La autorregulación del Hipódromo. El invento de Santiago Creel para crear un jugoso negocio… ¿Y así quiere ser presidente? 

Como cada semana, Enrique Rodríguez-Cano comparte los sucesos más importantes de la industria hípica en México y sus trabas políticas. 

15 de julio, 2022 hipodromo de las americas mexico

A medida que el director general de Juegos y Sorteos de la Secretaría de Gobernación, Manuel Marcué Díaz, ha mostrado la fibra y determinación para dotar de un nuevo organismo para regular y vigilar las carreras de caballos con apuesta, en el Hipódromo de las Américas se siguen sumando adeptos ―de verdaderos caballistas y criadores― para que no cejemos en nuestro esfuerzo.

El director nos ha solicitado que le ayudemos a crearlo pues, como quiera, ya llevamos muchos años ―decenios― cabalgando en esta actividad y sostenemos que la única forma de rescatarla es contando con una autoridad hípica impecable. Y por supuesto, que la permisionaria otorgue premios suficientes. Es increíble que en el Clásico Presidencial, que se corre este sábado, los participantes contribuyen con el 55% de la bolsa total. ¡Insólito! Los convenios privados que ha convenido la “asociación reconocida” de caballistas con las huestes de CODERE, siguen siendo privados.

¡Nadie sabe, nadie supo! ¿Eso habrán aceptado? Y con los Futurities de los caballos Cuarto de Milla la contribución de CODERE da risa o pena.
Por cierto, cada vez hay más denuncias que han formulado algunos entrenadores y algún propietario en cuanto al funcionamiento de las carreras. Ya les comentaré.

Ahora bien, un valioso personaje se acaba de adherir a la causa. Es un hombre que también sabe mucho de carreras de caballos: criador exitoso, caballista ―muy amigo de los Racing Gods― pues posiblemente él y su familia criaron, entre otros, a unos de los mejores caballos que algún mexicano ha competido en los USA: el tremendo Luthier Fever, segundo en el Santa Anita Hándicap de 1996. Comentarista deportivo de beisbol ―lo cual hace con deleite, harta pasión y que ha acuñado frases memorables para ejercer su labor―. Me refiero a mi amigo Alfonso Lanzagorta.

Fue árbitro por un tiempo en el Hipódromo y escribió su tesis para titularse como abogado, que denominó “Reglamento Nacional de Carreras de Caballos Pura-Sangre. Notas para el Estudio de sus Aspectos Procesales” la cual me compartió. Es muy interesante ya que puede abonar al cambio que estamos buscando para crear un Órgano Rector que regule las carreras de caballos con apuesta, con independencia de la empresa y de aquellos favorecidos…
En mi opinión, la esencia de la tesis es la crítica fundada que hace del Reglamento de Juegos y Sorteos de 2004, que promulgó el secretario de Gobernación de ese entonces, Santiago Creel Miranda que, ahora, hasta presidente de México quiere ser, en donde, para cumplir sus obscuros fines abrogó el decreto que creó la “Comisión Nacional de Carreras” en 1974 que emitió el recién desaparecido Luis Echeverría, todo para hacerse de un jugoso negocio a través de un amigo suyo. En esta liga se puede leer un artículo que escribí al respecto.

En uno de los capítulos de la tesis ―todos interesantes y bien fundados―, Alfonso no deja de señalar lo que en su opinión fue la puntilla para que los participantes de la hípica queden indefensos del Reglamento en comento, que el pretendiente a la Presidencia de la República, Santiago Creel Miranda permitió. Dice Alfonso:
“Monumento a lo grotesco es el artículo 50 del ordenamiento en comento, mismo que después de dar una definición de hipódromo, en su segundo párrafo estatuye que estos se sujetarán en su operación, independientemente de las disposiciones del Reglamento (que no reglamentan para nada las carreras de caballos en específico), a los usos y costumbres de la industria a nivel nacional e internacional que sean aceptados por los participantes”.

“Ya es oficial, los permisionarios van a autorregularse, no hay molestas autoridades administrativas contra cuyas resoluciones proceda el juicio de garantías. Una industria reglamentada como club social, del cual se puede expulsar a cualquiera en única instancia, si no le parece conveniente su presencia al empresario de tumo, total, así se ha acostumbrado siempre, nada más que ahora no será un atropello, ahora es con la venia de la Secretaría de Gobernación”.

Entre las conclusiones que hace Alfonso en su interesante tesis asegura lo siguiente:
“Por ministerio de la Ley, esta actividad, al traer aparejados el juego y la apuesta como motor principal, debe estar supervisada por el Estado, en uso de las facultades de Rectoría Económica que posee.

La Dirección General Adjunta de Juegos y Sorteos de la Secretaría de Gobernación debe asumir su responsabilidad, dictando una disposición reglamentaria de la Ley de la materia, donde se trate en extenso lo conducente a carreras de caballos, y por virtud de la cual ella sea la que nombre, pague y supervise directamente, a las autoridades fiscalizadoras del espectáculo”.

“En estricto apego a Derecho, la Secretaría de Gobernación no puede delegar las atribuciones que le confiere la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, en particulares, como se estableció desde septiembre de 2004.

Después de veinte años en que se ha dicho de manera fundamentalista que el mercado debe solucionar todo problema económico, este país ha tenido que “rescatar” bancos y carreteras, en procesos en que el latrocinio ha sido la divisa, así como
darse cuenta de lo onerosas que han sido muchísimas privatizaciones
cuestionables.

Después de esas experiencias, vale la pena pronunciarse por un alto cuando se pretende concesionar, junto con los hipódromos, los deberes y potestades de la Secretaría de Gobernación”.

Con gusto a los interesados les mando una copia de esta tesis. Cuento con la autorización de su autor.

Gracias por sus comentarios.

Comentarios


object(WP_Query)#18054 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(16) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(81040) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "03-11-2022" ["before"]=> string(10) "01-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(16) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(81040) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "03-11-2022" ["before"]=> string(10) "01-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(19) "economia-y-negocios" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18050 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(16) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(16) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18052 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18051 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "03-11-2022" ["before"]=> string(10) "01-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-11-03 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-12-01 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (81040) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (16) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18053 (24) { ["ID"]=> int(85438) ["post_author"]=> string(2) "12" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-08 13:14:53" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-08 18:14:53" ["post_content"]=> string(6703) "No solamente es la construcción de un discurso populista, es el planteamiento de diferencias que nunca llegan a convertirse en alternativas. Las alternativas llenarían el mismo espacio que suple la fórmula de cambio. El populismo resalta esta parte por ser trascendental en la convicción de impulsar la verdadera diferencia en la asunción al poder. El populismo vive de un “antes” pletórico de fallas en la mira del sostén social. Nunca apunta al origen verdadero de las diferencias en los estratos sociales. Apunta siempre a un futuro de redención de las capas sociales como simple reversión de tenencia, ignorando los derechos o prerrogativas que pudieron haber marcado esas diferencias. Esa tenencia es crucial para entender la fórmula popular, porque en términos llanos significa propiedad.  La línea que separa la fórmula social no es simple miramiento de los órdenes productivos o la tierra como factor clave en el haber alimentario, la verdadera línea es de división entre productores y recipientes de procesos productivos en la última etapa y esa etapa se llama consumo. El populismo cimenta sus bases ideológicas en esa parte y la razón es muy simple: el control del satisfactor. Desde luego el populismo ignora en forma sistemática las cadenas productivas porque reflejan las necesidades reales de la producción: materia prima, trabajo y costos. La inversión de la fórmula centra sus objetivos en la satisfacción, sin olvidar que esta última fase es producto terminado y de esta surge la renta nacional. Al concentrar su atención en esta fase, la reunión de masas es paso subsecuente para siempre dotar de la más elemental necesidad, la primaria, el alimento y otras que vendrán después, hasta llegar a la captura emocional de protección. No olvidemos que la fórmula social se sustenta en un reclamo, reclamo que adquiere mil formas, pero el más elemental es la desigualdad. La óptica del populismo es verdaderamente simple y no obedece a ninguna percepción singular en el Contrato Social. Realmente no existe una ideología social como tal, porque esto retaría el abierto camino de la correspondencia en las relaciones laborales de todo el orbe. Y si las relaciones laborales de todos los niveles encuentran aceptación universal, las escalas de educación superior también respaldarían esta percepción. Podemos repasar una acepción comentada en este espacio con frecuencia: el socialismo o esquema popular nace siempre de cierta bonanza económica y naturalmente de cierto orden como precepto normativo de la gran economía.  Al hablar de bonanza, la referencia inmediata es al crecimiento de la economía. México y su economía reunían décadas de crecimiento sostenido, tal vez al margen de sus socios comerciales pero a un ritmo sostenido. La creación de reservas y de previsiones no fue ajena a administraciones que pensaban en legados de estabilidad. De contingencia también.  Esta trayectoria ha quedado atrás y las razones si no se encuentran a la vista de todos, entonces la percepción del mundo moderno quedaría anclada en un compás de espera y de recomposición para dar cuenta de un gobierno devastador como es este llamado por sus impulsores cuarta transformación de la vida pública del país.  La verdad es que no hay tal pasividad y la espera se torna insostenible. La división creada por esta visión simplista de gobierno es patente y lacera no solamente la dilapidación del haber público, lastima todo el orden disciplinado de la producción, el clima de convivencia y el ambiente de trabajo. La confusión que mezcla la mira del consumo como elemento primario en el sostén de un discurso implacable contra las formas de civilidad en los sectores que impulsan la economía, provocan un desconcierto que encuentra eco firme en reclamo de mayor sonoridad y contundencia. Nuestra economía ha sido desviada de la infraestructura y de la demanda coherente con las fórmulas del desarrollo; nuestra economía ha sido invadida por el bandidaje y el despojo. No existe utilidad pública en apropiarse activos de la nación. El despojo inició en Texcoco; los eufemismos situaron cierto orden de paciencia, de pautas que dieran alguna luz o algún grado de corrección de actos impúdicos de esta administración. Nunca se dieron, nunca se darán. No es ni ha sido ajeno este espacio en la conjunción estricta de cifras, de números que delatan el fracaso intencional en el desboque de nuestra economía. Se ha mencionado la pérdida patrimonial de la petrolera, la incapacidad de CFE para afrontar expansiones de capital para la liberación de energías alternas; también se ha denunciado con números, la captura de reservas y fideicomisos. Cuatro años de una labor analítica y seria. Esta administración ha superado todas las concepciones posibles de tolerancia del mexicano emprendedor. Ha superado todas las posibilidades de equilibrio de poderes. El llamado a la voz firme de la empresa mexicana, de la colectividad en la que impera el capital, no como factor hegemónico, como factor de cohesión, no es nuevo en este espacio. El producto de la nación no descansa en la temporalidad de un hombre que no concibe la cohesión, que no concibe la economía abierta para el brillo de la especialidad y el talento mexicanos.  Los tiempos apremian y la gradual depredación de nuestra hacienda, hace mella en el futuro cifrado en deuda incontenible. Sencillamente no podrá solventarse; ha sido demostrado en entregas anteriores, no con esta visión cerrada y obtusa del presidente en turno. No existe presupuesto sostenible ante esta derrama sin destino. No existe presupuesto cuando las metas son oscuras, inconfundiblemente retrógradas. Di cierta cuenta de la captura emocional en espacios anteriores y en renglones de este texto; el populismo no cesa en ese espectro, sin costo de plazo de por medio. Los recursos son finitos cuando se interrumpe la creación de nuevas fuentes. Eso no lo concibe el modelo populista. Instalar esa premisa e instalarla con premura, es imposible y provoca desesperación y la desesperación es del presidente actual, innegable por cierto. Queda la advertencia para los hombres del dinero que debieran responder –que ya no fue a tiempo- porque el despojo de inicio no es nada con los objetivos que tiene López Obrador en el ahorro mexicano. " ["post_title"]=> string(31) "De la desesperación al despojo" ["post_excerpt"]=> string(134) "Como cada semana, Manuel Torres Rivera reflexiona sobre el impacto de las políticas populistas del gobierno en la economía mexicana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(30) "de-la-desesperacion-al-despojo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-08 13:14:53" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-08 18:14:53" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85438" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18105 (24) { ["ID"]=> int(85773) ["post_author"]=> string(3) "188" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-17 11:40:55" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-17 16:40:55" ["post_content"]=> string(10519) "La precipitosa caída de FTX, una de las mayores intermediarias de criptomonedas, y de Alameda Research (su brazo operativo), la semana pasada, es considerado el peor descalabro que ha tenido esa industria desde la creación del Bitcoin en el 2008.   En pocos días, FTX pasó de estar valuada en más de 32 mil millones de dólares a acogerse a la la Ley de Quiebras en EEUU (Chapter 11), por falta de liquidez, y sus activos vieron desaparecer todo su valor. Una pérdida directa para sus inversionistas, usuarios y acreedores (FTX extra limitaba sus operaciones), marcada por la desprotección a usuarios que, por contagio, afectó a varios otros intermediarios que tenían inversiones en FTT (el token de FTX).  Así, la burbuja de altos precios de todos los activos digitales de la industria, que de por sí ya se había reventado por el fin del dinero fiat barato (con la nueva política monetaria restrictiva de la Reserva Federal de EEUU), se desinfló aún más.  Esto ha profundizado la caída del precio de las criptomonedas como Bitcoin (la más representativa), cuyo precio se precipitó a niveles por debajo de los 16 mil dólares, no vistos desde hace dos años, y acabó con las expectativas de que en el corto plazo logre recuperarse de la baja que ha sufrido a lo largo de todo 2022 (llegó a más de 65 mil dólares en 2021).  Y es que se ha dado una salida masiva de criptoinversionistas que ahora ponen en duda la viabilidad de la industria por la ausencia de regulación, supervisión, e institucionalidad. Son miles los participantes que han visto su dinero esfumarse. En FTX se calcula que sus clientes perdieron por lo menos mil millones de dólares (desde gente común, hasta fondos como SEQUOIA y el de Pensiones de los Maestros de Ontario).  La descentralización financiera (o DeFi, por sus siglas en inglés), que es el espíritu de la criptoindustria (que se basa en la ausencia de un servicio, autoridad o eje central que supervise y garantice su funcionamiento ordenado), es lo que permite su “libre” operación, y lo que alienta la no regulación. Hay que destacar que en esta industria operan no solo organismos descentralizados (DEX – decentralized exchanges-), sino también centralizados (CEX, -centralized exchanges-). La debacle actual fue originada por FTX (una CEX), y la premisa del “not your keys, not your crypto”. Por su anarquía, al día de hoy se le conoce al ecosistema cripto como el “Wild West” del mundo financiero. Y el colapso de FTX y sus daños colaterales, así como las crisis anteriores en el sector, lo confirman.  Efecto dominó La razón principal del desplome de FTX se debe a que Sam Bankman-Fried (SBF como se le conoce), su joven presidente ejecutivo (CEO) y principal accionista, usó fondos de los clientes, sin su autorización, para hacer operaciones de alto riesgo, que perdieron todo su valor. Esto llevó a una corrida masiva de depósitos que le ocasionó un déficit de 8mil millones de dólares.  FTX operó como una empresa típica de este sector, sin ningún tipo de “mejores prácticas” corporativas. SBF renunció a la empresa y se presume que ahora se encuentra en Bahamas -sede corporativa de FTX-, donde se espera que declare frente a las autoridades de ese país. En EEUU, FTX opera en un terreno de lagunas legales, porque la industria no está regulada.  Por lo pronto, su única rendición de cuentas ha sido decir un simple “lo siento” y “debí estar más concentrado en lo que hacía”. Hay que recordar que la crisis anterior de TERRA/LUNA en mayo (que también generó perdidas catastróficas para los inversionistas), fue auspiciada por otro joven, el koreano Do Kwon (un activista anti-moneda fiat). Antes de FTX, se dio el colapso de Celsius en septiembre, un “banco” de criptomonedas.  Y ahora están cayendo otros intermediarios, como piezas de dominó. Es el caso de Ikigai (una administradora de activos digitales) cuyo CEO, Travis Kling, a través de Twitter anunció que:  “lamentablemente hemos sido golpeados por la quiebra de FTX…lo lamento, perdí el dinero de mis inversionistas después de que tuvieron fe en mi para administrar riesgos…me equivoqué…no tengo palabras para describir la profundidad y alcance de la porquería que permea en cripto…tanto sociópata al que se le ha dado carta libre para causar tanto daño…muchos hemos sufrido quemaduras demasiado fuertes”.  Por su parte, Crypto.com el fin de semana advirtió que por “error” habían mandado su posición de Ethereum (la segunda criptomoneda más representativa), a una dirección de depósito equivocada, y “estaban recuperando los fondos de los clientes”.  Todo esto ha encendido las alarmas de emergencia y ahora se reclama, por ejemplo, que todos los intermediarios prueben que cuentan con reservas para asegurar su solvencia, (“proof of reserve”), para garantizar los depósitos de sus clientes. Como es de esperarse, ante la desconfianza, los usuarios han empezado a retirar masivamente su dinero. Con esta crisis se espera que pronto pueda verse, como dice Warren Buffet, “quién ha estado nadando desnudo”, y que sobrevivan solo los intermediarios verdaderamente solventes. Binance y Coinbase El CEO de Binance Changpeng Zhao, -conocido como CZ (el líder y principal operador de criptomonedas y, hasta hace una semana, el mayor rival de SBF), frente a todo este caos, afirmó que: “el que FTX caiga no es bueno para nadie en la industria, y no debe verse como una victoria para nosotros, pues la confianza de los usuarios se ve severamente sacudida”. Ha sugerido la creación de un fondo de rescate para las intermediarias que requieran liquidez, para detener el efecto dominó en la industria, “las criptomonedas no se van, estamos aquí para reconstruir”. Cabe anotar que algunos en “crypto twitter” lo señalan como copartícipe en este escándalo por la posición que liquidó de FTT -token de FTX-, previo a su desplome.  Binance ahora representa mayor riesgo de concentración en la industria por quedar como el mayor jugador en la operación de criptoactivos. Sin embargo, es interesante el proyecto del Global Advisory Board (GAB- Consejo Asesor Global, compuesto por expertos financieros a nivel mundial)1 que es un esfuerzo de CZ para diseñar el futuro de la industria, basado en mayor seguridad y solidez.  Por su parte, el CEO de CoinBase (cuyo distintivo es que cotiza en Nasdaq), Brian Amstrong, ha asegurado que no tiene ninguna exposición a FTX ni FTT, y ha hecho hincapié que está sujeta a regulación de la SEC, por estar listada. Por efecto colateral, su valuación en el mercado se ha visto dañada. Regulación y gobernanza Frente a los platos rotos, ahora se pretende ordenar la vajilla. El colapso que presenta criptolandia (como algunos le llaman), exhibe la ausencia de buenas prácticas en un sector supuestamente basado en la confianza alrededor de su fundamento principal:  blockchain (-cadena de bloques-, que es la tecnología detrás de los criptoactivos).  Los sucesos recientes han dado lugar a que lo que en principio trató de evitarse, sea ahora una necesidad urgente: la existencia de regulación y supervisión de las autoridades. La industria cripto debe institucionalizarse si quiere subsistir en el medio financiero. Deben implementarse prácticas de gobierno corporativo en las empresas del sector para impedir que se tomen decisiones fraudulentas y se estafe a los inversionistas. Inclusive hay quienes sugieren que deban someterse a auditorías externas de parte de las llamadas “Big Five”, como el resto de las empresas del sector financiero. Además, debe transparentarse la forma en que se interactúa entre los CEOs de las empresas cripto y los reguladores en el proceso de diseño y elaboración de las reglas del sector. Entre otros escándalos, se ha sugerido que Gary Gensler, presidente de la SEC (Comisión de Valores de EEUU), tuvo reuniones que levantan suspicacias con SBF de FTX, quien además hacía fuertes donaciones al Partido Demócrata.  Recuperar credibilidad La industria de criptomonedas ha perdido más de dos trillones de dólares en valor en los últimos dos años. Si bien el volumen de capital invertido aún no es tan grande como para causar un efecto sistémico global (como el de las quiebras de grandes bancos),  por los efectos colaterales que genera si añade inestabilidad en estos momentos de gran incertidumbre económica y financiera a nivel mundial.  Pero como en toda crisis, se presentan grandes oportunidades, para fortalecer a la industria. El reto para los reguladores es grande. Deberán garantizar la creatividad e innovación del sector a partir de la ingeniera financiera tecnológica originada en blockchain, identificar las vulnerabilidades y a su vez, mitigar los riesgos para el sistema financiero en su conjunto.  Deben establecerse bases sólidas que brinden transparencia y seguridad jurídica en protección de los recursos de los usuarios. Entre tanto, en el corto y mediano plazo, como se dice en el ambiente financiero, más vale “pagar por ver”, y en lo que se define el andamiaje jurídico, los inversionistas individuales e institucionales deben actuar con mucha cautela. 1 https://www.binance.com/en/blog/from-cz/binance-global-advisory-board-to-propel-the-future-of-web3-3431940177286343206" ["post_title"]=> string(72) "FTX y las criptomonedas: entre fiascos y estafas.  ¿Y la credibilidad?" ["post_excerpt"]=> string(112) "La industria de criptomonedas ha perdido más de dos trillones de dólares en valor en los últimos dos años. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(65) "ftx-y-las-criptomonedas-entre-fiascos-y-estafas-y-la-credibilidad" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-17 11:51:21" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-17 16:51:21" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85773" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18053 (24) { ["ID"]=> int(85438) ["post_author"]=> string(2) "12" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-08 13:14:53" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-08 18:14:53" ["post_content"]=> string(6703) "No solamente es la construcción de un discurso populista, es el planteamiento de diferencias que nunca llegan a convertirse en alternativas. Las alternativas llenarían el mismo espacio que suple la fórmula de cambio. El populismo resalta esta parte por ser trascendental en la convicción de impulsar la verdadera diferencia en la asunción al poder. El populismo vive de un “antes” pletórico de fallas en la mira del sostén social. Nunca apunta al origen verdadero de las diferencias en los estratos sociales. Apunta siempre a un futuro de redención de las capas sociales como simple reversión de tenencia, ignorando los derechos o prerrogativas que pudieron haber marcado esas diferencias. Esa tenencia es crucial para entender la fórmula popular, porque en términos llanos significa propiedad.  La línea que separa la fórmula social no es simple miramiento de los órdenes productivos o la tierra como factor clave en el haber alimentario, la verdadera línea es de división entre productores y recipientes de procesos productivos en la última etapa y esa etapa se llama consumo. El populismo cimenta sus bases ideológicas en esa parte y la razón es muy simple: el control del satisfactor. Desde luego el populismo ignora en forma sistemática las cadenas productivas porque reflejan las necesidades reales de la producción: materia prima, trabajo y costos. La inversión de la fórmula centra sus objetivos en la satisfacción, sin olvidar que esta última fase es producto terminado y de esta surge la renta nacional. Al concentrar su atención en esta fase, la reunión de masas es paso subsecuente para siempre dotar de la más elemental necesidad, la primaria, el alimento y otras que vendrán después, hasta llegar a la captura emocional de protección. No olvidemos que la fórmula social se sustenta en un reclamo, reclamo que adquiere mil formas, pero el más elemental es la desigualdad. La óptica del populismo es verdaderamente simple y no obedece a ninguna percepción singular en el Contrato Social. Realmente no existe una ideología social como tal, porque esto retaría el abierto camino de la correspondencia en las relaciones laborales de todo el orbe. Y si las relaciones laborales de todos los niveles encuentran aceptación universal, las escalas de educación superior también respaldarían esta percepción. Podemos repasar una acepción comentada en este espacio con frecuencia: el socialismo o esquema popular nace siempre de cierta bonanza económica y naturalmente de cierto orden como precepto normativo de la gran economía.  Al hablar de bonanza, la referencia inmediata es al crecimiento de la economía. México y su economía reunían décadas de crecimiento sostenido, tal vez al margen de sus socios comerciales pero a un ritmo sostenido. La creación de reservas y de previsiones no fue ajena a administraciones que pensaban en legados de estabilidad. De contingencia también.  Esta trayectoria ha quedado atrás y las razones si no se encuentran a la vista de todos, entonces la percepción del mundo moderno quedaría anclada en un compás de espera y de recomposición para dar cuenta de un gobierno devastador como es este llamado por sus impulsores cuarta transformación de la vida pública del país.  La verdad es que no hay tal pasividad y la espera se torna insostenible. La división creada por esta visión simplista de gobierno es patente y lacera no solamente la dilapidación del haber público, lastima todo el orden disciplinado de la producción, el clima de convivencia y el ambiente de trabajo. La confusión que mezcla la mira del consumo como elemento primario en el sostén de un discurso implacable contra las formas de civilidad en los sectores que impulsan la economía, provocan un desconcierto que encuentra eco firme en reclamo de mayor sonoridad y contundencia. Nuestra economía ha sido desviada de la infraestructura y de la demanda coherente con las fórmulas del desarrollo; nuestra economía ha sido invadida por el bandidaje y el despojo. No existe utilidad pública en apropiarse activos de la nación. El despojo inició en Texcoco; los eufemismos situaron cierto orden de paciencia, de pautas que dieran alguna luz o algún grado de corrección de actos impúdicos de esta administración. Nunca se dieron, nunca se darán. No es ni ha sido ajeno este espacio en la conjunción estricta de cifras, de números que delatan el fracaso intencional en el desboque de nuestra economía. Se ha mencionado la pérdida patrimonial de la petrolera, la incapacidad de CFE para afrontar expansiones de capital para la liberación de energías alternas; también se ha denunciado con números, la captura de reservas y fideicomisos. Cuatro años de una labor analítica y seria. Esta administración ha superado todas las concepciones posibles de tolerancia del mexicano emprendedor. Ha superado todas las posibilidades de equilibrio de poderes. El llamado a la voz firme de la empresa mexicana, de la colectividad en la que impera el capital, no como factor hegemónico, como factor de cohesión, no es nuevo en este espacio. El producto de la nación no descansa en la temporalidad de un hombre que no concibe la cohesión, que no concibe la economía abierta para el brillo de la especialidad y el talento mexicanos.  Los tiempos apremian y la gradual depredación de nuestra hacienda, hace mella en el futuro cifrado en deuda incontenible. Sencillamente no podrá solventarse; ha sido demostrado en entregas anteriores, no con esta visión cerrada y obtusa del presidente en turno. No existe presupuesto sostenible ante esta derrama sin destino. No existe presupuesto cuando las metas son oscuras, inconfundiblemente retrógradas. Di cierta cuenta de la captura emocional en espacios anteriores y en renglones de este texto; el populismo no cesa en ese espectro, sin costo de plazo de por medio. Los recursos son finitos cuando se interrumpe la creación de nuevas fuentes. Eso no lo concibe el modelo populista. Instalar esa premisa e instalarla con premura, es imposible y provoca desesperación y la desesperación es del presidente actual, innegable por cierto. Queda la advertencia para los hombres del dinero que debieran responder –que ya no fue a tiempo- porque el despojo de inicio no es nada con los objetivos que tiene López Obrador en el ahorro mexicano. " ["post_title"]=> string(31) "De la desesperación al despojo" ["post_excerpt"]=> string(134) "Como cada semana, Manuel Torres Rivera reflexiona sobre el impacto de las políticas populistas del gobierno en la economía mexicana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(30) "de-la-desesperacion-al-despojo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-08 13:14:53" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-08 18:14:53" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85438" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(21) ["max_num_pages"]=> float(11) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "069aff53ae3544fcb8a3376bf6a0421b" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

De la desesperación al despojo

Como cada semana, Manuel Torres Rivera reflexiona sobre el impacto de las políticas populistas del gobierno en la economía mexicana.

noviembre 8, 2022

FTX y las criptomonedas: entre fiascos y estafas.  ¿Y la credibilidad?

La industria de criptomonedas ha perdido más de dos trillones de dólares en valor en los últimos dos años.

noviembre 17, 2022




Más de categoría

Bosch, la multinacional alemana que se expande en Guanajuato

El pasado 18 de noviembre de 2022, la empresa líder en tecnología Bosch informó que incrementará la producción en...

diciembre 1, 2022
Un caldo de puchero económico desabrido

Un caldo de puchero económico desabrido

El cocinero no sabe si quedarse para hacer el caldo menos rico para su familia, o si mejor sale...

noviembre 30, 2022
Nuestra economía, entre contradicciones y eufemismos

Nuestra economía, entre contradicciones y eufemismos

Como cada semana, Manuel Torres Rivera nos comparte su análisis del impacto de las políticas populistas en la economía...

noviembre 30, 2022
El reemplazo de los smartphones, ¿un impulso o necesidad?

El reemplazo de los smartphones, ¿un impulso o necesidad?

La época decembrina es cuando las ventas de teléfonos celulares se incrementan más. Vale la pena recordar que hay...

noviembre 29, 2022