Los cinco idiomas con mayor demanda en el sector laboral

El dominio de un segundo idioma como instrumento de comunicación es sinónimo de poder para conquistar puestos laborales. De acuerdo a estudios realizados por CIS, Randstand, Adecco y Hexagón, existen cinco idiomas con mayor demanda laboral, los...

15 de octubre, 2020

El dominio de un segundo idioma como instrumento de comunicación es sinónimo de poder para conquistar puestos laborales.

De acuerdo a estudios realizados por CIS, Randstand, Adecco y Hexagón, existen cinco idiomas con mayor demanda laboral, los cuales son:

No. Posición               Idioma                      No. de hablantes

         5 …………………. Portugués…………. Con alrededor de 260 millones de hablantes nativos. El 70% de ellos radica en Brasil. Existen aproximadamente 20 países donde se habla este idioma, como China, India, Uruguay, Paraguay o Argentina. 

         4 ………………….  Italiano…………. Es la lengua materna de unos 60 millones de personas, aunque la hablan 70 millones de personas más en todo el mundo.

         3 …………………  Alemán……….. Un total de 98 millones de personas tienen el alemán como lengua materna. Es un idioma que hablan 178 millones de personas.

         2 …………………   Francés……….. Se calcula que unos 77 millones de personas tienen el francés como lengua materna y es hablado por 220 millones de personas en todo el mundo.

         1 …………………   Inglés …………..Es el tercer idioma más hablado en el    mundo, con 375 millones de hablantes nativos.   

Los estudios señalan que la importancia y ranking de los idiomas arriba citados es relativa, pues la predominancia de una u otra lengua viene determinada por cada sector laboral. El conocimiento de idiomas permite ser competitivos en un mundo globalizado, así como la comunicación en el acontecer diario.

Contacto:

@Dra_AngelicaMG

[email protected]

www.facebook.com/angelica.murillo.5496

https://www.facebook.com/RIEHMTY

IG dra.angelicamg

YouTube Dra. Angélica Murillo Garza  https://youtu.be//Z3MojM33W_A

www.ruizhealytimes.com 

Comentarios


object(WP_Query)#16275 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(30671) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "03-09-2022" ["before"]=> string(10) "01-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(30671) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "03-09-2022" ["before"]=> string(10) "01-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#16279 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#16277 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#16278 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "03-09-2022" ["before"]=> string(10) "01-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-09-03 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-10-01 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (30671) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#16276 (24) { ["ID"]=> int(83633) ["post_author"]=> string(3) "123" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-22 13:03:57" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-22 18:03:57" ["post_content"]=> string(6290) "El lugar: la ciudad santa de Jerusalén. El año: 1185 d. C.  Las tropas europeas respiran con tensa calma y desconfían unas de las otras. Lo que viene será el principio del fin.  “Dos días” musitaba para sí Raimundo III, Conde de Trípoli, príncipe de Galilea y mano derecha del rey. Ése pues era el tiempo necesario para lograr que los miembros de las distintas órdenes que componían el consejo convocaran a la Haute Cour para dictaminar el escabroso tema de la sucesión. Todos, tanto los miembros de la orden del Santo Sepulcro, los Templarios, los Hospitalarios y los Monreales como las tropas ayubíes, parecen saber que el final es inminente. La condición del monarca se desgasta rápidamente; las repentinas fiebres, las lesiones cutáneas y la progresiva ceguera se recrudecen con cada segundo transcurrido. Y poco sentía Raimundo que había logrado en su encomienda.   La máscara plateada de Balduino, el rey, misma que se encarga de ocultar los rasgos del ser humano que la porta, desfigurados por la enfermedad, aparece ahora iluminada parcialmente por la luz enrojecida del ocaso; esa misma careta, en otro momento y a otra hora, refulgía bañada por los dorados rayos del sol de Montgisard, el día en que el joven monarca, ya enfermo, habría logrado con únicamente 340 hombres fieles y dispuestos a morir por su regente y su reino, vencer a los 27 000 guerreros sarracenos de Salāh-ad-Dīn Yūsuf, conocido como Saladino entre los francos, gracias al ataque sorpresivo de su retaguardia. El Sultán de Egipto y Siria, que le respetaría enormemente de ahí en adelante, debió abandonar el campo de batalla para continuar con su d'jehad semanas más tarde.  Veinticuatro años tiene el joven gobernante en ese momento; durante más de diez ha confrontado por partida doble a los musulmanes que buscan recuperar Tierra Santa y también, su debilitante padecimiento. Ha impartido justicia en aquella ciudad, más poblada que cualquiera en Europa, durante los pocos, aunque convulsos años de su reinado. Así debería ser recordado, pero lo más probable es que no sea así.  En aquel momento, lo apremiante es conseguir que el sobrino de Balduino sea nombrado regente tras su partida y no Guy de Louisignan, su cuñado, quien, junto con los caballeros de la orden del Temple, ansía hacerse del poder para sumir al reino en una confrontación abierta con el ejército sarraceno. Guy cuenta con el apoyo de la hermana del rey, Sibila. También con el del Heraclio, el patriarca de Jerusalén y el de muchos otros cruzados que observan con recelo la frágil tregua que el monarca ha conseguido entre musulmanes y cristianos. Raimundo necesita aliados en la corte y dos días deberán bastar para convencer a otros de sumarse a su bando, a pesar de que las reuniones furtivas, de que los numerosos intentos han resultado hasta ahora, infructuosos. El conde de Trípoli nota entonces que el rey se encuentra sumergido en un sueño profundo y pausado. Cerca de la medianoche, cuando la penumbra había cubierto en su totalidad la ciudad el noble, inquieto, se retira del palacio y se dirige a descansar un poco. Cuán lejanas le parecen ahora aquellas épocas de éxito y gloria. Mentalmente repasa los eventos que había compartido con el rey, desde la euforia de su nacimiento, el descubrimiento de aquella terrible enfermedad que le aquejaba, la batalla del Vado de Jacobo, la construcción del castillo de Chastellet, las desavenencias con Reinaldo de Châtillon, aliado de Guy y tantos, tantos otros, hasta que, finalmente el cansancio termina por vencerlo, soñando con otras épocas.   La mañana siguiente augura numerosos pendientes de los cuales encargarse, por lo que Raimundo se levanta temprano y quizás debido a ello, se convierte en el primero en saberlo. Se dirige al palacio y, desde el momento en que se acerca al rey, nota que algo anda mal. Siente cómo un violento escalofrío recorre su cuerpo. La pesada respiración habitual bajo la máscara metálica no se escucha en absoluto. Con suma rapidez se acerca y palpa la mano real para revisar el pulso, sin tener la más mínima posibilidad de controlar el temblor en la suya. Nada. Llama gritando a los médicos y ayudantes sólo para confirmar lo que ya sabía.  Entonces se derrumba. Llora, pese a su edad y posición, como lo haría un niño pequeño. Lo hace dolorosa y amargamente puesto que amaba a su señor. Le había visto triunfar en el campo de batalla y, sobre todo, vivir y morir con entereza. Cuántos días y noches se había dedicado a prodigarle cuidados y palabras de aliento. Al mismo tiempo, lo hacía porque todo esfuerzo realizado para evitar la nefasta sucesión había resultado fútil. Balduino IV, hijo de Amalarico I e Inés de Courtenay, al cual la historia habría de otorgarle el oprobioso título de “Rey Leproso”, santo y valiente hasta el final, había muerto aquel 16 de marzo de 1185.   En el exilio, Raimundo III falleció víctima de una neumonía en septiembre de 1187. Un mes después sobrevendría lo inevitable: la aniquilación del ejército cruzado en La batalla de los Cuernos de Hattin y la subsecuente captura del infame y belicoso Guy de Louisignan, último rey de Jerusalén por parte de Salāh-ad-Dīn, provocando la capitulación de la ciudad sagrada del Gólgota, el tempulum Domini y el Santo Sepulcro, la cual, hasta el momento de escribir estas líneas, jamás volvería a encontrarse bajo el manto cristiano.   " ["post_title"]=> string(24) "Balduino, Fidei Defensor" ["post_excerpt"]=> string(131) "“I will not cease from mental fight, /  nor shall my sword sleep in my hand / till we have built Jerusalem…”. -William Blake" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(23) "balduino-fidei-defensor" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-22 13:03:57" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-22 18:03:57" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83633" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#16253 (24) { ["ID"]=> int(83085) ["post_author"]=> string(2) "39" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-08 12:25:15" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-08 17:25:15" ["post_content"]=> string(7664) "La Sociedad Nuevoleonesa de Historia, Geografía y Estadística, A.C., Presidente MCP. Òscar Tamez Rodríguez, presentó el libro “Cuartelazo y Traición, Crónica de una Tragedia” por su autor Dr. Héctor Joel Velarde Mora. Siempre se ha creído que la historia de un personaje de cierta época, representa la historia de esa época. En realidad, es la época la que ha diseñado la personalidad de cada personaje y con ello sus accionesHéctor Joel Velarde. En el libro se dan “cita tanto los hechos como los hombres que los protagonizaron, lo que sucede en el país antes y después del cuartelazo, los acontecimientos y distanciamientos entre protagonistas y antagonistas y pone en claro que la suma de las contiendas regionales, si bien culmina es una revolución que libera al país del yugo porfirista, también lo tiñe de sangre y trae consigo consecuentes rupturas”. En el Prólogo Margarito Cuellar menciona “Cuartelazo y Traición se nutre de momentos culminantes: los discursos incendiarios, los planes de liberación y las proclamas, las batallas armadas, las circunstancias internas y externas que aceleraron retardan la revolución… El autor enfatiza “¿Fue un golpe militar o fueron dos? ¿Huerta estaba involucrado en la rebelión de Reyes? ¿Qué tanto influyeron los diplomáticos extranjeros?...Sin Madero y sus hombres no habría revolución ni las posibilidades de una democracia…Mucho se ha escrito sobre Francisco Madero, el apóstol de la revolución, pero hacía falta un trabajo de divulgación como el que ahora nos ofrece Héctor Joel Velarde Mora…” El libro está organizado en 13 capítulos, presenta la sección de Resultados y Citas bibliográficas.
Capítulo Título 
Prólogo por Magrito Cuéllar
I Introducción
II La revolución maderista
III El pensamiento de Madero
IV El plan de San Luis
V Madero presidente
VI La intervención extranjera
VII El cuartelazo
VIII La traición
IX La tragedia
X El pacto de la embajada
XI Las renuncias
XII El Informe Hale
XIII Los protagonistas
XIV Resultados
XV Citas bibliográficas  
  La Coordinación estuvo a cargo del Mtro. Luis Enrique Pérez Castro; la presentación por Margarito Cuellar y del Dr. Juan Carlos Tolentino Socio de Número de la SNHGE.  “Es un trabajo muy especializado, el título Cuartelazo y Traición; lo de cuartelazo, sabemos lo que es desde un punto de vista militar; la traición en esta palabra encierra no solamente la traición desde el punto de vista de que Madero fue traicionado en este libro ustedes van a encontrar la traición de todos contra todos, no se escapa un solo personaje  de este libro que no haya traicionado y me refiero inclusive hasta el paladín de la democracia nuestro ilustre presidente Francisco I. Madero también él fue parte de la práctica política de prometer y no cumplir en muchos aspectos…es un libro académicamente recomendable que contiene 127 citas bibliográficas” señaló el  Dr. Juan Carlos Tolentino. Semblanza Héctor Joel Velarde nacido en Mazatlán, Sinaloa, ha vivido media vida en la Ciudad de México y la otra mitad en Monterrey, Nuevo León. Médico Neumólogo, con preferencia por la Neumología Pediátrica, ha sido profesor universitario buena parte de su vida. Hizo una Maestría en Gestión de Calidad en Instituciones de Salud, lo que le permitió tener posiciones directivas en el IMSS, recibió el Premio Agapito González como Promotor Nacional de la Calidad. Ha participado como autor de varios capítulos de libros de Medicina y es autor del libro Asma en Pediatría.  SNHGE https://www.facebook.com/HistoriadoresNuevoleoneses/videos/598708828597342   H Joel Velarde     https://www.facebook.com/hjoel.velarde.7   Contacto ORCID ID https://orcid.org/0000-0002-5708-428X [email protected] www.facebook.com/angelica.murillo.5496 https://www.facebook.com/RIEHMTY IG dra.angelicamg www.ruizhealytimes.com  " ["post_title"]=> string(58) "“Cuartelazo y Traición” presenta Héctor Joel Velarde" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(50) "cuartelazo-y-traicion-presenta-hector-joel-velarde" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-08 12:25:51" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-08 17:25:51" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83085" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#16276 (24) { ["ID"]=> int(83633) ["post_author"]=> string(3) "123" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-22 13:03:57" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-22 18:03:57" ["post_content"]=> string(6290) "El lugar: la ciudad santa de Jerusalén. El año: 1185 d. C.  Las tropas europeas respiran con tensa calma y desconfían unas de las otras. Lo que viene será el principio del fin.  “Dos días” musitaba para sí Raimundo III, Conde de Trípoli, príncipe de Galilea y mano derecha del rey. Ése pues era el tiempo necesario para lograr que los miembros de las distintas órdenes que componían el consejo convocaran a la Haute Cour para dictaminar el escabroso tema de la sucesión. Todos, tanto los miembros de la orden del Santo Sepulcro, los Templarios, los Hospitalarios y los Monreales como las tropas ayubíes, parecen saber que el final es inminente. La condición del monarca se desgasta rápidamente; las repentinas fiebres, las lesiones cutáneas y la progresiva ceguera se recrudecen con cada segundo transcurrido. Y poco sentía Raimundo que había logrado en su encomienda.   La máscara plateada de Balduino, el rey, misma que se encarga de ocultar los rasgos del ser humano que la porta, desfigurados por la enfermedad, aparece ahora iluminada parcialmente por la luz enrojecida del ocaso; esa misma careta, en otro momento y a otra hora, refulgía bañada por los dorados rayos del sol de Montgisard, el día en que el joven monarca, ya enfermo, habría logrado con únicamente 340 hombres fieles y dispuestos a morir por su regente y su reino, vencer a los 27 000 guerreros sarracenos de Salāh-ad-Dīn Yūsuf, conocido como Saladino entre los francos, gracias al ataque sorpresivo de su retaguardia. El Sultán de Egipto y Siria, que le respetaría enormemente de ahí en adelante, debió abandonar el campo de batalla para continuar con su d'jehad semanas más tarde.  Veinticuatro años tiene el joven gobernante en ese momento; durante más de diez ha confrontado por partida doble a los musulmanes que buscan recuperar Tierra Santa y también, su debilitante padecimiento. Ha impartido justicia en aquella ciudad, más poblada que cualquiera en Europa, durante los pocos, aunque convulsos años de su reinado. Así debería ser recordado, pero lo más probable es que no sea así.  En aquel momento, lo apremiante es conseguir que el sobrino de Balduino sea nombrado regente tras su partida y no Guy de Louisignan, su cuñado, quien, junto con los caballeros de la orden del Temple, ansía hacerse del poder para sumir al reino en una confrontación abierta con el ejército sarraceno. Guy cuenta con el apoyo de la hermana del rey, Sibila. También con el del Heraclio, el patriarca de Jerusalén y el de muchos otros cruzados que observan con recelo la frágil tregua que el monarca ha conseguido entre musulmanes y cristianos. Raimundo necesita aliados en la corte y dos días deberán bastar para convencer a otros de sumarse a su bando, a pesar de que las reuniones furtivas, de que los numerosos intentos han resultado hasta ahora, infructuosos. El conde de Trípoli nota entonces que el rey se encuentra sumergido en un sueño profundo y pausado. Cerca de la medianoche, cuando la penumbra había cubierto en su totalidad la ciudad el noble, inquieto, se retira del palacio y se dirige a descansar un poco. Cuán lejanas le parecen ahora aquellas épocas de éxito y gloria. Mentalmente repasa los eventos que había compartido con el rey, desde la euforia de su nacimiento, el descubrimiento de aquella terrible enfermedad que le aquejaba, la batalla del Vado de Jacobo, la construcción del castillo de Chastellet, las desavenencias con Reinaldo de Châtillon, aliado de Guy y tantos, tantos otros, hasta que, finalmente el cansancio termina por vencerlo, soñando con otras épocas.   La mañana siguiente augura numerosos pendientes de los cuales encargarse, por lo que Raimundo se levanta temprano y quizás debido a ello, se convierte en el primero en saberlo. Se dirige al palacio y, desde el momento en que se acerca al rey, nota que algo anda mal. Siente cómo un violento escalofrío recorre su cuerpo. La pesada respiración habitual bajo la máscara metálica no se escucha en absoluto. Con suma rapidez se acerca y palpa la mano real para revisar el pulso, sin tener la más mínima posibilidad de controlar el temblor en la suya. Nada. Llama gritando a los médicos y ayudantes sólo para confirmar lo que ya sabía.  Entonces se derrumba. Llora, pese a su edad y posición, como lo haría un niño pequeño. Lo hace dolorosa y amargamente puesto que amaba a su señor. Le había visto triunfar en el campo de batalla y, sobre todo, vivir y morir con entereza. Cuántos días y noches se había dedicado a prodigarle cuidados y palabras de aliento. Al mismo tiempo, lo hacía porque todo esfuerzo realizado para evitar la nefasta sucesión había resultado fútil. Balduino IV, hijo de Amalarico I e Inés de Courtenay, al cual la historia habría de otorgarle el oprobioso título de “Rey Leproso”, santo y valiente hasta el final, había muerto aquel 16 de marzo de 1185.   En el exilio, Raimundo III falleció víctima de una neumonía en septiembre de 1187. Un mes después sobrevendría lo inevitable: la aniquilación del ejército cruzado en La batalla de los Cuernos de Hattin y la subsecuente captura del infame y belicoso Guy de Louisignan, último rey de Jerusalén por parte de Salāh-ad-Dīn, provocando la capitulación de la ciudad sagrada del Gólgota, el tempulum Domini y el Santo Sepulcro, la cual, hasta el momento de escribir estas líneas, jamás volvería a encontrarse bajo el manto cristiano.   " ["post_title"]=> string(24) "Balduino, Fidei Defensor" ["post_excerpt"]=> string(131) "“I will not cease from mental fight, /  nor shall my sword sleep in my hand / till we have built Jerusalem…”. -William Blake" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(23) "balduino-fidei-defensor" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-22 13:03:57" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-22 18:03:57" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83633" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(19) ["max_num_pages"]=> float(10) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "be152c0788e0af52a5876191080ea0d7" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Balduino, Fidei Defensor

“I will not cease from mental fight, /  nor shall my sword sleep in my hand / till we have built Jerusalem…”....

septiembre 22, 2022

“Cuartelazo y Traición” presenta Héctor Joel Velarde

La Sociedad Nuevoleonesa de Historia, Geografía y Estadística, A.C., Presidente MCP. Òscar Tamez Rodríguez, presentó el libro “Cuartelazo y Traición, Crónica de...

septiembre 8, 2022




Más de categoría
CARTAS A TORA 270

CARTAS A TORA 284

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diario le escribe...

septiembre 30, 2022

Ar Gorle, occidente de Bretaña

“Aunque uno sepa que hasta los remotos / confines de los piélagos ignotos / le seguirá el cortejo de...

septiembre 29, 2022

Un domingo común

Breve cuento de terror.

septiembre 29, 2022