Entrevista a René Casados

¿Quién es René Casados? Yo soy del trópico, de las selvas veracruzanas, del norte del estado y llego a la Ciudad de México. Uno es de donde nació, pero también de donde se hace y se deshace....

18 de junio, 2021

¿Quién es René Casados?

Yo soy del trópico, de las selvas veracruzanas, del norte del estado y llego a la Ciudad de México. Uno es de donde nació, pero también de donde se hace y se deshace. Estudié Política en la Universidad Nacional Autónoma de México.

¿Y cómo empezaste en la actuación?

Un día me llama por teléfono una señora que me hablaba para preguntarme si era yo actor, y me comenta que es representante del señor Ignacio López Tarso y de Ofelia Guilmáin, me dice que vienen a producir a México la película “Los hijos de Sánchez” con el señor Anthony Quinn. Le dije que yo no era actor, pero que a mí me gustaban las artes escénicas. Me dijo que había visto un corto mío, es que yo hice un comercial de Pepsi Cola, que habían visto en todo el mundo, la cuestión es que al día siguiente en el hotel María Isabel Sheraton entramos en una suite y ahí estaba el mismísimo Anthony Quinn. Finalmente me contrataron, aunque había otros candidatos. Total que de repente yo ya estaba en las calles de Tepito, actuando con Anthony Quinn.

Pepe Bolaños luego me invitó a filmar la segunda versión de Pedro Páramo, porque el actor qué iba a hacer el hijo de Pedro Páramo ya no lo iba a poder hacer y necesitaba a alguien. Me preguntó si yo conocía la obra y le dije que sí, que no solamente Pedro Páramo sino muchas más. Total, que le leo el texto, le gusta cómo lo leo, le digo que estoy trabajando con Anthony Quinn en una película, me dijo que ya habló con ellos y que ya sabe cuándo tengo llamadas y que se van a coordinar.

Todavía no terminaba esas películas, cuando un monstruo del guionismo, Felipe Cazals, estaba haciendo la película de “La Güera Rodríguez” y me ofrece el papel de Simón Bolívar; la hice con Fanny Cano.  Ese año hice 10 películas ininterrumpidamente. Así me inicié y muy agradecido, me cayó del cielo y uno nunca debe blasfemar.




¿Pero entonces nunca se te había ocurrido ser actor y de repente ya eras actor?

No se me había ocurrido, pero me maravillaba el cine. Iba yo a todos los Cineclubs de la Ciudad de México. Total, que luego me invitaron a un musical: “West Side Story”. La verdad ni cantaba ni actuaba pero que acabo en la obra; nunca fui a la escuela a estudiar eso. También hice “El hombre de La Mancha”, donde hacía el caballero de los espejos, todo lo hice con desparpajo.

¿Cómo fue que diste el salto a Televisa?

Por un accidente afortunado, un día yo fui a la fiesta de toros, tenía amigos matadores, total que me ofrece hacer Luis Becerril una Telenovela de pocos capítulos. A las pocas semanas yo estaba en el rancho de Curro Rivera filmando esa primera telenovela de 10 capítulos, “La hora del silencio”, pero resulta que Luis Becerril lo mandan a llamar a España se queda en el sexto capítulo y ya no regresa, 

Luego me fui a Ginebra unos meses a vivir. Un día tomo un tren para ir a París y de repente veo al señor Ernesto Alonso. Él ya me había visto en los trabajos que había hecho. Total que me dice que necesitaba un actor para hacer el antagónico en su próxima telenovela, me pregunta que cuándo regreso a la Ciudad de México, le comento y me contrata. Hice “Muchacha de barrio”, con Ana Martín, Humberto Zurita y Sergio Jiménez. Esa telenovela fue la primera que pasaron de las 5 pm a las 7:30pm. Esta es la primera telenovela que el grupo Televisa manda a todo el mundo, y de ahí me pongo hacer telenovelas, 

Total que estaba en una telenovela y me llaman para hacer XE-TU , estuvimos 7 años con 15 compañeras, primero iniciamos Érika Buenfil, Laura Flores y Victoria Ruffo, aquí fue el inicio de Carla Estrada. Yo puse la frase “Siempre sonríe y la fuerza estará contigo”, que decían que si me lo había plagiado de “La guerra de las galaxias”, fue una gran oportunidad, se hacían concursos, iban los cantantes principales, Shenna Easton, Luis Miguel, Lucero, Miguel Bosé y Emmanuel por ejemplo. La telenovela que está ahorita al aire es la telenovela “Qué le pasa a mi familia”. 

¿Cuál es tu personaje favorito?

Pienso que todos ellos, me viene la impronta o en la memoria de algunas escenas que tuve el honor de protagonizar. 

Saliste también en la serie “Mujeres asesinas”, cuéntanos.

Si, salí con Edith González, es de los seres humanos, de las actrices, que debieron llegar a los 1000 años, en el mejor momento de su vida inicia la partida. Yo siempre me llevé muy bien con ella, hicimos teatro y otra telenovela; era una chava con muchas ansias por aprender, por saber, por estudiar, le encantaba el arte en todas sus manifestaciones. Un bello recuerdo.

Otra cosa que haces es que vas al programa de López-Dóriga a hablar de política. Cuéntanos.

Yo asistí a la UNAM, yo siempre combinaba mis trabajos como actor, conductor y consultor con el análisis político. Y un día platicando con Joaquín me invitó a su programa, y ya llevamos en La Mesa Política 15 años con Roy Campos y Don Pepe Fonseca. Para mí ha sido otro privilegio de vida, Artes Escénicas y análisis políticos: dos de mis pasiones.

Lee:

“Hermosa Venganza” Mi favorita para el Óscar 2021 | Ruiz-Healy Times (ruizhealytimes.com)

Comentarios
object(WP_Query)#17815 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(67017) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "25-06-2021" ["before"]=> string(10) "23-07-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(67017) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "25-06-2021" ["before"]=> string(10) "23-07-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17814 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17859 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17809 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "25-06-2021" ["before"]=> string(10) "23-07-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-06-25 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-07-23 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (67017) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17849 (24) { ["ID"]=> int(67532) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2021-07-01 10:50:08" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-07-01 15:50:08" ["post_content"]=> string(7233) "Los años 2020 y 2021 han sido extraños, por decir lo menos. La situación de la pandemia parece haber salido directamente de una película de ciencia ficción dirigida por el cineasta con la imaginación más febril. Aunque la situación ahora sea mejor que cuando comenzó todo, aún estamos lejos de volver a la normalidad como la conocíamos antes. Como ocurre con las guerras y los desastres naturales, muchos de nosotros hemos perdido a familiares o seres queridos (o conocemos a alguien que ha pasado por esta experiencia) debido a la Covid-19.  Cada uno de nosotros ha encontrado la forma más adecuada de lidiar con estos tiempos extraordinarios y las situaciones extremas a las que nos ha llevado. La pandemia se abre como una oportunidad de aprender de las crisis. De hecho, las crisis son uno de los catalizadores del progreso humano. ¿O qué mejor ejemplo de la inteligencia humana que la capacidad de desarrollar una vacuna para un virus totalmente desconocido en menos de un año? ¡Si eso no es progreso, no sé qué es! En la literatura, cine y televisión no faltan obras que traten situaciones similares. Sin embargo, hay una que creo que vale la pena retomar en estos tiempos inciertos.    Los que se fueron The Leftovers es una novela escrita por Tom Perrotta que fue publicada en 2011 y adaptada a la televisión en 2014. El punto de partida de la historia es el tercer aniversario de un evento inexplicable, conocido como “La Ascensión”, en el que 140 millones de personas, el equivalente al 2% de la población mundial, desaparecen repentinamente. Nadie sabe la razón de lo ocurrido y, ante la falta de una explicación lógica, cada habitante de la ciudad ficticia de Mapleton (lugar en el que transcurre la historia) encuentra una forma de sobrellevar la pérdida, la ansiedad y la tristeza.  Los personajes centrales son los miembros de la familia Garvey. Kevin Garvey, el padre de familia, es un empresario que se postula a la alcaldía de la ciudad y cuya forma de llevar la tragedia es volver a la normalidad, dejando el evento atrás. Laurie Garvey, su esposa, motivada por la culpa de haberse sido una de las personas «que se quedaron», se une a un grupo pseudo religioso conocido como “Remanente culpable”. Jill, la hija, sufre con el mundo nuevo y con el hecho de que su mamá los ha abandonado para unirse a ese grupo. Tom, el hijo, deja la escuela a partir del hecho.  Por supuesto, los habitantes de Mapleton no estaban preparados para tal evento, pero ¿quién lo estaría realmente ante una situación así?  Uno de los personajes menciona lo siguiente: Things change all the time - abruptly, unpredictably, and often for no good reason. But knowing that didn't do you that much good, apparently. Saber que las cosas pueden cambiar, sin razón aparente, no hace que estemos más preparados para ello. Por ejemplo, la normalidad de dicha ciudad se trastocó por un evento que nadie pudo prever y que nadie creía posible. Por ello, mientras que algunos intentan recuperar sus vidas de la mejor manera posible, muchos quedan, en su afán de conseguir respuestas, a merced de las garras de grupos oportunistas y charlatanes que tienen sus propios intereses.  La mayoría de los personajes de la novela son consumidos por preguntas cuyas respuestas nunca llegan: ¿por qué desaparecieron específicamente esas personas? ¿Fue un castigo divino? ¿Alguien escogió a los desaparecidos? ¿”La Ascensión” es parte de un plan mayor? ¿Es un complot internacional orquestado por los gobiernos? ¿O acaso fue una especie de limpieza? Así transcurre la historia: el autor nos lanza preguntas que nunca se atreve a responder, lo cual nos hace partícipes de la misma ansiedad y tristeza de la que son presas los personajes de la historia. Sin embargo, eso nunca es el objetivo del autor. Porque en esta historia, a diferencia de otras que lidian con temas similares, la cuestión no es encontrar la razón de lo que ocurrió, mucho menos en hallar una solución para que no vuelva a repetirse. La historia, en cambio, se centra en cómo la humanidad se las ingenia para seguir adelante después de una tragedia. Por ello vale la pena adentrarse en esta obra. Si tiene oportunidad de ver la serie televisiva, hágalo. Es una de las pocas ocasiones en las que la obra original, en mi humilde opinión, es superada por la adaptación a la pantalla chica. Mientras que la novela es un tanto breve y escueta en las descripciones de los personajes y de los eventos, la serie expande la historia más allá de lo que ocurre en el libro (la primera temporada cubre únicamente lo que ocurre en la novela y la historia fue expandida dos temporadas más, escritas por el autor mismo), con varios arcos argumentales que dotan a la historia de cierta profundidad que está ausente en el libro.    Los que se quedaron Ahora, en pleno 2020 y 2021, muchos nos encontramos de frente con una realidad similar, aunque aquí sí que conocemos la razón de que muchas personas ya no estén entre nosotros. Pero no por ello han faltado las explicaciones conspirativas, ni los charlatanes, ni personas o grupos que han intentado tomar ventaja de maneras inimaginables y ruines.  ¡La ficción se hizo realidad enfrente de nuestros ojos! De una manera brutal e inesperada, justo como en The Leftovers. Muchos de nosotros experimentamos una situación similar a la mostrada en la novela de Perrotta. Amigos, familiares, vecinos y compañeros de trabajo, que siempre dimos por sentado, especialmente si éstos eran jóvenes, rápidamente comenzaron a irse por culpa de la Covid-19. Sin duda, muchos de nosotros comenzamos a preguntarnos lo mismo que los personajes de la novela. Muchos, seguramente, quisimos encontrar explicaciones para el caos que comenzó a rodearnos desde el inicio de la pandemia. Así que The Leftovers funciona como un recordatorio muy oportuno de que la vida puede cambiar en un pestañeo. ¿Qué podemos hacer para evitarlo? Nada.  A veces, las cosas salen de nuestro control por completo.  Pero lo que sí podemos hacer es estar lo mejor preparados mental y físicamente para enfrentar cualquier cambio que la vida pueda dar. Y, sobre todo, aprovechar a nuestros familiares, amigos y demás seres queridos, porque pueden ya no estar el día de mañana. Así que, por favor, si le es posible, hágalo lo más frecuentemente posible. " ["post_title"]=> string(55) "The Leftovers: seguir adelante a pesar de las tragedias" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(54) "the-leftovers-seguir-adelante-a-pesar-de-las-tragedias" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-07-01 10:50:08" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-07-01 15:50:08" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=67532" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17765 (24) { ["ID"]=> int(68259) ["post_author"]=> string(2) "97" ["post_date"]=> string(19) "2021-07-21 09:43:44" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-07-21 14:43:44" ["post_content"]=> string(4334) "Caía la tarde y la noche comenzaba a cubrir las calles de la ciudad. Me dirigí a un bar procurando salir de la rutina absorbente del día a día, decidí sentarme en la barra donde tuviera acceso al cantinero y no sentirme tan solo, tal vez esperando alguna pequeña charla con él, el objetivo… olvidarme un poco de mi realidad, pedí un par de whiskys tratando de relajar mi alma. Tomaba el vaso en mi mano y miraba en su interior. Algo atrajo mi mirada hacia el otro lado del mismo: una dama de fuerte personalidad y presencia interesante. No pude evitar que me descubriera, pues mis ojos se voltearon hacia su belleza como un metal atraído por el imán. La sorpresa vino a mí cuando ella al mirarme dibujo una elegante sonrisa en su rostro. Yo simplemente respondí al gesto con cierta precaución, pues estaba un tanto confundido, mientras ella caminaba hacia una mesa vacía, parecía estar esperando a alguien. Continué concentrado en mi bebida.   Pasaron unos minutos y el cantinero notó su presencia y me comento “¿Ya vio la chica de aquella mesa? -me comentó el cantinero- Tiene una belleza muy especial”. “Así es -respondí- tampoco pude evitar verla, su persona impone hay que ver quién es el suertudo al que espera”. El cantinero replicó: “Pues lleva rato sentada y no parece que esté esperando a nadie”.  La curiosidad me ganó y miré hacia la mesa. Nuevamente nuestras miradas chocaron, pero en esta ocasión quedaron atrapadas una a la otra por algunos segundos. Volvió a sonreír al igual que yo, y sin pensar me dirigí a donde se encontraba. Pregunté si podía acompañarla ella simplemente asintió con la cabeza.   Comenzó la charla,  las copas acompañaban la noche que era cómplice de nuestro encuentro. No podíamos apartar la vista uno del otro mientras las horas pasaban. Chocábamos nuestras bebidas mientras la distancia entre ella y yo se volvía más corta, la voz disminuía su intensidad y la llegada de un beso espontáneo no podía esperar... Pero tenía que ser paciente para no arruinar el momento. Poco a poco nuestros labios se encontraron comencé a sentir lo terso y cálido de su boca que tocaba la mía. La propuesta indecorosa no se hizo esperar. Subimos a mi auto y fuimos hasta su casa. Al cerrar la puerta tomé su cintura entre mis brazos de manera firme, pero a la vez delicada, tratando de llevar el momento a su paso sin prisas.  El hechizo de la seducción nos envolvió… tocaba su cuerpo desnudo y perfecto centímetro a centímetro como si estuviera dándole forma con mis manos y mi boca a la más bella escultura que nadie haya hecho. Nuestros sentidos estaban conectados en ese momento íntimo sin poder pensar en nada más que uno en el otro.   La noche perfecta sí existe, pensé. ¿Cuánto durará? No sé. Sin embargo quedará dentro de mí para siempre. Éramos una pareja en ese momento que después del fracaso del amor habían encontrado olvidar las penas sintiendo que uno era para el otro teniendo como testigos la noche y un acogedor apartamento.  Finalmente el momento de la despedida llegó y nos dimos el adiós con un beso en la mejilla. Camino a casa volví a la realidad, pero esta ya no me afectaba de igual manera, el fracaso amoroso que me consternó quedaba en el pasado como un recuerdo de un mal día. Simplemente entendí que nada es para siempre, pero que siempre hay un nuevo comienzo y los fracasos son solo ciclos que se cierran para dar inicio a nuevas experiencias, que este nuevo empezar está lleno de sorpresas que dan vida a nuestro existir.  Te preguntarás, por la mística mujer, qué fue de ella. No la volví a ver ¿Cómo se llamaba?  Tal vez era Esperanza y tal vez cuente también su desamor con esta aventura  que tampoco para ella tuvo nombre, pero mucho sentido en su andar.   “ESTA ES LA NATURALEZA DE MI SER”.  " ["post_title"]=> string(16) "HECHIZO NOCTURNO" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(16) "hechizo-nocturno" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-07-21 09:43:44" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-07-21 14:43:44" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=68259" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17849 (24) { ["ID"]=> int(67532) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2021-07-01 10:50:08" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-07-01 15:50:08" ["post_content"]=> string(7233) "Los años 2020 y 2021 han sido extraños, por decir lo menos. La situación de la pandemia parece haber salido directamente de una película de ciencia ficción dirigida por el cineasta con la imaginación más febril. Aunque la situación ahora sea mejor que cuando comenzó todo, aún estamos lejos de volver a la normalidad como la conocíamos antes. Como ocurre con las guerras y los desastres naturales, muchos de nosotros hemos perdido a familiares o seres queridos (o conocemos a alguien que ha pasado por esta experiencia) debido a la Covid-19.  Cada uno de nosotros ha encontrado la forma más adecuada de lidiar con estos tiempos extraordinarios y las situaciones extremas a las que nos ha llevado. La pandemia se abre como una oportunidad de aprender de las crisis. De hecho, las crisis son uno de los catalizadores del progreso humano. ¿O qué mejor ejemplo de la inteligencia humana que la capacidad de desarrollar una vacuna para un virus totalmente desconocido en menos de un año? ¡Si eso no es progreso, no sé qué es! En la literatura, cine y televisión no faltan obras que traten situaciones similares. Sin embargo, hay una que creo que vale la pena retomar en estos tiempos inciertos.    Los que se fueron The Leftovers es una novela escrita por Tom Perrotta que fue publicada en 2011 y adaptada a la televisión en 2014. El punto de partida de la historia es el tercer aniversario de un evento inexplicable, conocido como “La Ascensión”, en el que 140 millones de personas, el equivalente al 2% de la población mundial, desaparecen repentinamente. Nadie sabe la razón de lo ocurrido y, ante la falta de una explicación lógica, cada habitante de la ciudad ficticia de Mapleton (lugar en el que transcurre la historia) encuentra una forma de sobrellevar la pérdida, la ansiedad y la tristeza.  Los personajes centrales son los miembros de la familia Garvey. Kevin Garvey, el padre de familia, es un empresario que se postula a la alcaldía de la ciudad y cuya forma de llevar la tragedia es volver a la normalidad, dejando el evento atrás. Laurie Garvey, su esposa, motivada por la culpa de haberse sido una de las personas «que se quedaron», se une a un grupo pseudo religioso conocido como “Remanente culpable”. Jill, la hija, sufre con el mundo nuevo y con el hecho de que su mamá los ha abandonado para unirse a ese grupo. Tom, el hijo, deja la escuela a partir del hecho.  Por supuesto, los habitantes de Mapleton no estaban preparados para tal evento, pero ¿quién lo estaría realmente ante una situación así?  Uno de los personajes menciona lo siguiente: Things change all the time - abruptly, unpredictably, and often for no good reason. But knowing that didn't do you that much good, apparently. Saber que las cosas pueden cambiar, sin razón aparente, no hace que estemos más preparados para ello. Por ejemplo, la normalidad de dicha ciudad se trastocó por un evento que nadie pudo prever y que nadie creía posible. Por ello, mientras que algunos intentan recuperar sus vidas de la mejor manera posible, muchos quedan, en su afán de conseguir respuestas, a merced de las garras de grupos oportunistas y charlatanes que tienen sus propios intereses.  La mayoría de los personajes de la novela son consumidos por preguntas cuyas respuestas nunca llegan: ¿por qué desaparecieron específicamente esas personas? ¿Fue un castigo divino? ¿Alguien escogió a los desaparecidos? ¿”La Ascensión” es parte de un plan mayor? ¿Es un complot internacional orquestado por los gobiernos? ¿O acaso fue una especie de limpieza? Así transcurre la historia: el autor nos lanza preguntas que nunca se atreve a responder, lo cual nos hace partícipes de la misma ansiedad y tristeza de la que son presas los personajes de la historia. Sin embargo, eso nunca es el objetivo del autor. Porque en esta historia, a diferencia de otras que lidian con temas similares, la cuestión no es encontrar la razón de lo que ocurrió, mucho menos en hallar una solución para que no vuelva a repetirse. La historia, en cambio, se centra en cómo la humanidad se las ingenia para seguir adelante después de una tragedia. Por ello vale la pena adentrarse en esta obra. Si tiene oportunidad de ver la serie televisiva, hágalo. Es una de las pocas ocasiones en las que la obra original, en mi humilde opinión, es superada por la adaptación a la pantalla chica. Mientras que la novela es un tanto breve y escueta en las descripciones de los personajes y de los eventos, la serie expande la historia más allá de lo que ocurre en el libro (la primera temporada cubre únicamente lo que ocurre en la novela y la historia fue expandida dos temporadas más, escritas por el autor mismo), con varios arcos argumentales que dotan a la historia de cierta profundidad que está ausente en el libro.    Los que se quedaron Ahora, en pleno 2020 y 2021, muchos nos encontramos de frente con una realidad similar, aunque aquí sí que conocemos la razón de que muchas personas ya no estén entre nosotros. Pero no por ello han faltado las explicaciones conspirativas, ni los charlatanes, ni personas o grupos que han intentado tomar ventaja de maneras inimaginables y ruines.  ¡La ficción se hizo realidad enfrente de nuestros ojos! De una manera brutal e inesperada, justo como en The Leftovers. Muchos de nosotros experimentamos una situación similar a la mostrada en la novela de Perrotta. Amigos, familiares, vecinos y compañeros de trabajo, que siempre dimos por sentado, especialmente si éstos eran jóvenes, rápidamente comenzaron a irse por culpa de la Covid-19. Sin duda, muchos de nosotros comenzamos a preguntarnos lo mismo que los personajes de la novela. Muchos, seguramente, quisimos encontrar explicaciones para el caos que comenzó a rodearnos desde el inicio de la pandemia. Así que The Leftovers funciona como un recordatorio muy oportuno de que la vida puede cambiar en un pestañeo. ¿Qué podemos hacer para evitarlo? Nada.  A veces, las cosas salen de nuestro control por completo.  Pero lo que sí podemos hacer es estar lo mejor preparados mental y físicamente para enfrentar cualquier cambio que la vida pueda dar. Y, sobre todo, aprovechar a nuestros familiares, amigos y demás seres queridos, porque pueden ya no estar el día de mañana. Así que, por favor, si le es posible, hágalo lo más frecuentemente posible. " ["post_title"]=> string(55) "The Leftovers: seguir adelante a pesar de las tragedias" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(54) "the-leftovers-seguir-adelante-a-pesar-de-las-tragedias" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-07-01 10:50:08" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-07-01 15:50:08" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=67532" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(23) ["max_num_pages"]=> float(12) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "438f722bbce94f108a3a81076bccdaf5" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
The Leftovers: seguir adelante a pesar de las tragedias

The Leftovers: seguir adelante a pesar de las tragedias

Los años 2020 y 2021 han sido extraños, por decir lo menos. La situación de la pandemia parece haber salido directamente de...

julio 1, 2021
HECHIZO NOCTURNO

HECHIZO NOCTURNO

Caía la tarde y la noche comenzaba a cubrir las calles de la ciudad. Me dirigí a un bar procurando salir de...

julio 21, 2021




Más de categoría
CARTAS A TORA 232

CARTAS A TORA 234

Querida Tora1: La vecindad anduvo muy alborotada unos días porque al portero se le ocurrió que debíamos tener una...

julio 23, 2021
HECHIZO NOCTURNO

HECHIZO NOCTURNO

Caía la tarde y la noche comenzaba a cubrir las calles de la ciudad. Me dirigí a un bar...

julio 21, 2021
MARIO ALONSO LÓPEZ

La vida en rosa ⏐ Festival Internacional de Poesía : Abba Palabra en la cultura

La vida en rosa Mario Alonso López Navarro es director del Museo Poeta Manuel José Othón; está comprometido con...

julio 19, 2021
CARTAS A TORA 229

CARTAS A TORA 233

Querida Tora1 El chavo del 47 creció, y ya no es tan chavo. Ya hasta empezó a trabajar. Y...

julio 16, 2021