Josephine Baker, la francesa de Missouri

En París, cerca de la escuela de Derecho de la Sorbona y del Jardín de Luxemburgo, se levanta el Panthéon, un augusto edificio catedralicio pero laico; en su frontispicio se lee una frase que podríamos traducir así:...

15 de septiembre, 2021
Publicidad
Publicidad

En París, cerca de la escuela de Derecho de la Sorbona y del Jardín de Luxemburgo, se levanta el Panthéon, un augusto edificio catedralicio pero laico; en su frontispicio se lee una frase que podríamos traducir así: A los grandes hombres, la patria reconociente… o agradecida. Es un lugar enorme, desde su altísima cúpula pende el famoso Péndulo de Foucault que en el siglo XIX instaló ahí el científico de ese apellido para demostrar la rotación de la Tierra. Lugar hermoso como pocos, fue construido para honrar las reliquias de Santa Genoveva, santa patrona y protectora de París, pero los hechos de la revolución transformaron el edificio en un lugar de peregrinación laica y en efecto, resguarda las reliquias de quienes han hecho la historia de Francia, ahí se encuentran, entre otros Victor Hugo y Voltaire, Jean Moulin y André Malraux, Émile Zola y Marie Curie. Desde noviembre próximo reposará ahí Josephine Baker.

El amable lector tal vez no la conozca. La descubrí hace algunos años por comunicación directa del vicio jazzístico en el que me educó mi padre; pero la Baker fue mucho más que la primera mujer, afroamericana del sur profundo, que triunfó en París, que enloqueció a quienes la escucharon y la vieron bailar y que hizo famosa aquella divina canción, cuyo título en español es revelador, “tengo dos amores, París y mi país…”; mucho más porque fue miembro destacado de la resistencia contra el invasor nazi. Al morir se le dispensaron honores militares y se le confirió la condecoración de la Croix de Guerre; valiente y hábil, inteligente y sensible, participó en la marcha sobre Washington en la lucha por los derechos civiles, y a la muerte de Luther King se le ofreció la dirigencia del movimiento, cosa que rechazó, los únicos reflectores que disfrutó y permitió fueron los del escenario. Pero, además, se trata de un ser humano extraordinario. Adoptó 12 hijos de distintas etnias y nacionalidades, venezolanos y sirios, judíos y asiáticos, a ellos, con los que vivió y educó, llamó la tribu del arcoíris y demostró, como siempre lo dijo, que si a personas de los más diversos orígenes se les educa con el mismo amor y cariño, necesariamente crecerán como hermanos. No hay discurso más claro ni más contundente en la historia de la tolerancia, el amor y la fraternidad.

Admiro mucho ese genio de la civilización francesa por el que la historia de su cultura es la de la Patria, sin estancos ni falsas divisiones, Victor Hugo es tanto el legislador como el autor y no hay compartimentos en su legado; Baker nació en Missouri y es tan, pero tan francesa, que dormirá el sueño eterno cerca de Curie que había nacido en Polonia; un genio al que la diplomacia cultural le nació muy joven, muy pronto en el desarrollo de su vida política y que se volvió parte de su esencia diplomática, su respuesta a la expansión norteamericana en América latina durante la segunda posguerra no fueron misiles ni misiones encubiertas, fue el Instituto Francés de América Latina que todavía hoy sirve para irradiar cultura, cine, letras y la seducción amable que no es la de la ideología sino la de la cultura porque ese mismo genio que permite ahora elevar al máximo honor a una mujer que, en su tiempo fuera víctima de toda marginalidad posible: mujer, vedette y afroamericana, es el que les autoriza a difundir su cultura como política de Estado, sin importar cómo se comportará su legislativo en dos años o quién ejercerá la presidencia, sino dialogando con su arte y su civilización que aspiran, más allá de cualquier periodo de gobierno, a ser eterna, la Francia Eterna. Eso, para mí, no sé para usted, es el sentido de una auténtica diplomacia cultural, lejos de las arenas del rencor y la conveniencia de corto plazo.

Pero, más allá de eso, la propia idea de qué es la identidad nacional, el debate entre quienes somos y cómo nos vemos, pasa por apertura al diálogo y por el espejo del otro. Es cierto que las raíces son importantes, pero lo son más los frutos; es fundamental saber quién fue mi abuelo pero, como decía Lincoln, me importa más saber quién será su nieto. Mientras no partamos de la serenidad y de la aceptación de los hechos no podremos asimilar que cuanto nos ha ocurrido a través de las generaciones es el camino de lo que ya no tiene remedio, pero construirnos en todas las voces, manteniendo las memorias y aprendiendo que no somos una mexicanidad sino muchas no podremos definirnos más allá de los discursos pendencieros e ideologizados; no somos los aztecas ni los mayas, no somos los colonizadores ni los conquistadores, somos los que hemos decidido quedarnos y jugárnosla por este territorio que es también una constitución y una promesa de mañana, somos los de la periferia, los excluidos y los que ejercen el dominio; somos los que queremos dialogar con todos para entender que en realidad; somos un pacto de permanencia y no un paquete genético. No podemos olvidar que en la segunda guerra mundial muchos judíos se enteraron que lo eran cuando los nazis les avisaron, que no nos pase, que no confundamos grupo sanguíneo ni carga genética con identidad nacional porque eso, la pertenencia, es mucho más que sangre y derrota. 

 

@cesarbc70

Comentarios
Publicidad
Publicidad
object(WP_Query)#18589 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(70473) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "21-08-2021" ["before"]=> string(10) "18-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(70473) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "21-08-2021" ["before"]=> string(10) "18-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18590 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18592 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18598 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "21-08-2021" ["before"]=> string(10) "18-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-08-21 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-09-18 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (70473) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18591 (24) { ["ID"]=> int(70315) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-10 11:31:45" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-10 16:31:45" ["post_content"]=> string(4897) "Querida Tora1: La vecindad anda muy tranquila estos días, y el portero no ha inventado nada para agitarla (¿será que se está haciendo viejo?), así que me he dedicado a deambular por las azoteas propias y ajenas. Y por las noches me echo a contemplar la luna.  Aquí solo tienen una luna. A veces echo de menos las tres que tenemos en nuestro planeta. Pero vieras qué bella es la de aquí: a veces grande, a veces amarilla, a veces plateada… Tiene muchas facetas distintas, y me encanta mirarla en las noches que está llena, mostrándonos los accidentes de su superficie. Los humanos la relacionan mucho con el amor y con la locura. Puede que no anden muy descaminados, porque se ve cada cosa… También extraño mucho la comida. Debe ser porque los gatos no tienen estómagos ni gustos muy sofisticados. Ya ves que yo allá, en casa, siempre ando buscando comidas raras y restaurantes diferentes. Pues aquí me tengo que conformar con pellejos, algunos trocitos de carne que me robo en el King´s (los cocineros son muy desperdiciados, y tiran mucha comida en buen estado. Ha de ser porque no les cuesta) y algunas cosas que encuentro en los basureros. No te espantes, no me estoy convirtiendo en un  degenerado; pero es la única manera que tengo de probar diferentes comidas sin levantar sospechas. Algunas noches muy oscuras he llegado a meterme a alguna vivienda y me sirvo algo de lo que han cocinado las señoras, y pruebo hasta sus postres. De éstos sí tienen mucha variedad. Lo que pasa es que la mayoría son flojas, y no les gusta hacerlos; y se contentan con comprar en el supermercado algunos ya preparados. Que son buenos, pero no es lo mismo que las delicias que preparaban las abuelitas. La verdad es que ya quedan pocas señoras que se interesen por la repostería, porque la encuentran difícil y cara. Y me siento a la mesa; sacó unos platos, los más bonitos que tengan, y como con cubiertos. Esto se me dificulta un poco, por las características físicas de los humanos, pero me doy maña para comer como ellos. Luego lavo y recojo todo, para que no se den cuenta. Una vez que se me olvidó, cuando me metí al 3, que es una de las viviendas mejores que hay, los habitantes se encontraron con todo tirado y creyeron que sus muertitos habían venido por la noche a darse un festín, y no sabes cómo se emocionaron. Hasta lloraron. Luego sacaron las fotos de los padres, de la tía Eustasia y de una comadre muy querida; los pusieron  en el comedor, en una silla cada uno, y les dijeron a gritos que volvieran cuando quisieran, que todo lo que había en la casa era para ellos. Y se pasaban las noches despiertos (Hacían turnos, para dormir a ratos) porque querían verlos y platicar con ellos. Me dieron un poco de lástima, y pensé en presentarme alguna noche diciendo que era el abuelito o quien se me ocurriera; pero no me atreví, no fuera a meter la pata y luego resultara peor el remedio que la enfermedad. Por eso, no  lo he vuelto a hacer. Desventajas de ser tan diferente a ellos. Una cosa que sí me molesta son  las lluvias. Allá, en casa, llueve siempre en la noche; y para mojarte tienes que ser, por lo menos, trasnochador. Aquí llueve a todas horas, y resulta muy molesto. Eso se debe en parte a que a los gatos no les gusta el agua. Cuando vuelva a casa no sé cómo voy a hacer para volver a bañarme todos los días. Pero son cosas pequeñas. En general, lo paso bien aquí. Lo peor de todo es que no te tengo cerca, y temo que empieces a olvidarte de mí. Ni se te ocurra. Yo te tengo siempre presente, y te respeto como si me estuviera vigilando tu mamá. A propósito: ¿cómo está? Me la saludas, si es que no tuerce la boca cuando le hables de mí. Pero ya extraño hasta sus gestos cuando me abría la puerta; y sus impertinencias cuando me iba. No te lo había dicho, pero siempre me quedaba escuchando un rato a través de la puerta, y oía lo que decía de mi. Ah, y gracias por lo que le contestabas: acordarme de tus palabras me ha hecho más llevadero este exilio. Ya me estoy extendiendo demasiado. Te escribiré pronto. Te quiere Cocatú  Contexto: Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le escribe a Tora, quien lo espera en su planeta natal, sus impresiones sobre lo que ve en ese lugar. Su correspondencia tiene algo de crítica social y toques de humor." ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 240" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-240" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-10 11:31:45" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-10 16:31:45" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70315" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18555 (24) { ["ID"]=> int(70469) ["post_author"]=> string(2) "42" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-15 12:04:50" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-15 17:04:50" ["post_content"]=> string(5185) "El proceso de sucesión presidencial para el sexenio 1940 - 1946 tuvo un serio aspirante. Para muchos era el idóneo para continuar con la obra de su entrañable amigo, el General Lázaro Cárdenas (hay quienes lo han elevado al rango de su mentor político e ideológico). Francisco Múgica (1884 - 1954) fue ministro de economía, luego de obras públicas en el período presidencial cardenista. Era de ideas socialistas, de la talla de un Felipe Carrillo Puerto, por ejemplo, y era visto por no pocos como un radical. También fue  participante protagónico  de la Revolución Mexicana, tanto en su etapa armada (llegó a rango de General) como en su época de evolución institucional en sus cimientos, donde fue Diputado constituyente del 17. Sobre la administración cardenista se ceñía aún la pesada sombra del regreso de la guerra civil. De hecho a Cárdenas le tocó sofocar a la última asonada militar de verdadero riesgo al incipiente régimen: la del General Cedillo. Las facciones militares aún se creían todas con pleno derecho a la silla presidencial. Por si fuera poco, el mundo respiraba ya los pesados aires de una nueva conflagración armada a nivel mundial.     Por lo anterior, la figura de otro General revolucionario, don Manuel Ávila Camacho, cobraría gran relevancia. Fue secretario de la Defensa Nacional, logró el control y pacificación del sector militar del PRM (segunda y anterior versión al PRI) al apaciguar y serenar los ánimos de los aún poderosísimos jefes militares de toda la República, trabajo sin el cual muy difícilmente se habría solidificado la (tan larga) etapa pacífica y de progreso de la Revolución. Por si esto fuera poco, sobre Ávila Camacho recaía el apoyo del campesinado y de los obreros, organizados ya, los últimos, en la ya influyente CTM, acaudillada por Vicente Lombardo Toledano. A lo anterior habría que agregar que el General Múgica no contaba con la simpatía del grupo más relevante de gobernadores de México, encabezados por el joven veracruzano Miguel Alemán Valdés. Días antes de la convención nacional del partido, Múgica declaraba: "(...) no soy ni puedo ser popular, no puedo contar, entonces, con el apoyo oficial para mi candidatura...". El 3 de noviembre de 1939, la convención partidista confirmaba al General Manuel Ávila Camacho, cómo el candidato oficial ungido.       Es de reconocerse el enorme talento político de Cárdenas ya que supo conciliar ejemplarmente las fuerzas y los intereses hacia dicho proceso histórico, sin prácticas, tan útiles posteriormente como el “tapadismo”, logró llevarlo a buen puerto, fungiendo como una especie de eficaz árbitro. Supo calibrar amistad, ideología y el destino de Nación en favor de este último. Como en toda su administración, fue pragmático cuando los tercos hechos se le imponían, como el muy poco exitoso manejo por parte de los trabajadores ferrocarrileros de dicha industria, conformados en cooperativa, a lo cual, dejó el trabajo de marcha atrás de vuelta a la administración por parte del Estado a Ávila Camacho, quien culmina el proceso a solo unas semanas de iniciado su mandato. Múgica pudo ser presidente por su impresionante hoja de servicios a la patria, su perfil y trayectoria política, con convicciones del ala izquierda y de honestidad en el servicio público. Fue lo mismo pionero del reparto agrario, como de las primeras demandas a empresas petroleras extranjeras, que devinieron en la expropiación del sector en 1938, mas sus blasones no fueron suficientes, tanto por las circunstancias nacionales como por el más que efervescente clima internacional. Ante este panorama se sumó a la candidatura de Ávila Camacho en la que ya presidente, fue designado como gobernador del entonces territorio de Baja California Sur donde pudo volver a colaborar fraternalmente con su inseparable amigo, Don Lázaro Cárdenas del Río, al ser designado éste Comandante de la región militar del pacifico, ya bien entrada la guerra en la que México también tuvo participación, como Secretario de la Defensa Nacional. Ya para los años 50 durante el alemanismo y por el claro giro a la derecha que daba el régimen revolucionario, Múgica forma, junto con otros constituyentes aún vivos, el partido constitucionalista.  Su objetivo fue servir de contrapeso a políticas como la reforma al Artículo 27, que daba entrada, bajo la figura de "contratos riesgo", a capitales extranjeros privados al sector petrolero. Lo que Múgica quizás no entendía era que dentro del mismo partido, ya de Estado, y su sistema, el mismo instituto de masas podía fungir como su propio contrapeso: en el sexenio siguiente, los contratos riesgo no se otorgaron nuevos, y en el de su sucesor, Don Adolfo López Mateos, una contrarreforma a la Carta Magna extinguía dicha figura, y no solo eso, también la industria eléctrica fue nacionalizada con éxito." ["post_title"]=> string(40) "Francisco Múgica y la sucesión de 1940" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(38) "francisco-mugica-y-la-sucesion-de-1940" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-15 12:04:50" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-15 17:04:50" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70469" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18591 (24) { ["ID"]=> int(70315) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-10 11:31:45" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-10 16:31:45" ["post_content"]=> string(4897) "Querida Tora1: La vecindad anda muy tranquila estos días, y el portero no ha inventado nada para agitarla (¿será que se está haciendo viejo?), así que me he dedicado a deambular por las azoteas propias y ajenas. Y por las noches me echo a contemplar la luna.  Aquí solo tienen una luna. A veces echo de menos las tres que tenemos en nuestro planeta. Pero vieras qué bella es la de aquí: a veces grande, a veces amarilla, a veces plateada… Tiene muchas facetas distintas, y me encanta mirarla en las noches que está llena, mostrándonos los accidentes de su superficie. Los humanos la relacionan mucho con el amor y con la locura. Puede que no anden muy descaminados, porque se ve cada cosa… También extraño mucho la comida. Debe ser porque los gatos no tienen estómagos ni gustos muy sofisticados. Ya ves que yo allá, en casa, siempre ando buscando comidas raras y restaurantes diferentes. Pues aquí me tengo que conformar con pellejos, algunos trocitos de carne que me robo en el King´s (los cocineros son muy desperdiciados, y tiran mucha comida en buen estado. Ha de ser porque no les cuesta) y algunas cosas que encuentro en los basureros. No te espantes, no me estoy convirtiendo en un  degenerado; pero es la única manera que tengo de probar diferentes comidas sin levantar sospechas. Algunas noches muy oscuras he llegado a meterme a alguna vivienda y me sirvo algo de lo que han cocinado las señoras, y pruebo hasta sus postres. De éstos sí tienen mucha variedad. Lo que pasa es que la mayoría son flojas, y no les gusta hacerlos; y se contentan con comprar en el supermercado algunos ya preparados. Que son buenos, pero no es lo mismo que las delicias que preparaban las abuelitas. La verdad es que ya quedan pocas señoras que se interesen por la repostería, porque la encuentran difícil y cara. Y me siento a la mesa; sacó unos platos, los más bonitos que tengan, y como con cubiertos. Esto se me dificulta un poco, por las características físicas de los humanos, pero me doy maña para comer como ellos. Luego lavo y recojo todo, para que no se den cuenta. Una vez que se me olvidó, cuando me metí al 3, que es una de las viviendas mejores que hay, los habitantes se encontraron con todo tirado y creyeron que sus muertitos habían venido por la noche a darse un festín, y no sabes cómo se emocionaron. Hasta lloraron. Luego sacaron las fotos de los padres, de la tía Eustasia y de una comadre muy querida; los pusieron  en el comedor, en una silla cada uno, y les dijeron a gritos que volvieran cuando quisieran, que todo lo que había en la casa era para ellos. Y se pasaban las noches despiertos (Hacían turnos, para dormir a ratos) porque querían verlos y platicar con ellos. Me dieron un poco de lástima, y pensé en presentarme alguna noche diciendo que era el abuelito o quien se me ocurriera; pero no me atreví, no fuera a meter la pata y luego resultara peor el remedio que la enfermedad. Por eso, no  lo he vuelto a hacer. Desventajas de ser tan diferente a ellos. Una cosa que sí me molesta son  las lluvias. Allá, en casa, llueve siempre en la noche; y para mojarte tienes que ser, por lo menos, trasnochador. Aquí llueve a todas horas, y resulta muy molesto. Eso se debe en parte a que a los gatos no les gusta el agua. Cuando vuelva a casa no sé cómo voy a hacer para volver a bañarme todos los días. Pero son cosas pequeñas. En general, lo paso bien aquí. Lo peor de todo es que no te tengo cerca, y temo que empieces a olvidarte de mí. Ni se te ocurra. Yo te tengo siempre presente, y te respeto como si me estuviera vigilando tu mamá. A propósito: ¿cómo está? Me la saludas, si es que no tuerce la boca cuando le hables de mí. Pero ya extraño hasta sus gestos cuando me abría la puerta; y sus impertinencias cuando me iba. No te lo había dicho, pero siempre me quedaba escuchando un rato a través de la puerta, y oía lo que decía de mi. Ah, y gracias por lo que le contestabas: acordarme de tus palabras me ha hecho más llevadero este exilio. Ya me estoy extendiendo demasiado. Te escribiré pronto. Te quiere Cocatú  Contexto: Un alienígena arriba a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le escribe a Tora, quien lo espera en su planeta natal, sus impresiones sobre lo que ve en ese lugar. Su correspondencia tiene algo de crítica social y toques de humor." ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 240" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-240" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-10 11:31:45" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-10 16:31:45" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70315" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(18) ["max_num_pages"]=> float(9) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "6f1e7172181991ef57429079a2924123" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

CARTAS A TORA 240

Querida Tora1: La vecindad anda muy tranquila estos días, y el portero no ha inventado nada para agitarla (¿será que se está...

septiembre 10, 2021

Francisco Múgica y la sucesión de 1940

El proceso de sucesión presidencial para el sexenio 1940 – 1946 tuvo un serio aspirante. Para muchos era el idóneo para continuar...

septiembre 15, 2021




Más de categoría
CARTAS A TORA 228

CARTAS A TORA 241

Querida Tora: El otro día amaneció la señora del 28 en un grito; ¡a su hijo le había salido...

septiembre 17, 2021

Francisco Múgica y la sucesión de 1940

El proceso de sucesión presidencial para el sexenio 1940 – 1946 tuvo un serio aspirante. Para muchos era el...

septiembre 15, 2021

A 50 años de Avándaro

Su nombre remite de inmediato a la música pop y a la televisión. Pero hace medio siglo, el productor...

septiembre 15, 2021

Muere el actor francés Jean-Paul Belmondo

El actor francés Jean-Paul Belmondo (1933-2021) falleció este lunes en su casa a los 88 años, según ha informado la agencia...

septiembre 10, 2021