Crítica Película: “24 horas para vivir”

Nunca es tarde para el arrepentimiento y la reparación”, Charles Dickens “Nunca es tarde para el arrepentimiento y la reparación”, Charles Dickens FICHA TÉCNICA: Título original: 24 hours to live Director: Brian Smrz Actores: Ethan Hawke, Rutger Hauer, Paul...

11 de mayo, 2018 24-3

Nunca es tarde para el arrepentimiento y la reparación”, Charles Dickens

“Nunca es tarde para el arrepentimiento y la reparación”, Charles Dickens

FICHA TÉCNICA:

Título original: 24 hours to live

Director: Brian Smrz

Actores: Ethan Hawke, Rutger Hauer, Paul Anderson

Año: 2018

País: Estados Unidos

SINOPSIS:

Un asesinado recibe una segunda oportunidad, se le devuelve a la vida solamente por 24 horas. Tiene que completar una tarea que dejó sin terminar.

CRÍTICA:

Si quieres pasar tu tiempo viendo una pelicula de acción, comiendo palomitas, poniendo tu cerebro en “off” y dejando de pensar en los tiempos electorales, 24 horas para vivir es tu opción.

Es una cinta de acción y tiene un toque de ciencia ficción, las escenas de acción son muy exageradas pero bien logradas, se nota la experiencia del director como coordinador de dobles en diversas películas.

Hay persecuciones, muertes y muchos tiroteos.

Desde hace varios años muchos actores ya no tan jóvenes (más de 40 años) son protagonistas de estas cintas de acción; en este tipo de películas han participado Bruce Willis, Arnold Schwarzenegger, Sylvester Stallone, Liam Neeson, Tom Cruise y Keanu Reeves, entre otros.

En esta ocasión tenemos a Ethan Hawke, en una de las pocas cintas que lo hemos visto hacer en este género.

El formato es previsible pero funciona.

Recuerda en el tema a aquella película de los ochenta protagonizada por Dennis Quaid y Meg Ryan que se llamaba Muerto al llegar, en dónde un hombre es envenenado y morirá sin remedio en 24 horas y quiere averiguar quién lo mató; aquí también nuestro protagonista de 24 horas para vivir (o más exacto para morir), solo cuenta con 24 horas y ya.

Definitivamente es muy superior Muerto al llegar en dónde, por cierto, los protagonistas se conocieron, luego se casaron, tuvieron un hijo y después llegó “El gladiador” a destrozar todo por el romance que tuvo con Meg Ryan con él… en fin, son anécdotas.

Calificación:

Rangos:

Mala ★

Regular ★★

Buena ★★★

Muy Buena ★★★★

Excelente ★★★★★

MENSAJE:

De repente se habla de temas como la culpa, la lealtad y el ser una buena persona.

Nuestro personaje principal Travis tiene momentos en dónde piensa que no tiene una buena alma y reflexiona sobre el bien y el mal; aunque, no nos hagamos tontos, una película de acción generalmente no trata de dar mensajes, sino está centrada en la adrenalina de pasar un momento con la mente en blanco.

Estrellas: ★★

DIRECCIÓN:

Brian Smrz dirige su segunda película, titulada 24 horas para vivir, la primera fue Mi héroe.

Ha sido coordinador de “stunts” en filmes de acción como Mission: Impossible II (2000), Live Free or Die Hard (2007), entre otros.

Estrellas: ★★★

ACTUACIONES:

Ethan Hawke ha hecho excelentes películas como La sociedad de los poetas muertos, Antes del amanecer, Gattaca y Grandes esperanzas.

Aquí lo vemos en una súperproducción en donde lo más interesante, es que él es el protagonista.

También sale el interesante actor Rutger Hauer, quién participó en Blade runner, Batman begins, Sin city: ciudad del pecado y El rito entre otras.

Estrellas:  ★★★

GUIÓN:

El guión de Ron Mita, Jim McClain y Zach Dean no es muy consistente y lógico, aunque sí muy dinámico.

Estrellas: ★★

FOTOGRAFÍA:

Muy buena fotografía.

Estrellas:  ★★★★

CALIFICACIÓN  TOTAL:   ★★  REGULAR

Comentarios
object(WP_Query)#17676 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(20967) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "09-11-2021" ["before"]=> string(10) "07-12-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(20967) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "09-11-2021" ["before"]=> string(10) "07-12-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17675 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17682 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17697 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "09-11-2021" ["before"]=> string(10) "07-12-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-11-09 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-12-07 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (20967) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17672 (24) { ["ID"]=> int(73075) ["post_author"]=> string(2) "73" ["post_date"]=> string(19) "2021-12-01 10:59:05" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-12-01 15:59:05" ["post_content"]=> string(4186) "En 1947 Blanche Dubois, la protagonista de Un tranvía llamado deseo dio vida a una de las mejores frases de Tennessee Williams y tal vez, a una de las verdades más lacerantes y profundas de la existencia: “siempre he dependido de la bondad de los extraños”.  Parte central de ese hecho encarna nuestro ser desvalido frente a la naturaleza y el entorno, a esa bondad le llamamos compasión y consiste en la facultad de sentir con el otro, de acompañarlo en su dolor y, en ese sentido, procurar evitarlo o mitigarlo de alguna manera. Creo, que en este siglo, en lo que va de él, con toda la diversidad a la que hemos dado aliento, encontraremos de todo entre las mujeres y los hombres, pero lo más escaso será la compasión. Hace unos días, platicando sobre el género futurista con algunos amigos, honré la memoria cinematográfica de uno de los libros más logrados de la ciencia ficción, Blade Runner de Ridley Scott, basada en la novela ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? de Philip Dick. Ambas, obras magníficas. El hecho es que los autores sitúan los hechos en noviembre de 2021; del mismo modo en que en su época, “1984” de Orwell, despertó mi curiosidad y conforme a lo que podría esperarse me puse a cazar los aciertos y desaciertos de su predicción. Me encuentro con que hoy muchos se han detenido en el hecho de que en nuestro 2021 no hay los coches voladores de Scott y de Dick. Tal vez, ahora ya mucho más viejo, no sean esos detalles los que atraigan mi atención, sino algunos aspectos de fondo.  En 1984 yo tenía 14 años, hoy tengo 50; el mensaje de ambos momentos me llega, pues, en circunstancias muy distintas. Entiendo ahora, por ejemplo, que tanto el libro como la película son un alegato sobre la muerte de la compasión y, en eso sí que acertaron aunque sus ciudades futuristas no se parezcan a las nuestras de la actualidad. Para exterminar a los “replicantes”, sus verdugos se basan en una prueba que mide la capacidad de empatía, esto es, de compasión, los androides no pueden generar emociones, cuando se identifica ello, son retirados. El problema comienza cuando Nexus, la nueva generación de replicantes, viene con memorias humanas incluidas y son capaces de generar emociones, algunos de ellos ni siquiera saben que son robots sofisticados; a cambio de su humanidad se les ha programado para vivir cuatro años. No contaré la trama, desde luego, pero sí debo apuntar que es la compasión del más cruel de los replicantes el que le permite vivir a Rick Deckard, el más afamado de los exterminadores de robots y es su propia compasión la que le permite vivir a Rachael, la replicante que tiene que enfrentarse a la realidad de no ser humana y es gracias a la compasión de Gaff, el colega de la policía que Deckard y Rachael pueden comprometerse en un amor sin esperanzas. Todo en medio de la banalización de la muerte y el dolor en una sociedad donde la compasión está muriendo. Asistimos furibundamente alegres a los linchamientos en las redes sociales. Cualquier traspié, cualquier defecto, cualquier error, aunque no sea cierto, es suficiente para abonar con la ofensa, la denuncia, el señalamiento o sencillamente con el silencio; respondemos con furia enorme cuando se trata de atacar al que ha expresado ideas que no nos gustan, al que quiere vivir diferente o vaya, con humano derecho, al que se ha equivocado. Celebrábamos antes nuestras libertades, ahora celebramos cuando hemos hecho callar a alguien; temas que no se tocan, cosas que no se dicen y, si me apuran y volvemos a Dick, pronto habrá cosas que no se deban pensar.  " ["post_title"]=> string(28) "Blade Runner y la compasión" ["post_excerpt"]=> string(216) "A 53 años de la publicación de “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?”, la distopía de Philip K. Dick es cada día más real: perdemos nuestra humanidad en una sociedad cada vez menos empática. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(27) "blade-runner-y-la-compasion" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-12-01 11:01:06" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-12-01 16:01:06" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=73075" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17612 (24) { ["ID"]=> int(73072) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2021-12-01 10:43:51" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-12-01 15:43:51" ["post_content"]=> string(11367) "Queridos Ron y Russell Mael:  Antes que nada, quisiera decirles que he sido uno de los grandes admiradores de su música desde hace una década, cuando escuché “Kimono my House”, su álbum de 1974, por primera vez. Pienso que ustedes, el dúo musical conocido como Sparks, han sido infravalorados y que merecerían estar en el mismísimo panteón del rock y pop junto a gigantes como The Beatles, The Rolling Stones, Bob Dylan, The Doors, David Bowie, Pink Floyd, et al Sin embargo, ha surgido un tema que quiero comentarles. Acabo de ver, en el mismo día de su estreno en la plataforma Mubi, la película Annette, el tan anhelado proyecto cinematográfico que fraguaron ustedes, junto con Léos Carax,  por años.    Debo decirles que me quedé impresionado.  Aunque aclaro: no por las razones que hubiese querido.  Oh, Dios, esa frase ni siquiera comienza a hacer justicia a lo que siento justo ahora Voy a escribirles una serie de preguntas y algunos comentarios que me han quedado después de ver Annette. Pero, para que vean que sí vi las dos horas y cuarto que dura la cinta (¡!) voy a comenzar de la misma forma que muchas de las…eh…”canciones” que compusieron para la película. Por ser de forma escrita, ustedes dispensarán, así que tendrán que imaginar la música. Pero la letra iría más o menos así: Tengo muchas preguntas Tengo muchas preguntas Tengo muchas preguntas A ver, ahí les van:  ¿De verdad la historia la escribieron ustedes? O sea, ¿de veras? Lo pregunto, porque siento que en la película podría haber una historia coherente, nomás que no la hallé. La historia del amor entre un cómico (llamado Henry McHenry, of all names) y una cantante de ópera (Ann Defrasnoux) y de la hija que tienen juntos (Annette) suena interesante en papel y en las decenas de reseñas positivas sobre la película…pero no enciende en la pantalla. Según recuerdo, los Sparks, en sus años de gloria entre 1970 y 1980, escribían historias enteras en una canción de, digamos, cuatro minutos (por ejemplo, Thank God it’s not Christmas, en la que narran la historia de un esposo que agradece que no es Navidad, o si no tendría que estar aburrido en casa con su esposa) que resultan más interesantes, divertidas y redondas que las dos horas con quince minutos que dura Annette Por cierto, ¿era necesario contratar a los renombrados Adam Driver y a Marion Cotillard para los personajes estelares? Por lo que vi, pudieron haberlos cambiado por otro par y no se hubiese perdido nada. Podrían haber utilizado ese dinero ahorrado en contratar a un guionista competente.  Por cierto, volviendo a los nombres de los personajes, ¿es en serio? ¿Neta, como decimos los chilangos? ¿Henry McHenry? ¿Ann, la esposa, tiene una hija a la que llama Annette? Y para colmo, ¿la bebé Annette canta en el medio tiempo del Hyperbowl (que es una parodia del Super Bowl, por si quedaba alguna duda)? Are you kidding me? ¿Acaso necesitábamos a los Sparks, a los extraordinarios hermanos Ron y Russell Mael, uno de los dúos más inteligentes dentro del rock y pop, para crear esos personajes y eventos con nombres tan poco imaginativos? ¿Los creadores de canciones tan provocadoramente creativas como Missionary Position o Tryouts for the Human Race? ¡Puff, ver para creer! Prosigamos, por cierto, con la música. Por lo que sé, los Sparks han creado algunos de los álbumes más perfectos y revolucionarios del rock y pop. ¿No recuerdan esos álbumes, acaso? ¿El mencionado Kimono my House? ¿No. 1 in Heaven, el cual crearon junto con Giordio Moroder en 1979, creando así un estilo único de electro-pop que sería precursor de grupos como Depeche Mode y Pet Shop Boys? Incluso con los álbumes Hippopotamus (de 2017) y A Steady Drip, Drip, Drip (2020), puede decirse que llevan una buena racha de álbumes de gran calidad. Y entonces, ¿dónde quedó la música genial y pegajosa? ¿De dónde salieron esos diálogos musicalizados (porque me niego a llamarles «composiciones»), que son más repetitivos que las mañaneras de López Obrador?  Sé que Annette fue un proyecto muy anhelado por ustedes. También sé que la cinta no fue concebida como una «ópera rock». Pero recuerdo muchas, muchas películas, ya sean óperas rock o no, que tienen una mejor secuencia y utilizan de mejor manera la música para empujar el desarrollo de la historia. ¿Ejemplos? Jesus Christ Superstar, Tommy, The Rocky Horror Picture Show, The Wall, La La Land o clásicos perdidos en el tiempo como Phantom of the Paradise con Paul Williams. Lo cual me lleva a la pregunta más apremiante, la que me hizo literalmente rascarme la cabeza en estupefacción: ¿qué quisieron decir? Porque supongo que por eso este proyecto era importante para ustedes (ya que dudo que la motivación haya sido meramente comercial). Algo querían decirle al mundo que consideraron tan especial que decidieron utilizar el cine como medio.  Sí, Annette, la hija de Henry y Ann, es una muñeca la mayor parte del filme, lo cual es una forma demasiado obvia de mostrarnos que, a los ojos del matrimonio, es una especie de juguete o herramienta. Y sí, queda claro que Henry es un tipo violento y explosivo, quien en un punto de la historia mata a su esposa y a otro músico quien alguna vez fue un interés romántico de esposa. Pero, si esas obviedades no fueran suficientes, al final Annette se convierte en una niña real que le dice a su padre Henry que, con él entambado por sus crímenes y su madre muerta, ya no hay nadie que la pueda utilizar para sus fines egoístas. Así, derecha la flecha, para que no quedase duda ni dejar la puerta abierta para algún tipo de interpretación por parte del espectador.  Comprendo que a veces, contar una historia puede ser complicado: y más lo es generar algo en quien la ve. Pero en este caso, me quedé desconcertado, tanto en la historia como en el tono. ¿Es una historia que pretende denunciar la violencia en el matrimonio? ¿La explotación de los niños en el medio artístico? ¿Es una obra absurdista? ¿Una comedia de arte? ¿Por qué me da la impresión de que la película intenta ser muchas cosas para, al final, no ser ninguna? ¿Por qué intentaron esforzarse en hacerme reír y llorar, pero sólo me quedé frío y totalmente desconectado de los personajes? ¿Por qué me quedé pensando si acaso perdí un poco más de dos horas de mi vida? En fin, me han dejado con tantas preguntas y tan pocas respuestas. Aunque debo admitir que no todo está perdido: la dirección de arte es muy buena. Bien por ello.  Para finalizar, debo decir que me sorprendió ver que muchos fanáticos suyos han amado la película completamente. No me parece malo ese sentimiento (al fin, mientras más admiradores de Sparks haya en el mundo, mejor), pero dudo que Annette se convierta en un evento o en un clásico de culto en el mediano plazo. Y eso no puede más que dejarme algo triste, porque hubiese sido genial, completamente genial, ver que ustedes, los poderosos hermanos Mael, los Sparks, el dúo que ha tocado en vivo cada uno de sus álbumes, tenían las capacidades necesarias para dejar su huella indeleble en el mundo del cine, así como la han dejado en el mundo de la música desde que su primer álbum salió a la luz en 1971. Ojalá, de haber otro proyecto, pueda ser más logrado que este primer paso. Es lo que más les deseo, hermanos Mael.  P.D. Por cierto, y siguiendo el ejemplo de la película de decir las cosas directa y burdamente, el título de la carta que aquí les escribo lo adapté del título de la película ¿Qué pasó con Baby Jane? de 1962. Digo, nomás para que no haya duda.  Atte. Octavio García  " ["post_title"]=> string(30) "¿Qué pasó con Baby Annette?" ["post_excerpt"]=> string(97) "Crítica epistolar de la película Annette, dirigida por Léos Carax y estrenada recientemente. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(25) "que-paso-con-baby-annette" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-12-01 10:46:15" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-12-01 15:46:15" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=73072" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17672 (24) { ["ID"]=> int(73075) ["post_author"]=> string(2) "73" ["post_date"]=> string(19) "2021-12-01 10:59:05" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-12-01 15:59:05" ["post_content"]=> string(4186) "En 1947 Blanche Dubois, la protagonista de Un tranvía llamado deseo dio vida a una de las mejores frases de Tennessee Williams y tal vez, a una de las verdades más lacerantes y profundas de la existencia: “siempre he dependido de la bondad de los extraños”.  Parte central de ese hecho encarna nuestro ser desvalido frente a la naturaleza y el entorno, a esa bondad le llamamos compasión y consiste en la facultad de sentir con el otro, de acompañarlo en su dolor y, en ese sentido, procurar evitarlo o mitigarlo de alguna manera. Creo, que en este siglo, en lo que va de él, con toda la diversidad a la que hemos dado aliento, encontraremos de todo entre las mujeres y los hombres, pero lo más escaso será la compasión. Hace unos días, platicando sobre el género futurista con algunos amigos, honré la memoria cinematográfica de uno de los libros más logrados de la ciencia ficción, Blade Runner de Ridley Scott, basada en la novela ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? de Philip Dick. Ambas, obras magníficas. El hecho es que los autores sitúan los hechos en noviembre de 2021; del mismo modo en que en su época, “1984” de Orwell, despertó mi curiosidad y conforme a lo que podría esperarse me puse a cazar los aciertos y desaciertos de su predicción. Me encuentro con que hoy muchos se han detenido en el hecho de que en nuestro 2021 no hay los coches voladores de Scott y de Dick. Tal vez, ahora ya mucho más viejo, no sean esos detalles los que atraigan mi atención, sino algunos aspectos de fondo.  En 1984 yo tenía 14 años, hoy tengo 50; el mensaje de ambos momentos me llega, pues, en circunstancias muy distintas. Entiendo ahora, por ejemplo, que tanto el libro como la película son un alegato sobre la muerte de la compasión y, en eso sí que acertaron aunque sus ciudades futuristas no se parezcan a las nuestras de la actualidad. Para exterminar a los “replicantes”, sus verdugos se basan en una prueba que mide la capacidad de empatía, esto es, de compasión, los androides no pueden generar emociones, cuando se identifica ello, son retirados. El problema comienza cuando Nexus, la nueva generación de replicantes, viene con memorias humanas incluidas y son capaces de generar emociones, algunos de ellos ni siquiera saben que son robots sofisticados; a cambio de su humanidad se les ha programado para vivir cuatro años. No contaré la trama, desde luego, pero sí debo apuntar que es la compasión del más cruel de los replicantes el que le permite vivir a Rick Deckard, el más afamado de los exterminadores de robots y es su propia compasión la que le permite vivir a Rachael, la replicante que tiene que enfrentarse a la realidad de no ser humana y es gracias a la compasión de Gaff, el colega de la policía que Deckard y Rachael pueden comprometerse en un amor sin esperanzas. Todo en medio de la banalización de la muerte y el dolor en una sociedad donde la compasión está muriendo. Asistimos furibundamente alegres a los linchamientos en las redes sociales. Cualquier traspié, cualquier defecto, cualquier error, aunque no sea cierto, es suficiente para abonar con la ofensa, la denuncia, el señalamiento o sencillamente con el silencio; respondemos con furia enorme cuando se trata de atacar al que ha expresado ideas que no nos gustan, al que quiere vivir diferente o vaya, con humano derecho, al que se ha equivocado. Celebrábamos antes nuestras libertades, ahora celebramos cuando hemos hecho callar a alguien; temas que no se tocan, cosas que no se dicen y, si me apuran y volvemos a Dick, pronto habrá cosas que no se deban pensar.  " ["post_title"]=> string(28) "Blade Runner y la compasión" ["post_excerpt"]=> string(216) "A 53 años de la publicación de “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?”, la distopía de Philip K. Dick es cada día más real: perdemos nuestra humanidad en una sociedad cada vez menos empática. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(27) "blade-runner-y-la-compasion" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-12-01 11:01:06" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-12-01 16:01:06" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=73075" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(11) ["max_num_pages"]=> float(6) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "7b3323ca197e90f8052e8f50eef4cff6" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Blade Runner y la compasión

Blade Runner y la compasión

A 53 años de la publicación de “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?”, la distopía de Philip K. Dick es cada día...

diciembre 1, 2021
¿Qué pasó con Baby Annette?

¿Qué pasó con Baby Annette?

Crítica epistolar de la película Annette, dirigida por Léos Carax y estrenada recientemente.

diciembre 1, 2021




Más de categoría
ENLAZARNOS CON OTROS

ENLAZARNOS CON OTROS

Escribir es sanar, sacar de nuestro interior aquello que, de otra forma, difícilmente podría liberarse.

diciembre 7, 2021

La VIDA EN ROSA ⏐ EL ÚNICO CAMINO ES LA EDUCACIÓN Y EL ARTE

Nuestro invitado de hoy es Ricardo Pérez Quitt: dramaturgo, director, investigador, historiador, creador imparable, observador meticuloso. En esta entrevista...

diciembre 7, 2021

Somos lo que leemos – Las edades de Lulú, la imprescindible novela de Almudena Grandes

Título: Las edades de Lulú; Autora: Almudena Grandes (España); Tusquets, 1989; 288 páginas; Mi calificación: 4.5 puntos de 5.

diciembre 2, 2021
Blade Runner y la compasión

Blade Runner y la compasión

A 53 años de la publicación de “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?”, la distopía de Philip K. Dick...

diciembre 1, 2021