EL DIABLO ENERGÉTICO DE MÉXICO

El “paraíso” será de aquel que se centre en armonizar su política energética con la naturaleza; mientras tanto estará en el purgatorio energético pensando en cómo salir de ahí.

1 de octubre, 2021

Una de las amenazas para la transición energética es el “Diablo Energético”, es decir, todo aquello que pueda estorbar la forma de armonizar con el medio ambiente. Actualmente, el diablo se encuentra en dos ejes. El primero, en todos aquellos que no creen en la eliminación de las energías primarias fósiles (carbón, petróleo y gas); el segundo, en los que indican que se pueden realizar esto en tres décadas1.

En ambos grupos, varios países se están reacomodando en forma natural y cada uno de ellos tiene su propio nido; cada uno de ellos cree tener la exclusividad de tener la razón y se obstaculizan entre ellos. 

Al mismo tiempo en el mundo está surgiendo la “MENTALIDAD DEL NIDO”. Ésta consiste en que las economías fuertes adoctrinan sobre el futuro; en una primera fase evalúan quiénes están alineados y son buenos para tomar decisiones rápidas. El objetivo es crear grupos afines que cuiden el nido de intrusos.

Necesitamos crear conciencia  sobre  el cuidado del planeta. La Organización Mundial de la Salud (OMS)2 ha actualizado los parámetros de calidad del aire, los cuales no habían sido modificados desde 2005 y estaban obsoletos. 

Entre la mentalidad del nido y el diablo energético, en México debemos evaluar si no estamos creando una crisis del futuro en el presente al no estar alineados a las adaptaciones camaleónicas que las regiones o países están por realizar. Los acuerdos comerciales y ambientales firmados con otros países sirven para estar en sintonía con el mundo. ¿Entonces para qué firmamos si en los hechos actuamos como si no formáramos parte de ningún acuerdo? 

Hay varios nidos que queremos proteger en México, pero la realidad los números, inversiones y prospectivas, indican que el adoctrinamiento ha creado a nuestro propio “diablo energético”, al realizar aseveraciones desde un punto de vista ideológico político, y no desde un punto de vista científico, una ingeniería planificada, y con el recurso financiero correcto y realista de índole público o privado, confrontando la necesidad con la realidad. 

Por tal motivo es menester que dejemos de tener una mentalidad de nido al señalar que los privados no deben invertir en la extracción de crudo, cuando es todo lo contrario, como lo considera la SHCP y la CNH3 al reconocer que éstos son parte de la producción nacional. ¿Cómo ser autosuficientes en combustibles cuando las refinerías no alcanzan una eficiencia promedio por arriba del 80%4? Pensemos en el futuro concretando un plan a largo plazo de nación, y no volvamos a perder el piso al considerar que una energía primaria no tendrá futuro porque, en el momento, no es negocio para la nación, como sucedió con el gas natural5  que ahora es el futuro para el mundo para la generación de electricidad o petroquímicas.

 1 Transición energética realidad https://twitter.com/economiaoil/status/1441051349018370052?s=20

 2 OMS calidad del aire https://twitter.com/economiaoil/status/1441508793549041667?s=20

 3 CNH prospectiva producción https://twitter.com/economiaoil/status/1441790857904988166?s=20

 4 Eficiencia refinerias México https://twitter.com/economiaoil/status/1440328664537702412?s=20

 5 Gas natural MExico https://twitter.com/economiaoil/status/1418904897043501061?s=20

Comentarios
object(WP_Query)#17671 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(16) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(71069) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "20-09-2021" ["before"]=> string(10) "18-10-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(16) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(71069) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "20-09-2021" ["before"]=> string(10) "18-10-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(19) "economia-y-negocios" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17670 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(16) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(16) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17676 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17681 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "20-09-2021" ["before"]=> string(10) "18-10-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-09-20 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-10-18 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (71069) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (16) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17667 (24) { ["ID"]=> int(70892) ["post_author"]=> string(2) "12" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-27 12:04:20" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-27 17:04:20" ["post_content"]=> string(7013) "El discurso de esta transición en turno de gobierno no encuentra acomodo en sus pronunciamientos: lo mismo expresa cierta preocupación por variables económicas, por disciplina fiscal, por el tipo de cambio, por reservas y por remesas del exterior. Contrapone con frecuencia metas de orden presupuestal con ejercicio de gasto. En alguna etapa se pretendía abandonar el Producto Interno Bruto como medida de crecimiento de la economía para suplantarla por un eufemismo llamado bienestar. Desde luego no obedece a ninguna lógica pero los anales muestran una retórica en un discurso pletórico de símbolos que retaron en algún momento el statu quo del orden económico en el simplismo del dictador Hugo Chávez, el venezolano que hundió a un país con enunciados que pudieran calificarse de similares, siendo idénticos. El derrotero es el mismo y el fracaso también.  De ese discurso que recurre a la estrategia de la diversión de hechos, de la palabra que empeña futuro sin proyecto, de la denostación constante del conocimiento, de la investigación y el desarrollo, de la descalificación del capital, de la formación de nación en concierto con otras, surge irremediablemente el lenguaje del desconcierto, la expresión de la sinrazón para descarrilar todo aquello que no haya sido concebido bajo el esquema transformador.  Tres años de tránsito por estas sendas del discurso alegórico y triunfalista, el discurso que alienta la fase de la intemperancia y la desazón que contempla pobreza no imaginada, porque la contempla, que observa el derroche de una riqueza concebida para la protección de las capas que nunca necesitaron transitar en la desesperación ni en el desvelo. Suman tres años los sobresaltos, los abandonos a causas que más allá de la nobleza, inundan la crueldad de un abandono planeado y turbio, pretextando controles y dominio de mercados, captura de prerrogativas, para demostrar un final de desprecio a una humanidad que asoma una simple enfermedad o un desvío de la normalidad funcional en todo ser con derecho a la vida.  No existe un precepto económico que pueda calificar tal vileza, no existe un orden de ideas en el vocabulario del régimen presupuestal para atenuar tal ofensa. Las cosas simplemente se han dado en un marco de improvisación; el ambiente que rodea un micrófono matutino que lo mismo desorienta que alecciona sin miramiento del destino y despropósito del mensaje, ha crispado el orden social en su civilidad y en el irrestricto resguardo de las formas. La división aflora en el encono del lenguaje y la expresión histriónica en la condena irredenta y perpetua del pensamiento contrario a una doctrina sectaria y abstrusa. Ese ha sido el lenguaje del presidente.  El presidente deambula por distintos rumbos, dispersa ideas, ocurrencias, impera el momento y el humor para consumar la degradación de un simple precepto: servir. Servir no se encuentra en su contexto, servirse sí. Los usos y costumbres no se degradan, se degradan las prerrogativas que desde el poder cumplen una sola función: la polarización. Si la división se convirtiera en una función cuántica, tal vez fuera necesario extrapolar los extremos y trabajar en sentido contrario todas las variables para en un solo isocosto valuar las opciones pero el presidente las anula porque jamás cuenta con los elementos necesarios para evaluar su gestión. Esto no es novedad, lo hace un día tras otro. Sus proyectos no lo son; sus desvíos lo son.  Improvisar en todo terreno de gestión económica tiene un costo; hacerlo en el terreno de gestión de gobierno, reúne más de un costo porque la ética gubernamental jamás debería exponer el tesoro de una nación en la especulación y en un futuro incierto. El juego de las variables en una economía no es equiparable al juego de la inversión y el riesgo. Las variables podrán corresponder al empleo de medidas correctivas en la política monetaria y obedecer al panorama de la macroeconomía. Las inversiones derivadas del gasto público, de la hacienda de una nación, deben corresponder siempre a la demanda de los sectores productivos. La iniciativa es privada no por designación de labores, es por simple correspondencia de riesgo en la operación.  La grotesca irrupción de esta transición en el gasto de la nación, ha sentado precedentes de arbitrariedad en la consecución de obra innecesaria; la obstinación que ha acompañado esta irreverencia económica desde luego jamás prosperará; por todos es sabido y en expresión de especialistas nunca fueron incorporados estudios de viabilidad y puesta en marcha de proyectos con ambición de una falaz trascendencia. El verdadero significado de obra que la perpetuidad pondrá en duda, siembra en la obstinación y el capricho una fatua lección de empleo del tesoro público. La fatuidad radica en la empresa que coleccionará una verdadera cauda de asomo de incompetencia y de improvisación. De momento resulta imposible cuantificar los yerros porque el dispendio se encuentra en boga; la opacidad imperante es de dimensiones colosales y la apreciación inmediata es el impacto en la deuda y en la insatisfacción de los mismos programas clientelares en donde abunda el desorden presupuestal, el descontrol de padrones de beneficiados y la corrupción. El disfraz popular del sustento de programas ya se cayó de tiempo atrás; no existen jóvenes construyendo absolutamente nada, no existen siembras de vida ni de otro orden conocido, no existen programas alternos de salud como tampoco existen programas de abasto de medicinas y fármacos. En resumen, el fracaso de esta transición es tan evidente como la desproporción que existe entre el ingreso y el dispendio. El gobierno de la supuesta transformación se encuentra en desahucio de metas y de factibilidad operativa; se han mezclado doctrinas de adhesión al retroceso con los verdaderos planes de una economía abierta y con tratados vigentes con las potencias del norte. Los desafíos y bravatas de un presidente sin verdadera orientación en un mundo moderno han castigado plazos y redenciones de auténtica viabilidad para el país. Ceñirse a los plazos del dictado constitucional sería la vía recomendable en la recomposición que vendría en 2025. Las tareas de la recomposición del capital en la inversión y en el empleo ya se encuentran en marcha. Los costos que vendrán de esta improvisación y ocurrencia serán generacionales, lastiman el horizonte de una nación que aspira a metas supranacionales pero no lo derrotan. La pausa será de tres largos años pero será una pausa a fin de cuentas. " ["post_title"]=> string(29) "El Costo de la Improvisación" ["post_excerpt"]=> string(197) "Sin metas claras ni estudios de viabilidad que sustenten las políticas económicas gubernamentales, parece que la arbitrariedad y la improvisación son el sello de la “cuarta transformación”." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(28) "el-costo-de-la-improvisacion" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-27 12:04:20" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-27 17:04:20" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70892" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17609 (24) { ["ID"]=> int(71604) ["post_author"]=> string(2) "89" ["post_date"]=> string(19) "2021-10-15 08:44:28" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-10-15 13:44:28" ["post_content"]=> string(8142) "La propuesta al mercado eléctrico, que implica modificaciones a la Constitución ¿es realmente necesaria? Desde un punto de vista técnico-económico surgen cuestionamientos por la ambigüedad de ésta, y dejando a un lado por el momento a las cuestiones políticas e ideológicas, sí hay solución sin tener que modificar la Carta Magna.  La presentación de dicha propuesta se deriva de que la CFE desplegó una serie de razones que afectan a su negocio dentro del mercado eléctrico, por ejemplo: a) contratos que beneficiaban a las empresas productores independientes de energía (PIE) en la parte de contratos legados; b) la existencia de un subsidio a empresas bajo contratos de auto-abasto, los cuales no realizan el pago de la transmisión y distribución de la electricidad, entre el generador y el usuario final; c) la creación de los Certificados de Energías Limpias (CEL), los cuales eran aplicados solo a empresas que invertían en energías limpias (aquella que produce electricidad emanando no más de 100 kg de CO2/MW producido), aplicando solo aquellas que fueron realizadas después de la reforma energética;  d) pérdida de mercado dentro del sector eléctrico al no permitirle participar en otros mercados.   Estos puntos son válidos por parte de una empresa dentro del mercado, pero debemos dejar en claro que los puntos a y b son una relación comercial entre particulares, por lo que debería ser resuelto entre ellos; los puntos c y b, deben ser revisados a fondo por los reguladores del mercado incluyendo a COFECE sin modificar leyes. Es importante aclarar que la CFE, en el artículo 3 de su ley, indica: “El derecho mercantil y civil serán supletorios”. Es decir que hay formas legales y negocios que la empresa productiva del estado puede realizar sin involucrar al Ejecutivo y al Poder Legislativo.  Recordemos que hasta antes del 2015, teníamos un monopolio eléctrico, el cual requirió de inversión público-privada para poder tener la infraestructura actual, organización y confiabilidad en desarrollo. Sobre el inciso a, podemos indicar que una posible solución sería revisar cada planta el tipo de tecnología, y el costo real nivelado que incluya las amortizaciones de cada planta, costos fijos y variables. Este cálculo lo puede realizar el CENACE con CFE-PIE, debido a que cada año realiza estudios de costos de genera ración nivelados1. En el caso del inciso b, sería pertinente pasar los contratos bajo la ley eléctrica vigente a donde paguen los costos de transmisión y distribución que emiten en cada año por parte los órganos reguladores en el diario oficial2 y así pasen a la nueva ley vigente. Sobre los certificados CEL, se puede considerar a las plantas de este tipo que no fueron contempladas, siempre y cuando demuestren que realizaron inversiones para mejorar la eficiencia, y capacidad de la generación eléctrica, y que a la vez esté ligado a la amortización de dicha inversión. Sobre el inciso d, la propuesta se basa en la idea de que la CFE es el más débil en el mercado, pero al realizar un análisis respecto al mismo se ve que no es así:   [pdf-embedder url="https://ruizhealytimes.com/wp-content/uploads/2021/10/PROPUESTA-LEY-ELECTRICA-ANALISIS-POR-QUE-NO-CAMBIAR-LA-CONSTITUCION.pdf" title="PROPUESTA LEY ELECTRICA - ANALISIS POR QUE NO CAMBIAR LA CONSTITUCION"] Utilizando la información de la CRE, CENACE hemos encontrado quién y cuánto genera3:  
  1. CFE (Plantas propias) 40% a 50%;
  2. PIE (Plantas de privados independientes vende a CFE solamente) 25% a 30%;
  3. Subastas de Largo Plazo (Privados venden a CFE solamente) 5%;
  4. Mercado (Privados venden al MEM, privados y CFE) 20% a 25%.
  Actualmente la CFE tiene el control del 70% a 75% del total generado debido a que contratos legados y subastas se ofrecen en forma directa a la empresa del Estado, y ésta al mercado eléctrico por medio del suministro de la CFE. Los Privados solo tienen un 25% para vender a usuarios finales dentro del mercado. La CFE cuenta con 168 Plantas, que representa el 45% de la generación, con una inversión de alrededor de 67 000 millones de dólares; en las Hidroeléctricas concentra Turbina de Gas y Ciclo combinado. Los Privados cuentan con 208 Plantas 55% de la generación, con una inversión de alrededor de 45 mil millones de dólares; 40% del total, concentrada en las de Ciclo Combinado, Eólico y Fotovoltaica. Al mes de diciembre del 2020, habían contemplado 94 plantas en construcción,  y 318 en proyectos, por un monto de 65 mil millones de dólares. El negocio de la electricidad está en las ventas y no en la generación debido a que las empresas medianas representan el 60% del total del consumo con 410 mil usuarios. El mal negocio es el doméstico porque hay muchos usuarios que atender (40 millones) con solo el 27% (CFE único suministrador). Para la CFE el mercado que mayor reditúa en ingresos provienen de la venta de electricidad en la parte industrial (Empresa Mediana y Gran Industria) y después la doméstica. El Gas natural está lacerando a la CFE en 2021, pudiendo a tener una afectación entre 100 a 100 mil millones de pesos, y esto el gobierno trasladara como un subsidio para poder mantener a las tarifas por debajo de la inflación. Ahora hay que imaginar, si CFE, controla el todo, ¿cuánto subsidio tendría que programar la SHCP o cuánta incertidumbre adicional habría en los egresos de la nación en el corto a largo plazo4? Ante la nueva forma de producir la energía en el mundo, ¿está la nación preparada y habrá el dinero suficiente para mejorar la calidad del aire, al tener plantas de electricidad más eficientes, combustibles para automóviles que puedan mejorar la calidad de lo que respiramos con base en lo que Organización mundial de la Salud ha recomendado? ¿Estamos a tiempo?  Entonces, si es una disputa entre entes del mercado, ¿por qué tiene que intervenir el Poder Ejecutivo y el Legislativo? Esto debería de ser una competencia de los órganos reguladores y comisiones vigentes, y que están bajo los acuerdos comerciales internacionales vigentes a donde México es parte.  ¿No es más fácil resolver entre ellos y dejar a la Constitución tranquila debido a que ésta tiene más adiciones o modificaciones que cualquiera que podamos evaluar?" ["post_title"]=> string(39) "CFE PONDERANTE EN EL MERCADO ELÉCTRICO" ["post_excerpt"]=> string(64) "¿Es necesario cambiar la Constitución para favorecer a la CFE?" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(38) "cfe-ponderante-en-el-mercado-electrico" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-10-15 08:45:15" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-10-15 13:45:15" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=71604" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17667 (24) { ["ID"]=> int(70892) ["post_author"]=> string(2) "12" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-27 12:04:20" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-27 17:04:20" ["post_content"]=> string(7013) "El discurso de esta transición en turno de gobierno no encuentra acomodo en sus pronunciamientos: lo mismo expresa cierta preocupación por variables económicas, por disciplina fiscal, por el tipo de cambio, por reservas y por remesas del exterior. Contrapone con frecuencia metas de orden presupuestal con ejercicio de gasto. En alguna etapa se pretendía abandonar el Producto Interno Bruto como medida de crecimiento de la economía para suplantarla por un eufemismo llamado bienestar. Desde luego no obedece a ninguna lógica pero los anales muestran una retórica en un discurso pletórico de símbolos que retaron en algún momento el statu quo del orden económico en el simplismo del dictador Hugo Chávez, el venezolano que hundió a un país con enunciados que pudieran calificarse de similares, siendo idénticos. El derrotero es el mismo y el fracaso también.  De ese discurso que recurre a la estrategia de la diversión de hechos, de la palabra que empeña futuro sin proyecto, de la denostación constante del conocimiento, de la investigación y el desarrollo, de la descalificación del capital, de la formación de nación en concierto con otras, surge irremediablemente el lenguaje del desconcierto, la expresión de la sinrazón para descarrilar todo aquello que no haya sido concebido bajo el esquema transformador.  Tres años de tránsito por estas sendas del discurso alegórico y triunfalista, el discurso que alienta la fase de la intemperancia y la desazón que contempla pobreza no imaginada, porque la contempla, que observa el derroche de una riqueza concebida para la protección de las capas que nunca necesitaron transitar en la desesperación ni en el desvelo. Suman tres años los sobresaltos, los abandonos a causas que más allá de la nobleza, inundan la crueldad de un abandono planeado y turbio, pretextando controles y dominio de mercados, captura de prerrogativas, para demostrar un final de desprecio a una humanidad que asoma una simple enfermedad o un desvío de la normalidad funcional en todo ser con derecho a la vida.  No existe un precepto económico que pueda calificar tal vileza, no existe un orden de ideas en el vocabulario del régimen presupuestal para atenuar tal ofensa. Las cosas simplemente se han dado en un marco de improvisación; el ambiente que rodea un micrófono matutino que lo mismo desorienta que alecciona sin miramiento del destino y despropósito del mensaje, ha crispado el orden social en su civilidad y en el irrestricto resguardo de las formas. La división aflora en el encono del lenguaje y la expresión histriónica en la condena irredenta y perpetua del pensamiento contrario a una doctrina sectaria y abstrusa. Ese ha sido el lenguaje del presidente.  El presidente deambula por distintos rumbos, dispersa ideas, ocurrencias, impera el momento y el humor para consumar la degradación de un simple precepto: servir. Servir no se encuentra en su contexto, servirse sí. Los usos y costumbres no se degradan, se degradan las prerrogativas que desde el poder cumplen una sola función: la polarización. Si la división se convirtiera en una función cuántica, tal vez fuera necesario extrapolar los extremos y trabajar en sentido contrario todas las variables para en un solo isocosto valuar las opciones pero el presidente las anula porque jamás cuenta con los elementos necesarios para evaluar su gestión. Esto no es novedad, lo hace un día tras otro. Sus proyectos no lo son; sus desvíos lo son.  Improvisar en todo terreno de gestión económica tiene un costo; hacerlo en el terreno de gestión de gobierno, reúne más de un costo porque la ética gubernamental jamás debería exponer el tesoro de una nación en la especulación y en un futuro incierto. El juego de las variables en una economía no es equiparable al juego de la inversión y el riesgo. Las variables podrán corresponder al empleo de medidas correctivas en la política monetaria y obedecer al panorama de la macroeconomía. Las inversiones derivadas del gasto público, de la hacienda de una nación, deben corresponder siempre a la demanda de los sectores productivos. La iniciativa es privada no por designación de labores, es por simple correspondencia de riesgo en la operación.  La grotesca irrupción de esta transición en el gasto de la nación, ha sentado precedentes de arbitrariedad en la consecución de obra innecesaria; la obstinación que ha acompañado esta irreverencia económica desde luego jamás prosperará; por todos es sabido y en expresión de especialistas nunca fueron incorporados estudios de viabilidad y puesta en marcha de proyectos con ambición de una falaz trascendencia. El verdadero significado de obra que la perpetuidad pondrá en duda, siembra en la obstinación y el capricho una fatua lección de empleo del tesoro público. La fatuidad radica en la empresa que coleccionará una verdadera cauda de asomo de incompetencia y de improvisación. De momento resulta imposible cuantificar los yerros porque el dispendio se encuentra en boga; la opacidad imperante es de dimensiones colosales y la apreciación inmediata es el impacto en la deuda y en la insatisfacción de los mismos programas clientelares en donde abunda el desorden presupuestal, el descontrol de padrones de beneficiados y la corrupción. El disfraz popular del sustento de programas ya se cayó de tiempo atrás; no existen jóvenes construyendo absolutamente nada, no existen siembras de vida ni de otro orden conocido, no existen programas alternos de salud como tampoco existen programas de abasto de medicinas y fármacos. En resumen, el fracaso de esta transición es tan evidente como la desproporción que existe entre el ingreso y el dispendio. El gobierno de la supuesta transformación se encuentra en desahucio de metas y de factibilidad operativa; se han mezclado doctrinas de adhesión al retroceso con los verdaderos planes de una economía abierta y con tratados vigentes con las potencias del norte. Los desafíos y bravatas de un presidente sin verdadera orientación en un mundo moderno han castigado plazos y redenciones de auténtica viabilidad para el país. Ceñirse a los plazos del dictado constitucional sería la vía recomendable en la recomposición que vendría en 2025. Las tareas de la recomposición del capital en la inversión y en el empleo ya se encuentran en marcha. Los costos que vendrán de esta improvisación y ocurrencia serán generacionales, lastiman el horizonte de una nación que aspira a metas supranacionales pero no lo derrotan. La pausa será de tres largos años pero será una pausa a fin de cuentas. " ["post_title"]=> string(29) "El Costo de la Improvisación" ["post_excerpt"]=> string(197) "Sin metas claras ni estudios de viabilidad que sustenten las políticas económicas gubernamentales, parece que la arbitrariedad y la improvisación son el sello de la “cuarta transformación”." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(28) "el-costo-de-la-improvisacion" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-27 12:04:20" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-27 17:04:20" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70892" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(17) ["max_num_pages"]=> float(9) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "412480fcf0a14ac82b1a6d3750f69e8b" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

El Costo de la Improvisación

Sin metas claras ni estudios de viabilidad que sustenten las políticas económicas gubernamentales, parece que la arbitrariedad y la improvisación son el...

septiembre 27, 2021

CFE PONDERANTE EN EL MERCADO ELÉCTRICO

¿Es necesario cambiar la Constitución para favorecer a la CFE?

octubre 15, 2021




Más de categoría

CFE PONDERANTE EN EL MERCADO ELÉCTRICO

¿Es necesario cambiar la Constitución para favorecer a la CFE?

octubre 15, 2021

Septiembre evidencia un bache muy importante en el sector automotriz

La industria automotriz pasa por el bache económico más serio que ha sufrido en nuestro país con una reducción...

octubre 14, 2021
El Hunan, un restaurante de película con deliciosa comida china

El Hunan, un restaurante de película con deliciosa comida china

A propósito de las fotos que exhibieron a Emilio Lozoya, José Luis Fernández nos cuenta sobre el restaurante donde...

octubre 13, 2021

Un Empresario llamado 4T

Manuel Torres Rivera nos advierte de las posibles consecuencias en el manejo de las empresas estatales a partir de...

octubre 11, 2021