Redención musical

   De regreso de un viaje de Venecia, su Ciudad natal hasta Anzio, en la misma península itálica, arrojó las dos pacas de manuscritos de los que fue autorizado sustraer de una pequeña biblioteca de una  iglesia del...

11 de marzo, 2021 Redención musical

   De regreso de un viaje de Venecia, su Ciudad natal hasta Anzio, en la misma península itálica, arrojó las dos pacas de manuscritos de los que fue autorizado sustraer de una pequeña biblioteca de una  iglesia del lugar. El padre Antonio, pelirrojo y aficionado a la música, se puso a estudiarlos. Corría el año de 1690.

En sus funerales, 29 años después, no se despedía a un cura cualquiera, sino a un personaje que había revolucionado el arte mismo. Había dejado una profunda huella en vida. Su influencia marcaría no solo al barroco, sino a la música en general. Con él, el género del Concierto, se hacía en un sitio privilegiado que no perdería jamás. “¡Realmente, qué artista murió con él!”, fueron sus últimas palabras, según lo afirmó su más fiel ayudante desde sus tiempos de monaguillo.

Las pacas de manuscritos antiguos habían sido incendiadas por completo meses antes, aseguró años después. Ya con más de 80 años encima, nadie escuchaba las historias y vivencias de Luciano, pupilo del padre Antonio, quizá por sus desplantes mitómanos, acentuados por la edad. Pero se fueron transmitiendo de generación en generación en vía de sus sobrinos. Estos aseguraban que en el ya citado año de 1690, se había hecho, en su viaje a Anzio, de las partituras y poemas de ni más ni menos que del pérfido Emperador Nerón de Roma. Todos creados entre los lejanos años del Señor de entre finales de los 50 y todos los 60. En la pira se fue toda su poesía, por considerarla el sacerdote como vulgar y hereje.

 Profesor y empresario también, además de músico, el cura rojo, como se le conoció en vida, había alcanzado la fama y la fortuna. Casi 800 obras, varios cientos de conciertos y cerca de 50 óperas después, Antonio Vivaldi dejaba  de existir en este plano terrenal. Sus “Cuatro estaciones” serían un clásico perenne en el espacio-tiempo musical, los violines cobraban, a partir de esa obra maestra, un nuevo significado.

 Que era demasiado para un cura que, en relación a la música, había sido no más que un apasionado aficionado, sí, pero con él, según le repitió en varias ocasiones a Luciano, Nerón había sido redimido en su vida pecadora, y su alma salvada de la lumbre de los infiernos, todo con el costo de que su fama como un enorme artista, jamás sería reconocida por prácticamente, nadie.

Comentarios


object(WP_Query)#17972 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(62468) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "07-06-2022" ["before"]=> string(10) "05-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(62468) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "07-06-2022" ["before"]=> string(10) "05-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17969 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17931 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17928 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "07-06-2022" ["before"]=> string(10) "05-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-06-07 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-07-05 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (62468) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17965 (24) { ["ID"]=> int(79797) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-10 09:25:18" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-10 14:25:18" ["post_content"]=> string(4491) "Querida Tora: Hace unos días llegó un nini más a la azotea. Quién sabe de dónde salió, o de quién era amigo; el caso es que ya se aposentó allí. Está fortachón, y dice que es karateca; y para demostrarlo, todo el tiempo anda haciendo movimientos muy amenazantes de karate a todo el que se le pone delante. El caso es que tiene aterrorizados a todos los de la vecindad, y nadie quiere ni encontrárselo en los pasillos o en las escaleras, por miedo a que les haga algo. ¿Y qué crees? El portero se fijó en él, y pensó que le resultaría útil, así que lo contrató como guarura. Le paga muy poco, pero no va a hacer nada más que amenazar a los vecinos, así que lo poco que le da le viene muy bien. Además, que se siente más importante, y ya mira a los otros guaruras por encima del hombro. Por otro lado, a la chava le del 38 le salió un novio. Es un muchacho de la otra calle, que se ve serio y bien portado. A todo el mundo le cayó bien… menos al karateca, que en cuanto lo vio se fue sobre él con una serie de movimientos verdaderamente estremecedores. Pero el muchacho aguantó a pie firme, y ni siquiera se inmutó. Eso enfureció más al karateca, y ahora anda espiando sus entradas a la vecindad para asustarlo (No lo ha logrado, pero él se hace las ilusiones y presume como no tienes idea). La cosa ha ido escalando, y la vecindad entera se ha dado cuenta, así que todo el día están esperando a ver qué pasa de nuevo. Y pasó. Anteayer, el chavo estaba platicando con la novia en el patio, muy tranquilitos los dos, cuando se presenta el karateca y, sin previo aviso va y toca a la muchacha en sus partes nobles. Toda la vecindad lo vio, y fue como si les hubiera pasado una corriente eléctrica de alta intensidad a todos. ¿Qué iba a hacer el chavo? No podía pasar eso por alto. Y no lo pasó. Sin decir palabra tomó al flamante guarura por el cuello (con una sola mano, para más vergüenza) y lo subió al tendedero de la del 18, que está bastante alto, y allí lo dejó colgado. El karateca rugía y se debatía, pero no podía hacer nada, porque el chavo lo enganchó en un clavo muy fuerte que soporta todo el tendedero, y no alcanzaba con las manos ni con los pies. Y allí estuvo un rato, ante la mirada asombrada de toda la vecindad. El chavo siguió platicando con la novia como si no hubiera pasado nada; y, por fin, fue a desenganchar al “interfecto” y le dijo que se fuera pitando, para que no atropellara a nadie. ¿Y qué crees? Le obedeció, pero fue corriendo a meterse en la portería, a darle la queja al portero y a exigirle que castigara al “agresor de la autoridad”. Pero el portero le dijo que si no había sido capaz de resolver el problema por sí solo, “en ese momento dejaba de ser autoridá” y lo echó a la calle, entre las burlas de todos los vecinos. Total, que el nini se fue corriendo, y no se le ha vuelto a ver. Yo pensé que iba a volver con otros “karatecas”, pero ni a eso se atrevió. Entonces, el portero fue a buscar al chavo y le propuso que trabajara de guarura con él. Pero le dijo que no, que estaba estudiando y que no podía perder el tiempo en otras cosas. Más tarde le dijo a la novia que cuando subió al karateca al gancho, éste tenía una mirada de terror tan grande que pensó que a nadie se debe atemorizar así sin un motivo verdadero (y el suyo  había sido verdadero, añadí yo), y lo que el portero pretende es tener a todos asustados. La muchacha estuvo de acuerdo, y los dos se fueron a cenar como todos los días, entre murmullos de aprobación y gritos de alegría. Los únicos que lamentaron lo sucedido fueron los ninis de la azotea, porque el karateca les permitía muchas cosas que los otros guaruras les impedían, como fumar las hierbas que cultivaban, por ejemplo. Pero no había quien los apoyara, y tuvieron que aguantarse. Y pensar que el novio de la del 38 parecía tan poquita cosa… “Caras vemos, corazones no sabemos”, suele decir la gente aquí. Y tienen mucha razón. Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 270" ["post_excerpt"]=> string(180) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-270" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-10 09:25:18" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-10 14:25:18" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79797" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17870 (24) { ["ID"]=> int(80266) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-27 08:31:45" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-27 13:31:45" ["post_content"]=> string(5165) "Querida Tora: Ya te he hablado varias veces del muchacho que trabaja (o que está buscando trabajar) en televisión. Te acuerdas, ¿no? Bueno, el otro día llegó muy contento porque había hecho un “casting” para un comercial, y se lo habían dado. Aún no sabía de qué se trataba, pero ya se veía haciendo comerciales a diestro y siniestro, y convirtiéndose en una cara famosa. Pero resulta que el comercial era de una casa que vende y atiende de todo a todo a perros. ¡Y él odia a los perros! Desde chiquito les ha tenido aversión; y cuando tenía cinco años un perrazo lo mordió, y ahora les tiene verdadero pavor. La madre le dijo que no lo aceptara; pero él contestó que no podía rechazar una oportunidad así, que lo haría. Para prepararse, empezó por llenar su casa de fotos de perros. Las sacó de revistas, de internet, de donde pudo. Y las contemplaba todo el día. Pobrecito. No podía ni comer. Y por las tardes, le dolía el estómago. Luego, intentó hacer amistad con Pucho, el perro ese tan sangrón de una vecina. Se le acercó (previo permiso de su quisquillosa dueña), le habló bonito, le dio algo de comer y luego intentó acariciarlo. Pero no pudo ni tocarlo. Hizo todo lo posible, a mi me consta, pero no pudo ponerle la mano encima. Y, además, Pucho le ladró, furioso. Esa noche, el chavo no durmió. Sin  embargo, no se dio por vencido. Buscó otro perro con el cual hacer amistad, pero no lo halló. Y el día de la filmación del comercial se acercaba a pasos agigantados. Entonces, se le ocurrió ir a la perrera a trabajar. Y como lo pensó, lo hizo. Le dieron un puesto en el equipo de limpieza, y se encargaba de recoger todos los desechos que había. Haciendo de tripas corazón, logró limpiar la perrera entera, pero no tuvo contacto con los animales. Todo fue de lejecitos. Sin embargo, se sintió bastante animado. Pero el día siguiente le dijeron que llevara un perro bulldog al veterinario, porque estaba deprimido. Pero no logró ponerle la cadena para sacarlo de la jaula, y lo corrieron de su empleo. Se conformó con volver a tratar de intimar con Pucho, pero el desgraciado le enseñaba los dientes en cuanto se le acercaba, y el recuerdo de aquella mordida lo hacía temblar de la cabeza a los pies. La madre estaba muy angustiada, y todos los días le rogaba que renunciara al comercial; pero el chavo decía que no, que era su obligación hacerlo. Por fin , llegó el día tan temido… y tan deseado. Yo me fui con él, deseoso de ver qué ocurría; y la madre se quedó llorando, después de darle la bendición y tres estampitas de santos “para que lo ampararan y protegieran”- El muchacho iba pálido y tembloroso; pero en cuanto llegó al lugar de la filmación se irguió, se pellizcó los cachetes para que adquirieran color, y se dirigió con paso firme hacia el perro que un ayudante tenía bien sujeto, porque no hacía más que ladrar y tirar dentelladas al aire. ¿Y qué crees que pasó? El muchacho se agachó, acarició al perro (así como lo oyes: le pasó la mano desde la cabeza hasta la cola, sin temblar ni nada), y el animalito volteó a mirarlo, así como agradecido. Total, que el chavo se puso a jugar con él, y las cámaras filmaron todo eso, que quedó muy bonito. Ya parecía que todo había acabado, pero el productor dijo que faltaba una parte, porque el patrocinador era un dentista de perros; y el muchacho tuvo que abrirle la boca al animal y bajarle el labio para que se vieran bien los dientes. Pues lo hizo. Y a la primera. El director quedó muy complacido. Yo estaba francamente asombrado. ¿Cómo logró el chavo dominarse tan completamente? Después de mucho pensar, concluí que había sido la necesidad… y el deseo de hacer las cosas bien. Fue un esfuerzo enorme de voluntad, pero logró lo que se había propuesto, aunque esa tarde tuvo la presión muy alta. Pero la madre le dio de comer cosas ligeras y sabrosas, que no le cayeron mal. ¡Y lo hubieras oído platicar la experiencia! El mismo no lo podía creer, y besó todas las estampitas que su madre le había dado en señal de agradecimiento. Sin embargo, cuando salió al patio, Pucho venía de la calle y se le quiso echar encima, ladrando furiosamente. La dueña apenas lo pudo contener, y el chavo casi se desmaya (tenía la presión alta, no se te olvide). Pero logró sonreír y hasta decir a la vecina, de muy buena manera, que había que mandar a Pucho a la escuela para perros para que aprendiera a comportarse. Total, fue un asunto que acabó muy bien. Yo quise recompensar al muchacho (a mi manera, claro), y me acerqué a lamerle la mano. Pero en cuanto vio mis dientes retiró la mano. Por si acaso. Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 272" ["post_excerpt"]=> string(180) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-272" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-27 08:31:45" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-27 13:31:45" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=80266" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17965 (24) { ["ID"]=> int(79797) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-10 09:25:18" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-10 14:25:18" ["post_content"]=> string(4491) "Querida Tora: Hace unos días llegó un nini más a la azotea. Quién sabe de dónde salió, o de quién era amigo; el caso es que ya se aposentó allí. Está fortachón, y dice que es karateca; y para demostrarlo, todo el tiempo anda haciendo movimientos muy amenazantes de karate a todo el que se le pone delante. El caso es que tiene aterrorizados a todos los de la vecindad, y nadie quiere ni encontrárselo en los pasillos o en las escaleras, por miedo a que les haga algo. ¿Y qué crees? El portero se fijó en él, y pensó que le resultaría útil, así que lo contrató como guarura. Le paga muy poco, pero no va a hacer nada más que amenazar a los vecinos, así que lo poco que le da le viene muy bien. Además, que se siente más importante, y ya mira a los otros guaruras por encima del hombro. Por otro lado, a la chava le del 38 le salió un novio. Es un muchacho de la otra calle, que se ve serio y bien portado. A todo el mundo le cayó bien… menos al karateca, que en cuanto lo vio se fue sobre él con una serie de movimientos verdaderamente estremecedores. Pero el muchacho aguantó a pie firme, y ni siquiera se inmutó. Eso enfureció más al karateca, y ahora anda espiando sus entradas a la vecindad para asustarlo (No lo ha logrado, pero él se hace las ilusiones y presume como no tienes idea). La cosa ha ido escalando, y la vecindad entera se ha dado cuenta, así que todo el día están esperando a ver qué pasa de nuevo. Y pasó. Anteayer, el chavo estaba platicando con la novia en el patio, muy tranquilitos los dos, cuando se presenta el karateca y, sin previo aviso va y toca a la muchacha en sus partes nobles. Toda la vecindad lo vio, y fue como si les hubiera pasado una corriente eléctrica de alta intensidad a todos. ¿Qué iba a hacer el chavo? No podía pasar eso por alto. Y no lo pasó. Sin decir palabra tomó al flamante guarura por el cuello (con una sola mano, para más vergüenza) y lo subió al tendedero de la del 18, que está bastante alto, y allí lo dejó colgado. El karateca rugía y se debatía, pero no podía hacer nada, porque el chavo lo enganchó en un clavo muy fuerte que soporta todo el tendedero, y no alcanzaba con las manos ni con los pies. Y allí estuvo un rato, ante la mirada asombrada de toda la vecindad. El chavo siguió platicando con la novia como si no hubiera pasado nada; y, por fin, fue a desenganchar al “interfecto” y le dijo que se fuera pitando, para que no atropellara a nadie. ¿Y qué crees? Le obedeció, pero fue corriendo a meterse en la portería, a darle la queja al portero y a exigirle que castigara al “agresor de la autoridad”. Pero el portero le dijo que si no había sido capaz de resolver el problema por sí solo, “en ese momento dejaba de ser autoridá” y lo echó a la calle, entre las burlas de todos los vecinos. Total, que el nini se fue corriendo, y no se le ha vuelto a ver. Yo pensé que iba a volver con otros “karatecas”, pero ni a eso se atrevió. Entonces, el portero fue a buscar al chavo y le propuso que trabajara de guarura con él. Pero le dijo que no, que estaba estudiando y que no podía perder el tiempo en otras cosas. Más tarde le dijo a la novia que cuando subió al karateca al gancho, éste tenía una mirada de terror tan grande que pensó que a nadie se debe atemorizar así sin un motivo verdadero (y el suyo  había sido verdadero, añadí yo), y lo que el portero pretende es tener a todos asustados. La muchacha estuvo de acuerdo, y los dos se fueron a cenar como todos los días, entre murmullos de aprobación y gritos de alegría. Los únicos que lamentaron lo sucedido fueron los ninis de la azotea, porque el karateca les permitía muchas cosas que los otros guaruras les impedían, como fumar las hierbas que cultivaban, por ejemplo. Pero no había quien los apoyara, y tuvieron que aguantarse. Y pensar que el novio de la del 38 parecía tan poquita cosa… “Caras vemos, corazones no sabemos”, suele decir la gente aquí. Y tienen mucha razón. Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 270" ["post_excerpt"]=> string(180) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-270" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-10 09:25:18" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-10 14:25:18" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79797" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(7) ["max_num_pages"]=> float(4) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "5d3f88f58a00976531fd4e546fd769bc" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
CARTAS A TORA 270

CARTAS A TORA 270

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas...

junio 10, 2022

CARTAS A TORA 272

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas...

junio 27, 2022




Más de categoría

ENTREVISTA CON EL CANTANTE FRAN DIEGO

A propósito del nuevo EP del cantante mexicano Fran Diego, Claudia Blix nos ofrece una entrevista donde se explora...

julio 1, 2022

CARTAS A TORA 272

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días...

junio 27, 2022

Mesa de análisis

Ginés Sánchez nos ofrece un cuento que combina teoría cuántica, teoría política e Historia de México.

junio 22, 2022

Una breve charla con Alejandra Junco Lavín, autora de La última oveja del Ángel Exterminador

No voy a mentirles: la pandemia que inició en 2020 estuvo llena de momentos dolorosos; sin embargo, también tuvo...

junio 17, 2022