Julio Cortázar, la literatura como juego

Entre las millones de ocupaciones a las que puede dedicarse un ser humano, jugar es una de las más nobles. En la infancia constituye una necesidad tan apremiante como dormir o comer, tan gratificante como el cariño...

29 de junio, 2021 Julio Cortázar, la literatura como juego

Entre las millones de ocupaciones a las que puede dedicarse un ser humano, jugar es una de las más nobles. En la infancia constituye una necesidad tan apremiante como dormir o comer, tan gratificante como el cariño de la madre y el encuentro con los hermanos. Al jugar, el niño experimenta el mundo, lo conquista desde la potencia más humana y también la más encantadora: la imaginación. Al contrario de lo que sucede con algunas de las actividades que realizamos en la infancia y que andando el tiempo, devienen absurdas y ridículas, jugar es una necesidad y un placer que no desaparece nunca y aunque en la medida en que envejecemos toma formas y manifestaciones muy diversas. El hecho es que permanece siempre constante porque, en esencia, su función es aligerar la vida, hacerla más liviana y por lo tanto, más habitable.

Nunca he podido creerme aquello de mantener vivo al niño que llevamos dentro; creo que no es más que una metáfora manida y un lugar común que puede pronunciarse con mayor o menor fortuna pero que resulta ridículo y patético en los cartelitos de autoayuda y motivación. Volver a la infancia, a ratos y generalmente sin previo aviso, no es señal de tener un resquicio de infancia viviendo solapadamente en los pliegues de nuestra conciencia, sino un momento de cierta sublimidad en que nos permitimos reinterpretar el mundo con la liviandad en la que suponemos que hacen los niños.

En un juicio moderadamente sano, no  podemos resucitar la infancia, y bien visto, quién querría revivir sus angustias, sus terrores nocturnos, la humillación de mojar la cama o las penalidades de ser el más gordo, el más bajo o el más débil de la clase. Olvidamos todas aquellas penurias de la infancia y nos quedamos únicamente con lo más hermoso, con lo que más vale y que será siempre la más sutil causa de nuestra nostalgia, la levedad absoluta que solo el juego puede darle a la vida. Para convertirnos en adultos debemos matar lo poco que del niño nos deja los dramáticos años de la adolescencia; si somos afortunados despedimos con honores al niño que fuimos, con gratitud inmensa y afinando todo aquello que fue ingrato, maduramos así, en la dulce nostalgia de un mundo que se fue y no volverá. Pero el juego persiste.

Jugar es, pues, cosa seria; fortalece y anima, es opiáceo y también revitalizante, compromete lo mejor de cada uno porque implica una naturaleza desinteresada; es fascinante porque es aleccionador y, al mismo tiempo divertido; nos anula en el mundo que construye, pero nos hace mejores en el cerrado universo de sus reglas sin consecuencias; podemos seguir viviendo y manteniendo la cordura gracias al juego porque irrumpe en el espanto y en el drama de la vida suspendiendo el tiempo en tanto dura su ejercicio. Además de la limpieza y maestría de su ejecución, las letras de Julio Cortázar son inmensas porque son, fundamentalmente, un juego.

Para muchos lectores el primer encuentro con Julio (lo llamo así, con el cariño y la intimidad con que se puede tratar a un amigo que nos ha acompañado desde los 16 años) es un antes y un después; no es mi caso y no porque no fuera el primer autor que leí, ni siquiera el primero que despertara mi admiración o mi pasión por su obra, sino porque con Alfonso Reyes, a quien descubrí al mismo tiempo, me reveló el gigantesco poder de las palabras para hacer más plena y más intensa la vida y se convirtió en santo y seña de mi mundo de obsesiones, goces, placeres y equívocos anhelos. Fue en 1986 cuando abrí por primera vez la primera página de Bestiario, en la sencilla edición de Nueva Imagen que compré con el dinero que me dio mi madre, en la vieja librería del Parque que ya no existe, como mi infancia, pero que dejó su huella cerca de la fuente de los espejos de Polanco.

Si Julio no fue el primer autor que leí, sí puedo afirmar con certeza que fue el primero que releí y lo hice en el mismo instante que leí lo primero de sus gigantesco Bestiario, pues “Casa Tomada” la leí tres veces seguidas, la segunda para salir del pasmo y la tercera por puro gusto. Así, la suerte estaba echada y unos días después andaba con Glenda del brazo, el juego infinito había comenzado y aún continúa. Cuando un par de años después leí por primera vez Rayuela, la lectura no volvió a ser para mí nunca lo mismo; de ahí y hasta nuestros días leer sería un placer absoluto o no sería nada.




En ese año brutal de mis dieciséis, apenas unos meses después del terremoto de la Ciudad de México, había saltado de Verne, Gibrán y Salgari a la literatura de verdad, no a la de los manuales que determinaban la letras casi infantiles, sino la que uno se fabrica solo en los anaqueles de la librerías. También en ese año había fallecido Borges, que se me reveló como un dios enorme pero hierático que me arrojó en brazos de Alfonso Reyes; así en ese año descubrí a Cortázar gracias a un profesor de literatura,

Julio me lanzó a la poesía de Ernesto Cardenal, de tal manera que el día en que la fortuna quiso regalarme uno de los días más hermosos de mi existencia, estuve a su lado en una lectura de poesía que ofreció a los alumnos de la Facultad de Derecho de la UNAM con motivo de la imposición de la Medalla Isidro Fabela, en el año 2006.

Justo veinte años después de mi primer encuentro con Julio, en aquel 2006 cuando ya no era un niño que soñaba con los personajes de Rayuela y de todos los juegos, pero que la vida quiso que esa tarde me sentara junto a uno de los más grandes poetas de nuestro tiempo, un hombre ejemplar en su bondad y que para mí era, en ese momento, un personaje de Julio que se había escapado de Apocalipsis en Solentiname y al que le pregunté su opinión sobre la poesía revolucionaria, no porque me preocupara, sino por el placer de escucharlo y que me respondió con casi las mismas palabras que usó Julio en su curso de literatura en Berkeley: la poesía, para ser revolucionaria, primero debe ser auténtica poesía.

Estos alucinantes accidentes de la vida solo tienen sentido cuando alcanzamos a atisbar el hecho fundamental de que lo mejor de la existencia, como las letras de Cortázar, es el juego y el sentido lúdico con que hacemos las cosas que en realidad llamamos valiosas; por eso en tu cumpleaños, grandísimo cronopio, no puedo sino reírme de que hayas dictado un alucinante curso de literatura justo en Berkeley, aquella universidad americana a la que Alfonso Reyes dedicara uno de sus libros más juguetones y divertidos: Berkeleyana.

Y así, como siempre, como cada vez que mi viejo ejemplar de Rayuela me lo reclama, vuelvo a las paginas de Julio, temeroso y ansioso al mismo tiempo de descubrir cuál es la siguiente jugada que me depara este cronópico divertimento al que llamamos vida y también literatura.

 

@cesarbc70

Comentarios
object(WP_Query)#17815 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(67433) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "05-07-2021" ["before"]=> string(10) "02-08-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(67433) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "05-07-2021" ["before"]=> string(10) "02-08-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17816 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17856 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17810 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "05-07-2021" ["before"]=> string(10) "02-08-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-07-05 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-08-02 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (67433) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17846 (24) { ["ID"]=> int(67730) ["post_author"]=> string(2) "59" ["post_date"]=> string(19) "2021-07-06 09:58:35" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-07-06 14:58:35" ["post_content"]=> string(6900) "Hay una expresión que quizá en nuestros tiempos se haya hasta cierto punto desdibujado: “uomo universale” (habría que decir también “donna universale”), pues nuestros tiempos privilegian la especialización a grados superlativos. El término surgió en el Renacimiento y se refería a eruditos, humanistas, artistas y filósofos que dominaban distintas disciplinas y poseían un saber monumental. Polímatas cuya sabiduría, prestigio y reconocimiento los convertían en patrimonio de todo el mundo y no solo de un país o una región: no eran ya toscanos, franceses o flamencos, sino ciudadanos del mundo: “uomini universali”.   Cuando hablo de un “hombre o mujer universal” me refiero a una figura que es reconocida en cualquier país; una figura que resulta hasta cierto punto familiar a cualquier persona medianamente educada e instruida. Dicho de otro modo: la figura o personaje de una determinada nación que tiene la mayor proyección allende las fronteras de dicha nación: un personaje global. Por ejemplo, si nos preguntamos por el austriaco más universal, sin duda diríamos que es Mozart. Si habláramos de Inglaterra, vendría a nuestra mente el nombre de Shakespeare, quizá Churchill. En Italia mencionaríamos a Leonardo da Vinci, a Michelangelo o a Verdi.   Hay que distinguir el “uomo universale” de los símbolos o iconos de una nación. Todos conocemos al Tío Sam, pero sabemos que no es una persona real, sino un cartoon que representa gráficamente a los Estados Unidos. Nadie diría que el Tío Sam es un “uomo universale”, sino un símbolo de ese país.   Cuando hablo de un “uomo o donna universale” no me refiero a cualquier persona, sino solo a aquellas figuras que tienen un prestigio cultural, histórico, científico o artístico –incluso deportivo (pensemos en Maradona o Pelé)– de grandísima envergadura. Si bien Hitler, Stalin o Mussolini son mundialmente conocidos, ninguno merecería el título de “uomo universale”; al contrario: son infames universales. En cambio Goethe o Beethoven en Alemania, Tchaikovsky o Dostoyevsky en Rusia, Picasso o Cervantes en España, desde luego sí lo merecerían.    No podríamos ni deberíamos considerar figuras que carezcan de relevancia cultural, artística, científica o histórica, aunque gocen de una gran popularidad: Madonna, Michael Jackson o los integrantes de Black Eyed Peas, figuras todos ellos de la cultura pop, son mundialmente conocidos, pero yo no los llamaría “estadounidenses universales”; en cambio a Abraham Lincoln o a Ernest Hemingway sí.   Bajo estos parámetros, ¿quién es la figura mexicana más universal? Yo propondría los siguientes candidatos: Frida Kahlo, Diego Rivera, Octavio Paz; y agregaría a un personaje de la Revolución: Emiliano Zapata. Todos ellos gozan de amplio reconocimiento en el extranjero.   De todos, creo que quien tiene el mejor posicionamiento es Frida Kahlo. No estoy pronunciándome por el valor artístico de su obra –siempre he pensado que es una extraordinaria artista–, pero es un hecho que cualquier persona medianamente educada o instruida en cualquier lugar del mundo, la conoce y sabe quién es. He tenido ocasión de hablar con gente de otros países y me impresiona el grado de conocimiento que se tiene de ella: en toda Europa, en las Américas, en Estados Unidos y Canadá, en China, Corea y Japón. Será producto de la mercadotecnia y de la publicidad –un film de Hollywood es un detonador de tremenda fuerza–, o de lo que usted crea, pero Frida Kahlo es sinónimo de México para los extranjeros; sinónimo de México en una forma que ningún otro mexicano podría igualar. Quizá se diga que su fama se debe a su tragedia y en gran medida a Diego Rivera, y ello quizá no estaría alejado de la verdad; pero ese no es el punto. Lo importante es la profunda e íntima identificación que hacen los extranjeros del binomio Frida=México. Frida, además de ser una figura universal, es también un icono mexicano; y no cualquiera: es el icono mexicano por antonomasia para el mundo entero.   Entendida la diferencia entre figura universal, por un lado, e icono o símbolo, por otro lado, creo que Frida es ambos. Me atrevería a decir, con las debidas salvedades –sin que nadie se ofenda– que en cuanto icono de repercusión internacional, Frida Kahlo tiene una proyección tan extensa como la Virgen de Guadalupe. Aclaro: la Virgen de Guadalupe es un símbolo nacional, el icono de la mexicanidad más importante para los mexicanos, pero desde luego no es una “donna universale” en el sentido original del término, sino una figura que trasciende nuestras categorías: el fenómeno guadalupano, sea mítico o sea real, es un fenómeno fundacional de la nación mexicana, más que el propio acontecimiento de la Independencia. Lo que quiero decir es que Frida Kahlo no sólo es figura universal, de acuerdo a los criterios que he propuesto en estas líneas, sino que además se ha erigido en un icono o símbolo de la mexicanidad, especialmente fuera de nuestras fronteras. Y en ese aspecto, su repercusión en las naciones trasciende el hecho de la catolicidad mexicana –Frida era atea y comunista–. Dicho en otras palabras: el símbolo guadalupano hace sentido casi exclusivamente en un contexto católico, mientras que Frida, en cuanto icono, hace sentido a todos. Para un shintoista japonés o para un protestante alemán, tiene mucho más sentido, en cuanto símbolo de la mexicanidad, la figura de Frida Kahlo que la Virgen de Guadalupe.   Cada quién tendrá sus candidatos. No faltará quien me reproche que he dejado fuera personajes de gran trascendencia como Sor Juana; tampoco faltará quien se extrañe por no ver aquí figuras de la cultura pop, sean éstas reales (Juan Gabriel, Cantinflas, Dolores del Río, Salma Hayek, El Santo) o de ficción (el Chapulín Colorado). No faltará quien mencione a algún deportista (Hugo Sánchez o el “Canelo” Álvarez); habrá quien proponga a un ex-presidente (Juárez, Cárdenas), a algún político en activo (no quiero ni imaginarme quién, pero los que adoran al presidente sin duda sostendrían que él es el mexicano más universal y un prócer de la humanidad), o incluso a algún narcotraficante. Yo me quedo con Frida Kahlo. Por cierto, hoy, 6 de julio, se cumple un año más de su natalicio." ["post_title"]=> string(84) "Frida Kahlo: ¿la mexicana más universal? Una reflexión para celebrar su natalicio" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(78) "frida-kahlo-la-mexicana-mas-universal-una-reflexion-para-celebrar-su-natalicio" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-07-06 09:58:35" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-07-06 14:58:35" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=67730" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17763 (24) { ["ID"]=> int(67770) ["post_author"]=> string(2) "60" ["post_date"]=> string(19) "2021-07-07 08:33:58" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-07-07 13:33:58" ["post_content"]=> string(11529) "José María Tranquilino Francisco de Jesús Velasco y Gómez-Obregón nació en TemascalcingoDepartamento de México,  el 6 de julio de 1840 , y falleció en Villa de Guadalupe HidalgoCiudad de México, el 26 de agosto de 1912. Ayer se cumplieron 181 años de su natalicio. Fue un excelente pintor paisajista. En el año de 1855 terminó sus estudios primarios y fue en este mismo año, por conducto del señor Luis Ponce de León, en que José María pudo ingresar a la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos de México para estudiar, por las noches, lo que a él le apasionaba. Durante tres meses permaneció Velasco dibujando en los corredores de la Academia, bajo la dirección del señor Miguel Mata, hasta que junto con el escultor Felipe Sojo, tuvo la oportunidad de recibir clases del señor Juan Urruchi   Pocos meses después, ingresó a la clase de paisaje impartida por el célebre pintor italiano don Eugenio Landesio, originario de Turín, quién vino a México por iniciativa del Director de la academia, el pintor español Pelegrín Clavé, ya que Landesio, habiendo sido discípulo de Carlos Markó, dominaba la técnica del paisaje. Landesio habló mucho a sus alumnos sobre las reglas de composición, les refirió sus estudios, sus obras, las de Markó, les hacía notar todas las bellezas que encontraba a su paso, tomando en cuenta los muchos detalles de luzcolor y forma. Por otro lado, desde que Velasco se inició en los corredores de la Academia con sus primeros ensayos, emprendió también el estudio de las ciencias que a su modo de ver eran convenientes para su futura profesión. En la época en que ingresó José María Velasco a la Academia de San Carlos, el tema imperante de los pintores de México era la figura humana en sus distintas variantes: composiciones religiosas, mitológicas, históricas, etc. Haber dedicado la mayor parte de sus obras a la representación de la naturaleza, lo coloca como un innovador de la pintura y la ecología de su época. Su sentido visual, su sensibilidad y sus conocimientos, le permitieron percibir más allá de lo que un ser normalmente dotado puede observar respecto a la forma, coloraciones y características del paisaje. Cuando Velasco inició formalmente sus estudios, sus trabajos fueron grandemente influidos por la técnica de Landesio, pero pronto, Velasco percibe el paisaje de México con sus ojos de mexicano apartándose poco a poco de las características académicas del arte que se hacía en la segundo mitad del siglo XIX, logra con personalidad propia y bien formada, crear obras maestras que le valieron su consagración tanto en América como en Europa. En el año de 1868, Velasco fue nombrado Profesor de Perspectiva y fue entonces cuando renunció a la pensión que disfrutaba. En este mismo año contrajo matrimonio con la señorita Luz Sánchez Armas Galindo, siendo sus testigos de bodas su hermano el Dr. Ildefonso Velasco y su maestro Eugenio Landesio, lo que deja ver la amistad que ya existía entre estos dos paisajistas fuertemente identificados. En el año de 1888 tuvo el honor de ser comisionado por el Gobierno de México como jefe de la delegación que asistiría a Francia llevando pinturas de varios autores, para ser exhibidas en la Exposición Universal de París, con la que se conmemoraba el primer centenario de la Revolución francesa. Fueron 68 las obras que se presentaron de Velasco en esa ocasión. Por ese entonces sufrió un ataque al corazón, pero no se deja vencer por la enfermedad y sigue pintando. En el año de 1902 deja la clase de Perspectiva en la Academia de San Carlos. A partir del año de 1905, aunque su producción sigue siendo cuantiosa, pinta casi exclusivamente en su casa de la Villa de Guadalupe Hidalgo, donde muere el 26 de agosto de 1912. Fue sepultado en el panteón del Tepeyac. NOTAS https://es.wikipedia.org/wiki/Jos%C3%A9_Mar%C3%ADa_Velasco_G%C3%B3mez  " ["post_title"]=> string(28) "Ese gran paisajista mexicano" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(28) "ese-gran-paisajista-mexicano" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-07-07 08:36:38" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-07-07 13:36:38" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=67770" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17846 (24) { ["ID"]=> int(67730) ["post_author"]=> string(2) "59" ["post_date"]=> string(19) "2021-07-06 09:58:35" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-07-06 14:58:35" ["post_content"]=> string(6900) "Hay una expresión que quizá en nuestros tiempos se haya hasta cierto punto desdibujado: “uomo universale” (habría que decir también “donna universale”), pues nuestros tiempos privilegian la especialización a grados superlativos. El término surgió en el Renacimiento y se refería a eruditos, humanistas, artistas y filósofos que dominaban distintas disciplinas y poseían un saber monumental. Polímatas cuya sabiduría, prestigio y reconocimiento los convertían en patrimonio de todo el mundo y no solo de un país o una región: no eran ya toscanos, franceses o flamencos, sino ciudadanos del mundo: “uomini universali”.   Cuando hablo de un “hombre o mujer universal” me refiero a una figura que es reconocida en cualquier país; una figura que resulta hasta cierto punto familiar a cualquier persona medianamente educada e instruida. Dicho de otro modo: la figura o personaje de una determinada nación que tiene la mayor proyección allende las fronteras de dicha nación: un personaje global. Por ejemplo, si nos preguntamos por el austriaco más universal, sin duda diríamos que es Mozart. Si habláramos de Inglaterra, vendría a nuestra mente el nombre de Shakespeare, quizá Churchill. En Italia mencionaríamos a Leonardo da Vinci, a Michelangelo o a Verdi.   Hay que distinguir el “uomo universale” de los símbolos o iconos de una nación. Todos conocemos al Tío Sam, pero sabemos que no es una persona real, sino un cartoon que representa gráficamente a los Estados Unidos. Nadie diría que el Tío Sam es un “uomo universale”, sino un símbolo de ese país.   Cuando hablo de un “uomo o donna universale” no me refiero a cualquier persona, sino solo a aquellas figuras que tienen un prestigio cultural, histórico, científico o artístico –incluso deportivo (pensemos en Maradona o Pelé)– de grandísima envergadura. Si bien Hitler, Stalin o Mussolini son mundialmente conocidos, ninguno merecería el título de “uomo universale”; al contrario: son infames universales. En cambio Goethe o Beethoven en Alemania, Tchaikovsky o Dostoyevsky en Rusia, Picasso o Cervantes en España, desde luego sí lo merecerían.    No podríamos ni deberíamos considerar figuras que carezcan de relevancia cultural, artística, científica o histórica, aunque gocen de una gran popularidad: Madonna, Michael Jackson o los integrantes de Black Eyed Peas, figuras todos ellos de la cultura pop, son mundialmente conocidos, pero yo no los llamaría “estadounidenses universales”; en cambio a Abraham Lincoln o a Ernest Hemingway sí.   Bajo estos parámetros, ¿quién es la figura mexicana más universal? Yo propondría los siguientes candidatos: Frida Kahlo, Diego Rivera, Octavio Paz; y agregaría a un personaje de la Revolución: Emiliano Zapata. Todos ellos gozan de amplio reconocimiento en el extranjero.   De todos, creo que quien tiene el mejor posicionamiento es Frida Kahlo. No estoy pronunciándome por el valor artístico de su obra –siempre he pensado que es una extraordinaria artista–, pero es un hecho que cualquier persona medianamente educada o instruida en cualquier lugar del mundo, la conoce y sabe quién es. He tenido ocasión de hablar con gente de otros países y me impresiona el grado de conocimiento que se tiene de ella: en toda Europa, en las Américas, en Estados Unidos y Canadá, en China, Corea y Japón. Será producto de la mercadotecnia y de la publicidad –un film de Hollywood es un detonador de tremenda fuerza–, o de lo que usted crea, pero Frida Kahlo es sinónimo de México para los extranjeros; sinónimo de México en una forma que ningún otro mexicano podría igualar. Quizá se diga que su fama se debe a su tragedia y en gran medida a Diego Rivera, y ello quizá no estaría alejado de la verdad; pero ese no es el punto. Lo importante es la profunda e íntima identificación que hacen los extranjeros del binomio Frida=México. Frida, además de ser una figura universal, es también un icono mexicano; y no cualquiera: es el icono mexicano por antonomasia para el mundo entero.   Entendida la diferencia entre figura universal, por un lado, e icono o símbolo, por otro lado, creo que Frida es ambos. Me atrevería a decir, con las debidas salvedades –sin que nadie se ofenda– que en cuanto icono de repercusión internacional, Frida Kahlo tiene una proyección tan extensa como la Virgen de Guadalupe. Aclaro: la Virgen de Guadalupe es un símbolo nacional, el icono de la mexicanidad más importante para los mexicanos, pero desde luego no es una “donna universale” en el sentido original del término, sino una figura que trasciende nuestras categorías: el fenómeno guadalupano, sea mítico o sea real, es un fenómeno fundacional de la nación mexicana, más que el propio acontecimiento de la Independencia. Lo que quiero decir es que Frida Kahlo no sólo es figura universal, de acuerdo a los criterios que he propuesto en estas líneas, sino que además se ha erigido en un icono o símbolo de la mexicanidad, especialmente fuera de nuestras fronteras. Y en ese aspecto, su repercusión en las naciones trasciende el hecho de la catolicidad mexicana –Frida era atea y comunista–. Dicho en otras palabras: el símbolo guadalupano hace sentido casi exclusivamente en un contexto católico, mientras que Frida, en cuanto icono, hace sentido a todos. Para un shintoista japonés o para un protestante alemán, tiene mucho más sentido, en cuanto símbolo de la mexicanidad, la figura de Frida Kahlo que la Virgen de Guadalupe.   Cada quién tendrá sus candidatos. No faltará quien me reproche que he dejado fuera personajes de gran trascendencia como Sor Juana; tampoco faltará quien se extrañe por no ver aquí figuras de la cultura pop, sean éstas reales (Juan Gabriel, Cantinflas, Dolores del Río, Salma Hayek, El Santo) o de ficción (el Chapulín Colorado). No faltará quien mencione a algún deportista (Hugo Sánchez o el “Canelo” Álvarez); habrá quien proponga a un ex-presidente (Juárez, Cárdenas), a algún político en activo (no quiero ni imaginarme quién, pero los que adoran al presidente sin duda sostendrían que él es el mexicano más universal y un prócer de la humanidad), o incluso a algún narcotraficante. Yo me quedo con Frida Kahlo. Por cierto, hoy, 6 de julio, se cumple un año más de su natalicio." ["post_title"]=> string(84) "Frida Kahlo: ¿la mexicana más universal? Una reflexión para celebrar su natalicio" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(78) "frida-kahlo-la-mexicana-mas-universal-una-reflexion-para-celebrar-su-natalicio" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-07-06 09:58:35" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-07-06 14:58:35" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=67730" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(15) ["max_num_pages"]=> float(8) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "02b2db5f138a8f0354ce6b9d1c1799cc" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Frida Kahlo: ¿la mexicana más universal? Una reflexión para celebrar su natalicio

Frida Kahlo: ¿la mexicana más universal? Una reflexión para celebrar su natalicio

Hay una expresión que quizá en nuestros tiempos se haya hasta cierto punto desdibujado: “uomo universale” (habría que decir también “donna universale”),...

julio 6, 2021

Ese gran paisajista mexicano

José María Tranquilino Francisco de Jesús Velasco y Gómez-Obregón nació en Temascalcingo, Departamento de México,  el 6 de julio de 1840 , y falleció en Villa de...

julio 7, 2021




Más de categoría
La vida en rosa ⏐ Luy, cuatro décadas en la caricatura

La vida en rosa ⏐ Luy, cuatro décadas en la caricatura

Cuarenta años de carrera prolífica como caricaturista celebra este 2 de agosto Oscar Manuel Rodríguez Ochoa: Luy. En su...

agosto 2, 2021

El Axolote Ilustrado Revista Cultural Iberoamericana retrata la "Diversidad cultural de México e Hispanoamérica"

 Norberto Rodríguez Carrasco y Gregorio Martínez Moctezuma, editores de la Revista “El Axolote Ilustrado Revista Cultural Iberoamericana“, iniciaron este...

julio 29, 2021

Sombras y despertares

Tuve la fortuna de escuchar una plática de la escritora Lola Ancira. Habló de los escenarios dentro de los...

julio 27, 2021
Lo que la esgrima me ha enseñado

Lo que la esgrima me ha enseñado

Desde que era niño espero cada cuatro años los Juegos Olímpicos, es cierto que nunca he sido deportista y...

julio 27, 2021