SWIFT, la sanción que Biden y aliados no quieren imponer a Rusia. ¿”Arma nuclear financiera”?

La historia ha demostrado que las sanciones económicas terminan perjudicando más a la población que a los grupos de interés. ¿De verdad son tan efectivas las sanciones económicas como se cree?

25 de febrero, 2022

Con la reciente invasión de Rusia a Ucrania se intensificaron las sanciones económicas   impuestas a ese país de parte de Estados Unidos y sus aliados (miembros de la OTAN y el G7) en el conflicto. Las sanciones impuestas, en principio giraron en torno a la cancelación de las relaciones financieras y de negocio de los países citados con algunos grupos económicos y políticos específicos rusos (élites económicas, miembros del parlamento, el círculo cercano del Kremlin y familiares del presidente Vladimir Putin). Incluyeron también la cancelación de la adquisición de instrumentos de deuda soberana rusa por inversionistas de estos países en sus mercados de capitales, y se estableció un “bloqueo total” de las operaciones y congelamiento de activos de los dos principales bancos rusos (VEB.RF -banco de desarrollo- y PSB, que son críticos para el fondeo del sector de defensa ruso) en Estados Unidos, con el objetivo de desmantelar la red financiera del Kremlin. 

Frente a su falta de efectividad y debilidad como disuasivos, el presidente Joe Biden anunció la imposición de un nuevo paquete de sanciones económicas y financieras dirigidas a un mayor número de empresas (en el caso de las sanciones anunciadas por el primer ministro Justin Trudeau, se ha hecho énfasis en proveedoras de equipamiento militar y organizaciones paramilitares). Se ha ampliado el congelamiento de activos a los mayores bancos rusos como el VEB, y el Sberbank, el banco comercial más grande. Se ha prohibido realizar todo tipo de operaciones con estos bancos. Empresas y bancos rusos estarán impedidos de acceder a los mercados financieros occidentales. Y en algunos casos, como lo anunció el primer ministro Boris Johnson, además de lo anterior, se evalúa impedir actividades aéreas y de exportación de parte de los rusos en el Reino Unido (RU), y a petición del embajador de Ucrania en RU, analizar el bloqueo de la inversión extranjera en Rusia.

Es muy discutible el impacto que las sanciones económicas tienen frente a las amenazas de hegemonía de los países a los que se les imponen. La historia ha demostrado que la afectación en términos del PIB de los países sancionados solo termina perjudicando a la población y no a los grupos de interés, que al final siempre encuentran una salida para proteger sus intereses y proseguir con sus objetivos. Las sanciones económicas si bien son un medio de contención, por muchas razones, a veces resultan ser insuficientes.

Las sanciones impuestas al día de hoy a Rusia parecen no ser de gran impacto, entre otras cosas, porque sus efectos no son inmediatos (la mayoría entrará en efecto hasta marzo para dar tiempo al acomodo de intereses legítimos de empresas internacionales ligadas a operaciones con los rusos). Entonces, si realmente se buscara expulsar a Rusia de la economía global, y debilitarlo, muchos se preguntan ¿porqué no se le ha cancelado el uso del sistema bancario SWIFT, como sucedió en 2012 con Irán?

SWIFT (Society for Worldwide Interbank Financial Telecommunication, -Sociedad Global de Telecomunicación Financiera Interbancaria-) es una cooperativa de instituciones financieras formada en 1973, con sede en Bélgica. Es supervisada, entre otros, por la Reserva Federal de Estados Unidos, el Banco Central Europeo y el de Reino Unido. SWIFT no es un banco ni transfiere fondos. Es un sistema de mensajes seguro que reúne a alrededor de 11 000 instituciones financieras en más de 200 países. Cada país tiene un código SWIFT a través del cual recibe avisos de envíos de fondos a sus cuentas por medio de mensajes jurídicamente vinculantes entre los bancos. Es decir, el mensaje de SWIFT tiene la validez de un título de crédito. En 2021 registró un promedio de 42 millones de mensajes entre bancos (11% de incremento frente a 2020). Rusia representó en 2020, el 1.5% de todas las transacciones. 

Cancelar a Rusia del sistema financiero SWIFT representaría cortarle la posibilidad de enlazarse mediante este sistema a la mayoría de las transacciones financieras internacionales, lo que causaría un daño de corto y largo plazo en su economía, sobre todo en lo relativo a sus ganancias por venta de petróleo y gas. Hay quienes entonces han etiquetado a esta sanción, como el “arma nuclear financiera”. 

Sin embargo, tiene limitaciones en su naturaleza. Por ello quizás es que Biden y los países aliados no han tomado la decisión de imponer esta sanción ya que si bien produciría un efecto inmediato para Rusia, esta podría tener salidas alternativas y darle la vuelta, en el corto plazo.  Hay quienes hablan de que podría crear un sistema paralelo con China a partir del sistema de pagos electrónicos ruso MIR, o recurrir a las nuevas tecnologías financieras digitales disponibles. Si las órdenes o mensajes de Rusia son rechazados en el sistema SWIFT se produciría también un daño económico (particularmente preocupantes para Alemania por su dependencia en el gas ruso) y consecuencias legales a sus contrapartes involucradas a nivel mundial (empresas, gobiernos, y bancos), y sería una señal de pérdida de credibilidad de todo el sistema. Esto seguramente, para empezar, impactaría negativamente a los mercados financieros globales. 

Se necesita más firmeza en la imposición de sanciones y medidas colaterales, y quizás apuntar a Vladimir Putin directamente y en lo personal (se prevé que la Unión Europea ordene la congelación de sus activos –incluyendo a sus prestanombres–, y los del ministro del exterior, Sergei Lavrov), lo que añadiría efectividad frente a recurrir a la expulsión de Rusia del SWIFT.

Comentarios


object(WP_Query)#17943 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(16) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(75983) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "29-04-2022" ["before"]=> string(10) "27-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(16) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(75983) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "29-04-2022" ["before"]=> string(10) "27-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(19) "economia-y-negocios" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17945 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(16) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(16) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17935 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17931 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "29-04-2022" ["before"]=> string(10) "27-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-04-29 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-05-27 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (75983) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (16) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17954 (24) { ["ID"]=> int(79243) ["post_author"]=> string(2) "58" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-24 10:44:55" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-24 15:44:55" ["post_content"]=> string(4392) "Muchas de las personas en edad de estudiar se preguntan hasta qué punto el contar con un título universitario o de posgrado garantiza mayores ingresos o la prosperidad económica a futuro. La idea de que el éxito financiero está ligado al acceso a la universidad ha propiciado un incremento de la deuda estudiantil en algunos países, lo cual, a la vez, puede reducir el bienestar en los hogares.  La movilidad educativa opera bajo el supuesto de que, después de graduarse, las personas podrán aspirar a construir una carrera exitosa, con un salario decente, algunas prestaciones atractivas y oportunidades para un mayor desarrollo. De ahí surge la idea de algunos de que el nivel de desigualdad que persiste en Estados Unidos se debe a una brecha cada vez mayor entre quienes poseen una educación superior y los que no. Lo cierto es que en Estados Unidos, de las personas que se endeudaron para estudiar, algunos no consiguieron ni siquiera el título. Alrededor del 40% de los receptores de préstamos para estudiantes nunca terminaron su formación. Incluso, entre los que la completaron, un título universitario pocas veces fue garantía de éxito económico. A lo anterior se suma el hecho de que, desde el año 2000, menos del 40% de los salarios de los egresados han experimentado algún crecimiento.1 Sin duda, la adversidad que implica este panorama se ve intensificada por el hecho de que los recién egresados deben pagar cantidades significativas para cubrir los costos de sus estudios con salarios cada vez más precarizados.  Para aliviar la situación, una de las promesas electorales del actual presidente Joe Biden fue condonar un mínimo de 10 000 dólares por persona de préstamos educativos federales. Joe Biden ha sido el presidente que ha cancelado la mayor cantidad de préstamos educativos federales, ya que ha brindado alivio a más de 700 000 prestatarios, entre los que se encuentran personas que tienen algún tipo de discapacidad, funcionarios públicos, personas que fueron defraudadas por escuelas privadas, etc.2 Sin embargo, eso no le ha restado la presión puesta por parte de algunos de los legisladores de su partido, quienes le han instado a cancelar un total de $50 000 por cada uno de los 43 millones de prestatarios.  Si bien obtener un título universitario pudiera, bajo ciertas condiciones superar los costos en el largo plazo, acumular una gran cantidad de deuda restringe las oportunidades de desarrollo económico de los hogares. También supone una mayor presión para los recién egresados, quienes deben enfrentarse a un mercado laboral muy competitivo y con salarios deficientes, cuestión que les dificulta cumplir con sus compromisos financieros. Este escenario nos confirma que el incremento de la desigualdad en las últimas décadas en EEUU no puede explicarse bajo la lógica de la movilidad educativa. Lo anterior debe tomarse como una lección que denota que ampliar el acceso a la universidad y garantizar el egreso no son condiciones suficientes para frenar la creciente desigualdad salarial en dicha nación.3 Liliana Alvarado 1 https://edition.cnn.com/2022/03/27/politics/biden-student-loan-debt-17-billion/index.html 2 Dato obtenido del artículo de la nota “Why Biden hasn't scored a political win from canceling $17 billion in student loans”, disponible en: https://edition.cnn.com/2022/03/27/politics/biden-student-loan-debt-17-billion/index.html 3 Nota basada en el texto publicado por El País “La educación tiene menos que ver con la igualdad de lo que creen, disponible en: https://elpais.com/economia/negocios/2022-05-07/la-educacion-tiene-menos-que-ver-con-la-igualdad-de-lo-que-creen.html" ["post_title"]=> string(53) "¿Es la educación la clave de la movilidad social? " ["post_excerpt"]=> string(211) "Bajo la promesa de que la educación es la clave para la movilidad social, muchos estudiantes estadounidenses se endeudan para tener un título universitario. Esta deuda es un lastre en la mayoría de los casos." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(47) "es-la-educacion-la-clave-de-la-movilidad-social" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-24 10:44:55" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-24 15:44:55" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79243" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17876 (24) { ["ID"]=> int(78740) ["post_author"]=> string(2) "12" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-09 10:01:04" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-09 15:01:04" ["post_content"]=> string(6766) "La Habana, 1948, el primer intento real de creación de un organismo internacional de comercio; efectivamente se creó y se llamó Organización Internacional de Comercio- OIC- y a pesar de considerarse fallido, no por su operación, sino por su llamado a un mundo en recomposición y reconstrucción después de la Gran Guerra. Era un año convulso en creaciones con órdenes diversos: el Fondo Monetario Internacional hacía su esfuerzo por canalizar monedas de diferente cambio a un orden regulado por patrones aceptados universalmente. A su vez, El Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento – Banco Mundial – hacía su parte en las grandes transferencias de infraestructura. Las cadenas productivas tenían un llamado al intercambio en tanto recomponían su abasto interno. El llamado en ese momento era improcedente.  El intento de La Habana inició un proceso itinerante para las expectativas de comercio internacional, demostrando que la iniciativa era la correcta. Quedaban atrás las prerrogativas hegemónicas del control de combustibles, de carbón, acero, aluminio, vidrio y todas las que de alguna manera enlazaban procesos industriales. La gran enseñanza de la Gran Guerra, en donde imperaron dominios latentes en los perecederos, que desplazaban a las manufacturas ante la escasez y la hambruna que azotó al mundo con mayor avance industrial. La lección no descansaba en la paz, descansaba en la concepción de futuro para nunca repetir la arrogancia de la acumulación por la acumulación misma.  El curso itinerante dejó La Habana para continuar una marcha de avenencia en Francia en Annecy, en el Reino Unido en Torquay, en Uruguay en Punta del Este, en Canadá en Montreal y finalmente en Bélgica en Bruselas. Habría que aclarar que el mundo no se quedaba sin reglas de comercio internacional, existían las adoptadas por el GATT por sus siglas en inglés, General Agreement On Tariffs and Trade. El GATT surgió en la década de los sesenta y el claro impulso del Presidente Kennedy, en 1962, en las negociaciones previas al Acuerdo, trascendieron como “El Kennedy Round”.  La ruta itinerante de estos intentos iniciados en Cuba en 1948, culminaron en el Acuerdo de Marrakech en Marruecos en 1994, año en que inicia La Organización Mundial de Comercio. En realidad el Acuerdo fue signado en 1995. La “Carta “de La Habana como fue conocida, nunca fue reconocida por el congreso norteamericano, lo que resulta curioso por ser la nación impulsora del comercio libre de fronteras. Tal vez resulte interesante un repaso de las condiciones de esos años para entender el rechazo del gobierno norteamericano, iniciando por su intensa actividad multinacional hasta la interpretación de valores agregados que en la mano de obra foránea incitaba al “dumping” como práctica ilegal de acuerdo al GATT. La transferencia de bienes, especialmente perecederos por debajo del costo de producción era sancionada como práctica desleal de comercio. Debemos entender que en esos años el juicio de agregados de valor podría ser meramente interpretativo porque la recolección o cosecha de un perecedero obedecía a temporalidad, como es el caso de la zafra en la caña de azúcar y otros cultivos. También, otro capítulo abría un espectro de especulación: la transferencia de tecnología a un país anfitrión. Cuantificarla significaba un reto, habría que certificar el crédito mercantil y patentes de origen, tareas nada sencillas. Como sea, el mundo vivía con regulaciones temporales y provisionales. El universo de productos abría un esquema casi imposible de adaptar al ritmo de producción y competencia de unos y otros. Las cincuenta naciones firmantes inicialmente, en Marruecos, aportaban más entusiasmo que oportunidades reales de estudio de renglón por renglón.  De cualquier modo, el mundo transitaba en ese gran paso de dejar atrás tarifas, aranceles, imposiciones de traslado hasta conjugar las bases activas de participación libre de fronteras. La utopía de cruzar fronteras se convertía en realidad, pero era menester sentar las bases y signarlas en compromiso formal. No era preciso acudir a una función retrospectiva por cada nación participante. De 1948 a 1995 los países conocían sus fuerzas y sus debilidades; ponerlas en la mesa era cuestión de reconocimiento y no de prerrogativas de dominio, como sucedió en las colonias, con el caucho, el café, azúcar, oleaginosas y hasta el hierro, la plata y el oro.  Se cancelaba el predominio por la supervivencia, se intercambiaban territorios por permanencia en mercados dominados por la especialización y no por la ocupación. Se afinaban las negociaciones en los componentes y no en la producción terminada. Se definía la calidad y la excelencia por encima de la cantidad. Se  entendían las elasticidades de la oferta y la demanda para sostener equilibrios: se hacía el inventario de las ventajas comparativas y se hacía el recuento de los costos para hacerlos marginales en la productividad. Todo esto se hacía para borrar preceptos de autosuficiencia, para borrar el esquema de monopolios y oligopolios en ese afán de trascender compitiendo. Se extendía la diversificación del riesgo, no como aversión llana, se extendía para hacer perdurar los ciclos productivos, para hacer de estos, una función creativa y creciente. Se extendía la noción de entender al mundo en los mismos conceptos y aspiraciones. Se extendía la noción de acercar el mundo más lejano y tentarlo con propuestas de participación, acercando lo más preciado de cada nación y lo más preciado de su talento. Se extendía el orgullo de mostrar la transformación que podía concederse a la más elemental riqueza del suelo o de la creatividad artesanal, plástica o cultural.  México ha transitado por esta ruta descrita; no es casualidad la coincidencia de la creación de la Organización Mundial del Comercio y la visión mexicana del Tratado de Libre Comercio. En 2018 esta ruta ha sido interrumpida por una concepción de gobierno que adopta un discurso que sepulta la fecundidad creativa, que instala en acción de retroceso la marcha de nación, que cifra en la intemperancia el horizonte que brillaba en el denuedo y en la unión. Inicié mi texto…La Habana, 1948; lo cierro…La Habana 2022, el presidente mexicano desprende a México de sus aspiraciones. " ["post_title"]=> string(61) "Más allá del precepto económico, el comercio internacional" ["post_excerpt"]=> string(142) "Como cada lunes, Manuel Torres Rivera reflexiona sobre el impacto de las políticas populistas del actual régimen en la economía mexicana. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(57) "mas-alla-del-precepto-economico-el-comercio-internacional" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-09 10:01:04" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-09 15:01:04" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78740" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17954 (24) { ["ID"]=> int(79243) ["post_author"]=> string(2) "58" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-24 10:44:55" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-24 15:44:55" ["post_content"]=> string(4392) "Muchas de las personas en edad de estudiar se preguntan hasta qué punto el contar con un título universitario o de posgrado garantiza mayores ingresos o la prosperidad económica a futuro. La idea de que el éxito financiero está ligado al acceso a la universidad ha propiciado un incremento de la deuda estudiantil en algunos países, lo cual, a la vez, puede reducir el bienestar en los hogares.  La movilidad educativa opera bajo el supuesto de que, después de graduarse, las personas podrán aspirar a construir una carrera exitosa, con un salario decente, algunas prestaciones atractivas y oportunidades para un mayor desarrollo. De ahí surge la idea de algunos de que el nivel de desigualdad que persiste en Estados Unidos se debe a una brecha cada vez mayor entre quienes poseen una educación superior y los que no. Lo cierto es que en Estados Unidos, de las personas que se endeudaron para estudiar, algunos no consiguieron ni siquiera el título. Alrededor del 40% de los receptores de préstamos para estudiantes nunca terminaron su formación. Incluso, entre los que la completaron, un título universitario pocas veces fue garantía de éxito económico. A lo anterior se suma el hecho de que, desde el año 2000, menos del 40% de los salarios de los egresados han experimentado algún crecimiento.1 Sin duda, la adversidad que implica este panorama se ve intensificada por el hecho de que los recién egresados deben pagar cantidades significativas para cubrir los costos de sus estudios con salarios cada vez más precarizados.  Para aliviar la situación, una de las promesas electorales del actual presidente Joe Biden fue condonar un mínimo de 10 000 dólares por persona de préstamos educativos federales. Joe Biden ha sido el presidente que ha cancelado la mayor cantidad de préstamos educativos federales, ya que ha brindado alivio a más de 700 000 prestatarios, entre los que se encuentran personas que tienen algún tipo de discapacidad, funcionarios públicos, personas que fueron defraudadas por escuelas privadas, etc.2 Sin embargo, eso no le ha restado la presión puesta por parte de algunos de los legisladores de su partido, quienes le han instado a cancelar un total de $50 000 por cada uno de los 43 millones de prestatarios.  Si bien obtener un título universitario pudiera, bajo ciertas condiciones superar los costos en el largo plazo, acumular una gran cantidad de deuda restringe las oportunidades de desarrollo económico de los hogares. También supone una mayor presión para los recién egresados, quienes deben enfrentarse a un mercado laboral muy competitivo y con salarios deficientes, cuestión que les dificulta cumplir con sus compromisos financieros. Este escenario nos confirma que el incremento de la desigualdad en las últimas décadas en EEUU no puede explicarse bajo la lógica de la movilidad educativa. Lo anterior debe tomarse como una lección que denota que ampliar el acceso a la universidad y garantizar el egreso no son condiciones suficientes para frenar la creciente desigualdad salarial en dicha nación.3 Liliana Alvarado 1 https://edition.cnn.com/2022/03/27/politics/biden-student-loan-debt-17-billion/index.html 2 Dato obtenido del artículo de la nota “Why Biden hasn't scored a political win from canceling $17 billion in student loans”, disponible en: https://edition.cnn.com/2022/03/27/politics/biden-student-loan-debt-17-billion/index.html 3 Nota basada en el texto publicado por El País “La educación tiene menos que ver con la igualdad de lo que creen, disponible en: https://elpais.com/economia/negocios/2022-05-07/la-educacion-tiene-menos-que-ver-con-la-igualdad-de-lo-que-creen.html" ["post_title"]=> string(53) "¿Es la educación la clave de la movilidad social? " ["post_excerpt"]=> string(211) "Bajo la promesa de que la educación es la clave para la movilidad social, muchos estudiantes estadounidenses se endeudan para tener un título universitario. Esta deuda es un lastre en la mayoría de los casos." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(47) "es-la-educacion-la-clave-de-la-movilidad-social" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-24 10:44:55" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-24 15:44:55" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79243" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(23) ["max_num_pages"]=> float(12) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "066380083f05704479ba57a8d26efd2e" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

¿Es la educación la clave de la movilidad social? 

Bajo la promesa de que la educación es la clave para la movilidad social, muchos estudiantes estadounidenses se endeudan para tener un...

mayo 24, 2022
Más allá del precepto económico, el comercio internacional

Más allá del precepto económico, el comercio internacional

Como cada lunes, Manuel Torres Rivera reflexiona sobre el impacto de las políticas populistas del actual régimen en la economía mexicana.

mayo 9, 2022




Más de categoría

EL INFONAVIT CUMPLE 50 AÑOS 

El Instituto Nacional del Fondo de la Vivienda para los trabajadores nace en abril de 1972  cuando se promulgó...

mayo 27, 2022

Una analogía del funcionamiento de un Hipódromo. ¡Renace la Esperanza!

Enrique Rodríguez-Cano señala cómo debe funcionar la industria hípica para que prospere este espectáculo donde se producen miles de...

mayo 27, 2022

LOS PETRODÓLARES, UNA MONEDA

A lo largo de la historia se ha observado una correlación entre precio del barril de petróleo e índice...

mayo 26, 2022

La lamentable pérdida de Eugenio López Rodea, fundador del grupo Jumex

El pasado 20 de mayo de 2022, falleció el empresario Eugenio López Rodea, fundador de Jumex, a la edad...

mayo 25, 2022