Rumbo al Óscar 2020: Clint Eastwood, Adam Sandler y otras injusticias de la Academia

Cada año la Academia de Artes y Ciencias Cinematográfica de Hollywood deja fuera a muchas grandes cintas, la mayoría de las veces superiores a las...

7 de febrero, 2020

Cada año la Academia de Artes y Ciencias Cinematográfica de Hollywood deja fuera a muchas grandes cintas, la mayoría de las veces superiores a las nominadas. Son innumerables las injusticias que se han realizado al incluir trabajos tan banales como Black Panther (2018, Ryan Coogler), efectista y maniqueo bodrio de superhéroes que le quitó oportunidad a la valiente y poco conocida The Hate U Give (2018, George Tillman Jr.). Este año hay varios trabajos que la AMPAS olvidó (o mejor dicho, ignoró gachamente) que son necesarios recapitular y si se puede, ver antes del domingo, cuando se sabrá en manos de quién cayó el premio y a quienes les quitaron Mujercitas y 1917, la oportunidad de llevarse la estatua del tío Óscar.

 

Richard Jewell (Clint Eastwood)

Sobre ella ya hablamos acá previo a conocer las nominaciones y francamente no sorprende que no haya sido contemplada. Eastwood es un veterano tanto en recibir nominaciones (2 veces se ha llevado el trofeo por Unforgiven y Million Dollar Baby y ha sido incluido en las ternas varias veces más) como en ser olímpicamente ignorado por la AMPAS. Su anterior filme, The Mule también resultó ser una de las más groseramente mandadas al carajo. El motivo: No es falta de calidad sino que por ser republicano y haber apoyado la candidatura de Donald Trump, es más odiado que el mismísimo Harvey Westein. 

 

Uncut Gems (Josh Safdie y Ben Safdie)

Uno de los misterios más grandes es el por qué tanto odio para Adam Sandler. La Academia se ha encargado de taparse las orejas cada de que se menciona su nombre entre los posibles nominados. Lo hicieron por Punch-Drunk Love (2002, Paul Thomas Anderson), Spanglish (2004, James L. Brooks), Reign Over Me (2007, Mike Binder), Funny People (2009, Judd Apatow) y The Meyerowitz Stories (2017, Noah Baumbach). Obviamente, otra vez despreciado. Y si a esto se suma el factor Netflix en la distribución, la 3ª cinta de los hermanos Safdie fue enviada al averno sin ninguna compasión. La vida de un joyero endrogado hasta la médula por su vicio de apostar, con un matrimonio en crisis y una noviecita de “cascos ligeros” pero de buen corazón que le causa más problemas que alegrías, le sirve de pretexto a los iconoclastas directores para criticar el capitalismo salvaje, la familia y las relaciones, siempre tensas, entre las etnias judía y afroamericana, usando como pretexto el muy logrado retrato del submundo de las joyas y el oro,  y su relación con las mafias – que por cierto, recuerda mucho a lo que se vive en la calle de Madero del Centro Histórico. Un film noir en toda regla que seguramente, incomodó a más de uno de los académicos. Vale mucho la pena.

 

Dark Waters (Todd Haynes)




Haynes es uno de los directores con los que la AMPAS tiene una deuda pendiente. Far from Heaven, I’m Not There, Carol, son obras maestras que parece no interesan a los académicos. Y es una vergüenza que quizá por sus temáticas son difíciles de tragar para ellos. En esta ocasión utiliza la figura de Robert Bilott, abogado que se ha encargado por más de 20 años en exponer los crímenes ambientales y judiciales de la corporación DuPont, misma que se ha encargado de envenenar y exponer al cáncer al 99% de la humanidad. La actuación de Mark Ruffalo y la honestidad con la que es tratado el tema, parece haber incomodado a los de la Academia, que seguramente, tendrán el cerebro lleno de teflón.

 

Just Mercy (Destin Cretton)

Si por algo se quejó la comunidad afroamericana con el hashtag #OscarSoWhite seguramente fue por esta y Clemency, la cual comentaremos a continuación. En este filme se cuenta la biografía de  Bryan Stevenson, un abogado que abandonó oportunidades de volverse socio de grandes corporativos jurídicos para defender acusados injustamente. Las actuaciones de Michael B. Jordan y Jamie Foxx no le hicieron ni cosquillas a los viejitos académicos y si se trataba de ser inclusivos, pudieron haber elegido a alguno de ellos. Está próxima de verse en México pero cuenta con calificaciones muy altas en casi todos los sitios de críticas.

 

Clemency (Chinonye Chukwu)

Un duro análisis sobre la pena de muerte, acompañada de la actuación más que impresionante de Alfre Woodard, que parece estar poseída por el espíritu de su personaje, es lo que la Academia no quiso ver o simplemente le valió madre. Se ha llevado muchas ovaciones de críticos y público, además que ganó el Gran Premio del Jurado y Mejor Actriz en el Festival de Sundance. Sin embargo, ni siquiera llegó a las pre-nominaciones. Y luego se quejan porque los tachan de racistas y fifís.

 

The Farewell (Lulu Wang)

Esta agridulce comedia sobre una chinoamericana que debe viajar a su madre patria a una reunión para despedir a su abuela desahuciada, fue una sorpresa en varios festivales, principalmente por la sorprendente interpretación de la comediante Awkwafina, quien está totalmente irreconocible. Sin embargo, el AMPAS la dejó como al chinito, “nomás milando”.

 

A Hidden Life (Terrence Malick)

La biografía del mártir católico Franz Jägerstätter, que fue torturado por los nazis al negarse a jurar lealtad al fascismo, le sirve al maestro Malick para desarrollar un análisis profundo sobre la fe y la espiritualidad que sin embargo, parece que no le agradó a todo mundo. Ha dividido a la crítica entre los que salieron fascinados y los que se durmieron. Los académicos deben estar entre estos últimos porque ni siquiera su espléndida fotografía fue contemplada.

 

Y de pilón: Terminator: Dark Fate (Tim Miller) que debió estar en Mejores Efectos Visuales

Sí, ya sé que no es la mejor de la franquicia, también que todos la odiaron, sin embargo, hay que reconocer que está al nivel de taradez que Star Wars: The Rise of Skywalker y Avengers: Endgame, pero es más divertida y sus efectos visuales son mucho mejores. Pero como no la produce Disney, seguramente por eso ni la pelaron, a pesar que la Sarah Connor y el Terminator jóvenes están mejor realizados que Thanos y la princesa Leia chavilla.

 

Hay muchas más que se quedaron en el tintero, sin embargo, a pesar de que el 2019 fue un año lleno de muchas grandes obras, hay que aceptar que siempre son demasiadas las que injustamente no llegan a las ternas. Algo curioso es que casi todas las cintas que elegí para el conteo –salvo la de Eastwood y Terminator – están nominadas al Independent Spirit Award, premio pensado para galardonar a lo mejor del cine independiente. Así que quizá no ganen el Óscar, pero ya de antemano son triunfadoras.

 

Comentarios

Cada año la Academia de Artes y Ciencias Cinematográfica de Hollywood deja fuera a muchas grandes cintas, la mayoría de las veces...

enero 1, 1970

Cada año la Academia de Artes y Ciencias Cinematográfica de Hollywood deja fuera a muchas grandes cintas, la mayoría de las veces...

enero 1, 1970




Más de categoría

Festival de la canción de Eurovisión: la historia de Fire Saga y la decadencia de la comedia americana

Will Farrell es un tipo muy inteligente. Aunque no lo parezca, representa lo que queda de una tradición de...

julio 6, 2020

El presidente o ¿a qué diablos huele el fútbol?

El futbol no me gusta. Y no como deporte. Debo reconocer que tiene su dificultad y como todas las...

junio 29, 2020

Enmienda XIII o por qué Tenoch le puso el cubrebocas a Chumel

El 1 de junio, una vez que empezaron las protestas por la muerte de George Floyd en Estados Unidos,...

junio 22, 2020

20 años de amores perros parte 2: 5 lecciones que le dejó al cine mexicano (Y que les valieron m/%#”s a los cineastas)

El 16 de junio del año 2000, un mes después de su primer visionado en el Festival Internacional de...

junio 15, 2020