Javier Barros Sierra un hombre que defendió la autonomía universitaria

El 1 de agosto de 1968, el Ing. Javier Barros Sierra, Rector de la UNAM, encabezó una de las manifestaciones con mayor trascendencia social en el movimiento estudiantil. Acompañado por miles de estudiantes, trabajadores, maestros, Barros se...

8 de octubre, 2020

El 1 de agosto de 1968, el Ing. Javier Barros Sierra, Rector de la UNAM, encabezó una de las manifestaciones con mayor trascendencia social en el movimiento estudiantil. Acompañado por miles de estudiantes, trabajadores, maestros, Barros se pronunció contra la violación de la autonomía.

La marcha partió de Ciudad Universitaria, recorrió avenida Insurgentes, dio vuelta en Félix Cuevas, luego en avenida Coyoacán, para regresar a Ciudad Universitaria, el 30 de julio de 1968.

“Aquel desfile pacífico, ejemplar, valió por su símbolo. Ante el temor y el enmudecimiento, surgía el coraje y la decisión de oponerse a un atropello (…) Esa tarde el cielo fue brevemente luminoso. A nuestro paso se volvió plomizo. La caminata, corta a trechos; a ratos larga. Llovía. Al enchubascarnos, como dijera Rubén Bonifaz. Nuño en un hermoso poema, descubrimos el secreto más íntimo y humilde de la fraternidad. Esa generación, siquiera por instantes, la recobró por todos” (Gastón García Cantú).

“Mientras que el Estado crea que la Universidad es un ente en cierto modo hostil, mientras se empeñe en no comprender sus fines, sus objetivos y los móviles que animan a los universitarios; mientras que el Estado no respete en toda su amplitud la autonomía universitaria para que la institución pueda cumplir en la mejor forma sus fines, tal como se concibió en la ley, siempre habrá muy graves tropiezos y muy graves problemas” (Javier Barros Sierra).

Renuncia

 La noche del 22 de de septiembre, el entonces Rector presentó ante la Junta de Gobierno de la UNAM un documento en el cual anunciaba que dejaba de manera irrevocable el cargo que la máxima casa de estudios le había conferido, como medida de inconformidad, pero no fue aceptado y le piden que siga al frente de la UNAM.

Discurso del Rector Barros Sierra

Universitarios: hoy es un día de luto para la Universidad; la autonomía está amenazada gravemente. Quiero expresar por la Institución, a través de sus autoridades, maestros y estudiantes, manifiesta profunda pena por lo acontecido. La autonomía no es una idea abstracta; es un ejercicio responsable de que debe ser respetable y respetado por todos. En el camino a este lugar he escuchado un clamor por la reanudación de las clases. No desatenderemos este clamor y reanudaremos, a la mayor brevedad posible, las labores. Una consideración más: debemos saber dirigir nuestra protesta con inteligencia y energía. ¡Que las protestas tengan lugar en nuestra Casa de Estudios! No cedamos a provocaciones, vengan de afuera o de adentro; entre nosotros hay muchos enmascarados que nos respetan, no aman y no aprecian a la autonomía universitaria. La Universidad es lo primero. Permanezcamos unidos para defender, dentro y fuera de nuestra Casa, las libertades de pensamiento, de reunión, de expresión y la más cara: ¡nuestra autonomía! ¡Viva la UNAM! ¡Viva la autonomía universitaria! (UNAM, 1970).

Referencia

Palabras a los universitarios. Dirección General de Publicaciones- UNAM.

Contacto

@Dra_AngelicaMG

[email protected]

www.facebook.com/angelica.murillo.5496

https://www.facebook.com/RIEHMTY

IG dra.angelicamg

YouTube Dra. Angélica Murillo Garza  https://youtu.be//Z3MojM33W_A

www.ruizhealytimes.com   

 

Comentarios


object(WP_Query)#18131 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(30304) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "14-07-2022" ["before"]=> string(10) "11-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(30304) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "14-07-2022" ["before"]=> string(10) "11-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18061 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18027 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18017 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "14-07-2022" ["before"]=> string(10) "11-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-07-14 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-08-11 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (30304) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18036 (24) { ["ID"]=> int(81692) ["post_author"]=> string(3) "189" ["post_date"]=> string(19) "2022-08-02 10:13:46" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-08-02 15:13:46" ["post_content"]=> string(4106) "“Lo que mucha gente  llama amar consiste en elegir a una mujer y casarse con ella. La eligen, te lo juro, lo he visto. ¡Como si se pudiese elegir el amor! Como si no fuera un rayo que te parte los huesos y te deja estaqueado en la mitad del patio” (Rayuela, Julio Cortázar). El amor, el tema más mencionado en el mundo, la palabra más escrita, más cantada, más interpretada, la parte más importante de cualquier oración, el anhelo de todos, el final del camino para muchos, para otros el principio, para otros un instante en la vida. Algo así como cuando sueñas que caes al vacío, te desprendes de tu realidad y por un momento tu corazón se paraliza, no sabes en dónde vas a caer, pero sabes que pasará y eso es inminente. El miedo que sentimos los seres humanos cuando está situación que nos saca de nuestra zona de confort se vuelve misteriosa, amenazante, peligrosa tal vez pero increíblemente atractiva.  Como  polillas a la luz, revoloteamos a su alrededor, fantaseando con posarnos en ella a sabiendas que arderemos con su calor y que esto puede ser lo último que hagamos en la vida pero sin duda lo más hermoso y no hemos de resistirnos por más que hayamos leído todas las advertencias, decidimos ignorar la letra chiquita y abrirnos a la emoción de las cosas. ¿Amores? Los hay de todos los tipos, los amores vienen muchas veces en catálogo, por orden alfabético, acomodados cronológicamente, hay amores a medida, amores correctos, recomendables, como una receta médica, como las instrucciones para preparar un platillo perfecto.  Pero también hay los otros, los amores inconvenientes, los inesperados, los que se cocinan a las brasas, a fuego ardiente, los que no nos dejan más opción que quemarnos los pies, como cuando corres en la playa, arde hasta el alma pero sabes que es lo único que puedes hacer si quieres llegar al mar. Y así es el amor, te refresca y te envuelve, te alivia y a la vez te envenena. Amar a otra persona, amarla no por sus méritos ni porque encaja en nuestros planes, sino amarla porque no queda otro remedio, sin razones lógicas y sin respuestas, solo porque está allí, en este tiempo y espacio y tú no puedes elegir otro camino, quedas incapacitado para decidir o planificar, únicamente puedes amarla sin pensar en nada más, sin responsabilidad, sin molde, sin reglas y sin tiempos, como el acto menos pensado y más impulsivo que hayas experimentado jamás. Y consciente, eso sí, de que una vez que el huracán haya pasado, ni tú mismo sabrás en dónde estás o si queda algo de ti. Dice Jaime Sabines, que los amorosos se ríen de las gentes que lo saben todo, de los que aman a perpetuidad, verídicamente, de las que creen en el amor como una lámpara de inagotable aceite. Y yo pienso lo mismo, nunca entrarás dos veces al mismo río, nunca sabrás qué habría pasado si te quedas al lado del camino y lo dejas pasar, podrás decir que te arrepientes si las cosas no salieron bien, pero es mentira, de amar nadie se arrepiente jamás porque no es algo que camine del otro lado de la banqueta, el amor te encuentra y te devora, no puedes decir tú qué lo elegiste y pagaste por él, mucho menos que lo habrías podido evitar, porque cuando el hueco del amor se abre a tus pies como un derrumbe no hay hacia donde huir. Puede ser que no lo experimentes jamás y tengas una vida feliz, puede ser que no tengas una vida feliz por haberte topado con él, pero yo te aseguro que lo preferirías una y mil veces, porque amar, amar de verdad, por lo menos una vez en la vida, nos separa del mundo y nos hace eternos en nuestra propia y leve caducidad." ["post_title"]=> string(15) "El amor al alza" ["post_excerpt"]=> string(126) "Amar de verdad, por lo menos una vez en la vida, nos separa del mundo y nos hace eternos en nuestra propia y leve caducidad. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(15) "el-amor-al-alza" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-08-02 11:04:49" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-08-02 16:04:49" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81692" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17955 (24) { ["ID"]=> int(81323) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-07-22 14:10:10" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-07-22 19:10:10" ["post_content"]=> string(5418) "Querida Tora: Hubo un asesinato en la vecindad. Todos lo presenciamos, pero no nos dimos cuenta. ¿Quieres saber cómo pasó eso? Aquí te va la historia. En el 62 vivía un matrimonio de mediana edad, que se llevaban muy bien. Pero al 63 llegó a vivir una mujer más joven y bastante apetitosa (para los estándares de cierto tipo de hombres), y la vecindad se alborotó. Pero ella no le hizo caso a nadie. O eso creíamos todos. La recién llegada se hizo muy amiga de su vecina del 62, y todo el día estaba en su vivienda. O viceversa (si no sabes lo que eso significa, búscate un buen diccionario). En realidad se hizo más amiga del marido que de la esposa, pero no nos dimos cuenta al principio. Y lo que tenía que pasar, pasó. Pero nadie se dio cuenta tampoco, porque supieron ocultarlo muy bien. Luego, un día le dijo el marido a la esposa que estaba engordando un poco. La pobre se sintió la mujer más desdichada del mundo, y corrió al 62 en busca de ayuda. La amiga le dijo que no se preocupara, que hiciera una buena dieta. ¿Cuál? Le aconsejó una que consiste en comer solamente plátanos con crema. Esas son cosas engordadoras, pero le dijo que la combinación de los dos producía una substancia que quemaba la grasa del cuerpo. Y ahí estuvo la mujer, comiendo plátanos con crema todo el día y toda la noche. Pero lo que tenía que pasar, pasó (otra vez), y la mujer engordó unos kilitos. Nuevo llanto, nueva dieta. La de la luna llena, que consiste en comer un poco de todo únicamente las noches de luna llena, totalmente desnuda, iluminada por los rayos del “astro de la noche”, como la llamó la del 62. Y allá va la del 63 a la azotea; pone un mantel en el suelo, distribuye los platos y se quita la ropa. ¡La que se armó! Los ninis se alborotaron toditos y se amontonaban en las rendijas de sus chozas para ver a la del 63, que no hacía nada más que comer parsimoniosamente. Pero conoce a los hombres, y en cuanto sentía algún movimiento cercano, sacaba la pistola del marido y disparaba. (Y éstas no eran chinampinas, como las de los guaruras). Se estaba en la azotea las dos horas que le recomendó la amiga que se bañara en los rayos de la luna, y se volvía a su vivienda, dejando a los ninis hundidos en su frustración y sin manera de darse duchas frías a esas horas. Pero como estaba desvelada, dormía casi todo el día siguiente, y la dieta no le funcionaba correctamente. Después le recomendaron otra que consiste en no tomar durante una semana nada más que un refresco negro que se vende embotellado (no menciono la marca, porque no te dice nada). Eso era infalible, afirmó la amiga, contundente. Pues la mujer se compró una buena provisión de refresco y se estaba todo el día tomándolo. Pero lo único que logró fue que le diera asco el sabor, y se la pasaba vomitando. Vas a decir que eso la hacía perder peso. Sí, pero muy poquito, y no valía la pena el esfuerzo. Por fin, la amiga le dijo que no le quedaba más remedio que dejar de comer totalmente. Que ya sabía que eso era muy difícil, pero era cuestión de unos días y luego ya podría comer normalmente. Pues la del 63 le hizo caso, y no probó bocado en una semana. Al cabo de ese tiempo sí bajó tres kilos, pero tenía que apoyarse en las paredes para caminar, porque estaba muy débil. Pero como el marido le dijo que “se estaba poniendo muy buena”, se pasó quince días más sin comer. Los perros no la perseguían en la calle porque ni asomarse a la puerta podía, pero ella estaba feliz porque había recuperado el amor de su marido. Es cierto que el hombre se mostraba muy cariñoso con ella y la llenaba de halagos; pero ella estaba cada día peor. Y, al fin, se murió. El marido llenó varias cubetas de lágrimas, ayudado por las vecinas. Y al velorio fueron todos, incluyendo al portero y a la Flor. Y los guaruras se turnaron para poder asistir, pues también estaban impresionados por aquella mujer que, según dijo la señora del 34, “había muerto por amor”. Pero yo te diré la verdad: la mujer murió por idiota. No te enojes. No soy insensible. Pero me da coraje que la del 63 fuera incapaz de darse cuenta de que todo fue un plan elaborado por el marido y la del 62 para quitarla de en medio sin matarla con sus manos. Yo lo supe porque oí a los criminales celebrar el éxito de su plan acostándose sobre el féretro de la difunta. Y la del 62 dijo que había cedido a la tentación tres o cuatro veces mientras la del 63 vivía, pero que no le gustaba vivir en pecado y le pidió matrimonio al viudo. Y se casaron. Y vivieron felices hasta que él empezó a echar panza, y ella le recomendó la dieta de la luna menguante para recobrar su primitiva esbeltez. Él fue más listo que su difunta, y se fue de la vecindad. No se volvió a saber de él. Para que veas las consecuencias del miedo excesivo a la gordura. Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(18) "CARTAS A TORA: 275" ["post_excerpt"]=> string(180) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-275" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-07-26 10:05:24" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-07-26 15:05:24" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81323" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18036 (24) { ["ID"]=> int(81692) ["post_author"]=> string(3) "189" ["post_date"]=> string(19) "2022-08-02 10:13:46" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-08-02 15:13:46" ["post_content"]=> string(4106) "“Lo que mucha gente  llama amar consiste en elegir a una mujer y casarse con ella. La eligen, te lo juro, lo he visto. ¡Como si se pudiese elegir el amor! Como si no fuera un rayo que te parte los huesos y te deja estaqueado en la mitad del patio” (Rayuela, Julio Cortázar). El amor, el tema más mencionado en el mundo, la palabra más escrita, más cantada, más interpretada, la parte más importante de cualquier oración, el anhelo de todos, el final del camino para muchos, para otros el principio, para otros un instante en la vida. Algo así como cuando sueñas que caes al vacío, te desprendes de tu realidad y por un momento tu corazón se paraliza, no sabes en dónde vas a caer, pero sabes que pasará y eso es inminente. El miedo que sentimos los seres humanos cuando está situación que nos saca de nuestra zona de confort se vuelve misteriosa, amenazante, peligrosa tal vez pero increíblemente atractiva.  Como  polillas a la luz, revoloteamos a su alrededor, fantaseando con posarnos en ella a sabiendas que arderemos con su calor y que esto puede ser lo último que hagamos en la vida pero sin duda lo más hermoso y no hemos de resistirnos por más que hayamos leído todas las advertencias, decidimos ignorar la letra chiquita y abrirnos a la emoción de las cosas. ¿Amores? Los hay de todos los tipos, los amores vienen muchas veces en catálogo, por orden alfabético, acomodados cronológicamente, hay amores a medida, amores correctos, recomendables, como una receta médica, como las instrucciones para preparar un platillo perfecto.  Pero también hay los otros, los amores inconvenientes, los inesperados, los que se cocinan a las brasas, a fuego ardiente, los que no nos dejan más opción que quemarnos los pies, como cuando corres en la playa, arde hasta el alma pero sabes que es lo único que puedes hacer si quieres llegar al mar. Y así es el amor, te refresca y te envuelve, te alivia y a la vez te envenena. Amar a otra persona, amarla no por sus méritos ni porque encaja en nuestros planes, sino amarla porque no queda otro remedio, sin razones lógicas y sin respuestas, solo porque está allí, en este tiempo y espacio y tú no puedes elegir otro camino, quedas incapacitado para decidir o planificar, únicamente puedes amarla sin pensar en nada más, sin responsabilidad, sin molde, sin reglas y sin tiempos, como el acto menos pensado y más impulsivo que hayas experimentado jamás. Y consciente, eso sí, de que una vez que el huracán haya pasado, ni tú mismo sabrás en dónde estás o si queda algo de ti. Dice Jaime Sabines, que los amorosos se ríen de las gentes que lo saben todo, de los que aman a perpetuidad, verídicamente, de las que creen en el amor como una lámpara de inagotable aceite. Y yo pienso lo mismo, nunca entrarás dos veces al mismo río, nunca sabrás qué habría pasado si te quedas al lado del camino y lo dejas pasar, podrás decir que te arrepientes si las cosas no salieron bien, pero es mentira, de amar nadie se arrepiente jamás porque no es algo que camine del otro lado de la banqueta, el amor te encuentra y te devora, no puedes decir tú qué lo elegiste y pagaste por él, mucho menos que lo habrías podido evitar, porque cuando el hueco del amor se abre a tus pies como un derrumbe no hay hacia donde huir. Puede ser que no lo experimentes jamás y tengas una vida feliz, puede ser que no tengas una vida feliz por haberte topado con él, pero yo te aseguro que lo preferirías una y mil veces, porque amar, amar de verdad, por lo menos una vez en la vida, nos separa del mundo y nos hace eternos en nuestra propia y leve caducidad." ["post_title"]=> string(15) "El amor al alza" ["post_excerpt"]=> string(126) "Amar de verdad, por lo menos una vez en la vida, nos separa del mundo y nos hace eternos en nuestra propia y leve caducidad. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(15) "el-amor-al-alza" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-08-02 11:04:49" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-08-02 16:04:49" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81692" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(14) ["max_num_pages"]=> float(7) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "1187d054e3450edca3de40ebf6c206e8" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

El amor al alza

Amar de verdad, por lo menos una vez en la vida, nos separa del mundo y nos hace eternos en nuestra propia...

agosto 2, 2022
CARTAS A TORA

CARTAS A TORA: 275

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas...

julio 22, 2022




Más de categoría
Último tango en París

50 años de “Último tango en París”

“Último tango en París”: Director y guionista: Bernardo Bertolucci; Actores: Maria Schneider, Marlon Brando; País: Italia-Francia; Año: 1972; Duración:...

agosto 11, 2022
Inicio de clases en la UNAM

Inicio de clases en la UNAM

Esta semana dio inicio el ciclo escolar 2022-2023 en diversas universidades, entre la que se encuentra nuestra Máxima Casa...

agosto 10, 2022

Fábrica de eruditos

La tecnología de punta facilita infinidad de procesos de conocimiento y comunicación, pero a la vez genera estados emocionales...

agosto 9, 2022

Cartas a Tora 277

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días...

agosto 8, 2022