Cómo las creencias determinan la conducta

Para Patricio, en su décimo aniversario

2 de agosto, 2022

¿Por qué pensamos y creemos que nuestra conducta y nuestro comportamiento son usualmente correctos? ¿Por qué actuamos en concordancia con nuestros pensamientos y nuestras creencias? ¿Qué pasa en nuestra cabeza que justifica nuestro proceder y habitualmente lo considera justo? Digamos que lo correcto es pensar y creer que las personas deben ser libres, por ejemplo, para decidir sobre su cuerpo. Pongamos el caso de una mujer que decide interrumpir su embarazo o vestir de tal o cual manera… y digamos que un hombre decide drogarse. Podemos o no estar de acuerdo con las decisiones de ambos, pero comprendemos que es una elección respetable porque creemos que es un derecho humano, inherente al hombre: responde al libre desarrollo de su personalidad. En otras palabras, la libertad es innata a la persona.

La libertad es, en el mundo occidental -al que pertenece México-, el principio cardinal de la conducta humana. De esta creencia, sagrada para los occidentales, deriva el papel preponderante que concedemos al individuo. El individuo, libre y soberano de su cuerpo y actos, es lo que deviene en individualismo. El yo por delante, siempre primero. El hombre se hace a sí mismo. El individuo lo es todo. Nada debe a nadie. La comunidad, el lugar donde vive y convive con otros, es un accesorio. Por ello sus obligaciones para con los demás es cercana a cero, pese a que la crianza sería imposible sin su entorno social. Esta creencia fundacional del mundo europeo y de sus colonias, es el motor del capitalismo. Este sistema económico hace de la mercancía y de la ganancia el reino habitado por los terrícolas -y su leitmotiv-, quizá con particularidades relevantes en algunos países, en especial los de Asia.

Esta forma de entender y pensar nuestro mundo permite asignar los atributos de las personas a sus actividades. Si soy libre, la empresa que he forjado lo es igualmente. Si una persona carga el peso de emprender un negocio se habla de iniciativa individual, aunque se trate de una labor colectiva. Aquí estamos ante el origen de la libre empresa y la libertad del capital. Adjudicamos a los objetos las cualidades y los valores distintivos del hombre, que emanan de las creencias del relato mítico sobre el origen del mundo que tenemos los occidentales. Se otorga a las cosas de los hombres, así sean sus obras, la prioridad máxima. Curiosamente este antropocentrismo invierte las jerarquías. Cuando se trata de la libertad de la empresa o del capital, tales valores, atribuidos a la esencia humana, pesan más que la libertad personal. Me parece que a dicho fenómeno Karl Marx llamó el “fetichismo de la mercancía”, es decir, que un producto humano asume sus cualidades.

Ahora bien, ¿de dónde vienen las creencias? Su origen lo encontramos en el relato mítico (cosmovisión), aquel que concebimos para entender y dar sentido a nuestro mundo y nuestra vida. El hombre requiere de certezas y tener el control de su entorno social. Estamos ante el motor primigenio: el instinto de supervivencia. He aquí el papel crucial de las creencias. De ellas, que son una concepción global del origen y sentido del mundo, también se desprende la conducta personal. Actuamos de tal o cual manera porque estamos convencidos de que es moralmente correcto. Es la función de las creencias. Ellas permiten la convivencia pacífica y la colaboración. A partir de ese tronco común de creencias y valores (imaginemos una pecera) cada individuo (digamos el pez) crea sus propias ideas que en general coinciden con las de otros. Las asumimos como propias porque nos ayudan a comprendernos y a entender el mundo. Las creencias nos crean: somos nuestras creencias.

Las creencias, de acuerdo con los neurocientíficos, son los pilares de nuestro reino neuronal. Nuestras hormonas y neuronas (y sus sinapsis), fruto de la genética individual, al interactuar con el medio ambiente (la experiencia personal), los valores y creencias (la cultura) forjan el carácter de cada quien. Ese intrincado proceso de causas y efectos constituye el mundo neuronal particular de cada uno, que en buena medida determina nuestra forma de actuar, de desenvolvernos en sociedad. Tenemos entonces lo siguiente: la cosmogonía que es el relato mítico de los orígenes del hombre y base de las religiones, es la que establece las creencias y los valores de una comunidad. Tales creencias y valores fundan las culturas. Digamos que este fenómeno semeja a una pecera, lugar donde vive el pez. Creencias y valores son la pecera; los hombres son los peces. Si salen de la pecera es su muerte social, que los antiguos llamaron ostracismo. Los hombres reaccionan a su mundo cultural (integrado por creencias y valores que dan origen a la moral o costumbres, normas, leyes e instituciones), a la genética y a su experiencia personal que define su entramado neuronal: su carácter.

La cultura es el conjunto de creencias y valores que cultivan las sociedades mediante relatos de héroes y villanos; el establecimiento de premios a lo que concebimos bueno y permitido, y castigos a lo que consideramos malo y prohibido. En ese proceso son cruciales la experiencia o escuela de la vida, así como la educación cívica que recibimos. A ello cabe sumar el medio ambiente (geografía), los alimentos que consumimos y las vivencias personales. En términos neurocientíficos a la influencia cultural y medioambiental se le conoce como epigenética, cuyo papel consiste en activar o desactivar parte de los genes de cada persona que determinan su conducta y reacciones ante el mundo circundante. A ello llamamos carácter. La cultura se mete en nuestra piel. Conforma la lente por la que vemos y experimentamos la vida. Esa lente es la moral, las creencias conductuales con las cuales interpretamos e interactuamos en el mundo. Así, por ejemplo, en ciertas tribus de la amazonia es normal y moral el desnudo, en Occidente, no.

Retomo la idea del individuo como paradigma de Occidente para explicar las conexiones entre cultura (sistema de creencias y valores) y medio ambiente (condiciones físicas y geográficas). A los niños de esta parte del mundo se les inculca la cultura del individualismo, que data de unos 2,500 años. Algunos historiadores identifican la cuna de esta creencia en el individuo autosuficiente, que se hace a sí mismo, en la antigua Grecia, cuya geografía es rocosa y montañosa, donde su orografía obstaculiza la comunicación entre personas y pueblos. Tal característica complicó la colaboración y la realización de importantes iniciativas colectivas. La mitología griega da cuenta del protagonismo de los personajes míticos, los dioses autosuficientes y dotados de poderes para hacer su mundo a su imagen y semejanza. En esas tierras hostiles la capacidad del individuo para sobrevivir fue el ideal cultural. Y los romanos, al conquistar a los griegos, adoptaron dicho paradigma.

Siglos después el cristianismo, que adoptó a los pensadores griegos como fuente de inspiración, en particular a Platón y Aristóteles, enriquece la creencia en el individuo todopoderoso. En el siglo IV de nuestra era se verificó una intensa y fructífera polémica entre dos teólogos, Agustín de Hipona (San Agustín) y Pelagio, un monje ascético de origen británico. El quid de su discusión fue el “pecado original”, tema que deriva en si el hombre es malo por naturaleza o puede elegir entre el bien y el mal. Agustín sostuvo en sus tratados que el hombre sólo obtenía la gracia por concesión divina, es decir, nada podría salvarlo y llevarle al cielo, excepto la voluntad de Dios. Pelagio, en cambio, sostenía lo contrario: que está en manos del hombre cambiar y redimirse de sus pecados. Es decir, la salvación está al alcance de su voluntad: es responsabilidad de cada persona. A esa conclusión llega a partir de las escrituras que señalan que Dios creó al hombre a su imagen (Génesis 1:27). Luego, el hombre igual que su dios, es capaz de elegir.

Pelagio argumenta contra el determinismo de Agustín: “No podemos hacer ni el bien ni el mal sin el ejercicio de nuestra voluntad, y siempre tenemos la libertad de hacer uno de los dos” (A Demetria, 8.I). Un ser totalmente determinado por su naturaleza no puede ser objeto de juicio moral [es decir, si el hombre está determinado por el pecado original no puede actuar de otra manera y, por lo tanto, no es responsable de sus actos, como es el caso de cualquier criatura irracional]. La dignidad del hombre procede de su capacidad de elegir, y precisamente por esta facultad de deliberación se diferencia de los animales”. El pilar de este edificio conceptual es lo que establece el libro del Eclesiastés en la Biblia, que dice: Dios “creó al hombre y lo dejó librado a su propio albedrío”. Por tanto, la principal virtud humana no es la sumisión ni la humildad sino su capacidad para tomar el destino en sus manos, su autonomía. La creencia en el libre albedrío forja al hombre occidental. Es la base de una cultura enriquecida durante siglos.

Una experiencia diferente y, en consecuencia, unas ideas y creencias igualmente distintas, forjaron a la milenaria cultura china. También la geografía determinó las vivencias y carácter de sus pobladores. A diferencia de Grecia, las grandes llanuras de China favorecieron la colaboración de grandes grupos sociales. El trabajo conjunto determinó la supervivencia en esta parte del mundo. Luego, el papel del individuo se subordinó a la comunidad. Confucio, en Analectas describe al hombre superior como el que no se vanagloria de sí y elige ocultar sus virtudes, cultiva la armonía y el equilibrio. Quienes han estudiado la literatura de los países de Asia dan cuenta de que las narraciones no ponían el acento en el individuo, sino en los colectivos. Hasta recientemente, alrededor de hace dos mil años empezaron a escribirse autobiografías, pero aun así el sujeto no es centro del relato, según Qi Wang en The Autobiographical Self in Time and Culture.

Creencias y valores distintos pueden auspiciar choques culturales.

Comentarios


object(WP_Query)#16263 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(81680) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "31-08-2022" ["before"]=> string(10) "28-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(81680) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "31-08-2022" ["before"]=> string(10) "28-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#16267 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#16265 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#16266 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "31-08-2022" ["before"]=> string(10) "28-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-08-31 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-09-28 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (81680) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#16264 (24) { ["ID"]=> int(83121) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-09 10:18:07" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-09 15:18:07" ["post_content"]=> string(4388) "Querida Tora: Hay un matrimonio en el 243 que me cae muy bien. Sobre todo, ella. Además de simpática, me echa de comer carnita croquetas para gato o algo de pescado, no puros pellejos. Yo se lo agradezco como puedo, que es como agradecen los gatos: frotándome contras sus piernas, dejándome acariciar el lomo, besándola (no te encrespes. La beso a la manera de los gatos, lo cual no tiene nada que ver con los besos que tu y yo nos damos; que si no, ni te lo diría). En fin, que me llevo muy bien con la señora. Pero el otro día… Es que no puedo creerlo. Ella y el marido parecían estar siempre enamorados, siempre agarraditos de la mano, siempre mirándose con  ojos de borrego. Pero resulta que ella lo vio a él en la calle con otra mujer, y muy acaramelado que iba. Se puso hecha una furia, y cuando volvió a la casa le hizo una escena digna de la peor telenovela que hayas visto. Le dijo infame, traidor, mal hombre, y todo lo que te puedas imaginar. Pero se lo dijo a gritos, y a los cinco minutos ya se habían juntado todas las viejas de la vecindad. ¿Y qué crees? El ni se inmutaba. La cosa llegó a tal grado que todas las vecinas se echaron encima del marido y ya le iban a dar pamba con picahielos; pero él se irguió y con voz de trueno las mandó callar. Y las viejas se callaron. Luego, el hombre se volvió a su esposa y le dijo que sí, que tenía otras mujeres (así, en plural), porque era hombre y estaba muy bien dotado, y que estaba en su derecho de hacer lo que le diera la gana. La esposa intentó decir algo; pero con una mirada él la hizo callar. Luego le dijo que no tenía de qué quejarse: que él la tenía en un altar porque iba a ser la madre de sus hijos, y eso era el templo más alto al que podía aspirar una mujer; que la atendía como a una reina (eso es cierto, porque le da todo lo que le pide y más), que ninguna mujer en la vecindad estaba en mejores condiciones que ella, y que si quería dejarlo por esa nimiedad, que se fuera, pero que no iba a encontrar a otro hombre tan cumplidor como él. Y acabó con “Piénsalo, y pórtate como una mujer de verdad”. ¿Y qué te cuento? Mi amiga se quedó como tonta, sin saber qué decir ni qué hacer, mirando a las vecinas como pidiéndoles ayuda. El señor se dio media vuelta y se metió a su vivienda. Inmediatamente, las viejas rodearon a la esposa, pero ya no se mostraron ofendidas, sino que empezaron a decirle que, desgraciadamente, ellas eran mujeres y tenían que someterse a sus maridos; que su pareja no era tan malo porque, por lo menos, la respetaba; que si andaba con otra en la calle fue lejos de la vecindad, sin deseos de que lo viera en esos trotes; que pusiera en un platillo de la balanza lo que él le daba y en otro los ratos de esparcimiento que se tomaba por su cuenta; que los hombres necesitan “eso”, y que si a ella le cumplía, no tenía por qué enojarse; y que muchas de ellas tenían que aguantar eso y más, darle al marido lo que les pedía en el momento en que se le ocurría y, además, estirar el gasto para que todos los niños pudieran comer siquiera dos veces al día. Y cuando acabó de oírlas, mi amiga fue a tocar humildemente a la puerta de su vivienda y pidió al marido que la dejara entrar. El fulano le abrió la puerta, ¿y qué crees que hizo? Le dio un beso en la frente y cerró la puerta majestuosamente. Me dio diarrea del coraje. Estuve un par de días casi sin comer, porque todo me hacía mal. Y ya no le acepto nada a la señora, ni siquiera un par de camaroncitos que me echó el otro día. Se me atraganta lo que me da. Y es que no puedo comprender que una mujer sea así, tan sumisa, ni que el hombre sea tan prepotente. Ya lo había visto en otros matrimonios de la vecindad, pero no a ese grado de abyección. Ah, no te preocupes. El malestar ya se me pasó, y estoy comiendo puras verduritas. Y una hierba que crece en el baldío cercano, que es muy buena para el intestino. Te quiere Cocatú." ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 281" ["post_excerpt"]=> string(180) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-281" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-09 10:18:07" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-09 15:18:07" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83121" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#16241 (24) { ["ID"]=> int(83085) ["post_author"]=> string(2) "39" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-08 12:25:15" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-08 17:25:15" ["post_content"]=> string(7664) "La Sociedad Nuevoleonesa de Historia, Geografía y Estadística, A.C., Presidente MCP. Òscar Tamez Rodríguez, presentó el libro “Cuartelazo y Traición, Crónica de una Tragedia” por su autor Dr. Héctor Joel Velarde Mora. Siempre se ha creído que la historia de un personaje de cierta época, representa la historia de esa época. En realidad, es la época la que ha diseñado la personalidad de cada personaje y con ello sus accionesHéctor Joel Velarde. En el libro se dan “cita tanto los hechos como los hombres que los protagonizaron, lo que sucede en el país antes y después del cuartelazo, los acontecimientos y distanciamientos entre protagonistas y antagonistas y pone en claro que la suma de las contiendas regionales, si bien culmina es una revolución que libera al país del yugo porfirista, también lo tiñe de sangre y trae consigo consecuentes rupturas”. En el Prólogo Margarito Cuellar menciona “Cuartelazo y Traición se nutre de momentos culminantes: los discursos incendiarios, los planes de liberación y las proclamas, las batallas armadas, las circunstancias internas y externas que aceleraron retardan la revolución… El autor enfatiza “¿Fue un golpe militar o fueron dos? ¿Huerta estaba involucrado en la rebelión de Reyes? ¿Qué tanto influyeron los diplomáticos extranjeros?...Sin Madero y sus hombres no habría revolución ni las posibilidades de una democracia…Mucho se ha escrito sobre Francisco Madero, el apóstol de la revolución, pero hacía falta un trabajo de divulgación como el que ahora nos ofrece Héctor Joel Velarde Mora…” El libro está organizado en 13 capítulos, presenta la sección de Resultados y Citas bibliográficas.
Capítulo Título 
Prólogo por Magrito Cuéllar
I Introducción
II La revolución maderista
III El pensamiento de Madero
IV El plan de San Luis
V Madero presidente
VI La intervención extranjera
VII El cuartelazo
VIII La traición
IX La tragedia
X El pacto de la embajada
XI Las renuncias
XII El Informe Hale
XIII Los protagonistas
XIV Resultados
XV Citas bibliográficas  
  La Coordinación estuvo a cargo del Mtro. Luis Enrique Pérez Castro; la presentación por Margarito Cuellar y del Dr. Juan Carlos Tolentino Socio de Número de la SNHGE.  “Es un trabajo muy especializado, el título Cuartelazo y Traición; lo de cuartelazo, sabemos lo que es desde un punto de vista militar; la traición en esta palabra encierra no solamente la traición desde el punto de vista de que Madero fue traicionado en este libro ustedes van a encontrar la traición de todos contra todos, no se escapa un solo personaje  de este libro que no haya traicionado y me refiero inclusive hasta el paladín de la democracia nuestro ilustre presidente Francisco I. Madero también él fue parte de la práctica política de prometer y no cumplir en muchos aspectos…es un libro académicamente recomendable que contiene 127 citas bibliográficas” señaló el  Dr. Juan Carlos Tolentino. Semblanza Héctor Joel Velarde nacido en Mazatlán, Sinaloa, ha vivido media vida en la Ciudad de México y la otra mitad en Monterrey, Nuevo León. Médico Neumólogo, con preferencia por la Neumología Pediátrica, ha sido profesor universitario buena parte de su vida. Hizo una Maestría en Gestión de Calidad en Instituciones de Salud, lo que le permitió tener posiciones directivas en el IMSS, recibió el Premio Agapito González como Promotor Nacional de la Calidad. Ha participado como autor de varios capítulos de libros de Medicina y es autor del libro Asma en Pediatría.  SNHGE https://www.facebook.com/HistoriadoresNuevoleoneses/videos/598708828597342   H Joel Velarde     https://www.facebook.com/hjoel.velarde.7   Contacto ORCID ID https://orcid.org/0000-0002-5708-428X [email protected] www.facebook.com/angelica.murillo.5496 https://www.facebook.com/RIEHMTY IG dra.angelicamg www.ruizhealytimes.com  " ["post_title"]=> string(58) "“Cuartelazo y Traición” presenta Héctor Joel Velarde" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(50) "cuartelazo-y-traicion-presenta-hector-joel-velarde" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-08 12:25:51" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-08 17:25:51" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83085" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#16264 (24) { ["ID"]=> int(83121) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-09 10:18:07" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-09 15:18:07" ["post_content"]=> string(4388) "Querida Tora: Hay un matrimonio en el 243 que me cae muy bien. Sobre todo, ella. Además de simpática, me echa de comer carnita croquetas para gato o algo de pescado, no puros pellejos. Yo se lo agradezco como puedo, que es como agradecen los gatos: frotándome contras sus piernas, dejándome acariciar el lomo, besándola (no te encrespes. La beso a la manera de los gatos, lo cual no tiene nada que ver con los besos que tu y yo nos damos; que si no, ni te lo diría). En fin, que me llevo muy bien con la señora. Pero el otro día… Es que no puedo creerlo. Ella y el marido parecían estar siempre enamorados, siempre agarraditos de la mano, siempre mirándose con  ojos de borrego. Pero resulta que ella lo vio a él en la calle con otra mujer, y muy acaramelado que iba. Se puso hecha una furia, y cuando volvió a la casa le hizo una escena digna de la peor telenovela que hayas visto. Le dijo infame, traidor, mal hombre, y todo lo que te puedas imaginar. Pero se lo dijo a gritos, y a los cinco minutos ya se habían juntado todas las viejas de la vecindad. ¿Y qué crees? El ni se inmutaba. La cosa llegó a tal grado que todas las vecinas se echaron encima del marido y ya le iban a dar pamba con picahielos; pero él se irguió y con voz de trueno las mandó callar. Y las viejas se callaron. Luego, el hombre se volvió a su esposa y le dijo que sí, que tenía otras mujeres (así, en plural), porque era hombre y estaba muy bien dotado, y que estaba en su derecho de hacer lo que le diera la gana. La esposa intentó decir algo; pero con una mirada él la hizo callar. Luego le dijo que no tenía de qué quejarse: que él la tenía en un altar porque iba a ser la madre de sus hijos, y eso era el templo más alto al que podía aspirar una mujer; que la atendía como a una reina (eso es cierto, porque le da todo lo que le pide y más), que ninguna mujer en la vecindad estaba en mejores condiciones que ella, y que si quería dejarlo por esa nimiedad, que se fuera, pero que no iba a encontrar a otro hombre tan cumplidor como él. Y acabó con “Piénsalo, y pórtate como una mujer de verdad”. ¿Y qué te cuento? Mi amiga se quedó como tonta, sin saber qué decir ni qué hacer, mirando a las vecinas como pidiéndoles ayuda. El señor se dio media vuelta y se metió a su vivienda. Inmediatamente, las viejas rodearon a la esposa, pero ya no se mostraron ofendidas, sino que empezaron a decirle que, desgraciadamente, ellas eran mujeres y tenían que someterse a sus maridos; que su pareja no era tan malo porque, por lo menos, la respetaba; que si andaba con otra en la calle fue lejos de la vecindad, sin deseos de que lo viera en esos trotes; que pusiera en un platillo de la balanza lo que él le daba y en otro los ratos de esparcimiento que se tomaba por su cuenta; que los hombres necesitan “eso”, y que si a ella le cumplía, no tenía por qué enojarse; y que muchas de ellas tenían que aguantar eso y más, darle al marido lo que les pedía en el momento en que se le ocurría y, además, estirar el gasto para que todos los niños pudieran comer siquiera dos veces al día. Y cuando acabó de oírlas, mi amiga fue a tocar humildemente a la puerta de su vivienda y pidió al marido que la dejara entrar. El fulano le abrió la puerta, ¿y qué crees que hizo? Le dio un beso en la frente y cerró la puerta majestuosamente. Me dio diarrea del coraje. Estuve un par de días casi sin comer, porque todo me hacía mal. Y ya no le acepto nada a la señora, ni siquiera un par de camaroncitos que me echó el otro día. Se me atraganta lo que me da. Y es que no puedo comprender que una mujer sea así, tan sumisa, ni que el hombre sea tan prepotente. Ya lo había visto en otros matrimonios de la vecindad, pero no a ese grado de abyección. Ah, no te preocupes. El malestar ya se me pasó, y estoy comiendo puras verduritas. Y una hierba que crece en el baldío cercano, que es muy buena para el intestino. Te quiere Cocatú." ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 281" ["post_excerpt"]=> string(180) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-281" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-09 10:18:07" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-09 15:18:07" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83121" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(19) ["max_num_pages"]=> float(10) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "3b8c7d3820d829d4fced6cdfa58cf713" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
CARTAS A TORA 270

CARTAS A TORA 281

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas...

septiembre 9, 2022

“Cuartelazo y Traición” presenta Héctor Joel Velarde

La Sociedad Nuevoleonesa de Historia, Geografía y Estadística, A.C., Presidente MCP. Òscar Tamez Rodríguez, presentó el libro “Cuartelazo y Traición, Crónica de...

septiembre 8, 2022




Más de categoría

Cartas a Tora 283

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días...

septiembre 23, 2022

Balduino, Fidei Defensor

“I will not cease from mental fight, /  nor shall my sword sleep in my hand / till we...

septiembre 22, 2022

Programa Mujer en UPG radio

Agradezco la invitación de mí estimada amiga Mayela Rodríguez, Conductora del Programa de Radio “Mujer” de la Universidad Pedro...

septiembre 22, 2022
Brian Palma

Brian de Palma

Brian de Palma es uno de los directores que han revolucionado la manera de hacer cine.

septiembre 22, 2022