El Presupuesto

Resulta difícil crear una imagen de anticipación del gasto corriente cuando en dos años de gestión de esta transición en turno lo que hemos visto es improvisación y adaptación de circunstancias ya establecidas para reacomodar partidas asignadas...

28 de diciembre, 2020

Resulta difícil crear una imagen de anticipación del gasto corriente cuando en dos años de gestión de esta transición en turno lo que hemos visto es improvisación y adaptación de circunstancias ya establecidas para reacomodar partidas asignadas o cancelarlas. El afán de centralización no cede un ápice y confronta expectativas de la sociedad, todas creadas de tiempo atrás y en marcha. El tema de la corrupción no ha prosperado ni en su combate ni en la excusa itinerante y cansada como bandera y primicia de gestión. En relación al pasado, los culpables no hacen presencia; la mención de dos incidentes aislados ha sido olvidada y la credibilidad de ataque frontal a las causas que arrojó el eterno candidato, se nublaron en el mandato conferido.

La marcha misma de una centralización arrebatadora de presupuesto y ahorradora por supuesta consecuencia, ha asomado una inoperante premura por capturar una dispersión del recurso de la nación, para situarlo en pocas manos y haciendo de un derroche inusitado, un desorden previsto en la ausencia de bases controlables. A dos años de distancia, nunca existió modelo ni proyecto económico. El ahorro de 500 mil millones de pesos derivados de una presunta corrupción imperante, no hizo presencia. Desde el primer día se desvaneció y se incorporó a un modelo de austeridad republicana, para disfrazar un eufemismo caracterizado por recortes sin miramiento al orden presupuestal.

Pero el anuncio persiste, al menos en el discurso reiterativo del presidente, que ahora aloja más de un billón de ahorro, cuando las arcas de la hacienda pública muestran una precariedad jamás vista. De la dispersión, así llamado el fenómeno de la dádiva por el presidente, al ahorro de más de un billón de pesos, surge un mar de duda interpretativa en el uso del recurso público. Extraña circunstancia cubre una deuda que sobrepasa la mitad del producto cuando el ahorro debería solventarla. Extraña circunstancia nace de tres proyectos faraónicos que avanzan con dificultad, o no avanzan. Extraña circunstancia surge de la meta petrolera cuando esta transición ya hundió el patrimonio de la empresa insigne más de una vez para declararla insolvente.

Este gobierno perdió su capacidad de maniobra en solo dos años. Asomarse al presupuesto de la nación para 2021 no representa absolutamente nada, más allá del requisito constitucional de conformarlo. Como en los ejercicios anteriores, las partidas quedarán en la nebulosa y temida incertidumbre que tipifica el andar de esta auto denominada transformación que día con día sorprende con ocurrencias, cancelaciones o encuestas, para justificar los yerros acumulados de inicio, situación que rememora la catástrofe de estreno en la cancelación de la obra más relevante en el continente americano: Texcoco.

El sello de inicio marcado por la intemperancia y el capricho, trajo una disrupción en el orden del capital y la inversión. Vino la recesión a confirmar el modelo errado en la suposición del ahorro y captura de presupuesto, para redimir el mismo y dispersarlo como fórmula de bienestar. El desastre económico provocado por este pensamiento tan apartado de toda praxis en economía, ahora calcula dos o más generaciones para restituir el crecimiento o las bases del mismo. Recuperar el ritmo de la inversión nacional o la extranjera directa, muy aparte de la reinversión de utilidades, tal vez no se de en estos meses de espera hasta la recomposición del congreso y gubernaturas en el año que está por iniciar.

Resulta paradójico que la premura por acumular recursos, que ha lastimado orden institucional y bases de estructura de pensamiento cultural y científico, por mencionar algunas, tenga una confrontación con el dinero mismo, con su origen y con su utilidad real, la de crear más dinero, en la empresa. Al parecer el enemigo a vencer es la acumulación por la acumulación misma. Al parecer, también, es el empresario el protagonista de esta acumulación que se extiende, en el discurso imparable desde el poder en turno, a privilegios y abusos. A estos últimos, a su vez, habría que culparlos por la situación de pobreza histórica en la nación. Entonces, la cura radica en trasladar la acumulación para repartirla. Esa es la mira del presidente.




La paradoja mencionada se transforma en una creencia sin fundamento porque se piensa con extrema ligereza que el recurso al trasladarse, subsiste. El gasto público que transforma de origen el presupuesto para la marcha institucional del país, es una simple renta. Esa renta la aporta el agente económico, la empresa. La deuda pública es un instrumento de cobertura y espera mientras la renta llegue. La función monopólica, alguna vez importante en el medio mexicano, desapareció y con esa desaparición, los ingresos del Estado no serían suficientes para mantener un aparato de gobierno en funciones. El presidente quiere la autosuficiencia, en franco retroceso de la globalización.

Una nueva etapa en la escena internacional asoma un rostro menos permisivo desde el norte con Biden. El pragmatismo de un orden de ideas con mayor congruencia que el de Trump, puede sacudir en forma positiva el equilibrio entre el ahorro y la inversión. Del ahorro, nuestra tasa de referencia y de la inversión, en la extranjera directa ya presente en la energía. Un frente de mayor responsabilidad con los socios del norte sería una oportunidad para descansar un tanto la proyección populista del concepto de la acumulación y el reparto y reordenar preceptos de valía en el capital necesario. 

El presupuesto merece análisis de expertos, convocatoria y apertura en los plazos, planeación y atención a programas y fideicomisos probados en el tiempo. La apuesta a la recomposición en 2021 alienta estos propósitos. Estos propósitos se tornan más serios cada día. 

Comentarios

El PLACEBO MUNDIAL

2021 deberá ser un año para plantearnos que a largo plazo –al 2060- no tengamos que entrar en cuarentena por la mala...

diciembre 31, 2020

El desbalance en el Sistema Interconectado Nacional y sus afectaciones

El 22 de diciembre de 2019, Andrés Manuel López Obrador a través de su cuenta de Twitter anunciaba “Al término de la...

diciembre 30, 2020




Más de categoría

Inauguración día 20… ¿Y la economía?

Sin duda el mundo vive momentos de gran tensión. En dos días Joe Biden será presidente de los Estados...

enero 18, 2021

LA SUPERSTICIÓN ENERGETICA DE MEXICO

Hoy la superstición creada ha dejado una escuela en prácticas, conductas y hábitos que difícilmente podrá ser erradicada en...

enero 14, 2021

¡Puras Promesas!

Así califican hoy la vox populi al presidente Andrés Manuel López Obrador, porque por todo el país está dejando...

enero 13, 2021

La remodelación de un estadio de beisbol con recursos federales

El beisbol es un deporte muy popular en nuestro país y se sabe que es el deporte favorito de...

enero 13, 2021