“Cruella” Muy entretenida… pero sin motivos

Comentarios

4 de junio, 2021

Comentarios
object(WP_Query)#17801 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(66440) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "19-05-2021" ["before"]=> string(10) "16-06-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(66440) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "19-05-2021" ["before"]=> string(10) "16-06-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17800 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17798 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17797 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "19-05-2021" ["before"]=> string(10) "16-06-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-05-19 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-06-16 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (66440) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17845 (24) { ["ID"]=> int(65847) ["post_author"]=> string(2) "73" ["post_date"]=> string(19) "2021-05-25 11:55:24" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-05-25 16:55:24" ["post_content"]=> string(6659) "El 17 de mayo Viridiana cumplió 60 años de su estreno y de ganar la Palma de Oro en el Festival de Cannes. Ella sigue siendo hermosa, joven perpetua y virginal como siempre y para siempre, per saecula saeculorum, y mientras el mundo aguante porque para eso son los milagros; como el de la multiplicación de los talentos en tiempos duros de guerra, hambre, opresión y olvido en los que se gestaron los elementos que años después darían origen a la obra maestra. Luis Buñuel llegó a México casi de rebote huyendo del fascismo que se había apoderado de España luego del Golpe de Estado de Franco. En México, una organización estalinista –dura como piedra pero disciplinada como reloj –privaba en los sindicatos cinematográficos y de la conjunción de una vida cultural intensa de más de 30 años.  La estética y el lenguaje cinematográfico de México habían llegado, como en otras artes a cimas que, digámoslo de una vez, no hemos vuelto a ver. Además, en el refinamiento popular –oxímoron necesario– la perla del engarce fue fruto de esa política cultural que había creado actrices, guionistas y directores, pero también del milagro genético de la belleza y la gracia, el don del talento que siendo regalo no obedece a ninguna regla. Silvia Pinal iluminaba las pantallas deslumbrando como la Virgen y ocupando espacios blasfemos de disrupción y ensueño. De esos elementos se hace la cultura y no de otros, nunca de sumisión, jamás de indolencia y menos de conformismo. Ya me dirá usted, amable lector, para qué demonios sirven las políticas públicas en materia de cultura si no para evitar esos diablos habituales en todo sistema y no para otra cosa porque ya lo ve el tiempo que nos ha tocado, la cultura es cuestión de voluntad y de querer y hacer.  Volviendo a la belleza de doña Silvia, tengo para mí que no han habido bellezas más grandes en nuestro cine que Lupe Vélez, Irasema Dillián, pero solo una enorme y gigantesca doña Silvia, pues su belleza no parte de la perfección de la simetría, de la dulzura del trazo, de la mirada inocente y atrevida, sino del valor con que hizo de ella un arma potente, del tamaño de la Velez si se quiere. La película se filmó en España, sí, en las narices chatas de Paquito y luego, la diva tuvo que destripar su abrigo de pieles para que pudieran ser salvadas de la destrucción y la incuria tan queridas para la Falange; porque así era la belleza de la Pinal: una, grande y libre. Si ya lo sé, cuestión de gustos y ahí no hay disputa, en términos de belleza, ya lo decía mi abuela: si gustos no hubiera, el amarillo no se vendiera. Viridiana es la joven perpetua. A sus 60 es tan actual como en el día de su estreno, toca los temas que ahora nos preocupa: el cuestionamiento de nuestra racionalidad y el peso que damos a las tradiciones que nos ahogan y que nos maniatan frente a los retos; el punto del dogma y de la libertad; la necesidad de ensuciar y romper para volver a limpiar y construir; el punto en fin de la expresión como condición necesaria de las sociedades democráticas donde nadie pueda ser cuestionado por sus opiniones y sus creadores gocen de tanta libertad como pueda acreditar su talento. Algún día habría que escribir y filmar la historia de Viridiana; la contradicción íntima entre la España de Franco que quería abrirse, por conveniencia, a la cultura mundial, pero sin convicción ninguna de modo que todo le salió al revés. Solo el concurso de la nave de los locos –Gustavo Alatriste, Silvia Pinal y Luis Buñuel– pudo permitir que una bomba como esa saliera de las entrañas del régimen rancio y oloroso de naftalina. En su tournée mundial, después de Cannes, en España se dieron cuenta de la manera en que la habían cagado, así con todas sus letras, de la forma en que le habían abierto la puerta al hereje fantástico, al anticlerical más creyente para contar el milagro de una última cena de facinerosos comiendo como trogloditas en la una de las mejores reproducciones de Da Vinci. El tema de las obsesiones sexuales y religiosas de la monja camino a la corrupción, de los arquetipos destripados por el ojo del genio, ahora pienso que es el mismo ojo que se abre bajo la presión de la navaja en El perro andaluz, es solo el pretexto para hacer del cine una danza de metáforas sobre la imposibilidad del bien y la justicia, sobre la crudeza del valle de lágrimas en que nos ha correspondido vivir y que, pese a todo, la belleza hace posible de habitar. Viridiana, como toda belleza excelsa estuvo sometida a las más terribles peripecias para florecer y ser admirada. A Muñoz Fontán, el director de Cinematografía y Teatro de Franco, lo echaron al otro día de la premiación cuando la prensa Vaticana escupió diablos y culebras contra la blasfema y herética película. Luis Miguel Dominguín tuvo que robarse la película para llevarla a París, con eso ya iban dos escapadas de Viridiana. En la capital francesa, Gustavo Alatriste, productor del filme, se jugó su capital y amistades para que la película pudiera ser copiada y divulgada por el mundo. Ya en casa, por miedo a problemas sociales, políticos y diplomáticos la obra se resguardó un poco, pero en 1962 se estrenó en el cine Orfeón que campeaba en la calle de Luis Moya. Feliz cumpleaños, Viridiana. Alabada sea tu belleza mientras sigamos gimiendo y llorando en este valle de incuria, hasta que los creadores, el público y el necio e irredento talento mexicano se imponga de nuevo. Así sea.   @cesarbc70" ["post_title"]=> string(27) "¡Dios te salve, Viridiana!" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(23) "dios-te-salve-viridiana" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-05-25 13:21:36" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-05-25 18:21:36" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=65847" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17772 (24) { ["ID"]=> int(66021) ["post_author"]=> string(3) "154" ["post_date"]=> string(19) "2021-05-28 14:23:51" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-05-28 19:23:51" ["post_content"]=> string(6092) "El Sínodo de Obispos inicia en octubre de 2021 y la XVI Asamblea General ordinaria del Sínodo1 se realizará en octubre de 2023. En días recientes, la Santa Sede lanzó el nuevo itinerario sinodal para el Sínodo de Obispos, previsto para octubre de 2022, pero que se ha adelantado un año. “Por una Iglesia sinodal: comunión, participación y misión” es el tema de la Asamblea, que contará con un nuevo itinerario sinodal, sumamente novedoso, y destinado precisamente a fomentar la participación y la pluralidad. Así, como explica la Santa Sede en un comunicado, se ha “propuesto una modalidad inédita”, que se articulará en torno a tres fases, entre octubre de 2021 y octubre de 2023, pasando por una fase diocesana y otra continental, “que darán vida a dos Instrumentum Laboris distintos, antes de la fase definitiva a nivel de Iglesia Universal”. Esta articulación “hará posible la escucha real del Pueblo de Dios y se garantizará la participación de todos en el proceso sinodal”, insistiendo en que “no se trata solo de un evento, sino de un proceso que involucra en sinergia al Pueblo de Dios, al Colegio episcopal y al Obispo de Roma, cada uno según su propia función”. Un cambio radical que marcará un antes y un después en la participación en la Iglesia. Fase diocesana El camino sinodal será abierto por el Papa el 9 y el 10 de octubre. El 17 de octubre se abrirá la fase diocesana, que llevará hasta abril de 2022.“El objetivo de esta fase es la consulta al Pueblo de Dios”, para que “el proceso sinodal se realice en la escucha de la totalidad de los bautizados”. Para facilitar la participación de todos, el Vaticano presentó un itinerario, según el cual la Secretaría General del Sínodo enviará un Documento preparatorio, acompañado por un cuestionario y de un Vademécum con propuestas para realizar la consulta en cada diócesis. También se enviará este Documento a los Dicasterios de la Curia Romana, a las Uniones de Superiores y Superioras Mayores y otras uniones, a las federaciones de la vida consagrada, a los movimientos internacionales de laicos, a las Universidades y Facultades de Teología. Al tiempo, cada obispo nominará un responsable (eventualmente un equipo) diocesano para la consulta sinodal, que pueda servir como punto de referencia y de contacto con la Conferencia Episcopal, que nombrará, a su vez, sus propios contactos con las diócesis y con la Secretaría General del Sínodo. Tras la clausura de la fase diocesana, cada diócesis enviará sus contribuciones a la Conferencia Episcopal, que elaborará una síntesis, para enviarla antes de abril de 2022. Otras contribuciones Se recibirán también contribuciones de los Dicasterios de la Curia Romana, de las Universidades, Facultades de teología, de las Uniones de Superiores y Superioras Generales (USG UISG), de otras uniones, de las federaciones de la Vida Consagrada, y de los movimientos internacionales de laicos (antes de abril 2022). Con toda esa información, la Secretaría General del Sínodo procederá a la redacción del primer Instrumentum Laboris , siempre antes de septiembre 2022, cuando se abrirá la segunda fase, la continental, que se prolongará hasta marzo de 2023. Fase continental La finalidad de esta fase “es dialogar a nivel continental sobre el texto del primer Instrumentum Laboris, realizando un ulterior acto de discernimiento a la luz de las particularidades culturales específicas de cada continente”. Se busca un “discernimiento pre sinodal en las Asambleas continentales” que concluirá con la redacción de un documento final, que será enviado, en marzo de 2023, a la Secretaría General. “Se recomienda que también se desarrollen asambleas internacionales de especialistas, que puedan enviar sus contribuciones a la Secretaría General del Sínodo”. Con todo ello, se elaborará un segundo Instrumentum Laboris, antes de junio 2023. Finalmente, en octubre de 2023, tendrá lugar la Asamblea Sinodal tradicional, de la que saldrá, previsiblemente, un documento que marcará el futuro de la estructura y funcionamiento de la Iglesia, que cumpla con los ambiciosos objetivos de su lema: “Por una Iglesia sinodal: comunión, participación y misión”. 1 Diferencia entre Sínodo y Concilio. Ambos se refieren a reuniones de Obispos, pero el Sínodo asesora al Papa, mientras el Concilio toma decisiones de tipo dogmático, litúrgico y de costumbres, y toma posiciones oficiales en torno a los problemas contemporáneos." ["post_title"]=> string(23) "El Sínodo de Obispos " ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(20) "el-sinodo-de-obispos" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-05-28 14:23:51" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-05-28 19:23:51" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=66021" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17845 (24) { ["ID"]=> int(65847) ["post_author"]=> string(2) "73" ["post_date"]=> string(19) "2021-05-25 11:55:24" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-05-25 16:55:24" ["post_content"]=> string(6659) "El 17 de mayo Viridiana cumplió 60 años de su estreno y de ganar la Palma de Oro en el Festival de Cannes. Ella sigue siendo hermosa, joven perpetua y virginal como siempre y para siempre, per saecula saeculorum, y mientras el mundo aguante porque para eso son los milagros; como el de la multiplicación de los talentos en tiempos duros de guerra, hambre, opresión y olvido en los que se gestaron los elementos que años después darían origen a la obra maestra. Luis Buñuel llegó a México casi de rebote huyendo del fascismo que se había apoderado de España luego del Golpe de Estado de Franco. En México, una organización estalinista –dura como piedra pero disciplinada como reloj –privaba en los sindicatos cinematográficos y de la conjunción de una vida cultural intensa de más de 30 años.  La estética y el lenguaje cinematográfico de México habían llegado, como en otras artes a cimas que, digámoslo de una vez, no hemos vuelto a ver. Además, en el refinamiento popular –oxímoron necesario– la perla del engarce fue fruto de esa política cultural que había creado actrices, guionistas y directores, pero también del milagro genético de la belleza y la gracia, el don del talento que siendo regalo no obedece a ninguna regla. Silvia Pinal iluminaba las pantallas deslumbrando como la Virgen y ocupando espacios blasfemos de disrupción y ensueño. De esos elementos se hace la cultura y no de otros, nunca de sumisión, jamás de indolencia y menos de conformismo. Ya me dirá usted, amable lector, para qué demonios sirven las políticas públicas en materia de cultura si no para evitar esos diablos habituales en todo sistema y no para otra cosa porque ya lo ve el tiempo que nos ha tocado, la cultura es cuestión de voluntad y de querer y hacer.  Volviendo a la belleza de doña Silvia, tengo para mí que no han habido bellezas más grandes en nuestro cine que Lupe Vélez, Irasema Dillián, pero solo una enorme y gigantesca doña Silvia, pues su belleza no parte de la perfección de la simetría, de la dulzura del trazo, de la mirada inocente y atrevida, sino del valor con que hizo de ella un arma potente, del tamaño de la Velez si se quiere. La película se filmó en España, sí, en las narices chatas de Paquito y luego, la diva tuvo que destripar su abrigo de pieles para que pudieran ser salvadas de la destrucción y la incuria tan queridas para la Falange; porque así era la belleza de la Pinal: una, grande y libre. Si ya lo sé, cuestión de gustos y ahí no hay disputa, en términos de belleza, ya lo decía mi abuela: si gustos no hubiera, el amarillo no se vendiera. Viridiana es la joven perpetua. A sus 60 es tan actual como en el día de su estreno, toca los temas que ahora nos preocupa: el cuestionamiento de nuestra racionalidad y el peso que damos a las tradiciones que nos ahogan y que nos maniatan frente a los retos; el punto del dogma y de la libertad; la necesidad de ensuciar y romper para volver a limpiar y construir; el punto en fin de la expresión como condición necesaria de las sociedades democráticas donde nadie pueda ser cuestionado por sus opiniones y sus creadores gocen de tanta libertad como pueda acreditar su talento. Algún día habría que escribir y filmar la historia de Viridiana; la contradicción íntima entre la España de Franco que quería abrirse, por conveniencia, a la cultura mundial, pero sin convicción ninguna de modo que todo le salió al revés. Solo el concurso de la nave de los locos –Gustavo Alatriste, Silvia Pinal y Luis Buñuel– pudo permitir que una bomba como esa saliera de las entrañas del régimen rancio y oloroso de naftalina. En su tournée mundial, después de Cannes, en España se dieron cuenta de la manera en que la habían cagado, así con todas sus letras, de la forma en que le habían abierto la puerta al hereje fantástico, al anticlerical más creyente para contar el milagro de una última cena de facinerosos comiendo como trogloditas en la una de las mejores reproducciones de Da Vinci. El tema de las obsesiones sexuales y religiosas de la monja camino a la corrupción, de los arquetipos destripados por el ojo del genio, ahora pienso que es el mismo ojo que se abre bajo la presión de la navaja en El perro andaluz, es solo el pretexto para hacer del cine una danza de metáforas sobre la imposibilidad del bien y la justicia, sobre la crudeza del valle de lágrimas en que nos ha correspondido vivir y que, pese a todo, la belleza hace posible de habitar. Viridiana, como toda belleza excelsa estuvo sometida a las más terribles peripecias para florecer y ser admirada. A Muñoz Fontán, el director de Cinematografía y Teatro de Franco, lo echaron al otro día de la premiación cuando la prensa Vaticana escupió diablos y culebras contra la blasfema y herética película. Luis Miguel Dominguín tuvo que robarse la película para llevarla a París, con eso ya iban dos escapadas de Viridiana. En la capital francesa, Gustavo Alatriste, productor del filme, se jugó su capital y amistades para que la película pudiera ser copiada y divulgada por el mundo. Ya en casa, por miedo a problemas sociales, políticos y diplomáticos la obra se resguardó un poco, pero en 1962 se estrenó en el cine Orfeón que campeaba en la calle de Luis Moya. Feliz cumpleaños, Viridiana. Alabada sea tu belleza mientras sigamos gimiendo y llorando en este valle de incuria, hasta que los creadores, el público y el necio e irredento talento mexicano se imponga de nuevo. Así sea.   @cesarbc70" ["post_title"]=> string(27) "¡Dios te salve, Viridiana!" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(23) "dios-te-salve-viridiana" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-05-25 13:21:36" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-05-25 18:21:36" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=65847" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(16) ["max_num_pages"]=> float(8) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "f86af7d6415b966928f34d5c6af663ed" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

¡Dios te salve, Viridiana!

El 17 de mayo Viridiana cumplió 60 años de su estreno y de ganar la Palma de Oro en el Festival de...

mayo 25, 2021

El Sínodo de Obispos 

El Sínodo de Obispos inicia en octubre de 2021 y la XVI Asamblea General ordinaria del Sínodo1 se realizará en octubre de...

mayo 28, 2021




Más de categoría
CARTAS A TORA 228

CARTAS A TORA 228

Querida Tora 1: Fíjate que en el King’s el servicio está de lo peor y los empleados, cada día...

junio 11, 2021
LOS ROSTROS DEL ARTE POPULAR 

LOS ROSTROS DEL ARTE POPULAR 

Tantoyuca, Ver.- Flaviana, mujer generosa, entre canastos coloridos y grillos pintados sueña con una casa de block, pero todo...

junio 10, 2021

¿Quién fue Ernesto Blunac?

Desfallecientes se mostraban ya las postreras ventiscas invernales de 1875, cuando se hallaba de regreso en La Paz el...

junio 9, 2021

Las pequeñas cosas: elección

“Cada elección tiene su anverso, es decir, una renuncia, por lo que no hay diferencia entre el acto de...

junio 7, 2021