Somos lo que leemos – Las edades de Lulú, la imprescindible novela de Almudena Grandes

Título: Las edades de Lulú; Autora: Almudena Grandes (España); Tusquets, 1989; 288 páginas; Mi calificación: 4.5 puntos de 5.

2 de diciembre, 2021

Las edades de Lulú es una de las novelas más importantes de la literatura española de los últimos cincuenta años. Fue la primera novela publicada por Almudena Grandes y le valió el premio “La Sonrisa Vertical” y una fama instantánea. La novela apareció en librerías en 1989 y de inmediato fue llevada a la pantalla por Bigas Luna. Almudena Grandes es el caso de la escritora que con una primera novela alcanza reconocimiento universal.

Las edades de Lulú narra la historia de una chica, su despertar sexual y sus andanzas eróticas. Lulú tiene un hermano que se llama Marcelo, y éste tiene un mejor amigo que se llama Pablo. Pablo y Marcelo son unos diez años mayores que Lulú. Desde que era niña, Lulú ha estado siempre enamorada de Pablo.

Pablo iniciará en el sexo a la adolescente Lulú, y a lo largo de los siguientes quince años explorarán juntos el erotismo, se casarán, tendrán una hija (Inés) y vivirán una vida llena de sensualidad y de experimentación que los llevará al borde de la auto destrucción.

Pablo es tan adicto a los placeres sensuales que es capaz de inducir a Lulú al incesto. La convence de hacer un trío, ella vendada de los ojos: la tercera persona es el propio hermano de Lulú (Marcelo). Al darse cuenta de lo ocurrido, Lulú se horroriza y rompe con Pablo.

Ya sola, Lulú no logrará liberarse del impulso sexual y explorará el submundo de Madrid en busca de placeres tan prohibidos y tan peligrosos que su vida se verá en riesgo. No obstante, el amor de ella y Pablo es indestructible. El amor todo lo perdona, todo lo puede y todo lo redime.

Generaciones de españoles crecieron con Las edades de Lulú. Yo también, y eso de algún modo me convirtió, no sé aún si para bien o para mal, en lo que soy desde el punto de vista de la sexualidad. Una novela que marcó toda una época, al mismo tiempo metáfora de la libertad y crítica del franquismo, creo que su lectura es imprescindible. Yo llegué a ella por la película de Bigas Luna, porque a principios de los 1990 yo era fanático del cine español (Almodóvar, Álex de la Iglesia, Carlos Saura, Julio Medem, el propio Bigas Luna, etcétera). No hay que perderse tampoco el film. En él un muy joven Javier Bardem hace una de sus primeras apariciones en la pantalla grande.

La mejor forma de rendir homenaje a un escritor es leer sus obras. Hace unos días falleció, víctima del cáncer, Almudena Grandes. Su partida deja un hueco en las letras de España. Hay que leerla. El mejor punto de partida es, sin lugar a dudas, Las edades de Lulú.

Comentarios
object(WP_Query)#17661 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(73105) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "24-12-2021" ["before"]=> string(10) "21-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(73105) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "24-12-2021" ["before"]=> string(10) "21-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17660 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17667 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17669 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "24-12-2021" ["before"]=> string(10) "21-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-12-24 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-01-21 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (73105) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17657 (24) { ["ID"]=> int(74353) ["post_author"]=> string(2) "91" ["post_date"]=> string(19) "2022-01-07 12:18:38" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-01-07 17:18:38" ["post_content"]=> string(7715) "Pese a que vivamos en una época demasiado crítica al pensamiento religioso, los personajes bíblicos continúan siendo figuras centrales de nuestra cosmogonía actual. Prueba de ello es la fantástica narración que hace José Saramago del primer homicida –dentro de las religiones abrahámicas–, Caín. La historia la conocemos todos. Los dos primeros hijos de Adán y Eva que, en un día cualquiera, ofrecieron sacrificios en alabanza a Dios; un aparente e inofensivo acto que acabó por protagonizar un suceso que será recordado por milenios. ¿Qué ocurre? El hermano mayor asesina al menor. ¿Por qué? El texto no ofrece explicación alguna. Lo cual, quizás, es el encanto de la historia, pues nos permite –como Saramago lo hace– llenar los espacios con una narrativa que nos haga sentido. Lo que el escritor portugués hace en esta corta novela es, a mi modo de ver, una defensa del libre albedrío en su esplendor más existencialista –no hay sentido más el que uno mismo quiera impregnarle a su vida–. La historia es relativamente sencilla. Adán y Eva son expulsados del Edén y forzados a vivir en el mundo mortal. Tienen dos hijos, Caín y Abel. Cuando el segundo le ofrece un sacrificio a Dios y éste lo acepta, rechazando el de Caín, éste se deja arrebatar por la cólera y asesina al hermano favorecido. Claro, la narrativa de Saramago empieza a hacer su magia desde la primera palabra que escribió y nos ofrece una explicación muy humana. El hermano menor le echa en cara que él sí fue favorecido por Dios. Por supuesto, siendo el inicio de toda la historia humana, Caín no supo cómo manejar su enojo y culminó en un acto de aniquilación sin remordimiento alguno. En su visión –y hasta el final de la novela– siempre estuvo justificado.  En general, considero que la novela trata precisamente de esta ira justificada por Caín mismo para odiar a Dios. Tal como lo afirma "es muy sencillo, maté a abel porque no podía matarte a ti, pero en mi intención estás muerto". El odio de Caín se manifiesta a lo largo del viaje errante que, desde aquel momento, emprende por condena de Dios –y también, considero, por su incapacidad de soltar su ira–. Durante este andar, Caín se convierte en testigo de muchas escenas bíblicas tan controvertidas como la destrucción de Gomorra, la caída de la torre de Babel, la apuesta de Satán con Dios y el arca de Noé. Sin embargo, este testimonio, más allá de apegarse al texto bíblico o a la interpretación del dogma, se basa en el sentimiento puro de Caín quien, nunca liberado del odio a Dios, se convierte en el juez de su padre celestial dedicándose a arruinar cualquier plan divino. En este sentido, pienso que el autor se expresó con nítida transparencia en su personaje. Bien sabido es el ateísmo de Saramago quien, pese a no creer en un poder eterno, se vio siempre fascinado por los temas de la revelación. Además, resulta curioso porque, pese a que Caín está con Dios, es el primero en no creer en él y en resentirlo hasta el extremo. Sin embargo, todo este periplo que emprendió parece que no llega a ninguna parte. Al final de la novela, ¿qué queda de Caín? Nada. Homicidios, mentiras, engaños y una ira sin frenos contra su creador. Quizás, esta es la marca de Caín, el símbolo de la ira nihilista que nunca se satisface su sed de violencia y venganza. ¿Qué considero que es novedoso de esta novela? La fórmula narrativa, como siempre ocurre con Saramago. Hay una muy marcada tendencia de reivindicar el sufrimiento y la fragilidad humana desde las coordenadas de la razón y la emoción. Quizás, es demasiado duro en su crítica contra los textos religiosos que, tanto para fieles como no creyentes, son un pilar de la sociedad occidental. Para bien, como para mal. Lo cual, me lleva a otra reflexión: mucho se juega en la interpretación. Los medievales no perdieron tiempo en investigar afanosamente los métodos de interpretación para entender los Textos Sagrados, así como los distintos significados que contienen. Lo mismo ocurre en un ambiente secular. El mismo derecho es ejemplo paradigmático de la importancia que acarrea una correcta interpretación de la realidad:  El derecho es un concepto interpretativo. Los jueces deberían decidir qué es el derecho al interpretar la práctica de otros jueces cuando deciden qué es el derecho. […] La actitud del derecho es constructiva: su objetivo, en el espíritu interpretativo, es colocar el principio por encima de la práctica para demostrar el mejor camino hacia un futuro mejor, cumpliendo con el pasado2.   De esta manera, pienso que la gran maestría de Saramago en esta novela es, precisamente, demostrar el rol central que desempeña nuestra capacidad interpretativa para descifrar nuestra realidad. Los hechos históricos, los actos públicos, las voluntades privadas, las leyes y políticas implementadas, son símbolos que constantemente estamos interpretando. Y, como bien explica Mauricio Beuchot: Estos signos estructuran el imaginario social, esa dimensión inconsciente por la que nos conectamos con nuestra comunidad, que nos hace pertenecer a una colectividad o sociedad. Se forma como imaginario individual, pero a partir del social. Va a través de la fantasía o imaginación. Y también, al igual que el símbolo, requiere de la interpretación, de la hermenéutica3. Es nuestra capacidad interpretativa lo que nos permite construirnos, tanto como individuos, como comunidad. La clave interpretativa de Caín siempre se cifró a través del sentimiento de traición y, por lo tanto, de venganza. Así, en lugar de comprender la realidad objetivamente, Caín veía al mundo a través del lente del odio, sin dar lugar a cualquier otro criterio, ni siquiera a una reflexión honesta de sí mismo. Podríamos decir, entonces, que la marca de Caín es la perversión de una vida que sólo existe para odiar.  Por último, quiero destacar que resulta algo irónico que alguien tan profundamente ateo se haya inspirado por lo religioso para crear su arte. Claro, lo hace con crítica severa. Sin embargo, no deja de ser curioso. Al final, las tres grandes interrogantes que definen los paradigmas de las épocas humanas son las preguntas por saber qué es la persona, qué es la naturaleza y qué es –o si existe– un dios. Estas cuestiones con sus respectivas preguntas son las que moldean la historia humana. Así, Saramago ha representado, en una pequeña novela, el paradigma relativista del pensamiento humano contemporáneo.  1 Saramago, José, Caín (México: Alfaguara, 2017), p. 40.  2 Dworkin, Ronald, El Impero de la Justicia (México: Gedisa Editorial, 2008), pp. 287-290.  3 Beuchot, Mauricio, Hechos e Interpretaciones (México: FCE, 2016), p. 56." ["post_title"]=> string(71) "La ceguera del odio. Una breve reseña de “Caín” de José Saramago" ["post_excerpt"]=> string(174) "Las tres grandes interrogantes que definen los paradigmas de las épocas humanas son las preguntas por saber qué es la persona, qué es la naturaleza y qué es la divinidad." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(61) "la-ceguera-del-odio-una-breve-resena-de-cain-de-jose-saramago" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-01-07 12:18:38" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-01-07 17:18:38" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=74353" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17618 (24) { ["ID"]=> int(74445) ["post_author"]=> string(2) "59" ["post_date"]=> string(19) "2022-01-11 12:07:55" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-01-11 17:07:55" ["post_content"]=> string(4200) "Algunas personas quizá se resistan a ver esta serie, primero, porque es sobre futbol, y segundo, porque Maradona no es un personaje ejemplar. Pero la verdad es que la serie es buena, y para quienes en los años ochenta éramos adolescentes y vivimos el sismo de 1985 y el Mundial de 1986, está llena recuerdos. Más allá del futbol, Maradona es un icono de la Argentina. Es un argentino universal, en el pleno sentido de la palabra, y, me atrevo a decir, uno de los cinco iconos más importantes de aquella hermana nación. Nació y se crió en la pobreza extrema, es uno del pueblo, y por eso su ascenso representa las aspiraciones de las grandes masas marginadas de la nación argentina, aquellas que las clases privilegiadas miran con desprecio, recelo y desconfianza. Sí, Maradona se equivocó y se entregó a toda clase de excesos. Y lo pagó muy caro. La serie no es una apología ni una apoteosis, sino el frío retrato de una súper estrella, tanto en su ascenso como en su declive. Nos muestra ese Maradona oscuro y decadente, espléndidamente interpretado por Juan Palomino, pero también nos enseña esa luz que algún día brilló en el corazón del astro argentino. Habrá sido lo que usted diga, pero fue un gran atleta, un líder en la cancha, un excelente compañero –muchos de quienes jugaron con él dan testimonio de ello– y un hombre que profesó una gran devoción por su familia. Los diez capítulos de la serie, cada uno de aproximadamente una hora, nos ofrecen un cuadro de la Argentina, desde la dictadura militar hasta el advenimiento de la democracia. Nos enseña las vísceras del futbol y nos hace oír la voz de un Diego Armando idealista que, a su modo, se opuso siempre a la injusticia, no solo en el deporte, sino también en la política. Vaya, les restriega a los italianos en la cara ese racismo que existe de las regiones del norte en contra de las del sur, a los argentinos la división entre ricos y pobres y el fascismo de la derecha, a los ingleses el abuso por la invasión de las Malvinas, y a los catalanes el manejo hipócrita de un equipo como el Barcelona.  La frase “la mano de Dios”, después del gol con la mano que le metió a los ingleses en el Mundial de México, ha sido interpretada fuera de contexto. Maradona lo explicó en su momento, pero la mayoría de las personas lo toman como un acto de obscena jactancia y vanagloria. En realidad Maradona quiso decir que de algún modo esa victoria sobre la escuadra inglesa era una especie karma después del brutal abuso que supuso la invasión de las Malvinas. Quien actuó con obscena jactancia y prepotencia fue el Reino Unido, que usó su temible poder contra una nación humilde, pobre y sometida. En un biopic como este no puede haber spoilers, porque todos conocemos la historia. El punto más alto de la carrera de Maradona fue cuando la selección argentina ganó el Mundial de México 86. Los últimos dos capítulos de la serie son espléndidos y narran ese campeonato. Debo confesar que me hicieron llorar de emoción, especialmente el último. La recreación de esos días está muy bien lograda: cómo Maradona se echa el equipo a la espalda y cómo arenga a sus compañeros (Valdano, Tata Brown, Batista, Burruchaga, Ruggeri, Passarela, etcétera) hasta alzar la Copa del Mundo, es algo que de verdad le pone a uno la piel erizada. La caracterización del técnico Carlos Bilardo es maravillosa.  La serie es prolija en grandes actuaciones. Hay que destacar en primerísimo lugar la de Nazareno Casero como Maradona joven. Este actor se lleva la serie. De verdad que se mete en el personaje y logra emocionar. Julieta Cardinali, como Claudia Villafañe, esposa de Maradona, está espléndida. La dirección de Alejandro Aimetta es convincente y efectiva. Recomiendo mucho esta serie, aunque usted no sea fan ni de Maradona ni del futbol." ["post_title"]=> string(57) "“Maradona: sueño bendito”, una serie que hay que ver" ["post_excerpt"]=> string(52) "Crítica de la serie “Maradona: sueño bendito”." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(48) "maradona-sueno-bendito-una-serie-que-hay-que-ver" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-01-11 14:57:04" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-01-11 19:57:04" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=74445" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17657 (24) { ["ID"]=> int(74353) ["post_author"]=> string(2) "91" ["post_date"]=> string(19) "2022-01-07 12:18:38" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-01-07 17:18:38" ["post_content"]=> string(7715) "Pese a que vivamos en una época demasiado crítica al pensamiento religioso, los personajes bíblicos continúan siendo figuras centrales de nuestra cosmogonía actual. Prueba de ello es la fantástica narración que hace José Saramago del primer homicida –dentro de las religiones abrahámicas–, Caín. La historia la conocemos todos. Los dos primeros hijos de Adán y Eva que, en un día cualquiera, ofrecieron sacrificios en alabanza a Dios; un aparente e inofensivo acto que acabó por protagonizar un suceso que será recordado por milenios. ¿Qué ocurre? El hermano mayor asesina al menor. ¿Por qué? El texto no ofrece explicación alguna. Lo cual, quizás, es el encanto de la historia, pues nos permite –como Saramago lo hace– llenar los espacios con una narrativa que nos haga sentido. Lo que el escritor portugués hace en esta corta novela es, a mi modo de ver, una defensa del libre albedrío en su esplendor más existencialista –no hay sentido más el que uno mismo quiera impregnarle a su vida–. La historia es relativamente sencilla. Adán y Eva son expulsados del Edén y forzados a vivir en el mundo mortal. Tienen dos hijos, Caín y Abel. Cuando el segundo le ofrece un sacrificio a Dios y éste lo acepta, rechazando el de Caín, éste se deja arrebatar por la cólera y asesina al hermano favorecido. Claro, la narrativa de Saramago empieza a hacer su magia desde la primera palabra que escribió y nos ofrece una explicación muy humana. El hermano menor le echa en cara que él sí fue favorecido por Dios. Por supuesto, siendo el inicio de toda la historia humana, Caín no supo cómo manejar su enojo y culminó en un acto de aniquilación sin remordimiento alguno. En su visión –y hasta el final de la novela– siempre estuvo justificado.  En general, considero que la novela trata precisamente de esta ira justificada por Caín mismo para odiar a Dios. Tal como lo afirma "es muy sencillo, maté a abel porque no podía matarte a ti, pero en mi intención estás muerto". El odio de Caín se manifiesta a lo largo del viaje errante que, desde aquel momento, emprende por condena de Dios –y también, considero, por su incapacidad de soltar su ira–. Durante este andar, Caín se convierte en testigo de muchas escenas bíblicas tan controvertidas como la destrucción de Gomorra, la caída de la torre de Babel, la apuesta de Satán con Dios y el arca de Noé. Sin embargo, este testimonio, más allá de apegarse al texto bíblico o a la interpretación del dogma, se basa en el sentimiento puro de Caín quien, nunca liberado del odio a Dios, se convierte en el juez de su padre celestial dedicándose a arruinar cualquier plan divino. En este sentido, pienso que el autor se expresó con nítida transparencia en su personaje. Bien sabido es el ateísmo de Saramago quien, pese a no creer en un poder eterno, se vio siempre fascinado por los temas de la revelación. Además, resulta curioso porque, pese a que Caín está con Dios, es el primero en no creer en él y en resentirlo hasta el extremo. Sin embargo, todo este periplo que emprendió parece que no llega a ninguna parte. Al final de la novela, ¿qué queda de Caín? Nada. Homicidios, mentiras, engaños y una ira sin frenos contra su creador. Quizás, esta es la marca de Caín, el símbolo de la ira nihilista que nunca se satisface su sed de violencia y venganza. ¿Qué considero que es novedoso de esta novela? La fórmula narrativa, como siempre ocurre con Saramago. Hay una muy marcada tendencia de reivindicar el sufrimiento y la fragilidad humana desde las coordenadas de la razón y la emoción. Quizás, es demasiado duro en su crítica contra los textos religiosos que, tanto para fieles como no creyentes, son un pilar de la sociedad occidental. Para bien, como para mal. Lo cual, me lleva a otra reflexión: mucho se juega en la interpretación. Los medievales no perdieron tiempo en investigar afanosamente los métodos de interpretación para entender los Textos Sagrados, así como los distintos significados que contienen. Lo mismo ocurre en un ambiente secular. El mismo derecho es ejemplo paradigmático de la importancia que acarrea una correcta interpretación de la realidad:  El derecho es un concepto interpretativo. Los jueces deberían decidir qué es el derecho al interpretar la práctica de otros jueces cuando deciden qué es el derecho. […] La actitud del derecho es constructiva: su objetivo, en el espíritu interpretativo, es colocar el principio por encima de la práctica para demostrar el mejor camino hacia un futuro mejor, cumpliendo con el pasado2.   De esta manera, pienso que la gran maestría de Saramago en esta novela es, precisamente, demostrar el rol central que desempeña nuestra capacidad interpretativa para descifrar nuestra realidad. Los hechos históricos, los actos públicos, las voluntades privadas, las leyes y políticas implementadas, son símbolos que constantemente estamos interpretando. Y, como bien explica Mauricio Beuchot: Estos signos estructuran el imaginario social, esa dimensión inconsciente por la que nos conectamos con nuestra comunidad, que nos hace pertenecer a una colectividad o sociedad. Se forma como imaginario individual, pero a partir del social. Va a través de la fantasía o imaginación. Y también, al igual que el símbolo, requiere de la interpretación, de la hermenéutica3. Es nuestra capacidad interpretativa lo que nos permite construirnos, tanto como individuos, como comunidad. La clave interpretativa de Caín siempre se cifró a través del sentimiento de traición y, por lo tanto, de venganza. Así, en lugar de comprender la realidad objetivamente, Caín veía al mundo a través del lente del odio, sin dar lugar a cualquier otro criterio, ni siquiera a una reflexión honesta de sí mismo. Podríamos decir, entonces, que la marca de Caín es la perversión de una vida que sólo existe para odiar.  Por último, quiero destacar que resulta algo irónico que alguien tan profundamente ateo se haya inspirado por lo religioso para crear su arte. Claro, lo hace con crítica severa. Sin embargo, no deja de ser curioso. Al final, las tres grandes interrogantes que definen los paradigmas de las épocas humanas son las preguntas por saber qué es la persona, qué es la naturaleza y qué es –o si existe– un dios. Estas cuestiones con sus respectivas preguntas son las que moldean la historia humana. Así, Saramago ha representado, en una pequeña novela, el paradigma relativista del pensamiento humano contemporáneo.  1 Saramago, José, Caín (México: Alfaguara, 2017), p. 40.  2 Dworkin, Ronald, El Impero de la Justicia (México: Gedisa Editorial, 2008), pp. 287-290.  3 Beuchot, Mauricio, Hechos e Interpretaciones (México: FCE, 2016), p. 56." ["post_title"]=> string(71) "La ceguera del odio. Una breve reseña de “Caín” de José Saramago" ["post_excerpt"]=> string(174) "Las tres grandes interrogantes que definen los paradigmas de las épocas humanas son las preguntas por saber qué es la persona, qué es la naturaleza y qué es la divinidad." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(61) "la-ceguera-del-odio-una-breve-resena-de-cain-de-jose-saramago" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-01-07 12:18:38" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-01-07 17:18:38" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=74353" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(12) ["max_num_pages"]=> float(6) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "e0e9ee14b62d3249768bd894cc57f75a" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

La ceguera del odio. Una breve reseña de “Caín” de José Saramago

Las tres grandes interrogantes que definen los paradigmas de las épocas humanas son las preguntas por saber qué es la persona, qué...

enero 7, 2022

“Maradona: sueño bendito”, una serie que hay que ver

Crítica de la serie “Maradona: sueño bendito”.

enero 11, 2022




Más de categoría
CARTAS A TORA 228

CARTAS A TORA 255

Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le...

enero 21, 2022
Lecciones de vida

Lecciones de vida

La lectura nos invita a asomarnos a otros mundos que, tarde o temprano, enriquecerán el nuestro. En este caso,...

enero 18, 2022

CARTAS A TORA 254

Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le...

enero 17, 2022

Hellblade: la oscuridad interna

Así como el cine y la literatura nos pueden contar historias de gran profundidad, hoy en día los videojuegos...

enero 14, 2022