El merolico de Sayula

  Todos los días, de 10 a 3 de la tarde, el hombre hablaba sin parar. Sin bañar y con un sombrero de palma en el suelo en la puerta de la catedral, mezclaba historias con algo de...

11 de agosto, 2021

  Todos los días, de 10 a 3 de la tarde, el hombre hablaba sin parar. Sin bañar y con un sombrero de palma en el suelo en la puerta de la catedral, mezclaba historias con algo de crítica social y política, y con algo de dantescas premoniciones. Nadie se detenía a escucharlo. Aunque hablaba en voz alta, nunca nadie lo escuchaba. Solo se detenían a echar en el sombrero unos centavos de caridad. Un día por casualidad me detuve y escuché algo de unos perros que ladraban o que no ladraban, más bien. La verdad es que sonaba interesante la historia, así que como regresaba de la escuela saqué una libreta y un lápiz y empecé a anotar lo que el merolico decía. Se expresaba febrilmente, solo se detenía para tomar agua de una botella dentro de una bolsa de papel estraza, y continuaba a tal ritmo que me era en ocasiones difícil captar toda la trama, pero al final, lo que no lograba apuntar lo memorizaba y llegando a casa lo completaba.

El primer cuento me pareció interesantísimo: un padre cargando a un hijo herido y con mala estrella que luchaba por llegar al poblado más cercano para conseguir ayuda médica sin éxito. Casi todos los días me detuve a escucharlo hasta que una mañana la historia que contaba se alargó por horas. Incluso no asistí a clases. Anoté todo lo que pude. Versaba de un Pueblo fantasma, inhabitado, más que por las ánimas de sus antiguos pobladores. “Comala” era la localidad olvidada. Un joven que la visitaba esperando encontrar alguna ascendencia. Se me hizo una hermosa costumbre esa. Llegué a entablar cierta amistad no exenta de algún cariño, hasta que un día, pasando las fiestas de fin de año ya no lo encontré: había muerto en el atrio de la catedral, solo y con dos botellas de tequila vacías a su lado. La fosa común fue su destino. Pocos días tan tristes en mi vida, José de la Sagrada Encarnación había muerto tirado en la calle. Mi amigo se fue solo y peor que un roedor callejero. No lo volvería a ver ni a escuchar jamás. Cómo lloré ese día. 

Ya hacia los años 30, se me ocurrió desempolvar mi libreta de la infancia, y publiqué la primera de las historias en una revista literaria. Gustó tanto que los publiqué casi todas, hasta que al hacer entrega del relato largo se me sugirió la posibilidad de editarlo como una novela: “Pedro Páramo” se llamó, como su protagonista principal. Después, los relatos cortos se convirtieron en el libro de cuentos “El llano en llamas”. 

Soy Juan Nepomuceno Carlos Pérez Rulfo Vizcaíno y nunca mentí en alguna entrevista a pregunta expresa de por qué no escribía más: “la gente que me contaba historias se murió”. Muchos lo tomaron como una metáfora, no es cosa mía, hoy desde donde me encuentro me abruma tanta fama, y a decir verdad, a veces creo que no me deja descansar en paz.

Comentarios


object(WP_Query)#18810 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(69141) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "07-01-2023" ["before"]=> string(10) "04-02-2023" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(69141) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "07-01-2023" ["before"]=> string(10) "04-02-2023" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18814 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18812 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18813 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "07-01-2023" ["before"]=> string(10) "04-02-2023" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2023-01-07 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2023-02-04 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (69141) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18811 (24) { ["ID"]=> int(87877) ["post_author"]=> string(3) "194" ["post_date"]=> string(19) "2023-01-18 10:33:47" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2023-01-18 15:33:47" ["post_content"]=> string(4511) "En este 2023, se conmemora el treintavo aniversario de una pequeña joyita del cine noventero: Indecent Proposal. Dirigida por el inglés Adrian Lyne y basada en la novela homónima de Jack Engelhard, la película fue un rotundo éxito de taquilla que dividió opiniones en la crítica especializada. Filmada con esa muy conocida estética publicitaria y videoclipera que brotaba naturalmente de su director (Flashdance, Fatal Attraction y Nine and a Half Weeks), esta cinta de espinoso contenido sacudió la conciencia del espectador, generando uno de los más agudos debates éticos que se han presentado en Hollywood: ¿te acostarías con alguien a cambio de un millón de dólares? Con un guion que mezcla poder y sexo, Indecent Proposal pudo suscitar lecturas engañosas, ya que parte de la prensa cinéfila se empeñó en mandarle al público un mensaje erróneo, llamándola “burda” y “superficial”. Aclaremos que es, ante todo, un filme que denuncia a una sociedad movida por el dinero; por eso mismo su fuerza argumental, que por varios momentos la tiene, reside en tratar con eficacia el tema de la dignidad, además de enfrentar el valor de la fidelidad matrimonial contra ese anhelo capitalista de aprovechar lo que está al alcance de la mano.  Ambientada en el bello estado de California, la cinta es protagonizada por un trío de primer nivel actoral, encabezado por el legendario Robert Redford (Butch Cassidy and the Sundance Kid, The Great Gatsby), seguido por una Demi Moore en el cenit de su carrera profesional, y terminando con Woody Harrelson, que venía de la exitosa serie Cheers, para luego irse a interpretar el papel de su vida:Mickey Knox en Natural Born Killers de Oliver Stone. ​​ La premisa de Indecent Proposal para nada es complicada: un joven matrimonio, enamorado hasta los tuétanos, atraviesa apuros económicos y decide acudir a un casino en Las Vegas para probar suerte y así saldar sus terribles deudas. Al principio consiguen ganar bastante dinero. Entonces dueños de la flor seca del deseo casi cumplido, minutos después olvidan por un momento los pesares que los agobian mientras se restriegan de gusto con un montón de billetes en la cama, abandonándose a un buen coito entre arrugados dólares. Gobernados por una dichosa ilusión, horas más tarde los esposos deciden regresar al casino y pierden todo lo ganado anteriormente. Es ahí donde aparece el multimillonario John Gage, interpretado por Redford, que siendo ya un esclavo de la belleza de Demi Moore, encaprichado le ofrece al marido la friolera de un millón de dólares para pasar una noche colmada de actividad amatoria con su mujer. La pareja en un principio se ofende, ya que saciar las ansias eróticas de un magnate no estaba en sus planes; pero, después de valorarlo, finalmente aceptan el ofrecimiento.  La película sobre la propuesta del millón de dólares excitó tanto la imaginación de los norteamericanos que tuvo una recaudación en taquilla de 106 millones en menos de tres meses. Lo que a algunos les pareció un script muy trivial, a otros les resultó una de las premisas más frescas y de más arrojo que se llevaron a la pantalla grande a finales del siglo pasado.  " ["post_title"]=> string(24) "Una Propuesta Indecorosa" ["post_excerpt"]=> string(148) "La “propuesta indecorosa” encendió tanto la imaginación de los norteamericanos que recaudó en taquilla 106 millones en menos de tres meses. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(24) "una-propuesta-indecorosa" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2023-01-19 01:33:10" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2023-01-19 06:33:10" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=87877" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18774 (24) { ["ID"]=> int(87778) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2023-01-16 10:58:24" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2023-01-16 15:58:24" ["post_content"]=> string(5540) "Querida Tora: Te voy a contar algo muy gracioso que sucedió el otro día. Bueno, gracioso para mi, aunque no tanto para las personas a quienes les ocurrió. Y que creo que, con el pasar de los días, también ya han de haber visto la gracia, después del mal rato que pasaron (ni tan malo, la verdad, pero les gusta hacer montañas de todos los granitos que se encuentran). Resulta que los vecinos se volvieron a acordar de todas las obras que están pendientes en la vecindad (los baños, los lavaderos, las escaleras, lo de siempre), y empezaron a correr rumores por todos los rincones. El portero (siempre el portero. No sé por qué, pero tiene que aparecer en todo) quiso acallarlos, y se le ocurrió organizar una función de cine para un sábado en la noche. La gente se entusiasmó; y más porque les iba a pasar una película vieja, de esas de las que el cine mexicano siempre ha estado muy orgulloso porque hacen llorar mucho. Todos se apuntaron para asistir, y media hora antes de la función ya estaba el patio abarrotado; y hasta la gente de la azotea se había acomodado para ver la película. El señor del 37, ese que es tan bravero, llegó con su mujer, creyendo que le hacía un favor. Pero la señora sufría un dolor de cabeza que la tenía medio atontada, y se sentó junto a él sin apenas saludar a las vecinas; y en cuanto empezó la película se le acostó en el hombro, con la intención de dormirse. No lo logró del todo, porque el señor se levantó como a la media hora para ir al baño (pero tenía que ir hasta su vivienda, por lo que tardó bastante. Te digo esto para que comprendas mejor lo que pasó). La señora intentó ver la película, pero apenas podía abrir los ojos, y no veía la hora de que el marido volviera. Pero el que llegó fue el señor del 48 (tarde, como de costumbre), y al ver asiento vacío, se sentó en él. Ella sintió que había alguien, e inmediatamente se recargó en su hombro y empezó a roncar. El del 48 intentó quitársela, pero no podía; por más que la empujaba, ella volvía a apoyarse en su hombro. Por fin la dejó estar, aunque algo incómodo, y se dispuso a ver la segunda mitad de la película. Y al cabo de un rato, regresó el marido. Vio a su mujer con la cabeza apoyada en el hombro del señor del 48, y empezó a gritar con su voz aguardentosa y estridente. Le dedicó todos los insultos que puedas imaginarte, y muchos más que yo nunca había oído. Luego se metió entre las filas de asombrados vecinos, tomó al del 48 por el cuello y lo levantó en vilo, diciendo que lo iba a tirar desde la azotea, para que aprendiera a no “mancillar la honra de los hombres honrados”. La función se detuvo, todos los espectadores se levantaron, alarmados, y el portero apareció al fondo, tratando de imponer el orden. Pero el del 37 no escuchaba ni las protestas de inocencia de su mujer ni las súplicas del pobre tipo del 48, que ya se veía desparramado por el piso del patio. La misma excitación de los espectadores impedía al del 37 avanzar, pues se vio rodeado por una masa humana que le impedía pasar, y que le decía que escuchara a los presuntos “culpables” antes de hacer algo de lo que podría arrepentirse. El del 37 contestó que el arrepentimiento era cosa de los pusilánimes (Yo no lo creía capaz de conocer una palabra tan poco común y más aún de pronunciarla, pero lo hizo), y que a los violadores se les debía aplicar “el castigo más ejemplar de todos”. A una indicación del portero, los guaruras los rodearon; pero él, sabedor de que las pistolas son de juguete, se las quitó y las rompió a mordidas (aunque sin tragarse los pedazos porque, según dijo después, el plástico le provocaba accesos de diarrea). En tantos dimes y diretes, ya había llegado a las escaleras, y hubiera cumplido su amenaza si no se lo impide… ¿quién dirás? ¡La Mocha! Esta señora (“Señorita”, como siempre se apresura a corregirnos) parece haberse convertido en el ángel guardián de la vecindad. En este caso, se le plantó delante al del 37 (Cosa que ni los vecinos, ni los guaruras, ni mucho menos el portero se habían atrevido a hacer), y le exigió que soltara al señor del 48 con una voz que hasta a mi me impresionó. El del 37 se la quedó mirando con furia; pero ella le sostuvo la mirada y le obligó a bajar los ojos y a soltar al pobre hombre. La Mocha le dijo que había sido un error, y el bravero ese dijo con  voz apenas audible “Perdón, señora” (Señorita, exigió ella), y se fue a sentar a su sitio, donde empezó a gritar “Cácaro. ¡Cácarooo!” y a incitar a la gente a sentarse. Su esposa le dijo que se iba a acostar a la vivienda, y el contestó “Que te alivies”. A los cinco minutos se reanudó la función, y los vecinos pudieron llorar a gusto durante la media hora que faltaba (menos el del 48, que prefirió tomarse unos sedantes e irse a dormir). Si quieres extraer una moraleja del incidente, es que hay que saber cómo hablar a la gente que está alterada por alguna emoción violenta. Parece muy sencillo, pero a ver quién es capaz de hacerlo. Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "Cartas a Tora 296" ["post_excerpt"]=> string(171) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diario le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-296" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2023-01-19 02:07:27" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2023-01-19 07:07:27" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=87778" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18811 (24) { ["ID"]=> int(87877) ["post_author"]=> string(3) "194" ["post_date"]=> string(19) "2023-01-18 10:33:47" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2023-01-18 15:33:47" ["post_content"]=> string(4511) "En este 2023, se conmemora el treintavo aniversario de una pequeña joyita del cine noventero: Indecent Proposal. Dirigida por el inglés Adrian Lyne y basada en la novela homónima de Jack Engelhard, la película fue un rotundo éxito de taquilla que dividió opiniones en la crítica especializada. Filmada con esa muy conocida estética publicitaria y videoclipera que brotaba naturalmente de su director (Flashdance, Fatal Attraction y Nine and a Half Weeks), esta cinta de espinoso contenido sacudió la conciencia del espectador, generando uno de los más agudos debates éticos que se han presentado en Hollywood: ¿te acostarías con alguien a cambio de un millón de dólares? Con un guion que mezcla poder y sexo, Indecent Proposal pudo suscitar lecturas engañosas, ya que parte de la prensa cinéfila se empeñó en mandarle al público un mensaje erróneo, llamándola “burda” y “superficial”. Aclaremos que es, ante todo, un filme que denuncia a una sociedad movida por el dinero; por eso mismo su fuerza argumental, que por varios momentos la tiene, reside en tratar con eficacia el tema de la dignidad, además de enfrentar el valor de la fidelidad matrimonial contra ese anhelo capitalista de aprovechar lo que está al alcance de la mano.  Ambientada en el bello estado de California, la cinta es protagonizada por un trío de primer nivel actoral, encabezado por el legendario Robert Redford (Butch Cassidy and the Sundance Kid, The Great Gatsby), seguido por una Demi Moore en el cenit de su carrera profesional, y terminando con Woody Harrelson, que venía de la exitosa serie Cheers, para luego irse a interpretar el papel de su vida:Mickey Knox en Natural Born Killers de Oliver Stone. ​​ La premisa de Indecent Proposal para nada es complicada: un joven matrimonio, enamorado hasta los tuétanos, atraviesa apuros económicos y decide acudir a un casino en Las Vegas para probar suerte y así saldar sus terribles deudas. Al principio consiguen ganar bastante dinero. Entonces dueños de la flor seca del deseo casi cumplido, minutos después olvidan por un momento los pesares que los agobian mientras se restriegan de gusto con un montón de billetes en la cama, abandonándose a un buen coito entre arrugados dólares. Gobernados por una dichosa ilusión, horas más tarde los esposos deciden regresar al casino y pierden todo lo ganado anteriormente. Es ahí donde aparece el multimillonario John Gage, interpretado por Redford, que siendo ya un esclavo de la belleza de Demi Moore, encaprichado le ofrece al marido la friolera de un millón de dólares para pasar una noche colmada de actividad amatoria con su mujer. La pareja en un principio se ofende, ya que saciar las ansias eróticas de un magnate no estaba en sus planes; pero, después de valorarlo, finalmente aceptan el ofrecimiento.  La película sobre la propuesta del millón de dólares excitó tanto la imaginación de los norteamericanos que tuvo una recaudación en taquilla de 106 millones en menos de tres meses. Lo que a algunos les pareció un script muy trivial, a otros les resultó una de las premisas más frescas y de más arrojo que se llevaron a la pantalla grande a finales del siglo pasado.  " ["post_title"]=> string(24) "Una Propuesta Indecorosa" ["post_excerpt"]=> string(148) "La “propuesta indecorosa” encendió tanto la imaginación de los norteamericanos que recaudó en taquilla 106 millones en menos de tres meses. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(24) "una-propuesta-indecorosa" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2023-01-19 01:33:10" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2023-01-19 06:33:10" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=87877" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(15) ["max_num_pages"]=> float(8) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "7c20abf1b839fb0891b6215eb846a401" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Una Propuesta Indecorosa

Una Propuesta Indecorosa

La “propuesta indecorosa” encendió tanto la imaginación de los norteamericanos que recaudó en taquilla 106 millones en menos de tres meses.

enero 18, 2023
CARTAS A TORA 297

Cartas a Tora 296

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diario le escribe cartas a Tora,...

enero 16, 2023




Más de categoría
CARTAS A TORA

CARTAS A TORA 299

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diario le escribe...

febrero 3, 2023
el amante

El abrazo del amante

Sólo espero el abrazo del amante.  Cálido y suave, reconfortante.  La sutil invitación,  para que me recueste y descanse. ...

febrero 2, 2023
CARTAS A TORA 298

CARTAS A TORA 298

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diario le escribe...

enero 27, 2023
fotografia de klaus nomi

Klaus Nomi: el alienígena de Bowie

Tras su muerte, Klaus Nomi se convirtió en una figura de culto en lugares tan dispares como Nueva York...

enero 26, 2023