El zopilote y el colibri

Los resultados de los segundos estudios, aunados a una tercera opinión  de un especialista de los más calificados, no dejan lugar a duda alguna: mi hijo de apenas 17 años sufre de un cáncer en el cerebro...

9 de septiembre, 2020

Los resultados de los segundos estudios, aunados a una tercera opinión  de un especialista de los más calificados, no dejan lugar a duda alguna: mi hijo de apenas 17 años sufre de un cáncer en el cerebro en etapa terminal. 

A lo sumo le quedan unos tres meses de vida, eso con los insufribles tratamientos sugeridos –más  paliativos que otra cosa–, pero  al tomar el muchacho la decisión de dejar todo el tratamiento, voluntad respetada por todos nosotros, su familia, su tiempo podría reducirse  a solo unas muy pocas semanas, que pasará en casa y rodeado por todos nosotros.

Mi desesperación es indescriptible y mi impotencia aún mayor. Lloro a solas e imito la fe de otras personas cercanas, implorando –no  sé si a Dios, al Diablo o a lo que sea–  un milagro que al pasar los días adivino imposible. No escatimo en ofertas a esos entes que supuestamente tienen el poder tan severo de cortar de tajo la vida de una  buena y prometedora existencia, dejando sus cuerpos autómatas en este terrenal plano; no entiendo con qué noble o perverso fin.

En una de esas mañanas lúgubres, me asomo  por mi terraza. Veo a lo lejos una enorme ave negra que, a los pocos segundos, la identifico como un zopilote, ave de mal agüero. Cuando bajo al jardín para ahuyentarla, se acerca y ante mi completo azoro, pronuncia unas palabras con infernal y golpeada voz. Me dice que despierte ya de mi sueño porque mi hijo entra muy temprano a la prepa. De pronto, regreso a la vigilia exaltado, bañado en sudor y temblando, para darme cuenta que todo había sido producto de una horrible pesadilla. Le doy gracias a los poderes superiores y a  cuantos etéreos y ultramundanos personajes me dirigí para suplicar por la salud de mi chavo, mi todo. La vida sigue entonces sin mayores sobresaltos. La más que nunca bendita rutina regresa y la valoro y disfruto más que nunca antes  toda mi existencia.

Un día de mayo, años después del mal sueño relatado, bajo al jardín durante una mañana fresca que llena de optimismo el ambiente, con una dicha indecible –de  esas que se experimentan solo un puñado de veces durante toda una vida–, con  un maravilloso, pleno y casi perfecto presente, un pasado lleno de gratos recuerdos y logros, y un futuro embriagado por la esperanza y por las ilusiones compartidas. Un hermoso colibrí, pletórico de vida y color, se acerca un poco, me saluda y  amablemente con una voz dulcísima me pide que despierte. Lo hago con el renovado ánimo de empezar una nueva y cotidiana jornada. El sentimiento me dura muy poco, mi alma se vuelca ante el puñal hundido en las entrañas de mi dura y gris realidad, por unas horas cruelmente suspendida y olvidada: mi amado hijo, con solo 25 años, acaba de partir hace dos escasas semanas abruptamente de este mundo a causa de un espantoso accidente automovilístico.

Comentarios


object(WP_Query)#18817 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(28920) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "04-01-2023" ["before"]=> string(10) "01-02-2023" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(28920) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "04-01-2023" ["before"]=> string(10) "01-02-2023" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18821 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18819 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18820 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "04-01-2023" ["before"]=> string(10) "01-02-2023" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2023-01-04 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2023-02-01 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (28920) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18818 (24) { ["ID"]=> int(87482) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2023-01-06 11:40:58" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2023-01-06 16:40:58" ["post_content"]=> string(5364) "Querida Tora: La productora de cine cumplió su palabra y al día siguiente, muy temprano, llegaron el equipo técnico y el equipo humano para filmar la famosa escena de la ventana. El galancito resultó amigo (M¿más bien, conocido de nuestro actor de televisión) así que se abrazaron, se felicitaron mutuamente (no sé por qué) y se desearon suerte y felicidad. Pero al separarse, nuestro actor musitaba “Ya me podían haber escogido a mi. Soy mejor actor que él. Y hasta más guapo. Les hubiera cobrado menos. Esta gente no sabe lo que hace”. Pero no podía hacer nada, y tuvo que contentarse con ver la filmación. Empezaron con el galán subiendo por la enredadera para ver a su amada. Los vecinos estaban con el alma en un hilo, temiendo que el muchacho se cayera y lastimara su bello rostro (así lo decía la del 48, que había enloquecido repentinamente por él). Pero el chavo llegó con bien a la ventana, lo que le valió un aplauso de la concurrencia. Pero eso no le gustó al director, y les pidió que se abstuvieran de cualquier exclamación, porque le echaban a perder las secuencias. A espaldas del director, el chavo les agradecía los aplausos, pero en cuanto el director volteó se hizo el disimulado, y apenas si se atrevió a mandar un  beso con la punta de los dedos a la del 48, quien cayó desmayada en brazos de su vecina. La escena de la ventana tardó como cuatro horas en filmarse, porque subían y bajaban las cámaras, porque el actor pedía un vasito de agua o porque la actriz se quejaba de que su compañero abusaba con las caricias que le hacía, ya fuera que le metiera la lengua hasta la garganta o que con la mano oculta para la cámara le llegara más allá de la pantaleta (todo eso son pequeñas muestras del acoso a que someten a la mujer, y que ella no denuncia  por miedo a perder su trabajo, por miedo a que la llamen “puritana” o porque les gusta y no se atreven a decirlo.. Pero allá iba la cosa, y llegó el momento en que el padre de la chica aparece para…  No nos enteramos para qué, porque ¿quién crees que hacía el papel del padre? Pues el portero, que había exigido que le dieran un papel en la película para permitirles filmar en la vecindad. Ya te figurarás que los vecinos se quedaron patidifusos; y nuestro chavo actor más deprimido, porque estaba seguro que él podría hacer mejor el papel de padre que “ese viejo idiota”. (total, era cosa de que le pintaran unas canas y unas arrugas, y hasta les cobraría menos). Pero el portero no se había aprendido el papel, y no sabía qué decir. Y tuvieron que poner a alguien detrás de él, que le dijera las palabras que debía decir. Pero el portero no lograba escucharlo (yo creo que está medio sordo, pero no lo quiere admitir), y había que repetir todas las tomas que le hacían, porque o se quedaba mudo o decía alguna barbaridad. El director lo tomó con buen humor y dijo que luego un actor de verdad (gesto de desaprobación del portero) diría sus parlamentos, y todo arreglado. El verdadero problema surgió cuando el director quiso dar por terminada la filmación, y el portero fue a reclamar que no le habían tomado ningún “close up” (Close up = gran acercamiento, en el que la cámara toma la cara del actor y en pantalla aparece sólo eso, mostrando el rostro en todo su esplendor). Pero en el caso del portero no había ningún esplendor, como no fuera el de las mejillas mal rasuradas o los poros abiertos de su nariz. El director se negó, diciendo que la visión de ese rostro alteraría “el ambiente delicado, pleno de sentimientos honestos que emanaba de la conversación en la ventana”, y se enzarzaron en una discusión que terminó cuando el portero dio orden a sus guaruras de que rodearan a todos los miembros de la filmación y les apuntaran con sus armas. Afortunadamente, el utilero se dió cuenta de que las pistolas eran de chinampinas y se le dijo al director, por lo cual éste dió orden de salir de la vecindad a como diera lugar. Pero entonces uno de los guaruras (el más feo, que siempre quiere quedar bien con su papá) les arrebató una de las cámaras y amenazó con tirarla al patio. Entonces sí, el director ser puso pálido, pálido, y dio orden de tomarle su “close up” al portero. Este puso su cara más angelical, y aguantó los tres minutos de filmación sin mover un músculo, por lo cual el director lo felicitó. Con eso, ya pudo irse todo el equipo humano y llevarse el equipo técnico intacto. Y yo pude escuchar que el representante del productor le decía al portero que había malgastado muchos metros de película (que es muy cara) en ese estúpido “Close up”; y el director contestó que la cámara no tenía ya película, y que podía haber filmado todo lo que el portero le exigiera. Ojalá que la película salga alguna vez al mercado. Me gustaría ver cómo luce la vecindad, y la voz que le ponen al portero. Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "Cartas a Tora 295" ["post_excerpt"]=> string(173) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diario le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-295" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2023-01-06 11:40:58" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2023-01-06 16:40:58" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=87482" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18791 (24) { ["ID"]=> int(88023) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2023-01-20 14:01:50" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2023-01-20 19:01:50" ["post_content"]=> string(4747) "El Olimpo del rock en estos lares terrenales sigue perdiendo miembros, porque el 19 de enero de 2023 se dio a conocer que David Crosby, legendario fundador y miembro de grupos esenciales del rock como The Byrds y Crosby, Stills & Nash, falleció a los 81 años Como varios de los grandes de la música, David Crosby tuvo la oportunidad de dejar su marca en la historia del rock no sólo con un grupo legendario, sino con dos. Primero, con The Byrds ayudó a establecer las bases de lo que se conoce como folk rock, al mezclar las melodías folclóricas tradicionales con arreglos eléctricos provenientes del rocanrol. El mejor y más conocido ejemplo de esto son las versiones electrificadas de los primeros clásicos de Bob Dylan, como Mr. Tambourine Man (uno de los momentos más brillantes y perfectos en la todavía etapa formativa del rock)  y My Back Pages. Después, Crosby añadiría un elemento psicodélico a dicha mezcla, como lo ejemplifican las canciones Eight Miles High y I See You, del LP apropiadamente titulado Fifth Dimension (de 1966) Después de abandonar a The Byrds (o a Los Páyaros, como decía, si la memoria no me traiciona, José Agustín) Crosby se unió a Stephen Stills (ex miembro de Buffalo Springfield) y Graham Nash (ex de The Hollies) para formar CSN, ocasionalmente CSNY cuando Neil Young se unía al trío. La mezcla del folk rock de Stills, la sensibilidad pop de Nash y las armonías y psicodelia de Crosby produjo el clásico indiscutible que es el álbum homónimo de 1969, el cual es digno de cualquier colección melómana y que fue uno de los últimos grandes discos del movimiento hippie.  El trabajo de David Crosby con ambas bandas le ganó un lugar en la historia del rock, aunque no por ello dejó de trabajar, tanto en solitario (como en el disco If I Could Only Remember My Name de 1971) como con sus viejos compañeros (como el álbum Wind on the Water, de 1975, grabado con Graham Nash).  A pesar de ser uno de los héroes de la generación sesentera del rock, Crosby no temía colaborar con las nuevas generaciones, como con The Lighthouse Band, banda con la que grabó el álbum The Lighthouse en (2016). David Crosby, como muchos de sus contemporáneos, amó la música hasta el final.  Mientras David Crosby ya está tocando junto a Christine McVie y Jeff Beck, quienes también nos dejaron recientemente, es momento de darle play a esos álbumes legendarios hasta que en algún momento nos encontremos con el viejo Cros, ocho millas arriba, en el cielo. 

Te puede interesar:

Los grandes retos del Paradigma posmoderno

" ["post_title"]=> string(47) "¡Nos veremos ocho millas arriba, David Crosby!" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(43) "nos-veremos-ocho-millas-arriba-david-crosby" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2023-01-20 14:01:50" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2023-01-20 19:01:50" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=88023" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18818 (24) { ["ID"]=> int(87482) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2023-01-06 11:40:58" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2023-01-06 16:40:58" ["post_content"]=> string(5364) "Querida Tora: La productora de cine cumplió su palabra y al día siguiente, muy temprano, llegaron el equipo técnico y el equipo humano para filmar la famosa escena de la ventana. El galancito resultó amigo (M¿más bien, conocido de nuestro actor de televisión) así que se abrazaron, se felicitaron mutuamente (no sé por qué) y se desearon suerte y felicidad. Pero al separarse, nuestro actor musitaba “Ya me podían haber escogido a mi. Soy mejor actor que él. Y hasta más guapo. Les hubiera cobrado menos. Esta gente no sabe lo que hace”. Pero no podía hacer nada, y tuvo que contentarse con ver la filmación. Empezaron con el galán subiendo por la enredadera para ver a su amada. Los vecinos estaban con el alma en un hilo, temiendo que el muchacho se cayera y lastimara su bello rostro (así lo decía la del 48, que había enloquecido repentinamente por él). Pero el chavo llegó con bien a la ventana, lo que le valió un aplauso de la concurrencia. Pero eso no le gustó al director, y les pidió que se abstuvieran de cualquier exclamación, porque le echaban a perder las secuencias. A espaldas del director, el chavo les agradecía los aplausos, pero en cuanto el director volteó se hizo el disimulado, y apenas si se atrevió a mandar un  beso con la punta de los dedos a la del 48, quien cayó desmayada en brazos de su vecina. La escena de la ventana tardó como cuatro horas en filmarse, porque subían y bajaban las cámaras, porque el actor pedía un vasito de agua o porque la actriz se quejaba de que su compañero abusaba con las caricias que le hacía, ya fuera que le metiera la lengua hasta la garganta o que con la mano oculta para la cámara le llegara más allá de la pantaleta (todo eso son pequeñas muestras del acoso a que someten a la mujer, y que ella no denuncia  por miedo a perder su trabajo, por miedo a que la llamen “puritana” o porque les gusta y no se atreven a decirlo.. Pero allá iba la cosa, y llegó el momento en que el padre de la chica aparece para…  No nos enteramos para qué, porque ¿quién crees que hacía el papel del padre? Pues el portero, que había exigido que le dieran un papel en la película para permitirles filmar en la vecindad. Ya te figurarás que los vecinos se quedaron patidifusos; y nuestro chavo actor más deprimido, porque estaba seguro que él podría hacer mejor el papel de padre que “ese viejo idiota”. (total, era cosa de que le pintaran unas canas y unas arrugas, y hasta les cobraría menos). Pero el portero no se había aprendido el papel, y no sabía qué decir. Y tuvieron que poner a alguien detrás de él, que le dijera las palabras que debía decir. Pero el portero no lograba escucharlo (yo creo que está medio sordo, pero no lo quiere admitir), y había que repetir todas las tomas que le hacían, porque o se quedaba mudo o decía alguna barbaridad. El director lo tomó con buen humor y dijo que luego un actor de verdad (gesto de desaprobación del portero) diría sus parlamentos, y todo arreglado. El verdadero problema surgió cuando el director quiso dar por terminada la filmación, y el portero fue a reclamar que no le habían tomado ningún “close up” (Close up = gran acercamiento, en el que la cámara toma la cara del actor y en pantalla aparece sólo eso, mostrando el rostro en todo su esplendor). Pero en el caso del portero no había ningún esplendor, como no fuera el de las mejillas mal rasuradas o los poros abiertos de su nariz. El director se negó, diciendo que la visión de ese rostro alteraría “el ambiente delicado, pleno de sentimientos honestos que emanaba de la conversación en la ventana”, y se enzarzaron en una discusión que terminó cuando el portero dio orden a sus guaruras de que rodearan a todos los miembros de la filmación y les apuntaran con sus armas. Afortunadamente, el utilero se dió cuenta de que las pistolas eran de chinampinas y se le dijo al director, por lo cual éste dió orden de salir de la vecindad a como diera lugar. Pero entonces uno de los guaruras (el más feo, que siempre quiere quedar bien con su papá) les arrebató una de las cámaras y amenazó con tirarla al patio. Entonces sí, el director ser puso pálido, pálido, y dio orden de tomarle su “close up” al portero. Este puso su cara más angelical, y aguantó los tres minutos de filmación sin mover un músculo, por lo cual el director lo felicitó. Con eso, ya pudo irse todo el equipo humano y llevarse el equipo técnico intacto. Y yo pude escuchar que el representante del productor le decía al portero que había malgastado muchos metros de película (que es muy cara) en ese estúpido “Close up”; y el director contestó que la cámara no tenía ya película, y que podía haber filmado todo lo que el portero le exigiera. Ojalá que la película salga alguna vez al mercado. Me gustaría ver cómo luce la vecindad, y la voz que le ponen al portero. Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "Cartas a Tora 295" ["post_excerpt"]=> string(173) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diario le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-295" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2023-01-06 11:40:58" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2023-01-06 16:40:58" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=87482" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(15) ["max_num_pages"]=> float(8) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "c29f265eb7d3e8e48d89f8272086fb25" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
CARTAS A TORA 298

Cartas a Tora 295

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diario le escribe cartas a Tora,...

enero 6, 2023
David Crosby

¡Nos veremos ocho millas arriba, David Crosby!

El Olimpo del rock en estos lares terrenales sigue perdiendo miembros, porque el 19 de enero de 2023 se dio a conocer...

enero 20, 2023




Más de categoría
CARTAS A TORA 298

CARTAS A TORA 298

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diario le escribe...

enero 27, 2023
fotografia de klaus nomi

Klaus Nomi: el alienígena de Bowie

Tras su muerte, Klaus Nomi se convirtió en una figura de culto en lugares tan dispares como Nueva York...

enero 26, 2023
Toma de protesta José Reséndiz Balderas

Toma de Protesta de la nueva Junta Directiva 2023-2024 “José Reséndiz Balderas” de la SNHGE

El pasado sábado 21 de enero tuvo lugar la Asamblea General Extraordinaria en su carácter Solemne donde se llevó...

enero 26, 2023
textos de maria del carmen maqueo

Gramática de la vida

Ésta es nuestra obligación hacia el niño; darle un rayo de luz y seguir nuestro camino. -María Montessori.

enero 24, 2023