Cartas a Tora XVI

Querida Tora: Querida Tora: ¿Qué crees? El  otro día, a primera hora, fueron los guaruras del portero a tocar a todas las viviendas a pedir la cuota para la celebración de la Posada Tradicional del Condominio. Todos...

16 de diciembre, 2016

Querida Tora:

Querida Tora:

¿Qué crees? El  otro día, a primera hora, fueron los guaruras del portero a tocar a todas las viviendas a pedir la cuota para la celebración de la Posada Tradicional del Condominio. Todos los inquilinos se enojaron y dijeron que no querían posada, que no tenían dinero para fiestas (Las posadas son unas fiestas tradicionales de fin de año, muy bonitas, muy alegres, muy folklóricas. Para tu información). Ni tardo ni perezoso, el portero convocó a una junta de condóminos urgente y hasta patriótica (dijo). Allá fueron todos (o casi, porque el del 56 estaba incróspido y se excusó, así que no oyó cómo les afeaban su conducta). Lo primero que les dijo el portero es que eran unos irresponsables; luego, que todas las vecindades de la colonia (no condominios, como ellos) iban a hacer posadas, y que habría un premio para quien organizara la mejor; que ellos tenían que participar y ganar ese premio, que seguramente sería una placa para colocar a la entrada, junto con una caja de brandy para chupar gratis durante unos días.

Todo esto los entusiasmó, y llovieron las cuotas. Los del 31 se ofrecieron a hacer las piñatas (ollas llenas de fruta y dulces con decoración multicolor que se rompen dándoles palos con los ojos vendados, dice el diccionario). Los del 53 prometieron una olla de ponche; los del 14, cuatro canastos de tacos; y los del 28 se comprometieron a barrer el patio el día siguiente. El portero, muy satisfecho, ofreció llevar a la mejor banda del momento, que se llama La Pudrición, con su cantante Flor del Mal.

Todos se pusieron a trabajar inmediatamente, y el día siguiente llegó Flor del Mal para ensayar en el lugar donde iba a presentarse. Le dieron alojamiento en la portería. Y como se quejó de que le iban a pagar muy poco, el portero le dijo qe podía llevarse a algunos inquilinos a dormir y cobrarles (a él no, por supuesto; a él no le podía cobrar nada, pues la iba a mantener esos días). El mismo le dijo quiénes le pagarían mejor, quiénes le darían menos lata y quiénes la querrían solamente para presumir. Le pidió que no lo hiciera en la vecindad “para no afectar su buen nombre”; ni en el hotel de al lado, para evitar escándalos; pero eso sí, a las 10 tenía que estar de vuelta para atenderlo a él, porque no le gustaba desvelarse mucho.

Las piñatas estuvieron listas una semana antes, pero los chamacos las golpeaban cada vez que pasaban cerca, y acabaron por colgarlas muy alto para evitar “males mayores”. Aún así, a una piñata en forma de estrella le arrancaron un cuerno, y lo fueron a dejar a la puerta del señor del 58. Se enojó mucho, dijo que era cosa del señor del 11, y fue a dejar el cuerno ante su puerta. El del 11 lo llevó al 27; éste, al 33, y así, el cuerno pasó por casi todos los departamentos. Yo no sé por qué se enojaban tanto, pero estuvieron todos a punto de trompearse.




¿Sabes quién fue el primer cliente de Flor del Mal? El señor del 41. Así como lo oyes: tres o cuatro veces en el mismo día se la llevó a un hotel cercano. Y luego, su sobrino. Y el amigo del sobrino. Salía uno y entraba otro, Ella estaba muy contenta, y hasta llegó tarde con el portero, que le dijo hasta de lo que se iba a morir (que no sé cómo puede saber eso). El día siguiente, ninguno de ellos se podía mover, y ella aprovechó para irse con el del 45, que estaba fresquito; y con el del 56 que, aunque incróspido, se empeñó en contratarla. Ese no le cumplió; pero se quedó tan contento como el del 41 y sus parientes.

Total, que llegó el día de la posada, y nos enteramos de que el concurso se había suspendido. A mi me pareció muy raro, y fui a investigar; y me enteré de que nunca se había convocado el concurso. Pero el portero se llevó a Flor del Mal a Cancún durante tres días. ¿Qué te hace pensar eso?

De todas formas, todo estaba ya preparado, y no era cuestión de suspender la posada, así que en cuanto llegó La Pudrición empezó el jolgorio. Flor del Mal no cantó ni una canción; estuvo ocupada en otros menesteres. La Pudrición tampoco tocó mucho, pues a cada rato venía alguien a llevarse a alguno de los músicos (casi nunca al hotel, sino a las ruinas de los lavaderos, que estaban perfectas para eso).

El portero les regaló dos pomos de brandy autóctono, pero los vecinos tuvieron que comprar cuatro paquetes (les salía más barato por paquete), y se divirtieron mucho. Al final, seis de ellos se cayeron en el agüjero del patio; y el “Administrador” les dijo que no se apuraran, que ya había encontrado quien lo podía arreglar. Se llevó una ovación, y salió a circular otra botella de brandy.

La pasaron muy bien. Y creo que así seguirá el resto del mes. Espero aguantar el tiroteo; sobre todo, porque Flor del Mal anda muy cariñosa conmigo. Pero te juro que no voy a caer, porque yo sólo te quiero a ti. Chao.

Te quiere,

         Cocatú

Crítica Película: Mala educación

“Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo. Puedes engañar a algunos todo el tiempo. Pero no puedes engañar a todo el...

·

Crítica Serie: Little fires everywhere

Twitter: @CINEMABLIX13 “El silencio del envidioso está lleno de ruidos”. – Khalil Gibran FICHA TÉCNICA: Título original: Little fires everywhere Creador: Liz...

·




Más de categoría

Los Olvidos | 8va parte

Poco después de la puesta de sol, mi mamá se fue de regreso a la casa. Yo me quedé...

·

CARTAS A TORA 200

Querida Tora: Casi no puedo creer lo que te voy a contar. Pero sucedió. Está sucediendo. En qué acabe,...

·

La Sociedad Nuevoleonesa de Historia Geografía y Estadística inicia proceso eleccionario

La Sociedad Nuevoleonesa de Historia Geografía y Estadística, el sábado 5 de octubre, inició el proceso eleccionario para el...

·
Greta Thurnberg

Documental de Greta Thunberg llegará al FICM

El documental Yo soy Greta Thunberg, que retrata a la joven activista contra el cambio climático, tendrá su estreno...

·