Las universidades que generan más multimillonarios en el mundo 

Varios de los multimillonarios en el mundo no asistieron a ninguna universidad o la abandonaron antes de obtener un título. Entre estos últimos se encuentran Bill Gates y Mark Zuckerberg, ambos abandonaron Harvard y son dos de...

28 de abril, 2021 universidades que generan más multimillonarios en el mundo 

Varios de los multimillonarios en el mundo no asistieron a ninguna universidad o la abandonaron antes de obtener un título. Entre estos últimos se encuentran Bill Gates y Mark Zuckerberg, ambos abandonaron Harvard y son dos de las personas más ricas del mundo. Sin embargo, otros acudieron a la universidad y obtuvieron un título universitario.

De acuerdo con la lista de Forbes de 2021, las 10 universidades de las que salieron más multimillonarios son:

  • Universidad de Harvard 

29 multimillonarios de la lista Forbes son exalumnos de Harvard. De estos 29 ricos, 17 se han especializado en el sector de las finanzas e inversiones.

  • Universidad de Pensilvania 

Cuenta con dos veteranos de Forbes entre sus filas: Donald Trump (expresidente de los Estados Unidos) y Elon Musk (la segunda persona más rica del mundo según Forbes).

  • Universidad de Stanford 

Nombres destacados: David Vélez (fundador de Nubank, considerado el banco digital más valioso del mundo) y Jerry Yang (cofundador de Yahoo).

  • Universidad de Yale 

Nombres destacados: Joe Tsai (cofundador de Alibaba y propietario de los Brooklyn Nets) y Paul Sciarra (cofundador de Pinterest).




  • Universidad de Mumbai

Esta institución no se encuentra en Estados Unidos, está en India, y en su lista se encuentra el hombre más rico de India, Mukesh Ambani, director de Reliance Industries. 

  • Universidad de Cornell 

Nombres destacados: Sandy Weill (exjefe de Citigroup) y David Duffield (empresario del software, cofundador de PeopleSoft).

  1. Universidad del Sur de California

Hay dos cineastas entre sus listas de multimillonarios: George Lucas (creador de La Guerra de las Galaxias) y Walter Salles (director de cine brasileño quien estuvo nominado para el Oscar a mejor película extranjera en 1998).

  • Instituto Tecnológico de Massachusetts

Nombres destacados: Jim Simons (matemático, fundador de Reinaissance Technologies Corporation) y Drew Houston (director general de Dropbox).

  • Universidad de Princeton 

Entre sus exalumnos están Jeff Bezos (la persona más rica del mundo según Forbes) y su exmujer, MacKenzie Scott. 

  •  Universidad de California en Berkeley 

Nombres destacados: el biólogo Timothy Springer, que se enriqueció gracias al COVID-19 por sus inversiones en su empresa fabricante de vacunas Moderna y Tony Xu, director general de DoorDash.

Comentarios
object(WP_Query)#18205 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(16) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(64644) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "16-04-2021" ["before"]=> string(10) "14-05-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(16) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(64644) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "16-04-2021" ["before"]=> string(10) "14-05-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(19) "economia-y-negocios" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(false) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18198 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(16) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(16) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18128 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18214 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "16-04-2021" ["before"]=> string(10) "14-05-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-04-16 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-05-14 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (64644) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (16) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18212 (24) { ["ID"]=> int(64533) ["post_author"]=> string(2) "12" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-26 08:33:02" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-26 13:33:02" ["post_content"]=> string(6988) "Esta transición ha acabado con todas las reservas que existían en tan solo dos años. Extinguió fideicomisos, el fondo de contingencias, el de desastres naturales, entre innumerables rubros que alguna vez brindaron protección a mujeres, a comunidades rurales, a pequeños con enfermedades terminales, al campo y por encima de todo este dispendio sin límite, la salud pública. Ha predominado la obstinación y el capricho. Se ha desechado la razón, el entendimiento y la voz de especialistas. Se ha hecho a un lado la ruta de las naciones ganadoras para arropar tendencias absolutistas y perdedoras en naciones sin futuro, como Bolivia y Venezuela. Se ha instalado un franco desafío al capital, a la empresa y a la creatividad y al talento emprendedor. Las razones pueden ser de simple desafío de las formas, pueden obedecer a una revancha histórica, a un rencor anquilosado en una concepción de rechazo de una sociedad progresista, a una visión cimentada en un pasado alguna vez redentor. Las conjeturas que pudieren resultar de un análisis profundo en campos del comportamiento no alteran los resultados y estos son altamente nocivos a la economía de la nación. Los números han demostrado el desvío de cantidades importantes a proyectos de los que hoy todavía, a dos años de gestión, se duda de su conclusión y puesta en marcha. La aberración de emprenderlos y la obstinación en sostener su construcción han puesto la cuenta pública en un riesgo sin precedente en la historia moderna del país. Nacieron sin la base que sustenta un proyecto en cuanto a estimación del costo del capital, retorno de la inversión y cálculo de permanencia para reflejar su solvencia. De los tres grandes proyectos no existen estudios confiables ni en monto definido de inversión ni en estudios de especialistas.  Los proyectos de gran envergadura de cualquier gobierno requieren del amparo de su operación; probado en la historia nuestra y de otras naciones ha sido el resultado negativo de empresas creadas desde la concepción de un gobierno para crearlas y operarlas. La razón es muy simple: la capitalización nunca debe descansar en el gasto corriente. Todo concepto de gasto tiene una vida finita. El destino de cualquier inversión tiene una vida útil y rentable. Estos dos conceptos reúnen riesgo y solamente un agente económico está capacitado para asumirlos. Los gobiernos no tienen negocios, en franco rechazo al concepto vertido por el presidente. No existen los negocios públicos por simple ética gubernamental. Los gobiernos jamás deben emprender un riesgo por cuenta de sus ciudadanos. La función de un gobierno es recaudar renta derivada de agentes productivos y regresar ese ingreso en servicios a la nación. El gobierno es un simple mediador en la función de distribución de recursos. La asunción de riesgo es una desviación clara y absurda en la concepción de gobierno como lo ha hecho esta transición en turno por espacio de dos años y meses. Esta transición que pretende transformar la vida pública del país ha optado por un centralismo perverso y una dispersión, término del presidente, para decidir sobre la dispensa de riqueza de la nación y hacer de la actividad económica una función estática y retardataria. El desafío a las formas del progreso ha cobrado en crecimiento y en retroceso cualitativo en la visión de la inversión. La calificación de las políticas públicas de esta transición ha mermado la confianza del capital interno al no permitir reposición de planta y equipo y del exterior en donde ha imperado la cautela que previene de capital fresco y recurre a simple reinversión de utilidades. El resultado de esta concepción de gobierno ha provocado un franco retroceso en la actividad económica en su conjunto. La fuga de capitales se ha convertido en una constante en el último año. La visión equivocada de esta transición ha reunido en lo inmediato, un desequilibrio en la demanda al haber frenado el impulso del abasto en las cadenas de producción y haber permitido la quiebra de un millón de empresas. Este abandono naturalmente altera la oferta de esos agentes retirados de la producción y cobertura de productos y servicios. Esto, a su vez, recibió una alteración más, el gobierno en su afán clientelar, distribuyó recursos sin padrón y provocó una liquidez temporal, que aunada a la liquidez de remesas del exterior han empujado una demanda inusual en la que se ha instalado una tasa de inflación no prevista.  La primera quincena de abril ya reflejó este fenómeno atemporal y arrojó una tasa del 6% para el año en su totalidad. El desequilibrio provocado desde el gobierno, por inacción y acción a la vez, pone en desventaja a la población en la demanda de bienes elásticos y sobre todo en los componentes de la canasta básica. El efecto demoledor de política económica implementado desde el inicio de esta transición, hoy cobra en todos los sentidos, iniciando por la detención de variables dinámicas en la inversión, en la consecución de cadenas de producción y ahora en la tasa inflacionaria. Si sumamos la demolición del ahorro, cifrado en las reservas agotadas, pretextando otro ahorro, el republicano que jamás existió, tenemos un escenario de catástrofe en las finanzas públicas de la nación.  Y ahora, la gran contradicción: este gobierno gusta de gastar, gasta mucho y gasta mal. Quiere recaudar pero rechaza la inversión privada; de ella deriva la renta de la que vive el Estado. Recurre entonces a la deuda; la deuda se utiliza para reforzar compromisos de corto plazo de la petrolera; la empresa ha perdido más de una vez su patrimonio, de manera que el endeudamiento se convierte en una trampa de plazos y vencimientos. La deuda no crea infraestructura, por tanto no aporta al crecimiento. No se interrumpen los programas clientelares pero acortan su rentabilidad y credibilidad. El gobierno pierde terreno y pierde recursos, pierde movilidad financiera y pierde control. El otro esquema es fiscal, pero se gravan las utilidades y se encuentran frenadas por la inversión que frena la transición.  Un dispendio mal orientado de inicio ha provocado una situación con escaso margen de recuperación en lo político y en lo económico. Se privilegió lo primero y se acotó lo segundo. Las dos fases están cercadas; los eufemismos cubrieron su etapa de inicio, como en todo clamor populista, dieron cuenta de arcas de una nación que preveía la contingencia. Esta llegó y los recursos ya no existen. No hay recursos. " ["post_title"]=> string(15) "No hay recursos" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(15) "no-hay-recursos" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-26 08:33:02" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-26 13:33:02" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=64533" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18085 (24) { ["ID"]=> int(64254) ["post_author"]=> string(2) "12" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-19 13:44:03" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-19 18:44:03" ["post_content"]=> string(6859) "Otra vez el repaso del Producto Interno Bruto para medir nuestra economía, otra vez el incesante peregrinaje de las cifras que corroboran, sancionan o premian el desenvolvimiento de la actividad económica de la nación. Asumir que se instala una dinámica sería redundar en la esencia de la economía; el dinamismo es presencia inobjetable de la marca que hoy supera la de ayer. Las pausas de la actividad económica las hacemos para reunir juicios interpretativos y nada más; las detenciones son mera función de análisis y corrección de rumbo. La detención de variables se hace para conformar política económica y unirla al conjunto de políticas públicas. En ocasiones esto constituye un proyecto de nación. No siempre. Citar un resurgimiento económico equivale a invalidar toda una marcha productiva, pero reanudar cadenas de producción es una concepción un tanto más acertada si consideramos que prescindimos de un millón de agentes productivos en el curso de la pandemia, de los que no habrá retorno. Es una gran pérdida sin duda, pero lo que importa destacar es la visión de un gobierno alejado de toda reactivación o impulso para evitar lo ocurrido y la trascendencia al orden de la oferta fallida. Obviamente, podemos imaginar el desequilibrio natural que arroja la ausencia de productos terminados y de servicios de un millón de agentes borrados de la interacción comercial. El primer efecto de este fenómeno de ausencia forzada afecta el mercado interno; si imaginamos un escenario de competencia, no tendríamos problema en suplantar la oferta de estos integrantes borrados del mapa económico, con el agravante de la especialización que elude la eficiencia en el posible reemplazo. Como se contemple, esto no es inmediato, por tanto la demanda seguirá una ruta delantera al camino de la oferta cuando la reactivación ocurra. El efecto de los precios naturalmente altera toda prerrogativa de estabilidad alguna vez lograda antes de la pandemia y del cierre de operaciones de negocios.  En este delicado tema de mercado interno, el gobierno tomó la ruta equivocada, asumiendo que la reactivación del consumo interno puede estimularse mediante la dádiva; esto es poner a disposición de usuarios clasificados de acuerdo a una escala interpretativa, un ingreso. Esto naturalmente no puede calificar de ingreso toda vez que interrumpe el ciclo de valores agregados en toda cadena productiva. Si el ingreso no tiene correspondencia a un costo en dicha cadena, entonces se convierte en dispendio sin correspondencia alguna. El ejercicio puede nutrir una fase de consumo en un ciclo pero es incapaz de reproducirse sin la creación de utilidades de agentes productivos para un ciclo siguiente.  Esto ocurrió en México en dos años de esta transición que gobierna; se ha ignorado la fuente original del ingreso gubernamental en la renta de los agentes productivos; esto es el ingreso por consecuencia fiscal en la libre expresión del que emprende. Se ha ignorado la inversión como vértice de la pirámide que el presidente decidió invertir para apuntalar su base en una creencia o imaginaria absurda de recomposición de una economía, pensando que el consumo de los de abajo, tomando su retórica, nutriría mercados internos desgastados. En este aspecto, habría que añadir que el desgaste fue producido por esta endémica postura y la recesión en puerta ya asomaba su rostro antes de la pandemia. Las malas decisiones de este gobierno en turno han provocado una contracción del producto, han orientado políticas públicas en sentido contrario al universo creador de la globalidad de la que formamos parte, no solamente en trayectoria de décadas, en papel formal y suscrito con las potencias del norte. Al parecer se ignora o se soslaya este precepto de adhesión formal, que por cierto cabe mencionar, es ineludible.  Ahora bien, del estanco en la producción al camino franco de la recuperación, México crece, al menos la tasa que se espera ronda el 5% anual. No es una tasa despreciable pero no corresponde al equilibrio esperado en las fuerzas productivas de la nación. La verdadera dinámica radica en el sector exportador y este a su vez se nutre de una inercia de crecimiento de la economía norteamericana. Tenemos entonces un aliento en la demanda pero no de todos los sectores que quisiéramos impulsar; no todo es manufactura como tampoco todo es perecedero. El problema que enfrenta México de momento es de temporalidad. En las áreas delicadas en las que el gobierno tiene alguna injerencia, México las está padeciendo porque no conforman una línea de pensamiento o guía sólida y precisa; la obtusa visión de revivir actividades monopólicas proscritas, afecta desde el mensaje de un gobierno carente de concepción global hasta la determinación de grados de inversión. Las adhesiones y muestras de empatía con naciones en franco declive económico y social, invade la percepción que obliga a la mira del norte. México no debe situar sus prerrogativas en un costo de oportunidad como si las alternativas no estuvieran presentes. Lo están, están en tratados formales y signados.  Toda fase de crecimiento desde luego es bienvenida pero toda fase de crecimiento requiere de capitalización, de renovación de planta y equipo; finalmente, toda fase de capitalización requiere de reglas claras y de un clima de certeza jurídica y de un ambiente propicio y armónico, responsabilidad de las autoridades. México no lo tiene de momento y tal vez no lo obtenga en un plazo corto; la recomposición del Congreso augura un futuro promisorio y equilibrado en la función presupuestal y en la libre dispensa de regulaciones y autonomía. Del llamado a la inversión sería incorrecto e irresponsable mencionar la existencia de seguridades con esta transición. La yuxtaposición del gasto público y la disposición del mismo mediante eufemismos y contradicciones en el discurso oficial, ha mermado la confianza del capital.  Se reitera, México crece en su dinámica de exportación y ayuda a la recomposición del producto, pero deja atrás, en un compás de espera, un proyecto integral en materia de especialización y ventajas comparativas con otros bloques y mercados. Se entiende el proceso gradual, lo que no se entiende es la disparidad de objetivos con esta transición. No existe una visión conjunta.     " ["post_title"]=> string(43) "Acerca del Crecimiento de Nuestra Economía" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(42) "acerca-del-crecimiento-de-nuestra-economia" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-19 13:44:03" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-19 18:44:03" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=64254" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18212 (24) { ["ID"]=> int(64533) ["post_author"]=> string(2) "12" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-26 08:33:02" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-26 13:33:02" ["post_content"]=> string(6988) "Esta transición ha acabado con todas las reservas que existían en tan solo dos años. Extinguió fideicomisos, el fondo de contingencias, el de desastres naturales, entre innumerables rubros que alguna vez brindaron protección a mujeres, a comunidades rurales, a pequeños con enfermedades terminales, al campo y por encima de todo este dispendio sin límite, la salud pública. Ha predominado la obstinación y el capricho. Se ha desechado la razón, el entendimiento y la voz de especialistas. Se ha hecho a un lado la ruta de las naciones ganadoras para arropar tendencias absolutistas y perdedoras en naciones sin futuro, como Bolivia y Venezuela. Se ha instalado un franco desafío al capital, a la empresa y a la creatividad y al talento emprendedor. Las razones pueden ser de simple desafío de las formas, pueden obedecer a una revancha histórica, a un rencor anquilosado en una concepción de rechazo de una sociedad progresista, a una visión cimentada en un pasado alguna vez redentor. Las conjeturas que pudieren resultar de un análisis profundo en campos del comportamiento no alteran los resultados y estos son altamente nocivos a la economía de la nación. Los números han demostrado el desvío de cantidades importantes a proyectos de los que hoy todavía, a dos años de gestión, se duda de su conclusión y puesta en marcha. La aberración de emprenderlos y la obstinación en sostener su construcción han puesto la cuenta pública en un riesgo sin precedente en la historia moderna del país. Nacieron sin la base que sustenta un proyecto en cuanto a estimación del costo del capital, retorno de la inversión y cálculo de permanencia para reflejar su solvencia. De los tres grandes proyectos no existen estudios confiables ni en monto definido de inversión ni en estudios de especialistas.  Los proyectos de gran envergadura de cualquier gobierno requieren del amparo de su operación; probado en la historia nuestra y de otras naciones ha sido el resultado negativo de empresas creadas desde la concepción de un gobierno para crearlas y operarlas. La razón es muy simple: la capitalización nunca debe descansar en el gasto corriente. Todo concepto de gasto tiene una vida finita. El destino de cualquier inversión tiene una vida útil y rentable. Estos dos conceptos reúnen riesgo y solamente un agente económico está capacitado para asumirlos. Los gobiernos no tienen negocios, en franco rechazo al concepto vertido por el presidente. No existen los negocios públicos por simple ética gubernamental. Los gobiernos jamás deben emprender un riesgo por cuenta de sus ciudadanos. La función de un gobierno es recaudar renta derivada de agentes productivos y regresar ese ingreso en servicios a la nación. El gobierno es un simple mediador en la función de distribución de recursos. La asunción de riesgo es una desviación clara y absurda en la concepción de gobierno como lo ha hecho esta transición en turno por espacio de dos años y meses. Esta transición que pretende transformar la vida pública del país ha optado por un centralismo perverso y una dispersión, término del presidente, para decidir sobre la dispensa de riqueza de la nación y hacer de la actividad económica una función estática y retardataria. El desafío a las formas del progreso ha cobrado en crecimiento y en retroceso cualitativo en la visión de la inversión. La calificación de las políticas públicas de esta transición ha mermado la confianza del capital interno al no permitir reposición de planta y equipo y del exterior en donde ha imperado la cautela que previene de capital fresco y recurre a simple reinversión de utilidades. El resultado de esta concepción de gobierno ha provocado un franco retroceso en la actividad económica en su conjunto. La fuga de capitales se ha convertido en una constante en el último año. La visión equivocada de esta transición ha reunido en lo inmediato, un desequilibrio en la demanda al haber frenado el impulso del abasto en las cadenas de producción y haber permitido la quiebra de un millón de empresas. Este abandono naturalmente altera la oferta de esos agentes retirados de la producción y cobertura de productos y servicios. Esto, a su vez, recibió una alteración más, el gobierno en su afán clientelar, distribuyó recursos sin padrón y provocó una liquidez temporal, que aunada a la liquidez de remesas del exterior han empujado una demanda inusual en la que se ha instalado una tasa de inflación no prevista.  La primera quincena de abril ya reflejó este fenómeno atemporal y arrojó una tasa del 6% para el año en su totalidad. El desequilibrio provocado desde el gobierno, por inacción y acción a la vez, pone en desventaja a la población en la demanda de bienes elásticos y sobre todo en los componentes de la canasta básica. El efecto demoledor de política económica implementado desde el inicio de esta transición, hoy cobra en todos los sentidos, iniciando por la detención de variables dinámicas en la inversión, en la consecución de cadenas de producción y ahora en la tasa inflacionaria. Si sumamos la demolición del ahorro, cifrado en las reservas agotadas, pretextando otro ahorro, el republicano que jamás existió, tenemos un escenario de catástrofe en las finanzas públicas de la nación.  Y ahora, la gran contradicción: este gobierno gusta de gastar, gasta mucho y gasta mal. Quiere recaudar pero rechaza la inversión privada; de ella deriva la renta de la que vive el Estado. Recurre entonces a la deuda; la deuda se utiliza para reforzar compromisos de corto plazo de la petrolera; la empresa ha perdido más de una vez su patrimonio, de manera que el endeudamiento se convierte en una trampa de plazos y vencimientos. La deuda no crea infraestructura, por tanto no aporta al crecimiento. No se interrumpen los programas clientelares pero acortan su rentabilidad y credibilidad. El gobierno pierde terreno y pierde recursos, pierde movilidad financiera y pierde control. El otro esquema es fiscal, pero se gravan las utilidades y se encuentran frenadas por la inversión que frena la transición.  Un dispendio mal orientado de inicio ha provocado una situación con escaso margen de recuperación en lo político y en lo económico. Se privilegió lo primero y se acotó lo segundo. Las dos fases están cercadas; los eufemismos cubrieron su etapa de inicio, como en todo clamor populista, dieron cuenta de arcas de una nación que preveía la contingencia. Esta llegó y los recursos ya no existen. No hay recursos. " ["post_title"]=> string(15) "No hay recursos" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(15) "no-hay-recursos" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-26 08:33:02" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-26 13:33:02" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=64533" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(15) ["max_num_pages"]=> float(8) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "9774ea3fe80c596b55cfc07fd4da1aa2" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
fideicomisos

No hay recursos

Esta transición ha acabado con todas las reservas que existían en tan solo dos años. Extinguió fideicomisos, el fondo de contingencias, el...

abril 26, 2021

Acerca del Crecimiento de Nuestra Economía

Otra vez el repaso del Producto Interno Bruto para medir nuestra economía, otra vez el incesante peregrinaje de las cifras que corroboran,...

abril 19, 2021




Más de categoría

MÉXICO - ¡LA MIOPÍA A LAS SEÑALES MUNDIALES!

En menos de 365 días, México ha tenido una exposición a las oscilaciones de las tendencias energéticas y económicas...

mayo 11, 2021

Costos

De la confirmación de la Auditoría Superior de la Federación, que el costo de cancelar el aeropuerto de Texcoco...

mayo 10, 2021

Ciudad de México, Nuevo León y Querétaro se mantienen al frente de la competitividad en México 

Se acaba de presentar el Índice de Competitividad Estatal en el IMCO para el año 2021 (ICE 2021). En...

mayo 7, 2021

Economía y Negocios | Criptomonedas: ¿Qué tan ecológicas son?

Una criptomoneda, criptodivisa o criptoactivo es un medio digital de intercambio que utiliza criptografía fuerte para asegurar las transacciones,...

mayo 7, 2021