“Cuartelazo y Traición” presenta Héctor Joel Velarde

La Sociedad Nuevoleonesa de Historia, Geografía y Estadística, A.C., Presidente MCP. Òscar Tamez Rodríguez, presentó el libro “Cuartelazo y Traición, Crónica de una Tragedia” por su autor Dr. Héctor Joel Velarde Mora. “Siempre se ha creído que...

8 de septiembre, 2022

La Sociedad Nuevoleonesa de Historia, Geografía y Estadística, A.C., Presidente MCP. Òscar Tamez Rodríguez, presentó el libro “Cuartelazo y Traición, Crónica de una Tragedia” por su autor Dr. Héctor Joel Velarde Mora.

Siempre se ha creído que la historia de un personaje de cierta época, representa la historia de esa época. En realidad, es la época la que ha diseñado la personalidad de cada personaje y con ello sus accionesHéctor Joel Velarde.

En el libro se dan “cita tanto los hechos como los hombres que los protagonizaron, lo que sucede en el país antes y después del cuartelazo, los acontecimientos y distanciamientos entre protagonistas y antagonistas y pone en claro que la suma de las contiendas regionales, si bien culmina es una revolución que libera al país del yugo porfirista, también lo tiñe de sangre y trae consigo consecuentes rupturas”.

En el Prólogo Margarito Cuellar menciona “Cuartelazo y Traición se nutre de momentos culminantes: los discursos incendiarios, los planes de liberación y las proclamas, las batallas armadas, las circunstancias internas y externas que aceleraron retardan la revolución… El autor enfatiza “¿Fue un golpe militar o fueron dos? ¿Huerta estaba involucrado en la rebelión de Reyes? ¿Qué tanto influyeron los diplomáticos extranjeros?…Sin Madero y sus hombres no habría revolución ni las posibilidades de una democracia…Mucho se ha escrito sobre Francisco Madero, el apóstol de la revolución, pero hacía falta un trabajo de divulgación como el que ahora nos ofrece Héctor Joel Velarde Mora…”

El libro está organizado en 13 capítulos, presenta la sección de Resultados y Citas bibliográficas.

Capítulo Título 
Prólogo por Magrito Cuéllar
I Introducción
II La revolución maderista
III El pensamiento de Madero
IV El plan de San Luis
V Madero presidente
VI La intervención extranjera
VII El cuartelazo
VIII La traición
IX La tragedia
X El pacto de la embajada
XI Las renuncias
XII El Informe Hale
XIII Los protagonistas
XIV Resultados
XV Citas bibliográficas  

 

La Coordinación estuvo a cargo del Mtro. Luis Enrique Pérez Castro; la presentación por Margarito Cuellar y del Dr. Juan Carlos Tolentino Socio de Número de la SNHGE.

 “Es un trabajo muy especializado, el título Cuartelazo y Traición; lo de cuartelazo, sabemos lo que es desde un punto de vista militar; la traición en esta palabra encierra no solamente la traición desde el punto de vista de que Madero fue traicionado en este libro ustedes van a encontrar la traición de todos contra todos, no se escapa un solo personaje  de este libro que no haya traicionado y me refiero inclusive hasta el paladín de la democracia nuestro ilustre presidente Francisco I. Madero también él fue parte de la práctica política de prometer y no cumplir en muchos aspectos…es un libro académicamente recomendable que contiene 127 citas bibliográficas” señaló el  Dr. Juan Carlos Tolentino.

Semblanza

Héctor Joel Velarde nacido en Mazatlán, Sinaloa, ha vivido media vida en la Ciudad de México y la otra mitad en Monterrey, Nuevo León. Médico Neumólogo, con preferencia por la Neumología Pediátrica, ha sido profesor universitario buena parte de su vida. Hizo una Maestría en Gestión de Calidad en Instituciones de Salud, lo que le permitió tener posiciones directivas en el IMSS, recibió el Premio Agapito González como Promotor Nacional de la Calidad. Ha participado como autor de varios capítulos de libros de Medicina y es autor del libro Asma en Pediatría.

 SNHGE https://www.facebook.com/HistoriadoresNuevoleoneses/videos/598708828597342 

 H Joel Velarde     https://www.facebook.com/hjoel.velarde.7

 

Contacto

ORCID ID https://orcid.org/0000-0002-5708-428X

[email protected]

www.facebook.com/angelica.murillo.5496

https://www.facebook.com/RIEHMTY

IG dra.angelicamg

www.ruizhealytimes.com

 

Comentarios


object(WP_Query)#18750 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(83085) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "09-11-2022" ["before"]=> string(10) "07-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(83085) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "09-11-2022" ["before"]=> string(10) "07-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18754 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18752 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18753 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "09-11-2022" ["before"]=> string(10) "07-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-11-09 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-12-07 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (83085) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18751 (24) { ["ID"]=> int(85604) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-11 12:58:15" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-11 17:58:15" ["post_content"]=> string(4667) "Querida Tora: Hace unos días hubo un escándalo en la vecindad (otro más), ¿y a que no sabes por qué?: porque la señora del 54 encontró a su hija menor cociendo un calzón de su novio. ¿Puedes creerlo? Yo no podía, así que no me despegué de la señora y su hija hasta que averigüé todo. El escándalo empezó desde temprano, en que las dos empezaron a gritar y a manotear, y luego la señora sacó la olla que tenía la hija en la estufa y tiró su contenido al patio. Todas las comadres se congregaron enseguida y acosaron a la muchacha preguntándole qué había hecho y con quién y por qué y cómo y cuándo y no sé cuántas cosas más. Y es que, la verdad, ¿qué tiene que hacer una muchacha de su casa, joven y recatada, cociendo un calzón del novio? Como la chamaca no quería hablar, fueron a llamar a doña Sura, la bruja o adivina o chamana que vive en la vecindad. Esta vio el cuerpo del delito (vulgo calzón) y le preguntó si se trataba de un cocimiento de calzón con hierbas de olor para el endulzamiento del dueño. La chava seguía muda; pero la madre le dio un sopapo que la hizo llorar, y al fin abrió la boca para decir que no tenía nada de malo, que al contrario. La mujer le preguntó cómo había obtenido esa prenda, y ella juraba y perjuraba que no había hecho nada malo; pero de nada le valió, y acabó por soltar la sopa (No vomitó. Hablo en sentido figurado). Dijo que su novio es un muchacho muy guapo, muy bueno y muy respetuoso; pero es un poco enojón, y siempre la anda regañando porque en la escuela platica con algún compañero, o si llega a la vecindad con algún vecino, o si alguien le manda algún chat. Y como ya estaba desesperada, por consejo de una amiga fue a ver a una bruja que vive en la otra colonia (Hubieras visto la cara que puso doña Sura). Y ella le recomendó (Después de cobrar sus honorarios, que acabaron  con el presupuesto de la chava para todo el mes) que hiciera el cocimiento. “¿Pero cómo consigo el calzón?”, preguntó ella, angustiada. “Haz lo que tengas que hacer”, le contestó la enigmática mujer, guardándose el dinero entre sus partes blandas. “¡Desgraciada!”, gritó la vieja, y empezó a azotarla otra vez. “Ya perdiste lo más valioso que te di”. La hija se metió entre las piernas de las demás para esconderse, y eso le sirvió un poco para aplacar la furia de la madre. Entonces intervino doña Sura, y dijo que si les explicaba cómo hizo para conseguir el calzón, ella le daría otra receta de endulzamiento que estuviera más a su alcance. Entonces, la muchacha dijo que había urdido cientos de planes para desvestir al chico y robarle la prenda, pero que eran todos muy difíciles de poner en práctica. Por fin, se le ocurrió ir al hotel de la esquina a contratar a una de las muchachas. “¡¿Para qué?!”, rugió la madre. “No me digas que te hiciste tortillera”. Doña Sura la contuvo antes de que se le fuera encima y la sujetó hasta que la chica terminó su relato. Lo mejor que se le había ocurrido era contratar a una de las “flores del pecado” (Así la llamó, pues se quiso poner poética) y pagarle para que sedujera al novio y le robara el calzón. Un suspiro de alivio escapó de todos los atribulados pechos, pues no se había hollado territorio sagrado, pero le preguntaron a la chava si eso no le había dolido. Y la chica inclinó la cabeza y respondió: “Mucho. Pero era por su bien”. Muchas elogiaron su forma de proceder, y le dijeron  que siguiera así, sin entregar nada antes de tiempo. Doña Sura cumplió su palabra, y dio a la chava una receta de puras hierbas, eficacísima para controlar a los muchachos suspicaces y coléricos, y que también  les cura el acné, que es lo que a veces los impulsa a tener malos pensamientos. Total, que la chica se metió corriendo a su vivienda a hacer el nuevo cocimiento. ¿Tú serías capaz de hacer algo así, por el bien de tu novio? Es pregunta teórica, porque yo no soy ni suspicaz ni colérico, pero ¿serías capaz? Te quiere Cocatú
  1. D.- El calzón lo recogió doña Sura y lo guardó, por si acaso.
" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 289" ["post_excerpt"]=> string(171) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diario le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-289" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-11 12:58:15" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-11 17:58:15" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85604" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18722 (24) { ["ID"]=> int(85780) ["post_author"]=> string(3) "194" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-17 12:24:58" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-17 17:24:58" ["post_content"]=> string(5051) "Cuando siento que el día ya ha durado demasiado, lo primero que se me antoja es volver a recorrer con mis manos tu pelo en resplandores negros sobre los hombros. Ello solamente agiganta otro antojo de todas mis noches: disfrutar tu moreno cuerpo debajo de las cobijas. Mi único anhelo es lamer otra vez tu boca, tu cuello, tus brazos, y hasta tus húmedos muslos. Te deseo tanto y no puedo evitarlo. Sé exactamente por qué.​​​ La realidad inexplicable me coloca una vez más con los ojos cerrados, plácido y desnudo, descansando mi cabeza sobre tu abdomen. Qué hermoso y qué verdadero. Una estampa colmada de dicha, lujo y bonanza. ¿Recuerdas? La noche lentamente termina, pero al igual nos concede la placentera intuición de que ha sido una de las mejores madrugadas. Este amanecer contigo dista de ser largo, aburrido y triste. Más bien es ameno y especial; lleno de pláticas y risas, besos y caricias. Afuera las aves ya colman el despejado cielo azul y tú, tan esbelta, diminuta, bella y mulata, me abrazas con una suerte de ternura.  Entusiasmada agarras con fuerza mis brazos, te aprietas contra mi cuerpo. Yo no digo nada, pero por tu mirada, por tus ojos verdes risueños, comprendo que tampoco olvidarás este momento.   Es así como me desconecto y escapo de mi cuerpo. Vuelvo al pasado, a lo muchas veces idealizado, a la pregunta que siempre me hago, a eso que pudo haber sido, pero que nunca será. Rehacer, recrear lo ya hecho, es quizá la causa principal del más puro de mis actuales reposos, de mis últimos sueños profundos. Pido prestadas imágenes, pequeñas películas, cintas agradables en las que soy público asombrado y personaje dichoso. Te apareces debajo de mis párpados. Ya te reconozco. Ya te escucho hablarme. Ya me llega tu dulce aroma frutal. Como es previsible, nada cambia. Nada cambia porque la soledad de  aquellas horas nos sigue acarreando y nos conduce por primera vez a la  intimidad. Flotando encima de la cama el sonido alegre y sereno de tu risa me va cobijando y logra sacar la mejor versión posible de mí mismo. Borracho, intoxicado de tu piel suavizada con loción, de tus labios cubiertos de brillo, de toda tu argentinidad, me dispongo a contarte una historia hasta que florezca el alba. Una soberbia evocación del porvenir. Las memorias de mi futuro con una mujer de veintidós años, una criatura extraordinaria llamada igual que tú, Natalia…  Sabes reconocerte fácilmente en esas fabulaciones mías, que no son  más que maravillosas epifanías, gloriosos haces de luz. El reino de la ficción me da la oportunidad de mostrarte, de exponerte imágenes breves para que puedas verme como realmente quiero manifestarme. Me represento en entornos siempre muy acogedores, donde gobierna el optimismo; no puedo visualizar mejores escenarios, sobresaliendo con nadie más que contigo. Te me quedas mirando, en silencio, con asombro, como a un mago, como a un médium. Te cuento mi vida entera con palabras elocuentes, verbos amables y oraciones llenas de posibilidad y futuro; te hago preguntas porque tengo hambre de escucharte. Envío el mensaje, muy  franco y muy claro, que te da la confianza suficiente para creer en mí. Me aceptas, por lo menos en ese instante, totalmente  como soy. Se trata de una experiencia distinta; es ese tipo de atracción física, de sensibilidad absoluta, de increíble delicadeza. Un deleite pleno, erotismo fascinante.  El espectáculo resulta inédito y sobrecogedor. Cada detalle es una  magnífica exposición.  Siempre sucedes a la misma hora. Te extiendes por cinco o diez minutos para alcanzar el clímax pasada la media noche. Elijo y repito tus ropajes, tus pasos, los acentos en cada una de tus sílabas. Quiero seducirte, enamorarte, ser el motivo de tu noche tórrida. Me sé con la capacidad de meterme entero a tu alma. De descubrir quién eres en realidad, que tienes de misteriosa, de diferente, de única. Busco ser inteligente en el sentido literal, ser capaz de entender lo que hay delante de mí. Me imagino logrando esos efectos, esos objetivos. Empiezo a actuar como el Fausto receptor de todo aquello. Recuerdo la razón por la que estoy aquí, por la que siempre en mis madrugadas regreso a ti. " ["post_title"]=> string(7) "Natalia" ["post_excerpt"]=> string(114) "Te apareces debajo de mis párpados. Ya te reconozco. Ya te escucho hablarme. Ya me llega tu dulce aroma frutal." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(7) "natalia" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-17 12:24:58" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-17 17:24:58" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85780" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18751 (24) { ["ID"]=> int(85604) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-11 12:58:15" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-11 17:58:15" ["post_content"]=> string(4667) "Querida Tora: Hace unos días hubo un escándalo en la vecindad (otro más), ¿y a que no sabes por qué?: porque la señora del 54 encontró a su hija menor cociendo un calzón de su novio. ¿Puedes creerlo? Yo no podía, así que no me despegué de la señora y su hija hasta que averigüé todo. El escándalo empezó desde temprano, en que las dos empezaron a gritar y a manotear, y luego la señora sacó la olla que tenía la hija en la estufa y tiró su contenido al patio. Todas las comadres se congregaron enseguida y acosaron a la muchacha preguntándole qué había hecho y con quién y por qué y cómo y cuándo y no sé cuántas cosas más. Y es que, la verdad, ¿qué tiene que hacer una muchacha de su casa, joven y recatada, cociendo un calzón del novio? Como la chamaca no quería hablar, fueron a llamar a doña Sura, la bruja o adivina o chamana que vive en la vecindad. Esta vio el cuerpo del delito (vulgo calzón) y le preguntó si se trataba de un cocimiento de calzón con hierbas de olor para el endulzamiento del dueño. La chava seguía muda; pero la madre le dio un sopapo que la hizo llorar, y al fin abrió la boca para decir que no tenía nada de malo, que al contrario. La mujer le preguntó cómo había obtenido esa prenda, y ella juraba y perjuraba que no había hecho nada malo; pero de nada le valió, y acabó por soltar la sopa (No vomitó. Hablo en sentido figurado). Dijo que su novio es un muchacho muy guapo, muy bueno y muy respetuoso; pero es un poco enojón, y siempre la anda regañando porque en la escuela platica con algún compañero, o si llega a la vecindad con algún vecino, o si alguien le manda algún chat. Y como ya estaba desesperada, por consejo de una amiga fue a ver a una bruja que vive en la otra colonia (Hubieras visto la cara que puso doña Sura). Y ella le recomendó (Después de cobrar sus honorarios, que acabaron  con el presupuesto de la chava para todo el mes) que hiciera el cocimiento. “¿Pero cómo consigo el calzón?”, preguntó ella, angustiada. “Haz lo que tengas que hacer”, le contestó la enigmática mujer, guardándose el dinero entre sus partes blandas. “¡Desgraciada!”, gritó la vieja, y empezó a azotarla otra vez. “Ya perdiste lo más valioso que te di”. La hija se metió entre las piernas de las demás para esconderse, y eso le sirvió un poco para aplacar la furia de la madre. Entonces intervino doña Sura, y dijo que si les explicaba cómo hizo para conseguir el calzón, ella le daría otra receta de endulzamiento que estuviera más a su alcance. Entonces, la muchacha dijo que había urdido cientos de planes para desvestir al chico y robarle la prenda, pero que eran todos muy difíciles de poner en práctica. Por fin, se le ocurrió ir al hotel de la esquina a contratar a una de las muchachas. “¡¿Para qué?!”, rugió la madre. “No me digas que te hiciste tortillera”. Doña Sura la contuvo antes de que se le fuera encima y la sujetó hasta que la chica terminó su relato. Lo mejor que se le había ocurrido era contratar a una de las “flores del pecado” (Así la llamó, pues se quiso poner poética) y pagarle para que sedujera al novio y le robara el calzón. Un suspiro de alivio escapó de todos los atribulados pechos, pues no se había hollado territorio sagrado, pero le preguntaron a la chava si eso no le había dolido. Y la chica inclinó la cabeza y respondió: “Mucho. Pero era por su bien”. Muchas elogiaron su forma de proceder, y le dijeron  que siguiera así, sin entregar nada antes de tiempo. Doña Sura cumplió su palabra, y dio a la chava una receta de puras hierbas, eficacísima para controlar a los muchachos suspicaces y coléricos, y que también  les cura el acné, que es lo que a veces los impulsa a tener malos pensamientos. Total, que la chica se metió corriendo a su vivienda a hacer el nuevo cocimiento. ¿Tú serías capaz de hacer algo así, por el bien de tu novio? Es pregunta teórica, porque yo no soy ni suspicaz ni colérico, pero ¿serías capaz? Te quiere Cocatú
  1. D.- El calzón lo recogió doña Sura y lo guardó, por si acaso.
" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 289" ["post_excerpt"]=> string(171) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diario le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-289" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-11 12:58:15" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-11 17:58:15" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85604" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(19) ["max_num_pages"]=> float(10) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "a2a23c8a43a4af89617c79174fb7ae63" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

CARTAS A TORA 289

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diario le escribe cartas a Tora,...

noviembre 11, 2022
labios sensuales

Natalia

Te apareces debajo de mis párpados. Ya te reconozco. Ya te escucho hablarme. Ya me llega tu dulce aroma frutal.

noviembre 17, 2022




Más de categoría

Reflexiones en torno a la FIL Guadalajara 2022

Trabajemos porque la palabra escrita sea el mejor vehículo de comunicación.

diciembre 6, 2022
Feria Internacional del Libro de Guadalajara

Feria Internacional del Libro de Guadalajara

Desde 1987 se celebra la Feria Internacional del Libro de Guadalajara. Y se ha convertido en el mayor referente...

diciembre 6, 2022
Gracias por la música, Christine McVie

Gracias por la música, Christine McVie

Homenaje a Christine McVie por su reciente fallecimiento el 30 de noviembre de este año.

diciembre 2, 2022
cartas

Cartas a Tora - 292

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diario le escribe...

diciembre 2, 2022