De cómo la pandemia modificó el tipo de trabajo al que aspiramos

Sin duda alguna, la pandemia vino a cambiar paradigmas. Las actividades laborales han sido unas de las más afectadas.

30 de noviembre, 2021 De cómo la pandemia modificó el tipo de trabajo al que aspiramos

Durante décadas, para muchas personas, por lo menos en la CDMX, el tener un empleo generaba una serie de responsabilidades que implicaban cuestiones adicionales al trabajo en sí mismo, como la necesidad de trasladarse, lo que para muchos significaba una cantidad importante de tiempo y recursos a diario. Décadas atrás, el empleo y el hogar eran temas que se manejaban completamente por separado. Esta situación persistió durante mucho tiempo sin que existiera un cuestionamiento mayúsculo.

Ahora bien, no obstante que para millones de personas aquella concepción tradicional del empleo sigue vigente, la pandemia por COVID 19 ha cambiado el formato de muchos de esos empleos tradicionales que eran presenciales. Adicionalmente, las personas han comenzado a exigir un balance entre el empleo y el trabajo distinto. 

Anthony Klotz, profesor de Administración en la Universidad Texas A&M, asegura que “todos fuimos capaces de dar un paso atrás el año pasado, pudimos destinar más tiempo haciendo otras cosas, y también pudimos preguntarnos acerca de cuál es el valor de lo que estamos haciendo en el trabajo. Esto ha llevado a que muchas personas consideren necesario un cambio en sus vidas1. En este marco, la pandemia de COVID 19 cambió las preferencias de los empleados acerca de lo que buscan en un empleo.

En Estados Unidos, este cambio en la concepción tradicional del empleo está repercutiendo en que millones de personas estén renunciando a sus empleos en busca de nuevas oportunidades, esquemas de trabajo en casa y con horarios flexibles, o con algunas otras características que un empleo tradicional no contemplaba. En este marco, se reportó que “el pasado mes de agosto 4.3 millones de estadounidenses dejaron sus empleos”2

Este fenómeno se ha denominado “la Gran Renuncia” (the Great Resignation) y ha comenzado a abrir un debate a nivel internacional y también en México. La pregunta es si este fenómeno podría reproducirse en nuestro país de una forma similar como se está observando en Estados Unidos. Al respecto Lyz Escalante (experta en desarrollo organizacional) ha señalado que en México pasaríamos más bien “de la gran renuncia a la gran resignación laboral”3, pues millones no están en posibilidad de renunciar. Esto se debe a que “en la mayoría de las familias mexicanas sólo 1 o 2 de los miembros son económicamente activos y no tienen seguro de desempleo; nuestra composición económica nacional evita una salida masiva de colaboradores de sus trabajos como en Estados Unidos”4

En todo caso, más que una gran renuncia como tal, lo que es muy posible que se observe en México en los próximos años es un cambio paulatino en la cultura laboral de millones de personas, quienes seguramente desearán tener un empleo que les permita trabajar desde casa y con horarios flexibles, o bien empleos con esquemas híbridos.

Pero una cosa es segura: la gran renuncia es una realidad a nivel internacional. “Una encuesta global de Microsoft a más de 30 000 trabajadores mostró que el 41% de los trabajadores estaba considerando renunciar o cambiar su profesión este año.

De acuerdo con estas encuestas, hay muchas razones por las cuales las personas están buscando un cambio, lo que es cierto es que el regreso presencial a las oficinas (pérdida del home office) , los horarios, las relaciones tóxicas con los compañeros de trabajo o el jefe directo, lo ha acelerado.5 Para algunos trabajadores, la pandemia precipitó un cambio en sus prioridades, animándolos a perseguir ‘el empleo de sus sueños’, o transitar a convertirse en un padre/madre en casa. Pero para muchos, muchos otros, la decisión de dejar su empleo vino como resultado de la forma en que su empleador los trató durante la pandemia6.

Definitivamente, las condiciones imperantes de cada país marcarán la pauta de los nuevos estereotipos de empleo post-pandemia, pero lo que es claro es que el cambio en la concepción tradicional que se tenía del empleo llegó para quedarse y parece poco probable que pasada la pandemia se desate una euforia por regresar a los esquemas tradicionales de empleo con largas horas invertidas en tiempos de traslado, lejos de casa y de la familia.        

 1CNBC. The Great Resignation: Why millions of workers are quitting. Shawn Baldwin. Disponible en: https://www.cnbc.com/2021/10/19/the-great-resignation-why-people-are-quitting-their-jobs.html

 2ibid. CNBC

 3El Economista. De la gran renuncia a la gran resignación laboral en México, el caso de México. Lyz Escalante. Disponible en: https://www.eleconomista.com.mx/capitalhumano/De-la-gran-renuncia-a-la-gran-resignacion-laboral-el-caso-de-Mexico-20211117-0078.html

 4Ibid. El Economista.

 5Ibid. El Economista.

 6Ibid. BBC.

 

Comentarios
object(WP_Query)#17654 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(16) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(73054) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "29-12-2021" ["before"]=> string(10) "26-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(16) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(73054) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "29-12-2021" ["before"]=> string(10) "26-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(19) "economia-y-negocios" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17653 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(16) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(16) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17660 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17663 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "29-12-2021" ["before"]=> string(10) "26-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-12-29 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-01-26 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (73054) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (16) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17650 (24) { ["ID"]=> int(74899) ["post_author"]=> string(2) "58" ["post_date"]=> string(19) "2022-01-25 13:13:33" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-01-25 18:13:33" ["post_content"]=> string(6275) "Hace algunos días el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) publicó el informe denominado “Confianza:1 la clave de la cohesión social y el crecimiento en América Latina y el Caribe”. Por medio de esta publicación se pretende introducir en la discusión pública la importancia de la confianza en una sociedad, mostrar cómo afecta al crecimiento económico y qué pueden hacer los gobiernos para fomentarla. Según el informe, el nivel de confianza en América Latina y el Caribe es el más bajo a nivel mundial, pues solo 1 de cada 10 personas cree que se puede confiar en los demás (BID, 2022, p. 3)2. Pero, ¿qué pasa cuando hay desconfianza? De manera general, el BID sostiene que “cuando la confianza está ausente en la sociedad (...) la política es inestable, la calidad de las políticas públicas se deteriora, el crecimiento económico se desacelera, y la equidad social y el bienestar individual disminuyen” (BID, 2022, p.1). De manera específica, dentro de este informe se señala que la existencia de desconfianza en una sociedad distorsiona la actividad económica a través de tres vías. La primera a partir de la relación entre gobierno y empresas: para promover la actividad económica, los gobiernos utilizan un conjunto de políticas. Si las empresas desconfían del gobierno, tienen menos probabilidades de responder a las condiciones favorables que esas políticas puedan crear. En segundo lugar, se encuentra la desconfianza de los ciudadanos hacia las empresas y el gobierno. Cuando los ciudadanos desconfían del gobierno y las empresas, le exigen al primero una regulación excesiva hacia las firmas cuando tratan de innovar, ampliarse y crecer. Y por último, la tercera vía se relaciona con la forma en la que las empresas se organizan internamente y hacen negocios unas con otras. Dentro de las empresas familiares, la desconfianza limita la toma de decisiones. Entre las empresas, la desconfianza aumenta los costos de las transacciones, favorece a las empresas más maduras y crea barreras para la entrada de empresas nuevas y tal vez más eficientes.  En cuanto a las causas, existen ciertos elementos que pueden detonar la desconfianza en los países. Por un lado, la falta de rendición de cuentas y las asimetrías de información, esto debido a que “las personas tienen más probabilidades de actuar de manera oportunista —de manera no confiable—” cuando no están obligados a rendir cuentas” (BID, 2022, p.2).  Asimismo, la falta de castigo es otro elemento que genera desconfianza, “cuando las personas creen que los otros no pagarán un precio por llevar a cabo conductas oportunistas, es más probable que consideren que los demás no son confiables” (BID, 2022, p.16). Ahora que ya sabemos que la desconfianza tiene un costo, ¿qué pueden hacer los gobiernos para fomentarla? El BID señala 3 recomendaciones:   1) “combatir las asimetrías de poder que disminuyen la confianza en los sectores público y privado (...) (BID, 2022, p. 19);  2) Reducir las asimetrías de información “al requerir a los organismos del sector público que comuniquen cuidadosamente las decisiones que toman, y que asuman la responsabilidad por esas decisiones y sus consecuencias” (BID, 2022, p. 20); y 3) el BID recomienda a los países integrar las preocupaciones acerca de la confianza y el civismo en sus iniciativas para abordar los grandes desafíos de la región. Esto significa, enfrentar los desafíos sociales y económicos con reformas que construyan confianza, como la transformación digital de la administración de la política fiscal, una gestión uniforme de las políticas fiscal y regulatoria, y la creación de nuevas instituciones (BID, 2022, p.21) Fomentar la confianza no es tarea fácil. Se requiere de una agenda integral de reformas; sin embargo, los problemas económicos en América Latina nos obligan a voltear a ver la falta de confianza como una posible causa del bajo crecimiento, y por lo tanto, como una variable que debe ser atendida. Fuentes:  -Banco Interamericano de Desarrollo (2022) “Confianza: la clave de la cohesión social y el crecimiento en América Latina y el Caribe” https://publications.iadb.org/es/confianza-la-clave-de-la-cohesion-social-y-el-crecimiento-en-america-latina-y-el-caribe-resumen    -INEGI (2020), Encuesta Nacional de Cultura Cívica (ENCUCI) https://www.inegi.org.mx/contenidos/programas/encuci/2020/doc/ENCUCI_2020_Presentacion_Ejecutiva.pdf  1 Dentro de este informe la confianza se define como la fe en los demás: en su honestidad, fiabilidad y buena voluntad y puede ser entendida como la creencia de que otros no actuarán de manera oportunista, no harán promesas que no puedan cumplir y no renegarán de las promesas que sí pueden cumplir (BID, 2022, p. 1)  2 Para el caso mexicano los datos de la Encuesta Nacional de Cultura Cívica del INEGI (2020) señalan que solo 2 de cada 10 personas consideran que se puede tener alto grado de confianza en la mayoría de las personas y para el caso de servidores públicos este dato baja a 1 de cada 10.   " ["post_title"]=> string(83) "¿Por qué los niveles de confianza son importantes para el crecimiento económico?" ["post_excerpt"]=> string(85) "El nivel de confianza en América Latina y el Caribe es el más bajo a nivel mundial." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(78) "por-que-los-niveles-de-confianza-son-importantes-para-el-crecimiento-economico" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-01-25 13:13:33" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-01-25 18:13:33" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=74899" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17611 (24) { ["ID"]=> int(74842) ["post_author"]=> string(2) "12" ["post_date"]=> string(19) "2022-01-24 10:33:00" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-01-24 15:33:00" ["post_content"]=> string(6759) "Hasta ahora, la autollamada Cuarta Transformación, al menos en lo económico ha creado más pobreza. Se estima que en tres años de gestión la suma de pobres ha aumentado en al menos cuatro millones. Desde luego, existe un causal: la concentración de recursos y la decisión de un solo hombre sobre el destino de su reparto. En otro espacio se señaló que la fórmula populista siempre parte de cierta acumulación de riqueza, de cierto equilibrio en la economía, de otro modo jamás tendría un punto de partida. El populismo nace al revertir en forma simple un concepto equivocado de acumulación. El populismo confunde generación por acumulación y da por sentado que el efecto de acumular no sufrirá interrupciones.  Esta premisa ignora los efectos cambiantes de una economía y su dinamismo, de tal modo que si alguna riqueza existe, los inicios de la fórmula populista surten efecto en su planteamiento original. En una economía creciente, habrá pocos excedentes pero los hay siempre, como reservas y otras guardas de contingencia. El populismo echa mano de todo efecto de la pretendida acumulación para afianzar pertenencia y presencia en esa imagen distorsionada que disemina como “pueblo”, concepto incluyente al tiempo de crear una adhesión perversa en lenguaje, en mensaje de redención de un nacionalismo capturado por élites explotadoras y controladoras. El despertar populista casi siempre funciona en el planteamiento de inicio, en la supuesta defensa de las mayorías y naturalmente capta adhesión en la dispersión del recurso público. La línea que podría dibujarse entre la captación y la dispersión es totalmente ajena a la ciudadanía atrapada en la dádiva. Como toda premisa económica que involucra recursos, sea de plena ortodoxia o no, la dispersión como ejercicio de pretensión de redención significado en ingreso, reúne un efecto multiplicador. El supuesto efecto en las masas es la adhesión a un régimen como fórmula de poder.  Si el poder reparte, es poder y pasa del sustantivo al verbo. Si la fórmula que pregona igualdad es igualitaria por entendimiento colectivo aun careciendo de razón, es válida para el recipiente. Si el recipiente es multiplicado, la fórmula también lo es. Como podemos inferir, arrancar una fórmula social basada en la riqueza no requiere de gran ciencia, requiere de discurso. Desde luego, la apuesta social descansa en las fórmulas de producción que en la precaria lógica del socialismo seguirán aportando bienes y servicios. Este es el punto decisivo y de quiebre de la fórmula popular. La concentración de decisiones de un gobierno anula de origen toda fórmula de expansión. El problema es la contraposición de poder como sustancia y poder como fórmula creadora. La apuesta que se menciona, eso es, apuesta. Desafortunadamente las apuestas no forman parte del escenario económico y no sientan bases de permanencia y futuro. La teoría económica descansa en preceptos, descansa en ocurrencias predecibles y las más de las veces moldeables. Una muestra de ello es la aceptación universal de la teoría del Valor Actual y la teoría de la Eficiencia de Mercados. Retar a la economía no es retar al capital como una atribución de privilegio como pretende ilustrar el populismo, como tampoco el reto simple de la fórmula social es la condena a la acumulación que siempre obedeció a un inicio en el riesgo, en el talento creador y en el empuje individual hasta hacerlo colectivo en la satisfacción de un producto o un servicio de excelencia y en estricta competencia con otros participantes con ideas similares y oferentes de lo mismo.  Esas reglas de participación activa las ignora el populista, porque son reglas que diseminan ambición individual, aspiración de mejora y segregación de una masa uniforme de pensamiento inducido desde un poder cautivo. El populismo asume conciencia colectiva y pregona idealismos congregantes para restar ideas sobresalientes. Si esta premisa es válida en su precario haber de oportunidades, entonces la pobreza debe validarse en aras de mantener un pueblo uniforme. Es entonces cuando la fórmula se explica en su acción devastadora de riqueza para nunca volver a conformarla de la misma manera que se creó. Es entonces la explicación de la pobreza intencionada de origen y como praxis de política pública. La pobreza se induce para crear dependencia.  El presidente en turno, en el caso de México, desde el inicio de su transición en el poder destacaba que los negocios públicos estarían siempre por encima de los privados; nótese que jamás hizo referencia a asuntos públicos, dando por sentado que los dineros serían manejados por su gobierno. Esta referencia es clara en cuanto a la concepción que ha tenido y tiene de gobernar; desde luego hemos vivido todo tipo de desdén e insulto al ambiente privado en materia de inversión. No ignorábamos su pretensión de autosuficiencia en el renglón petrolero y el energético, lo que ignorábamos era que el destino a la inversión productiva se desviaría a tres caprichos monumentales y absurdos.  Si lo anterior brinda claridad en lo referente a negocios públicos, la alusión del presidente, entonces podemos ampliar nuestro horizonte de interpretación del pensamiento de un hombre que contempla un país en una retrospectiva anclada en un despegue de nación y no en su evolución. Esa es la confrontación que vivimos. El Estado fuerte que menciona el presidente no tiene cabida en la apertura en la que desde hace décadas cohabitamos. El tamaño de la economía se dimensionaba en márgenes o cuotas de participación y el presidente todo lo concibe como absoluto. Lo único que ha logrado es una cadena de dependencias con un vicio de origen: un recurso finito.    Las arcas del año 2018, hemos mencionado en este espacio, no son las mismas en el inicio del 2022. Esta transición tiene un gran pendiente con la nación, crear riqueza. Se menciona en forma simple, para acompasar las fórmulas que emplea, simples y para demostrar que todas sin excepción, son fallidas en su concepción, en su carente estructura y en su propagación. Seguirá la dependencia en esa cadena interminable como ciclo perverso: deuda, inflación, derroche, carencias, deuda, inflación, derroche, carencias...el camino de una transformación ilusoria.   " ["post_title"]=> string(23) "Dependencia sin riqueza" ["post_excerpt"]=> string(139) "A continuación Manuel Torres Rivera explica la relación entre el populismo y el manejo de los recursos públicos en el caso de México. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(23) "dependencia-sin-riqueza" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-01-24 10:33:00" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-01-24 15:33:00" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=74842" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17650 (24) { ["ID"]=> int(74899) ["post_author"]=> string(2) "58" ["post_date"]=> string(19) "2022-01-25 13:13:33" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-01-25 18:13:33" ["post_content"]=> string(6275) "Hace algunos días el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) publicó el informe denominado “Confianza:1 la clave de la cohesión social y el crecimiento en América Latina y el Caribe”. Por medio de esta publicación se pretende introducir en la discusión pública la importancia de la confianza en una sociedad, mostrar cómo afecta al crecimiento económico y qué pueden hacer los gobiernos para fomentarla. Según el informe, el nivel de confianza en América Latina y el Caribe es el más bajo a nivel mundial, pues solo 1 de cada 10 personas cree que se puede confiar en los demás (BID, 2022, p. 3)2. Pero, ¿qué pasa cuando hay desconfianza? De manera general, el BID sostiene que “cuando la confianza está ausente en la sociedad (...) la política es inestable, la calidad de las políticas públicas se deteriora, el crecimiento económico se desacelera, y la equidad social y el bienestar individual disminuyen” (BID, 2022, p.1). De manera específica, dentro de este informe se señala que la existencia de desconfianza en una sociedad distorsiona la actividad económica a través de tres vías. La primera a partir de la relación entre gobierno y empresas: para promover la actividad económica, los gobiernos utilizan un conjunto de políticas. Si las empresas desconfían del gobierno, tienen menos probabilidades de responder a las condiciones favorables que esas políticas puedan crear. En segundo lugar, se encuentra la desconfianza de los ciudadanos hacia las empresas y el gobierno. Cuando los ciudadanos desconfían del gobierno y las empresas, le exigen al primero una regulación excesiva hacia las firmas cuando tratan de innovar, ampliarse y crecer. Y por último, la tercera vía se relaciona con la forma en la que las empresas se organizan internamente y hacen negocios unas con otras. Dentro de las empresas familiares, la desconfianza limita la toma de decisiones. Entre las empresas, la desconfianza aumenta los costos de las transacciones, favorece a las empresas más maduras y crea barreras para la entrada de empresas nuevas y tal vez más eficientes.  En cuanto a las causas, existen ciertos elementos que pueden detonar la desconfianza en los países. Por un lado, la falta de rendición de cuentas y las asimetrías de información, esto debido a que “las personas tienen más probabilidades de actuar de manera oportunista —de manera no confiable—” cuando no están obligados a rendir cuentas” (BID, 2022, p.2).  Asimismo, la falta de castigo es otro elemento que genera desconfianza, “cuando las personas creen que los otros no pagarán un precio por llevar a cabo conductas oportunistas, es más probable que consideren que los demás no son confiables” (BID, 2022, p.16). Ahora que ya sabemos que la desconfianza tiene un costo, ¿qué pueden hacer los gobiernos para fomentarla? El BID señala 3 recomendaciones:   1) “combatir las asimetrías de poder que disminuyen la confianza en los sectores público y privado (...) (BID, 2022, p. 19);  2) Reducir las asimetrías de información “al requerir a los organismos del sector público que comuniquen cuidadosamente las decisiones que toman, y que asuman la responsabilidad por esas decisiones y sus consecuencias” (BID, 2022, p. 20); y 3) el BID recomienda a los países integrar las preocupaciones acerca de la confianza y el civismo en sus iniciativas para abordar los grandes desafíos de la región. Esto significa, enfrentar los desafíos sociales y económicos con reformas que construyan confianza, como la transformación digital de la administración de la política fiscal, una gestión uniforme de las políticas fiscal y regulatoria, y la creación de nuevas instituciones (BID, 2022, p.21) Fomentar la confianza no es tarea fácil. Se requiere de una agenda integral de reformas; sin embargo, los problemas económicos en América Latina nos obligan a voltear a ver la falta de confianza como una posible causa del bajo crecimiento, y por lo tanto, como una variable que debe ser atendida. Fuentes:  -Banco Interamericano de Desarrollo (2022) “Confianza: la clave de la cohesión social y el crecimiento en América Latina y el Caribe” https://publications.iadb.org/es/confianza-la-clave-de-la-cohesion-social-y-el-crecimiento-en-america-latina-y-el-caribe-resumen    -INEGI (2020), Encuesta Nacional de Cultura Cívica (ENCUCI) https://www.inegi.org.mx/contenidos/programas/encuci/2020/doc/ENCUCI_2020_Presentacion_Ejecutiva.pdf  1 Dentro de este informe la confianza se define como la fe en los demás: en su honestidad, fiabilidad y buena voluntad y puede ser entendida como la creencia de que otros no actuarán de manera oportunista, no harán promesas que no puedan cumplir y no renegarán de las promesas que sí pueden cumplir (BID, 2022, p. 1)  2 Para el caso mexicano los datos de la Encuesta Nacional de Cultura Cívica del INEGI (2020) señalan que solo 2 de cada 10 personas consideran que se puede tener alto grado de confianza en la mayoría de las personas y para el caso de servidores públicos este dato baja a 1 de cada 10.   " ["post_title"]=> string(83) "¿Por qué los niveles de confianza son importantes para el crecimiento económico?" ["post_excerpt"]=> string(85) "El nivel de confianza en América Latina y el Caribe es el más bajo a nivel mundial." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(78) "por-que-los-niveles-de-confianza-son-importantes-para-el-crecimiento-economico" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-01-25 13:13:33" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-01-25 18:13:33" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=74899" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(19) ["max_num_pages"]=> float(10) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "1a722c2309f0454019acb25f482ad34e" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

¿Por qué los niveles de confianza son importantes para el crecimiento económico?

El nivel de confianza en América Latina y el Caribe es el más bajo a nivel mundial.

enero 25, 2022
Dependencia sin riqueza

Dependencia sin riqueza

A continuación Manuel Torres Rivera explica la relación entre el populismo y el manejo de los recursos públicos en el caso de...

enero 24, 2022




Más de categoría

¿Por qué los niveles de confianza son importantes para el crecimiento económico?

El nivel de confianza en América Latina y el Caribe es el más bajo a nivel mundial.

enero 25, 2022
Dependencia sin riqueza

Dependencia sin riqueza

A continuación Manuel Torres Rivera explica la relación entre el populismo y el manejo de los recursos públicos en...

enero 24, 2022

El comercio global podría ser un motor que termine por impulsar la economía mexicana en 2022

El comercio mundial está ya en los niveles vistos antes de la pandemia. México no es ajeno a esta...

enero 21, 2022

La apuesta de Citigroup en México por los clientes institucionales

Citigroup es líder global. Tiene aproximadamente 200 millones de cuentas de clientes y mantiene operaciones en más de 160...

enero 20, 2022