¡Ey familia!… mi pasquín de la semana

Como todos los que escribimos, soy un amante de las palabras. Me alimento de ellas, convivo con ellas y de ellas no solo sale el sustento de mi casa, sino también el diálogo que alimenta mi espíritu...

15 de septiembre, 2020

Como todos los que escribimos, soy un amante de las palabras. Me alimento de ellas, convivo con ellas y de ellas no solo sale el sustento de mi casa, sino también el diálogo que alimenta mi espíritu y, con algo de suerte, mi inteligencia. Las palabras sanan, pero también enferman; las palabras elevan, pero también sepultan, y como dijo el viejo Alberti, hay veces que resultan heridas de muerte y con ello, todos, vamos lejos, muy lejos de la tranquilidad y la esperanza.

No se puede negar que en estos tiempos hemos visto la resurrección de muchas palabras que ya no escuchábamos y que ahora danzan campantes entre nosotros; que vuelven al uso que habían perdido y que, como todos sus congéneres, nos avisan del rumbo que la realidad está tomando; por ejemplo,  fifí (variante de rififí, hermana de “fresa”, “rotito” y “catrín”) y otro ejemplo más es pasquín. Resucitado por arte de crítica, la palabra pasquín tiene una prosapia que no puede ser olvidada. Vamos, démosle una vuelta a una palabra que está adquiriendo un filo que no quisiéramos haber descubierto, pero que encierra tras de sí una historia que nos hará daño si no tenemos el cuidado de saber qué es lo que en realidad decimos cuando la utilizamos.

El pasquín es aquella publicación que se hace con ánimo de denostar, exhibir y  ofender, vaya, es la crítica que no quiere dialogar sino herir. El pasquín es un término que nos viene desde la Roma medieval, cuando todavía aquella antigua ciudad era uno de los polos de irradiación de cultura en el planeta, cuando su luz clásica se había extinguido, pero seguía siendo el cruce de todos los caminos de la cristiandad. Estamos en el siglo XVI y la prensa está todavía en pañales; sin embargo, se trata de una ciudad con una intensa vida pública, una urbe que está aprendiendo, aunque usted no lo crea –como  decía el viejo Ripley– a satisfacer sus vendettas con el filo de la pluma y no con el de la daga del mercenario. Para coadyuvar con esta sana costumbre de mentarse la madre en lugar de apuñalarse, los romanos inventaron un artilugio similar a nuestras redes sociales, es más, si me apuran, diré que fueron las redes sociales de la edad de mármol. La estatuas parlantes, también conocidas como la “congrega degli arguti”, algo así como la congregación de las argucias, son seis, a saber: “Il Pasquino”, Marforio, “Madama Lucrezia”, “El Abate Luigi”, “Il Babuino” y, por último, “Il Fascchino”. Cada una tiene una historia memorable, pero para no fatigar al respetable y ceñirnos a nuestro enojoso asunto, limitémonos por hoy al viejo Pasquino.

El Pasquino es la más antigua de aquel célebre parlamento que todavía, todas ellas, cumplen su noble propósito. Durante 1501, en las obras de reparación de alguna calle –la tradición señala varias posibles–, apareció  una estatua semidestruida que algunos han identificado como Menelao, el cornudo esposo de Helena, en el acto de sostener el cuerpo de Patroclo; tan ilustre sujeto no encontró lugar de lucimiento dado su lamentable estado y las autoridades decidieron dejarla provisionalmente a unos pasos de una de las plazas más hermosas del mundo, la Piazza Navona, algo hemos heredado de aquellos augustos antepasados culturales nuestros que lo temporal se volvió permanente y la estatua sigue donde las autoridades urbanas la dejaron. Coincidentemente, Maese Pasquino era un barbero – otros dicen que sastre o gramático, pero yo prefiero imaginarlo como barbero porque todos solemos, hasta la fecha, descargar nuestros corazones con el peluquero–, que  llevaba su negocio en la corte vaticana; sus ganancias en calidad de barbero se complementaban con su tarea de intrigante, chivato, correveidile o, como decíamos en mis tiempos de pasante en Derecho, allende la década de 1980, “IBM… y veme a decirle que…”, pero no se trataba de un vulgar chismoso, como lo demuestra su paso a la posteridad, sino que aderezaba sus habladurías con picantes comentarios, retruécanos con arte y salmueras irónicas sobre los perjudicados; así que a su muerte, el pueblo y también el gobierno, el célebre Pueblo y Senado de Roma ( lo que significan las siglas SPQR de los manípulos romanos, para mayor ilustración nuestra), llamaron a la estatua en cuestión, Il Pasquino, como hasta el día de hoy se conoce. De inmediato, la efigie comenzó a congregar comentarios hirientes, acusaciones sin fundamento, imprecaciones y cuanta mentada de madre y ofensa uno pueda imaginar de manera anónima y aún con firma. La tradición indica que al Pasquino se le contesta en el Marforio aunque dada la poca cultura e incivilidad de quienes dejan su hiel reposando en las estatuas, esta regla pocas veces se cumple y lo cierto es que en aquel tiempo las invectivas corrían por todos lados.

Es sana la costumbre de insultar, claro que sí, cuando evita que nos saquemos las tripas entre hermanos; pero es más sana la idea de dialogar. Cuando llamamos “pasquín” a una publicación acreditada por sus lectores –ni siquiera por otros críticos, menos aún por nuestro propio gusto– estamos  invocando a los demonios de hace quinientos años, haciendo aflorar lo peor de nuestra convivencia; acusando a quien deberíamos escuchar y descalificando antes de saber qué es lo que se dice de nosotros.

Hace mal el que no quiere escuchar la crítica, más aún si se trata de un gobierno o de un gobernante, y hace mal porque se aísla de la realidad. Los nazis, en su infinito romance torcido y macabro con las palabras, lo primero que hicieron fue destruir la prensa libre y cuando  a Eichmann lo juzgaron en Jerusalén, lo primero que dijo fue que no tenía manera de saber qué estaba pasando en realidad porque no había prensa que se lo dijera y que sabía que todos los comunicados del Reich estaban amañados para evitar la furia de Hitler y de su camarilla. Las guerras se pierden cuando se deja que los informantes actúen para satisfacer el ego de sus generales; las negociaciones se destruyen cuando no queremos oír la crítica de quienes nos previenen. Perdón, hay que decirlo, parece que hoy publicar un pasquín se está volviendo una especie de honor y de apego a la libertad de expresión; que ser descalificado es muestra de que se está haciendo bien y eso, desde luego, es también una exageración.

El problema de fondo está en que, como decía mi abuela cuando me había ganado un zape – resucitando palabras diremos que un sopapo o un gaznápiro–, “tenga para que se entretenga… tenga para que aprenda…”, quien desafía a las palabras, quien invoca el contenido de viejos vocablos sin atenerse a su significado profundo, invoca también la  memoria que reúnen y no estamos para pelear con demonios que ya creíamos dominados que ya tenemos mucho con la amarga realidad que vivimos aunque, ya se sabe, tampoco parece que muchos estén dispuestos a aceptarla como viene.

@cesarbc70

Comentarios


object(WP_Query)#18012 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(29139) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "05-11-2022" ["before"]=> string(10) "03-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(29139) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "05-11-2022" ["before"]=> string(10) "03-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18016 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18014 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18015 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "05-11-2022" ["before"]=> string(10) "03-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-11-05 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-12-03 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (29139) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18013 (24) { ["ID"]=> int(86350) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-12-02 12:25:38" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-12-02 17:25:38" ["post_content"]=> string(5443) "Este noviembre terminó con una noticia triste para los fanáticos del rock clásico, ya que se dio a conocer la noticia de que Christine McVie (1943 - 2022), miembro de la legendaria banda Fleetwood Mac, falleció el 30 de noviembre de 2022, a los 79 años.  Nacida como Christine Perfect en 1943, la tecladista, vocalista y compositora tomó el apellido de John McVie (bajista de la banda), quien fue su esposo de 1968 a 1976 y comenzó a tocar con la agrupación desde el álbum Kiln House de 1970. Sin embargo, lo más probable es que la mayoría del gran público la recuerde como la tercera gran compositora de Fleetwood Mac durante los años de gloria, desde el álbum homónimo de 1975 hasta el álbum Tango in the Night de 1987.  El periodo de 1975 a 1987 coincidió con la llegada de Stevie Nicks y Lindsey Buckingham, quienes inyectaron vida a una banda que estaba a punto de colapsar. Con ambos músicos estadounidenses, la banda, que inició como una conjunto hardcore de blues (y luego tuvo una época más cercana al folk), se convirtió en el grupo de pop rock que el mundo ama y conoce. Sin embargo, ante los talentos innegables de Nicks y Buckingham, Christine McVie fue a Mac lo que Harrison fue a los Beatles: una integrante más bien modesta, un tanto en el fondo, pero como contrapunto perfecto a la expresividad roquera de Buckingham y a la extravagancia mística de Nicks. Las aportaciones de Christine McVie ayudaron a moldear el sonido definitivo del grupo en  la misma medida que las composiciones de sus compañeros.  Para todos aquellos interesados en McVie, los álbumes Fleetwood Mac (1975), Rumours (1977), Tusk (1979), Mirage (1982) y Tango in the Night (1987) es donde se pueden encontrar se pueden encontrar sus mejores aportaciones al mundo de la música. Aunque tampoco se debe dejar de lado el menospreciado Behind the Mask (1990) y sus álbumes solistas (Christine Perfect de 1970, Christine McVie de 1984, In the Meantime de 2004) y la última colaboración que tuvo con su antiguo compañero de banda en el álbum que se conoce como Buckingham McVie de 2017. Dichos álbumes, aunque no son tan esenciales como la saga de Fleetwood Mac, son dignas adiciones a la colección de todo melómano.  Las aportaciones de McVie al catálogo de la agrupación no palidecen y muchas de ellas han llegado al proverbial museo dorado del rock. Esto, en gran parte, se debe a que Christine era capaz de componer canciones que expresan un amplio rango de emociones. ¿Cómo resistirse al optimismo y vitalidad de la melodía de Don’t Stop (la cual incluso fue utilizada por Bill Clinton en su campaña presidencial)? ¿Cómo no sentir el anhelo de amor en Oh Daddy? ¿O la nostalgia de la hermosa balada Wish You Were Here? Tener tantos clásicos merecidos en el mismo grupo en el que están Buckingham y Nicks es un logro que no debe ser ignorado.    Otra leyenda más del rock que nos deja este año 2022. Aunque podríamos seguir platicando de la obra de Christine McVie, lo que procede en estos casos es dejar que la música hable por sí sola. Así que a darle play, estimable lector, a los álbumes mencionados en este texto. En las inmortales palabras de ABBA, thank you for the music, Christine McVie, esa que, de alguna forma u otra, ha formado parte del soundtrack de la vida de muchos de nosotros. " ["post_title"]=> string(39) "Gracias por la música, Christine McVie" ["post_excerpt"]=> string(91) "Homenaje a Christine McVie por su reciente fallecimiento el 30 de noviembre de este año. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(37) "gracias-por-la-musica-christine-mcvie" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-12-02 12:25:38" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-12-02 17:25:38" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=86350" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17978 (24) { ["ID"]=> int(85619) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-11 15:13:56" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-11 20:13:56" ["post_content"]=> string(9151) "Noviembre es un mes muy importante. La razón es muy sencilla: en este mes nació uno de los grandes humanistas y escritores del siglo XX. Si pensaron en ”ya saben quién”, ¡están muy equivocados! (además, si fue ese el caso, debo decir que usted tiene definiciones muy raras de “humanista” y “escritor”). Me refiero, por supuesto, a Kurt Vonnegut, quien nació un 11 de noviembre de 1922. Sí, este año marca el primer centenario de su nacimiento. Escritor de novelas excepcionales que se han convertido en verdaderos clásicos de la literatura estadounidense del siglo XX (y quien, lamentablemente, nunca ganó el premio Nobel, una omisión escandalosa, como la de Philip Roth), Vonnegut sigue siendo una fuerte influencia en el mundo literario.  Si usted ha seguido este humilde espacio, sabrá que Kurt Vonnegut es mi escritor favorito y que sus narraciones restauraron mi gusto por la lectura (lo cual me ayudó a salir de tiempos oscuros). Digamos que, para mí, Vonnegut, más que mi escritor favorito, es un mentor y un amigo que siempre está ahí cuando los tiempos se ponen difíciles. Tal es el poder que a veces puede tener la literatura.  Así que, para celebrar este primer centenario del nacimiento de Kurt Vonnegut y divulgar todavía más la obra del nativo de Indianápolis, he aquí una muy humilde y para nada exhaustiva lista con cinco de los mejores personajes que pueblan sus novelas. Eso sí, les advierto que esta lista podría ser muchísimo más larga, ¡pero el espacio es limitado! Sin un orden en particular, aquí va la lista: Eliot Rosewater Uno de los personajes más humanos, divertidos y uno de los ideales a los que deberíamos aspirar como personas. Eliot Rosewater, millonario e hijo de un senador estadounidense, piensa que es su deber moral utilizar la riqueza de su familia para ayudar a los pobres. Por esta razón, se muda al pequeño condado de Rosewater, en donde establece una oficina en la que atiende las llamadas de los habitantes que necesiten ayuda, por mínima que sea.  En lo personal, es un digno contendiente por el puesto de mi personaje favorito en toda la obra de Vonnegut, ya que un mundo en el que un millonario se decide a dar “amor ilimitado” a quien lo necesite, es un mundo en el que definitivamente me gustaría vivir. A considerar: es uno de los personajes que más apariciones tiene en las novelas de Vonnegut, así que es probable que también fuese uno de los personajes favoritos del escritor.   Aparece en: God Bless You, Mr. Rosewater (1965), Slaughterhouse-Five (1969), Breakfast of Champions (1973), Hocus Pocus (1990).  Frase representativa: “Hello, babies. Welcome to Earth. It's hot in the summer and cold in the winter. It's round and wet and crowded. At the outside, babies, you've got about a hundred years here. There's only one rule that I know of, babies—God damn it, you've got to be kind.”  Dr. Wilbur Daffodil-11 Swain  Protagonista de la novela Slapstick, que tiene la soledad como uno de sus temas centrales, Wilbur es un hombre cuya fealdad obligó a sus padres a aislarlo de la sociedad, junto con su hermana Eliza. Ambos hermanos, al estar en contacto físico, forman una especie de súper inteligencia. Los hermanos Wilbur y Eliza crean un plan para erradicar la soledad en Estados Unidos mediante la creación de enormes familias extendidas. El método para crearlas era este: a todos los ciudadanos se les daría, aleatoriamente, un nombre intermedio formado por el nombre de un objeto natural, como “Daffodil” (o “Narciso”, en español) y un número aleatorio entre el 1 y el 20, como 11 (de ahí el nombre “completo” de Wilbur). Así, todos las personas que tengan el mismo nombre del objeto serán primos y los que tengan el mismo nombre del objeto y el mismo número serán hermanos.  Aparece en: Slapstick (1976). Frase representativa: “So many crimes committed by lonesome people in Government are concealed in this place,” I said, “that the inscription might well read, ‘Better a Family of Criminals than No Family at All.’ Malachi Constant Es el hombre más rico de Estados Unidos en la novela Sirens of Titan. Heredero de la enorme fortuna que amasó su padre (quien, a su vez, la obtuvo por suerte), Malachi es una suerte de protagonista trágico. En la historia, conoce a Winston Niles Rumfoord, un millonario que compra una nave espacial (¿les suena familiar?) y, por una serie de eventos, es capaz de ver el presente, el pasado y el futuro. Malachi Constant viaja a Marte, a Titán, conoce a Salo (un ser de Trafalmadore) y, en resumen, es un personaje que prácticamente carece de libre albedrío, al ser impulsado tanto por la suerte que heredó de su padre como por las manipulaciones de Rumfoord.   Aparece en: Sirens of Titan (1959). Frase representativa: "I was a victim of a series of accidents, as are we all." Kilgore Trout Trout es un escritor de ciencia ficción de poca monta, prácticamente desconocido por todos, a excepción de Eliot Rosewater (quien es su único admirador, a pesar de que opina que Trout tiene buenas ideas, pero cuya prosa es terrible). Kilgore fue el vehículo por el cual Vonnegut hacía comentarios acerca de sí mismo dentro de su obra, en una especie de meta-ficción. ¡Pero vaya que Trout tenía buenas ideas! Me gustaría, algún día, ver materializadas las obras de Trout que Vonnegut menciona a lo largo de sus novelas. Por ejemplo, The First District Court of Thankyou, en la que se narra la historia de una corte a la que puedes llevar a juicio a aquellas personas que no han sido debidamente agradecidas contigo. Si la corte falla a tu favor, el acusado tiene la opción de agradecerte en público o estar en confinamiento solitario durante un mes únicamente con pan y agua (en la historia, Trout menciona que el ochenta por ciento de las personas elegía el confinamiento solitario). ¡Genial! Aparece en: toda la obra de Vonnegut, pero su primera aparición fue en God Bless You, Mr. Rosewater (1965).  Frase representativa: “Of course it happened. If I wrote something that hadn't really happened, and I tried to sell it, I could go to jail. That's fraud.”  Billy Pilgrim El protagonista de Slaughterhouse-Five. Una elección obvia, sí, pero necesaria. Billy Pilgrim, el soldado que presenció el bombardeo de la ciudad de Dresden durante la Segunda Guerra Mundial, me parece que representa a la humanidad en el mundo de Vonnegut. Pilgrim viaja en el tiempo, viaja al planeta Trafalmadore y regresa a casa después de la guerra para darle a la humanidad un mensaje de suma importancia. Sin embargo, lo que más me atrae (y conmueve) de este personaje es que, a pesar de ser testigo de incontables atrocidades durante la guerra, nunca pierde la esperanza en la humanidad.  Aparece en: Slaughterhouse-Five (1969). Mejor momento: el final de la mencionada Slaughterhouse-Five - conmovedor y brutal por la fe que tiene Vonnegut en la humanidad a pesar de todo.  ¡Ahí está la lista! Sin embargo, todavía hay muchos personajes memorables más por descubrir. Para usted, amable lector, ¿cuál es su personaje favorito en la obra de Kurt Vonnegut?  " ["post_title"]=> string(93) "Cinco de los mejores personajes de Kurt Vonnegut para celebrar el centenario de su nacimiento" ["post_excerpt"]=> string(95) "“No existe el orden en el mundo que nos rodea, debemos adaptarnos al caos”. -Kurt Vonnegut." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(93) "cinco-de-los-mejores-personajes-de-kurt-vonnegut-para-celebrar-el-centenario-de-su-nacimiento" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-11 15:19:57" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-11 20:19:57" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85619" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18013 (24) { ["ID"]=> int(86350) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-12-02 12:25:38" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-12-02 17:25:38" ["post_content"]=> string(5443) "Este noviembre terminó con una noticia triste para los fanáticos del rock clásico, ya que se dio a conocer la noticia de que Christine McVie (1943 - 2022), miembro de la legendaria banda Fleetwood Mac, falleció el 30 de noviembre de 2022, a los 79 años.  Nacida como Christine Perfect en 1943, la tecladista, vocalista y compositora tomó el apellido de John McVie (bajista de la banda), quien fue su esposo de 1968 a 1976 y comenzó a tocar con la agrupación desde el álbum Kiln House de 1970. Sin embargo, lo más probable es que la mayoría del gran público la recuerde como la tercera gran compositora de Fleetwood Mac durante los años de gloria, desde el álbum homónimo de 1975 hasta el álbum Tango in the Night de 1987.  El periodo de 1975 a 1987 coincidió con la llegada de Stevie Nicks y Lindsey Buckingham, quienes inyectaron vida a una banda que estaba a punto de colapsar. Con ambos músicos estadounidenses, la banda, que inició como una conjunto hardcore de blues (y luego tuvo una época más cercana al folk), se convirtió en el grupo de pop rock que el mundo ama y conoce. Sin embargo, ante los talentos innegables de Nicks y Buckingham, Christine McVie fue a Mac lo que Harrison fue a los Beatles: una integrante más bien modesta, un tanto en el fondo, pero como contrapunto perfecto a la expresividad roquera de Buckingham y a la extravagancia mística de Nicks. Las aportaciones de Christine McVie ayudaron a moldear el sonido definitivo del grupo en  la misma medida que las composiciones de sus compañeros.  Para todos aquellos interesados en McVie, los álbumes Fleetwood Mac (1975), Rumours (1977), Tusk (1979), Mirage (1982) y Tango in the Night (1987) es donde se pueden encontrar se pueden encontrar sus mejores aportaciones al mundo de la música. Aunque tampoco se debe dejar de lado el menospreciado Behind the Mask (1990) y sus álbumes solistas (Christine Perfect de 1970, Christine McVie de 1984, In the Meantime de 2004) y la última colaboración que tuvo con su antiguo compañero de banda en el álbum que se conoce como Buckingham McVie de 2017. Dichos álbumes, aunque no son tan esenciales como la saga de Fleetwood Mac, son dignas adiciones a la colección de todo melómano.  Las aportaciones de McVie al catálogo de la agrupación no palidecen y muchas de ellas han llegado al proverbial museo dorado del rock. Esto, en gran parte, se debe a que Christine era capaz de componer canciones que expresan un amplio rango de emociones. ¿Cómo resistirse al optimismo y vitalidad de la melodía de Don’t Stop (la cual incluso fue utilizada por Bill Clinton en su campaña presidencial)? ¿Cómo no sentir el anhelo de amor en Oh Daddy? ¿O la nostalgia de la hermosa balada Wish You Were Here? Tener tantos clásicos merecidos en el mismo grupo en el que están Buckingham y Nicks es un logro que no debe ser ignorado.    Otra leyenda más del rock que nos deja este año 2022. Aunque podríamos seguir platicando de la obra de Christine McVie, lo que procede en estos casos es dejar que la música hable por sí sola. Así que a darle play, estimable lector, a los álbumes mencionados en este texto. En las inmortales palabras de ABBA, thank you for the music, Christine McVie, esa que, de alguna forma u otra, ha formado parte del soundtrack de la vida de muchos de nosotros. " ["post_title"]=> string(39) "Gracias por la música, Christine McVie" ["post_excerpt"]=> string(91) "Homenaje a Christine McVie por su reciente fallecimiento el 30 de noviembre de este año. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(37) "gracias-por-la-musica-christine-mcvie" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-12-02 12:25:38" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-12-02 17:25:38" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=86350" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(19) ["max_num_pages"]=> float(10) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "a5783cd77e65616d3f9adc675b9cbe99" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Gracias por la música, Christine McVie

Gracias por la música, Christine McVie

Homenaje a Christine McVie por su reciente fallecimiento el 30 de noviembre de este año.

diciembre 2, 2022

Cinco de los mejores personajes de Kurt Vonnegut para celebrar el centenario de su nacimiento

“No existe el orden en el mundo que nos rodea, debemos adaptarnos al caos”. -Kurt Vonnegut.

noviembre 11, 2022




Más de categoría
Gracias por la música, Christine McVie

Gracias por la música, Christine McVie

Homenaje a Christine McVie por su reciente fallecimiento el 30 de noviembre de este año.

diciembre 2, 2022
cartas

Cartas a Tora - 292

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diario le escribe...

diciembre 2, 2022

Atonement

Nominada a siete premios de la Academia, entre ellos mejor película, Atonement este año celebra su quinceavo aniversario.

diciembre 1, 2022

Somos lo que leemos – “La mujer de tu prójimo”, un explosivo libro sobre la liberación sexual

Título: La mujer de tu prójimo. Autor: Gay Talese. Editorial: Debate. 538 páginas. Mi calificación: 4 de 5 estrellas.

noviembre 25, 2022