Una bella soprano ucraniana

Solomiya Krushelnytska nació el 23 de septiembre de 1872 en la aldea de Biliavyntsi, en el extremo sur de la provincia de Ternopil, según la actual división administrativa de Ucrania, cinco años tras el Ausgleich que otorgó autonomía a...

23 de septiembre, 2020

Solomiya Krushelnytska nació el 23 de septiembre de 1872 en la aldea de Biliavyntsi, en el extremo sur de la provincia de Ternopil, según la actual división administrativa de Ucrania, cinco años tras el Ausgleich que otorgó autonomía a la provincia de Galitzia en 1867 al recién renovado Imperio Austro-Húngaro. Este día se cumplen 148 años de su natalicio.

De adolescente, nuestra soprano acudió a la pujante ciudad de Ternopil a recibir sus cursos de educación secundaria, que había sido recientemente conectada por tren con la provincia. En esta gran ciudad, ella hizo amistad con varios músicos, como el futuro compositor Denys Sichynsky, a quien luego seguiría al Conservatorio de Lviv a estudiar música.

Sus primeras presentaciones en público también sucedieron en Ternopil, comenzando en 1883, cuando también se relacionó con intelectuales como el líder cívico y compositor Ostap Nyzhankivsky, además del escritor, activista político, y amigo de por vida Ivan Franko. En 1891 entró a estudiar en el Conservatorio de la mencionada ciudad, en donde su maestro y tutor fue Valery Wysocki. Antes de graduarse, hizo su debut profesional el 15 de abril de 1893 en el papel de Leonora en la producción de “La Favorita” de Donizetti en el Teatro de Ópera y Ballet de Lviv. 

Continuó con otras presentaciones profesionales en Lviv y, por consejo de Gemma Bellincioni, quien había sido testigo del gran talento de la cantante durante ese verano, la joven Krushelnytksa viajó a Italia en verano de 1893 en busca de estudios vocales para perfeccionamiento. Naturalmente éste y los futuros viajes serían pagados con préstamos que su padre solicitaba, en apoyo total a su amada hija, e incluso le logró pagar estudios en Milán con Fausta Crespi, mientras la cantante vivía en la casa de la madre de Bellincioni.

Fue durante esta época, bajo la tutela de Fausta, que Solomiya hizo la transición de su entrenamiento previo en tesitura de Mezzo Soprano a una preciosa Soprano Lírico-Dramática. Y durante los siguientes 3 años dividiría su tiempo entre Milán y Lviv, regresando a esta ciudad de Ucrania solo para realizar presentaciones en el Teatro y poder pagar su estancia y estudios en Italia.

Solomiya daría luego presentaciones en Odesa (1896–1897), Varsovia (1898–1902), San Petersburgo (1901–1902), la Gran Opera de Paris (1902), Nápoles (1903–4), El Cairo y Alejandria (1904), y también Roma (1904–5).




En 1904 llegó a conseguir gran fama al rescatar la ópera “Madama Butterfly” de Puccini. La pieza había sido abucheada por la audiencia durante la premiere en La Scala de Milán, pero tres meses después, en Brescia, se presentó una versión revisada de ella, con Krushelnytska en el papel principal, y esta vez fue un enorme triunfo. 

Durante giras, ella cantaba en cuatro o cinco presentaciones por semana, y podía aprenderse de memoria su parte para una nueva opera en apenas dos días, y desarrollar por completo un nuevo personaje en tres o cutro días. Llegó a dominar un repertorio de 63 partes. En historia de la música, esta famosa cantante es conocida también por apoyar y promover activamente el trabajo de contemporáneos, y también la obra de Richard Wagner.

 En 1902 fue la estrella de una producción exitosa de Lohengrin en Paris. En 1906 fue aclamada en la obra Salome de Richard Strauss en La Scala, dirigida por Arturo Toscanini. También actuó en teatros por todo el mundo: toda Europa, Egipto, Algeria, Argentina, Brasil, Chile y muchos más. En 1910, contrajo matrimonio con el abogado italiano Alfredo Cesare Augusto Riccioni, alcalde de Vareggio.

Y en 1920, en la cúspide de su carrera, dejó la ópera, para iniciar giras de conciertos tres años después, actuando en Europa Occidental, Canadá y USA. Su dominio de ocho idiomas le permitió incluir canciones de todo el mundo en sus presentaciones, pero, sobre todo, música folclórica de su país natal, Ucrania, y trabajos de compositores compatriotas.

Su madre, Teodora, falleció en 1907, aunque antes su familia la convenció de comprar una residencia en Lviv, para descansar siempre que regresara de sus giras y para que el resto de la familia viviera, especialmente su madre. En 1903 compró un edificio en lo que hoy es la calle Krushelnytska (nombrada asi en honor a ella en 1993), colina arriba del campus de la Universidad de Lviv.

El edificio había sido diseñado y construido por Jakub Kroch en 1884; grande, con varios pisos, inicialmente ocupado por miembros inmediatos de la familia Krushelnytska. Se le solicitó a su cuñado, Karl Bandriwsky, que pusiera en alquiler los demás apartamentos del edificio una vez que las hermanas se casaron y fueron a vivir con sus esposos. Pronto este edificio fue conocido como “La casa de Piedra de la Música”, un punto de encuentro para intelectuales, artistas de visita y empresarios. 

En agosto de 1939, tras el fallecimiento de su esposo, Solomiya dejó Italia y regresó a su hogar en Lviv. Trágicamente, ella quedó “atrapada” en la ciudad por el resto de su vida, pues pocas semanas luego de su arribo, la Alemania nazi y la Unión Soviética invadieron Polonia y se dividieron su territorio en septiembre de 1939. 

Ambos ejércitos invasores se encontraron en Lviv y montaron un largo sitio a la ciudad, bombardearon durante 10 días (la Luftwaffe), los panzer nazis le dispararon y sufrieron incursiones por la caballería del ejército rojo, con varios cientos de vidas perdidas y la destrucción de muchísimos edificios de valor histórico, incluida la Iglesia del Espíritu Santo, a una cuadra de la residencia Krushelnytska.

Tras la rendición de las fuerzas polacas, Lviv fue cedido a la ocupación soviética que, como en el resto de Ucrania, mantuvo un brutal régimen de represión. La casa de Solomiya Krushelnytska fue tomada por las autoridades, dejándole solo las habitaciones del segundo nivel para que ella y su hermana Hanna vivieran. Además, Solomiya se había fracturado una pierna y permaneció recluida en este lugar.

Menos de dos años después, el ejército nazi invadió de nuevo Ucrania, y Lviv cayó en julio de 1941. Esta vez fue la Wehrmacht la que tomó dos pisos de la residencia Krushelnytska, forzando a sus ocupantes a mudarse a los pisos superiores. Solomiya sobrevivió a los periodos de limpieza racial que duraron hasta el regreso de las tropas soviéticas en 1944, que ahora dejó atrapada a la cantante tras “la cortina de hierro”, en sus últimos años de vida.

Para entonces, la mundialmente reconocida artista daba lecciones de canto. Regresó a su Alma Mater, el Conservatorio de Lviv, como profesora. En 1952 fue reconocida como “Artista de Mérito de Ucrania.

Solomiya Krushelnytska falleció el 16 de noviembre de 1952 y fue enterrada en el cementerio Lychakiv, en Lviv.

Escuchemos su voz en una grabación del año 1906:

 

NOTAS

https://conucrania.com/2018/03/06/solomiya-krushelnytska/

CARTAS A TORA 198

¿Qué te cuento? Hubo en la vecindad una epidemia… Perdón. No es la palabra correcta, pero como si lo fuera. No se...

·

Crítica Serie: SUCCESSION

“Casi todos podemos soportar la adversidad, pero si quieres probar el carácter de un hombre, dale poder”.   -Abraham Lincoln FICHA TÉCNICA: Título...

·




Más de categoría

Alfredo Palacios, estilista del poder mexicano

Alfredo Palacios fue el personaje del estilismo mexicano más importante de los años 80 y 90 en México y...

·
Reloj

Estos son algunos de los relojes más bellos de Europa

En la madrugada de este domingo los relojes en Europa se retrasaron una hora y los relojes públicos se...

·
Partería

'Birth Wars', documental que retrata la partería en México

Birth Wars (2019) es un documental que retrata la dificil labor de las parteras en Mexico y los retos...

·

Crítica Serie: SUCCESSION

“Casi todos podemos soportar la adversidad, pero si quieres probar el carácter de un hombre, dale poder”.   -Abraham Lincoln...

·