II.- LA CASA DE LOS OLVIDOS

Antes de proseguir con mi relato, quiero llamar su atención sobre la imagen de la casa de LOS OLVIDOS vista desde el mar. Si se fijan, la terraza rodeada por arcos es donde estaba yo platicando con...

6 de octubre, 2020

Antes de proseguir con mi relato, quiero llamar su atención sobre la imagen de la casa de LOS OLVIDOS vista desde el mar. Si se fijan, la terraza rodeada por arcos es donde estaba yo platicando con Don Marcelino aquella primera vez que la visité. Justo debajo de esa terraza de arcos, se ven pilares que la sostienen, como los dedos de una mano sosteniendo una charola. ¿Vedad que eso es lo que  parece? Pues digamos que en la “palma de la mano” cuyos dedos sostenían la terraza de arcos, estaba el salón de billar, que era grande y luminoso.

Como pueden ver si prestan atención a la fotografía, los arcos que rodeaban la terraza corrían ininterrumpidos desde lo alto hasta el piso, de manera que nada obstruyera la vista maravillosa que se disfrutaba desde ahí. Solamente había unas barandillas de tubo cilíndrico de pilar a pilar de manera que no fuera peligroso estar ahí disfrutando la vista. Se los digo para que se den una idea de la luz y del tono azul del cielo en esas horas de un día primaveral en Acapulco.

Dicho esto, regresemos con Don Marcelino a la terraza de los arcos para seguir platicando con él. Don Marcelino era un hombre muy agradable; parecía divertirle que la casa me gustara tanto, hasta el punto que no podía yo creer que de verdad estuviera parado en su terraza principal. Miraba yo en todas direcciones asombrado por la belleza de esa casa solitaria.

Me llamó la atención que el corredor por el que había yo entrado desde el cancel de madera hasta la terraza, tenía una saliente volada sobre la explanada que conducía al garaje. Entonces le pregunté cuál era el propósito de esa saliente.

Don Marcelino esbozó una sonrisa de niño travieso y me dijo:

-Ya me estaba extrañando que no me hubiera preguntado todavía. Ese volado lo ocupaban las orquestas que tocaban en las fiestas del Señor Claymon. ¿Ha oído hablar de Glenn Miller, de Benny Goodman y de Cole Porter?

Yo le respondí que desde luego que sabía quiénes eran. Entonces Don Marcelino, que gustaba de hablar entre broma y en serio, me dijo:

-Pues esos son algunos de los fantasmas distinguidos que nos acompañan aquí en Los Olvidos…

-¡No me diga que tocaban ellos aquí!- Le dije yo.

Y el ya riéndose me dijo: 

-Como dicen en la tele: aunque usted no lo crea. El Señor Claymon era  un minero de Inglaterra que tenía minas de plata en Zacatecas. Le encantaba dar fiestas a cada rato, según me contaron los antiguos cuidadores que trabajaron con él. Mientras comentábamos sobre las increíbles fiestas que ahí se habían celebrado, me imaginaba yo a las damas elegantemente vestidas, bailando precisamente en esa terraza en la que estábamos hablando de ellas.

Entonces Don Marcelino me indicó que tomara las escaleras que desembocaban sobre el pasillo que recorría todo el otro lado de la planta baja, y subiera al último piso y me fuera hasta el punto más lejano donde había una pérgola sobre lo que debe haber sido un asoleadero. 

Así lo hice. Subí la escalera que conducía al siguiente piso y continué hasta el piso superior donde la opción era subir otro poco a la izquierda hacia la habitación principal o hacia la derecha para recorrer el pasillo hasta donde me había indicado don Marcelino. Conforme iba yo hacia el extremo de la casa, fui pasando por las habitaciones que tenían  puertas de madera de cedro y ventanas del mismo material con persianas de hojas muy anchas y sin cristales pero con mosquitero.

La madera despedía un aroma que me era conocido porque desde chico había ido mucho a Acapulco con mis hermanas y nos habíamos quedado en el Hotel la Riviera (que todavía existe, aunque abandonado) y en la casa Ralph en la calle de Inalambrica que, siendo mucho más pequeña, tiene las mismas ventanas de persiana de madera sin cristales. Al final del corredor me detuve en un área que debió ser usada como comedor de invitados o asoleadero,  cubierta por una pérgola.

De repente me asusté porque se oyó la voz de don Marcelino como si estuviera justo a mi lado, ¡pero no estaba! Si hubiera sido de noche, habría yo salido corriendo sin mirar atrás, pero siendo de día pude controlar el susto y además, escuché los pasos de don Marcelino que venía riéndose por el corredor.

-¿Qué le pareció la magia, joven?

Yo  le pregunté dónde se había escondido.

Entonces me explicó que no había magia ni nada extraño. Los Olvidos había sido construida por un ingeniero naval bajo la dirección del famoso arquitecto Frank Lloyd Wright a finales de los años 30. El Señor Claymon había pedido dos cosas especialmente: que las habitaciones se ventilaran únicamente con la brisa marina y que acústicamente se diseñaran las terrazas para que la música de las orquestas que invitaba a tocar en sus fiestas pudiera escucharse claramente desde cualquier punto de la casa para que los invitados pudieran bailar bajo la pérgola, en  la terraza, o en los corredores como si Glenn Miller estuviera dirigiendo su banda frente a ellos.

La tarde iba avanzando y entonces don Marcelino me preguntó si querría yo ver la puesta del sol. Yo le respondí que mientras no me corriera de ahí, yo permanecería encantado escuchando lo que me contaba. Don Marcelino de la Rosa era un hombre muy agradable y ameno. Charlábamos como si nos conociéramos de mucho tiempo, y fue así que, sin prisa, fuimos caminando hacia la  terraza de los arcos. El oleaje había arreciado y cuando el mar golpeaba sobre los arrecifes, se salpicaba el agua hasta donde estábamos, aunque sin empaparnos, pero  era una experiencia refrescante y cautivadora.

    ______________________________

Comentarios


object(WP_Query)#17763 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(30202) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "22-07-2022" ["before"]=> string(10) "19-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(30202) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "22-07-2022" ["before"]=> string(10) "19-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17765 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17755 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17753 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "22-07-2022" ["before"]=> string(10) "19-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-07-22 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-08-19 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (30202) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17762 (24) { ["ID"]=> int(82317) ["post_author"]=> string(3) "194" ["post_date"]=> string(19) "2022-08-18 10:07:27" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-08-18 15:07:27" ["post_content"]=> string(6771) "Para Martina, como todo, como siempre.  David Fincher es reputado como un director sumamente disciplinado, cuyo más notable talento es provocar reflexión a través de sus inquietantes historias. Representante de la vanguardia cinematográfica actual, sobre el cine que hace, el grueso de la crítica le aplaude que descienda profundamente en el psique de la sociedad moderna. Afirman, señalan, que al escoger proyectos tan complejos narrativamente hablando, captura de principio a fin la atención de los espectadores. Sus partidarios le atribuyen ser el principal responsable de que el cine hollywoodense resurgiera del período nada brillante que tuvo durante la década de los noventa. Nacido en Denver, Colorado, en agosto de 1962, David Fincher incursionó en  el cine desde los 21 años, trabajando para George Lucas en Industrial Light & Magic, donde colaboró en los efectos especiales de El retorno del Jedi. Comienza, como casi todo cineasta de entonces, siendo asistente en superproducciones veraniegas y luego pasaría a ser una de las figuras más importantes de la industria del videoclip (le debemos los audiovisuales más sobresalientes de la era MTV: Janie’s got a gun de Aerosmith, Vogue y Express yourself de Madonna, Cradle of love de Billy Idol, Freedom de George Michael y Love is strong de los Rolling Stones.  A la edad de treinta años Fincher realizó su primer largometraje; debuta con Alíen 3. Su transición a la gran pantalla lamentablemente se  encuentra con múltiples dificultades  detrás de cámaras; y aunque no todo es negativo en su llegada al cine, a la tercera entrega de esta exitosa saga de ciencia ficción, la cual consigue por momentos esa sensación claustrofóbica que poseía la original, se le debe situar dentro del grupo de películas problemáticas que no lograron superar su rodaje infernal ni su tortuosa post producción.          Su siguiente filme, Seven, que hace exactamente 27  años encumbró a uno de los villanos más laureados del séptimo arte, será la película confirmativa de su genialidad; en ella, un thriller de intriga policial considerado de culto, se nos cuenta la persecución, la cacería del consabido John Doe (un asesino en serie, una  suerte de ángel exterminador,  que ejecuta sus crímenes en base a los siete pecados capitales),  a cargo de una pareja de detectives: el veterano Somerset (Morgan Freeman entregando uno de sus trabajos más memorables), a punto de retirarse, y su compañero, el novato David Mills (Brad Pitt ofrece con esta, después de Legends  of the fall, la segunda gran actuación de su carrera). Sólido, violento e inteligente, el filme nace de la imaginación de Andrew Kevin Walker (8MMSleepyHollow).  Aparte de las ya mencionadas, David Fincher ha dirigido otras nueve  películas, entre las cuales destacan la argumentalmente pesadillesca The game, de 1997, que colmada de vuelta de tuercas seguro le hubiera fascinado al mismísimo Alfred Hitchcock;  Fight club, una sátira de sorprendente salvajismo basada en la novela del siempre perturbador Chuck Palahniuk, que critica vigorosamente a la sociedad contemporánea, y con majestuoso estilo visual y las destacadas actuaciones de Brad Pitt y Edward Norton, nos presenta a uno de los personajes cinematográficos más aclamados de las pasadas décadas, el señor Tyler Durden; y Zodiac, en 2007, su triunfal regreso al mundo de los asesinos seriales, donde narra la historia real del hombre que aseguró, por medio de cartas, haber matado a 37 personas, y que nunca fue capturado por la policía, y jamás fue posible confirmar su identidad. Es indiscutible que David Fincher goza de la cualidad para compaginar su gran capacidad cinematográfica con un avis comercial,un instinto para la taquilla y el negocio francamente extraordinario, y para muestra de esto tenemos también la angustiante Panic Room; la mágica y conmovedor Benjamin Button; el refrito cumplidor The girl with the dragon tattoo; las dos seductoras biografías The Social Network y Monk; y la bellísimamente retorcida Gone girl.  ¡Felices sesenta para David Fincher! " ["post_title"]=> string(32) "Feliz cumpleaños, David Fincher" ["post_excerpt"]=> string(165) "David Fincher es uno de los mejores directores de cine actualmente. Santiago Osio nos ofrece una breve semblanza a propósito de los 60 años del afamado director. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(30) "feliz-cumpleanos-david-fincher" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-08-18 10:07:27" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-08-18 15:07:27" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82317" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17840 (24) { ["ID"]=> int(81912) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2022-08-09 10:55:19" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-08-09 15:55:19" ["post_content"]=> string(5556) "-“Nuestra época es una enorme guillotina”. Daniel Salinas Basave (1974), escritor mexicano.  Tener más de sesenta años en el siglo veintiuno nos da la oportunidad de contrastar realidades muy distintas que han ocurrido entre que nacimos y el presente, cuando maduramos. Entre esas maravillas está la tecnología de punta con todo lo que conlleva, bueno y malo. En mi infancia los aparatos telefónicos residenciales eran de pasta, color negro, pesados y con disco. Se descolgaba el auricular después de haber timbrado el aparato un montón de veces, no como ahora que en poco tiempo se corta  la llamada y nos manda a buzón. El teléfono de casa de mis papás era una combinación simpática de dígitos: 2 02 24.  En esos tiempos ser propietario de una línea significaba tener acciones de “Teléfonos de México”.  Recuerdo unas planas color verde pálido con perforaciones que permitían ir desprendiendo pequeñas secciones de éstas. Para mí resultaba todo un misterio ver que mi madre recortara unas cuantas como si fueran pequeños cupones, acudiera al banco donde se las intercambiaban por dinero constante y sonante. Más de una vez habrá salvado mi santa madre aquellos pliegos de mis manos inquietas, que quisieron apropiárselos para jugar al “compra y vende” con mis muñecas. Volviendo a los medios de comunicación, las llamadas de larga distancia se hacían a través de operadora, ya fueran directas o por cobrar, de preferencia en la noche, cuando las tarifas eran menores. Tengo muy presente una memoria de mi infancia: en un período en que viví en Ciudad Camargo (Chihuahua), la casa tenía un teléfono de pared sin disco. Se pedían las llamadas locales por operadora. No pocas veces llegaban vecinos solicitando el uso del teléfono para alguna emergencia. Pasamos de esos aparatos de fabricación burda a unos de plástico.  Los colores se suavizaron, había grises, blancos y color crema; verdes y rojos.  Más adelante, el disco giratorio fue sustituido por botones que se presionaban para marcar el número deseado. Apareció la larga distancia automática (LADA), y con los vaivenes políticos y económicos la telefonía se abarató, y dejó de ser tan costoso hacer una larga distancia. De ahí brincamos a los inalámbricos, que representaron una gran ventaja, y ya con la aparición de la telefonía celular a partir de la década de los noventa del siglo pasado, las cosas sufrieron cambios definitivos. Las preguntas que nos hacen los “millennials” son lógicas para ellos: ¿cómo vivíamos nosotros en esos tiempos sin teléfonos celulares?; ¿cómo se avisaba dónde andábamos, o cómo nos comunicábamos para notificar que ya habíamos llegado? En realidad, cuando mis hijos atravesaron la adolescencia en el primer decenio de este siglo, ya había celulares, su uso era caro y restringido, pero era una tranquilidad saber que podíamos comunicarnos con ellos en cualquier momento.  No había GPS ni todas las monadas que vinieron más adelante, como las redes familiares de comunicación, pero sí, el teléfono celular nos dio más opciones para estar en contacto.  Pensándolo bien, también nos generó problemas que antes no hubiéramos acaso imaginado. La llegada de los hipervínculos propios de la Web2  fue el gran salto cuántico en lo que respecta a la información.  Desde mi equipo podía conectarme a un sitio en la red y de ahí a otro y a otro, hasta obtener los resultados deseados en mi búsqueda. Ello permitió explorar cambios de lo más diversos, desde cómo destapar un caño hasta cómo elaborar bombas artesanales. De repente comenzamos a sentir que el conocimiento más vasto estaba en la punta de nuestros dedos, y que podíamos volvernos expertos en los temas que procuráramos con ahínco. Ello ha derivado en la generación de eruditos de escritorio que suponen tener la respuesta a cualquier problema: Desde las grandes dudas existenciales del ser humano, hasta los efectos colaterales del recién surgido antiviral Paxlovid.  En cuestiones médicas es grave dar por sentado que la búsqueda de respuestas en la red sustituye la preparación formal de un médico a lo largo de muchos años, lo que le coloca en posición de entender con fundamentos el mecanismo de la enfermedad, sus manifestaciones y posibles tratamientos, entre otras muchas cosas. Hay que agregar un efecto deletéreo más: de forma paradójica la hipercomunicación ha provocado un mayor aislamiento. El individuo se coloca frente a su equipo electrónico y entra en contacto con infinidad de personas, pero a la vez se siente desamparado, sin un rostro amigable frente al cual expresarse y sin la tranquilidad de sentir un abrazo afectuoso. Los seres humanos nos convertimos en islas en la esfera emocional. Cada época tiene sus atributos. Habrá, pues, que saber aprovechar las ventajas de la época actual sin desprendernos totalmente de los beneficios de épocas anteriores, en particular lo que tiene que ver con la comunicación cara a cara. Ningún equipo tecnológico nos proveerá de la empatía que necesitamos para vivir en óptimas condiciones." ["post_title"]=> string(20) "Fábrica de eruditos" ["post_excerpt"]=> string(177) "La tecnología de punta facilita infinidad de procesos de conocimiento y comunicación, pero a la vez genera estados emocionales con los que apenas estamos aprendiendo a lidiar." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(19) "fabrica-de-eruditos" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-08-09 12:22:59" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-08-09 17:22:59" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81912" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17762 (24) { ["ID"]=> int(82317) ["post_author"]=> string(3) "194" ["post_date"]=> string(19) "2022-08-18 10:07:27" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-08-18 15:07:27" ["post_content"]=> string(6771) "Para Martina, como todo, como siempre.  David Fincher es reputado como un director sumamente disciplinado, cuyo más notable talento es provocar reflexión a través de sus inquietantes historias. Representante de la vanguardia cinematográfica actual, sobre el cine que hace, el grueso de la crítica le aplaude que descienda profundamente en el psique de la sociedad moderna. Afirman, señalan, que al escoger proyectos tan complejos narrativamente hablando, captura de principio a fin la atención de los espectadores. Sus partidarios le atribuyen ser el principal responsable de que el cine hollywoodense resurgiera del período nada brillante que tuvo durante la década de los noventa. Nacido en Denver, Colorado, en agosto de 1962, David Fincher incursionó en  el cine desde los 21 años, trabajando para George Lucas en Industrial Light & Magic, donde colaboró en los efectos especiales de El retorno del Jedi. Comienza, como casi todo cineasta de entonces, siendo asistente en superproducciones veraniegas y luego pasaría a ser una de las figuras más importantes de la industria del videoclip (le debemos los audiovisuales más sobresalientes de la era MTV: Janie’s got a gun de Aerosmith, Vogue y Express yourself de Madonna, Cradle of love de Billy Idol, Freedom de George Michael y Love is strong de los Rolling Stones.  A la edad de treinta años Fincher realizó su primer largometraje; debuta con Alíen 3. Su transición a la gran pantalla lamentablemente se  encuentra con múltiples dificultades  detrás de cámaras; y aunque no todo es negativo en su llegada al cine, a la tercera entrega de esta exitosa saga de ciencia ficción, la cual consigue por momentos esa sensación claustrofóbica que poseía la original, se le debe situar dentro del grupo de películas problemáticas que no lograron superar su rodaje infernal ni su tortuosa post producción.          Su siguiente filme, Seven, que hace exactamente 27  años encumbró a uno de los villanos más laureados del séptimo arte, será la película confirmativa de su genialidad; en ella, un thriller de intriga policial considerado de culto, se nos cuenta la persecución, la cacería del consabido John Doe (un asesino en serie, una  suerte de ángel exterminador,  que ejecuta sus crímenes en base a los siete pecados capitales),  a cargo de una pareja de detectives: el veterano Somerset (Morgan Freeman entregando uno de sus trabajos más memorables), a punto de retirarse, y su compañero, el novato David Mills (Brad Pitt ofrece con esta, después de Legends  of the fall, la segunda gran actuación de su carrera). Sólido, violento e inteligente, el filme nace de la imaginación de Andrew Kevin Walker (8MMSleepyHollow).  Aparte de las ya mencionadas, David Fincher ha dirigido otras nueve  películas, entre las cuales destacan la argumentalmente pesadillesca The game, de 1997, que colmada de vuelta de tuercas seguro le hubiera fascinado al mismísimo Alfred Hitchcock;  Fight club, una sátira de sorprendente salvajismo basada en la novela del siempre perturbador Chuck Palahniuk, que critica vigorosamente a la sociedad contemporánea, y con majestuoso estilo visual y las destacadas actuaciones de Brad Pitt y Edward Norton, nos presenta a uno de los personajes cinematográficos más aclamados de las pasadas décadas, el señor Tyler Durden; y Zodiac, en 2007, su triunfal regreso al mundo de los asesinos seriales, donde narra la historia real del hombre que aseguró, por medio de cartas, haber matado a 37 personas, y que nunca fue capturado por la policía, y jamás fue posible confirmar su identidad. Es indiscutible que David Fincher goza de la cualidad para compaginar su gran capacidad cinematográfica con un avis comercial,un instinto para la taquilla y el negocio francamente extraordinario, y para muestra de esto tenemos también la angustiante Panic Room; la mágica y conmovedor Benjamin Button; el refrito cumplidor The girl with the dragon tattoo; las dos seductoras biografías The Social Network y Monk; y la bellísimamente retorcida Gone girl.  ¡Felices sesenta para David Fincher! " ["post_title"]=> string(32) "Feliz cumpleaños, David Fincher" ["post_excerpt"]=> string(165) "David Fincher es uno de los mejores directores de cine actualmente. Santiago Osio nos ofrece una breve semblanza a propósito de los 60 años del afamado director. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(30) "feliz-cumpleanos-david-fincher" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-08-18 10:07:27" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-08-18 15:07:27" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82317" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(21) ["max_num_pages"]=> float(11) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "d63aa01815f97623e82e824adc28dc5e" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
David Fincher

Feliz cumpleaños, David Fincher

David Fincher es uno de los mejores directores de cine actualmente. Santiago Osio nos ofrece una breve semblanza a propósito de los...

agosto 18, 2022

Fábrica de eruditos

La tecnología de punta facilita infinidad de procesos de conocimiento y comunicación, pero a la vez genera estados emocionales con los que...

agosto 9, 2022




Más de categoría

Genealogía

Poema en verso libre.

agosto 18, 2022
David Fincher

Feliz cumpleaños, David Fincher

David Fincher es uno de los mejores directores de cine actualmente. Santiago Osio nos ofrece una breve semblanza a...

agosto 18, 2022
El ataque contra Salman Rushdie es un ataque a la humanidad

El ataque contra Salman Rushdie es un ataque a la humanidad

El atentado contra Salman Rushdie también es un ataque contra la libertad de expresión, uno de los pilares fundamentales...

agosto 17, 2022
gente en juicio dibujo

El origen religioso de libertad e igualdad

Libertad e igualdad se necesitan y condicionan. Una sin la otra conduce a sociedades disfuncionales y a la infelicidad...

agosto 16, 2022