¿Es la educación la clave de la movilidad social? 

Bajo la promesa de que la educación es la clave para la movilidad social, muchos estudiantes estadounidenses se endeudan para tener un título universitario. Esta deuda es un lastre en la mayoría de los casos.

24 de mayo, 2022

Muchas de las personas en edad de estudiar se preguntan hasta qué punto el contar con un título universitario o de posgrado garantiza mayores ingresos o la prosperidad económica a futuro. La idea de que el éxito financiero está ligado al acceso a la universidad ha propiciado un incremento de la deuda estudiantil en algunos países, lo cual, a la vez, puede reducir el bienestar en los hogares. 

La movilidad educativa opera bajo el supuesto de que, después de graduarse, las personas podrán aspirar a construir una carrera exitosa, con un salario decente, algunas prestaciones atractivas y oportunidades para un mayor desarrollo. De ahí surge la idea de algunos de que el nivel de desigualdad que persiste en Estados Unidos se debe a una brecha cada vez mayor entre quienes poseen una educación superior y los que no.

Lo cierto es que en Estados Unidos, de las personas que se endeudaron para estudiar, algunos no consiguieron ni siquiera el título. Alrededor del 40% de los receptores de préstamos para estudiantes nunca terminaron su formación. Incluso, entre los que la completaron, un título universitario pocas veces fue garantía de éxito económico. A lo anterior se suma el hecho de que, desde el año 2000, menos del 40% de los salarios de los egresados han experimentado algún crecimiento.1 Sin duda, la adversidad que implica este panorama se ve intensificada por el hecho de que los recién egresados deben pagar cantidades significativas para cubrir los costos de sus estudios con salarios cada vez más precarizados. 

Para aliviar la situación, una de las promesas electorales del actual presidente Joe Biden fue condonar un mínimo de 10 000 dólares por persona de préstamos educativos federales. Joe Biden ha sido el presidente que ha cancelado la mayor cantidad de préstamos educativos federales, ya que ha brindado alivio a más de 700 000 prestatarios, entre los que se encuentran personas que tienen algún tipo de discapacidad, funcionarios públicos, personas que fueron defraudadas por escuelas privadas, etc.2 Sin embargo, eso no le ha restado la presión puesta por parte de algunos de los legisladores de su partido, quienes le han instado a cancelar un total de $50 000 por cada uno de los 43 millones de prestatarios. 

Si bien obtener un título universitario pudiera, bajo ciertas condiciones superar los costos en el largo plazo, acumular una gran cantidad de deuda restringe las oportunidades de desarrollo económico de los hogares. También supone una mayor presión para los recién egresados, quienes deben enfrentarse a un mercado laboral muy competitivo y con salarios deficientes, cuestión que les dificulta cumplir con sus compromisos financieros. Este escenario nos confirma que el incremento de la desigualdad en las últimas décadas en EEUU no puede explicarse bajo la lógica de la movilidad educativa. Lo anterior debe tomarse como una lección que denota que ampliar el acceso a la universidad y garantizar el egreso no son condiciones suficientes para frenar la creciente desigualdad salarial en dicha nación.3

Liliana Alvarado

1 https://edition.cnn.com/2022/03/27/politics/biden-student-loan-debt-17-billion/index.html

2 Dato obtenido del artículo de la nota “Why Biden hasn’t scored a political win from canceling $17 billion in student loans”, disponible en: https://edition.cnn.com/2022/03/27/politics/biden-student-loan-debt-17-billion/index.html

3 Nota basada en el texto publicado por El País “La educación tiene menos que ver con la igualdad de lo que creen, disponible en: https://elpais.com/economia/negocios/2022-05-07/la-educacion-tiene-menos-que-ver-con-la-igualdad-de-lo-que-creen.html

Comentarios


object(WP_Query)#17923 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(16) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(79243) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "30-05-2022" ["before"]=> string(10) "27-06-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(16) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(79243) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "30-05-2022" ["before"]=> string(10) "27-06-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(19) "economia-y-negocios" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17925 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(16) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(16) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17915 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17909 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "30-05-2022" ["before"]=> string(10) "27-06-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-05-30 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-06-27 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (79243) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (16) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17928 (24) { ["ID"]=> int(80053) ["post_author"]=> string(2) "12" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-20 10:48:28" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-20 15:48:28" ["post_content"]=> string(6761) "El mundo moderno, una y otra vez, demuestra que el talento y guía de las naciones progresistas superan desequilibrios, crisis, conflictos bélicos y abusos en prerrogativas de comercio y de intercambio. Más allá de la mano invisible que acomoda oferta y demanda, existen circunstancias que eliminan dominios temporales, simplemente borran supuestas fronteras de supremacía, porque al fin de una jornada de imposición de un bien cautivo, surge la reciprocidad en otros bienes en demanda. Se escribe esta aseveración en el considerando de las cadenas productivas que cada día dependen menos de productos terminados. El mundo de los componentes ha demostrado sus fortalezas en prácticamente todas las áreas, con la natural exclusión de los perecederos, aún cuando existen semillas, fertilizantes, tecnología de riego, maquinaria y otras necesidades propias del mundo agropecuario, para aunar este capítulo al mencionado.  Las economías encuentran acomodo y el enunciado de este texto alude a ello; desde luego la alusión excluye a las economías de naciones sometidas a sistemas dictatoriales y absolutistas. Creemos poder afirmar que en el mundo moderno, todas las crisis han sido resueltas. De una u otra forma, las naciones-estado han resuelto sus diferencias. Desde los acuerdos de Bretton Woods en New Jersey, en 1944, los organismos internacionales creados, como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, han realizado sus tareas de reconstrucción, alguna vez y de recomposición del orden natural del comercio y diálogo entre naciones en estos días.  También, derivado de estas tareas invaluables, el concepto global de apertura ha resuelto por la mejor de las vías, la cancelación de fronteras y tarifas y aranceles, la creación de bloques que territorialmente hacen sentido para el intercambio de bienes y servicios. La cooperación económica existe y prueba de ello es la resolución de precios en competencia abierta y la calidad y excelencia que aportan todos los países inscritos en esta globalidad.  Hagamos un poco de historia relativamente reciente, dada la era que construyó una lección importante: el petróleo. Era el año de 1974, nueve países conjugaban su riqueza petrolera para anunciar al mundo industrializado un “embargo” haciendo notar que la acepción de este vocablo es inglés en su raíz y denota captura en el sentido temporal que significa condicionar un aumento significativo en precio y adecua suministro a condiciones muy por encima de los requerimientos ordinarios de mercado. Esto sucedía ante la creación de un Cartel que en sus siglas inglesas también, se denominó OPEC.  Los países industrializados no tuvieron más remedio que aceptar estas condiciones para no frenar sus cadenas de producción. Las reservas obtenidas en un solo año sumaron 55,000 millones de dólares para la recién creada OPEC. Estas reservas a su vez, crearon un mercado secundario de divisas, denominado eurodólares, por su independencia de la Reserva Federal Norteamericana. Esto simplemente era un depósito denominado en dólares, aclarando una vez más que era simple denominación. El mercado se radicó en Londres por la ausencia de encaje legal del Banco de Inglaterra. Desde luego a este mercado novedoso y cuantioso acudieron decenas de “Merchant Banks” con el único propósito de participar en créditos sindicados por bancos agentes o líderes hasta con comisiones de un octavo de un uno por ciento. De estas facilidades crediticias, los gobiernos tomaron ventaja al acceder a una tasa LIBOR, inferior a la tasa PRIME norteamericana.  Aquí viene un punto curioso, que incide en expectativas de mercados de capitales: todos los créditos se concedieron a cinco años de plazo, con la prerrogativa de revolvencia acostumbrada. El mundo industrializado avizoraba dos circunstancias y la primera de ellas era la exploración de yacimientos en occidente; la segunda y más importante era la consideración de demanda de infraestructura de los países de oriente, los mismos que embargaron petróleo. Cundía en sentido humorístico que las naciones de oriente podían comprar Rolls Royce pero carecían de las carreteras adecuadas.  Lo anterior es significativo en el sentido del acomodo global. Los cinco años de plazo de las facilidades financieras fueron proféticos. Surgieron casos aislados de refinanciamiento de partes de capital no cubierto pero en general bastaron para adecuar planes gubernamentales. Los bancos de consorcio se retiraron, todos con utilidades de operación, los yacimientos de los mares del norte fueron explotados, la oferta petrolera se diluyó en precios accesibles para la industria y el mundo progresista abría nuevos canales de comercio a países con riqueza nueva.  Esto que se menciona destaca la problemática que hoy se vive con un conflicto bélico que trastorna eventos ya vividos y superados en otras épocas. No puede negarse dependencia de mercados de otras latitudes pero tampoco puede negarse la prueba que supera un mundo unido y coordinado por las mismas necesidades. El brote inflacionario se encuentra incontrolable de momento. Nuestro socio más importante, la Unión Americana, lanza un plan recesivo y la repercusión en nuestra economía reacciona de forma inmediata con política alcista.  El gobierno mexicano en turno sufre un pasmo de incompetencia y también lo padece en la incongruencia que pretende acomodar sugerencias firmes de la Casa Blanca en materia de inversión ya presente y en marcha y el eterno mensaje desconcertante de la presidencia, mensaje resuelto a seguir alterando el gasto corriente en esa confusión que desvía la intención del dispendio con la interpretación equivocada de inversión productiva.  Las menciones de inclusión en la escena global no reúnen certeza y convicción tampoco. El mundo enfrenta una recomposición y el lenguaje de la transición en turno lo ignora como llamado imperante. Las economías desde luego se reciclan, obedecen a tiempos, pero los tiempos reclaman adscripción a políticas congruentes con la realidad y esa realidad se trastoca en este gobierno. Se abre, por tanto, un compás de espera hasta el 2025. No tenemos certeza sobre la comprensión de esta espera por parte de Canadá y los Estados Unidos. Nosotros en México no la tenemos. " ["post_title"]=> string(29) "Las economías se reciclan..." ["post_excerpt"]=> string(120) "Como cada lunes, Manuel Torres Rivera reflexiona sobre los aspectos más importantes de la economía mundial y mexicana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(25) "las-economias-se-reciclan" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-20 11:07:53" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-20 16:07:53" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=80053" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17851 (24) { ["ID"]=> int(79876) ["post_author"]=> string(2) "12" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-14 09:42:24" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-14 14:42:24" ["post_content"]=> string(6995) "Últimamente se han revisado tasas de crecimiento económico como nunca antes; desde luego las circunstancias ameritan revisión constante, las economías del globo enfrentan cambios inesperados desde la energía hasta los precederos, pasando por cadenas de producción y situaciones de abasto, fundamentalmente materia prima. En México, el Instituto Central de Moneda, el Banco de México, con su política alcista, no ha logrado contener la inflación, pero por otro lado, la transición en turno trató infructuosamente de contener variaciones en precios de una treintena de artículos. Tal vez, el plan no obedeció a estrictas reglas de observancia, que merecen consideración y de ello algo se comenta en este texto. Por principio, un precio no puede controlarse en tanto las cadenas de abasto sean múltiples, esto es, la geografía tan extensa hace de distintos productores diversos orígenes y diversos canales de distribución. La derrama de cualquier perecedero obedecería a un modelo de redes imposible de controlar. Sin olvidar que tratamos de bienes elásticos, el precio reacciona a la cantidad demandada, por tanto, a menor ingreso menor demanda y a mayor precio, mayor posibilidad de sustitución o mayor selectividad en el consumo. Las preferencias de consumo no pueden ser anticipadas en la gran economía.  Ahora, si esta fase no es predecible, podemos seguir especulando hasta topar con los reales problemas en la serie productiva. Iniciemos con el combustible, no en forma metafórica, la gasolina y el transporte. El desplazamiento de mercancías tiene varios meses con incrementos en precios de gasolinas. Los productores agropecuarios no tienen accesos a programas porque han sido cancelados, entonces la producción sufre mermas por la ausencia de crédito, fertilizante y semilla. De existir crédito, sería caro y de plazos inconvenientes. Suceden dos fenómenos, si la demanda supera a la oferta: el consumidor adquiere productos caros y la oferta nacional se contrae, de modo que la importación ocurre con su dosis de inflación, para agravar el problema como consecuencia de lo primero.  Pero este tema es reciente; la improductividad o bien, la falta de crecimiento económico es falta de proyecto económico y ese problema tiene más de tres años. Desde luego el discurso del presidente es lo que más afecta la invitación al capital. También, los pronunciamientos de captura ideológica, los menos y los de capricho de dispendio, los más, no abonan a la confianza de inversionistas. El desorden del gasto corriente, la dádiva sin control y la improvisación han cobrado en renglones de deuda sin medida y en desperdicio de recursos de la nación.  No es novedad la denuncia constante de falta de proyecto como un resumen de impericia de este movimiento supuestamente transformador; al parecer ya asoma el fracaso en la operatividad de proyectos que culminan una etapa esperada en la fase de construcción y una puesta en marcha ficticia para anunciar conclusión y redimir plazos que no corresponden a ninguna fase de operación pero que corresponden a una simple promesa de campaña. Inaugurar no deja atrás la falta de planeación, la tasa interna de retorno de la inversión y tampoco deja atrás la factibilidad de inicio. Si cerramos el cuarto año con estas premisas sin base de operación, podemos concluir cómodamente que ningún proyecto emprendido por esta supuesta transformación llegará a operar. Borremos el espectro de la rentabilidad, simplemente no operarán.  La cadena del bienestar, como bien sabemos, no supera el eufemismo propio de su expresión. Todo lo emprendido en aras de ese vocablo superfluo, ha derivado en fracaso y en costos inimaginables para la nación. Desde el banco, las tandas impagables, el gas, todo ha sido un derroche incomprensible y sin fundamento. Sencillamente, los negocios públicos que mencionó el presidente como tema toral de su gestión, se han convertido en fondos irrecuperables y en un ejercicio de corrupción por la intermediación que pretendió terminar alguna vez y que se ha convertido en la intermediación más grotesca y corrupta de nuestra historia.  No podemos dejar de lado las empresas que pretendía rescatar, el presidente, con un pensamiento trasnochado de autosuficiencia y monopólico, como regresión perversa y como arrebato insustancial de revancha con los sectores productivos herederos del pensamiento proscrito en la liberalidad como término de acomodo del capital y no como doctrina condenable sin sustento. Los términos del progreso no podían caminar en paralelo con los términos de avenimiento con naciones perdedoras como Cuba y Venezuela. Crecer y prosperar caían en la incompatibilidad de la revancha programada desde 2018.  Todo esto que se menciona, preocupa y preocupa mucho, pero hay un fondo que no se toca. Al parecer, el exterior forma una opinión de México y su gobierno; al parecer también, la opinión de las cúpulas empresariales toma forma y tal vez con mayor solidez y con argumentos y criterios que reúnen reprobación del derrotero de nuestra economía. Pero también parece que se cubre todo este actuar con un velo de prudencia que reta un juego de descalificaciones contra un juego de desilusiones. Si el juego es la cautela, pienso que la transición lo va ganando, porque el juego de las desilusiones es terreno fértil para llevar la contraria con imposiciones aún rayando en lo absurdo. Demostrado quedó en el Foro Económico Mundial y en la Cumbre de las Américas. Este juego perverso es del presidente. La perversidad tiene freno y defensa desde luego, pero el juego no termina abruptamente. La unión de criterios y reservas del interior y del exterior muestran diversas caras y tientan con herramientas útiles los parámetros de reacción de un populista reaccionario. Le otorgan variables, créditos los organismos de desarrollo, se juega con reinversiones de utilidades y con la inercia de sectores imposibles de detener en su expansión de mercados para alterar las cifras de inversión directa sin recursos frescos. Se validan dos años de espera para que se vaya.  Inicié mi texto incitando al cuestionamiento del crecimiento económico, recurrente y constante. Se oculta la verdad: México no crece y el raquítico 1% no supera cuatro años de gestión de la 4t. Se mantienen las formas, eso es distinto a las alertas del mal gobierno proclamadas a todos los vientos. La economía finalmente no fue moral, no fue bienestar inducido. Simplemente, no lo fue ni lo será con esta transición. " ["post_title"]=> string(26) "La economía que no fue…" ["post_excerpt"]=> string(125) "Manuel Torres Rivera reflexiona sobre el impacto de las políticas populistas del actual régimen en la economía mexicana. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(22) "la-economia-que-no-fue" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-14 09:42:24" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-14 14:42:24" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79876" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17928 (24) { ["ID"]=> int(80053) ["post_author"]=> string(2) "12" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-20 10:48:28" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-20 15:48:28" ["post_content"]=> string(6761) "El mundo moderno, una y otra vez, demuestra que el talento y guía de las naciones progresistas superan desequilibrios, crisis, conflictos bélicos y abusos en prerrogativas de comercio y de intercambio. Más allá de la mano invisible que acomoda oferta y demanda, existen circunstancias que eliminan dominios temporales, simplemente borran supuestas fronteras de supremacía, porque al fin de una jornada de imposición de un bien cautivo, surge la reciprocidad en otros bienes en demanda. Se escribe esta aseveración en el considerando de las cadenas productivas que cada día dependen menos de productos terminados. El mundo de los componentes ha demostrado sus fortalezas en prácticamente todas las áreas, con la natural exclusión de los perecederos, aún cuando existen semillas, fertilizantes, tecnología de riego, maquinaria y otras necesidades propias del mundo agropecuario, para aunar este capítulo al mencionado.  Las economías encuentran acomodo y el enunciado de este texto alude a ello; desde luego la alusión excluye a las economías de naciones sometidas a sistemas dictatoriales y absolutistas. Creemos poder afirmar que en el mundo moderno, todas las crisis han sido resueltas. De una u otra forma, las naciones-estado han resuelto sus diferencias. Desde los acuerdos de Bretton Woods en New Jersey, en 1944, los organismos internacionales creados, como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, han realizado sus tareas de reconstrucción, alguna vez y de recomposición del orden natural del comercio y diálogo entre naciones en estos días.  También, derivado de estas tareas invaluables, el concepto global de apertura ha resuelto por la mejor de las vías, la cancelación de fronteras y tarifas y aranceles, la creación de bloques que territorialmente hacen sentido para el intercambio de bienes y servicios. La cooperación económica existe y prueba de ello es la resolución de precios en competencia abierta y la calidad y excelencia que aportan todos los países inscritos en esta globalidad.  Hagamos un poco de historia relativamente reciente, dada la era que construyó una lección importante: el petróleo. Era el año de 1974, nueve países conjugaban su riqueza petrolera para anunciar al mundo industrializado un “embargo” haciendo notar que la acepción de este vocablo es inglés en su raíz y denota captura en el sentido temporal que significa condicionar un aumento significativo en precio y adecua suministro a condiciones muy por encima de los requerimientos ordinarios de mercado. Esto sucedía ante la creación de un Cartel que en sus siglas inglesas también, se denominó OPEC.  Los países industrializados no tuvieron más remedio que aceptar estas condiciones para no frenar sus cadenas de producción. Las reservas obtenidas en un solo año sumaron 55,000 millones de dólares para la recién creada OPEC. Estas reservas a su vez, crearon un mercado secundario de divisas, denominado eurodólares, por su independencia de la Reserva Federal Norteamericana. Esto simplemente era un depósito denominado en dólares, aclarando una vez más que era simple denominación. El mercado se radicó en Londres por la ausencia de encaje legal del Banco de Inglaterra. Desde luego a este mercado novedoso y cuantioso acudieron decenas de “Merchant Banks” con el único propósito de participar en créditos sindicados por bancos agentes o líderes hasta con comisiones de un octavo de un uno por ciento. De estas facilidades crediticias, los gobiernos tomaron ventaja al acceder a una tasa LIBOR, inferior a la tasa PRIME norteamericana.  Aquí viene un punto curioso, que incide en expectativas de mercados de capitales: todos los créditos se concedieron a cinco años de plazo, con la prerrogativa de revolvencia acostumbrada. El mundo industrializado avizoraba dos circunstancias y la primera de ellas era la exploración de yacimientos en occidente; la segunda y más importante era la consideración de demanda de infraestructura de los países de oriente, los mismos que embargaron petróleo. Cundía en sentido humorístico que las naciones de oriente podían comprar Rolls Royce pero carecían de las carreteras adecuadas.  Lo anterior es significativo en el sentido del acomodo global. Los cinco años de plazo de las facilidades financieras fueron proféticos. Surgieron casos aislados de refinanciamiento de partes de capital no cubierto pero en general bastaron para adecuar planes gubernamentales. Los bancos de consorcio se retiraron, todos con utilidades de operación, los yacimientos de los mares del norte fueron explotados, la oferta petrolera se diluyó en precios accesibles para la industria y el mundo progresista abría nuevos canales de comercio a países con riqueza nueva.  Esto que se menciona destaca la problemática que hoy se vive con un conflicto bélico que trastorna eventos ya vividos y superados en otras épocas. No puede negarse dependencia de mercados de otras latitudes pero tampoco puede negarse la prueba que supera un mundo unido y coordinado por las mismas necesidades. El brote inflacionario se encuentra incontrolable de momento. Nuestro socio más importante, la Unión Americana, lanza un plan recesivo y la repercusión en nuestra economía reacciona de forma inmediata con política alcista.  El gobierno mexicano en turno sufre un pasmo de incompetencia y también lo padece en la incongruencia que pretende acomodar sugerencias firmes de la Casa Blanca en materia de inversión ya presente y en marcha y el eterno mensaje desconcertante de la presidencia, mensaje resuelto a seguir alterando el gasto corriente en esa confusión que desvía la intención del dispendio con la interpretación equivocada de inversión productiva.  Las menciones de inclusión en la escena global no reúnen certeza y convicción tampoco. El mundo enfrenta una recomposición y el lenguaje de la transición en turno lo ignora como llamado imperante. Las economías desde luego se reciclan, obedecen a tiempos, pero los tiempos reclaman adscripción a políticas congruentes con la realidad y esa realidad se trastoca en este gobierno. Se abre, por tanto, un compás de espera hasta el 2025. No tenemos certeza sobre la comprensión de esta espera por parte de Canadá y los Estados Unidos. Nosotros en México no la tenemos. " ["post_title"]=> string(29) "Las economías se reciclan..." ["post_excerpt"]=> string(120) "Como cada lunes, Manuel Torres Rivera reflexiona sobre los aspectos más importantes de la economía mundial y mexicana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(25) "las-economias-se-reciclan" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-20 11:07:53" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-20 16:07:53" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=80053" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(27) ["max_num_pages"]=> float(14) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "7f650f667a4a814a9bcf62eedf7f40f1" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Las economías se reciclan...

Como cada lunes, Manuel Torres Rivera reflexiona sobre los aspectos más importantes de la economía mundial y mexicana.

junio 20, 2022
La economía que no fue…

La economía que no fue…

Manuel Torres Rivera reflexiona sobre el impacto de las políticas populistas del actual régimen en la economía mexicana.

junio 14, 2022




Más de categoría

México está muy lejos del “friendshoring” con Estados Unidos: tiro en el pie

Los beneficios que genera la apertura comercial confirman que para México es más conveniente mantenernos en una categoría cercana...

junio 27, 2022
Más Desafíos del Gobierno. ¡La Liquidación de Codere! ¿Y el Hipódromo?

El Hipódromo… ¿Es una Caja de Cristal?

Para que la industria hípica prolifere, se necesita transparencia para que los clientes tengan la certidumbre necesaria e inviertan...

junio 24, 2022

Nayib Bukele y el Bitcoin

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, se ha caracterizado por tomar decisiones aparentemente innovadoras. ¿Qué resultados le ha...

junio 24, 2022

La región Centro del país exhibe una brecha con respecto a las otras regiones que no existía antes del Covid

José Luis Romero Hicks analiza la situación económica del centro del país tras la pandemia por Covid-19.

junio 23, 2022