AJEDREZ MUNDIAL: MÉXICO NO JUEGA

El mundo empezará una segunda partida en la mesa de ajedrez con miras al próximo año, pues 2020 ya quedó en tablas. El destino de los países en su crecimiento económico estará dictaminado por la economía regional...

16 de noviembre, 2020

El mundo empezará una segunda partida en la mesa de ajedrez con miras al próximo año, pues 2020 ya quedó en tablas. El destino de los países en su crecimiento económico estará dictaminado por la economía regional y el intercambio entre continentes cercanos y admitirán alguno que otro que ayude en una relación de largo plazo.

El 15 de noviembre se movió la primera pieza por parte de la región de Asia y Oceanía, al firmar el acuerdo comercial de libre comercio entre 15 países de esta región (se espera que India se integre). El llamado “Asociación Económica Integral Regional” (RCEP) es un proyecto promovido principalmente por Pekín, que se negociaba desde 2012 y que no incluye a Estados Unidos. Los países que la integran son China, Japón, Corea del Sur, Australia y Nueva Zelanda; además de los diez países de la ASEAN (Indonesia, Tailandia, Singapur, Malasia, Filipinas, Vietnam, Myanmar, Camboya, Laos y Brunei). Si todo sale como el viceministro chino promete y la India se suma al pacto, la futura RCEP abarcará el 47% de la población mundial, o 3400 millones de personas, y el 32.2% del PIB mundial. También acaparará el 32.5% de la inversión global y el 29% del comercio del planeta. Solo falta esperar la posición de Rusia y el Medio Oriente que se mantendrán neutros, aguardando la mejor posición que puedan tener.

Estados Unidos está ausente tanto de RCEP como del Acuerdo Transpacífico (TPP) integrados por Australia, Brunei, Canadá, Chile, Japón, Malasia, México, Nueva Zelandia, Perú, Singapur y Vietnam, que llegó a liderar el expresidente Obama. Esta situación deja a la economía más grande del mundo fuera de dos grupos comerciales que abarcan la región de más rápido crecimiento en el mundo.

Ante esta movida inicial, países de la comunidad europea están presionando al país de las barras y las estrellas, como dijo el este lunes 16 de noviembre, el ministro de Economía alemán, Peter Altmaier: “Espero desde el fondo de mi corazón que la nueva administración estadounidense nos ayude a lograr un consenso en la relación comercial entre Estados Unidos y la Unión Europea”. Alemania espera que las barreras comerciales entre Estados Unidos y Europa se levanten una vez que la nueva administración del presidente electo, Joe Biden, asuma el cargo.

Actualmente, el coronavirus alteró la economía global de más formas de las que podemos contar. Con varios países europeos volviendo a imponer bloqueos estrictos a la luz de una segunda ola prevista del virus, el comercio internacional está preparado para otro período inestable. Dicho esto, aquí están las principales exportaciones de todos los países del mundo desde 2018. 

De acuerdo al mapa podemos observar que:

  • El petróleo es la exportación principal más común en todo el mundo, que abarca América del Norte, África, Oriente Medio y Rusia.
  • La fabricación de productos terminados, como automóviles y aviones, es mucho más común en Europa que en cualquier otro lugar del mundo.
  • Muchas economías africanas siguen dependiendo en gran medida de la exportación de materias primas, especialmente petróleo, oro y cobre.
  • La industria electrónica como principal exportación prevalece más en Asia, donde hay un grupo de países que se especializan en dispositivos electrónicos de alta gama.

Según datos de la Agencia Internacional de Energía, la demanda mundial de energía se recuperará a su nivel anterior a la crisis, a principios de 2023 si los países cumplen las políticas sobre el control requerido para el COVID-19; de lo contrario, se retrasará hasta 2025 si la pandemia se prolonga y, en consecuencia, se da una depresión económica más profunda. La era de crecimiento de la demanda mundial de petróleo llegará a su fin en 10 años y después podría mantenerse estable para ir decreciendo a partir del año 2070.

El nuevo modelo del negocio será la reducción de emisiones de carbono a la atmosfera y el control del cambio climático, mediante regulaciones internacionales, políticas públicas y la forma como las energías primarias deberán de aprovecharse.

La variable a esta nueva partida se llama “La visión de un mundo con cero emisiones netas en 2050” y depende de que los países y las empresas alcancen sus objetivos anunciados de emisiones netas cero a tiempo y en su totalidad. La agencia comenta que para llegar a ello “Los gobiernos tienen el papel decisivo, lidereando el camino proporcionando la visión estratégica, el estímulo a la innovación, los incentivos para los consumidores, las señales de política y las finanzas públicas que catalizan la acción de los actores privados, y el apoyo a las comunidades donde los medios de vida se ven afectados por cambios rápidos. Tienen la responsabilidad de evitar consecuencias no deseadas sobre la fiabilidad o asequibilidad del suministro. Nuestro futuro energético seguro y sostenible es una elección: para los consumidores, los inversores y las industrias, pero, sobre todo, para los gobiernos”.

Ante esto, México ha quedado fuera de nuevo. Perderemos una oportunidad ante las alianzas, tratados, políticas, acceso a inversión, innovación y todo lo que se asemeje, si no cambiamos nuestra visión sexenal a una misión acoplada en forma continua en concordancia con el resto del mundo a partir de 2021.

Comentarios


object(WP_Query)#18005 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(16) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(57900) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "07-06-2022" ["before"]=> string(10) "05-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(16) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(57900) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "07-06-2022" ["before"]=> string(10) "05-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(19) "economia-y-negocios" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18057 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(16) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(16) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17935 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17973 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "07-06-2022" ["before"]=> string(10) "05-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-06-07 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-07-05 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (57900) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (16) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17970 (24) { ["ID"]=> int(79840) ["post_author"]=> string(3) "188" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-13 09:26:36" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-13 14:26:36" ["post_content"]=> string(9450) "Vaya controversia se ha originado recientemente a partir de un tema que tiene impacto estructural a nivel global:  el crecimiento y desarrollo sostenible. Y es que, o hay un cambio real en la manera de hacer negocios y de invertir, donde se atiendan criterios mínimos de sustentabilidad, o el Cisne Verde del que habla el Banco Internacional de Pagos (BIS) se nos puede presentar en la forma de una “crisis climática y económica sin precedentes”. Los estándares ESG (por sus siglas en inglés) buscan lograr un cambio en la forma en que los inversionistas interactúan con el ambiente, además de considerar aspectos sociales y de gobernanza. En México, este tema es de particular importancia y se ha puesto de manifiesto con la inversión público-privada en obras como la del Tren Maya, que amenaza los equilibrios de los ecosistemas naturales y de las comunidades de ciertas regiones del sureste del país, por no haber presentado debidamente sus manifestaciones de impacto ambiental. El acrónimo ESG o ASG (por sus siglas en español), se refiere a las iniciales de los estándares mínimos a los que deben apegarse las empresas para considerarse sustentables, a través de su compromiso Ambiental, Social (comprende varios aspectos de las relaciones con el ecosistema social de cada compañía), y de buen Gobierno (gobierno corporativo), sin descuidar los aspectos financieros. Estos criterios evolucionaron de lo que desde 1960 se conocía como Inversión Socialmente Responsable (ISR). En 2004 se introdujeron como ESG, cuando el entonces secretario general de las Naciones Unidas, Kofi Annan, llamó a los CEOs de las 50 empresas financieras más grandes del mundo a incluirlos para el manejo responsable de los negocios. Se relacionan con sus Principios de Inversión Responsable (PIR), firmados en el 2006, del que México es parte, y los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que se aprobaron en 2015, como parte de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Han tenido mayor auge a partir de la pandemia de Covid19, y en la actualidad juegan un rol cada vez más importante en las decisiones de inversión. Pero a últimas fechas han surgido varios cuestionamientos sobre la mejor manera de implementarlos. Aunque en su carta a directores ejecutivos (CEOs) de 2022, Larry Fink, fundador de Blackrock, señaló que “el capitalismo tiene el poder de moldear la sociedad y actuar como un catalizador para el cambio”, y respaldó la necesidad de que las inversiones se enfoquen en los criterios ESG de sustentabilidad; recientemente, por la crisis energética, parece haber cambiado de opinión y ha “flexibilizado” sus criterios de aplicación. Para muchos inversionistas, como Elon Musk, la medición de ESG está en manos de “falsos guerreros de la justicia social” y “son una estafa”. Recientemente, su empresa Tesla fue eliminada del Índice S&P ESG, de la Bolsa de Valores de NY, mientras que la petrolera Exxon Mobile ocupa uno de los primeros 10 lugares en dicho índice. A partir de ahí se ha acrecentado la polémica sobre la manera de calificar y “rankear” a las empresas desde el punto de vista ESG. ¿Por qué importan los criterios ESG? Para crear, proteger y sostener el valor de una empresa, sus órganos de gobierno deben tomar en cuenta no solo los intereses de los accionistas, sino a todo un grupo de interesados legítimos (“stakeholders” como empleados, clientes, proveedores, comunidad), que pueden verse afectados por las actividades de ésta. Los ESG dentro de una empresa (bien identificados, gestionados y medidos), buscan ser una herramienta para atender los intereses de los “stakeholders”, a partir de lo cual la empresa, entre otras cosas, obtiene el beneficio de alcanzar mayor solidez para atraer inversiones (no necesariamente mayor rentabilidad), y por extensión, influyen en la sostenibilidad en el largo plazo del negocio. Por eso se han vuelto tan importantes.  Los datos sobre cómo una empresa cumple o integra los estándares ESG en el negocio generalmente se categorizan como información “no contable” y no se reportan como parte de la información financiera. Los activos intangibles son parte de la valuación de las compañías y el objetivo es que los estándares ESG den información sobre esos intangibles (como el valor y reputación de una marca), al pretender medir las decisiones que toma la administración de la empresa frente al impacto que tienen en su entorno, que afectan su eficiencia operativa, y su dirección estratégica. El camino por recorrer El acrónimo trae a muchos de cabeza. Por su naturaleza intangible, y porque algunos los califican de “holísticos” y también sugieren que se juntan tres variables (la E, la S y la G) que no necesariamente debieran analizarse juntas, hay una gran controversia de cómo aplicarlos. Deloitte por ejemplo propone la creación de índices organizados y claros para ordenar la información de ESG en las empresas. Otros, como Vivek Ramaswamy, que ha atraído mucha atención en los medios financieros últimamente, de plano se oponen a los ESG y dicen que es una creación de los tres fondos de inversión más grandes en el mundo (Blackrock, Vanguard y State Street) para manipular a los mercados de inversionistas pasivos; y enfrenta lo que él llama el capitalismo “woke”, que se centra en la S de los ESG por promover criterios de inclusión y equidad, a una nueva forma de “capitalismo de excelencia” que no dependa de esos criterios y se responsabilice solo de generar “buenos productos y servicios”. Hay una “guerra” por atraer capital de parte de los manejadores de activos en los mercados. También, hay quienes destacan la hipocresía corporativa de quienes se proclaman “verdes” sin serlo, y recurren al “greenwashing”, que son las malas prácticas para atraer inversionistas, a partir del engaño de que los negocios aplican los ESG, aunque en la realidad no sea así. Como el reciente escándalo del DWS/Deutsche Bank por denuncias “greenwashing” sobre el propio encargado de administración de activos de la institución. Por otra parte, hay otros banqueros, como Stuart Kirk de HSBC, que hace unas semanas, a pesar de estar al frente de la dirección global de “inversión responsable”, puso en duda que se tenga que analizar hoy “lo que va a pasar en 20 o 30 años” con el medio ambiente. En una conferencia del Financial Times hizo su ya icónica declaración de que “¿a quién le importa si Miami está seis metros bajo el agua dentro de 100 años?”. Kirk fue suspendido por HSBC, y el banco declaró estar a favor de la inversión responsable. Finalmente, hay quienes sugieren, como Amrith Ramkumar del Wall Street Journal, que “nuestro portafolio de inversión puede salvar al planeta”. El debate está vivo y lo único cierto es que los ESG tienen aún un largo camino de perfeccionamiento por delante.  México y los ESG En 2018, 51 inversionistas institucionales en México firmaron una declaración a favor de la divulgación de información de criterios ESG con el Consejo Consultivo de Finanzas Verdes (CCFV) y la llamada Iniciativa de Financiamiento Verde de la ciudad de Londres, “para acelerar el desarrollo de las finanzas verdes y sustentables dentro del sistema financiero mundial, reducir emisiones y alcanzar los objetivos del Acuerdo de París”. No hay aún una legislación específica en materia de ESG en el país, y las empresas listadas en las bolsas de valores emiten informes sobre ESG de manera voluntaria de acuerdo a marcos internacionales del tema (GRI y PIR). Recientemente la CNBV anunció la emisión de una herramienta de autodiagnóstico ESG y riesgos relacionados para las instituciones que integran el sistema financiero mexicano, que puede ser la antesala de una regulación en la materia. En 2020 se lanzó el Índice S&P/BMV Total México ESG para difundir la importancia de la adopción de los estándares ESG en el ambiente empresarial en el país. El movimiento que inspira la necesidad de criterios ESG en los negocios llegó para quedarse. Seguramente habrá que hacer correcciones en la manera de implementarlos a partir de políticas públicas y regulaciones que clarifiquen y estandaricen su medición, como un “todo” o quizás de manera separada, en especial para que no haya marcos referenciales y conceptuales diferentes para discriminar a una empresa frente otra, en las decisiones de inversión institucionales. Es un tema sobre la atracción de inversiones que irá cobrando cada vez más importancia a nivel mundial y México no puede quedarse atrás.  " ["post_title"]=> string(79) "México y las inversiones: ESG, “greenwashing” y la amenaza del Cisne Verde" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(70) "mexico-y-las-inversiones-esg-greenwashing-y-la-amenaza-del-cisne-verde" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-13 09:36:47" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-13 14:36:47" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79840" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17870 (24) { ["ID"]=> int(79941) ["post_author"]=> string(2) "79" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-15 11:25:32" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-15 16:25:32" ["post_content"]=> string(14343) "Dentro de los aspectos que más se destacan en la literatura sobre el desarrollo, uno de los más importantes es el impulso a los productores mediante el crédito y los servicios financieros. El crédito y los servicios financieros son como el aceite en el motor de la economía, pues permiten que las empresas puedan administrar sus prioridades de inversión y gasto colocando al frente aquellas que son más apremiantes, y para lo cual se necesitan recursos de los cuales momentáneamente no disponen. La banca, como todos sabemos, es la invención humana que se creó con ese fin: prestar hoy los recursos de aquellos que necesitan aumentar su consumo o gasto en el futuro. La función de la banca es ir administrando las amortizaciones de los deudores, con las necesidades de liquidez de los ahorradores y accionistas a lo largo del tiempo. Pero dentro del sistema financiero existen muchos tipos de instituciones bancarias, desde las de banca múltiple, que es aquellas que todos conocemos y usamos, y que a veces llamamos también “banca comercial”, hasta la banca de segundo piso, por mencionar algunos tipos de instituciones. El tipo de banca al que hoy me quiero dedicar a comentar con ustedes es la banca de desarrollo, la cual se da en mayor medida como resultado de la intervención gubernamental, con la finalidad de impulsar el crecimiento económico en sectores que el Estado tiene identificados como sectores clave. Dentro de los sectores clave o sectores estratégicos en México, se encuentran la manufactura, la agroindustria, el comercio, la minería, los servicios, las franquicias y las empresas tecnológicas, por mencionar algunas. Les cuento que en este contexto, fui invitado hace unos días a la celebración del 85 aniversario de una de las instituciones de banca de desarrollo más sólidas del país, la cual tuve la fortuna de dirigir hace algunos años. Me refiero al Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext). Junto con José Ángel Gurría Treviño, Enrique Vilatela Riba, Francisco González Díaz y Juan Pablo de Botton Falcón, quienes también dirigieron a esta institución, así como el Secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O, estuve acompañando al actual director general de Bancomext, Luis Antonio Ramírez Pineda en esta celebración tan importante. El papel de la banca de desarrollo en México La banca de desarrollo ya supera el billón de pesos en su cartera de crédito total, lo que nos habla de la trascendencia de la banca de desarrollo en el país.  De crédito total otorgado por la banca de desarrollo en México, el sector privado abarca aproximadamente el 43%, el sector público 29% y el sector financiero del país 24%. Dentro del sector privado, el sector industrial abarca aproximadamente el 52% y los servicios el 35% (22% y 15% del crédito total, respectivamente). El papel de Bancomext Para el ejercicio 2021, el crédito otorgado por Bancomext fue de 207 mil millones de pesos (4.4% menos que en el ejercicio 2020), de los cuales el 97% fueron destinados al sector privado.  Bancomext en la actualidad aporta 15 de cada 100 pesos que otorga la banca de desarrollo al sector privado. Opera un presupuesto de 1 mil 814 millones de pesos (2021) y cuenta con 557 colaboradores que además de las funciones de otorgamiento de crédito, también brindan asesoría a las empresas mexicanas que desean exportar o importar mercancías o servicios.  La estrategia adoptada por BANCOMEXT está enfocada en tres grandes ejes: 
  1. Fomento al desarrollo industrial nacional enfocado en sectores productivos, 
  2. Impulso al desarrollo regional con base en las vocaciones productivas de cada región y, 
  3. Impulso y respaldo a los proyectos económicos prioritarios del Gobierno Federal
Es importante mencionar lo que el propio Bancomext resalta dentro de las diversas actividades que este banco apoya:
  1. Financiamiento a las exportaciones mexicanas.
  2. Financiamiento a las importaciones.
  3. Internacionalización de las empresas mexicanas.
  4. Apoyo a la inversión extranjera.
  5. Integración de la cadena de valor, a fin de aumentar el contenido nacional de nuestras exportaciones.
  6. Financiamiento para impulsar las actividades generadoras de divisas como turismo y energía.
Todas estas actividades son por demás importantes para la competitividad y el crecimiento del país, tanto en el corto como en el largo plazo, por lo que considero que conviene pormenorizar aunque sea brevemente la importancia de cada uno de los puntos. Importancia de los seis puntos anteriores que destaca Bancomext Financiamiento a las exportaciones mexicanas En relación con el financiamiento de las exportaciones mexicanas, es innegable que para una economía como la mexicana, las exportaciones juegan un papel vital.  Tan solo por mencionar un aspecto bastante notorio, actualmente parte de la relativa estabilidad de nuestra moneda con respecto al dólar, se debe a la entrada de divisas que las empresas exportadoras mexicanas generan hacia el interior del país. Estas divisas hacen posible que muchas empresas diversifiquen sus posesiones de activos financieros y puedan lograr un acceso más sólido hacia otros mercados. Financiamiento a las importaciones  Muchas empresas en México requieren comprar insumos o mercancías en otros países.  Se dice fácil pero en la realidad puede ser un proceso engorroso y tardado, no solo por la normativa de comercio exterior aplicable, sino porque también porque con bastante frecuencia se necesita demostrar la solvencia crediticia de la empresa ante una institución con la suficiente reputación internacional que lo avale. Internacionalización de las empresas mexicanas. Una empresa internacional ha alcanzado un nivel de madurez que destaca sobre las empresas que no participan en el escenario internacional. Con madurez me refiero a que son empresas que comprenden mejor el rol de existir en el contexto de un mundo globalizado, así como la importancia de la globalización como un proceso de cambios constantes que no solo representa amenazas, sino también las más variadas oportunidades. Por otro lado, la internacionalización de las empresas en México y en cualquier país no depende del tiempo que tiene de creada la empresa, sino de las ambiciones que tiene ésta de expandir su mercado, o de al menos probar los alcances de sus productos o servicios ante consumidores que pertenecen a otra cultura, raza, lengua, etcétera. Apoyo a la inversión extranjera La inversión extranjera, sobre todo la que llamamos directa, que sí implica la creación de empleos y la integración de empresas locales a cadenas de valor, es un pilar esencial para la captación de divisas y el incremento de la competitividad internacional. Piense por ejemplo, cómo era la economía de un estado como Aguascalientes antes y después del proceso de inversión extranjera que se aceleró durante la época que comprende al Tratado de Libre Comercio con América del Norte (hoy llamado TMEC). Sin la inversión extranjera que Aguascalientes ha captado, quizás no sería posible que ese estado fuera uno de los de más alta competitividad estatal en México, donde por cierto el empleo es suficiente y cuenta con una economía que se ha ido diversificando paulatinamente.  Integración de la cadena de valor para aumentar el contenido nacional de nuestras exportaciones Esto se explica por sí solo, pues el incremento de contenido nacional nos habla de más empleos, salarios y demás recursos empleados en cada componente de un artículo final. El incremento de contenido nacional es lo que nos permite dejar de ser una economía concentrada solo en la maquila y pasar a una economía en la que las empresas locales se van incorporando a la generación de valor. Financiamiento para impulsar las actividades generadoras de divisas como turismo y energía Las empresas generadoras de divisas, por lo general son empresas que cuentan con muchos de los atributos y rasgos positivos que he mencionado anteriormente: internacionalización, competitividad, contenido nacional, exportación. Pero adicionalmente, existen sectores donde esa generación de divisas va muy de la mano con el producto o servicio que oferta la empresa, como puede ser el turismo. En este espacio hemos resaltado cómo los sectores como el turismo (que genera una fuerte suma de divisas) en algunos estados de México es “El Sector”, pues casi toda la economía gira en torno a él. En los primeros meses de la pandemia, documentamos aquí que en estados como Quintana Roo, el gran confinamiento produjo una contracción del PIB cercana al 97%. En otras palabras, se detuvo el flujo de turistas y la economía simple y sencillamente colapsó. De tal manera que, apoyar a las empresas generadoras de divisas constituye también una forma de “blindar” a las economías regionales ante eventos tan desafortunados como la pandemia del Covid-19, salvaguardando con ello un gran número de empleos.   La banca de desarrollo es uno de los fines más estratégicos que puede perseguir el Estado, pues permite utilizar recursos públicos con fines productivos en aquellas actividades o localidades donde el riesgo o la rentabilidad no permiten la presencia de instituciones de crédito privadas actuar. Es ir más allá del otorgamiento de subsidios. No se trata de dar a entender que los subsidios no deben tener cabida, sino de resaltar que en el caso de las empresas, el crédito juega un papel incluso mucho más trascendental. Además, como ya he mencionado, en el proceso de otorgamiento de crédito, instituciones como Bancomext, o la propia Nacional Financiera, por citar algunos ejemplos, apoyan a las empresas con asesoría que permite que crezcan más rápidamente en el largo plazo. Dicho sea de paso, este crecimiento de las empresas no solo se da en términos de sus volúmenes de ventas, sino en la calidad de sus procesos y la claridad que tienen sobre las estrategias que se plantean, lo cual a su vez, incrementa el valor de las empresas mexicanas y por ende la cantidad de riqueza que existe en el país. Desde aquí, una felicitación a Bancomext y a todas las instituciones mexicanas que conforman la banca de desarrollo.   Twitter: @romero_hicks  Facebook: José Luis Romero Hicks Referencias https://marcomares.com.mx/economia/bancomext-celebra-85-aniversario-y-anuncia-nuevos-programas-financiamiento/ https://www.finanzaspublicas.hacienda.gob.mx/work/models/Finanzas_Publicas/docs/congreso/infotrim/2021/it/04afp/itanfp11_202101.pdf https://www.bancomext.com/conoce-bancomext/quienes-somos https://www.oecd-ilibrary.org/finance-and-investment/oecd-business-and-finance-outlook_26172577 https://www.banxico.org.mx/SieInternet/consultarDirectorioInternetAction.do?accion=consultarCuadro&idCuadro=CF30&locale=es https://www.banxico.org.mx/SieInternet/consultarDirectorioInternetAction.do?accion=consultarCuadro&idCuadro=CF248&locale=es" ["post_title"]=> string(79) "El caso de Bancomext como referente de la importancia de la banca de desarrollo" ["post_excerpt"]=> string(95) " La banca de desarrollo es uno de los fines más estratégicos que puede perseguir el Estado. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(79) "el-caso-de-bancomext-como-referente-de-la-importancia-de-la-banca-de-desarrollo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-15 11:25:32" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-15 16:25:32" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79941" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17970 (24) { ["ID"]=> int(79840) ["post_author"]=> string(3) "188" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-13 09:26:36" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-13 14:26:36" ["post_content"]=> string(9450) "Vaya controversia se ha originado recientemente a partir de un tema que tiene impacto estructural a nivel global:  el crecimiento y desarrollo sostenible. Y es que, o hay un cambio real en la manera de hacer negocios y de invertir, donde se atiendan criterios mínimos de sustentabilidad, o el Cisne Verde del que habla el Banco Internacional de Pagos (BIS) se nos puede presentar en la forma de una “crisis climática y económica sin precedentes”. Los estándares ESG (por sus siglas en inglés) buscan lograr un cambio en la forma en que los inversionistas interactúan con el ambiente, además de considerar aspectos sociales y de gobernanza. En México, este tema es de particular importancia y se ha puesto de manifiesto con la inversión público-privada en obras como la del Tren Maya, que amenaza los equilibrios de los ecosistemas naturales y de las comunidades de ciertas regiones del sureste del país, por no haber presentado debidamente sus manifestaciones de impacto ambiental. El acrónimo ESG o ASG (por sus siglas en español), se refiere a las iniciales de los estándares mínimos a los que deben apegarse las empresas para considerarse sustentables, a través de su compromiso Ambiental, Social (comprende varios aspectos de las relaciones con el ecosistema social de cada compañía), y de buen Gobierno (gobierno corporativo), sin descuidar los aspectos financieros. Estos criterios evolucionaron de lo que desde 1960 se conocía como Inversión Socialmente Responsable (ISR). En 2004 se introdujeron como ESG, cuando el entonces secretario general de las Naciones Unidas, Kofi Annan, llamó a los CEOs de las 50 empresas financieras más grandes del mundo a incluirlos para el manejo responsable de los negocios. Se relacionan con sus Principios de Inversión Responsable (PIR), firmados en el 2006, del que México es parte, y los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que se aprobaron en 2015, como parte de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Han tenido mayor auge a partir de la pandemia de Covid19, y en la actualidad juegan un rol cada vez más importante en las decisiones de inversión. Pero a últimas fechas han surgido varios cuestionamientos sobre la mejor manera de implementarlos. Aunque en su carta a directores ejecutivos (CEOs) de 2022, Larry Fink, fundador de Blackrock, señaló que “el capitalismo tiene el poder de moldear la sociedad y actuar como un catalizador para el cambio”, y respaldó la necesidad de que las inversiones se enfoquen en los criterios ESG de sustentabilidad; recientemente, por la crisis energética, parece haber cambiado de opinión y ha “flexibilizado” sus criterios de aplicación. Para muchos inversionistas, como Elon Musk, la medición de ESG está en manos de “falsos guerreros de la justicia social” y “son una estafa”. Recientemente, su empresa Tesla fue eliminada del Índice S&P ESG, de la Bolsa de Valores de NY, mientras que la petrolera Exxon Mobile ocupa uno de los primeros 10 lugares en dicho índice. A partir de ahí se ha acrecentado la polémica sobre la manera de calificar y “rankear” a las empresas desde el punto de vista ESG. ¿Por qué importan los criterios ESG? Para crear, proteger y sostener el valor de una empresa, sus órganos de gobierno deben tomar en cuenta no solo los intereses de los accionistas, sino a todo un grupo de interesados legítimos (“stakeholders” como empleados, clientes, proveedores, comunidad), que pueden verse afectados por las actividades de ésta. Los ESG dentro de una empresa (bien identificados, gestionados y medidos), buscan ser una herramienta para atender los intereses de los “stakeholders”, a partir de lo cual la empresa, entre otras cosas, obtiene el beneficio de alcanzar mayor solidez para atraer inversiones (no necesariamente mayor rentabilidad), y por extensión, influyen en la sostenibilidad en el largo plazo del negocio. Por eso se han vuelto tan importantes.  Los datos sobre cómo una empresa cumple o integra los estándares ESG en el negocio generalmente se categorizan como información “no contable” y no se reportan como parte de la información financiera. Los activos intangibles son parte de la valuación de las compañías y el objetivo es que los estándares ESG den información sobre esos intangibles (como el valor y reputación de una marca), al pretender medir las decisiones que toma la administración de la empresa frente al impacto que tienen en su entorno, que afectan su eficiencia operativa, y su dirección estratégica. El camino por recorrer El acrónimo trae a muchos de cabeza. Por su naturaleza intangible, y porque algunos los califican de “holísticos” y también sugieren que se juntan tres variables (la E, la S y la G) que no necesariamente debieran analizarse juntas, hay una gran controversia de cómo aplicarlos. Deloitte por ejemplo propone la creación de índices organizados y claros para ordenar la información de ESG en las empresas. Otros, como Vivek Ramaswamy, que ha atraído mucha atención en los medios financieros últimamente, de plano se oponen a los ESG y dicen que es una creación de los tres fondos de inversión más grandes en el mundo (Blackrock, Vanguard y State Street) para manipular a los mercados de inversionistas pasivos; y enfrenta lo que él llama el capitalismo “woke”, que se centra en la S de los ESG por promover criterios de inclusión y equidad, a una nueva forma de “capitalismo de excelencia” que no dependa de esos criterios y se responsabilice solo de generar “buenos productos y servicios”. Hay una “guerra” por atraer capital de parte de los manejadores de activos en los mercados. También, hay quienes destacan la hipocresía corporativa de quienes se proclaman “verdes” sin serlo, y recurren al “greenwashing”, que son las malas prácticas para atraer inversionistas, a partir del engaño de que los negocios aplican los ESG, aunque en la realidad no sea así. Como el reciente escándalo del DWS/Deutsche Bank por denuncias “greenwashing” sobre el propio encargado de administración de activos de la institución. Por otra parte, hay otros banqueros, como Stuart Kirk de HSBC, que hace unas semanas, a pesar de estar al frente de la dirección global de “inversión responsable”, puso en duda que se tenga que analizar hoy “lo que va a pasar en 20 o 30 años” con el medio ambiente. En una conferencia del Financial Times hizo su ya icónica declaración de que “¿a quién le importa si Miami está seis metros bajo el agua dentro de 100 años?”. Kirk fue suspendido por HSBC, y el banco declaró estar a favor de la inversión responsable. Finalmente, hay quienes sugieren, como Amrith Ramkumar del Wall Street Journal, que “nuestro portafolio de inversión puede salvar al planeta”. El debate está vivo y lo único cierto es que los ESG tienen aún un largo camino de perfeccionamiento por delante.  México y los ESG En 2018, 51 inversionistas institucionales en México firmaron una declaración a favor de la divulgación de información de criterios ESG con el Consejo Consultivo de Finanzas Verdes (CCFV) y la llamada Iniciativa de Financiamiento Verde de la ciudad de Londres, “para acelerar el desarrollo de las finanzas verdes y sustentables dentro del sistema financiero mundial, reducir emisiones y alcanzar los objetivos del Acuerdo de París”. No hay aún una legislación específica en materia de ESG en el país, y las empresas listadas en las bolsas de valores emiten informes sobre ESG de manera voluntaria de acuerdo a marcos internacionales del tema (GRI y PIR). Recientemente la CNBV anunció la emisión de una herramienta de autodiagnóstico ESG y riesgos relacionados para las instituciones que integran el sistema financiero mexicano, que puede ser la antesala de una regulación en la materia. En 2020 se lanzó el Índice S&P/BMV Total México ESG para difundir la importancia de la adopción de los estándares ESG en el ambiente empresarial en el país. El movimiento que inspira la necesidad de criterios ESG en los negocios llegó para quedarse. Seguramente habrá que hacer correcciones en la manera de implementarlos a partir de políticas públicas y regulaciones que clarifiquen y estandaricen su medición, como un “todo” o quizás de manera separada, en especial para que no haya marcos referenciales y conceptuales diferentes para discriminar a una empresa frente otra, en las decisiones de inversión institucionales. Es un tema sobre la atracción de inversiones que irá cobrando cada vez más importancia a nivel mundial y México no puede quedarse atrás.  " ["post_title"]=> string(79) "México y las inversiones: ESG, “greenwashing” y la amenaza del Cisne Verde" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(70) "mexico-y-las-inversiones-esg-greenwashing-y-la-amenaza-del-cisne-verde" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-13 09:36:47" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-13 14:36:47" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79840" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(27) ["max_num_pages"]=> float(14) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "60cc81a3e5b93bc9ed9cd09b18d07d34" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

México y las inversiones: ESG, “greenwashing” y la amenaza del Cisne Verde

Vaya controversia se ha originado recientemente a partir de un tema que tiene impacto estructural a nivel global:  el crecimiento y desarrollo...

junio 13, 2022
El caso de Bancomext como referente de la importancia de la banca de desarrollo

El caso de Bancomext como referente de la importancia de la banca de desarrollo

La banca de desarrollo es uno de los fines más estratégicos que puede perseguir el Estado.

junio 15, 2022




Más de categoría

El aberrante concepto de autosuficiencia

Como cada lunes, Manuel Torres Rivera reflexiona sobre el impacto de las políticas populistas en la economía de México.

julio 4, 2022

El rol de México en un mundo en confrontación EEUU-China: ¿cómo entenderlo?

Frente a la fuerte rivalidad y la intensa carrera de poder entre EEUU y China, es claro que está...

julio 4, 2022
El Presidente de México escuchó y ordenó que se revise la situación del Hipódromo de las Américas

La Presidencia toma nota. El Hipódromo de las Américas no levanta

Como cada semana, Enrique Rodríguez-Cano comenta los acontecimientos más relevantes de la industria hípica mexicana.

julio 1, 2022

EL ENSAME, FACTOR ECONÓMICO A PARTIR DE 2022

En México seguimos en una política pública de vecindad, no estamos viendo más allá de nuestra colonia.

junio 29, 2022