LA CASA DE LOS OLVIDOS | Quinta Parte

La Costera apenas tenía tráfico entonces, de manera que del Hotel El Faro a Almirante Ortiz Monasterio donde estaba la panadería de Icacos, me tardé menos de 15 minutos. Cuando llegué, el dueño (tambien de apellido Salas)...

14 de octubre, 2020

La Costera apenas tenía tráfico entonces, de manera que del Hotel El Faro a Almirante Ortiz Monasterio donde estaba la panadería de Icacos, me tardé menos de 15 minutos.
Cuando llegué, el dueño (tambien de apellido Salas) ya me estaba esperando listo con la bolsa de “vidrios” que le había pedido mi mamá por teléfono.
– Aquí están los vidrios para tu mami.
– ¿Y para mí, no?
– ¡Ah que muchacho este!- Me dijo el Señor Salas y me entregó el pedido, no sin antes mandarle saludos a mi abuelito que estaba con nosotros.
Ya con mi mandado de vidrios “haciéndome ojitos” en su bolsa de papel de estraza, tomé rumbo por la Escénica hacia lo que entonces todavía era las Granjas del Marqués.
Contenta de tener sus vidrios, mi mamá me preguntó qué tanto había yo estado haciendo en Acapulco.
– ¡Ni me lo vas a creer!
Al ver mi entusiasmo, mi mamá arqueó las cejas con sorpresa y me dijo:
– ¡No habrás hecho alguna barbaridad!
– Claro que no, mamá.
– ¿Entonces qué es lo que no voy a creer?
– ¿Te acuerdas de la casa que me gusta tanto por el rumbo de La Quebrada?
– Claro que me acuerdo. ¿Por qué?
– ¡Pues por fin la conocí por dentro!
– ¿Cómo le hiciste?
– No me lo vas a creer, pero nada más toqué el timbre a ver si alguien salía y, en efecto, alguien salió y además me abrió y me invitó a pasar.
– ¡Ay niño, cómo te andas yendo a meter así nada más a una casa desconocida!
– ¡Ay jefa!, pues precisamente para conocerla…
– ¿Y luego?
– Luego que me abrió un señor superamable. Después de decirle que la casa me gustaba mucho y que me encantaría conocerla, no pareció sorprendido para nada, y me dio un recorrido por toda la casa.
– A ver, cuéntame pues.
– Fíjate que no está fácil dar con la casa desde la López Mateos porque queda hasta el final de un callejoncito que se llama La Explanada. Pasé de largo sin ver dónde estaba, hasta que de plano me bajé del coche para asomarme y dar con la casa.
– Todavía no estaba yo seguro de haberle atinado, me metí por un callejoncito estrecho para ver si ahí era, hasta que llegué a un portón grande de tablones de parota y pude ver por entre las rendijas y ahí estaba Los Olvidos.
– ¿Y quién te dijo que se llama Los Olvidos?
– Hay una placa sobre el lado derecho del portón que nada más dice así: Los Olvidos.
– ¿Y qué tal?
– Por las rendijas se ve una explanada de adoquines bastante grande que se extiende sobre el lado izquierdo de la casa inclinándose hacia abajo. Cuando entré me di cuenta que esa explanada lleva al garaje que es más bien grande y al área de servicio. Pero la casa se veía increíble desde antes de entrar. Tiene un corredor larguísimo que termina donde hay unos arcos muy bonitos, y tiene una saliente para orquestas que está diseñada, además, para que en cualquier parte de la casa se escuche con claridad como si tuvieras a los músicos a pocos metros.
– En esa época en las casas del rumbo de La Riviera y el Club de Yates, acostumbraban tener áreas para las orquestas porque las fiestas eran fiestas de verdad.
– Sí mami, pero no en todas las casas tienen tres pisos ni se habrá escuchado la música en cualquier parte de la casa como si tuvieras la orquesta a pocos metros de ti.
– Ah bueno, eso no y menos casas de ese tamaño había de tres pisos, solo se me ocurre “La Encantada” del viejo Jenkins que por cierto es feísima. Pero sígueme contando.
– Lo que me llamó mucho la atención es que no vi ni un mueble en toda la casa.
– Todas las habitaciones de los tres pisos tienen entrada por ambos lados de la casa, y dan a los corredores que parecen la cubierta de un barco de pasajeros de los de antes; lo menos que te imaginas es que hubieran sillas de las que usaban en los viejos barcos para que los pasajeros de primera clase se sentaran a mirar el mar mientras tomaban algo tranquilamente. Pero en Los Olvidos no hay ni una silla siquiera. La terraza principal que está rodeada por arcos del piso al techo debe haber sido la sala y tampoco hay muebles.
– ¡Eso sí está raro! ¿Ni un mueble?¿No le preguntaste al señor que cuida?
– No jefa, ni se me ocurrió porque no sabía yo ni para dónde voltear. Si de lejos la casa se ve preciosa, cuando estás adentro es como si te atrapara una hechicera, una hechicera que te invitara a quedarte ahí con ella eternamente joven sin volver a salir de ahí…
No sé ni cómo hice semejante descripción, pero hasta mi mamá que le encantaba hacerme bromas de todo, se quedó como atrapada por la imagen que le acababa de describir.
– ¿Dices que tiene habitaciones en los tres pisos?
– Así es, y además todas tienen acceso por los dos corredores que abarcan los tres pisos como cubiertas de barco antiguo.
– ¿Y cómo son las habitaciones?
– Ni las vi. Me quedé platicando un rato largo con don Marcelino (el cuidador) y cuando me vine a dar cuenta ya era más o menos tarde y no quise que te fueras a preocupar. Ya ves que te llamé de El Faro porque doña Rosita me dio permiso de usar su teléfono.
– ¡Ay niño, andas dándole lata a quién sabe cuanta gente!
– ¿Lata por qué? No les pongo una pistola para que hagan lo que yo quiera.
– ¿Pero sabes qué me sacó de onda durísimo?
– ¡Válgame Dios!
– No la amueles mami, a ti también te va a dar cuscús, ¿o prefieres que no te cuente?
– ¡Ni se te ocurra dejarme picada escuincle! ¡Ahora me lo cuentas!
– Pues fíjate que ya iba yo de salida con don Marcelino, bajamos por la escalera que da sobre el lado que se mira desde La Sinfonía a un jardín oscurecido de tantas palmeras. Curiosamente me fijé que el jardín no tiene pasto y por lo que vi, la casa tampoco tiene alberca. El caso es que atravesamos el jardín por una veredita de baldosas de piedra como de cantera que forman un caminito. Y aquí es donde te vas a quedar de una pieza como yo me quedé. ¡Adivina lo que había grabado en una de las baldosas!
– ¿Cómo quieres que adivine?
– ¿Qué te imaginas? Algo que de verdad te dejaría petrificada de sorpresa…
– No tengo idea escuincle. Ya no me la hagas de suspenso. ¿Qué había grabado?
Estaba grabada la fecha de mi nacimiento clarito: el 14 de marzo de 1951.
– ¡Ah caray!
– ¿Ah verdad?
– Pero esa casa es de finales de los años 30 o principios de los 40.
– Pues sí jefa, pero la casa sigue ahí y la baldosa obviamente la grabaron mucho después.
– ¿Y no le preguntaste al señor que te dejó entrar?
– Sí le pregunté, pero me dijo que la próxima vez que vaya me dice.
– ¿Vas a ir a dar lata otra vez?
– Nada de lata. Me dijo que con mucho gusto vaya cuando quiera. Y fíjate que doña Rosita Salas, la dueña de El Faro, sabe un montón de cosas de Los Olvidos pero no me quiso decir porque no quería saltarse a don Marcelino y yo me quedé picado y seguiré picado hasta este sábado que me dijo que vaya, como a las once de la mañana.
– ¿Y vas a ir?
– ¿Tú qué crees? ¡Pues claro que voy a ir! No me quiero quedar picado y además no lo voy a plantar porque quedamos en que seguro iba yo a visitarlo.
– Yo también he visto esa casa muchas veces desde la casa del General Limón que está muy cerca pero más a la orilla del mar sobre la caletita de playa La Angosta donde está el hotel Mozimba del Señor Gutiérrez. Y es verdad que de mirarla a lo lejos da un sentimiento como de nostalgia, como de melancolía y es de extrañar, porque una casa tan hermosa en un sitio con semejante paisaje, sería de esperar que pareciera luminosa y radiante.
– Ya que lo comentas, jefa, doña Rosita dijo algo de eso también. Si no te importa me voy en la bici al Pierre y regreso al ratito para cenar. ¿Está bien?
– Nada más no te tardes mucho.
Al llegar al Revolcadero me senté a mirar cómo rompían las olas sobre los acantilados, y parecía que estaba yo en la terraza de Los Olvidos viendo el mar romper en un rocío que nunca había sentido así. Lo que me extrañaba era el sentimiento de nostalgia que me ligaba con Los Olvidos. No podía yo pensar en otra cosa…

Comentarios


object(WP_Query)#16107 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(30598) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "08-09-2022" ["before"]=> string(10) "06-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(30598) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "08-09-2022" ["before"]=> string(10) "06-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#16103 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#16105 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#16104 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "08-09-2022" ["before"]=> string(10) "06-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-09-08 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-10-06 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (30598) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#16106 (24) { ["ID"]=> int(84125) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2022-10-04 09:19:22" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-10-04 14:19:22" ["post_content"]=> string(5426) "Para el mundo católico hoy se conmemora a San Francisco de Asís, ese personaje icónico de la Iglesia, nacido en el siglo 12, quien renunció a sus riquezas materiales (que eran muchas), y se dedicó a hacer el bien a los más humildes. Además, dejó plasmada para la historia su oración de la paz, que llama a servir a otros de la mejor manera.  Su amor a toda criatura viviente me lleva a recordar la poesía de Rubén Darío intitulada Los motivos del Lobo, en la cual el poeta nicaragüense se coloca en la piel de la fiera para narrar el porqué de su conducta, inspirado en la figura de quien él llama “el mínimo y dulce Francisco de Asís”. Termino de preparar una ponencia sobre poesía, que presentaré esta semana. Como parte de la investigación  emprendí un delicioso  paseo por lo que ha sido la poesía iberoamericana, en particular de México, desde Sor Juana hasta la actualidad. Me hallo seres humanos maravillosos trabajando en exponer sus inquietudes a través de la forma acompasada que este género literario nos regala. Releí a Miguel Hernández, uno de los poetas en tiempos de la Guerra Civil española, quien siempre escribió con el corazón en la mano.  Uno de los poemas que me resultan más conmovedores es aquel que ensalza a las cebollas, único alimento que su propia familia podía consumir durante el tiempo en que estuvo preso. Tuvo una vida de pobreza material desde la infancia y una muerte prematura, pero nos dejó una obra excelsa. Entre los mexicanos hallé un poema de Rubén Bonifaz Nuño. No lo conocía, fue escrito a una amiga suya que se consumía por una enfermedad terminal a una edad joven. Plasma en el papel su profundo anhelo de que ella se quede viva y eternamente joven.  Un último poema que quiero señalar es el que  escribe en el 2021 Luis García Montero, literato español, como homenaje a la muerte de su esposa Almudena Grandes, también poeta, cuyo primer aniversario luctuoso se celebrará el próximo noviembre.   Describe la ausencia de su amada como un duro invierno al que tendrá que acostumbrarse a partir de ese momento.  Traigo a colación todo lo anterior para contrastarlo frente a un panorama cada vez más belicoso.  En el mundo entero, pero muy particular en nuestro país.  Nos hallamos a merced de grupos violentos que terminan  con cualquier paseo familiar un domingo por la tarde, como acaba de suceder en Zapopan, Jalisco.  Además de muchos otros sucesos en los que se percibe la impunidad con que el crimen organizado puede actuar, aunque, paradójicamente, se blinde el país cada vez con más fuerzas armadas.  Procurar elementos que nos lleven a la paz interior no es un asunto menor ni ocioso.  La aproximación a la literatura, y muy en particular a la poesía, sensibiliza al lector frente a sus propios sentimientos, los de otros y las situaciones dolorosas que ocurren en derredor.  En el caso de la poesía, es un género muy noble y plástico que nos permite descubrir la dimensión humana de los fenómenos que marcan cada época.  Esta vez, en el ejercicio que realicé de repasar la poesía a lo largo del tiempo, encuentro con que ésta siempre ha estado presente en su labor de sanación.  El autor vuelca en el papel un dolor que no es únicamente suyo, un dolor que comparte con muchos otros. Hay infinidad de conceptos erróneos en torno a la poesía.  En general se le considera “cursi” y propia de los enamorados.  Realmente necesitamos echarnos un clavado en las obras de nuestros autores, para comenzar a entenderla de otro modo.  Ahora recuerdo a Ramón López Velarde en Suave Patria, terminando con: Sé igual y fiel; pupilas de abandono;/ sedienta voz, la trigarante faja. Es tiempo de volver a creer en México, en los mexicanos, en el progreso del país. Es el tiempo para ir más allá de las descalificaciones superficiales y empezar a proponer un plan de nación para futuras generaciones.   No es posible hacerlo con ocurrencias de último minuto ni  con groserías en redes sociales. Tampoco a través de marchas incongruentes en las que una mujer joven, encapuchada, se afana en destruir un semáforo hasta que lo logra, o donde un niño de 8 años grita a los cuatro vientos que no olvida lo que vivió en el Movimiento del ’68.  La educación es la clave del desarrollo, y en este caso, en concreto, del desarrollo social, la empatía y la solidaridad de unos con otros.   Hora de salir de nuestro cascarón para conocer  realidades que no por distintas nos deben ser ajenas. Una estupenda receta es hacerlo a través de las artes, la que más acomode a cada uno; conocer las obras creadas y animarse a generar las propias, con el propósito de ser más humanos en su ejercicio.  Rompamos esa espiral consumista que busca determinar el valor del arte en pesos y centavos.  Probemos hacerlo en función del bienestar de todos.  Y así colocarnos, como diría Francisco de Asís, camino a la paz." ["post_title"]=> string(15) "Camino a la paz" ["post_excerpt"]=> string(175) "La poesía representa un camino para entendernos a nosotros mismos y al mundo. En estos tiempos caóticos nos haría mucho bien procurarla, como un recurso de emergencia. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(15) "camino-a-la-paz" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-10-04 09:41:47" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-10-04 14:41:47" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=84125" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#16132 (24) { ["ID"]=> int(83062) ["post_author"]=> string(3) "194" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-08 10:41:54" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-08 15:41:54" ["post_content"]=> string(5981) "Joe Eszterhas, nacido en Hungría en 1944, escribió varios guiones cinematográficos en la década de los ochenta; uno de ellos el de Flashdance, estelarizada por la morena de fuego Jennifer Beals. Fruto de esa exitosa producción fue que el también autor de Jagged Edge y Music Box, sacudió al mundo Hollywoodense en 1991 con los tres millones de dólares que cobró por un libreto llamado Basic Instinct. Aquel era el sueldo más alto jamás pagado a un guionista, hecho que cambió más de una cosa en el séptimo arte norteamericano, ya que de ahí en adelante los escritores disfrutaron de un protagonismo que no poseían. Basic Instinct quizá sea la cinta más vista del popular director holandés Paul Verhoeven (Robocop y Total Recall), galardonado en 2017 con el Globo de Oro a Mejor Película Extranjera. Este superestreno de 1992, que está cumpliendo treinta años, presenta al gran Michael Douglas personificando a Nick Curran, un detective en plena pesquisa para localizar a la culpable de cometer el asesinato sexual de un famoso músico. La principal sospechosa de tan misterioso y brutal crimen es Catherine Trammel (Sharon Stone), una manipuladora y bisexual escritora, novia de la víctima, que no pierde tiempo en seducir a su acosador policiaco; ubicándolo, así, como protagonista de su próxima novela, al igual que lo hiciera con el ya extinto cantante de rock.           El detective Curran, dueño de un turbulento pasado, se dedica a acechar como perro bramante a la presunta criminal: en su mente adivina que esa rubia deslumbradora, que esa mítica bomba sexy de cara con gesto de “estoy dispuesta a todo”, es una auténtica asesina, pero las lujuriosas actividades amatorias que sostienen le impiden alejarse de ella. Este par de inestables y fogosos personajes que convirtieron la cama en un verdadero campo de maniobras eróticas, escandalizaron a la censura y a parte de la militancia feminista y homosexual del mundo noventero. La gota que derramó aquel vaso fue esa emblemática escena en la cual está contenido casi todo el éxito del filme; una imagen que pobló las más cachondas ensoñaciones juveniles de finales del siglo pasado; los escasos dos segundos (que se antojaban eternos), en los que la hermosa Sharon Stone, enfundada en un vestido blanco, cruza las piernas durante el interrogatorio policial enseñando generosa que no portaba ropa interior.          Basic Instinct fue una película revolucionaria, sin lugar a dudas; Eszterhas y Verhoeven le demostraron a la industria gringa, en ese tiempo aún más conservadora, que el sexo vende, y vende bien. Cosa en la que fallaron en su siguiente colaboración de nombre Showgirls      Protagonizada por Elizabeth Berkley (no pocos la recordarán cómo Jessie Spano  en la popular serie juvenil Saved By The Bell de la cadena NBC) y con el siempre antipático Kyle MacLachlan y la ardiente Gina Gershon en papeles secundarios, la película narra la historia de Nomi Malone, una impulsiva y ambiciosa joven provinciana recién llegada a Las Vegas, que pasa de ser una simple bailarina exótica de tugurio a convertirse –recurriendo a las mentiras y a los juegos sucios para lograr sus objetivos– en la atracción principal del espectáculo de un prestigioso casino. Con una trama improbable y torpe, saturada de escenas de alto voltaje erótico en las cuales la señorita Berkley (despojada de todo atuendo, simulando coitos y sosteniéndolos acuáticamente) mostraba que era dueña de un voluptuoso cuerpo que hipnotizaba, esta sex- travaganza que le costó 45 millones de dólares a la United Artist, fue diseñada para ser la primera superproducción hollywoodense con clasificación NC -17. Un proyecto francamente arriesgado, una idea que era, en sí, bastante descabellada. Lamentablemente la misma semana de su estreno, ese fervor, toda la excitación se derrumbó a tal nivel que resultó un severo fracaso en taquilla; aunque con el paso del tiempo, curiosamente, gozó de una aureola de película de culto, produciendo muy buenas ganancias en el mercado del DVD y el Blu Ray.      Hasta hoy, 27 años después de su estreno, circulan historias de que Joe Eszterhas culpa del rotundo fracaso del filme a su director, ya que según él, éste echó a perder todo por el vínculo sentimental, por la aventura amorosa que sostuvo con su estrella femenina. Nunca se confirmó el romance, Paul Verhoeven solo declaró que la cinta fue mero entretenimiento: "No plantea temas profundos”, concluyó en una entrevista. ​Ellos dos ya no volvieron a trabajar juntos…   " ["post_title"]=> string(60) "Verhoeven y Eszterhas: del éxito total al rotundo fracaso" ["post_excerpt"]=> string(134) "A 30 años de su estreno, “Bajos instintos” es un filme que sigue impactando en el imaginario erótico de miles de espectadores. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(56) "verhoeven-y-eszterhas-del-exito-total-al-rotundo-fracaso" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-08 10:41:54" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-08 15:41:54" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83062" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#16106 (24) { ["ID"]=> int(84125) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2022-10-04 09:19:22" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-10-04 14:19:22" ["post_content"]=> string(5426) "Para el mundo católico hoy se conmemora a San Francisco de Asís, ese personaje icónico de la Iglesia, nacido en el siglo 12, quien renunció a sus riquezas materiales (que eran muchas), y se dedicó a hacer el bien a los más humildes. Además, dejó plasmada para la historia su oración de la paz, que llama a servir a otros de la mejor manera.  Su amor a toda criatura viviente me lleva a recordar la poesía de Rubén Darío intitulada Los motivos del Lobo, en la cual el poeta nicaragüense se coloca en la piel de la fiera para narrar el porqué de su conducta, inspirado en la figura de quien él llama “el mínimo y dulce Francisco de Asís”. Termino de preparar una ponencia sobre poesía, que presentaré esta semana. Como parte de la investigación  emprendí un delicioso  paseo por lo que ha sido la poesía iberoamericana, en particular de México, desde Sor Juana hasta la actualidad. Me hallo seres humanos maravillosos trabajando en exponer sus inquietudes a través de la forma acompasada que este género literario nos regala. Releí a Miguel Hernández, uno de los poetas en tiempos de la Guerra Civil española, quien siempre escribió con el corazón en la mano.  Uno de los poemas que me resultan más conmovedores es aquel que ensalza a las cebollas, único alimento que su propia familia podía consumir durante el tiempo en que estuvo preso. Tuvo una vida de pobreza material desde la infancia y una muerte prematura, pero nos dejó una obra excelsa. Entre los mexicanos hallé un poema de Rubén Bonifaz Nuño. No lo conocía, fue escrito a una amiga suya que se consumía por una enfermedad terminal a una edad joven. Plasma en el papel su profundo anhelo de que ella se quede viva y eternamente joven.  Un último poema que quiero señalar es el que  escribe en el 2021 Luis García Montero, literato español, como homenaje a la muerte de su esposa Almudena Grandes, también poeta, cuyo primer aniversario luctuoso se celebrará el próximo noviembre.   Describe la ausencia de su amada como un duro invierno al que tendrá que acostumbrarse a partir de ese momento.  Traigo a colación todo lo anterior para contrastarlo frente a un panorama cada vez más belicoso.  En el mundo entero, pero muy particular en nuestro país.  Nos hallamos a merced de grupos violentos que terminan  con cualquier paseo familiar un domingo por la tarde, como acaba de suceder en Zapopan, Jalisco.  Además de muchos otros sucesos en los que se percibe la impunidad con que el crimen organizado puede actuar, aunque, paradójicamente, se blinde el país cada vez con más fuerzas armadas.  Procurar elementos que nos lleven a la paz interior no es un asunto menor ni ocioso.  La aproximación a la literatura, y muy en particular a la poesía, sensibiliza al lector frente a sus propios sentimientos, los de otros y las situaciones dolorosas que ocurren en derredor.  En el caso de la poesía, es un género muy noble y plástico que nos permite descubrir la dimensión humana de los fenómenos que marcan cada época.  Esta vez, en el ejercicio que realicé de repasar la poesía a lo largo del tiempo, encuentro con que ésta siempre ha estado presente en su labor de sanación.  El autor vuelca en el papel un dolor que no es únicamente suyo, un dolor que comparte con muchos otros. Hay infinidad de conceptos erróneos en torno a la poesía.  En general se le considera “cursi” y propia de los enamorados.  Realmente necesitamos echarnos un clavado en las obras de nuestros autores, para comenzar a entenderla de otro modo.  Ahora recuerdo a Ramón López Velarde en Suave Patria, terminando con: Sé igual y fiel; pupilas de abandono;/ sedienta voz, la trigarante faja. Es tiempo de volver a creer en México, en los mexicanos, en el progreso del país. Es el tiempo para ir más allá de las descalificaciones superficiales y empezar a proponer un plan de nación para futuras generaciones.   No es posible hacerlo con ocurrencias de último minuto ni  con groserías en redes sociales. Tampoco a través de marchas incongruentes en las que una mujer joven, encapuchada, se afana en destruir un semáforo hasta que lo logra, o donde un niño de 8 años grita a los cuatro vientos que no olvida lo que vivió en el Movimiento del ’68.  La educación es la clave del desarrollo, y en este caso, en concreto, del desarrollo social, la empatía y la solidaridad de unos con otros.   Hora de salir de nuestro cascarón para conocer  realidades que no por distintas nos deben ser ajenas. Una estupenda receta es hacerlo a través de las artes, la que más acomode a cada uno; conocer las obras creadas y animarse a generar las propias, con el propósito de ser más humanos en su ejercicio.  Rompamos esa espiral consumista que busca determinar el valor del arte en pesos y centavos.  Probemos hacerlo en función del bienestar de todos.  Y así colocarnos, como diría Francisco de Asís, camino a la paz." ["post_title"]=> string(15) "Camino a la paz" ["post_excerpt"]=> string(175) "La poesía representa un camino para entendernos a nosotros mismos y al mundo. En estos tiempos caóticos nos haría mucho bien procurarla, como un recurso de emergencia. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(15) "camino-a-la-paz" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-10-04 09:41:47" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-10-04 14:41:47" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=84125" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(17) ["max_num_pages"]=> float(9) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "1313bd629bf7b794a840aec2e2dc803e" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
San Francisco de Asís

Camino a la paz

La poesía representa un camino para entendernos a nosotros mismos y al mundo. En estos tiempos caóticos nos haría...

octubre 4, 2022

Verhoeven y Eszterhas: del éxito total al rotundo fracaso

A 30 años de su estreno, “Bajos instintos” es un filme que sigue impactando en el imaginario erótico de miles de espectadores. 

septiembre 8, 2022




Más de categoría

Sueños de largo alcance

El paciente que sale en la camilla dentro de una funda de lona negra completamente cerrada y al cual...

octubre 5, 2022
San Francisco de Asís

Camino a la paz

La poesía representa un camino para entendernos a nosotros mismos y al mundo. En estos tiempos...

octubre 4, 2022
CARTAS A TORA 270

CARTAS A TORA 284

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diario le escribe...

septiembre 30, 2022

Ar Gorle, occidente de Bretaña

“Aunque uno sepa que hasta los remotos / confines de los piélagos ignotos / le seguirá el cortejo de...

septiembre 29, 2022