The Leftovers: seguir adelante a pesar de las tragedias

Los años 2020 y 2021 han sido extraños, por decir lo menos. La situación de la pandemia parece haber salido directamente de una película de ciencia ficción dirigida por el cineasta con la imaginación más febril. Aunque...

1 de julio, 2021 The Leftovers: seguir adelante a pesar de las tragedias
Publicidad
Publicidad

Los años 2020 y 2021 han sido extraños, por decir lo menos. La situación de la pandemia parece haber salido directamente de una película de ciencia ficción dirigida por el cineasta con la imaginación más febril. Aunque la situación ahora sea mejor que cuando comenzó todo, aún estamos lejos de volver a la normalidad como la conocíamos antes. Como ocurre con las guerras y los desastres naturales, muchos de nosotros hemos perdido a familiares o seres queridos (o conocemos a alguien que ha pasado por esta experiencia) debido a la Covid-19. 

Cada uno de nosotros ha encontrado la forma más adecuada de lidiar con estos tiempos extraordinarios y las situaciones extremas a las que nos ha llevado. La pandemia se abre como una oportunidad de aprender de las crisis. De hecho, las crisis son uno de los catalizadores del progreso humano. ¿O qué mejor ejemplo de la inteligencia humana que la capacidad de desarrollar una vacuna para un virus totalmente desconocido en menos de un año? ¡Si eso no es progreso, no sé qué es!

En la literatura, cine y televisión no faltan obras que traten situaciones similares. Sin embargo, hay una que creo que vale la pena retomar en estos tiempos inciertos. 

 

Los que se fueron

The Leftovers es una novela escrita por Tom Perrotta que fue publicada en 2011 y adaptada a la televisión en 2014. El punto de partida de la historia es el tercer aniversario de un evento inexplicable, conocido como “La Ascensión”, en el que 140 millones de personas, el equivalente al 2% de la población mundial, desaparecen repentinamente. Nadie sabe la razón de lo ocurrido y, ante la falta de una explicación lógica, cada habitante de la ciudad ficticia de Mapleton (lugar en el que transcurre la historia) encuentra una forma de sobrellevar la pérdida, la ansiedad y la tristeza. 

Los personajes centrales son los miembros de la familia Garvey. Kevin Garvey, el padre de familia, es un empresario que se postula a la alcaldía de la ciudad y cuya forma de llevar la tragedia es volver a la normalidad, dejando el evento atrás. Laurie Garvey, su esposa, motivada por la culpa de haberse sido una de las personas «que se quedaron», se une a un grupo pseudo religioso conocido como “Remanente culpable”. Jill, la hija, sufre con el mundo nuevo y con el hecho de que su mamá los ha abandonado para unirse a ese grupo. Tom, el hijo, deja la escuela a partir del hecho. 


Publicidad
Publicidad


Por supuesto, los habitantes de Mapleton no estaban preparados para tal evento, pero ¿quién lo estaría realmente ante una situación así?  Uno de los personajes menciona lo siguiente: Things change all the time – abruptly, unpredictably, and often for no good reason. But knowing that didn’t do you that much good, apparently.

Saber que las cosas pueden cambiar, sin razón aparente, no hace que estemos más preparados para ello. Por ejemplo, la normalidad de dicha ciudad se trastocó por un evento que nadie pudo prever y que nadie creía posible. Por ello, mientras que algunos intentan recuperar sus vidas de la mejor manera posible, muchos quedan, en su afán de conseguir respuestas, a merced de las garras de grupos oportunistas y charlatanes que tienen sus propios intereses. 

La mayoría de los personajes de la novela son consumidos por preguntas cuyas respuestas nunca llegan: ¿por qué desaparecieron específicamente esas personas? ¿Fue un castigo divino? ¿Alguien escogió a los desaparecidos? ¿”La Ascensión” es parte de un plan mayor? ¿Es un complot internacional orquestado por los gobiernos? ¿O acaso fue una especie de limpieza?

Así transcurre la historia: el autor nos lanza preguntas que nunca se atreve a responder, lo cual nos hace partícipes de la misma ansiedad y tristeza de la que son presas los personajes de la historia. Sin embargo, eso nunca es el objetivo del autor. Porque en esta historia, a diferencia de otras que lidian con temas similares, la cuestión no es encontrar la razón de lo que ocurrió, mucho menos en hallar una solución para que no vuelva a repetirse. La historia, en cambio, se centra en cómo la humanidad se las ingenia para seguir adelante después de una tragedia.

Por ello vale la pena adentrarse en esta obra. Si tiene oportunidad de ver la serie televisiva, hágalo. Es una de las pocas ocasiones en las que la obra original, en mi humilde opinión, es superada por la adaptación a la pantalla chica. Mientras que la novela es un tanto breve y escueta en las descripciones de los personajes y de los eventos, la serie expande la historia más allá de lo que ocurre en el libro (la primera temporada cubre únicamente lo que ocurre en la novela y la historia fue expandida dos temporadas más, escritas por el autor mismo), con varios arcos argumentales que dotan a la historia de cierta profundidad que está ausente en el libro. 

 

Los que se quedaron

Ahora, en pleno 2020 y 2021, muchos nos encontramos de frente con una realidad similar, aunque aquí sí que conocemos la razón de que muchas personas ya no estén entre nosotros. Pero no por ello han faltado las explicaciones conspirativas, ni los charlatanes, ni personas o grupos que han intentado tomar ventaja de maneras inimaginables y ruines. 

¡La ficción se hizo realidad enfrente de nuestros ojos! De una manera brutal e inesperada, justo como en The Leftovers. Muchos de nosotros experimentamos una situación similar a la mostrada en la novela de Perrotta. Amigos, familiares, vecinos y compañeros de trabajo, que siempre dimos por sentado, especialmente si éstos eran jóvenes, rápidamente comenzaron a irse por culpa de la Covid-19. Sin duda, muchos de nosotros comenzamos a preguntarnos lo mismo que los personajes de la novela. Muchos, seguramente, quisimos encontrar explicaciones para el caos que comenzó a rodearnos desde el inicio de la pandemia. Así que The Leftovers funciona como un recordatorio muy oportuno de que la vida puede cambiar en un pestañeo. ¿Qué podemos hacer para evitarlo? Nada. 

A veces, las cosas salen de nuestro control por completo.  Pero lo que sí podemos hacer es estar lo mejor preparados mental y físicamente para enfrentar cualquier cambio que la vida pueda dar. Y, sobre todo, aprovechar a nuestros familiares, amigos y demás seres queridos, porque pueden ya no estar el día de mañana. Así que, por favor, si le es posible, hágalo lo más frecuentemente posible.

Comentarios
Publicidad
Publicidad
object(WP_Query)#18587 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(67532) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "20-08-2021" ["before"]=> string(10) "17-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(67532) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "20-08-2021" ["before"]=> string(10) "17-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18555 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18595 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18563 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "20-08-2021" ["before"]=> string(10) "17-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-08-20 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-09-17 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (67532) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18589 (24) { ["ID"]=> int(70473) ["post_author"]=> string(2) "73" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-15 12:09:40" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-15 17:09:40" ["post_content"]=> string(5515) "En París, cerca de la escuela de Derecho de la Sorbona y del Jardín de Luxemburgo, se levanta el Panthéon, un augusto edificio catedralicio pero laico; en su frontispicio se lee una frase que podríamos traducir así: A los grandes hombres, la patria reconociente… o agradecida. Es un lugar enorme, desde su altísima cúpula pende el famoso Péndulo de Foucault que en el siglo XIX instaló ahí el científico de ese apellido para demostrar la rotación de la Tierra. Lugar hermoso como pocos, fue construido para honrar las reliquias de Santa Genoveva, santa patrona y protectora de París, pero los hechos de la revolución transformaron el edificio en un lugar de peregrinación laica y en efecto, resguarda las reliquias de quienes han hecho la historia de Francia, ahí se encuentran, entre otros Victor Hugo y Voltaire, Jean Moulin y André Malraux, Émile Zola y Marie Curie. Desde noviembre próximo reposará ahí Josephine Baker. El amable lector tal vez no la conozca. La descubrí hace algunos años por comunicación directa del vicio jazzístico en el que me educó mi padre; pero la Baker fue mucho más que la primera mujer, afroamericana del sur profundo, que triunfó en París, que enloqueció a quienes la escucharon y la vieron bailar y que hizo famosa aquella divina canción, cuyo título en español es revelador, “tengo dos amores, París y mi país…”; mucho más porque fue miembro destacado de la resistencia contra el invasor nazi. Al morir se le dispensaron honores militares y se le confirió la condecoración de la Croix de Guerre; valiente y hábil, inteligente y sensible, participó en la marcha sobre Washington en la lucha por los derechos civiles, y a la muerte de Luther King se le ofreció la dirigencia del movimiento, cosa que rechazó, los únicos reflectores que disfrutó y permitió fueron los del escenario. Pero, además, se trata de un ser humano extraordinario. Adoptó 12 hijos de distintas etnias y nacionalidades, venezolanos y sirios, judíos y asiáticos, a ellos, con los que vivió y educó, llamó la tribu del arcoíris y demostró, como siempre lo dijo, que si a personas de los más diversos orígenes se les educa con el mismo amor y cariño, necesariamente crecerán como hermanos. No hay discurso más claro ni más contundente en la historia de la tolerancia, el amor y la fraternidad. Admiro mucho ese genio de la civilización francesa por el que la historia de su cultura es la de la Patria, sin estancos ni falsas divisiones, Victor Hugo es tanto el legislador como el autor y no hay compartimentos en su legado; Baker nació en Missouri y es tan, pero tan francesa, que dormirá el sueño eterno cerca de Curie que había nacido en Polonia; un genio al que la diplomacia cultural le nació muy joven, muy pronto en el desarrollo de su vida política y que se volvió parte de su esencia diplomática, su respuesta a la expansión norteamericana en América latina durante la segunda posguerra no fueron misiles ni misiones encubiertas, fue el Instituto Francés de América Latina que todavía hoy sirve para irradiar cultura, cine, letras y la seducción amable que no es la de la ideología sino la de la cultura porque ese mismo genio que permite ahora elevar al máximo honor a una mujer que, en su tiempo fuera víctima de toda marginalidad posible: mujer, vedette y afroamericana, es el que les autoriza a difundir su cultura como política de Estado, sin importar cómo se comportará su legislativo en dos años o quién ejercerá la presidencia, sino dialogando con su arte y su civilización que aspiran, más allá de cualquier periodo de gobierno, a ser eterna, la Francia Eterna. Eso, para mí, no sé para usted, es el sentido de una auténtica diplomacia cultural, lejos de las arenas del rencor y la conveniencia de corto plazo. Pero, más allá de eso, la propia idea de qué es la identidad nacional, el debate entre quienes somos y cómo nos vemos, pasa por apertura al diálogo y por el espejo del otro. Es cierto que las raíces son importantes, pero lo son más los frutos; es fundamental saber quién fue mi abuelo pero, como decía Lincoln, me importa más saber quién será su nieto. Mientras no partamos de la serenidad y de la aceptación de los hechos no podremos asimilar que cuanto nos ha ocurrido a través de las generaciones es el camino de lo que ya no tiene remedio, pero construirnos en todas las voces, manteniendo las memorias y aprendiendo que no somos una mexicanidad sino muchas no podremos definirnos más allá de los discursos pendencieros e ideologizados; no somos los aztecas ni los mayas, no somos los colonizadores ni los conquistadores, somos los que hemos decidido quedarnos y jugárnosla por este territorio que es también una constitución y una promesa de mañana, somos los de la periferia, los excluidos y los que ejercen el dominio; somos los que queremos dialogar con todos para entender que en realidad; somos un pacto de permanencia y no un paquete genético. No podemos olvidar que en la segunda guerra mundial muchos judíos se enteraron que lo eran cuando los nazis les avisaron, que no nos pase, que no confundamos grupo sanguíneo ni carga genética con identidad nacional porque eso, la pertenencia, es mucho más que sangre y derrota.    @cesarbc70" ["post_title"]=> string(40) "Josephine Baker, la francesa de Missouri" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(39) "josephine-baker-la-francesa-de-missouri" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-15 12:12:33" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-15 17:12:33" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70473" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18452 (24) { ["ID"]=> int(69641) ["post_author"]=> string(2) "32" ["post_date"]=> string(19) "2021-08-23 10:48:14" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-08-23 15:48:14" ["post_content"]=> string(2053) "Apenas esta mañana, Brotaron de las macetas del balcón Macetas llenas con tierra de Alemania, Los colores de México. Tres pequeños jitomates y un ejote Cultivados por las manos sagradas De la mujer que amo; De esta flor alemana nacida en Núremberg Flor cultivada en las chinampas de Xochimilco; Estos tres jitomates y su ejote, Trajeron un adelanto fresco y sencillo Del septiembre patriota que ya  vuelve, Retumbando sus ecos inconfundibles, Desde el Paseo de la Reforma De mi infancia. Cosecha tricolor a la que se suman Esas nubes que vienen desde mi patria; Se agitan en mi pecho que rebosa Con este corazón que no la olvida. No  sé dónde habrá quedado la escalera Nuestro palco portátil, Desde el que desde pequeños, Mis hermanas y yo, Vitoreábamos alegres El paso redoblado de las tropas. En mi memoria nítida, Reverbera el reflejo que se aproxima, Cadencia resplandeciente de bayonetas Que suben y que bajan acompasadas Enmarcando los cantos; Esos cantos mezclados con clamores. Miro en mis manos el prodigio vivo Tres tomates rojísimos Y un ejote de verde inconfundible; Unidos en bandera por la nube Que los hizo brotar; Esa nube llegada desde México, Cargada de emociones y de lágrimas. Conforme se aproximan los recuerdos Su música marcial Inundando el espacio que palpita; Que anega el alma; Que inunda la mirada; Que congela la voz en la garganta. Jitomates y ejotes, reguiletes Matracas vegetales que desbordan Este balcón de amor, Este  balcón de sueños. Dentro de una semana Ya muy pronto Cuando comiencen a emprender su  vuelo Las blanquísimas cigüeñas En su regreso al África, Las campanas de Stahringen En homenaje a México, Cantaran con la voz de Guadalupe, Repicarán la voz de Churubusco. Apenas esta mañana El mágico balcón de Dominguita Comenzó a iluminarse Jitomates y ejotes entre nubes Con el color de México." ["post_title"]=> string(33) "DE EJOTE, DE JITOMATES Y DE NUBES" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(5) "69641" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-08-26 20:06:25" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-08-27 01:06:25" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=69641" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18589 (24) { ["ID"]=> int(70473) ["post_author"]=> string(2) "73" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-15 12:09:40" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-15 17:09:40" ["post_content"]=> string(5515) "En París, cerca de la escuela de Derecho de la Sorbona y del Jardín de Luxemburgo, se levanta el Panthéon, un augusto edificio catedralicio pero laico; en su frontispicio se lee una frase que podríamos traducir así: A los grandes hombres, la patria reconociente… o agradecida. Es un lugar enorme, desde su altísima cúpula pende el famoso Péndulo de Foucault que en el siglo XIX instaló ahí el científico de ese apellido para demostrar la rotación de la Tierra. Lugar hermoso como pocos, fue construido para honrar las reliquias de Santa Genoveva, santa patrona y protectora de París, pero los hechos de la revolución transformaron el edificio en un lugar de peregrinación laica y en efecto, resguarda las reliquias de quienes han hecho la historia de Francia, ahí se encuentran, entre otros Victor Hugo y Voltaire, Jean Moulin y André Malraux, Émile Zola y Marie Curie. Desde noviembre próximo reposará ahí Josephine Baker. El amable lector tal vez no la conozca. La descubrí hace algunos años por comunicación directa del vicio jazzístico en el que me educó mi padre; pero la Baker fue mucho más que la primera mujer, afroamericana del sur profundo, que triunfó en París, que enloqueció a quienes la escucharon y la vieron bailar y que hizo famosa aquella divina canción, cuyo título en español es revelador, “tengo dos amores, París y mi país…”; mucho más porque fue miembro destacado de la resistencia contra el invasor nazi. Al morir se le dispensaron honores militares y se le confirió la condecoración de la Croix de Guerre; valiente y hábil, inteligente y sensible, participó en la marcha sobre Washington en la lucha por los derechos civiles, y a la muerte de Luther King se le ofreció la dirigencia del movimiento, cosa que rechazó, los únicos reflectores que disfrutó y permitió fueron los del escenario. Pero, además, se trata de un ser humano extraordinario. Adoptó 12 hijos de distintas etnias y nacionalidades, venezolanos y sirios, judíos y asiáticos, a ellos, con los que vivió y educó, llamó la tribu del arcoíris y demostró, como siempre lo dijo, que si a personas de los más diversos orígenes se les educa con el mismo amor y cariño, necesariamente crecerán como hermanos. No hay discurso más claro ni más contundente en la historia de la tolerancia, el amor y la fraternidad. Admiro mucho ese genio de la civilización francesa por el que la historia de su cultura es la de la Patria, sin estancos ni falsas divisiones, Victor Hugo es tanto el legislador como el autor y no hay compartimentos en su legado; Baker nació en Missouri y es tan, pero tan francesa, que dormirá el sueño eterno cerca de Curie que había nacido en Polonia; un genio al que la diplomacia cultural le nació muy joven, muy pronto en el desarrollo de su vida política y que se volvió parte de su esencia diplomática, su respuesta a la expansión norteamericana en América latina durante la segunda posguerra no fueron misiles ni misiones encubiertas, fue el Instituto Francés de América Latina que todavía hoy sirve para irradiar cultura, cine, letras y la seducción amable que no es la de la ideología sino la de la cultura porque ese mismo genio que permite ahora elevar al máximo honor a una mujer que, en su tiempo fuera víctima de toda marginalidad posible: mujer, vedette y afroamericana, es el que les autoriza a difundir su cultura como política de Estado, sin importar cómo se comportará su legislativo en dos años o quién ejercerá la presidencia, sino dialogando con su arte y su civilización que aspiran, más allá de cualquier periodo de gobierno, a ser eterna, la Francia Eterna. Eso, para mí, no sé para usted, es el sentido de una auténtica diplomacia cultural, lejos de las arenas del rencor y la conveniencia de corto plazo. Pero, más allá de eso, la propia idea de qué es la identidad nacional, el debate entre quienes somos y cómo nos vemos, pasa por apertura al diálogo y por el espejo del otro. Es cierto que las raíces son importantes, pero lo son más los frutos; es fundamental saber quién fue mi abuelo pero, como decía Lincoln, me importa más saber quién será su nieto. Mientras no partamos de la serenidad y de la aceptación de los hechos no podremos asimilar que cuanto nos ha ocurrido a través de las generaciones es el camino de lo que ya no tiene remedio, pero construirnos en todas las voces, manteniendo las memorias y aprendiendo que no somos una mexicanidad sino muchas no podremos definirnos más allá de los discursos pendencieros e ideologizados; no somos los aztecas ni los mayas, no somos los colonizadores ni los conquistadores, somos los que hemos decidido quedarnos y jugárnosla por este territorio que es también una constitución y una promesa de mañana, somos los de la periferia, los excluidos y los que ejercen el dominio; somos los que queremos dialogar con todos para entender que en realidad; somos un pacto de permanencia y no un paquete genético. No podemos olvidar que en la segunda guerra mundial muchos judíos se enteraron que lo eran cuando los nazis les avisaron, que no nos pase, que no confundamos grupo sanguíneo ni carga genética con identidad nacional porque eso, la pertenencia, es mucho más que sangre y derrota.    @cesarbc70" ["post_title"]=> string(40) "Josephine Baker, la francesa de Missouri" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(39) "josephine-baker-la-francesa-de-missouri" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-15 12:12:33" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-15 17:12:33" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70473" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(20) ["max_num_pages"]=> float(10) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "8b062b6504c69d60310c2d16c3d78166" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Josephine Baker, la francesa de Missouri

En París, cerca de la escuela de Derecho de la Sorbona y del Jardín de Luxemburgo, se levanta el Panthéon, un augusto...

septiembre 15, 2021
poemas de julio chavezmontes

DE EJOTE, DE JITOMATES Y DE NUBES

Apenas esta mañana, Brotaron de las macetas del balcón Macetas llenas con tierra de Alemania, Los colores de México. Tres pequeños jitomates...

agosto 23, 2021




Más de categoría

Josephine Baker, la francesa de Missouri

En París, cerca de la escuela de Derecho de la Sorbona y del Jardín de Luxemburgo, se levanta el...

septiembre 15, 2021

Francisco Múgica y la sucesión de 1940

El proceso de sucesión presidencial para el sexenio 1940 – 1946 tuvo un serio aspirante. Para muchos era el...

septiembre 15, 2021

A 50 años de Avándaro

Su nombre remite de inmediato a la música pop y a la televisión. Pero hace medio siglo, el productor...

septiembre 15, 2021

Muere el actor francés Jean-Paul Belmondo

El actor francés Jean-Paul Belmondo (1933-2021) falleció este lunes en su casa a los 88 años, según ha informado la agencia...

septiembre 10, 2021