ENTREVISTA CON ADRIÁN ZURITA

A continuación se presenta la entrevista que Claudia Blix sostuvo con Adrián Zurita, uno de los guionistas de la película mexicana más exitosa en los últimos años: Nosotros los nobles (2013), por la que recibió una nominación...

22 de julio, 2022 ENTREVISTA CON ADRIÁN ZURITA

A continuación se presenta la entrevista que Claudia Blix sostuvo con Adrián Zurita, uno de los guionistas de la película mexicana más exitosa en los últimos años: Nosotros los nobles (2013), por la que recibió una nominación al Ariel. En esta ocasión, Zurita habla de su trabajo cinematográfico más reciente: Un retrato de familia. 

CB: Tú qué redactaste el guion de la película “Nosotros los nobles” ¿Pensaste que tendría tanto éxito?
AZ: No, sucedió un fenómeno muy extraño. Para mí en parte era una burla de ese sector de la sociedad mamón y prepotente, pero resultó que a estas personas les cayeron muy bien los personajes. Se sentían muy identificados con este tipo de personas pero para bien, como que lo tomaron como una identidad. Decían “Somos arrogantes, soberbios y mamones”, esto lo tomaron como algo bueno, y sí tuvo mucho éxito la cinta por muchas cosas.


CB: ¿Por qué el título de tu nueva película “Un retrato de familia”?
AZ: El personaje principal, Mariano Avendaño, que hace Humberto Zurita, lo único que parece tener de su familia es un retrato de familia y ya. La voz de la experiencia, que es Hugo Stiglitz, que es como su mentor, le dice por su experiencia que es conveniente que pase más tiempo con su familia, se lo transmite porque lo quiere como un hijo, y Humberto decide darle una oportunidad a lo que le están diciendo y se da cuenta de que realmente no está al tanto de lo que pasa en su familia. No es que haya perdido a la familia, pero no es esa familia de capas profundas, donde realmente la conoce.


CB: Me da la impresión de que muchas de las anécdotas y temas de la película tú las has vivido.
AZ: Cuando tú eres autor desde la obra literaria que es el guion, eres productor y director, tu ADN está embarrado en todos lados. También he sacado anécdotas de amigos y conocidos Filosóficamente cuando tú a algo le dices sí, le estás diciendo a muchas otras cosas que no. En estos dos años de confinamiento perdimos experiencias colectivas como, por ejemplo, ir al cine, tú puedes ver esta película en tu celular, pero no es lo mismo, en el cine estás siendo parte de qué te están contando una historia a todos juntos, y las reacciones grupales son contagiosas. Por eso los cantantes tienen tanto éxito en los conciertos, porque se crea un momento de felicidad colectiva que es único, no lo vas a sentir en un celular o en un video. El cine es la caja negra que te pone toda tu atención en la película que estás viendo por tantas horas y todos tus sentidos están ahí, y depende de los cineastas si esas dos horas te van a servir para salirte de la realidad, como la canción de Mecano sobre el cine, enamorarte de la chica que sale en la película, sentir el miedo, etc. Creo que ayer en la presentación logramos esto, yo salí muy satisfecho porque la gente me contaba de todo. Hace unos meses, invité a Miguel Bosé a que viera la película. Salió muy conmovido, le gustó muchísimo, y conectó con las relaciones profundas, la familia que se acepta sin cuestionar.


CB: En tus dos películas se le da mucha importancia al rol del padre. Eso no pasa mucho en México a lo que se refiere en la convivencia con los hijos y la educación.
AZ: Sí, y también lo que yo quería contar en esta historia era esta parte del que paga manda que está mal, pero así es, desgraciadamente el hombre sigue ganando más que la mujer, y también esta parte de que en cierto estatus social es muy difícil que la mujer trabaje, ellas no son pilares de la manutención del hogar, es una injusticia porque es una trampa, el proveedor es el personaje de Humberto Zurita, pero eso no es suficiente, un proveedor no construye un hogar. Yo no quería una película de dolor, yo quería una película de esperanza, una historia que te comunicara que se pueden arreglar las cosas mientras estés vivo.


CB: A mí lo que me gustó mucho es que no es una película tonta romántica como hacen muchas en México, pero tampoco es la película de desesperación y tristeza profunda, un drama completo.
AZ: Sí, e hice algo que también hice en “Nosotros los nobles”: no hay groserías, no es que sea mojigato, habrá películas que lo requieran, pero esta no. Esto lo agradece mucho la gente. En la vida real ya hay mucha agresión, si dos coches chocan se vuelve muy violenta la situación, por ejemplo, no hay tolerancia, esta es una película amorosa, divertida. Al fin de cuentas esta película es entretenimiento, pasar un buen rato, que no sea una película con dolor, aparte le pusimos secretos, por ejemplo tener a Miguel Ríos cantando y con Sergio Vallín, el guitarrista de Maná y grabaron especialmente las dos versiones de la canción de “Santa Lucía” para la película.


CB: Humberto Zurita nos deleita en un personaje completamente diferente a lo que nos tiene acostumbrados en los últimos tiempos que sale en estas series violentas de narcos.
AZ: Estás hablando de uno de los pilares actorales mexicanos: teatro, cine, televisión, productor, actor, un tipazo. Fíjate que él nunca había hecho un papel de un padre tan humano y tan vulnerable en lo más íntimo. Le encantó el guion, le representaba algo nuevo que nunca había hecho. Me dijo “yo vengo de ser una mala persona por varias temporadas, un majadero, un patán; este papel es de un hombre que es bueno en lo que hace, pero muy humano en su casa, sensible y al darse cuenta de las situaciones no reacciona impulsivamente, se frustra pero no ofende”. Al ser humano le cuesta mucho trabajo pedir perdón, aceptar que está equivocado, y si se puede tener una oportunidad y que mientras haya voluntad y cariño ahí están abiertas las puertas de la reconciliación familiar.


CB: Y otro actor genial, ¿cómo se te ocurrió decirle a Hugo Stiglitz?
AZ: Es parte del casting. Lo hicimos con Alejandro Reza, que es excelente en el casting, cuando estás haciendo el ensamble es muy complicado, no nada más es que estén guapos, en el caso de Hugo es la experiencia, es la edad de los 82 años, y es un tipo que te da ganas de ser como él, un ser triunfador que te dicen las cosas claras, que se viste bien, que es un líder. Sobre Mar Saura, que hace de la esposa del personaje de Humberto Zurita, pensamos en que tendría que ser una mujer muy especial para que su esposo luchara por reconquistarla; otra cosa que es muy importante es que se cuida, que es guapa.


CB: ¿Por qué recomendarías a la gente que vea esta película?
AZ: Primero que nada, les diría que le dieran una oportunidad al cine mexicano, porque se están haciendo cosas muy buenas. Todos los detalles están cuidados. Aquí trabajan personas que estuvieron nominados al Oscar, Fernando Cámara nominado al Oscar, y Jaime Bakshit y Michelle Couttolenc que ganaron el Oscar a mejor sonido. Darle una oportunidad a esta película al vestuario, la cinematografía, un gran sonido, es una película que tiene mucha luz y muchos mensajes, tiene muchas capas. Si no te pega por este lado te va a pegar por el otro, y lo más importante de todo es que vas a salir muy contento de la sala, te vas a llevar algo bueno. Si la ves con tu familia seguro vas encontrar un diálogo pendiente por ahí.
Tenemos una distribuidora sensacional de la película que está haciendo un trabajo estupendo, estamos en 750 salas a nivel nacional hoy. Tenemos una muy bonita película para poder competir con cualquiera, se construyó un soundtrack especial para la película. Les recomiendo que la vean.

Comentarios


object(WP_Query)#16260 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(81319) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "06-09-2022" ["before"]=> string(10) "04-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(81319) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "06-09-2022" ["before"]=> string(10) "04-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#16264 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#16262 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#16263 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "06-09-2022" ["before"]=> string(10) "04-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-09-06 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-10-04 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (81319) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#16261 (24) { ["ID"]=> int(83201) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-12 13:16:49" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-12 18:16:49" ["post_content"]=> string(6998) "Septiembre es el mes de Aimee Elizabeth Mann, ya que el día 8 la oriunda de Richmond, Virginia, cumplió 62 años. Esta es una oportunidad perfecta para adentrarse en la obra de una de las mejores cantautoras de los últimos cuarenta años. Y no, no dudo ni un segundo de la afirmación que acabo de hacer. Así que tomemos estos días para darle play a la discografía de Mann en nuestro servicio de streaming predilecto y hablemos sobre algunas razones por las cuales añadir un poco de su música a nuestra vida diaria.   La variedad de estilos Puede ser que, en años recientes, Aimee Mann se haya decantado más por el lado del folk rock más suave. Sin embargo, su carrera musical inició desde los años ochenta, con el grupo ‘Til Tuesday, una banda enraizada en el new wave. El éxito que quedó grabado en la memoria del gran público, asiduo por ese entonces al naciente MTV, fue Voices Carry (con todo y video incluido). A partir de ese éxito inicial, Mann, ya como solista, le entró de lleno al pop rock alternativo (con guitarras eléctricas reminiscentes del, en ese entonces, popular grunge) en sus primeros dos álbumes Whatever (1993) y I’m with Stupid (1995). Ya en los años 2000, Aimee Mann fue evolucionando como compositora, llegando a crear una especie de álbum conceptual en The Forgotten Arm (2005) en el que empezó a flirtear con el folk rock. Sin embargo, en cualquiera que sea la variante del rock y pop en el que trabaje, Mann siempre muestra ese talento en la creación de melodías pegajosas, inteligentes y refrescantes. Lo cual nos lleva al siguiente punto.  La banda sonora de Magnolia (y el álbum que vino después) Otro de los momentos cumbre en la carrera de Aimee Mann fue la aparición del álbum Magnolia (1999), que fungió como banda sonora para el filme del mismo nombre dirigido por Paul Thomas Anderson. Porque aquí es en donde aparecieron por primera vez los temas Save Me (nominada al Oscar en la categoría de Mejor Canción Original) y Wise Up, dos canciones que se convirtieron en clásicos instantáneos del final de la década.  Sin embargo, las canciones que Mann «donó» al proyecto de P.T. Anderson sólo eran una prueba de lo que sería su siguiente álbum, titulado Bachelor No. 2 or, the Last Remains of the Dodo (2000). En él, encontramos las canciones que aparecen en la banda sonora de Magnolia, además de varios temas más. Este disco, estrenado en pleno cambio de milenio, es una de las obras maestras de la década y ayudó a cimentar a Aimee Mann como una de las grandes compositoras del siglo XX. Aunque sólo contiene 13 pistas, Bachelor No. 2 es una especie de White Album para Mann, en cuanto a que es su proyecto más ambicioso y en el que más estilos abarca: desde el ritmo de vals de Nothing is Good Enough hasta esa obra maestra que es Red Vines, cuyas melodías vocales toman giros inesperados.  La explosiva combinación de talento melódico con inteligencia Si algo demostró Bachelor No. 2 fue que Aimee Mann es una de las (raras) compositoras que posee un fuerte talento melódico (sólo escuchen alguna canción de ese álbum e intenten sacársela de la cabeza), lo cual hace que sus canciones sean accesibles y pegajosas, con inteligencia en sus letras y temas. Por ejemplo, en su álbum más reciente, Queens of the Summer Hotel (2021), Mann se basó en el libro Girl, Interrupted de Susanna Kaysen, en el cual se tratan temas como el suicidio y las enfermedades mentales.  Por ello, me parece una de las cosas más extrañas que Mann no sea más popular: sus canciones son accesibles y melódicas y sus letras rara vez son banales o superficiales. Por ello, el hecho de que tenga alrededor de 400 mil oyentes mensuales en Spotify es una de las injusticias más grandes en el mundo de la música pop y rock, el cual está lleno de exponentes mucho más populares pero que, por decirlo amablemente, son de dudosa calidad.  Su voz Aimee Mann tiene una voz única. Sí, podrá sonar a cliché, pero hay que tomar en cuenta lo siguiente: aunque no es una de las vocalistas más capaces o con mayor rango (como, digamos, Annie Haslam o Aretha Franklin), tiene el talento único de darle la entonación perfecta a cada una de sus composiciones. Algo similar, por ejemplo, a Paul McCartney, quien, a pesar de no ser un Freddie Mercury, logra imprimir su voz de la mejor forma en sus canciones.  Esas son algunas razones para entrarle a la obra de Aimee Mann; podría quedarme aquí todo el día escribiendo más razones, pero el espacio, desafortunadamente, es limitado. Así que aquí le paro y es momento de que la misma Mann los convenza por medio de sus composiciones. Espero que los haya convencido de abrir la discografía de esta cantautora, al menos por mera curiosidad. Estimado lector, si nunca la ha escuchado, no se va a arrepentir: le puedo asegurar que le espera un verdadero agasajo. " ["post_title"]=> string(63) "Razones para escuchar a Aimee Mann y celebrar su cumpleaños 62" ["post_excerpt"]=> string(110) "Octavio García nos dice por qué deberíamos de acercarnos a la obra de la célebre cantautora Aimee Mann. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(62) "razones-para-escuchar-a-aimee-mann-y-celebrar-su-cumpleanos-62" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-12 13:16:49" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-12 18:16:49" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83201" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#16232 (24) { ["ID"]=> int(83821) ["post_author"]=> string(3) "194" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-29 10:44:57" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-29 15:44:57" ["post_content"]=> string(11806) "No puedo conciliar el sueño. Llevo media hora revolcándome en la cama, alterado, chorreando sudor a causa del insoportable calor. Los gimoteos y lloriqueos de mi hijo Armando, que llegan de su cuarto, no me dejan tranquilo. La puerta está abierta y él está tumbado en el pequeño y destrozado catre, enfermo, con una fuerte gripa que lo tiene con fiebre, escalofríos, dolor de cabeza y mareos. Miro el techo, luego el despertador que me informa que son pasadas las doce del día, y espero inútilmente haber visto mal la hora. Desearía tener ya dos tragos encima y así pretender que hoy será un gran día. Levanto la cabeza y miro hacia mi derecha, confirmando que mi esposa, Isaura, no está del otro lado de la cama. No llegó a dormir. Ya van cuatro veces este mes que me hace lo mismo.  Siento la boca seca y espesa; tengo sed, hambre. Todo transpiración, me levanto despacio, inmerso en el sopor digno de una noche de juerga, y me dirijo al espejo. Me miro durante un rato, analizo mi imagen reflejada. No me gusta lo que veo: un tipo maduro, moreno, ancho, más bien gordo, de rubor enfermizo, con el pelo muy negro y tupido bigote.  Salgo de mi mugrienta habitación con el enorme deseo de beber y comer algo. Todavía llevo puestos los pantalones cortos de la pijama y ando sin camisa. Puedo percibir mi brutal aliento aún perfumado de mi fiel tocayo, brandy Don Pedro. Paso por delante de la recamara de Armandito. Lo miro, sigue acostado, inquieto, pasando mucho frió, con los ojos entreabiertos y su gran barriga sobresaliendo debajo de una camiseta de Dragon Ball Z, sintiéndose muy mal mientras ve en una película animada en la televisión, creo que “Bernardo y Bianca”, otra vez. Camino por el pasillo del pequeño departamento casi en cámara lenta hacia la cocina, con el rostro contraído en un gesto de desesperación, vibrando inconteniblemente. Abro el refrigerador y el congelador. Busco huevos, jamón y queso. Me encuentro con que las sobras de mi porvenir son: un six-pack de Tecate y un plato de frijoles rancios. Hay dos cosas que odio en esta vida: una de ellas es al América y la otra son los frijoles. Saco las cervezas, destapo una y le doy un trago, que apenas saboreo. Suelto una risita nerviosa y me llevo la mano a la frente. No puedo creer que a Isaurase le haya olvidado ir al mercado.    Tengo una cerveza bien fría en la mano. Es finales de mayo y latelevisión se encuentra sintonizada en el partido de mi querido Cruz Azul. Están siendo aplastados en semifinales por el maldito América. Tres contra cero, con dos goles del pinche Cuau. Trato de ignorar el resultado. Le doy otro forzado trago a la Tecate y me prometo a mí mismo que todo va a estar bien, por una vez.  Floto sin rumbo hasta llegar al teléfono que hay en la entrada. Lodescuelgo y me acerco la bocina a la oreja. “Estimado cliente de Telmex, le  informamos que por falta de pago, su servicio ha sido suspendido” me dice la voz de una mujer del otro lado de la línea. La irritación me colma. Me siento humillado. Creo que estoy a punto de estallar. La furia comienza a surgir en mí.   Los tremendos toquidos en la puerta quiebran aún más mis nervios.  -¿Quieeeen? –grito bruscamente. No responden. -¿Quién chingados será?- pregunto para mis adentros, antes de abrir yenfrentarme con unos tenebrosos ojos negros y un labio inferior levemente mordido por dos dientes delanteros.   Mis dudas se aclaran ante esta imagen: es Benjamín, la rata parda de dosmetros que vive en la alcantarilla del viejo edificio.  Abro aún más la puerta, mido mis deseos contra mis riesgos y decido que lo ideal es hacerlo pasar. Su presencia es muy inquietante y por lo mismo me da un mal presentimiento, me revuelve el estomago. Mi corazón late vigorosamente, las manos y las piernas me tiemblan. Mis pupilas se dilatan y mi cuerpo ahora está despierto, muy despierto. Espero a que su descomunal tamaño y larga cola invadan mi problemático mundo. Más que asco, siento temor. No lo comprendo, no sé cómo lidiar con él. Lanzo una señal con los ojos para que vaya detrás de mí. Supongo que sentarnos en el balcón a contemplar las calles del centro de la ciudad es la mejor opción. Benjamín está particularmente  reservado esta tarde. Hediondo a cañería solamente olisquea lavivienda; de vez en cuando volteo a verle sus patas delanteras, que poseen cuatro dedos más el pulgar, casi atrofiado. Su hocico achatado es de una desproporción indiferente, y hace juego con sus orejas no muy largas, fruncidas hacia delante.   Caminamos por la sala en silencio, esquivamos, toreamos las trescubetas azules, cuya misión expresa es detener las goteras. Oigo sus pasos aproximándose en una lenta y pesada avalancha que crece sobre mi hombro derecho; cada movimiento provoca un retumbo dentro de mi cráneo, ya que lo tengo prácticamente encima, a punto de tirar con su inercia el six-pack que sostengo entre las manos. Logro percibir sus soplidos y su transpiración monstruosa; sus ojos son afilados como uñas y puedo sentirlos clavarse en mi cabeza, incomodándome.      Benjamín se coloca en la parte central del balcón, sentado en una caja de refrescos, dando la espalda peluda a la ciudad de México. Todo aquel paisaje es abrumador, espantoso. Un diálogo indescriptible y olor repugnante. Fuertes respiraciones y me digo a mi mismo que tengo que ser amigable. La leve brisa me siembra un repertorio de escalofríos a lo largo de la espalda. Me siento muy asustado. Muy asustado por tener que convivir con este inmenso roedor. Más  asustado que nada y a punto de orinarme, de hacerme popó, y perder la razón. Aterrado, desolado, me deterioro poco a poco cómo la  infeliz víctima de una película de terror. Voltea la caja para contemplar la invasión de vendedores ambulantes frente al edificio, con sus centenares de lonas rosas. Me acomodo juntoa él. Tenso, sin parpadear, en estado de shock, no digo nada, no puedo ni abrir la boca, me he quedado sin palabras. Hablar, expresarme, es difícil, se me dificulta, me duele la lengua al solo intentarlo. Tengo mucho calor y estoy empapado en sudor. Gotas me resbalan lentamente por la frente, por las mejillas. Estoy agobiado, sofocado. Empiezo a sentir unos irremediables deseos de ir por Armandito a su cuarto; contemplo la idea de correr, huir, perono hay hacia donde hacerlo; sería inútil, no hay lugar donde podamos escapar y escondernos de él. Quisiera tranquilizarme, sosegarme. Pensar que las cosas no tienen que ser tan malas. Dejo que los rayos del sol me quemen un poco. Ya que estamos cuerpo a cuerpo, contemplo más de cerca su dentadura, que consta de 32 piezas y tiene una capa color naranja; así como su cola pelona larguísima, que mide lo mismo que todo su cuerpo. Finalmente le pregunto: “¿Qué haces aquí?”. Mientras me mira con una intensidad macabra, devorando con la vista cada una de mis articulaciones y huesos, su asquerosa y grotesca sonrisa me hace comprender  que todo está bajo su control, y fuera del mío. -Creo que sabes la respuesta- me responde con una voz chillante,penetrante, tétrica.  -Sí, pero no estoy seguro de entenderlo.  -¿Vas a matar a Isaura?- me pregunta, con un aspecto animado.   Me está dominando el pánico y eso hace que mi mente deambule,deambule a un lugar familiar. Un lugar del que no me gusta hablar, o recordar. Hemos tenido esta conversación antes.  -No, no -grito, sin saber qué hacer, sin saber cómo reaccionar ante esa  retorcida petición; poniéndome de pie y tratando de apartarme-. No quiero hacerlo. No tengo con qué hacerlo.   -Lo vas a hacer con el largo y filoso cuchillo que tienes escondido debajo de tu cama- dice la inmunda bestia echándose a reír; los sonidos que salen de su boca no tienen sentido, no tiene relación con nada de lo que yo haya escuchado antes.    ¿Qué, has perdido la cordura?- digo finalmente-. Que yo no quierohacerlo.  Se levanta lentamente, y con una expresión siniestra diseñándose en su rostro, increpándome con la mirada, a baja velocidad y  desprendimiento denso, irradiando furia y enfado, se lanza sobre mí, me agarra del cuello con una pata delantera, en la que pesan poderes increíbles, capaces de persuadirme a cometer cualquier crimen. Me lleva a una esquina, me acorrala, y con la otra pata comienza a hundir sus uñas en mi estomago –pero no lo suficientemente fuerte-, tratando de desgarrarlo. Me pongo a patalear, incapaz de liberarme.  -Mañana quiero su cabeza-dice. Abre los dedos y finaliza el martirio en mi cuello, acaba el intensocastigo. Caigo de rodillas contra el suelo. Recupero apresuradamente larespiración. Compruebo que mi horror está aumentando cuando me veoreflejado en sus enormes ojos negros; en su dura, fija y agresiva mirada.  Benjamín se agacha, se me acerca más y muy cerca de mi cara chilla, ordena, repite, lentamente, ya no como pregunta, cinco palabras: -Vas… a… matar… a… Isaura… Mi nombre es Pedro Jiménez  y así comienzan mis pesadillas.   " ["post_title"]=> string(17) "Un domingo común" ["post_excerpt"]=> string(26) "Breve cuento de terror. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(16) "un-domingo-comun" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-29 11:14:53" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-29 16:14:53" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83821" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#16261 (24) { ["ID"]=> int(83201) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-12 13:16:49" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-12 18:16:49" ["post_content"]=> string(6998) "Septiembre es el mes de Aimee Elizabeth Mann, ya que el día 8 la oriunda de Richmond, Virginia, cumplió 62 años. Esta es una oportunidad perfecta para adentrarse en la obra de una de las mejores cantautoras de los últimos cuarenta años. Y no, no dudo ni un segundo de la afirmación que acabo de hacer. Así que tomemos estos días para darle play a la discografía de Mann en nuestro servicio de streaming predilecto y hablemos sobre algunas razones por las cuales añadir un poco de su música a nuestra vida diaria.   La variedad de estilos Puede ser que, en años recientes, Aimee Mann se haya decantado más por el lado del folk rock más suave. Sin embargo, su carrera musical inició desde los años ochenta, con el grupo ‘Til Tuesday, una banda enraizada en el new wave. El éxito que quedó grabado en la memoria del gran público, asiduo por ese entonces al naciente MTV, fue Voices Carry (con todo y video incluido). A partir de ese éxito inicial, Mann, ya como solista, le entró de lleno al pop rock alternativo (con guitarras eléctricas reminiscentes del, en ese entonces, popular grunge) en sus primeros dos álbumes Whatever (1993) y I’m with Stupid (1995). Ya en los años 2000, Aimee Mann fue evolucionando como compositora, llegando a crear una especie de álbum conceptual en The Forgotten Arm (2005) en el que empezó a flirtear con el folk rock. Sin embargo, en cualquiera que sea la variante del rock y pop en el que trabaje, Mann siempre muestra ese talento en la creación de melodías pegajosas, inteligentes y refrescantes. Lo cual nos lleva al siguiente punto.  La banda sonora de Magnolia (y el álbum que vino después) Otro de los momentos cumbre en la carrera de Aimee Mann fue la aparición del álbum Magnolia (1999), que fungió como banda sonora para el filme del mismo nombre dirigido por Paul Thomas Anderson. Porque aquí es en donde aparecieron por primera vez los temas Save Me (nominada al Oscar en la categoría de Mejor Canción Original) y Wise Up, dos canciones que se convirtieron en clásicos instantáneos del final de la década.  Sin embargo, las canciones que Mann «donó» al proyecto de P.T. Anderson sólo eran una prueba de lo que sería su siguiente álbum, titulado Bachelor No. 2 or, the Last Remains of the Dodo (2000). En él, encontramos las canciones que aparecen en la banda sonora de Magnolia, además de varios temas más. Este disco, estrenado en pleno cambio de milenio, es una de las obras maestras de la década y ayudó a cimentar a Aimee Mann como una de las grandes compositoras del siglo XX. Aunque sólo contiene 13 pistas, Bachelor No. 2 es una especie de White Album para Mann, en cuanto a que es su proyecto más ambicioso y en el que más estilos abarca: desde el ritmo de vals de Nothing is Good Enough hasta esa obra maestra que es Red Vines, cuyas melodías vocales toman giros inesperados.  La explosiva combinación de talento melódico con inteligencia Si algo demostró Bachelor No. 2 fue que Aimee Mann es una de las (raras) compositoras que posee un fuerte talento melódico (sólo escuchen alguna canción de ese álbum e intenten sacársela de la cabeza), lo cual hace que sus canciones sean accesibles y pegajosas, con inteligencia en sus letras y temas. Por ejemplo, en su álbum más reciente, Queens of the Summer Hotel (2021), Mann se basó en el libro Girl, Interrupted de Susanna Kaysen, en el cual se tratan temas como el suicidio y las enfermedades mentales.  Por ello, me parece una de las cosas más extrañas que Mann no sea más popular: sus canciones son accesibles y melódicas y sus letras rara vez son banales o superficiales. Por ello, el hecho de que tenga alrededor de 400 mil oyentes mensuales en Spotify es una de las injusticias más grandes en el mundo de la música pop y rock, el cual está lleno de exponentes mucho más populares pero que, por decirlo amablemente, son de dudosa calidad.  Su voz Aimee Mann tiene una voz única. Sí, podrá sonar a cliché, pero hay que tomar en cuenta lo siguiente: aunque no es una de las vocalistas más capaces o con mayor rango (como, digamos, Annie Haslam o Aretha Franklin), tiene el talento único de darle la entonación perfecta a cada una de sus composiciones. Algo similar, por ejemplo, a Paul McCartney, quien, a pesar de no ser un Freddie Mercury, logra imprimir su voz de la mejor forma en sus canciones.  Esas son algunas razones para entrarle a la obra de Aimee Mann; podría quedarme aquí todo el día escribiendo más razones, pero el espacio, desafortunadamente, es limitado. Así que aquí le paro y es momento de que la misma Mann los convenza por medio de sus composiciones. Espero que los haya convencido de abrir la discografía de esta cantautora, al menos por mera curiosidad. Estimado lector, si nunca la ha escuchado, no se va a arrepentir: le puedo asegurar que le espera un verdadero agasajo. " ["post_title"]=> string(63) "Razones para escuchar a Aimee Mann y celebrar su cumpleaños 62" ["post_excerpt"]=> string(110) "Octavio García nos dice por qué deberíamos de acercarnos a la obra de la célebre cantautora Aimee Mann. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(62) "razones-para-escuchar-a-aimee-mann-y-celebrar-su-cumpleanos-62" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-12 13:16:49" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-12 18:16:49" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83201" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(17) ["max_num_pages"]=> float(9) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "b50115f7de69a60ce2ff1cb0de82835a" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Aimee Mann

Razones para escuchar a Aimee Mann y celebrar su cumpleaños 62

Octavio García nos dice por qué deberíamos de acercarnos a la obra de la célebre cantautora Aimee Mann.

septiembre 12, 2022

Un domingo común

Breve cuento de terror.

septiembre 29, 2022




Más de categoría
CARTAS A TORA 270

CARTAS A TORA 284

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diario le escribe...

septiembre 30, 2022

Ar Gorle, occidente de Bretaña

“Aunque uno sepa que hasta los remotos / confines de los piélagos ignotos / le seguirá el cortejo de...

septiembre 29, 2022

Un domingo común

Breve cuento de terror.

septiembre 29, 2022

Cartas a Tora 283

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días...

septiembre 23, 2022