Julio Cortázar, la literatura como juego

Entre las millones de ocupaciones a las que puede dedicarse un ser humano, jugar es una de las más nobles. En la infancia constituye una necesidad tan apremiante como dormir o comer, tan gratificante como el cariño...

29 de junio, 2021 Julio Cortázar, la literatura como juego

Entre las millones de ocupaciones a las que puede dedicarse un ser humano, jugar es una de las más nobles. En la infancia constituye una necesidad tan apremiante como dormir o comer, tan gratificante como el cariño de la madre y el encuentro con los hermanos. Al jugar, el niño experimenta el mundo, lo conquista desde la potencia más humana y también la más encantadora: la imaginación. Al contrario de lo que sucede con algunas de las actividades que realizamos en la infancia y que andando el tiempo, devienen absurdas y ridículas, jugar es una necesidad y un placer que no desaparece nunca y aunque en la medida en que envejecemos toma formas y manifestaciones muy diversas. El hecho es que permanece siempre constante porque, en esencia, su función es aligerar la vida, hacerla más liviana y por lo tanto, más habitable.

Nunca he podido creerme aquello de mantener vivo al niño que llevamos dentro; creo que no es más que una metáfora manida y un lugar común que puede pronunciarse con mayor o menor fortuna pero que resulta ridículo y patético en los cartelitos de autoayuda y motivación. Volver a la infancia, a ratos y generalmente sin previo aviso, no es señal de tener un resquicio de infancia viviendo solapadamente en los pliegues de nuestra conciencia, sino un momento de cierta sublimidad en que nos permitimos reinterpretar el mundo con la liviandad en la que suponemos que hacen los niños.

En un juicio moderadamente sano, no  podemos resucitar la infancia, y bien visto, quién querría revivir sus angustias, sus terrores nocturnos, la humillación de mojar la cama o las penalidades de ser el más gordo, el más bajo o el más débil de la clase. Olvidamos todas aquellas penurias de la infancia y nos quedamos únicamente con lo más hermoso, con lo que más vale y que será siempre la más sutil causa de nuestra nostalgia, la levedad absoluta que solo el juego puede darle a la vida. Para convertirnos en adultos debemos matar lo poco que del niño nos deja los dramáticos años de la adolescencia; si somos afortunados despedimos con honores al niño que fuimos, con gratitud inmensa y afinando todo aquello que fue ingrato, maduramos así, en la dulce nostalgia de un mundo que se fue y no volverá. Pero el juego persiste.

Jugar es, pues, cosa seria; fortalece y anima, es opiáceo y también revitalizante, compromete lo mejor de cada uno porque implica una naturaleza desinteresada; es fascinante porque es aleccionador y, al mismo tiempo divertido; nos anula en el mundo que construye, pero nos hace mejores en el cerrado universo de sus reglas sin consecuencias; podemos seguir viviendo y manteniendo la cordura gracias al juego porque irrumpe en el espanto y en el drama de la vida suspendiendo el tiempo en tanto dura su ejercicio. Además de la limpieza y maestría de su ejecución, las letras de Julio Cortázar son inmensas porque son, fundamentalmente, un juego.

Para muchos lectores el primer encuentro con Julio (lo llamo así, con el cariño y la intimidad con que se puede tratar a un amigo que nos ha acompañado desde los 16 años) es un antes y un después; no es mi caso y no porque no fuera el primer autor que leí, ni siquiera el primero que despertara mi admiración o mi pasión por su obra, sino porque con Alfonso Reyes, a quien descubrí al mismo tiempo, me reveló el gigantesco poder de las palabras para hacer más plena y más intensa la vida y se convirtió en santo y seña de mi mundo de obsesiones, goces, placeres y equívocos anhelos. Fue en 1986 cuando abrí por primera vez la primera página de Bestiario, en la sencilla edición de Nueva Imagen que compré con el dinero que me dio mi madre, en la vieja librería del Parque que ya no existe, como mi infancia, pero que dejó su huella cerca de la fuente de los espejos de Polanco.

Si Julio no fue el primer autor que leí, sí puedo afirmar con certeza que fue el primero que releí y lo hice en el mismo instante que leí lo primero de sus gigantesco Bestiario, pues “Casa Tomada” la leí tres veces seguidas, la segunda para salir del pasmo y la tercera por puro gusto. Así, la suerte estaba echada y unos días después andaba con Glenda del brazo, el juego infinito había comenzado y aún continúa. Cuando un par de años después leí por primera vez Rayuela, la lectura no volvió a ser para mí nunca lo mismo; de ahí y hasta nuestros días leer sería un placer absoluto o no sería nada.

En ese año brutal de mis dieciséis, apenas unos meses después del terremoto de la Ciudad de México, había saltado de Verne, Gibrán y Salgari a la literatura de verdad, no a la de los manuales que determinaban la letras casi infantiles, sino la que uno se fabrica solo en los anaqueles de la librerías. También en ese año había fallecido Borges, que se me reveló como un dios enorme pero hierático que me arrojó en brazos de Alfonso Reyes; así en ese año descubrí a Cortázar gracias a un profesor de literatura,

Julio me lanzó a la poesía de Ernesto Cardenal, de tal manera que el día en que la fortuna quiso regalarme uno de los días más hermosos de mi existencia, estuve a su lado en una lectura de poesía que ofreció a los alumnos de la Facultad de Derecho de la UNAM con motivo de la imposición de la Medalla Isidro Fabela, en el año 2006.

Justo veinte años después de mi primer encuentro con Julio, en aquel 2006 cuando ya no era un niño que soñaba con los personajes de Rayuela y de todos los juegos, pero que la vida quiso que esa tarde me sentara junto a uno de los más grandes poetas de nuestro tiempo, un hombre ejemplar en su bondad y que para mí era, en ese momento, un personaje de Julio que se había escapado de Apocalipsis en Solentiname y al que le pregunté su opinión sobre la poesía revolucionaria, no porque me preocupara, sino por el placer de escucharlo y que me respondió con casi las mismas palabras que usó Julio en su curso de literatura en Berkeley: la poesía, para ser revolucionaria, primero debe ser auténtica poesía.

Estos alucinantes accidentes de la vida solo tienen sentido cuando alcanzamos a atisbar el hecho fundamental de que lo mejor de la existencia, como las letras de Cortázar, es el juego y el sentido lúdico con que hacemos las cosas que en realidad llamamos valiosas; por eso en tu cumpleaños, grandísimo cronopio, no puedo sino reírme de que hayas dictado un alucinante curso de literatura justo en Berkeley, aquella universidad americana a la que Alfonso Reyes dedicara uno de sus libros más juguetones y divertidos: Berkeleyana.

Y así, como siempre, como cada vez que mi viejo ejemplar de Rayuela me lo reclama, vuelvo a las paginas de Julio, temeroso y ansioso al mismo tiempo de descubrir cuál es la siguiente jugada que me depara este cronópico divertimento al que llamamos vida y también literatura.

 

@cesarbc70

Comentarios
object(WP_Query)#18565 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(67433) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "29-08-2021" ["before"]=> string(10) "26-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(67433) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "29-08-2021" ["before"]=> string(10) "26-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18564 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18571 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18576 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "29-08-2021" ["before"]=> string(10) "26-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-08-29 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-09-26 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (67433) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18561 (24) { ["ID"]=> int(70461) ["post_author"]=> string(2) "80" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-15 11:50:04" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-15 16:50:04" ["post_content"]=> string(1316) "Su nombre remite de inmediato a la música pop y a la televisión. Pero hace medio siglo, el productor Luis de Llano fue uno de los responsables de organizar el festival Avándaro, una versión mexicana y modesta de Woodstock que logró convocar a unos 250 000 asistentes cuando apenas esperaban 2000. Este hecho ayudó a abrir paso al género del rock a nivel nacional. En su libro Avándaro. 50 años. Cuando el rock mexicano perdió la inocencia, que publica el sábado Ediciones de Lirio, De Llano recuerda el caos de la organización, los días que duró el festival y, sobre todo, el escándalo y la censura que cayeron sobre el evento realizado el sábado 11 de septiembre de 1971 en un valle boscoso a 150 kilómetros (93,2 millas) de la Ciudad de México. “Después de que terminó el concierto, nos cayó encima todo el poder de la liga de las buenas costumbres, el poder gubernamental y la opinión pública y los medios sensacionalistas. Todos, menos los jóvenes, nos hicieron pedazos”, escribe De Llano." ["post_title"]=> string(23) "A 50 años de Avándaro" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(21) "a-50-anos-de-avandaro" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-15 11:50:04" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-15 16:50:04" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70461" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18532 (24) { ["ID"]=> int(70315) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-10 11:31:45" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-10 16:31:45" ["post_content"]=> string(4897) "Querida Tora1: La vecindad anda muy tranquila estos días, y el portero no ha inventado nada para agitarla (¿será que se está haciendo viejo?), así que me he dedicado a deambular por las azoteas propias y ajenas. Y por las noches me echo a contemplar la luna.  Aquí solo tienen una luna. A veces echo de menos las tres que tenemos en nuestro planeta. Pero vieras qué bella es la de aquí: a veces grande, a veces amarilla, a veces plateada… Tiene muchas facetas distintas, y me encanta mirarla en las noches que está llena, mostrándonos los accidentes de su superficie. Los humanos la relacionan mucho con el amor y con la locura. Puede que no anden muy descaminados, porque se ve cada cosa… También extraño mucho la comida. Debe ser porque los gatos no tienen estómagos ni gustos muy sofisticados. Ya ves que yo allá, en casa, siempre ando buscando comidas raras y restaurantes diferentes. Pues aquí me tengo que conformar con pellejos, algunos trocitos de carne que me robo en el King´s (los cocineros son muy desperdiciados, y tiran mucha comida en buen estado. Ha de ser porque no les cuesta) y algunas cosas que encuentro en los basureros. No te espantes, no me estoy convirtiendo en un  degenerado; pero es la única manera que tengo de probar diferentes comidas sin levantar sospechas. Algunas noches muy oscuras he llegado a meterme a alguna vivienda y me sirvo algo de lo que han cocinado las señoras, y pruebo hasta sus postres. De éstos sí tienen mucha variedad. Lo que pasa es que la mayoría son flojas, y no les gusta hacerlos; y se contentan con comprar en el supermercado algunos ya preparados. Que son buenos, pero no es lo mismo que las delicias que preparaban las abuelitas. La verdad es que ya quedan pocas señoras que se interesen por la repostería, porque la encuentran difícil y cara. Y me siento a la mesa; sacó unos platos, los más bonitos que tengan, y como con cubiertos. Esto se me dificulta un poco, por las características físicas de los humanos, pero me doy maña para comer como ellos. Luego lavo y recojo todo, para que no se den cuenta. Una vez que se me olvidó, cuando me metí al 3, que es una de las viviendas mejores que hay, los habitantes se encontraron con todo tirado y creyeron que sus muertitos habían venido por la noche a darse un festín, y no sabes cómo se emocionaron. Hasta lloraron. Luego sacaron las fotos de los padres, de la tía Eustasia y de una comadre muy querida; los pusieron  en el comedor, en una silla cada uno, y les dijeron a gritos que volvieran cuando quisieran, que todo lo que había en la casa era para ellos. Y se pasaban las noches despiertos (Hacían turnos, para dormir a ratos) porque querían verlos y platicar con ellos. Me dieron un poco de lástima, y pensé en presentarme alguna noche diciendo que era el abuelito o quien se me ocurriera; pero no me atreví, no fuera a meter la pata y luego resultara peor el remedio que la enfermedad. Por eso, no  lo he vuelto a hacer. Desventajas de ser tan diferente a ellos. Una cosa que sí me molesta son  las lluvias. Allá, en casa, llueve siempre en la noche; y para mojarte tienes que ser, por lo menos, trasnochador. Aquí llueve a todas horas, y resulta muy molesto. Eso se debe en parte a que a los gatos no les gusta el agua. Cuando vuelva a casa no sé cómo voy a hacer para volver a bañarme todos los días. Pero son cosas pequeñas. En general, lo paso bien aquí. Lo peor de todo es que no te tengo cerca, y temo que empieces a olvidarte de mí. Ni se te ocurra. Yo te tengo siempre presente, y te respeto como si me estuviera vigilando tu mamá. A propósito: ¿cómo está? Me la saludas, si es que no tuerce la boca cuando le hables de mí. Pero ya extraño hasta sus gestos cuando me abría la puerta; y sus impertinencias cuando me iba. No te lo había dicho, pero siempre me quedaba escuchando un rato a través de la puerta, y oía lo que decía de mi. Ah, y gracias por lo que le contestabas: acordarme de tus palabras me ha hecho más llevadero este exilio. Ya me estoy extendiendo demasiado. Te escribiré pronto. Te quiere Cocatú  Contexto: Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le escribe a Tora, quien lo espera en su planeta natal, sus impresiones sobre lo que ve en ese lugar. Su correspondencia tiene algo de crítica social y toques de humor." ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 240" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-240" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-10 11:31:45" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-10 16:31:45" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70315" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18561 (24) { ["ID"]=> int(70461) ["post_author"]=> string(2) "80" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-15 11:50:04" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-15 16:50:04" ["post_content"]=> string(1316) "Su nombre remite de inmediato a la música pop y a la televisión. Pero hace medio siglo, el productor Luis de Llano fue uno de los responsables de organizar el festival Avándaro, una versión mexicana y modesta de Woodstock que logró convocar a unos 250 000 asistentes cuando apenas esperaban 2000. Este hecho ayudó a abrir paso al género del rock a nivel nacional. En su libro Avándaro. 50 años. Cuando el rock mexicano perdió la inocencia, que publica el sábado Ediciones de Lirio, De Llano recuerda el caos de la organización, los días que duró el festival y, sobre todo, el escándalo y la censura que cayeron sobre el evento realizado el sábado 11 de septiembre de 1971 en un valle boscoso a 150 kilómetros (93,2 millas) de la Ciudad de México. “Después de que terminó el concierto, nos cayó encima todo el poder de la liga de las buenas costumbres, el poder gubernamental y la opinión pública y los medios sensacionalistas. Todos, menos los jóvenes, nos hicieron pedazos”, escribe De Llano." ["post_title"]=> string(23) "A 50 años de Avándaro" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(21) "a-50-anos-de-avandaro" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-15 11:50:04" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-15 16:50:04" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70461" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(20) ["max_num_pages"]=> float(10) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "2db9a956e12985f329860461bedb1eee" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

A 50 años de Avándaro

Su nombre remite de inmediato a la música pop y a la televisión. Pero hace medio siglo, el productor Luis de Llano...

septiembre 15, 2021

CARTAS A TORA 240

Querida Tora1: La vecindad anda muy tranquila estos días, y el portero no ha inventado nada para agitarla (¿será que se está...

septiembre 10, 2021




Más de categoría

CARTAS A TORA 242

Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le...

septiembre 24, 2021
dante estatua

Dante, a 700 años de su fallecimiento

En este artículo se ofrecen múltiples ejemplos de la influencia de Dante en la historia del arte, en homenaje...

septiembre 22, 2021
Día Nacional de la Lucha Libre y del Luchador Profesional

Día Nacional de la Lucha Libre y del Luchador Profesional

En este artículo se da cuenta de la importancia de la lucha libre y sus protagonistas como íconos culturales...

septiembre 22, 2021
dibujo guerra españoles contra indios

Ni Colón ni Tlali: Cuitláhuac y Temilotzin

Cuitláhuac y Temilotzin son dos personajes que deberían de ser considerados para sustituir el Monumento a Cristóbal Colón en...

septiembre 22, 2021