Crítica Película: “24 horas para vivir”

Nunca es tarde para el arrepentimiento y la reparación”, Charles Dickens “Nunca es tarde para el arrepentimiento y la reparación”, Charles Dickens FICHA TÉCNICA: Título original: 24 hours to live Director: Brian Smrz Actores: Ethan Hawke, Rutger Hauer, Paul...

11 de mayo, 2018 24-3

Nunca es tarde para el arrepentimiento y la reparación”, Charles Dickens

“Nunca es tarde para el arrepentimiento y la reparación”, Charles Dickens

FICHA TÉCNICA:

Título original: 24 hours to live

Director: Brian Smrz

Actores: Ethan Hawke, Rutger Hauer, Paul Anderson

Año: 2018

País: Estados Unidos

SINOPSIS:

Un asesinado recibe una segunda oportunidad, se le devuelve a la vida solamente por 24 horas. Tiene que completar una tarea que dejó sin terminar.

CRÍTICA:

Si quieres pasar tu tiempo viendo una pelicula de acción, comiendo palomitas, poniendo tu cerebro en “off” y dejando de pensar en los tiempos electorales, 24 horas para vivir es tu opción.

Es una cinta de acción y tiene un toque de ciencia ficción, las escenas de acción son muy exageradas pero bien logradas, se nota la experiencia del director como coordinador de dobles en diversas películas.

Hay persecuciones, muertes y muchos tiroteos.

Desde hace varios años muchos actores ya no tan jóvenes (más de 40 años) son protagonistas de estas cintas de acción; en este tipo de películas han participado Bruce Willis, Arnold Schwarzenegger, Sylvester Stallone, Liam Neeson, Tom Cruise y Keanu Reeves, entre otros.

En esta ocasión tenemos a Ethan Hawke, en una de las pocas cintas que lo hemos visto hacer en este género.

El formato es previsible pero funciona.

Recuerda en el tema a aquella película de los ochenta protagonizada por Dennis Quaid y Meg Ryan que se llamaba Muerto al llegar, en dónde un hombre es envenenado y morirá sin remedio en 24 horas y quiere averiguar quién lo mató; aquí también nuestro protagonista de 24 horas para vivir (o más exacto para morir), solo cuenta con 24 horas y ya.

Definitivamente es muy superior Muerto al llegar en dónde, por cierto, los protagonistas se conocieron, luego se casaron, tuvieron un hijo y después llegó “El gladiador” a destrozar todo por el romance que tuvo con Meg Ryan con él… en fin, son anécdotas.

Calificación:

Rangos:

Mala ★

Regular ★★

Buena ★★★

Muy Buena ★★★★

Excelente ★★★★★

MENSAJE:

De repente se habla de temas como la culpa, la lealtad y el ser una buena persona.

Nuestro personaje principal Travis tiene momentos en dónde piensa que no tiene una buena alma y reflexiona sobre el bien y el mal; aunque, no nos hagamos tontos, una película de acción generalmente no trata de dar mensajes, sino está centrada en la adrenalina de pasar un momento con la mente en blanco.

Estrellas: ★★

DIRECCIÓN:

Brian Smrz dirige su segunda película, titulada 24 horas para vivir, la primera fue Mi héroe.

Ha sido coordinador de “stunts” en filmes de acción como Mission: Impossible II (2000), Live Free or Die Hard (2007), entre otros.

Estrellas: ★★★

ACTUACIONES:

Ethan Hawke ha hecho excelentes películas como La sociedad de los poetas muertos, Antes del amanecer, Gattaca y Grandes esperanzas.

Aquí lo vemos en una súperproducción en donde lo más interesante, es que él es el protagonista.

También sale el interesante actor Rutger Hauer, quién participó en Blade runner, Batman begins, Sin city: ciudad del pecado y El rito entre otras.

Estrellas:  ★★★

GUIÓN:

El guión de Ron Mita, Jim McClain y Zach Dean no es muy consistente y lógico, aunque sí muy dinámico.

Estrellas: ★★

FOTOGRAFÍA:

Muy buena fotografía.

Estrellas:  ★★★★

CALIFICACIÓN  TOTAL:   ★★  REGULAR

Comentarios
object(WP_Query)#17676 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(20967) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "23-09-2021" ["before"]=> string(10) "21-10-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(20967) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "23-09-2021" ["before"]=> string(10) "21-10-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17675 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17682 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17697 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "23-09-2021" ["before"]=> string(10) "21-10-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-09-23 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-10-21 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (20967) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17672 (24) { ["ID"]=> int(71507) ["post_author"]=> string(2) "42" ["post_date"]=> string(19) "2021-10-13 08:47:06" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-10-13 13:47:06" ["post_content"]=> string(4342) "A principios de 2017, un portero nuevo empezó a trabajar en la empresa, en un edificio de oficinas en la colonia Del Valle en la Ciudad de México. El hombre era de aspecto más que taciturno, de un muy misterioso tono de piel pálida verdoso, mirada perdida y que prácticamente pasaba su jornada de trabajo de nueve horas sin pronunciar palabra alguna y cuando lo hacía casi siempre se reducían a monosílabos, emitidos con una extraña voz metálica. Lo que más llamó mi atención, ya que yo acostumbraba a ser de los primeros sino es que el primero en llegar a mi trabajo, era que el hombre cuando llegaba, esto era rayando el alba, lo hacía no solo con el mismo traje gris oscuro de siempre y su corbata setentera de tela muy gruesa, todo este "outfit" pasado de moda; un cierto temor hacia un personaje de aspecto anacrónico nos invadía a ya más de uno. Un hecho por nadie advertido, más que por mí, es que cada vez que se encaminaba a la entrada del condominio de oficinas, a ya pocos metros, en el último tramo se empezaba a sacudir sus ropas del polvo, pero mucho polvo, oscuro y pesado, que incluso lo hacía toser. En más de una ocasión percibí un tufo a alcohol. Este señor se volvió casi una obsesión para mí: ¿de dónde venía?, ¿tenía familia?, ¿dónde y con quién vivía? Incluso tenía serias dudas de su edad. Y al ser una persona tan huraña, al extremo, nunca nadie se atrevió, incluyéndome, a tratar de entablar amistad con él. Salvo lo indispensable en lo referente a su trabajo cuando se cruzaba con alguna cuestión del mío propio. Una noche me decidí a seguirlo. No tomó el metro, ni un taxi u otro transporte público, simplemente caminaba cuadras y cuadras hasta llegar a la conocida hoy como "Plaza Solidaridad", donde estuvo el regio y majestuoso Hotel Regis, mismo que vio su fin la mañana escalofriante y mortal del 19 de septiembre del año 1985. Ahí se detuvo, se sentó en una banca cercana al monumento de bronce que hace honor a las víctimas de aquella fatídica fecha y a los héroes anónimos de ese y los siguiente días y noches infernales. En fin, el señor Hernández, que era lo más que se sabía acerca de él, ya sentado en la banca sonreía, a veces soltaba una carcajada.  Al quedarme más tiempo yo, en días posteriores de proseguir la tarea de lo que estaba convencido era un loco, empecé a escuchar un murmullo de voces, copas chocando, incluso música de piano, hasta convertirse aquello en el ruido de animadísimas fiestas, pero que solo eran eso: ruidos. Una noche, que me decidí a comprar "six" tras "six" de cerveza en una tienda de conveniencia cercana y sentarme en otra banca, sin que Hernández se percatara de mi presencia, llegó la media noche, y con ella las dos, tres, cuatro y hasta seis de la mañana. Poco después de las siete, cuando Hernández se había levantado para tomar rumbo hacia el trabajo, los sonidos de fiesta terminaron, para convertirse, de golpe, en lamentos, alaridos, gritos y poco después un concierto de sonidos de sirenas y claxons. Me retiré a casa (ya que había decidido no ir al trabajo) con una mezcla de incredulidad, asombro y horror.  Nunca más volví a seguir a Hernández, pero no soportaba verlo siquiera, me invadía ya no un sentimiento de misterio si no uno de franco temor. Así fue, como llegó el 19 de septiembre. Se realizó temprano el macrosimulacro anunciado, y más tarde, a eso de la una y cuarto, lo impensable: la tierra se sacudía y lo hacía con furia. Todos alcanzamos a salir con bien; sin embargo, un edificio a dos cuadras se había venido abajo, después, vía WhatsApp, nos íbamos enterando de la magnitud de la desgracia: exactamente 32 años después volvía a ocurrir un terremoto en la Ciudad de México. Antes de irme a ver en qué podía ayudar, me acerque al módulo del portero Hernández: no estaba. Al asomarme pude ver un traje gris oscuro, lleno de polvo y una corbata setentera con manchas rojas, que ya fijándome muy bien, no eran del color de la tela sino de sangre." ["post_title"]=> string(11) "32   AÑOS" ["post_excerpt"]=> string(68) "Ginés Sánchez nos relata un cuento de misterio situado en la CDMX." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(7) "32-anos" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-10-13 10:31:00" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-10-13 15:31:00" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=71507" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17639 (24) { ["ID"]=> int(71156) ["post_author"]=> string(3) "182" ["post_date"]=> string(19) "2021-10-05 08:53:31" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-10-05 13:53:31" ["post_content"]=> string(3576) "Tantoyuca, Ver.- La realidad no ha sido la misma para todos. Víctor Fernández Tejeda es uno de los maestros artesanos más talentosos de Veracruz. Su trabajo bien logrado con el ixtle es reconocido y a pesar de esto, el arribo de la pandemia lo hizo volver al campo para trabajar y continuar la vida.  Instalado en La Mora, Xilozuchitl, don Víctor Fernández, radica a una hora aproximadamente de la cabecera municipal, entre árboles de guásima  o guazuma, palos de mora, hojas de yaxal, palo volador, plantas de mohuite, de los que obtiene los colores naturales: café, amarillo, verde, naranja, morado, entre otros. Hace 41 años sus manos comenzaron a dar forma a decenas de morrales tradicionales de uso cotidiano en la población huasteca (norte de Veracruz) y que en la actualidad entre las generaciones jóvenes tienen aceptación utilizándolos en colores más vivos.  Entre los grandes secretos que nos comparte el maestro, revela que la naturaleza es sabia y marca los tiempos para trabajar con las plantas, ya que no siempre es posible, lo adecuado es prepararse con el material en las fases de luna llena y creciente que son buenas para maniobrar con el yaxal, debido a que durante la luna nueva los árboles no dan color, está comprobado, asegura nuestro entrevistado. El maestro Fernández trabaja en una habitación de su casa destinada a elaborar diversas piezas de artesanías actualizándose con diseños innovadores desde hace 21 años entre los que podemos mencionar: mochilas, monederos, carteras, carpetas y piezas especiales que le pidan.  Acompañado de Marciana Ramírez Obispo, su esposa, juntos trabajan cada uno en piezas distintas, ella da forma al zapupe que convierte en aretes con formas de pirámides, rombos, óvalos, pintados con los colores que da la naturaleza. Su experiencia y acabados prolijos le han merecido al artesano Víctor Fernández ser invitado para compartir sus conocimientos en otros estados para dar color a las fibras naturales que trabajan otros artesanos. Hace más de un año que la situación no ha sido fácil para el maestro Fernández, quien en diciembre del año pasado perdió su cosecha de maíz, debido a la falta de lluvias. Ha trabajado en el campo para solventar las necesidades básicas de su familia.  De vez en cuando lo contactan para solicitar algunas piezas que realiza con esmero y tienen su sello personal por su trabajo bien logrado. El encierro trajo consecuencias porque antes lo invitaban a formar parte de exposiciones y viajaba, es cuando la economía se movía y su trabajo entonces era más visto. Cuenta con innumerables reconocimientos por su excelente trabajo. Saben que esto es una pausa en el camino, seguros de que llegarán nuevas oportunidades de proyección y venta de sus piezas." ["post_title"]=> string(50) "LOS ROSTROS DEL ARTE POPULAR Los colores del ixtle" ["post_excerpt"]=> string(184) "La autora nos comparte la dura realidad de Víctor Fernández, uno de los artesanos mexicanos más destacados,  cuya actividad artesanal se vio seriamente afectada ante la pandemia. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(50) "los-rostros-del-arte-popular-los-colores-del-ixtle" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-10-05 11:36:28" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-10-05 16:36:28" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=71156" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17672 (24) { ["ID"]=> int(71507) ["post_author"]=> string(2) "42" ["post_date"]=> string(19) "2021-10-13 08:47:06" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-10-13 13:47:06" ["post_content"]=> string(4342) "A principios de 2017, un portero nuevo empezó a trabajar en la empresa, en un edificio de oficinas en la colonia Del Valle en la Ciudad de México. El hombre era de aspecto más que taciturno, de un muy misterioso tono de piel pálida verdoso, mirada perdida y que prácticamente pasaba su jornada de trabajo de nueve horas sin pronunciar palabra alguna y cuando lo hacía casi siempre se reducían a monosílabos, emitidos con una extraña voz metálica. Lo que más llamó mi atención, ya que yo acostumbraba a ser de los primeros sino es que el primero en llegar a mi trabajo, era que el hombre cuando llegaba, esto era rayando el alba, lo hacía no solo con el mismo traje gris oscuro de siempre y su corbata setentera de tela muy gruesa, todo este "outfit" pasado de moda; un cierto temor hacia un personaje de aspecto anacrónico nos invadía a ya más de uno. Un hecho por nadie advertido, más que por mí, es que cada vez que se encaminaba a la entrada del condominio de oficinas, a ya pocos metros, en el último tramo se empezaba a sacudir sus ropas del polvo, pero mucho polvo, oscuro y pesado, que incluso lo hacía toser. En más de una ocasión percibí un tufo a alcohol. Este señor se volvió casi una obsesión para mí: ¿de dónde venía?, ¿tenía familia?, ¿dónde y con quién vivía? Incluso tenía serias dudas de su edad. Y al ser una persona tan huraña, al extremo, nunca nadie se atrevió, incluyéndome, a tratar de entablar amistad con él. Salvo lo indispensable en lo referente a su trabajo cuando se cruzaba con alguna cuestión del mío propio. Una noche me decidí a seguirlo. No tomó el metro, ni un taxi u otro transporte público, simplemente caminaba cuadras y cuadras hasta llegar a la conocida hoy como "Plaza Solidaridad", donde estuvo el regio y majestuoso Hotel Regis, mismo que vio su fin la mañana escalofriante y mortal del 19 de septiembre del año 1985. Ahí se detuvo, se sentó en una banca cercana al monumento de bronce que hace honor a las víctimas de aquella fatídica fecha y a los héroes anónimos de ese y los siguiente días y noches infernales. En fin, el señor Hernández, que era lo más que se sabía acerca de él, ya sentado en la banca sonreía, a veces soltaba una carcajada.  Al quedarme más tiempo yo, en días posteriores de proseguir la tarea de lo que estaba convencido era un loco, empecé a escuchar un murmullo de voces, copas chocando, incluso música de piano, hasta convertirse aquello en el ruido de animadísimas fiestas, pero que solo eran eso: ruidos. Una noche, que me decidí a comprar "six" tras "six" de cerveza en una tienda de conveniencia cercana y sentarme en otra banca, sin que Hernández se percatara de mi presencia, llegó la media noche, y con ella las dos, tres, cuatro y hasta seis de la mañana. Poco después de las siete, cuando Hernández se había levantado para tomar rumbo hacia el trabajo, los sonidos de fiesta terminaron, para convertirse, de golpe, en lamentos, alaridos, gritos y poco después un concierto de sonidos de sirenas y claxons. Me retiré a casa (ya que había decidido no ir al trabajo) con una mezcla de incredulidad, asombro y horror.  Nunca más volví a seguir a Hernández, pero no soportaba verlo siquiera, me invadía ya no un sentimiento de misterio si no uno de franco temor. Así fue, como llegó el 19 de septiembre. Se realizó temprano el macrosimulacro anunciado, y más tarde, a eso de la una y cuarto, lo impensable: la tierra se sacudía y lo hacía con furia. Todos alcanzamos a salir con bien; sin embargo, un edificio a dos cuadras se había venido abajo, después, vía WhatsApp, nos íbamos enterando de la magnitud de la desgracia: exactamente 32 años después volvía a ocurrir un terremoto en la Ciudad de México. Antes de irme a ver en qué podía ayudar, me acerque al módulo del portero Hernández: no estaba. Al asomarme pude ver un traje gris oscuro, lleno de polvo y una corbata setentera con manchas rojas, que ya fijándome muy bien, no eran del color de la tela sino de sangre." ["post_title"]=> string(11) "32   AÑOS" ["post_excerpt"]=> string(68) "Ginés Sánchez nos relata un cuento de misterio situado en la CDMX." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(7) "32-anos" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-10-13 10:31:00" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-10-13 15:31:00" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=71507" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(16) ["max_num_pages"]=> float(8) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "6f6cebc20b69270de1844419ded04aa5" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

32   AÑOS

Ginés Sánchez nos relata un cuento de misterio situado en la CDMX.

octubre 13, 2021

LOS ROSTROS DEL ARTE POPULAR Los colores del ixtle

La autora nos comparte la dura realidad de Víctor Fernández, uno de los artesanos mexicanos más destacados,  cuya actividad artesanal se vio...

octubre 5, 2021




Más de categoría
Entrevista con Actor y Director de la obra de teatro Almacenados

Entrevista con Actor y Director de la obra de teatro Almacenados

Almacenados es una obra teatral que toca temas centrales de las relaciones humanas. Claudia Blix nos presenta una entrevista...

octubre 15, 2021

¡Escriba, por favor!

La escritura es una de las actividades más creativas, liberadoras y terapéuticas que podemos hacer. A continuación se especifican...

octubre 14, 2021

El Nobel para Gurnah, la cumbre del mestizaje

La Academia Sueca premió a Abdulrazak Gurnah con el Nobel de Literatura. Con ello no solo se otorga un...

octubre 13, 2021

32   AÑOS

Ginés Sánchez nos relata un cuento de misterio situado en la CDMX.

octubre 13, 2021