Dinero Suelto

Después de dos años de esta transición de gobierno, tercera de nuestra etapa democrática, hemos aprendido que no es transparente. Hemos aprendido que crea reservas, pero no de dinero, sino de información. Hemos aprendido también que crea...

22 de febrero, 2021

Después de dos años de esta transición de gobierno, tercera de nuestra etapa democrática, hemos aprendido que no es transparente. Hemos aprendido que crea reservas, pero no de dinero, sino de información. Hemos aprendido también que crea escaparates en los proyectos que emprende y con una corta vida inaugura y celebra puestas en marcha inexistentes. También hemos aprendido de la dispersión de dos cosas: recursos que no le corresponden e ilusiones. De estas últimas habrá que separar las conceptuales de las materiales aun cuando la distinción no augure ningún progreso de sustancia. En la primera podemos situar el bienestar y en lo segundo, la pobreza.

El discurso del presidente no abandona ninguno de los preceptos enunciados. No abandona el ritmo de sus pronunciamientos para reiterar una y otra vez lo mismo que ha pronunciado en más de dos décadas. El hueco de su discurso, después de dos años en el poder ya hace mella en las metas que nunca llegaron. El eco de promesas no cumplidas, la confrontación de una voz que sonaba congruente y retadora del ayer, ahora enfrenta una realidad inmersa en la impotencia y en la precariedad del espíritu de servicio, precariedad del pensamiento transformador en una imaginaria concebida en una tribuna y no en un proyecto.

El gobierno rico pregonado y abstraído desde el rincón del anhelo, soñado e interpretado con un volumen de recursos sin fin, se ha tornado en calvario y némesis del accionar de una transformación impedida de transformar. La prisa llevó a esta transición a un dispendio sin límite y sin padrón. Interponer fases cualitativas para suplantar camino andado de otra visión de país, visión que encadenaba décadas de progreso y crecimiento, interrumpió marcha institucional y la llamó austeridad y la adjetivó como republicana como si el camino de nación no hubiera llenado los espacios de una república pletórica de heroísmo y reconocimiento del orbe.

Vino el choque frontal de las instituciones y la contemplación de un solo hombre para desterrar por un tiempo las capacidades y virtudes de una nación progresista. Será por un tiempo, porque los yerros y las desviaciones de la vida pública del país no pueden soportar el hundimiento de una nación pujante, de una nación con un andar respetado en foros de toda índole, desde el cultural hasta el científico. México no puede transitar en la incertidumbre y el capricho de un gobernante dispuesto a trastocar riqueza y valores.

Dos años nada más para que afloren faltantes con un monto de 67 000 millones de pesos en un solo ejercicio auditado, 2019; dos años para que el ejercicio del primer año ya referido desvele un costo de 331 966 millones de pesos por un despojo de un activo de la nación en Texcoco, obra singular para el continente. Dos años de dispersión de riqueza nacional repartida sin programa y sin beneficio. No existen jóvenes que construyan nada, futuro menos aún; no existen programas que siembren vida, ni existen universidades, ni programas de descentralización, y lo que más duele: no existen programas de salud pública.

Existe, si, una deuda que crece sin par y sin medida. La deuda del aeropuerto mencionada, que no existiría por ser un proyecto concebido por la iniciativa privada no representa más que una quinta parte del endeudamiento desbocado de esta transición. Del resto ha dado cuenta Pemex y los proyectos innecesarios de Dos Bocas, Santa Lucía y el Tren Maya. No olvidemos los casi 60 000 millones mensuales en los llamados proyectos asistenciales, que precisan de un ritmo constante porque en ellos está cifrada la compra de voluntades y la permanencia de este movimiento llamado MORENA.

Dos años de fórmula presupuestal dentro de un Congreso que no hace más allá de cumplir con el ordenamiento constitucional y llevar a la práctica un desorden en el derroche que acomoda la improvisación de inicio de esta transición. Los eufemismos de combate al huachicol, por carecer de gasolina, las quemas de pastizales para disfrazar la inoperancia de una CFE rebasada, los apagones por la ausencia de gas natural programado, ya desvelan incompetencia y cubren las excusas de una administración superada en sus fórmulas de inicio con símbolos que cautivaron a unos cuantos en esa austeridad reñida con la realidad de la familia del presidente y allegados al poder.

El dispendio ya está en boga, la corrupción a la vista de todos, la ineficacia gubernamental reflejada en el rezago del producto, la inoperancia del gobierno y su capacidad de maniobra anulada. Se instala un compás de espera, un compás a favor de la sociedad que rechaza esta antagónica manera de contemplar la ruptura de una forma de vida, de su economía y de su tranquilidad. No puede acabarse en dos años que nunca fueron de acomodo, que nunca lo fueron de cambio, que jamás lo serán capítulo de historia de reconocimiento y acervo.

Las redes están tendidas para la corrección de rumbo, para la rectificación y rescate del daño impuesto por una transición que no adapta su pensamiento al futuro que nos corresponde como nación y como sociedad de principios. No podemos consentir en la imposición de formas ajenas al progreso, de formas que no conllevan la convivencia en el concierto de las naciones, en la pluralidad y en la globalidad ya inserta y aceptada en nuestro medio.

Finalmente, debemos responder con orden al derroche de lo nuestro, debemos respaldar la disciplina de una Carta Magna que nos ampara como nación y debemos hacer respetar la rendición de cuentas. No podemos ni debemos tolerar el dinero suelto en manos irresponsables, en el manejo que obedece al capricho; el endeudamiento de esta transición ya compromete el 53% del producto de nuestra nación. El dinero debe responder a programas y congruencia de avance de nación; no es botín de una transformación que no transforma.

Comentarios
object(WP_Query)#17657 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(16) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(61866) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "31-12-2021" ["before"]=> string(10) "28-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(16) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(61866) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "31-12-2021" ["before"]=> string(10) "28-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(19) "economia-y-negocios" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17656 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(16) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(16) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17663 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17664 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "31-12-2021" ["before"]=> string(10) "28-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-12-31 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-01-28 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (61866) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (16) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17653 (24) { ["ID"]=> int(74899) ["post_author"]=> string(2) "58" ["post_date"]=> string(19) "2022-01-25 13:13:33" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-01-25 18:13:33" ["post_content"]=> string(6275) "Hace algunos días el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) publicó el informe denominado “Confianza:1 la clave de la cohesión social y el crecimiento en América Latina y el Caribe”. Por medio de esta publicación se pretende introducir en la discusión pública la importancia de la confianza en una sociedad, mostrar cómo afecta al crecimiento económico y qué pueden hacer los gobiernos para fomentarla. Según el informe, el nivel de confianza en América Latina y el Caribe es el más bajo a nivel mundial, pues solo 1 de cada 10 personas cree que se puede confiar en los demás (BID, 2022, p. 3)2. Pero, ¿qué pasa cuando hay desconfianza? De manera general, el BID sostiene que “cuando la confianza está ausente en la sociedad (...) la política es inestable, la calidad de las políticas públicas se deteriora, el crecimiento económico se desacelera, y la equidad social y el bienestar individual disminuyen” (BID, 2022, p.1). De manera específica, dentro de este informe se señala que la existencia de desconfianza en una sociedad distorsiona la actividad económica a través de tres vías. La primera a partir de la relación entre gobierno y empresas: para promover la actividad económica, los gobiernos utilizan un conjunto de políticas. Si las empresas desconfían del gobierno, tienen menos probabilidades de responder a las condiciones favorables que esas políticas puedan crear. En segundo lugar, se encuentra la desconfianza de los ciudadanos hacia las empresas y el gobierno. Cuando los ciudadanos desconfían del gobierno y las empresas, le exigen al primero una regulación excesiva hacia las firmas cuando tratan de innovar, ampliarse y crecer. Y por último, la tercera vía se relaciona con la forma en la que las empresas se organizan internamente y hacen negocios unas con otras. Dentro de las empresas familiares, la desconfianza limita la toma de decisiones. Entre las empresas, la desconfianza aumenta los costos de las transacciones, favorece a las empresas más maduras y crea barreras para la entrada de empresas nuevas y tal vez más eficientes.  En cuanto a las causas, existen ciertos elementos que pueden detonar la desconfianza en los países. Por un lado, la falta de rendición de cuentas y las asimetrías de información, esto debido a que “las personas tienen más probabilidades de actuar de manera oportunista —de manera no confiable—” cuando no están obligados a rendir cuentas” (BID, 2022, p.2).  Asimismo, la falta de castigo es otro elemento que genera desconfianza, “cuando las personas creen que los otros no pagarán un precio por llevar a cabo conductas oportunistas, es más probable que consideren que los demás no son confiables” (BID, 2022, p.16). Ahora que ya sabemos que la desconfianza tiene un costo, ¿qué pueden hacer los gobiernos para fomentarla? El BID señala 3 recomendaciones:   1) “combatir las asimetrías de poder que disminuyen la confianza en los sectores público y privado (...) (BID, 2022, p. 19);  2) Reducir las asimetrías de información “al requerir a los organismos del sector público que comuniquen cuidadosamente las decisiones que toman, y que asuman la responsabilidad por esas decisiones y sus consecuencias” (BID, 2022, p. 20); y 3) el BID recomienda a los países integrar las preocupaciones acerca de la confianza y el civismo en sus iniciativas para abordar los grandes desafíos de la región. Esto significa, enfrentar los desafíos sociales y económicos con reformas que construyan confianza, como la transformación digital de la administración de la política fiscal, una gestión uniforme de las políticas fiscal y regulatoria, y la creación de nuevas instituciones (BID, 2022, p.21) Fomentar la confianza no es tarea fácil. Se requiere de una agenda integral de reformas; sin embargo, los problemas económicos en América Latina nos obligan a voltear a ver la falta de confianza como una posible causa del bajo crecimiento, y por lo tanto, como una variable que debe ser atendida. Fuentes:  -Banco Interamericano de Desarrollo (2022) “Confianza: la clave de la cohesión social y el crecimiento en América Latina y el Caribe” https://publications.iadb.org/es/confianza-la-clave-de-la-cohesion-social-y-el-crecimiento-en-america-latina-y-el-caribe-resumen    -INEGI (2020), Encuesta Nacional de Cultura Cívica (ENCUCI) https://www.inegi.org.mx/contenidos/programas/encuci/2020/doc/ENCUCI_2020_Presentacion_Ejecutiva.pdf  1 Dentro de este informe la confianza se define como la fe en los demás: en su honestidad, fiabilidad y buena voluntad y puede ser entendida como la creencia de que otros no actuarán de manera oportunista, no harán promesas que no puedan cumplir y no renegarán de las promesas que sí pueden cumplir (BID, 2022, p. 1)  2 Para el caso mexicano los datos de la Encuesta Nacional de Cultura Cívica del INEGI (2020) señalan que solo 2 de cada 10 personas consideran que se puede tener alto grado de confianza en la mayoría de las personas y para el caso de servidores públicos este dato baja a 1 de cada 10.   " ["post_title"]=> string(83) "¿Por qué los niveles de confianza son importantes para el crecimiento económico?" ["post_excerpt"]=> string(85) "El nivel de confianza en América Latina y el Caribe es el más bajo a nivel mundial." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(78) "por-que-los-niveles-de-confianza-son-importantes-para-el-crecimiento-economico" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-01-25 13:13:33" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-01-25 18:13:33" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=74899" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17622 (24) { ["ID"]=> int(74200) ["post_author"]=> string(3) "104" ["post_date"]=> string(19) "2022-01-04 11:12:43" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-01-04 16:12:43" ["post_content"]=> string(7067) "A mediados de octubre de 2021, el CEO Mark Zuckerberg presentó a Meta, una nueva marca de su empresa que reúne a nuestras más importantes aplicaciones y tecnologías (FaceBook, WhatsApp, Instagram, Messenger y Oculus).  El enfoque de Meta será dar vida al METAVERSO y ayudar a las personas a conectarse, encontrar comunidades de acuerdo con sus gustos y preferencias y hacer crecer los negocios de todos. El hecho es que el comercio electrónico en la nube conocido como B2C (Servicios para Clientes Consumiendo) en los últimos dos años de pandemia ha crecido a un ritmo acelerado y ha anticipado y motivado la entrada de nuevos jugadores inesperados al METAVERSO, desde tiendas de autoservicio, empresas automotrices, de consumo en general, de la industria de contenidos y medios, así como los sistemas bancarios y financieros, entre otros.  En México no nos quedaremos en el rezago tecnológico, al menos en la teoría del 2022.  “Metaverso es, el mundo virtual (información en servidores de cómputo en la nube) en donde estamos representados por 1 un avatar, 2 una cripto-cifra o un número cifrado de cuenta bancaria que contiene nuestros biométricos y datos generales asociados (esencialmente huellas digitales y retina). Este metadato (cripto-cuenta digital) se usa para darnos una “personalidad digital” que nos representa legalmente y económicamente para realizar transacciones de compra y venta, así como para recibir beneficios como servicios o pagos (para usted, apreciable lector, una primera definición del concepto METAVERSO). El 29 de diciembre de 2021 el Gobierno de México lanzó un anuncio oficial en donde confirma la intención de crear una MDBC (moneda digital por un banco central). Una herramienta “fundamental” para navegar en el METAVERSO es el sistema de pago digital.  Aunque las criptomonedas han querido ser el medio desde hace al menos 10 años para realizar transacciones en la nube, por su complejidad, volatilidad y falta de seguridad no se han podido posicionar o consolidar en el gusto de los consumidores en lo general.  Han sido los servicios bancarizados los que han invertido con ganas en los nuevos medios de pago digitales permitiendo que ahora podamos transaccionar sin el uso físico de dinero, un cheque o de una tarjeta de débito o crédito. En 2024 México abrirá la posibilidad para todos de comprar pesos digitales y mandar dinero en la nube o pagar en los comercios establecidos con solamente la huella digital, un chip NFC o un teléfono inteligente(smartphone) o computadora. Este salto tecnológico del uso del METAVERSO como sistema de pagos, nos cambiará la vida a todos y solo para ejemplificar: “tan importante como el invento de la rueda...” En tan solo ocho años no será necesario portar dinero o un medio físico para comprar, mandar, transferir, ordenar, firmar, enviar, recibir: dinero, contratos, servicios o productos.  Habremos dado como sociedad un salto cuántico en confianza y uso del dinero equivalente, del trueque o el pago en especie, al papel moneda sin respaldo del oro o plata; algo así como 400 años de evolución en el sistema de pagos mundial en tan solo 10 años. En el metaverso suceden muchas cosas muy interesantes en cuanto a los insumos, servicios y productos y una vez que se zanjen los asuntos del robo de identidad y de la ciberseguridad y que la criptocuenta digital sea obligatoria, estaremos listos para recibir con costo y pago seguro desde la nube: 
  1. trámites legales y comerciales en tiempo real las 24 horas;
  2. envío y recepción de Contenidos Inmediatos;
  3. productos Financieros como Cuentas de Banco;
  4. compra y Envío de Servicios (Automóvil, Electrodomésticos, 4Play);
  5. autoservicio, Comercio y Abasto de Alimentos;
  6. pago de Reservaciones y eventos; 
  7. pago y Envío de Terceros e Impuestos;
  8. sistema de Jubilación y Ahorro Digital.
Probablemente usted, amable lector, observará y me dirá que muchos de estos beneficios ya se hacen parcialmente en la actualidad y que no hay nada de nuevo en ello, pero ahí le va, lo nuevo será el PESO DIGITAL (MXD), es decir, la MDBC o moneda digital del banco central en proceso de lanzamiento.  Este nuevo peso digital es un acierto macroeconómico, en lo bueno sin dudarlo, porque se contempla como un sistema alterno al patrón de moneda que actualmente custodia el mismo Banco de México y a diferencia de las criptomonedas como el ethereum o bitcoin hay un garante que respalda la integridad del valor de la moneda digital.  En lo menos bueno o negativos el peso digital: MXD, nace de inicio como un gemelo siamés del peso físico (MXN), por lo que todo lo que le pase a nuestro pesito circulante afectará a nuestros pesitos en el gustado metaverso.  Así que hay que echarle ganas de todas formas a las mismas cosas: menos inflación, tipo de cambio estable y crecimiento económico o del PIB. “Haiga sido como haiga sido” será un acierto del BANXICO el lanzamiento de la MDBC o pesito en la nube. Una cuenta digital en el metaverso que todos podremos abrir con el Banco Central con nuestros datos generales y biométricos que garantizan la transaccionalidad en el sistema de pagos, nacional e internacional, con seguridad de la personalidad y con regulación y capacidad de custodia privadísima; y, con efecto inmediato en términos de fiscalización.  No puede ser mejor noticia en este momento que nuestro país necesita ahorro y oxígeno económico, aunque sea en las nubes. (Continuaremos conversando con usted de este interesante tema en breve)  ¡Salud y Prosperidad en el 2022!" ["post_title"]=> string(43) "Págame mi lana… ¿en el “Metaverso”?" ["post_excerpt"]=> string(184) "En tan solo ocho años no será necesario portar dinero o un medio físico para comprar, mandar, transferir, ordenar, firmar, enviar, recibir: dinero, contratos, servicios o productos." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(30) "pagame-mi-lana-en-el-metaverso" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-01-04 11:15:00" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-01-04 16:15:00" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=74200" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17653 (24) { ["ID"]=> int(74899) ["post_author"]=> string(2) "58" ["post_date"]=> string(19) "2022-01-25 13:13:33" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-01-25 18:13:33" ["post_content"]=> string(6275) "Hace algunos días el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) publicó el informe denominado “Confianza:1 la clave de la cohesión social y el crecimiento en América Latina y el Caribe”. Por medio de esta publicación se pretende introducir en la discusión pública la importancia de la confianza en una sociedad, mostrar cómo afecta al crecimiento económico y qué pueden hacer los gobiernos para fomentarla. Según el informe, el nivel de confianza en América Latina y el Caribe es el más bajo a nivel mundial, pues solo 1 de cada 10 personas cree que se puede confiar en los demás (BID, 2022, p. 3)2. Pero, ¿qué pasa cuando hay desconfianza? De manera general, el BID sostiene que “cuando la confianza está ausente en la sociedad (...) la política es inestable, la calidad de las políticas públicas se deteriora, el crecimiento económico se desacelera, y la equidad social y el bienestar individual disminuyen” (BID, 2022, p.1). De manera específica, dentro de este informe se señala que la existencia de desconfianza en una sociedad distorsiona la actividad económica a través de tres vías. La primera a partir de la relación entre gobierno y empresas: para promover la actividad económica, los gobiernos utilizan un conjunto de políticas. Si las empresas desconfían del gobierno, tienen menos probabilidades de responder a las condiciones favorables que esas políticas puedan crear. En segundo lugar, se encuentra la desconfianza de los ciudadanos hacia las empresas y el gobierno. Cuando los ciudadanos desconfían del gobierno y las empresas, le exigen al primero una regulación excesiva hacia las firmas cuando tratan de innovar, ampliarse y crecer. Y por último, la tercera vía se relaciona con la forma en la que las empresas se organizan internamente y hacen negocios unas con otras. Dentro de las empresas familiares, la desconfianza limita la toma de decisiones. Entre las empresas, la desconfianza aumenta los costos de las transacciones, favorece a las empresas más maduras y crea barreras para la entrada de empresas nuevas y tal vez más eficientes.  En cuanto a las causas, existen ciertos elementos que pueden detonar la desconfianza en los países. Por un lado, la falta de rendición de cuentas y las asimetrías de información, esto debido a que “las personas tienen más probabilidades de actuar de manera oportunista —de manera no confiable—” cuando no están obligados a rendir cuentas” (BID, 2022, p.2).  Asimismo, la falta de castigo es otro elemento que genera desconfianza, “cuando las personas creen que los otros no pagarán un precio por llevar a cabo conductas oportunistas, es más probable que consideren que los demás no son confiables” (BID, 2022, p.16). Ahora que ya sabemos que la desconfianza tiene un costo, ¿qué pueden hacer los gobiernos para fomentarla? El BID señala 3 recomendaciones:   1) “combatir las asimetrías de poder que disminuyen la confianza en los sectores público y privado (...) (BID, 2022, p. 19);  2) Reducir las asimetrías de información “al requerir a los organismos del sector público que comuniquen cuidadosamente las decisiones que toman, y que asuman la responsabilidad por esas decisiones y sus consecuencias” (BID, 2022, p. 20); y 3) el BID recomienda a los países integrar las preocupaciones acerca de la confianza y el civismo en sus iniciativas para abordar los grandes desafíos de la región. Esto significa, enfrentar los desafíos sociales y económicos con reformas que construyan confianza, como la transformación digital de la administración de la política fiscal, una gestión uniforme de las políticas fiscal y regulatoria, y la creación de nuevas instituciones (BID, 2022, p.21) Fomentar la confianza no es tarea fácil. Se requiere de una agenda integral de reformas; sin embargo, los problemas económicos en América Latina nos obligan a voltear a ver la falta de confianza como una posible causa del bajo crecimiento, y por lo tanto, como una variable que debe ser atendida. Fuentes:  -Banco Interamericano de Desarrollo (2022) “Confianza: la clave de la cohesión social y el crecimiento en América Latina y el Caribe” https://publications.iadb.org/es/confianza-la-clave-de-la-cohesion-social-y-el-crecimiento-en-america-latina-y-el-caribe-resumen    -INEGI (2020), Encuesta Nacional de Cultura Cívica (ENCUCI) https://www.inegi.org.mx/contenidos/programas/encuci/2020/doc/ENCUCI_2020_Presentacion_Ejecutiva.pdf  1 Dentro de este informe la confianza se define como la fe en los demás: en su honestidad, fiabilidad y buena voluntad y puede ser entendida como la creencia de que otros no actuarán de manera oportunista, no harán promesas que no puedan cumplir y no renegarán de las promesas que sí pueden cumplir (BID, 2022, p. 1)  2 Para el caso mexicano los datos de la Encuesta Nacional de Cultura Cívica del INEGI (2020) señalan que solo 2 de cada 10 personas consideran que se puede tener alto grado de confianza en la mayoría de las personas y para el caso de servidores públicos este dato baja a 1 de cada 10.   " ["post_title"]=> string(83) "¿Por qué los niveles de confianza son importantes para el crecimiento económico?" ["post_excerpt"]=> string(85) "El nivel de confianza en América Latina y el Caribe es el más bajo a nivel mundial." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(78) "por-que-los-niveles-de-confianza-son-importantes-para-el-crecimiento-economico" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-01-25 13:13:33" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-01-25 18:13:33" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=74899" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(21) ["max_num_pages"]=> float(11) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "8e12887a484da8bc4f1af3a174bba08c" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

¿Por qué los niveles de confianza son importantes para el crecimiento económico?

El nivel de confianza en América Latina y el Caribe es el más bajo a nivel mundial.

enero 25, 2022

Págame mi lana… ¿en el “Metaverso”?

En tan solo ocho años no será necesario portar dinero o un medio físico para comprar, mandar, transferir, ordenar, firmar, enviar, recibir:...

enero 4, 2022




Más de categoría
HSBC, el banco que se fortalece en México

HSBC, el banco que se fortalece en México

El pasado 20 de enero de 2022, HSBC anunció que se integraban nuevos consejeros independientes a sus Consejos de...

enero 26, 2022
EL AMOR CUESTA CARO

EL AMOR CUESTA CARO

La financiación pública deberá crecer casi al doble para catalizar la financiación privada y garantizar el desarrollo justo e...

enero 26, 2022

¿Por qué los niveles de confianza son importantes para el crecimiento económico?

El nivel de confianza en América Latina y el Caribe es el más bajo a nivel mundial.

enero 25, 2022
Dependencia sin riqueza

Dependencia sin riqueza

A continuación Manuel Torres Rivera explica la relación entre el populismo y el manejo de los recursos públicos en...

enero 24, 2022