Orquídeas Rojas

Luisa Ruiz Los japoneses llamaron “Mujeres de consuelo” (Confort Women) a las jovencitas coreanas que enviaron a un cuartel japonés durante la ocupación nipona en Corea. Les dijeron que irían a trabajar a unas fábricas mientras duraba...

8 de marzo, 2021 “Mujeres de Consuelo”

Luisa Ruiz

Los japoneses llamaron “Mujeres de consuelo” (Confort Women) a las jovencitas coreanas que enviaron a un cuartel japonés durante la ocupación nipona en Corea. Les dijeron que irían a trabajar a unas fábricas mientras duraba la Segunda Guerra Mundial y que tendrían un ingreso económico para sus familias. Era obligatorio. Las reclutaron con falsas promesas  y a otras las secuestraron sin saber a dónde iban.

De todos lados fueron transportadas en ferrys hasta las “fábricas”. Una vez ahí y después de muchas horas de recorrido y transbordos de barco a barco supieron que su trabajo era dejar sus cuerpos a merced de los soldados que, en fila, uno tras otro hacía uso de ellas. Cuentan las víctimas que “trabajaban” toda la semana de 8 a 5 y terminaban su “jornada” tumbadas en sus catres rodeadas de sangre, lastimadas, enojadas y sin lágrimas para llorar su cautiverio. 

Tres de ellas intentaron suicidarse ingiriendo alcohol barato en exceso, pero lo único que lograron fue quedar inconscientes para luego ser llevadas al dispensario médico en donde les hicieron salvajes lavados de estómago que les dejaron las vísceras dañadas de por vida.

Las víctimas exigen que el gobierno japonés, aún hoy, acepte públicamente el término “Esclavas sexuales” y que les dejen de llamar “Mujeres de Consuelo”. Exigen al gobierno que se disculpe con ellas, aunque son pocas las que aún viven y que han resistido entre traumas, vergüenza y enfermedades, la mayoría sin familia. Las que fallecieron, se fueron sin dejar huella y sin memoria porque sus movimientos sociales no tuvieron el impacto que buscaban. 

En el tiempo de la Segunda Guerra Mundial y aún ahora con otras etiquetas y modo de operación, siguen existiendo mujeres esclavizadas en todas las formas; siguen existiendo mujeres portando bozales en el alma. En aquellos tiempos no permitían que una mujer “usada” perteneciera a las filas sociales y las dejaron sin oportunidad de estudiar, enamorarse o de tener hijos, por lo que debían recluirse en sus casas guardando el secreto de su “vergüenza” y llorando en soledad. 

Poco a poco se supieron víctimas. Los grupos de apoyo que iniciaron los movimientos de protesta les ofrecían terapias para que entendieran que ellas no eran culpables, que en realidad fueron víctimas, producto de la depravación masculina. Incluso, algunas no culpan a la armada japonesa. Ellas cuentan que los soldados también eran obligados por sus superiores, por órdenes del gobierno, a formarse para que “aliviaran el estrés” con las “mujeres de consuelo” y pudieran seguir en el campo de batalla. 

Ningún soldado podía hablar o platicar con las mujeres en ese bodegón. Algunas cuentan que vieron lágrimas en los soldados, que de inmediato eran humillados y golpeados por otros compañeros porque “llorar y sentir compasión, no es de hombres”. Como en el holocausto alemán, las sobrevivientes de esta tragedia sexual van muriendo y con esto, la memoria se desvanece sin que se haya logrado la disculpa y el reconocimiento del agravio por parte del gobierno japonés.

Además de los testimonios separados, es un horror leer Las Orquídeas Rojas de Shangai de Juliette Morillot. Su historia está contada desde lo más profundo de la piel, que se replica en la piel de todas las demás víctimas silenciosas. Esta lectura me dejó un nudo de impotencia en la garganta, de esos que no se pueden desbaratar solo tragando saliva. Hay tanto dolor en el mundo físico que queda en papel y tanto que desde el papel necesita más impacto en el mundo físico de la humanidad.

Las mujeres esclavas en todas las formas siguen existiendo con un bozal en el alma y lágrimas derramadas en soledad, si es que aún les quedan lágrimas para llorar.

Comentarios


object(WP_Query)#17943 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(62376) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "03-06-2022" ["before"]=> string(10) "01-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(62376) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "03-06-2022" ["before"]=> string(10) "01-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17969 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17919 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17923 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "03-06-2022" ["before"]=> string(10) "01-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-06-03 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-07-01 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (62376) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17964 (24) { ["ID"]=> int(80008) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-17 10:48:38" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-17 15:48:38" ["post_content"]=> string(4726) "Querida Tora: La chica del 42 cumplió 15 años, y en vez de fiesta el papá le regaló una cantidad de dinero considerable (para las estándares de la vecindad). La chava estaba loca de alegría, y lo primero que hizo fue invitar a todos sus amigos (y algunos que no lo eran) a un café en el King’s, que era lo que le quedaba más a mano. El día siguiente salió a la calle con su dinero, queriendo comprarse un regalo digno de la ocasión tan esperada y anhelada. Y se lo compró: unos zapatos con un tacón altísimo, llenos de pedrería y tiritas de colores, que le costaron el salario de cuatro días de trabajo de su padre. Inmediatamente se los puso, y volvió a invitar a un café a todos los jóvenes que estaban en la vecindad, con la excepción de la chava del 12, a quien no puede ver ni en pintura. Lo malo fue que llovió, y al regresar a la vecindad los zapatos se le empaparon, y se les cayeron algunas de las piedritas que tanto la enorgullecían. Pero no le importó; salió a comprar piedritas, y se las pegó a los zapatos que, aunque no quedaron como eran, todavía causaban un gran impacto. Pero todavía le quedaba dinero. Ya no le alcanzaba para otros zapatos. Ni para un vestido (con las ganas que tenía de un vestido largo de colores negro y blanco que vio en una tienda de departamentos). Entonces dijo :”Para tortas”. Y se llevó al King’s a todos los chavos, incluyendo a los ninis que no habían ido las veces anteriores. Lo pasaron de maravilla, porque los ninis se pusieron a tocar la guitarra y a cantar, y estuvieron hasta las doce de la noche. Y cuando le presentaron la cuenta, la chava se dio cuenta de la terrible realidad: no le alcanzaba para pagar. Y era que todos comieron más tortas de las que les cabían normalmente en el estómago, y las tortas eran más gordas que de costumbre. Eso fue cosa del portero, que al ver el desfile al King’s quiso sacar raja, y ordenó a los cocineros que las llenaran de miga para que se vieran más grandes y las pintaran con colores vegetales para que parecieran más apetitosas. Los muchachos se las comieron sin fijarse ni en lo que les daban, entretenidos con  las música de los ninis y la plática entre ellos (sin contar con algunas caricias pasadas de tono que hubo). La chava se fue corriendo a su casa, a pedirle dinero a su papá, pero él no le quiso dar nada, diciéndole que era increíble que se hubiera gastado todo en tres o cuatro días, sin que le quedara nada a cambio. Ella le dijo que le quedaba la satisfacción de haber invitado a todos sus amigos; y además que, seguramente, el del 38 se le iba a declarar esa noche sin falta. Esto animó al padre, pues el del 38 tenía fama de riquillo, y le dio el dinero. Hubo varios enfermos esa noche, porque el portero ordenó a sus cocineros que pusieran  mucho chile a las tortas, para que no se distinguiera el sabor de los demás ingredientes y así poder engañar a los muchachos. Pero nadie le puso mucha atención al hecho, y al día siguiente todos estaban esperando la nueva invitación de la quinceañera. Pero la invitación no llegó, y los muchachos se sintieron desilusionados. Sobre todo los ninis, que ya se hacían  ilusiones de comer ese día también. Las del 37 se molestaron un poco, y cuando se encontraron  a la chava en el patio le sacaron la lengua; ella les contestó con una majadería, y todo volvió a la normalidad. Lo más triste, sobre todo para la chava y su padre, fue que el del 38 no se le declaró. Por el contrario, pareció ignorarla cuando se cruzó con ella en la escalera. Y más tarde se enteraron de que se le había declarado a la del 12. ¡Nada menos que a la del 12! Y después de comerse las tortas que ella le “disparó” en el King’s. La chava se pasó el día entero llorando, y el padre le dio un manazo por haber sido tan tonta, que ni siquiera con esos zapatos de mujer de Lecturala calle había logrado conquistarlo. En pocos días se olvidó todo el asunto en la vecindad, pero la madre de la chava se tuvo que poner a lavar ajeno para ayudar a su marido a pagar el dinero que le había regalado. ¿Qué te parece? Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 271" ["post_excerpt"]=> string(180) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-271" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-17 10:49:13" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-17 15:49:13" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=80008" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17864 (24) { ["ID"]=> int(79797) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-10 09:25:18" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-10 14:25:18" ["post_content"]=> string(4491) "Querida Tora: Hace unos días llegó un nini más a la azotea. Quién sabe de dónde salió, o de quién era amigo; el caso es que ya se aposentó allí. Está fortachón, y dice que es karateca; y para demostrarlo, todo el tiempo anda haciendo movimientos muy amenazantes de karate a todo el que se le pone delante. El caso es que tiene aterrorizados a todos los de la vecindad, y nadie quiere ni encontrárselo en los pasillos o en las escaleras, por miedo a que les haga algo. ¿Y qué crees? El portero se fijó en él, y pensó que le resultaría útil, así que lo contrató como guarura. Le paga muy poco, pero no va a hacer nada más que amenazar a los vecinos, así que lo poco que le da le viene muy bien. Además, que se siente más importante, y ya mira a los otros guaruras por encima del hombro. Por otro lado, a la chava le del 38 le salió un novio. Es un muchacho de la otra calle, que se ve serio y bien portado. A todo el mundo le cayó bien… menos al karateca, que en cuanto lo vio se fue sobre él con una serie de movimientos verdaderamente estremecedores. Pero el muchacho aguantó a pie firme, y ni siquiera se inmutó. Eso enfureció más al karateca, y ahora anda espiando sus entradas a la vecindad para asustarlo (No lo ha logrado, pero él se hace las ilusiones y presume como no tienes idea). La cosa ha ido escalando, y la vecindad entera se ha dado cuenta, así que todo el día están esperando a ver qué pasa de nuevo. Y pasó. Anteayer, el chavo estaba platicando con la novia en el patio, muy tranquilitos los dos, cuando se presenta el karateca y, sin previo aviso va y toca a la muchacha en sus partes nobles. Toda la vecindad lo vio, y fue como si les hubiera pasado una corriente eléctrica de alta intensidad a todos. ¿Qué iba a hacer el chavo? No podía pasar eso por alto. Y no lo pasó. Sin decir palabra tomó al flamante guarura por el cuello (con una sola mano, para más vergüenza) y lo subió al tendedero de la del 18, que está bastante alto, y allí lo dejó colgado. El karateca rugía y se debatía, pero no podía hacer nada, porque el chavo lo enganchó en un clavo muy fuerte que soporta todo el tendedero, y no alcanzaba con las manos ni con los pies. Y allí estuvo un rato, ante la mirada asombrada de toda la vecindad. El chavo siguió platicando con la novia como si no hubiera pasado nada; y, por fin, fue a desenganchar al “interfecto” y le dijo que se fuera pitando, para que no atropellara a nadie. ¿Y qué crees? Le obedeció, pero fue corriendo a meterse en la portería, a darle la queja al portero y a exigirle que castigara al “agresor de la autoridad”. Pero el portero le dijo que si no había sido capaz de resolver el problema por sí solo, “en ese momento dejaba de ser autoridá” y lo echó a la calle, entre las burlas de todos los vecinos. Total, que el nini se fue corriendo, y no se le ha vuelto a ver. Yo pensé que iba a volver con otros “karatecas”, pero ni a eso se atrevió. Entonces, el portero fue a buscar al chavo y le propuso que trabajara de guarura con él. Pero le dijo que no, que estaba estudiando y que no podía perder el tiempo en otras cosas. Más tarde le dijo a la novia que cuando subió al karateca al gancho, éste tenía una mirada de terror tan grande que pensó que a nadie se debe atemorizar así sin un motivo verdadero (y el suyo  había sido verdadero, añadí yo), y lo que el portero pretende es tener a todos asustados. La muchacha estuvo de acuerdo, y los dos se fueron a cenar como todos los días, entre murmullos de aprobación y gritos de alegría. Los únicos que lamentaron lo sucedido fueron los ninis de la azotea, porque el karateca les permitía muchas cosas que los otros guaruras les impedían, como fumar las hierbas que cultivaban, por ejemplo. Pero no había quien los apoyara, y tuvieron que aguantarse. Y pensar que el novio de la del 38 parecía tan poquita cosa… “Caras vemos, corazones no sabemos”, suele decir la gente aquí. Y tienen mucha razón. Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 270" ["post_excerpt"]=> string(180) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-270" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-10 09:25:18" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-10 14:25:18" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79797" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17964 (24) { ["ID"]=> int(80008) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-17 10:48:38" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-17 15:48:38" ["post_content"]=> string(4726) "Querida Tora: La chica del 42 cumplió 15 años, y en vez de fiesta el papá le regaló una cantidad de dinero considerable (para las estándares de la vecindad). La chava estaba loca de alegría, y lo primero que hizo fue invitar a todos sus amigos (y algunos que no lo eran) a un café en el King’s, que era lo que le quedaba más a mano. El día siguiente salió a la calle con su dinero, queriendo comprarse un regalo digno de la ocasión tan esperada y anhelada. Y se lo compró: unos zapatos con un tacón altísimo, llenos de pedrería y tiritas de colores, que le costaron el salario de cuatro días de trabajo de su padre. Inmediatamente se los puso, y volvió a invitar a un café a todos los jóvenes que estaban en la vecindad, con la excepción de la chava del 12, a quien no puede ver ni en pintura. Lo malo fue que llovió, y al regresar a la vecindad los zapatos se le empaparon, y se les cayeron algunas de las piedritas que tanto la enorgullecían. Pero no le importó; salió a comprar piedritas, y se las pegó a los zapatos que, aunque no quedaron como eran, todavía causaban un gran impacto. Pero todavía le quedaba dinero. Ya no le alcanzaba para otros zapatos. Ni para un vestido (con las ganas que tenía de un vestido largo de colores negro y blanco que vio en una tienda de departamentos). Entonces dijo :”Para tortas”. Y se llevó al King’s a todos los chavos, incluyendo a los ninis que no habían ido las veces anteriores. Lo pasaron de maravilla, porque los ninis se pusieron a tocar la guitarra y a cantar, y estuvieron hasta las doce de la noche. Y cuando le presentaron la cuenta, la chava se dio cuenta de la terrible realidad: no le alcanzaba para pagar. Y era que todos comieron más tortas de las que les cabían normalmente en el estómago, y las tortas eran más gordas que de costumbre. Eso fue cosa del portero, que al ver el desfile al King’s quiso sacar raja, y ordenó a los cocineros que las llenaran de miga para que se vieran más grandes y las pintaran con colores vegetales para que parecieran más apetitosas. Los muchachos se las comieron sin fijarse ni en lo que les daban, entretenidos con  las música de los ninis y la plática entre ellos (sin contar con algunas caricias pasadas de tono que hubo). La chava se fue corriendo a su casa, a pedirle dinero a su papá, pero él no le quiso dar nada, diciéndole que era increíble que se hubiera gastado todo en tres o cuatro días, sin que le quedara nada a cambio. Ella le dijo que le quedaba la satisfacción de haber invitado a todos sus amigos; y además que, seguramente, el del 38 se le iba a declarar esa noche sin falta. Esto animó al padre, pues el del 38 tenía fama de riquillo, y le dio el dinero. Hubo varios enfermos esa noche, porque el portero ordenó a sus cocineros que pusieran  mucho chile a las tortas, para que no se distinguiera el sabor de los demás ingredientes y así poder engañar a los muchachos. Pero nadie le puso mucha atención al hecho, y al día siguiente todos estaban esperando la nueva invitación de la quinceañera. Pero la invitación no llegó, y los muchachos se sintieron desilusionados. Sobre todo los ninis, que ya se hacían  ilusiones de comer ese día también. Las del 37 se molestaron un poco, y cuando se encontraron  a la chava en el patio le sacaron la lengua; ella les contestó con una majadería, y todo volvió a la normalidad. Lo más triste, sobre todo para la chava y su padre, fue que el del 38 no se le declaró. Por el contrario, pareció ignorarla cuando se cruzó con ella en la escalera. Y más tarde se enteraron de que se le había declarado a la del 12. ¡Nada menos que a la del 12! Y después de comerse las tortas que ella le “disparó” en el King’s. La chava se pasó el día entero llorando, y el padre le dio un manazo por haber sido tan tonta, que ni siquiera con esos zapatos de mujer de Lecturala calle había logrado conquistarlo. En pocos días se olvidó todo el asunto en la vecindad, pero la madre de la chava se tuvo que poner a lavar ajeno para ayudar a su marido a pagar el dinero que le había regalado. ¿Qué te parece? Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 271" ["post_excerpt"]=> string(180) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-271" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-17 10:49:13" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-17 15:49:13" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=80008" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(9) ["max_num_pages"]=> float(5) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "670b37eba78cbb9f9713bab652bc1ed4" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

CARTAS A TORA 271

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas...

junio 17, 2022
CARTAS A TORA 270

CARTAS A TORA 270

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas...

junio 10, 2022




Más de categoría

CARTAS A TORA 272

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días...

junio 27, 2022

Mesa de análisis

Ginés Sánchez nos ofrece un cuento que combina teoría cuántica, teoría política e Historia de México.

junio 22, 2022

Una breve charla con Alejandra Junco Lavín, autora de La última oveja del Ángel Exterminador

No voy a mentirles: la pandemia que inició en 2020 estuvo llena de momentos dolorosos; sin embargo, también tuvo...

junio 17, 2022

CARTAS A TORA 271

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días...

junio 17, 2022