Cartas a Tora CI

Querida Tora: Querida Tora:          Toda la vecindad está excitadísima desde hace unos días, por la vecina del 19. Es una mujer ya grandecita, pero agradable, que nunca se mete con nadie. ¿Y sabes por qué? Porque...

14 de septiembre, 2018

Querida Tora:

Querida Tora:

         Toda la vecindad está excitadísima desde hace unos días, por la vecina del 19. Es una mujer ya grandecita, pero agradable, que nunca se mete con nadie. ¿Y sabes por qué? Porque tenía novio. Llevaba 35 años de novia con el mismo individuo. ¿Te imaginas? 35 años viéndolo todos los días, tocándolo (Con muchas reservas y muy delicadamente) todos los días y no pudiendo hacer más. Porque a decente nadie le gana. Todo eso está muy bien. ¡Pero 35 años! Yo, la verdad, no me lo explico.

El señor llegaba todos los días a desayunar con ella, se iba a trabajar y venía en la noche un rato. Se sentaban en la sala y allí se estaban platicando, con las ventanas abiertas para que todo el mundo pudiera ver lo que hacían (Ella vivía sola). No cenaba allí porque tenía que ir a atender a su mamá, y cenaba con ella. La mamá estaba enferma desde hace  casi 40 años. Por eso no se casaba, porque primera estaba su mamá. Lo cual me parece muy bien, pero era injusto para la muchacha. Digo muchacha por costumbre porque, como ya te dije, está grandecita. No digo que hubiera dejado sola a su mamá, pero podían haber encontrado una solución intermedia, ¿no te parece? Supongo que la exigente fue la mamá, pero no me consta. Como quiera que sea, él fue un gran hijo. Pero yo me pregunto si no tendría sus cositas por ahí, fuera de la decencia que tanto proclamaba. Perdón. Estoy desvariando. Pero es que veo tantas cosas aquí, que a veces no sé qué pensar.

El caso es que el domingo pasado, a eso de las doce, cuando el patio estaba lleno de gente que platicaba y se disponía salir a la calle, la señorita del 19 subió al primer piso, sacó un altavoz y dijo que tenía que hacer un anuncio. Y sin más ni más, dijo: “Me caso”. Se hizo un silencio impresionante. Todos se miraban, sin comprender lo que habían oído. Y la señorita añadió : “Están todos invitados a la boda”. Entonces se oyó un alarido de alegría, y todos subieron a felicitarla, que la pobre quedó toda estrujada, a pesar de que se metió en el hueco de una puerta para defenderse. Pero es que a las viejas no les cabía el entusiasmo en el cuerpo.

Y en la noche, cuando se presentó el novio, todas lo estaban esperando, y entonces le tocaron a él los estrujones y las palmaditas en la espalda (Y más abajo también, que hay algunas muy aprovechadas y querían comprobar la calidad de la mercancía). El pobre hombre no sabía si reir o llorar, porque ese día había enterrado a su mamá. Sí. La señora se murió; y en cuanto la depositó en su morada eterna (¿Qué te parece mi retórica?) fue a cumplirle a la que tantos años lo había esperado. Ese día sí cenó con ella, y estuvieron hasta  haciendo planes para la ceremonia (Siempre con la ventana abierta, porque es muy propio y no quiere empañar la reputación de la que va a ser madre de sus hijos… No, puede que eso ya no; pero sí se convertirá en la dueña de sus quincenas y bonos de asistencia). Total, que esa noche organizaron hasta la luna de miel, para satisfacción y vergüenza de la feliz señorita.




Aunque el señor vive en otra vecindad, los señores le hicieron una despedida de soltero, “porque bien merecida se la tenía”. Y, en combinación  con el portero, lo encerraron en un departamento vacío y le echaron a la Flor (y a su prima). El hombre se quedó patidifuso; ´pero supo muy bien lo que tenía que hacer con ellas; con lo cual confirmé que tenía sus “cositas” por ahí (Para que las madres exigentes comprendan el mal que pueden hacer a sus hijos obedientes y devotos). En fin, no pasó nada malo, porque la Flor (y su prima) son de absoluta confianza, y no le fueron con el chisme a la señorita del 19 (Aunque yo creo que ella se las olió, porque esa noche no pudo dormir y a cada rato se asomaba a la ventana).

El vestido de novia se lo hicieron las vecinas. Quedó un poco charro… No que pareciera traje de charro, sino raro, recargado, hasta cursi, si quieres. Pero es que cada una le quiso poner algo, y no quedó un centímetro sin una flor o un adorno o un colgajo “especial”. Y es que todas se hicieron partícipes de la felicidad de la novia (Sobre todo, las que no están casadas, quienes concibieron nuevas esperanzas de que algún día se les haga). La fiesta fue en el patio, no hay que decirlo. Todos los señores bailaron con la novia; y las mujeres, con el “muchacho” (Y aprovecharon para manosearlo y “prepararlo” para esa noche (Y lo hicieron tan bien, que el pobre cayó dormido en cuanto traspasó el umbral de la puerta). Al día siguiente se fueron de viaje de bodas. Y regresaron a los ocho días, con cara de cansados, por tanto nadar y jugar en el agua.

Viven aquí, en el 19, porque él no quiso volver a la casa donde su madre sufrió tanto. Se llevan muy bien con todo el mundo; pero él rechaza todas las invitaciones de los señores, pues ya sabe que  en algún momento aparecerá la Flor (y su prima) y no quiere tener problemas; dice que a él le basta con su esposa, y que no quiere a nadie más. Las viejas se enteraron el otro día de eso que decía, y también ellas le quieren poner una trampa; pero no se ha dejado, pues dice que su mujer es lo mejor que le ha pasado en la vida. Para que veas de que los hay, los hay.

Bueno, mi amor, te dejo. Estoy contento de todo ésto, porque me demuestra que hay gente buena en el mundo.

Te quiere,

             Cocatú

Comentarios
object(WP_Query)#17836 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(22947) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "27-05-2021" ["before"]=> string(10) "24-06-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(22947) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "27-05-2021" ["before"]=> string(10) "24-06-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17817 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17905 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17831 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "27-05-2021" ["before"]=> string(10) "24-06-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-05-27 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-06-24 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (22947) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17825 (24) { ["ID"]=> int(65989) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2021-05-28 10:31:52" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-05-28 15:31:52" ["post_content"]=> string(4859) "Querida Tora1: El otro día la vecindad estuvo muy alborotada. Y es que el chavo que trabaja (o eso quisiera él) en televisión tuvo una intervención en un “reality show” que se iba a grabar en la misma vecindad. Y claro, todos se pusieron a lavar el edificio de arriba abajo y de adentro afuera, con lo que salieron a relucir (sólo en algunas partes) los colores originales de las paredes) Pero, en general, quedó bastante bien. El muchacho estaba nerviosísimo porque, aunque sólo iba  decir “Sí” en el programa, había “convencido” al fotógrafo de que le tomara un “close up”  en ese momento. (“Close up” es cuando al actor le toman la cara de muy cerca, y llena toda la pantalla con ella). Creía que con eso iba a conseguir el estrellato (es un poco ingenuo este muchacho). Pero resulta que la noche anterior a la grabación este chavo se tropezó en la escalera y cayó de morros, según declaración de uno de los testigos presenciales, y se rompió uno de los dientes de adelante. ¿Te imaginas la tragedia? Salir chimuelo en vivo y a todo color, en proyección nacional. Todo el mundo se puso en acción para remediar el desaguisado. Lo primero que se le ocurrió al chavo fue ponerse un pedacito de queso en el hueco; pero el queso se deshizo enseguida y, además, le ensució toda la dentadura. Creo que era más grave el remedio que la enfermedad. Luego fueron con doña Sura, para que le aplicara algún remedio natural o sobrenatural. La señora los recibió con  todo el misterio que acostumbra; pero en cuanto vio el problema dijo que eso no se arreglaba ni siquiera con algún remedio hiper-natural. Al oír la palabrita, los vecinos se encogieron de miedo, y salieron corriendo, con el chavo a la cabeza. Y doña Sura los despidió con  una carcajada supra-natural que los afectó todavía más. La del 38 tuvo unas pesadillas horribles esa noche. Se refugiaron todos en la vivienda del chavo. ¿Y qué crees? La madre (nada como una madre para impulsar al hijo) estaba amarrándose un cordoncito a un diente frontal para arrancárselo y dárselo a su retoño. No sabes la impresión que eso causó en todos. Sobre todo en las viejas, que se echaron  a llorar en coro. El chavo se negó en redondo a aceptar el sacrificio de la madre, y se puso a buscar alguna solución más rápida y menos dolorosa. La madre (te lo repito: nada como una madre para sacrificarse por el hijo) le ofreció un  anillo de perla (mejor dicho, que parecía de perla) para llenar el agujero. Pero era demasiado grande y duro, y no había manera de sostenerlo en su lugar. Por fin, la novia del chavo (mujer, al fin) encontró la solución. Su mamá hacía flores de migajón y… Enseguida saltó la protesta: “Si el queso se deshizo, el migajón se deshace más aprisa”. Pero no: ese migajón se mezcla con  pegamento y se deja secar, con lo que queda bastante duro; además, se le puede dar el color deseado fácilmente. Inmediatamente corrieron a ver a la mamá, que aceptó “por el bien de mi futuro yerno y de la vecindad entera” sin cobrar. Le costó un buen  rato modelar el diente; y tardaron bastante en secarlo y pintarlo, pero para la una de la mañana ya estaba listo. Sin embargo, se lo colocaron hasta el día siguiente, a las cinco de la mañana, no fuera a remojarse más de lo debido con tantas horas en la boca. Llegó el equipo de la televisora, y estuvieron  todo el día grabando en la vecindad, ante el asombro y la complacencia de los vecinos y de la gente de las casas aledañas. Allí trabajaron, comieron, bebieron y chacotearon hasta bien entrada la noche. Y cuando llegó el momento estelar (para el chavo), resulta que el fotógrafo volteó la cámara de repente para sacar a una muchacha, actriz principiante, y la fotografió a ella mientras él decía su parlamento. Luego supimos que ella había empleado argumentos más “convincentes” para que la favoreciera  a ella. Y como la chava salió bastante bonita, eso fue lo que se quedó. Para que veas cómo se hace la televisión en este país (y en todos). Te quiere,  Cocatú  1 Contexto: Un alienígena llega a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le escribe a Tora, en su planeta natal, sus impresiones sobre lo que ve en ese lugar. Su correspondencia tiene algo de crítica social y toques de humor." ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 226" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-226" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-05-28 10:31:52" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-05-28 15:31:52" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=65989" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17777 (24) { ["ID"]=> int(66598) ["post_author"]=> string(2) "60" ["post_date"]=> string(19) "2021-06-09 08:44:51" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-06-09 13:44:51" ["post_content"]=> string(6678) "Desfallecientes se mostraban ya las postreras ventiscas invernales de 1875, cuando se hallaba de regreso en La Paz el joven Ernesto Blunac. Su edad la estimé entre 20 y 22 años pero, saber en qué puerto levó anclas el buque o goleta en que arribó, así como cuál fue su profesión, su nacionalidad o ascendencia, son interrogantes que difícilmente podré contestarme. Mediante escuetos informes acerca del mencionado visitante, sé que el último día de aquel invierno terminó de escribir su atribulado poema titulado “A un pueblo”, dedicado precisamente  al virginal pueblo paceño de finales del siglo XIX y, que se publicó el 27 de marzo del mismo año en el rotativo local “La Baja California”. El poema reviste gran calidad. Algunas de sus estrofas expresan: Diez años hace que tu virgen suelo, en la edad infantil yo conocí; pura mi alma, cual el claro cielo, nunca una nube de dolor yo vi.   Por eso yo al verte suelo hermoso, un suspiro mi pecho exhaló; pues recuerdo el tiempo que dichoso gocé yo aquí y hoy ya voló…   ¿Más qué hacer! sufrir y entre tanto que nos presta la vida su ilusión; recibe pueblo de mi voz el canto que te dedica mi pobre corazón.   De acuerdo con el poema, Ernesto Blunac conoció La Paz cuando era un niño de diez o doce años, supuestamente acompañado por sus padres durante un viaje de placer entre 1863 y 1865; donde su alma infantil encontró un espacio de dicha y de incomparable seguridad, aunque en contraparte, sus inocentes ensoñaciones experimentaron un viraje inesperado. Es posible que ese niño,  por esos días se encontraba rondando el umbral de su adolescencia, y al  tener que abandonar esta Tierra se sintió desprotegido y, de manera violenta presintió que ya no volvería a ser feliz; pues al decir del educador y filósofo alemán Eduard Spranger, “el primer rasgo característico (de la adolescencia temprana) es una profunda soledad”.  Esperaba ver un mundo casi utópico. Pudiéramos decir que transitó en un constante vaivén, dando tumbos por doquier; en fin, le tocó una atormentada existencia, según él mismo lo expresa en otras estrofas de su poema: “El mundo se mostró muy lisonjero… y al penetrar en él hallé la muerte… pues al cruzar el mar de las pasiones en su furia las olas nos envuelven… eterno sufrir es la existencia”. Este joven calificó al destino como su “rudo compañero”; posiblemente con el correr de los años cambió su concepto acerca del destino, desechando esa actitud determinista, muy distinta  a la asumida por Amado Nervo, pues al considerarse arquitecto de su propio destino, el poeta nayarita estaba plenamente consciente del recurso del libre albedrío, pues es un acto voluntario y racional, que en opinión del humanista Gutiérrez Sáenz no contradice a Dios, ya que, efectivamente, Él es “causa primera de todo cuanto acontece, pero eso no quita su poder a las causas segundas”. Me figuro ver a Ernesto Blunac recluido en su cuarto escribiendo el poema. Afuera de su hotel veo a unos hortelanos ofreciendo sus productos casa por casa: ¡Marchantita, llegó la fruta y la verdura! Calle abajo un pescador con su palanca en hombros pregona: ¡Caguamaaaa! , y en la lejanía escucho los lamentos de un robusto “cochi” que acaba de entregar su vida a don Cipriano el matancero.  A estas griterías se solidarizan los rebuznidos desde el sur del pueblo, los mugidos desde el norte, y una sinfonía de graves ladridos y agudos maullidos en la acera contraria al hotel. Sale una regordeta señora con una escoba hecha con fibras de palma datilera apartando a los contendientes de esa batalla campal: el “Pinto” y el “Barrabás” salen de estampida, mientras los felinos barcinos saltan al tejado de madera. Esta situación no parece perturbar al bardo, que continúa humedeciendo pluma en el tintero; cuenta sílabas, tacha, vuelve a escribir…  Rumbo al sureste se divisa una nube de polvo. Poco a poco se escuchan más fuerte las pisadas y, en unos minutos se perfila en la calle una impresionante diligencia, la que desde las  cuatro de la mañana partió desde “El Triunfo”; para ser más preciso, desde enfrente de la casa del señor Manuel Pérez. Al llegar frente al “Hotel del Progreso”, donde está la estación, el cochero tira con fuerza de las riendas y los extenuados caballos se lo agradecen con varios resoplidos. El poeta deja la pluma y se asoma por la ventana de su aposento; desde allí observa al presuroso cochero saltar del pescante, quitarse el chambergo y ofrecer su diestra para que desciendan las güeras Mrs. y Miss Mc Kinnon, o lo que es lo mismo, un par de ropajudas y sudorosas inglesitas. La diligencia se retira lentamente a la caballeriza… en su costado leo la razón social: “Compañía de diligencias de la Baja California”. Ernesto Blunac retoma su pluma de ave, y escribe el siguiente verso…" ["post_title"]=> string(28) "¿Quién fue Ernesto Blunac?" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(26) "quien-fue-ernesto-blunac-3" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-06-09 08:57:03" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-06-09 13:57:03" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=66598" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17825 (24) { ["ID"]=> int(65989) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2021-05-28 10:31:52" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-05-28 15:31:52" ["post_content"]=> string(4859) "Querida Tora1: El otro día la vecindad estuvo muy alborotada. Y es que el chavo que trabaja (o eso quisiera él) en televisión tuvo una intervención en un “reality show” que se iba a grabar en la misma vecindad. Y claro, todos se pusieron a lavar el edificio de arriba abajo y de adentro afuera, con lo que salieron a relucir (sólo en algunas partes) los colores originales de las paredes) Pero, en general, quedó bastante bien. El muchacho estaba nerviosísimo porque, aunque sólo iba  decir “Sí” en el programa, había “convencido” al fotógrafo de que le tomara un “close up”  en ese momento. (“Close up” es cuando al actor le toman la cara de muy cerca, y llena toda la pantalla con ella). Creía que con eso iba a conseguir el estrellato (es un poco ingenuo este muchacho). Pero resulta que la noche anterior a la grabación este chavo se tropezó en la escalera y cayó de morros, según declaración de uno de los testigos presenciales, y se rompió uno de los dientes de adelante. ¿Te imaginas la tragedia? Salir chimuelo en vivo y a todo color, en proyección nacional. Todo el mundo se puso en acción para remediar el desaguisado. Lo primero que se le ocurrió al chavo fue ponerse un pedacito de queso en el hueco; pero el queso se deshizo enseguida y, además, le ensució toda la dentadura. Creo que era más grave el remedio que la enfermedad. Luego fueron con doña Sura, para que le aplicara algún remedio natural o sobrenatural. La señora los recibió con  todo el misterio que acostumbra; pero en cuanto vio el problema dijo que eso no se arreglaba ni siquiera con algún remedio hiper-natural. Al oír la palabrita, los vecinos se encogieron de miedo, y salieron corriendo, con el chavo a la cabeza. Y doña Sura los despidió con  una carcajada supra-natural que los afectó todavía más. La del 38 tuvo unas pesadillas horribles esa noche. Se refugiaron todos en la vivienda del chavo. ¿Y qué crees? La madre (nada como una madre para impulsar al hijo) estaba amarrándose un cordoncito a un diente frontal para arrancárselo y dárselo a su retoño. No sabes la impresión que eso causó en todos. Sobre todo en las viejas, que se echaron  a llorar en coro. El chavo se negó en redondo a aceptar el sacrificio de la madre, y se puso a buscar alguna solución más rápida y menos dolorosa. La madre (te lo repito: nada como una madre para sacrificarse por el hijo) le ofreció un  anillo de perla (mejor dicho, que parecía de perla) para llenar el agujero. Pero era demasiado grande y duro, y no había manera de sostenerlo en su lugar. Por fin, la novia del chavo (mujer, al fin) encontró la solución. Su mamá hacía flores de migajón y… Enseguida saltó la protesta: “Si el queso se deshizo, el migajón se deshace más aprisa”. Pero no: ese migajón se mezcla con  pegamento y se deja secar, con lo que queda bastante duro; además, se le puede dar el color deseado fácilmente. Inmediatamente corrieron a ver a la mamá, que aceptó “por el bien de mi futuro yerno y de la vecindad entera” sin cobrar. Le costó un buen  rato modelar el diente; y tardaron bastante en secarlo y pintarlo, pero para la una de la mañana ya estaba listo. Sin embargo, se lo colocaron hasta el día siguiente, a las cinco de la mañana, no fuera a remojarse más de lo debido con tantas horas en la boca. Llegó el equipo de la televisora, y estuvieron  todo el día grabando en la vecindad, ante el asombro y la complacencia de los vecinos y de la gente de las casas aledañas. Allí trabajaron, comieron, bebieron y chacotearon hasta bien entrada la noche. Y cuando llegó el momento estelar (para el chavo), resulta que el fotógrafo volteó la cámara de repente para sacar a una muchacha, actriz principiante, y la fotografió a ella mientras él decía su parlamento. Luego supimos que ella había empleado argumentos más “convincentes” para que la favoreciera  a ella. Y como la chava salió bastante bonita, eso fue lo que se quedó. Para que veas cómo se hace la televisión en este país (y en todos). Te quiere,  Cocatú  1 Contexto: Un alienígena llega a la Ciudad de México y, convertido en gato, llega a vivir a una vecindad. Le escribe a Tora, en su planeta natal, sus impresiones sobre lo que ve en ese lugar. Su correspondencia tiene algo de crítica social y toques de humor." ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 226" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-226" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-05-28 10:31:52" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-05-28 15:31:52" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=65989" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(20) ["max_num_pages"]=> float(10) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "abdd80ab55eee95731751ed579746ff8" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
CARTAS A TORA

CARTAS A TORA 226

Querida Tora1: El otro día la vecindad estuvo muy alborotada. Y es que el chavo que trabaja (o eso quisiera él) en...

mayo 28, 2021

¿Quién fue Ernesto Blunac?

Desfallecientes se mostraban ya las postreras ventiscas invernales de 1875, cuando se hallaba de regreso en La Paz el joven Ernesto Blunac....

junio 9, 2021




Más de categoría
MAESTRO JUAN HERNÁNDEZ 3

La vida en rosa ⏐ La voz de los pueblos indígenas

Qué somos sino lengua, palabra con la que se crea todo, así como Dios al séptimo día o como...

junio 22, 2021
don Ignacio Ramírez Calzada

A 203 años del nacimiento de don Ignacio Ramírez Calzada

Juan Ignacio Paulino Ramírez Calzada nació en San Miguel el Grande, Guanajuato, el 22 de junio de 1818 y falleció en  la Ciudad...

junio 22, 2021
Somos lo que leemos - El ruido del tiempo: cuando el arte se enfrenta al totalitarismo

Somos lo que leemos - El ruido del tiempo: cuando el arte se enfrenta al totalitarismo

El ruido del tiempo (The noise of time) Julian Barnes (Reino Unido) Anagrama. 200p Mi calificación: 4 de 5...

junio 18, 2021
CARTAS A TORA 229

CARTAS A TORA 229

Querida Tora1: Hay un muchacho en el 48, que hace poco llegó en calidad de hijo único con mamá...

junio 18, 2021