Posible origen del gentilicio “chilango”

La palabra “chilango” evoca a las personas originarias de la Ciudad de México, o más bien del altiplano central en general; también se les conoce como “defeños” (término en desuso desde el cambio de nombre de Distrito...

30 de junio, 2021 Gines Sanchez

La palabra “chilango” evoca a las personas originarias de la Ciudad de México, o más bien del altiplano central en general; también se les conoce como “defeños” (término en desuso desde el cambio de nombre de Distrito Federal a Ciudad de México en su Construcción de 2016), capitalinos, o mexiqueño de acuerdo con la Real Academia de la Lengua (RAE), palabra incorporada en 2001, cuyo sufijo (-eño).

Investigadores y académicos enfocados en disciplinas como la Historia y la Lingüística solo coinciden en algo al respecto de ese vocablo de uso tan popular y extendido por todo el país: se desconoce a ciencia cierta el origen de la palabra. Hay no pocas especulaciones, pero ninguna es de fiar y carecen, casi por completo, de un sustento científico. Un posible origen, que en este brevísimo texto esbozamos, se encuentra en el nombre de un enclave ubicado en lo que hoy es el estado de Campeche: XICALANGO.  En épocas del florecimiento del imperio mexica, fue un importante puerto comercial e incluso en algún momento fungió como punto de avanzada militar tenochca. Era un punto estratégico porque, geográficamente hablando, lo dotaba de dicha importancia, siendo una suerte de península donde confluían ríos, lagos, caminos y mar. Su mayor importancia, según las crónicas, la tuvo entre los períodos Clásico Tardío y Posclásico, con especial énfasis durante el reinado el Emperador Ahuizotl (1486 – 1502), dónde el tráfico mercantil entre los dominios de la metrópoli azteca eran clave dado su intensidad. Al parecer también, a la llegada de las primeras expediciones europeas de Grijalva y Cortés había disminuido considerablemente, pero hay historiadores que le dan una importancia anterior, durante su esplendor, similar a la de los principales puertos de Europa o los de Asia descritos por Marco Polo. Ya para el Siglo XVI, al parecer únicamente se celebraba una especie de feria comercial, con solo un puñado de eventos por año. Lo anterior puede explicar el importante papel que llegó a jugar en lo político y lo económico, y sus repercusiones de todo tipo antes y después de la llegada de los españoles, en el dominio y después colonización de todo el sur de la Nueva España.

Recordemos que el dominio de los dos Siglos de esplendor mexica eran más al sureste, que es dónde se encontraban las grandes Urbes civilizadas (no es casualidad la sentencia de Don Alfonso Reyes, de que en México, geográficamente, “donde empieza la carne asada, termina la cultura”). Sitio, pues, estratégico, donde se puede decir que se dividen las aguas del Golfo de México y del mar Caribe, o bien el altiplano de todos las Ciudades – Estado sojuzgadas por ellos. En la región en cuestión se hablaban distintas lenguas, dado el hecho de que confluían por diversas razones, pero también debido a la dominación del náhuatl, pudiéndose afirmar en lo que algunos historiadores denominan la nahuatización de la zona chontal.

 Xicalango, en resumidas cuentas y desde los testimonios vertidos, por ejemplo, por Juan de Grijalva y luego también recogidos por Fray Bernardino de Sahagún, suele reconocerse como el puerto chontal por excelencia: “También había grandísima feria en Xicalango, donde llegaban muchos mercaderes de muchas y lejanas tierras a tratar, y así era muy mentado el lugar”.

   Como vemos, Xicalango tuvo una innegable importancia en cuanto a intercambio de productos de toda índole y su redistribución, lo cual continuó hasta ya bien entrada la conquista. Tan es así, que fue en Xicalango donde fue cedida la famosa y polémica “MALINCHE”.  Cabe recordar que la Malinche fue cedida a los españoles, junto con otras 19 mujeres, como botín de guerra al derrotar al pueblo de Potonchán,  comenzando así su papel preponderante en el llamado proceso de Conquista.  La Malinche dominaba dos lenguas, la nahua y la maya; y, por su lado, el capitán español Jerónimo de Aguilar conocía el maya, después de haber naufragado y pasado varios años cerca de Cozumel con la cultura Maya.   Para comunicarse estructuraron una cadena de traducción tan efectiva que facilitó en gran medida el proceso de Conquista a los europeos.

Siendo este enclave, Xicalango, un referente para todo el Imperio Mexica, y aún después, en las primeras décadas del proceso de colonización material y espiritual, a la vez del punto geográfico dónde se dividía (o divide) el centro/norte del sur/sureste, se adoptó este gentilicio para denominar a los oriundos de México – Tenochtitlan, castellanizándose después a “CHILANGO”, porque de ahí venían y hacia allá iban los mexicas. Ejemplos de nombres castellanizados a partir del original, parecidos, sobran: Tabasco proviene de ya sea el nombre de cacique del lugar o del sitio mismo “Tabs-Coob” o en mismísimo Yucatán, proveniente del maya “Ci U t’ann” (‘no entiendo”) al escuchar los naturales el idioma castellano, desconocido obviamente para ellos, o es posible, se afirma, del “Uh U t’ ann” (‘Oye cómo hablan’).




A la postre, “chilango” adquirió una denotación peyorativa por el dominio de la Metrópoli sobre todos los demás pueblos, ya fuera militar, tributario o con condiciones mercantiles muy ventajosas para los tenochcas. En fin, puede que nunca sepamos  el origen del multicitado gentilicio “CHILANGO”, pero esta es una simple hipótesis que bien valdría la pena investigar con más seriedad y rigor científico.

LEE:

Un simple guerrerense en la CDMX | Ruiz-Healy Times (ruizhealytimes.com)

Comentarios
object(WP_Query)#17850 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(67453) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "06-07-2021" ["before"]=> string(10) "03-08-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(67453) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "06-07-2021" ["before"]=> string(10) "03-08-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17849 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17828 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17845 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "06-07-2021" ["before"]=> string(10) "03-08-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-07-06 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-08-03 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (67453) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17858 (24) { ["ID"]=> int(68259) ["post_author"]=> string(2) "97" ["post_date"]=> string(19) "2021-07-21 09:43:44" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-07-21 14:43:44" ["post_content"]=> string(4334) "Caía la tarde y la noche comenzaba a cubrir las calles de la ciudad. Me dirigí a un bar procurando salir de la rutina absorbente del día a día, decidí sentarme en la barra donde tuviera acceso al cantinero y no sentirme tan solo, tal vez esperando alguna pequeña charla con él, el objetivo… olvidarme un poco de mi realidad, pedí un par de whiskys tratando de relajar mi alma. Tomaba el vaso en mi mano y miraba en su interior. Algo atrajo mi mirada hacia el otro lado del mismo: una dama de fuerte personalidad y presencia interesante. No pude evitar que me descubriera, pues mis ojos se voltearon hacia su belleza como un metal atraído por el imán. La sorpresa vino a mí cuando ella al mirarme dibujo una elegante sonrisa en su rostro. Yo simplemente respondí al gesto con cierta precaución, pues estaba un tanto confundido, mientras ella caminaba hacia una mesa vacía, parecía estar esperando a alguien. Continué concentrado en mi bebida.   Pasaron unos minutos y el cantinero notó su presencia y me comento “¿Ya vio la chica de aquella mesa? -me comentó el cantinero- Tiene una belleza muy especial”. “Así es -respondí- tampoco pude evitar verla, su persona impone hay que ver quién es el suertudo al que espera”. El cantinero replicó: “Pues lleva rato sentada y no parece que esté esperando a nadie”.  La curiosidad me ganó y miré hacia la mesa. Nuevamente nuestras miradas chocaron, pero en esta ocasión quedaron atrapadas una a la otra por algunos segundos. Volvió a sonreír al igual que yo, y sin pensar me dirigí a donde se encontraba. Pregunté si podía acompañarla ella simplemente asintió con la cabeza.   Comenzó la charla,  las copas acompañaban la noche que era cómplice de nuestro encuentro. No podíamos apartar la vista uno del otro mientras las horas pasaban. Chocábamos nuestras bebidas mientras la distancia entre ella y yo se volvía más corta, la voz disminuía su intensidad y la llegada de un beso espontáneo no podía esperar... Pero tenía que ser paciente para no arruinar el momento. Poco a poco nuestros labios se encontraron comencé a sentir lo terso y cálido de su boca que tocaba la mía. La propuesta indecorosa no se hizo esperar. Subimos a mi auto y fuimos hasta su casa. Al cerrar la puerta tomé su cintura entre mis brazos de manera firme, pero a la vez delicada, tratando de llevar el momento a su paso sin prisas.  El hechizo de la seducción nos envolvió… tocaba su cuerpo desnudo y perfecto centímetro a centímetro como si estuviera dándole forma con mis manos y mi boca a la más bella escultura que nadie haya hecho. Nuestros sentidos estaban conectados en ese momento íntimo sin poder pensar en nada más que uno en el otro.   La noche perfecta sí existe, pensé. ¿Cuánto durará? No sé. Sin embargo quedará dentro de mí para siempre. Éramos una pareja en ese momento que después del fracaso del amor habían encontrado olvidar las penas sintiendo que uno era para el otro teniendo como testigos la noche y un acogedor apartamento.  Finalmente el momento de la despedida llegó y nos dimos el adiós con un beso en la mejilla. Camino a casa volví a la realidad, pero esta ya no me afectaba de igual manera, el fracaso amoroso que me consternó quedaba en el pasado como un recuerdo de un mal día. Simplemente entendí que nada es para siempre, pero que siempre hay un nuevo comienzo y los fracasos son solo ciclos que se cierran para dar inicio a nuevas experiencias, que este nuevo empezar está lleno de sorpresas que dan vida a nuestro existir.  Te preguntarás, por la mística mujer, qué fue de ella. No la volví a ver ¿Cómo se llamaba?  Tal vez era Esperanza y tal vez cuente también su desamor con esta aventura  que tampoco para ella tuvo nombre, pero mucho sentido en su andar.   “ESTA ES LA NATURALEZA DE MI SER”.  " ["post_title"]=> string(16) "HECHIZO NOCTURNO" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(16) "hechizo-nocturno" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-07-21 09:43:44" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-07-21 14:43:44" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=68259" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17764 (24) { ["ID"]=> int(68632) ["post_author"]=> string(2) "73" ["post_date"]=> string(19) "2021-07-27 10:15:01" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-07-27 15:15:01" ["post_content"]=> string(6018) "Desde que era niño espero cada cuatro años los Juegos Olímpicos, es cierto que nunca he sido deportista y salvo un par de años en la infancia en el Tae Kwon Do y en el grupo de montañistas del Cristóbal Colón. En realidad siempre he sido una flor de pavimento, mi escritorio y mi biblioteca son mi barco, mi pista y mi montaña; tal vez por eso, he sentido siempre una atracción admirativa por los deportistas olímpicos, por su voluntad y su gloria, por las ciudades engalanadas de ilusiones universales y el mensaje de paz y esfuerzo en el que creo. Recuerdo todas: la de Moscú y su boicot, la de Montreal y el 10 perfecto de Nadia Comaneci (como todos los niños de mi generación, me enamoré de ella). Los Ángeles, Sidney, Atenas, todas están ahí como un recordatorio de que uno es del tamaño de sus esperanzas y tan alto como sus empeños. Sin embargo, este año las olimpiadas son distintas; no solo por el vacío de las tribunas, por el año que se atrasaron y por la potencia evocadora que estos esfuerzos han significado, lo es por una razón familiar, subjetiva que, sin embargo, es simbólica. Mis hijos desde muy pequeños practican la esgrima y ahora acarician el sueño de algún día ir a las olimpiadas, me he pasado noches en vela viendo los combates, escuchándolos emocionarse, comunicarse con su entrenadora en la madrugada para comentar emocionados cuánto ha logrado avanzar Diego Cervantes nuestro protagonista en las competencias de florete. Los he visto sufrir con nuestro equipo de esgrima y aplaudir de pie a Alexa Moreno que se ha apoderado de nuestros corazones. Los he escuchado reírse de los comentarios de los listillos que piensan que no lograr una medalla es un fracaso cuando la gloria está en ya llegar a la competencia. Son muchas las cosas que la esgrima me ha enseñado en más de diez años. La primera de ella es el sentido de la gratitud. Mi abuela, que es la más importante de mis manes, la que lidera mi altar familiar, decía que “es de gente bien nacida ser agradecida”; pero la dimensión es distinta cuando pienso en Jessica Ferrer Santís, antigua campeona de florete y maestra por vocación y veo en ella no solo a la entrenadora de mis hijos sino  que la gratitud solo existe cuando es mutua, cuando se expresa con devoción y se recibe con humildad, cuando se vuelve un nexo y no una forma de sumisión o vasallaje. No se puede observar gratitud más perfecta que la que existe entre entrenadores y atletas, lo sé porque lo he visto y he visto en Jessica Ferrer crear competidores a partir de niños hiperactivos, tímidos, disléxicos o asustados, porque lo que ella ve son seres humanos con el potencial enorme de la voluntad y el deseo, es decir, mira más allá de la piel y de las lágrimas. La esgrima me ha enseñado que la vida es un asunto de equilibrio y de oportunidad, por una parte porque el esgrimista triunfa cuando logra equilibrar su ataque y su defensa, cuando logra identificar el ritmo del combate y ataca cuando debe, se guarece cuando puede y está siempre pendiente del momento oportuno, una centésima de segundo en el que la diminuta punta de un florete puede tocar con limpieza el cuerpo del oponente; cada vez que veo triunfar a un esgrimista lo que he visto es el triunfo del equilibrio sobre el caos y la visión para no dejar la oportunidad. La esgrima me ha enseñado que no importa cuánto te esfuerces o cuánto lo desees, el éxito no es consecuencia de esos factores sino del trabajo efectivo en el momento preciso; que la ilusión, el esfuerzo y la preparación son los presupuestos para estar listo en el momento adecuado y que cuando, pese a todo, los objetivos no se logran, la vida se basta en haber hecho el mejor trabajo, sin excusas ni explicaciones en el momento preciso. Mis hijos sueñan todo el tiempo, los he visto llorar con los puños crispados en el momento de la derrota y levantarse minutos después como si no hubiera pasado nada porque estaban conscientes de haber hecho el trabajo para el que habían sido llamados; los he visto gozar el triunfo, disfrutarlo como si la olimpiada nacional fuera el podio de París e instantes después volver a empezar como si fuera el primer día del entrenamiento. La esgrima me ha enseñado que ningún gobierno puede hacer lo que los ciudadanos no estamos dispuestos a hacer por nosotros mismos; los padres de la tropa de mis hijos, con el toque heroico de las madres como mi esposa, nos organizamos, torcemos agendas y logramos estar donde nos llaman de Tijuana a Mérida -porque esto es la propina, la esgrima me ha enseñado mucho de lo que sé de mi país-. Me consta que las autoridades de la Delegación Benito Juárez se esfuerzan tanto como pueden para darnos buenas condiciones, que la Federación de Esgrima, cada quien su suerte y cada quién tendrá sus apreciaciones, se ha preocupado tanto como ha podido por nuestros muchachos, pero no hay nada que supla al esfuerzo de levantarse temprano, de buscar transportación, tener el equipo en el mejor estado, acariciar y abrazar al derrotado y festejar al triunfante, solidarizarse con el compañero que no ha logrado la medalla y hacer un poco de padre sustituto cuando alguno no puede estar por sus hijos a tiempo. La esgrima me ha enseñado, en fin, que lo que estamos viendo no es el espectáculo más prodigioso que hemos inventado los humanos en la era moderna, sino la suma de un esfuerzo de toda la vida, de los atletas y sus familias; de sus entrenadores y de sus organizaciones. Disfruto Tokio aún desde casa y hoy, más que nunca le digo a mis hijos, “siempre tendremos París”. @cesarbc70  " ["post_title"]=> string(33) "Lo que la esgrima me ha enseñado" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(32) "lo-que-la-esgrima-me-ha-ensenado" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-07-27 10:15:01" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-07-27 15:15:01" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=68632" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17858 (24) { ["ID"]=> int(68259) ["post_author"]=> string(2) "97" ["post_date"]=> string(19) "2021-07-21 09:43:44" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-07-21 14:43:44" ["post_content"]=> string(4334) "Caía la tarde y la noche comenzaba a cubrir las calles de la ciudad. Me dirigí a un bar procurando salir de la rutina absorbente del día a día, decidí sentarme en la barra donde tuviera acceso al cantinero y no sentirme tan solo, tal vez esperando alguna pequeña charla con él, el objetivo… olvidarme un poco de mi realidad, pedí un par de whiskys tratando de relajar mi alma. Tomaba el vaso en mi mano y miraba en su interior. Algo atrajo mi mirada hacia el otro lado del mismo: una dama de fuerte personalidad y presencia interesante. No pude evitar que me descubriera, pues mis ojos se voltearon hacia su belleza como un metal atraído por el imán. La sorpresa vino a mí cuando ella al mirarme dibujo una elegante sonrisa en su rostro. Yo simplemente respondí al gesto con cierta precaución, pues estaba un tanto confundido, mientras ella caminaba hacia una mesa vacía, parecía estar esperando a alguien. Continué concentrado en mi bebida.   Pasaron unos minutos y el cantinero notó su presencia y me comento “¿Ya vio la chica de aquella mesa? -me comentó el cantinero- Tiene una belleza muy especial”. “Así es -respondí- tampoco pude evitar verla, su persona impone hay que ver quién es el suertudo al que espera”. El cantinero replicó: “Pues lleva rato sentada y no parece que esté esperando a nadie”.  La curiosidad me ganó y miré hacia la mesa. Nuevamente nuestras miradas chocaron, pero en esta ocasión quedaron atrapadas una a la otra por algunos segundos. Volvió a sonreír al igual que yo, y sin pensar me dirigí a donde se encontraba. Pregunté si podía acompañarla ella simplemente asintió con la cabeza.   Comenzó la charla,  las copas acompañaban la noche que era cómplice de nuestro encuentro. No podíamos apartar la vista uno del otro mientras las horas pasaban. Chocábamos nuestras bebidas mientras la distancia entre ella y yo se volvía más corta, la voz disminuía su intensidad y la llegada de un beso espontáneo no podía esperar... Pero tenía que ser paciente para no arruinar el momento. Poco a poco nuestros labios se encontraron comencé a sentir lo terso y cálido de su boca que tocaba la mía. La propuesta indecorosa no se hizo esperar. Subimos a mi auto y fuimos hasta su casa. Al cerrar la puerta tomé su cintura entre mis brazos de manera firme, pero a la vez delicada, tratando de llevar el momento a su paso sin prisas.  El hechizo de la seducción nos envolvió… tocaba su cuerpo desnudo y perfecto centímetro a centímetro como si estuviera dándole forma con mis manos y mi boca a la más bella escultura que nadie haya hecho. Nuestros sentidos estaban conectados en ese momento íntimo sin poder pensar en nada más que uno en el otro.   La noche perfecta sí existe, pensé. ¿Cuánto durará? No sé. Sin embargo quedará dentro de mí para siempre. Éramos una pareja en ese momento que después del fracaso del amor habían encontrado olvidar las penas sintiendo que uno era para el otro teniendo como testigos la noche y un acogedor apartamento.  Finalmente el momento de la despedida llegó y nos dimos el adiós con un beso en la mejilla. Camino a casa volví a la realidad, pero esta ya no me afectaba de igual manera, el fracaso amoroso que me consternó quedaba en el pasado como un recuerdo de un mal día. Simplemente entendí que nada es para siempre, pero que siempre hay un nuevo comienzo y los fracasos son solo ciclos que se cierran para dar inicio a nuevas experiencias, que este nuevo empezar está lleno de sorpresas que dan vida a nuestro existir.  Te preguntarás, por la mística mujer, qué fue de ella. No la volví a ver ¿Cómo se llamaba?  Tal vez era Esperanza y tal vez cuente también su desamor con esta aventura  que tampoco para ella tuvo nombre, pero mucho sentido en su andar.   “ESTA ES LA NATURALEZA DE MI SER”.  " ["post_title"]=> string(16) "HECHIZO NOCTURNO" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(16) "hechizo-nocturno" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-07-21 09:43:44" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-07-21 14:43:44" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=68259" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(15) ["max_num_pages"]=> float(8) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "103270cf8b2f507da3438c4cb0b5b254" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
HECHIZO NOCTURNO

HECHIZO NOCTURNO

Caía la tarde y la noche comenzaba a cubrir las calles de la ciudad. Me dirigí a un bar procurando salir de...

julio 21, 2021
Lo que la esgrima me ha enseñado

Lo que la esgrima me ha enseñado

Desde que era niño espero cada cuatro años los Juegos Olímpicos, es cierto que nunca he sido deportista y salvo un par...

julio 27, 2021




Más de categoría
La vida en rosa ⏐ Luy, cuatro décadas en la caricatura

La vida en rosa ⏐ Luy, cuatro décadas en la caricatura

Cuarenta años de carrera prolífica como caricaturista celebra este 2 de agosto Oscar Manuel Rodríguez Ochoa: Luy. En su...

agosto 2, 2021

El Axolote Ilustrado Revista Cultural Iberoamericana retrata la "Diversidad cultural de México e Hispanoamérica"

 Norberto Rodríguez Carrasco y Gregorio Martínez Moctezuma, editores de la Revista “El Axolote Ilustrado Revista Cultural Iberoamericana“, iniciaron este...

julio 29, 2021

Sombras y despertares

Tuve la fortuna de escuchar una plática de la escritora Lola Ancira. Habló de los escenarios dentro de los...

julio 27, 2021
Lo que la esgrima me ha enseñado

Lo que la esgrima me ha enseñado

Desde que era niño espero cada cuatro años los Juegos Olímpicos, es cierto que nunca he sido deportista y...

julio 27, 2021