Genealogía

Poema en verso libre.

18 de agosto, 2022

Mi sangre carece de ascendencia ilustre. Proviene de conquistadores humillados, de esclavizadores vencidos. 

Mezcla de caníbales y marineros, de santos extranjeros y de ídolos paganos.

Sentado sobre las ruinas, pienso, en lo ignorantes que somos ¡y seguiremos siendo! 

En cada gota habita la memoria, no de Córdoba ni de Bizancio, ni siquiera del pueblo lacustre que no dejó lengua escrita, sino de inconsolables llantos. 

De repugnancias atroces.

Bastardos, jamás primogénitos, del acero y la roca. Mercenarios sin habilidad en la lucha, salvo para el saqueo. 

Feroces con el débil. 

Solícitos con el fuerte. 

¡Verecundia!

Insistimos en la hechicería de nuestros antepasados. En hierbas y amuletos. Ociosos y salvajes. Supersticiosos. 

Fanáticos. 

¿En qué mentira habremos de creer ahora? Predestinados al fracaso, nos entregamos a las ensoñaciones y a los oráculos. 

La riqueza súbita, la vida plácida. 

La diosa Fortuna que aplaque nuestra avaricia. Nuestra gula. Ofrecemos sangre como tributo, la propia y la ajena. 

Pero la sangre impura nunca sacia a los dioses.

Comentarios


object(WP_Query)#16263 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(82319) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "31-08-2022" ["before"]=> string(10) "28-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(82319) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "31-08-2022" ["before"]=> string(10) "28-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#16267 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#16265 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#16266 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "31-08-2022" ["before"]=> string(10) "28-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-08-31 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-09-28 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (82319) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#16264 (24) { ["ID"]=> int(82841) ["post_author"]=> string(3) "123" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-01 11:03:58" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-01 16:03:58" ["post_content"]=> string(7401) "Se le conocía simplemente como Tarrare, o Tarar en Villefontaine, Saint-Désirat, Montvendre y otras regiones del sudeste de Francia. Había nacido en 1772 según parece, aunque no existe algún documento probatorio de ello.  Lo que ha llegado hasta nosotros para arrojar mayor claridad, además de uno o dos registros donde aparece dicho nombre y el recuento de diversos testigos, es la narración de Pierre François Percy, cirujano en jefe del hospital de Soultz-Haust-Rhin, quien, en su diario, lo menciona de la siguiente manera:  El paciente en cuestión, un hombre joven, llegó buscando una cura para su afección.  Debo decir que en nada difiere de algún otro connacional salvo por el diámetro de la boca (algo más grande de lo que podría considerarse normal) y cierta flacidez de la piel tanto en el abdomen como en las mejillas cuando aún no ha ingerido comida.  Su cabello es rubio, suave y el cuerpo delgado, aunque suda copiosamente. No muestra signos de desorientación o trastorno mental alguno.   El mismo refiere que desde muy temprana edad sentía un apetito anormal, imposible de satisfacer por medio alguno, dado lo cual sus padres le obligaron a dejar su hogar durante la adolescencia.  Sobrevivió los años posteriores acompañando a un grupo de ladrones con quienes viajó a lo largo y ancho del país, pasando de regiones populosas a otras mucho más solitarias, vagando por riachuelos, valles, ciudades y pueblos, robando y mendigando.  Algún tiempo después desarrolló “un espectáculo” que le granjeaba el tan ansiado alimento y algo de dinero.  (…) Tanto los testigos como las crónicas de la época coinciden en ello: Tarrare era capaz de alimentarse de todo aquello que estuviera cerca, plantas, verduras o frutas podridas, piedras y animales tanto salvajes como domésticos (la carne de serpiente era su favorita). Los perros que se acercaban a husmear entre la muchedumbre pronto huían al verlo como si pudieran prever lo que les deparaba el destino. Tallos, raíces, basura en general, nada era suficiente para él.  Se había unido al ejército revolucionario alrededor del ‘92, buscando asegurar el sustento diario, pero desertó tiempo después dado que las raciones militares resultaron insuficientes; dos, tres, cuatro, cinco no bastaron. Intercambiaba el alimento con otros soldados y tomaba de ellos ciertas tareas, pero incluso así, se le veía hurgando en la basura buscando restos con los cuales pudiera alimentarse (…) Percy continúa con el relato:  Cuando llegó al hospital intentamos aproximarnos a su padecimiento con pericia científica, metódica, buscando determinar su capacidad estomacal.  Probamos con huevos cocidos; primero una docena, luego dos, después tres, pero no logramos contener su apetito. Probamos también con los efectos del láudano, del vinagre con vino, con las píldoras de tabaco para, al menos, disminuirlo. Todo sin éxito.  Le proporcionamos carne, sal, aceite, leche, grasa. Un festín preparado para diez o doce personas no lograba tranquilizarlo más allá de algunas horas.  En alguna funesta ocasión tuvimos la mala fortuna de presenciar como devoró un gato vivo; comenzó por abrir el abdomen del pobre animal con los dientes para beber su sangre. Después, continuó masticando vísceras y piel hasta que no quedó nada salvo los huesos, vomitando únicamente el pelo algunos minutos después.  Lagartijas, roedores, peces. Incluso una anguila fue devorada entera tras quitarle la cabeza. Nada le era ajeno a aquel estómago imposible.  A pesar de nuestros variados esfuerzos, se escapaba por las noches para buscar entre los restos que dejaban los carniceros y vendedores, persiguiendo perros callejeros para competir con ellos por preciados cartílagos, vísceras y demás menudencias.  El hombre pedía, imploraba una cura, la que sea, pero no teníamos nada que ofrecerle.   De este modo transcurrieron varios meses, pero lo peor aún estaba por venir.  Pasado algún tiempo y ante nuestra incapacidad (el Dr. Courville me ayudaba ahora a probar cualquier tratamiento, por experimental que éste fuera) de contener el hambre de monsieur Tarrare, éste comenzó a deambular por las distintas alas del hospital, buscando en realidad acceder al área donde se practicaban las sangrías. Lo anterior asustó a los pacientes y a los enfermeros, sobre todo a estos últimos, quienes le habían visto rondar también la parte inferior del edificio, donde se encontraba la morgue.   La última entrada del diario de Percy respecto al asunto, fechada el 14 de octubre de 1794, relata escuetamente: El día de ayer casi todos los empleados persiguieron a Tarrare por el hospital buscando una confesión, pero no obtuvieron más que su inevitable huida. Primero fueron los cadáveres y ahora esto. Aún y cuando no existen pruebas fehacientes de que haya sido él, cierto es que todo apunta en su dirección. Yo mismo lo creo. Desconozco si alguna vez volvamos a tener noticias suyas, lo más probable es que no.  Dios tenga misericordia de su alma.   Lo que Percy no mencionó (o decidió omitir) además del hecho de que dos miembros de vigilancia habían hallado rastros de mordidas en varios de los cuerpos almacenados en el sótano del recinto, es la verdadera causa de la persecución: un niño de 14 meses de edad había desaparecido del pabellón de convalecientes, donde se recuperaba de una infección estomacal, sin dejar el menor rastro.  Lo que fue de Tarrare tras su partida sigue siendo un misterio.  Algunos, como M. Tessier, dirían que murió cuatro años después en otro hospital, éste cerca de París y que su necropsia reveló un estómago extraordinariamente grande cubierto de úlceras y pus. La mayoría de la gente, por el contrario, refiere que vivió aún largos años. Durante décadas los padres de la región del Ródano-Alpes, a fin de evitar que sus hijos pequeños se alejaran demasiado de ellos o de sus casas, utilizaron la mención de aquel hombre/monstruo con apetito voraz e inextinguible, que vagó de un sitio a otro sin poder, jamás, liberarse de la maldición que le aquejaba. " ["post_title"]=> string(5) "Voraz" ["post_excerpt"]=> string(100) "“I don’t want to be a monster, but maybe it’s too late to be anything else” (Holly Black). " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(5) "voraz" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-01 11:03:58" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-01 16:03:58" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82841" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#16243 (24) { ["ID"]=> int(82837) ["post_author"]=> string(2) "39" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-01 11:01:03" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-01 16:01:03" ["post_content"]=> string(7389) "Las instituciones educativas con el propósito de difundir la creación de conocimiento cuentan con órganos de difusión como lo son revistas académicas con número de reserva de derechos, indizadas etc. La revista “Reforma Siglo XXI” del órgano de difusión y cultura de la Preparatoria no. 3 de la Universidad Autónoma de Nuevo León celebra sus primeros 29 Años de fructífera vida editorial. El Dr. Clemente Apolinar Pérez Reyes, Editor Responsable mencionó que la Revista tiene su sitio web:  “Con este número111 Reforma Siglo XXI cumple 29 años de publicaciones trimestrales ininterrumpidas, lo que le consolida como un medio de difusión universitario con reconocimiento regional y nacional. Extendemos nuestro agradecimiento a los colaboradores, lectores y todas aquellas personas que han apoyado este proyecto durante ya casi tres décadas. Se puede consultar los números pasados por dos medios: Hemeroteca Digital UANL (números 2 al 84). Búsqueda en Fondo Universitario. Nuestro nuevo sitio web: reforma.uanl.mx (números 69 al 110)”. Origen editorial Reforma Siglo XXI nació en el marco de la celebración del 60 Aniversario de la Máxima Casa de Estudios: UANL. El Dr. Clemente refiere que la creación de la revista no fue fácil, pues en esos días todos los maestros y personal administrativo estaban muy atareados realizando trabajos relacionados con las actividades que la nueva Reforma Académica de la Universidad exigía, como planes de clase, exámenes, y algunas estrategias (para poder pasar del esquema semestral al Plan Modular).      A principios de mayo de 1993 se presentó la oportunidad de que un grupo académico de La Preparatoria no. 3 asistiera a un Congreso Internacional de Educación a Distancia, llevado a cabo en la Facultad de Enseñanza Dirigida de la Universidad de la Habana, Cuba. En este espacio tuvieron la oportunidad de solicitar a los ponentes de diversos países sus manuscritos para publicarlos en el Proyecto de Revista.      Para la edición del número inicial, el Profesor Hermilo Cisneros Estrada se encargó del diseño gráfico y el Lic. Clemente Apolinar Pérez Reyes de la corrección de estilo. Margarita Ponce de León y María Esther Caballero Tamez de la tipografía y captura.        En el Primer número, se incluyó la conferencia "Las Ciencias Sociales y Técnicas del Conocimiento y los Sistemas de Universidad a Distancia", del Dr. Pablo González Casanova, dictada en los últimos días de febrero de 1992, en el Auditorio "Alfonso Caso" de la UNAM. Publicamos también la ponencia del Dr. Gabriel Jaime Cardona Orozco, Rector de la Universidad Estatal Abierta y a Distancia de Colombia. El título de la conferencia fue: "UNISUR: Universidad a Distancia de Colombia".        En el Número inaugural de Reforma Siglo XXI, se publicaron 11 artículos, una carta que le enviaron al Rector de la UANL, firmada por los maestros que asistieron al Congreso de la Habana, y una "Lección para el Profesor", el primer número fue de 56 páginas, a excepción de los artículos de González Casanova y el de Cardona Orozco, el resto fueron de maestros de la Preparatoria. Reforma Siglo XXI surgió por la idea del Dr. Clemente Apolinar Pérez Reyes, Subdirector Académico y la buena disposición de la maestra Martha Elva Arizpe Tijerina. El profesor Hermilo Cisneros Estrada colaboró de manera activa en la edición de la revista hasta el número ocho. Después se hizo cargo de ella el Lic. César Pámanes Narváez. A su jubilación se hizo cargo de su edición el Dr. Clemente. Reforma Siglo XXI, Año 28,  Revista trimestral, editada y publicada por la Universidad Autónoma de Nuevo León, a través de la Escuela Preparatoria Núm. 3. Domicilio de la publicación: Avenida Madero y Félix U. Gómez, Monterrey, Nuevo León, México, C.P. 64000. Teléfonos: +52 81 83555315, +52 81 83559921, Conmutador y Fax: +52 81 81919035, +52 81 81919036.  Número de reserva de derechos al uso exclusivo del título Reforma Siglo XXI otorgada por el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2009-091012372100-102, de fecha 10 de Septiembre de 2009. Número de certificado de licitud de título y contenido: 14,922, de fecha 23 de agosto de 2010, concedido ante la Comisión Calificadora de Publicaciones y Revistas Ilustradas de la Secretaría de Gobernación. ISSN 2007-2058. Registro de marca ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial: 1183058. “Actualmente recibimos colaboraciones de todo el país, de España, Italia, de Colombia, Perú, Puerto Rico y otros países más. Se pueden ver los números anteriores en la web, gracias a la Hemeroteca Digital UANL (números del 2 al 84) y en el nuevo sitio de la revista (números 69 al 110). Muy pronto estarán todos los números en ambos sitios”.  Señaló el Dr. Clemente. Felicitaciones Dr. Clemente y así como a todo el Equipo Editorial por sus primeros 29 Años y por el espacio que nos permite a todos los autores difundir el conocimiento. Sitio web: https://reforma.uanl.mx/index.php/revista  https://www.facebook.com/clementeapolinar.perezreyes.3 Contacto ORCID ID https://orcid.org/0000-0002-5708-428X [email protected] www.facebook.com/angelica.murillo.5496 https://www.facebook.com/RIEHMTY IG dra.angelicamg www.ruizhealytimes.com" ["post_title"]=> string(45) "29º Aniversario la Revista Reforma Siglo XXI" ["post_excerpt"]=> string(66) "Semblanza e historia de la publicación “Reforma siglo XXI”. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(44) "29o-aniversario-la-revista-reforma-siglo-xxi" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-01 11:01:03" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-01 16:01:03" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82837" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#16264 (24) { ["ID"]=> int(82841) ["post_author"]=> string(3) "123" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-01 11:03:58" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-01 16:03:58" ["post_content"]=> string(7401) "Se le conocía simplemente como Tarrare, o Tarar en Villefontaine, Saint-Désirat, Montvendre y otras regiones del sudeste de Francia. Había nacido en 1772 según parece, aunque no existe algún documento probatorio de ello.  Lo que ha llegado hasta nosotros para arrojar mayor claridad, además de uno o dos registros donde aparece dicho nombre y el recuento de diversos testigos, es la narración de Pierre François Percy, cirujano en jefe del hospital de Soultz-Haust-Rhin, quien, en su diario, lo menciona de la siguiente manera:  El paciente en cuestión, un hombre joven, llegó buscando una cura para su afección.  Debo decir que en nada difiere de algún otro connacional salvo por el diámetro de la boca (algo más grande de lo que podría considerarse normal) y cierta flacidez de la piel tanto en el abdomen como en las mejillas cuando aún no ha ingerido comida.  Su cabello es rubio, suave y el cuerpo delgado, aunque suda copiosamente. No muestra signos de desorientación o trastorno mental alguno.   El mismo refiere que desde muy temprana edad sentía un apetito anormal, imposible de satisfacer por medio alguno, dado lo cual sus padres le obligaron a dejar su hogar durante la adolescencia.  Sobrevivió los años posteriores acompañando a un grupo de ladrones con quienes viajó a lo largo y ancho del país, pasando de regiones populosas a otras mucho más solitarias, vagando por riachuelos, valles, ciudades y pueblos, robando y mendigando.  Algún tiempo después desarrolló “un espectáculo” que le granjeaba el tan ansiado alimento y algo de dinero.  (…) Tanto los testigos como las crónicas de la época coinciden en ello: Tarrare era capaz de alimentarse de todo aquello que estuviera cerca, plantas, verduras o frutas podridas, piedras y animales tanto salvajes como domésticos (la carne de serpiente era su favorita). Los perros que se acercaban a husmear entre la muchedumbre pronto huían al verlo como si pudieran prever lo que les deparaba el destino. Tallos, raíces, basura en general, nada era suficiente para él.  Se había unido al ejército revolucionario alrededor del ‘92, buscando asegurar el sustento diario, pero desertó tiempo después dado que las raciones militares resultaron insuficientes; dos, tres, cuatro, cinco no bastaron. Intercambiaba el alimento con otros soldados y tomaba de ellos ciertas tareas, pero incluso así, se le veía hurgando en la basura buscando restos con los cuales pudiera alimentarse (…) Percy continúa con el relato:  Cuando llegó al hospital intentamos aproximarnos a su padecimiento con pericia científica, metódica, buscando determinar su capacidad estomacal.  Probamos con huevos cocidos; primero una docena, luego dos, después tres, pero no logramos contener su apetito. Probamos también con los efectos del láudano, del vinagre con vino, con las píldoras de tabaco para, al menos, disminuirlo. Todo sin éxito.  Le proporcionamos carne, sal, aceite, leche, grasa. Un festín preparado para diez o doce personas no lograba tranquilizarlo más allá de algunas horas.  En alguna funesta ocasión tuvimos la mala fortuna de presenciar como devoró un gato vivo; comenzó por abrir el abdomen del pobre animal con los dientes para beber su sangre. Después, continuó masticando vísceras y piel hasta que no quedó nada salvo los huesos, vomitando únicamente el pelo algunos minutos después.  Lagartijas, roedores, peces. Incluso una anguila fue devorada entera tras quitarle la cabeza. Nada le era ajeno a aquel estómago imposible.  A pesar de nuestros variados esfuerzos, se escapaba por las noches para buscar entre los restos que dejaban los carniceros y vendedores, persiguiendo perros callejeros para competir con ellos por preciados cartílagos, vísceras y demás menudencias.  El hombre pedía, imploraba una cura, la que sea, pero no teníamos nada que ofrecerle.   De este modo transcurrieron varios meses, pero lo peor aún estaba por venir.  Pasado algún tiempo y ante nuestra incapacidad (el Dr. Courville me ayudaba ahora a probar cualquier tratamiento, por experimental que éste fuera) de contener el hambre de monsieur Tarrare, éste comenzó a deambular por las distintas alas del hospital, buscando en realidad acceder al área donde se practicaban las sangrías. Lo anterior asustó a los pacientes y a los enfermeros, sobre todo a estos últimos, quienes le habían visto rondar también la parte inferior del edificio, donde se encontraba la morgue.   La última entrada del diario de Percy respecto al asunto, fechada el 14 de octubre de 1794, relata escuetamente: El día de ayer casi todos los empleados persiguieron a Tarrare por el hospital buscando una confesión, pero no obtuvieron más que su inevitable huida. Primero fueron los cadáveres y ahora esto. Aún y cuando no existen pruebas fehacientes de que haya sido él, cierto es que todo apunta en su dirección. Yo mismo lo creo. Desconozco si alguna vez volvamos a tener noticias suyas, lo más probable es que no.  Dios tenga misericordia de su alma.   Lo que Percy no mencionó (o decidió omitir) además del hecho de que dos miembros de vigilancia habían hallado rastros de mordidas en varios de los cuerpos almacenados en el sótano del recinto, es la verdadera causa de la persecución: un niño de 14 meses de edad había desaparecido del pabellón de convalecientes, donde se recuperaba de una infección estomacal, sin dejar el menor rastro.  Lo que fue de Tarrare tras su partida sigue siendo un misterio.  Algunos, como M. Tessier, dirían que murió cuatro años después en otro hospital, éste cerca de París y que su necropsia reveló un estómago extraordinariamente grande cubierto de úlceras y pus. La mayoría de la gente, por el contrario, refiere que vivió aún largos años. Durante décadas los padres de la región del Ródano-Alpes, a fin de evitar que sus hijos pequeños se alejaran demasiado de ellos o de sus casas, utilizaron la mención de aquel hombre/monstruo con apetito voraz e inextinguible, que vagó de un sitio a otro sin poder, jamás, liberarse de la maldición que le aquejaba. " ["post_title"]=> string(5) "Voraz" ["post_excerpt"]=> string(100) "“I don’t want to be a monster, but maybe it’s too late to be anything else” (Holly Black). " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(5) "voraz" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-01 11:03:58" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-01 16:03:58" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82841" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(19) ["max_num_pages"]=> float(10) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "ed20c66cfc66537a155c8973d7208d8b" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Voraz

“I don’t want to be a monster, but maybe it’s too late to be anything else” (Holly Black).

septiembre 1, 2022

29º Aniversario la Revista Reforma Siglo XXI

Semblanza e historia de la publicación “Reforma siglo XXI”.

septiembre 1, 2022




Más de categoría

Cartas a Tora 283

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días...

septiembre 23, 2022

Balduino, Fidei Defensor

“I will not cease from mental fight, /  nor shall my sword sleep in my hand / till we...

septiembre 22, 2022

Programa Mujer en UPG radio

Agradezco la invitación de mí estimada amiga Mayela Rodríguez, Conductora del Programa de Radio “Mujer” de la Universidad Pedro...

septiembre 22, 2022
Brian Palma

Brian de Palma

Brian de Palma es uno de los directores que han revolucionado la manera de hacer cine.

septiembre 22, 2022