El Nobel para Gurnah, la cumbre del mestizaje

La Academia Sueca premió a Abdulrazak Gurnah con el Nobel de Literatura. Con ello no solo se otorga un reconocimiento a un fascinante autor casi desconocido, también se abre una puerta a un nuevo horizonte literario

13 de octubre, 2021

Hay quienes no se pierden la Tour de Francia y se saben cada una de sus estaciones, otros que siguen la Champions y no se pierden un partido –otros, sin que tengamos una remota idea de qué es, seguro disfrutamos de algún juego si nos invitan una cerveza–, la televisión especializada ofrece el campeonato nacional de los Estados Unidos de pesca de salmón, y algunos que fueron obligados a jugar golf llegan a ser gobernadores… En fin, de todo hay y para cada uno. Yo por mi parte no puedo evitarlo, pero desde que soy lector no me puedo perder el anuncio de los premios Nobel y Cervantes de Literatura. Tuve la fortuna incluso de estar en la Embajada de México en España cuando la suerte y la justicia favorecieron a don Fernando del Paso, que lo convirtió en el Príncipe de las “P”, como dijo Pablo Raphael: “Pitol, Poniatowska, del Paso y Fuentes, que nació en Panamá”. Tengo mis candidatos favoritos y me hago mis propias quinielas. Cuando los premios son conferidos corro a la librería y si no conozco al autor me compro dos o tres volúmenes para calar, como quien compra frutas jugosas, si me gusta o hay que dejarlo pasar, no es un asunto de calidad, es de gustos y cuando esa magia de encuentro no acontece, el problema no es del Nobel ni del autor, es por completo mío, de mi gusto y del camino a donde suelo dirigir mis ojos lectores.

Pero del mismo modo en que algunos se creen que el Super Bowl es una pérdida de tiempo, una barbarie mercantil y están en su derecho, se privan del placer de que alguien les explique la mecánica del juego y descubran los secretos y las emociones que encierran, ya en una ocasión el azar me condujo hasta la ciudad de Phoenix y presenciar ese ritual de la cultura popular norteamericana: fue una de las experiencias que recuerdo con particular afecto. Bueno, pues ya está, del Nobel no falta quien le miente la madre desde antes de que lo confieran, que si no es posible que se lo dieran a Bob Dylan, que para eso hay que dárselo a un taquero o a un profesional de las maquetas de barcos y aviones, en fin, bromas mil que podrían resumirse en un hábito particular de los seres humanos: regodearnos en lo que no sabemos y plantar cara a lo que no lo merece. Verá usted, amable lector, lo de Dylan puede no gustarle a uno, como me ha pasado con algunos autores, Orhan Pamuk, por ejemplo que es buenísimo y tan bueno es que no escribió para mí y sus novelas no me atrapan, no es culpa de Rojo ni de Nieve, es mío y de mis prácticas lectoras; pero en fin que me pierdo como siempre que hablo de libros. El Nobel al autor de Blowing in the Wind me parece el reconocimiento a un hombre de gigantesco talento y una especie de homenaje al arte de los juglares, tal vez Dylan haya sido el último de aquellos artistas que instrumento musical en mano narraron la épica, la lírica y la égloga de sus tiempos.

En realidad, es cierto: el Nobel y el Cervantes no son más que premios, solo eso, no importan, pero importan mucho. Cada uno de ellos representa la consagración de un ser humano dedicado al arte –insisto puede o no gustarnos pero eso no descalifica los años de entrega al oficio y a la vocación, al dominio de la técnica y al descubrimiento del secreto de los temas–, representa la traducción a innúmeras lenguas y con ello el enriquecimiento de la cultura por todas partes. En el caso del Cervantes, además, implica el diálogo entre la Península y el continente de la Ñ y el avance de nuestra literatura en otras librerías y bibliotecas, se da el caso, excepcional si se quiere, de que un premio abra las puertas a nuevas formas de ver la literatura, me apuesto el almuerzo a que el Premio Goncourt habrá descubierto con Anomalía de Hervé Le Tellier, el nuevo camino para la ciencia ficción. Por eso el Nobel importa e importa tanto.

De entre todos los obsesos del Nobel, hay quienes lo son para denostarlo, es cierto que es lamentable el escándalo de corrupción, violación de secretos y acoso sexual que nos privaron de su entrega por un año, pero qué se le va a hacer, en todos lados se cuecen habas y es mejor que las heridas supuren de cuando en cuando para ventilar la podredumbre. Pero sobre todo, me llaman la atención los críticos subidos en su pequeño banquito, esos que escriben con hiel y veneno, que destruyen al ganador con el pretexto de defender a los que no lo ganaron o no lo han ganado y es que nomás hay un Nobel al año y escritores hay tantos. Nadie necesita el premio, pero si viene y más si es en justicia, qué mejor. Borges, Reyes o Fuentes –por solo hablar de nuestros escritores– no necesitan que los defiendan y si no les tocó el grande, ello no les quita su propia grandeza. Críticos que no han leído al laureado ni les interesa porque lo que importa y más para el que sabe que nunca lo tendrá en sus manos, es destruir porque siempre el ruido del chivo en la cristalería suena como sinfonía para las inteligencias pequeñas.

En fin, que este año vino a caer en suerte –y me parece que en justicia porque ahora que empiezo a leerlo me está gustando mucho– el Premio Nobel a Abdulrazak Gurnah, de Tanzania. Esto me remueve las entrañas de gusto por varias razones. Primero, por venir del África de cuya literatura apenas sabemos casi nada, es decir, algo de los autores del Magreb como Léopold Sédar Senghor, precursor entre los africanos que salieron a mostrar su literatura; Naghib Mahfouz, enorme, descubierto y traído a occidente por Jacquie Kennedy; Tahar Ben Jelloun y su maravillosa elegía El último amigo. Pero si descendemos al África profunda, de donde recibimos a Miriam Makeba, al inmortal Madiba, que refugió a Maya Angelou, ahí si nos perdemos y creo, que ha llegado también su tiempo de saltar a escena para que los veamos y los conozcamos, para que de ese modo sepamos que existen y su sufrimiento, exclusión y marginalidad puedan ser paliados también desde la cultura, porque la Academia Sueca lo sabe, está consciente de su poder y el premio no se da solo al autor sino a su mundo y su contexto; usted o yo podemos opinar lo que nos venga en gana que para eso somos libres tenemos un cerebro, dos ojos, dos oídos y solo una boca y es que, por ejemplo Solyentizin no me convence, no es para mí, pero sin su Nobel, cómo podríamos saber de los excesos de la Unión Soviética; Pasternak, que es de mis autores más admirados, tuvo el mismo efecto.

Pero los latinoamericanos tenemos cuentas pendientes con la historia y bien podríamos ser más solidarios y abiertos con otras literaturas marginales. Vamos a ver, la primera iberoamericana en ganar un Nobel de literatura fue Gabriela Mistral en 1945 y ahí comienzan los quebraderos de cabeza porque parece que fue de rebote, entre quienes no se decidían y entre la falta de acuerdo y las malas lenguas dicen que se lo bajó a Alfonso Reyes entre otros, pero la literatura de nuestro continente seguía siendo marginal, de las orillas del mundo y un poquitín folclórica y llamativa, de ahí tuvimos que esperar doce años para que se lo dieran a don Miguel Ángel Asturias, sin debate sobre su enorme calidad y potencia, pero que sigue la órbita de eso que los europeos parecían llamar el exótico mundo de América. Sería Neruda, apenas cuatro años después, el que abre las puertas de las grandes alamedas, como diría su paisano. Entonces vino el boom; pues ya ve usted, me dirá que el boom no es un movimiento, que es una estrategia de mercado y yo tengo para mí que es ambas cosas y sobre todo que es un enorme e irrepetible conjunción de talento –ande, consígase al mismo tiempo un Gabo, un Cortázar, un Donoso, un Fuentes, un Vargas Llosa, suena fácil–, bajo la estratégica e inteligente visión de una mujer enorme –en todo sentido– y admirable: Carmen Balcels. Eso nos permitió abandonar la marginalidad y entrar a partir el queso en la mesa grande con todos. Porque, sabe usted amigo lector, no basta con escribir como los dioses, es necesario ser leído como cualquier hijo de vecino; pero la consagración nos la abre el enorme Gabo con su histórico liqui-liqui blanco sin frac y poniendo a bailar vallenato a la reina de Suecia. Esa es la épica de cómo los latinoamericanos, como acostumbramos, en el relajo y el mitote, con talento y con una necedad a toda prueba nos metimos en la literatura universal para no salir ya nunca. Puede ser, espero, que sea en buena hora para los africanos.

Pero ademas Gurnah es parte de un fenómeno literario que nos supera a los lectores y autores del mundo, se trata de una forma de literatura que rompe los márgenes de la clasificación por lenguas y naciones, se trata de la letra mestiza que comenzó a ser reconocida con el Nobel a V.S Naipaul que lo recibió en 2001, nacido en Trinidad, súbdito británico de origen indio con obras dedicadas al Islam y al Caribe; adelanta con Kazuo Ishiguro, que lo obtuvo en 2017, nacido en el Japón y también británico cuyo trabajo es la muestra del más fino cosmopolitismo, y que ahora parte plaza, madres y críticas con Abdulrazak Gurnah, escritor de las migraciones, de las culturas colonizadas, del hambre de sobrevivir, de los que guardan su idioma como un tesoro, su cocina como una deidad y su memoria como una leyenda; tanzano y británico también –estas son las consecuencias del antiguo Imperio– escribe (hasta donde he podido leerlo ahora con Pilgrim Way en texto digital, en tanto que nos llegan las traducciones y las nuevas ediciones), con una pureza y una fuerza admirables. Eso es lo que me ha gustado de este Nobel: la posibilidad infinita de crear horizontes; después de todo, Naipaul e Ishiguro son dos de los miembros de mi Olimpo literario.

En fin, antes de que el amable lector prefiera echarle un ojo al Tik-Tok, diré que tal vez haya sido la última oportunidad para Kundera y para Kadaré, ambos mis eternos candidatos como en su oportunidad lo fue Carlos Fuentes; que la sequía del Nobel para la lengua española todavía habrá de prolongarse un año más pese a los veinte años que separan a Octavio Paz de Mario Vargas Llosa y después de los gloriosos años 89 – 90 en que Camilo José Cela precedió a Octavio Paz en el escenario de los ganadores. Y sigo creyendo en Adonis, aunque tal vez ya no alcance y viendo alzarse con la gloria a Javier Marías, a Antonio Muñoz Molina; en fin, todo puede suceder. Y aquí entre nos, lo que sí me da un gusto enorme es la sacudida que se llevaron las casas de apuestas, esos que son los especuladores de esta escena.

Esperemos un año más y que pronto podamos leer a Gurnah, que por lo menos, promete y mucho.

 

@cesarbc70  

Comentarios


object(WP_Query)#16346 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(71513) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "09-09-2022" ["before"]=> string(10) "07-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(71513) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "09-09-2022" ["before"]=> string(10) "07-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#16305 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#16306 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#16344 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "09-09-2022" ["before"]=> string(10) "07-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-09-09 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-10-07 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (71513) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#16301 (24) { ["ID"]=> int(83600) ["post_author"]=> string(3) "194" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-22 10:49:42" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-22 15:49:42" ["post_content"]=> string(4860) "Para Martina, como todo, como siempre  Brian De Palma, que este 2022 cumple 60 años de trayectoria artística, es considerado parte fundamental de aquel movimiento llamado Nuevo Hollywood, donde un grupo selecto de directores y guionistas revolucionaron la industria cinematográfica norteamericana en la década de los sesenta y setenta. Sería esa generación de creadores la que le devolviera la gloria al séptimo arte gringo, con virtuosos de la talla del ya mencionado Brian De Palma, Martin Scorsese, Francis Ford Coppola, Steven Spielberg, George Lucas y Peter Brogdanovich, los cuales trabajaron juntos en varias producciones, como por ejemplo: Jaws, Scarface, Mean Streets y Star Wars.  Proclamado heredero del gran maestro del suspenso, Alfred Hitchcock, ya que en muchas de sus cintas se aprecia con claridad la influencia de ese gran director británico, tanto en lo visual como en la ideología de las escenas, Brian De Palma a lo largo de su carrera ha sabido elaborar seductores y turbios thrillers colmados de insidia y erotismo, que con un original halo de serie B logran su identidad propia. Y aunque su filmografía no goce del respaldo de la crítica especializada, ya que la tachan de irregular, es considerado un cineasta independiente que es referente obligado en Hollywood y cuyo mayor mérito es no temerle a la experimentación.  Carrie, su primer gran filme, se estrenó en noviembre de 1976. Basada en una novela escrita por el “maestro del terror”, el mundialmente famoso Stephen King, la cinta cuenta en los papeles principales con Sissy Spacek, Piper Laurie, Amy Irving y John Travolta. La película no solo resultó un enorme éxito en taquilla, recaudando más de treinta y tres millones de dólares, sino que también fue muy bien recibida por la prensa experta. La historia de una adolescente con poderes psíquicos que surgen cuando es dominada por la furia; y que, además, tiene que lidiar con su madre, una cruel fanática religiosa que la condena por pecadora cautivó muchísimo al público cinéfilo y de inmediato se convirtió en un clásico del género de terror.       Scarface, de 1983, es el filme más exitoso de la carrera de este director neoyorquino. Considerada una excesiva y violenta obra maestra, este icónico filme fue escrito por el gran Oliver Stone (Natural Born Killers), y es un remake moderno de la cinta de Howard Hawks, estrenada en 1932. El tremendo guion narra el ascenso y la caída del mafioso cubano Tony Montana, interpretado por el monumental Al Pacino. ¡Say hello to my Little friend!  A finales de la década de los ochentas, la crítica y el público coincidieron que la adaptación a la pantalla grande de la exitosa serie televisiva de la década de los sesenta, TheUntouchables, era una cosa monumental, digna de alabar. El largometraje que tenía como figuras estelares a Kevin Costner y a Robert De Niro, estuvo nominado a cuatro Oscares, de los cuales Sean Connery ganó uno como mejor actor secundario. La cinta, que incluye otro tributo de DePalma, ahora a El acorazado de Potemkin, es un brillante ejercicio cinematográfico que nos traslada a los violentos años veinte en Chicago donde el policía Elliot Ness luchaba contra el gánster Al Capone.  Es indiscutible que Brian De Palma es un director divertido y salvaje, que ha dado varios golpes de taquilla y, sobre todo, ha gozado de una enorme libertad creativa durante su vasta filmografía.     " ["post_title"]=> string(14) "Brian de Palma" ["post_excerpt"]=> string(88) "Brian de Palma es uno de los directores que han revolucionado la manera de hacer cine. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(11) "brian-palma" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-22 11:14:51" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-22 16:14:51" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83600" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#16251 (24) { ["ID"]=> int(83384) ["post_author"]=> string(3) "194" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-15 10:34:29" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-15 15:34:29" ["post_content"]=> string(8082) "“Esto es Mismaloya, en todo México no encontrarán nada que se le pueda igualar, es el jardín de la costa occidental”, afirma el reverendo T. Lawrence Shannon adentro de aquel autobús rebosante de mujeres religiosas en La noche de la iguana, la oscura, densa, sensual y sórdida adaptación cinematográfica de la aclamada obra del dramaturgo Tennessee Williams, dos veces ganador del premio Pulitzer (Un tranvía llamado deseoLa gata sobre el tejado de zinc), y quien fuera uno de los referentes de la literatura norteamericana del siglo XX.   En La noche de la iguana, Williams nos cuenta una historia colmada de sexo, traición y amor, en la cual un afligido sacerdote que ha colgado los hábitos, fungiendo ahora como guía turístico de un grupo de maestras de Corpus Christi, dirige una excursión por la costa del Pacifico mexicano hacia el hotel de su viejo amigo Fred Faulk. Aquí se entera de que él ha muerto y quien lleva ahora el parador es su jovial y desmesurada viuda, Maxine. Con un despliegue de pasiones prohibidas, bajo el candente sol del trópico y con una soberbia imagen en blanco y negro, conocemos personajes llenos de temores, fantasmas y extravagancias. 
  1. Lawrence Shannon es un sacerdote retirado tras una crisis de fe; Maxine Faulk es la madura, visceral  y atractiva propietaria del hotel donde transcurre la acción; Hannah Jelkes es una pintora gentil y amable, artista solterona ya cerca de los cuarenta; Charlotte Goodall, la más joven de la expedición, es una incitante y frívola muchachita que no cesa en sus intentos de seducir al reverendo complicando aún más su situación; y la señorita Fellowes es la típica mujer mandona que organiza el periodo vacacional de las guías del Bible College,a la cual le produce rabia el romance que sostienen la malintencionada jovencita y el clérigo Shannon. 
Quince años después de El tesoro de la Sierra Madre, película filmada en Tampico en 1948, con Humprey Bogart en el rol principal, el gran cineasta y trotamundos John Huston, uno de los mejores directores en la historia del séptimo arte, volvió a México para rodar esta adaptación de La noche de la iguana. En el otoño de 1963 se inició la filmación. La película se rodó íntegramente en escenarios naturales, en los alrededores de Puerto Vallarta, que en esos años era un remoto y desconocido paraíso tropical. Un rincón, una aldea de pescadores conocida como Mismaloya, resultó ideal para instalar el deteriorado hotel en donde se lleva a cabo la trama. Al principio Huston tuvo que pugnar con Tennnesse Williams para filmar ahí, ya que este insistió en que se filmase en Acapulco, donde, se rumora, le había ocurrido una aventurilla inconfesable que le sirvió de fuste para aquel drama de culpas y deseos incontenibles. Pero afortunadamente, al viajar a buscar locaciones y conocer la región, el dramaturgo oriundo de Mississippi fue rindiéndose ante el encanto de aquella colina rodeada de selva tropical, de los caminos montañosos, de las cálidas playas azules, de  la condición meridional del ambiente y de la panorámica imponente que Mismaloya poseía.  La crítica valoró positivamente la cinta, diciendo que John Huston  adaptó con fidelidad la obra de Williams: una historia en principio sencilla pero que va revelando un  mundo complejo, lleno de símbolos, siendo la elección del reparto uno de los principales aciertos:  Richard Burton como el pastor anglicano T. Lawrence Shannon; Ava Gardner, quien está maravillosa en su caracterización de Maxine, ofrece con ésta la última gran actuación de su carrera;  Deborah Kerr entrega uno de sus trabajos más memorables como Hanna Jelkes; y Suey Lyon (la Lolita de Kubrick) interpreta a una insaciable adolescente que destila sexo por cada uno de sus poros. Todos actores  extraordinarios pero con personalidades temperamentales capaces de hacer saltar chispas en aquel entorno caluroso.  En declaraciones publicadas en la prensa, John Huston admitió haber reunido al elenco principal y a Elizabeth Taylor, la diva de los ojos violetas que por esas fechas gozaba de su ardiente romance con Burton, a lo que la prensa calificó como “el adulterio más famoso de  la historia”. Cuenta la historia que Huston le entregó a cada actor una  pistola Derringer con cuatro balas cada una, grabadas con el nombre de los demás. ”Richard Burton estaba acompañado de Liz, que todos sabíamos seguía casada con Eddie Fisher; Michael Wilding, su ex esposo, llegó para manejar la publicidad de Burton; Peter Viertel, el esposo de Deborah Kerr, que la acompañaba, había tenido un amorío con Ava Gardner, quien llegó con dos asistentes, dos gigolós mexicanos que la seguían siempre, donde quiera que ella fuese allí iban ellos dos; y Sue Lyon estaba celosamente custodiada por su novio y su madre”, confiesa el director. Pero no hubo menor incidente. “Todo el mundo esperaba el momento en que las pistolitas fuesen utilizadas. Nadie lo hizo y todo transcurrió en paz”, concluyó Houston.   La noche de la iguana situó en el mapa a Puerto Vallarta, que de pronto se llenó de periodistas y fotógrafos ávidos por obtener imágenes de las grandes estrellas presentes en el rodaje. Miles de ojos se posaron sobre lo que se proyectaría después como uno de los principales destinos turísticos del país, y la pareja Burton/ Taylor,  así como la casa Kimberley, tuvieron mucho que ver en esto, ya que fue ahí donde la pareja vivió parte de su tormentoso romance.  La llamaban  Casa Kimberley porque su primer dueño  había hecho fortuna con la prodigiosa mina de diamantes sudafricana. El lugar los enamoró tanto que Burton compró la casa para regalársela, en su cumpleaños  número 32, a Liz, un mes antes de contraer nupcias. Se dice que el galés adquirió la soberbia residencia de tres niveles en cincuenta y siete mil dólares. En la actualidad esa finca que era un sitio obligado para turistas, se encuentra en el descuido absoluto, y al parecer sólo se conserva parte de la fachada original.  Por su parte, John Huston  al terminar la filmación, se quedó un tiempo a vivir en el estado jaliscience, en la selva, entre boas y mosquitos, 25 kilometros al sur de Puerto Vallarta, en una cabaña solitaria donde no se podía acceder sino en canoa.   A casi 60 años de aquella primera incursión de Puerto Vallarta como set cinematográfico, sabemos que La noche de la iguana desde un principio estuvo destinada a convertirse en un clásico de la historia del cine. “Cuando hago una película es simplemente porque creo que la historia es digna de ser contada” declaró alguna vez John Houston.  " ["post_title"]=> string(20) "Hollywood en México" ["post_excerpt"]=> string(188) "“La noche de la iguana” situó en el mapa a Puerto Vallarta que de pronto se llenó de periodistas y fotógrafos ávidos por obtener imágenes de las estrellas presentes en el rodaje." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(19) "hollywood-en-mexico" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-15 10:36:35" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-15 15:36:35" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83384" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#16301 (24) { ["ID"]=> int(83600) ["post_author"]=> string(3) "194" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-22 10:49:42" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-22 15:49:42" ["post_content"]=> string(4860) "Para Martina, como todo, como siempre  Brian De Palma, que este 2022 cumple 60 años de trayectoria artística, es considerado parte fundamental de aquel movimiento llamado Nuevo Hollywood, donde un grupo selecto de directores y guionistas revolucionaron la industria cinematográfica norteamericana en la década de los sesenta y setenta. Sería esa generación de creadores la que le devolviera la gloria al séptimo arte gringo, con virtuosos de la talla del ya mencionado Brian De Palma, Martin Scorsese, Francis Ford Coppola, Steven Spielberg, George Lucas y Peter Brogdanovich, los cuales trabajaron juntos en varias producciones, como por ejemplo: Jaws, Scarface, Mean Streets y Star Wars.  Proclamado heredero del gran maestro del suspenso, Alfred Hitchcock, ya que en muchas de sus cintas se aprecia con claridad la influencia de ese gran director británico, tanto en lo visual como en la ideología de las escenas, Brian De Palma a lo largo de su carrera ha sabido elaborar seductores y turbios thrillers colmados de insidia y erotismo, que con un original halo de serie B logran su identidad propia. Y aunque su filmografía no goce del respaldo de la crítica especializada, ya que la tachan de irregular, es considerado un cineasta independiente que es referente obligado en Hollywood y cuyo mayor mérito es no temerle a la experimentación.  Carrie, su primer gran filme, se estrenó en noviembre de 1976. Basada en una novela escrita por el “maestro del terror”, el mundialmente famoso Stephen King, la cinta cuenta en los papeles principales con Sissy Spacek, Piper Laurie, Amy Irving y John Travolta. La película no solo resultó un enorme éxito en taquilla, recaudando más de treinta y tres millones de dólares, sino que también fue muy bien recibida por la prensa experta. La historia de una adolescente con poderes psíquicos que surgen cuando es dominada por la furia; y que, además, tiene que lidiar con su madre, una cruel fanática religiosa que la condena por pecadora cautivó muchísimo al público cinéfilo y de inmediato se convirtió en un clásico del género de terror.       Scarface, de 1983, es el filme más exitoso de la carrera de este director neoyorquino. Considerada una excesiva y violenta obra maestra, este icónico filme fue escrito por el gran Oliver Stone (Natural Born Killers), y es un remake moderno de la cinta de Howard Hawks, estrenada en 1932. El tremendo guion narra el ascenso y la caída del mafioso cubano Tony Montana, interpretado por el monumental Al Pacino. ¡Say hello to my Little friend!  A finales de la década de los ochentas, la crítica y el público coincidieron que la adaptación a la pantalla grande de la exitosa serie televisiva de la década de los sesenta, TheUntouchables, era una cosa monumental, digna de alabar. El largometraje que tenía como figuras estelares a Kevin Costner y a Robert De Niro, estuvo nominado a cuatro Oscares, de los cuales Sean Connery ganó uno como mejor actor secundario. La cinta, que incluye otro tributo de DePalma, ahora a El acorazado de Potemkin, es un brillante ejercicio cinematográfico que nos traslada a los violentos años veinte en Chicago donde el policía Elliot Ness luchaba contra el gánster Al Capone.  Es indiscutible que Brian De Palma es un director divertido y salvaje, que ha dado varios golpes de taquilla y, sobre todo, ha gozado de una enorme libertad creativa durante su vasta filmografía.     " ["post_title"]=> string(14) "Brian de Palma" ["post_excerpt"]=> string(88) "Brian de Palma es uno de los directores que han revolucionado la manera de hacer cine. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(11) "brian-palma" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-22 11:14:51" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-22 16:14:51" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83600" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(17) ["max_num_pages"]=> float(9) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "7e48612b37d4d870f76fe466be91fede" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Brian Palma

Brian de Palma

Brian de Palma es uno de los directores que han revolucionado la manera de hacer cine.

septiembre 22, 2022

Hollywood en México

“La noche de la iguana” situó en el mapa a Puerto Vallarta que de pronto se llenó de periodistas y fotógrafos ávidos por...

septiembre 15, 2022




Más de categoría

Visiones del cielo y del infierno

Visiones del cielo “Vale, o valde decora” (“Salve, agraciada doncella”) La Guerra de los Cien Años está cerca de...

octubre 6, 2022
Woody Allen

Woody Allen

Santiago Osio nos ofrece un retrato de Woody Allen a través de su filmografía más destacada.

octubre 6, 2022

Sueños de largo alcance

El paciente que sale en la camilla dentro de una funda de lona negra completamente cerrada y al cual...

octubre 5, 2022
San Francisco de Asís

Camino a la paz

La poesía representa un camino para entendernos a nosotros mismos y al mundo. En estos tiempos...

octubre 4, 2022