Noviembre no existía. Será hasta la década de los años 30 en que se ampliará la via. Curiosamente Liverpool construirá su nueva tienda del otro lado de la nueva calle, quedando una vez más junto al edificio del Palacio de Hierro, tal como lo podemos ver en la siguientes fotografías.

[[{“fid”:”3465″,”view_mode”:”default”,”fields”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:””,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:””},”type”:”media”,”link_text”:null,”attributes”:{“alt”:”rivales5.png”,”title”:”rivales5.png”,”style”:”height: 391px; width: 700px;”,”class”:”image-style-none media-element file-default”}}]]
Anónimo, Avenida 20 de Noviembre (Palacio de Hierro a la izquierda y Liverpool a la derecha), fotografía, archivo internet, ca. 1938

Aquí otra foto en la que se ven más cerca los dos edificio y se alcanza a leer el nombre de Liverpool en la esquina superior del edificio ubicado a la derecha.

[[{“fid”:”3466″,”view_mode”:”default”,”fields”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:””,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:””},”type”:”media”,”link_text”:null,”attributes”:{“alt”:”rivales6.png”,”title”:”rivales6.png”,”style”:”height: 471px; width: 700px;”,”class”:”image-style-none media-element file-default”}}]]
Anónimo, Avenida 20 de Noviembre (Palacio de Hierro a la izquierda y Liverpool a la derecha), fotografía, archivo internet, ca. 1938

Aquí concluye esta parte sobre los dos rivales hombro con hombro, aspecto que me parecía interesante destacar.

De un palacio en llamas a un nuevo estilo

En 1901 se le agregarán al edifico, inaugurado en 1891, terrenos adyacentes al inicial ampliando su construcción.

Para 1910 se construirá una torre rematando con un reloj en su esquina principal, tal como se puede ver en la imagen a continuación.

[[{“fid”:”3467″,”view_mode”:”default”,”fields”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:””,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:””},”type”:”media”,”link_text”:null,”attributes”:{“alt”:”rivales7.png”,”title”:”rivales7.png”,”class”:”image-style-none media-element file-default”}}]]Anónimo, El Palacio de Hierro, litografía, ca. 1910

Para 1911 se reinaugurará el edificio, tras los últimos toques de diseño en su fachada e interior, presentando un edificio de estilo Art Nouveau (el arte y estilo arquitectónico de moda en aquel momento). Palacio de Hierro seguía buscando estar a la moda y se había transformado de una construcción rectangular, usual para el México vaquero del siglo XIX, a un edificio afrancesado.

A continuación imágenes de su nueva fachada.

[[{“fid”:”3468″,”view_mode”:”default”,”fields”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:””,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:””},”type”:”media”,”link_text”:null,”attributes”:{“alt”:”rivales8.png”,”title”:”rivales8.png”,”class”:”image-style-none media-element file-default”}}]]
Anónimo, El Palacio de Hierro, fotografía acuarelada, 1911

[[{“fid”:”3469″,”view_mode”:”default”,”fields”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:””,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:””},”type”:”media”,”link_text”:null,”attributes”:{“alt”:”rivales9.png”,”title”:”rivales9.png”,”class”:”image-style-none media-element file-default”}}]]
Anónimo, El Palacio de Hierro, fotografía, 1911

Para esta renovación no se escatimo en nigún sentido. Tanto su exterior como sus interiores mostraban el mayor lujo e incluso modernidad. Los materiales de construcción, el mobiliario, la mercancía, incluso los detalles de herrería en sus escaleras y pasillos eran admirados por toda la población, quienes asistían tan solo para conocer aquella tienda de dimensiones jamás antes conocidas en México repletas de detalles afrancesados y llena de los mejores artículos europeos y de Norte América.

Uno de los detalles que más destacaba era que contaba con luz eléctrica. Pocos edificios en aquel momento tenían iluminación eléctrica y en su caso eran de uso gubernamental, por lo que este fue el primer edificio de carácter público que ofreció ese avance dentro de sus instalaciones.

Cada departamento contaba con iluminación e incluso cada vitrina permitiendo mostrar los artículos de forma detallada sin necesidad de esperar a ser atendidos. Incluso la tienda podía permanecer abierta hasta después de que anocheciera generando con ello el último grito de la moda. El siglo XX se hacía presente y el Palacio de Hierro iba a la delantera.

La reinauguración del edificio se promovió con la siguiente imagen.

[[{“fid”:”3470″,”view_mode”:”default”,”fields”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:””,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:””},”type”:”media”,”link_text”:null,”attributes”:{“alt”:”rivales10.png”,”title”:”rivales10.png”,”class”:”image-style-none media-element file-default”}}]]Anónima, Anuncio del nuevo edificio del Palacio de Hierro, pintura, tomado de internet, ca. 1911

A continuación imágenes de la entrada principal y sus interiores.

[[{“fid”:”3471″,”view_mode”:”default”,”fields”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:””,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:””},”type”:”media”,”link_text”:null,”attributes”:{“alt”:”rivales11.png”,”title”:”rivales11.png”,”class”:”image-style-none media-element file-default”}}]]Anónima, fachada y entrada principal del Palacio de Hierro, fotografía, tomado de internet, ca. 1911

[[{“fid”:”3472″,”view_mode”:”default”,”fields”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:””,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:””},”type”:”media”,”link_text”:null,”attributes”:{“alt”:”rivales12.png”,”title”:”rivales12.png”,”class”:”image-style-none media-element file-default”}}]]
Anónima, Interior Palacio de Hierro, fotografía, tomado de internet, ca. 1911

[[{“fid”:”3473″,”view_mode”:”default”,”fields”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:””,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:””},”type”:”media”,”link_text”:null,”attributes”:{“alt”:”rivales13.png”,”title”:”rivales13.png”,”class”:”image-style-none media-element file-default”}}]]Anónima, Interior Palacio de Hierro, fotografía, tomado de internet, ca. 1911

[[{“fid”:”3474″,”view_mode”:”default”,”fields”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:””,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:””},”type”:”media”,”link_text”:null,”attributes”:{“alt”:”rivales14.png”,”title”:”rivales14.png”,”class”:”image-style-none media-element file-default”}}]]Anónima, Interior Palacio de Hierro, fotografía, tomado de internet, ca. 1911

En las imágenes a continuación se puede hacer un recuento de los cambios que sufrió el edificio desde 1891 a 1911.

[[{“fid”:”3475″,”view_mode”:”default”,”fields”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:””,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:””},”type”:”media”,”link_text”:null,”attributes”:{“alt”:”rivales15.png”,”title”:”rivales15.png”,”style”:”height: 201px; width: 775px;”,”class”:”image-style-none media-element file-default”}}]]Modificaciones a la construcción desde 1891 a 1911, tomado de la pagina de internet del Palacio de Hierro, 2015

Una madrugada a inicios de 1914 el edificio amaneció envuelto en llamas. Un corto circuito en alguna de sus vitrinas desató un incendio que fue imposible parar. Mercancía, vitrinas, herrería, ventanales, detalles. Todo fue consumido por un devastador fuego. El mayor toque de modernidad fue su mayor enemigo.

[[{“fid”:”3476″,”view_mode”:”default”,”fields”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:””,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:””},”type”:”media”,”link_text”:null,”attributes”:{“alt”:”rivales16.png”,”title”:”rivales16.png”,”style”:”height: 488px; width: 700px;”,”class”:”image-style-none media-element file-default”}}]]
Anónima, fachada del Palacio de Hierro después del incendio, fotografía, tomado de internet, 1914

[[{“fid”:”3477″,”view_mode”:”default”,”fields”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:””,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:””},”type”:”media”,”link_text”:null,”attributes”:{“alt”:”rivales17.png”,”title”:”rivales17.png”,”style”:”height: 513px; width: 700px;”,”class”:”image-style-none media-element file-default”}}]]
Anónima, bomberos intentando apagar el incendio, fotografía, tomado de internet, 1914

[[{“fid”:”3478″,”view_mode”:”default”,”fields”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:””,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:””},”type”:”media”,”link_text”:null,”attributes”:{“alt”:”rivales18.png”,”title”:”rivales18.png”,”style”:”height: 500px; width: 700px;”,”class”:”image-style-none media-element file-default”}}]]
Anónima, Edificio después del incendio, fotografía, tomado de internet, 1914

[[{“fid”:”3479″,”view_mode”:”default”,”fields”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:””,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:””},”type”:”media”,”link_text”:null,”attributes”:{“alt”:”rivales19.png”,”title”:”rivales19.png”,”style”:”height: 537px; width: 700px;”,”class”:”image-style-none media-element file-default”}}]]
Anónima, Edificio después del incendio. Acercamiento, fotografía, tomado de internet, 1914

Los socios y dueños del Palacio de Hierro rentaran un nuevo local para continuar con sus ventas, intentando recuperar lo mayor posible ante tal pérdida.

En lo que reconstruyen su palacio azotará la Revolución Mexicana y en Europa pasará la Primera Guerra Mundial. Ambas guerras no ayudaban a que fuera sencillo traer el material para reconstruir.

Será hasta 1920 que se logre iniciar la construcción reinaugurando en 1921 un nuevo edificio mezclando estilos. El nuevo Art Decó, junto con detalles que recuerdan al anterior arte de moda, el Art Nouveau al decorar la cúpula de su entrada principal y la marquesina con mosaico bizantino y cubrir su techo con dos vitrales estilo Tiffany. Los modernos años veinte traían consigo un nuevo estilo más geométrico, simple, sin tantas curvas ni colores y mucho menos detalles de vitrales emplomados, como lo era el anterior arte afrancesado.

[[{“fid”:”3480″,”view_mode”:”default”,”fields”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:””,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:””},”type”:”media”,”link_text”:null,”attributes”:{“alt”:”rivales20.png”,”title”:”rivales20.png”,”class”:”image-style-none media-element file-default”}}]]
Anónima, Detalle de cúpula y marquesina con mosaico bizantino, fotografía, tomado de internet, 2015

Aquí una foto de propaganda de la reinauguración del nuevo edificio del Palacio de Hierro en 1921.

[[{“fid”:”3481″,”view_mode”:”default”,”fields”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:””,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:””},”type”:”media”,”link_text”:null,”attributes”:{“alt”:”rivales21.png”,”title”:”rivales21.png”,”style”:”height: 499px; width: 700px;”,”class”:”image-style-none media-element file-default”}}]]
Anónima, Nuevo edificio del Palacio de Hierro, fotografía, tomado de internet, 1921

Para los años 30 el Art Decó será el único estilo utilizado el cual, por cierto Liverpool empleo para su nuevo edificio, quedando ahora este a la vanguardia de aquella época, dejando al edificio del Palacio de Hierro pasado de moda.

[[{“fid”:”3482″,”view_mode”:”default”,”fields”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:””,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:””},”type”:”media”,”link_text”:null,”attributes”:{“alt”:”rivales22.png”,”title”:”rivales22.png”,”class”:”image-style-none media-element file-default”}}]]
Anónima, Nuevo edificio el Puerto de Liverpool, fotografía, tomado de internet, ca. 1938

A continuación las fotos actuales de ambas tiendas (Palacio de Hierro y Liverpool) para notar los dos diferentes estilos.

[[{“fid”:”3483″,”view_mode”:”default”,”fields”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:””,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:””},”type”:”media”,”link_text”:null,”attributes”:{“alt”:”rivales23.png”,”title”:”rivales23.png”,”style”:”height: 427px; width: 700px;”,”class”:”image-style-none media-element file-default”}}]]
Anónima, Edificio actual del Palacio de Hierro, fotografía, tomado de internet, 2015

[[{“fid”:”3484″,”view_mode”:”default”,”fields”:{“format”:”default”,”field_file_image_alt_text[und][0][value]”:””,”field_file_image_title_text[und][0][value]”:””},”type”:”media”,”link_text”:null,”attributes”:{“alt”:”rivales24.png”,”title”:”rivales24.png”,”style”:”height: 518px; width: 700px;”,”class”:”image-style-none media-element file-default”}}]]
Anónima, Edificio actual de Liverpool, fotografía, tomado de internet, 2015

Hoy en día podemos apreciar todos los estilos y admirar el edificio del Palacio de Hierro por su belleza y detalles de Art Nouveau y Decó. Construcción que desde 1921 permanece igual y en la misma ubicación. Edificación que al admirarse desde su interior o exterior denota la transición del siglo XIX al XX y nos presenta un comercio centenario más, que desde 1841 está en la Ciudad de México. Y es así como aquí concluye mi artículo enfocado a la historia de este edificio y comercio.

Comentarios

Tal como lo prometí en el artículo anterior, relataré el final de la historia del Palacio de Hierro, enfocado a su construcción...

enero 1, 1970

Tal como lo prometí en el artículo anterior, relataré el final de la historia del Palacio de Hierro, enfocado a su construcción...

enero 1, 1970




Más de categoría

Para un buen sazón, rézale a San Pascual Baylón

Continuando con el tema gastronómico en la colonia en esta ocasión me referiré a la devoción que se tenía...

julio 22, 2015

De compras por los mercados virreinales

Continuando con el tema gastronómico en la colonia...

julio 8, 2015

De sazones y fogones

Cuando pensamos en otras épocas rara vez nos preguntamos cosas acerca de lo más cotidiano como, por ejemplo, cómo...

junio 26, 2015

De recetas y recetarios

Retomando mi artículo anterior sobre la rutina de la nobleza virreinal abriré en este y el siguiente artículo un...

junio 10, 2015