El presupuesto participativo como mecanismo que vincula y fortalece a la ciudadanía

El presupuesto participativo es un instrumento de política pública que transforma la cultura política, es decir, la relación entre las autoridades y la ciudadanía. 

23 de noviembre, 2021

El concepto de presupuesto participativo se creó en Porto Alegre (Brasil) a finales de los años ochenta, pues el partido que ganó las elecciones locales quería mostrar una nueva manera de gobernar. La idea era que la ciudadanía pudiera participar de forma más abierta con el gobierno, con el ánimo de tomar mejores decisiones. Dado el éxito del ejercicio, el presupuesto participativo se ha replicado en varios países de la región latinoamericana, pero también en Europa (París, Roma, Lisboa, Berlín, Sevilla, entre otras) y en naciones como Filipinas, Sudáfrica, Uganda, Indonesia, Kenya y Mozambique.

El cambio en la cultura política que produce el presupuesto participativo se debe fundamentalmente a que abre la puerta para que la ciudadanía opine y participe en la toma de decisiones que afectan el entorno inmediato en el que habita. Éste incide en las formas de relacionarse entre ciudadanos, pues fomenta la comunicación y la convivencia en un contexto de desconfianza y deterioro, debido principalmente a la inseguridad pública. 

En nuestro país, las primeras experiencias de presupuesto participativo se vivieron en el año 2000, y en la CDMX fue a partir del año 2001 que se implementó en algunas delegaciones. Actualmente, la Ley de Participación Ciudadana de la Ciudad de México establece que toda persona tiene el derecho, individual o colectivo, de intervenir en las decisiones públicas. En la Ciudad de México, para 2021 el presupuesto participativo representa el 3.5% del total del presupuesto asignado a las alcaldías y está destinado para proyectos propuestos y votados por la ciudadanía. Esto quiere decir que la ciudadanía sólo puede incidir en esa pequeña porción del presupuesto. Sin embargo, los efectos de esa incidencia se reflejan positivamente en distintos aspectos para la población. 

A diferencia de otras prácticas democráticas, el presupuesto participativo tiene la particularidad de que incorpora a la ciudadanía en las diferentes etapas del ciclo de la política (propuesta, aprobación, implementación, monitoreo y evaluación). A grandes rasgos, en un primer momento se crea una Asamblea Ciudadana para hacer un diagnóstico de las necesidades de la comunidad. Posteriormente, se hace una consulta en la que la ciudadanía vota por el mejor proyecto. Finalmente, se crea una Asamblea de Evaluación y Rendición de Cuentas que reporta sobre los avances de los proyectos. Cabe resaltar que en la CDMX, éstos pueden relacionarse a obras y servicios, equipamiento, infraestructura urbana, prevención del delito y actividades recreativas, deportivas o culturales.

Existen historias de éxito que contar en las que resaltan algunos elementos en común como reglas claras, una sociedad civil que se involucra y una autoridad local que genuinamente busca cooperar con la ciudadanía. 

Desafortunadamente, también existen desafíos en la aplicación del presupuesto participativo. Una de estas complejidades consiste en que este tipo de ejercicios todavía se encuentra vinculado a la voluntad política de los gobernantes en turno. Por otro lado, en muchas ocasiones se financian proyectos que son obligación de los gobiernos locales (alumbrado público, cámaras de videovigilancia, entre otros), cuando estos deberían formar parte de su programa de trabajo, sin necesidad de consultar a la ciudadanía. 

En la CDMX, quizá la principal problemática en torno al presupuesto participativo es la partidización que se ha dado de este instrumento, ya que en muchas ocasiones los ciudadanos que promueven y participan en este ejercicio, lo hacen más en su carácter de miembros de algún partido político que como ciudadanos independientes. No es extraño encontrar que los grupos políticos en las unidades habitacionales, los barrios, las colonias, etc., promuevan los proyectos que son afines a los intereses de los alcaldes en turno, o incluso de los legisladores. Por eso, sin duda, la gran asignatura pendiente del presupuesto participativo en CDMX es blindarlo contra la partidización que ha sufrido, hasta lograr convertirlo en un ejercicio plenamente ciudadano.     

No obstante estas complejidades, los beneficios que reciben año con año los vecinos de las colonias involucradas superan las desventajas. Y justamente, al hablar de los beneficios, no sólo se deben considerar las cuestiones materiales, como la aplicación de asfalto en ciertas vialidades, la instalación de luminarias, la habilitación de un módulo de juegos infantiles o de un sistema de videovigilancia en una determinada colonia. Como se mencionó al inicio, las ventajas van mucho más allá, pues el ejercicio también tiene el potencial de fortalecer a las comunidades y la convivencia, así como de reconstruir la confianza, el tejido social y la solidaridad entre la ciudadanía.

 

En octubre pasado, la Alianza para el Gobierno Abierto, Ollin, Borde Político, Accountability Lab y Ethos hicimos pública la intención de formar el primer Observatorio Ciudadano para el Presupuesto Participativo en México y convocamos a otros actores clave para unirse a la iniciativa de alcance nacional. El objetivo del Observatorio es ciudadanizar el presupuesto participativo, es decir, promover el involucramiento de los ciudadanos en torno a la toma de decisiones. Adicionalmente, el Observatorio también abrirá oportunidades de análisis para detectar las mejores prácticas y áreas de oportunidad en la materia. La convocatoria ya está abierta para aquellas organizaciones que gusten añadirse a esta iniciativa. 

1 Escamilla Cadena, Alberto. El presupuesto participativo en la Ciudad de México: modalidades y resultados. Disponible en: http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1665-05652019000100167

2 https://presupuestoparticipativo.org/

Comentarios
object(WP_Query)#17661 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(16) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(72821) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "05-11-2021" ["before"]=> string(10) "03-12-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(16) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(72821) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "05-11-2021" ["before"]=> string(10) "03-12-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(19) "economia-y-negocios" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17660 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(16) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(16) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17667 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17669 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "05-11-2021" ["before"]=> string(10) "03-12-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-11-05 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-12-03 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (72821) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (16) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17657 (24) { ["ID"]=> int(73054) ["post_author"]=> string(2) "58" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-30 11:05:00" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-30 16:05:00" ["post_content"]=> string(6909) "Durante décadas, para muchas personas, por lo menos en la CDMX, el tener un empleo generaba una serie de responsabilidades que implicaban cuestiones adicionales al trabajo en sí mismo, como la necesidad de trasladarse, lo que para muchos significaba una cantidad importante de tiempo y recursos a diario. Décadas atrás, el empleo y el hogar eran temas que se manejaban completamente por separado. Esta situación persistió durante mucho tiempo sin que existiera un cuestionamiento mayúsculo. Ahora bien, no obstante que para millones de personas aquella concepción tradicional del empleo sigue vigente, la pandemia por COVID 19 ha cambiado el formato de muchos de esos empleos tradicionales que eran presenciales. Adicionalmente, las personas han comenzado a exigir un balance entre el empleo y el trabajo distinto.  Anthony Klotz, profesor de Administración en la Universidad Texas A&M, asegura que “todos fuimos capaces de dar un paso atrás el año pasado, pudimos destinar más tiempo haciendo otras cosas, y también pudimos preguntarnos acerca de cuál es el valor de lo que estamos haciendo en el trabajo. Esto ha llevado a que muchas personas consideren necesario un cambio en sus vidas1. En este marco, la pandemia de COVID 19 cambió las preferencias de los empleados acerca de lo que buscan en un empleo. En Estados Unidos, este cambio en la concepción tradicional del empleo está repercutiendo en que millones de personas estén renunciando a sus empleos en busca de nuevas oportunidades, esquemas de trabajo en casa y con horarios flexibles, o con algunas otras características que un empleo tradicional no contemplaba. En este marco, se reportó que “el pasado mes de agosto 4.3 millones de estadounidenses dejaron sus empleos”2 Este fenómeno se ha denominado “la Gran Renuncia” (the Great Resignation) y ha comenzado a abrir un debate a nivel internacional y también en México. La pregunta es si este fenómeno podría reproducirse en nuestro país de una forma similar como se está observando en Estados Unidos. Al respecto Lyz Escalante (experta en desarrollo organizacional) ha señalado que en México pasaríamos más bien “de la gran renuncia a la gran resignación laboral”3, pues millones no están en posibilidad de renunciar. Esto se debe a que “en la mayoría de las familias mexicanas sólo 1 o 2 de los miembros son económicamente activos y no tienen seguro de desempleo; nuestra composición económica nacional evita una salida masiva de colaboradores de sus trabajos como en Estados Unidos”4 En todo caso, más que una gran renuncia como tal, lo que es muy posible que se observe en México en los próximos años es un cambio paulatino en la cultura laboral de millones de personas, quienes seguramente desearán tener un empleo que les permita trabajar desde casa y con horarios flexibles, o bien empleos con esquemas híbridos. Pero una cosa es segura: la gran renuncia es una realidad a nivel internacional. “Una encuesta global de Microsoft a más de 30 000 trabajadores mostró que el 41% de los trabajadores estaba considerando renunciar o cambiar su profesión este año. De acuerdo con estas encuestas, hay muchas razones por las cuales las personas están buscando un cambio, lo que es cierto es que el regreso presencial a las oficinas (pérdida del home office) , los horarios, las relaciones tóxicas con los compañeros de trabajo o el jefe directo, lo ha acelerado.5 Para algunos trabajadores, la pandemia precipitó un cambio en sus prioridades, animándolos a perseguir ‘el empleo de sus sueños’, o transitar a convertirse en un padre/madre en casa. Pero para muchos, muchos otros, la decisión de dejar su empleo vino como resultado de la forma en que su empleador los trató durante la pandemia6. Definitivamente, las condiciones imperantes de cada país marcarán la pauta de los nuevos estereotipos de empleo post-pandemia, pero lo que es claro es que el cambio en la concepción tradicional que se tenía del empleo llegó para quedarse y parece poco probable que pasada la pandemia se desate una euforia por regresar a los esquemas tradicionales de empleo con largas horas invertidas en tiempos de traslado, lejos de casa y de la familia.          1CNBC. The Great Resignation: Why millions of workers are quitting. Shawn Baldwin. Disponible en: https://www.cnbc.com/2021/10/19/the-great-resignation-why-people-are-quitting-their-jobs.html  2ibid. CNBC  3El Economista. De la gran renuncia a la gran resignación laboral en México, el caso de México. Lyz Escalante. Disponible en: https://www.eleconomista.com.mx/capitalhumano/De-la-gran-renuncia-a-la-gran-resignacion-laboral-el-caso-de-Mexico-20211117-0078.html  4Ibid. El Economista.  5Ibid. El Economista.  6Ibid. BBC.  " ["post_title"]=> string(66) "De cómo la pandemia modificó el tipo de trabajo al que aspiramos" ["post_excerpt"]=> string(120) "Sin duda alguna, la pandemia vino a cambiar paradigmas. Las actividades laborales han sido unas de las más afectadas. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(64) "de-como-la-pandemia-modifico-el-tipo-de-trabajo-al-que-aspiramos" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-30 11:13:49" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-30 16:13:49" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=73054" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17615 (24) { ["ID"]=> int(72531) ["post_author"]=> string(2) "79" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-12 14:58:31" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-12 19:58:31" ["post_content"]=> string(12467) "Se acaba de dar a conocer un importante trabajo que realizaron conjuntamente el INEGI y el Banco de México. Es importante mencionar que este trabajo no tiene precedentes en México. Se trata de la Encuesta Nacional sobre las Finanzas de los Hogares (ENFIH), la cual tiene como objetivo primordial recabar información sobre los activos y pasivos de los hogares del país, tanto financieros como no financieros.  A nivel internacional, se han realizado encuestas sobre finanzas en los hogares, por ejemplo, la Survey of Consumer Finances, en Estados Unidos, levantada desde 1983 de manera trienal. También, por ejemplo, en Chile se ha levantado la Encuesta Financiera de los Hogares desde 2007. Otros países también levantan encuestas de este tipo, en particular, Colombia, Estados Unidos, Uruguay, España, China, Corea y la Comunidad del Euro. Para este primer ejercicio en México, el INEGI entrevistó a casi 41 mil personas de 18 años de edad o más, las cuales constituyen la muestra para representar a los 86.4 millones de personas con mayoría de edad que habitan en nuestro país. Hay que aclarar también que en México existen 36.6 millones de hogares, de los cuales, dicho sea de paso, 14.2% consisten en un hogar de una sola persona, y en el otro extremo, 10.7% de los hogares en México se componen de seis personas o más. Conocer el balance entre activos y pasivos de un hogar es algo sumamente interesante, de entrada, porque nos permite conocer la riqueza neta de los hogares del país en términos generales.  Según la ENFIH 2019, 99.5% de los hogares tienen activos (36.5 millones), 98.7% (36.2 millones) de los hogares tiene activos no financieros y 81.4% (29.8 millones) tienen activos financieros.   Composición de la riqueza neta de los hogares Pero también es interesante porque nos permite a cada uno de nosotros tener una idea de cómo estamos en comparación con los hogares promedio, en términos de activos y pasivos, o bien, en relación a la deuda que adquirimos con el fin de alcanzar un mayor nivel de vida. Dicho esto, lo que les quiero presentar en esta ocasión son algunas comparaciones interesantes en relación a los activos y pasivos de los hogares. Cada quien analice su situación y obtenga sus conclusiones particulares sobre estos temas en su hogar. Vivienda
  • Si eres una persona que habita un hogar con vivienda propia, pero que se está pagando, eres del 10.5% de los hogares en esa condición.
  • Pero si eres una persona que habita un hogar con vivienda propia y la vivienda ya se pagó, tu hogar pertenece al 55.6% de los hogares en esa condición.
  • Dicho sea de paso, el 15.8% de los hogares rentan su vivienda y el 18.1% restante tienen una vivienda bajo otra condición, como préstamo por parte de familiares, entre otras. 
  Distribución porcentual de hogares en México por: Fuente: INEGI.   Activos financieros  Hay 29.8 millones de hogares con algún tipo de activo financiero.  En promedio, los hogares tienen activos financieros es de 118.4 mil pesos, y la mediana de los activos financieros es de 28 500 pesos; eso significa que la mitad de los hogares en México tienen activos financieros menores a esa cantidad, y la otra mitad de los hogares tienen activos financieros por encima de los 28 500.  53.9% de los hogares tiene ahorro para el retiro, 49.9% tarjeta de nómina o pensión, 28% ahorro informal, 18.3% cuenta de apoyos del gobierno, 17.2% ahorro formal, 2.4% seguro de vida capitalizable y 1.5% depósitos a plazo fijo. Cabe señalar que en esta tenencia se consideran hogares con tenencia de tarjetas de nómina o pensión y la tenencia de cuentas de apoyo, y otras cuentas, aunque no tengan saldo ahorrado en ellas. La mediana de las cuentas de ahorro en el sistema financiero formal es de tan solo 7 mil pesos, y en promedio, los hogares tienen en estas cuentas 30 400 pesos. En lo que se refiere a las cuentas de ahorro informales (en cajas, con amigos o en préstamos a familiares), la mediana es de 5 mil pesos y el promedio es de 15 600 pesos.    Porcentaje de hogares con tenencia de ACTIVOS FINANCIEROS, mediana y promedio del valor de los activos financieros durante 2019 por tipo de activo Fuente: INEGI.   Activos no financieros  En cuanto a los activos no financieros de los hogares, la mediana es de 305 mil pesos, que son alrededor de 14 600 dólares, y el promedio anda en los  775 mil pesos.  El activo no financiero con la mediana del valor más alto es la vivienda principal con 450 mil pesos; esto quiere decir que la mitad de las viviendas en México vale menos de esa cantidad y la otra mitad vale más de esa cantidad.  Sin embargo, el valor promedio de la vivienda de los hogares es de 678 500 pesos. Hay que recordar que son cantidades de 2019, año en el que se levantó la encuesta. La mediana para vehículos es de 45 mil pesos y la mediana de “otras propiedades” que clasifican como activos no financieros, es de 300 mil pesos.  Cuando el indicador se obtiene con promedios, los valores son más altos para todos los activos, en este caso el mayor es para las otras propiedades, seguido de la vivienda principal y el vehículo con 730.2, 678.5 y 116.9 mil pesos, respectivamente. Estudiar la tenencia de activos requiere una perspectiva de género, pues como sabemos, en nuestra sociedad como en muchas otras, se arrastran costumbres machistas que dan cierta preferencia a que los activos estén a nombre de los varones y no de las mujeres en el hogar. Quizá el machismo no es la única explicación al respecto, pero sí tal vez una de las más importantes.   Porcentaje de hogares con tenencia de ACTIVOS NO FINANCIEROS, durante 2019 por tipo de activo, según sexo de la persona de referencia del hogar Fuente: INEGI.   Pasivos de los hogares Sobre la deudas o pasivos de los hogares, la ENFIH 2019 identifica que de los 36.6 millones de hogares en México 56.9% (20.9 millones) tienen algún tipo de deuda. El 11.6% de los hogares (4.2 millones) tiene una deuda hipotecaria, ya sea por vivienda principal o por alguna deuda de un bien inmobiliario, como puede ser por local, terreno, oficina, otra vivienda distinta a la principal, entre otros.  Y del total de hogares del país, 53.8% (19.7 millones) tiene una deuda no hipotecaria como tarjeta de crédito, créditos de nómina o personales, préstamos, etc. Si consideramos sólo el monto de hogares con deuda (esto es, los 20.9 millones), 20.3% de ellos tiene deuda hipotecaria y 94.5% tiene algún tipo de deuda no hipotecaria.  Por otra parte, la mediana del valor de la deuda hipotecaria de los hogares es de 250 mil pesos y el promedio se ubica en 317 mil pesos; la mediana de la deuda no hipotecaria es de 10 mil pesos y el valor promedio asciende a 38.5 mil pesos.  De los 20.9 millones de hogares con alguna deuda, 14.3% tiene deuda por la vivienda principal y 6.8% por otras propiedades. La mediana de la deuda es de 245 mil pesos para la vivienda principal y 250 mil para las otras propiedades, que pueden ser locales, terrenos, oficinas, otras viviendas distintas a la principal, etc.  El promedio de la deuda por la vivienda principal es de 315.6 mil pesos y para la deuda de otras propiedades está en 289.1 mil pesos. Tenencia y valor de las deudas de los hogares, 2019 Últimos comentarios El ejercicio de medir la composición financiera de los hogares en México no solo ayuda a tener un referente de cómo estamos en lo individual, sino que contribuye a la mejora en el diseño de políticas públicas encaminadas a reducir las brechas sociales, de género y también de edad. A propósito de la edad, la encuesta también incorpora un desglose de los activos y pasivos de los hogares de acuerdo con la edad de la persona que se entrevistó, y que en la mayoría de los casos es el jefe o jefa de familia. Por otra parte, la lógica nos dice que en el horizonte de tiempo de una vida promedio, las deudas aumentan conforme aumenta la edad, pero conforme se llega a cierta edad más avanzada, la deuda comienza a bajar porque las personas han acumulado una serie de activos de los cuales pueden disponer para vivir más holgadamente, y porque son menos productivos, y por lo tanto menos propensos a que se les otorgue un préstamo. Pero no podemos dar por sentado lo que nos dice la lógica si no conocemos los datos precisos. He aquí la importancia de un ejercicio como este que han comenzado a elaborar el INEGI y el Banco de México. Finalmente, esta información también será aprovechada por bancos y otras instituciones del sistema financiero para conocer cómo pueden crecer en el financiamiento a los hogares, y qué proporción de los ingresos representan los pagos por deudas, o lo que comúnmente llamamos carga de la deuda.   Indicadores de la carga de la deuda de los hogares, 2019 Twitter: @romero_hicks  Facebook: José Luis Romero Hicks Referencias https://www.inegi.org.mx/contenidos/saladeprensa/boletines/2021/EstSociodemo/ENFIHinegi.pdf" ["post_title"]=> string(56) " ¿Cómo están las Finanzas de los Hogares en México?" ["post_excerpt"]=> string(205) "El ejercicio de medir la composición financiera de los hogares en México contribuye a mejorar el diseño de políticas públicas encaminadas a reducir las brechas sociales, de género y también de edad." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(48) "como-estan-las-finanzas-de-los-hogares-en-mexico" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-12 15:07:57" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-12 20:07:57" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=72531" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17657 (24) { ["ID"]=> int(73054) ["post_author"]=> string(2) "58" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-30 11:05:00" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-30 16:05:00" ["post_content"]=> string(6909) "Durante décadas, para muchas personas, por lo menos en la CDMX, el tener un empleo generaba una serie de responsabilidades que implicaban cuestiones adicionales al trabajo en sí mismo, como la necesidad de trasladarse, lo que para muchos significaba una cantidad importante de tiempo y recursos a diario. Décadas atrás, el empleo y el hogar eran temas que se manejaban completamente por separado. Esta situación persistió durante mucho tiempo sin que existiera un cuestionamiento mayúsculo. Ahora bien, no obstante que para millones de personas aquella concepción tradicional del empleo sigue vigente, la pandemia por COVID 19 ha cambiado el formato de muchos de esos empleos tradicionales que eran presenciales. Adicionalmente, las personas han comenzado a exigir un balance entre el empleo y el trabajo distinto.  Anthony Klotz, profesor de Administración en la Universidad Texas A&M, asegura que “todos fuimos capaces de dar un paso atrás el año pasado, pudimos destinar más tiempo haciendo otras cosas, y también pudimos preguntarnos acerca de cuál es el valor de lo que estamos haciendo en el trabajo. Esto ha llevado a que muchas personas consideren necesario un cambio en sus vidas1. En este marco, la pandemia de COVID 19 cambió las preferencias de los empleados acerca de lo que buscan en un empleo. En Estados Unidos, este cambio en la concepción tradicional del empleo está repercutiendo en que millones de personas estén renunciando a sus empleos en busca de nuevas oportunidades, esquemas de trabajo en casa y con horarios flexibles, o con algunas otras características que un empleo tradicional no contemplaba. En este marco, se reportó que “el pasado mes de agosto 4.3 millones de estadounidenses dejaron sus empleos”2 Este fenómeno se ha denominado “la Gran Renuncia” (the Great Resignation) y ha comenzado a abrir un debate a nivel internacional y también en México. La pregunta es si este fenómeno podría reproducirse en nuestro país de una forma similar como se está observando en Estados Unidos. Al respecto Lyz Escalante (experta en desarrollo organizacional) ha señalado que en México pasaríamos más bien “de la gran renuncia a la gran resignación laboral”3, pues millones no están en posibilidad de renunciar. Esto se debe a que “en la mayoría de las familias mexicanas sólo 1 o 2 de los miembros son económicamente activos y no tienen seguro de desempleo; nuestra composición económica nacional evita una salida masiva de colaboradores de sus trabajos como en Estados Unidos”4 En todo caso, más que una gran renuncia como tal, lo que es muy posible que se observe en México en los próximos años es un cambio paulatino en la cultura laboral de millones de personas, quienes seguramente desearán tener un empleo que les permita trabajar desde casa y con horarios flexibles, o bien empleos con esquemas híbridos. Pero una cosa es segura: la gran renuncia es una realidad a nivel internacional. “Una encuesta global de Microsoft a más de 30 000 trabajadores mostró que el 41% de los trabajadores estaba considerando renunciar o cambiar su profesión este año. De acuerdo con estas encuestas, hay muchas razones por las cuales las personas están buscando un cambio, lo que es cierto es que el regreso presencial a las oficinas (pérdida del home office) , los horarios, las relaciones tóxicas con los compañeros de trabajo o el jefe directo, lo ha acelerado.5 Para algunos trabajadores, la pandemia precipitó un cambio en sus prioridades, animándolos a perseguir ‘el empleo de sus sueños’, o transitar a convertirse en un padre/madre en casa. Pero para muchos, muchos otros, la decisión de dejar su empleo vino como resultado de la forma en que su empleador los trató durante la pandemia6. Definitivamente, las condiciones imperantes de cada país marcarán la pauta de los nuevos estereotipos de empleo post-pandemia, pero lo que es claro es que el cambio en la concepción tradicional que se tenía del empleo llegó para quedarse y parece poco probable que pasada la pandemia se desate una euforia por regresar a los esquemas tradicionales de empleo con largas horas invertidas en tiempos de traslado, lejos de casa y de la familia.          1CNBC. The Great Resignation: Why millions of workers are quitting. Shawn Baldwin. Disponible en: https://www.cnbc.com/2021/10/19/the-great-resignation-why-people-are-quitting-their-jobs.html  2ibid. CNBC  3El Economista. De la gran renuncia a la gran resignación laboral en México, el caso de México. Lyz Escalante. Disponible en: https://www.eleconomista.com.mx/capitalhumano/De-la-gran-renuncia-a-la-gran-resignacion-laboral-el-caso-de-Mexico-20211117-0078.html  4Ibid. El Economista.  5Ibid. El Economista.  6Ibid. BBC.  " ["post_title"]=> string(66) "De cómo la pandemia modificó el tipo de trabajo al que aspiramos" ["post_excerpt"]=> string(120) "Sin duda alguna, la pandemia vino a cambiar paradigmas. Las actividades laborales han sido unas de las más afectadas. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(64) "de-como-la-pandemia-modifico-el-tipo-de-trabajo-al-que-aspiramos" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-30 11:13:49" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-30 16:13:49" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=73054" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(22) ["max_num_pages"]=> float(11) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "c8dad1a08a3e7675538ceb76943c9888" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
De cómo la pandemia modificó el tipo de trabajo al que aspiramos

De cómo la pandemia modificó el tipo de trabajo al que aspiramos

Sin duda alguna, la pandemia vino a cambiar paradigmas. Las actividades laborales han sido unas de las más afectadas.

noviembre 30, 2021

 ¿Cómo están las Finanzas de los Hogares en México?

El ejercicio de medir la composición financiera de los hogares en México contribuye a mejorar el diseño de políticas públicas encaminadas a...

noviembre 12, 2021




Más de categoría

INVERSIÓN DIRECTA EXTRANJERA, UN TABÚ

En México el año con mayor IED fue 2013; hoy está casi 50% debajo de lo registrado ese año.

diciembre 3, 2021
Walmart y Gazpro instalarán gasolineras en los supermercados

Walmart y Gazpro instalarán gasolineras en los supermercados

El pasado 22 de noviembre de 2021, Walmart de México y Centroamérica, en conjunto con la empresa Gazpro, anunciaron...

diciembre 1, 2021
De cómo la pandemia modificó el tipo de trabajo al que aspiramos

De cómo la pandemia modificó el tipo de trabajo al que aspiramos

Sin duda alguna, la pandemia vino a cambiar paradigmas. Las actividades laborales han sido unas de las más afectadas.

noviembre 30, 2021

Economía sin Escritorio

A mitad del sexenio, ya podemos rendir un veredicto sobre su política económica: carente de proyecto.

noviembre 29, 2021