CARTAS A TORA 218

Querida Tora: Fíjate que llegó a la vecindad una señora nueva (en el buen sentido de la palabra), que inmediatamente nos intrigó a todos. Es muy misteriosa. Llegó como con veinte maletas, ocho baúles y un número...

26 de marzo, 2021 cartas a tora

Querida Tora:

Fíjate que llegó a la vecindad una señora nueva (en el buen sentido de la palabra), que inmediatamente nos intrigó a todos. Es muy misteriosa. Llegó como con veinte maletas, ocho baúles y un número infinito de bultos, todos de diferentes colores y formas, algunos hasta brillantes y que parecían llenos de estrellas. No sabes cómo la miraron las chismosas de la vecindad (en una palabra, todas). Yo también. Y me metí a su vivienda, a ver qué era todo aquello.

Así, a la entrada, colgó cortinas y puso luces de colores. En el centro, una mesa con una bola de cristal encima, varios juegos de naipes, un recipiente con agua, una varita (¿mágica?), una calavera, un sapo verde disecado y no sé cuántas cosas más. Enseguida me dije: Esta es una adivina, ¿Y qué crees? Adiviné.

Al principio no dijo nada, y se limitaba a andar por el patio sin  hablar con nadie. Si acaso, contestaba los saludos con una inclinación de cabeza. Pero yo me di cuenta de que oía con  atención todo lo que se decía a su alrededor. Y un día en que estaba el patio rebosante de gente y de chismes, se interpuso en el camino de la señora del 44, una mujer muy poquita cosa y muy asustadiza, y le dijo con voz potente y hueca: “¡Cuidado! Cuídate de ese hombre, que te va a llevar por el camino de la perdición”. La pobre mujer se estremeció de arriba abajo (eso no es muy meritorio, porque es chaparrita), se encerró en su casa; y en la tarde que la fue a visitar un señor que ya es habitual, lo echó con cajas destempladas, a gritos y tirándole cuanto encontró a mano. Y no me lo vas a creer, pero luego les dijo a las vecinas que ese hombre era agente de una casa de lenocinio (consulta el diccionario, porque a mí me da pena decirte lo que significa) y que se la quería llevar. Excuso decirte que todas las viejas la felicitaron por haber tenido el valor de echarlo de su casa y de su vida.

A raíz de eso, las vecinas empezaron a hacerle plática, y a visitarla. Y al poco tiempo, ya iban a consultarle sus problemas y a pedirle que les echara la buenaventura. Ella accedía, complacida, y les cobraba por el “servicio” (porque de algo tenía que vivir; que si no, se las echaba gratis, porque le caían muy bien). En unas cuantas semanas, se hacían  colas a la puerta de la vivienda de Madame Sura (así dice que se llama, pero debe ser un nombre “artístico”). Y también venían de las vecindades cercanas.

¿Y el portero?, te preguntarás. El portero se presentó una noche, bastante tarde (para que no se dieran cuenta los vecinos) y le dijo que en la vecindad no podía lucrar; y que si lo hacía, justo era que compartiera sus ganancias con él. Y le fijó una cuota por cada persona que la visitara. Madame Sura no se inmutó, sino que entró en trance (o sea, se puso patitiesa y habló con voz ronca) y le dijo que el domingo tendría su respuesta. El portero se puso pesado con que quería una respuesta inmediata; pero la voz de Madame Sura se hizo casi un  rugido, echó chispas por los ojos y le dijo que no la presionara. El portero se impresionó mucho, aunque lo disimuló bastante bien, y le dijo que la esperaba hasta el domingo, pero no más.

Yo me pasé esos días en la vivienda de la Madame, pues quería ver lo que iba a preparar para el domingo. Pero ella siguió con sus paseos por el patio, aunque sí noté que platicaba más con las vecinas, y cuando llegaba a su casa escribía algunas notas y pasaba algunos ratos pensativa.

Y llegó el domingo. Precisamente, el portero había citado a los vecinos a junta para discutir alguna tontería, así que estaban casi todos en el patio, sentaditos, esperando las palabras de la “autoridad máxima”. Y a las doce en punto, cuando el patio hervía de expectación, apareció Madame Sura, que por cierto se veía más alta (aquí entre nos, se puso unos tacones enormes, que no se le notaban porque llevaba una falda muy larga) y más desmelenada que nunca, y de un salto se plantó en el estrado, frente al portero. Este como que se chiveó (Diccionario Folklórico, por favor) un poco, pero aguantó como un buen torero y hasta la miró con ojos centelleantes (se había puesto un poco de diamantina en los párpados para la ocasión). Entonces, Madame Sura hizo unos giros rápidos, en que le revolotearon todas las túnicas y trapos que se había puesto, y con voz salida de las entrañas de la tierra, dijo:

-Cuidado con lo que haces, cuidado con lo que pides. Los hados te han sido favorables, pero se te pueden voltear. Y si exiges más de lo que debes, te secarás por completo, y ya no podrás regar a ninguna Flor. Ni siquiera a una hierbita.

El portero se quedó pálido, porque precisamente la Flor lo estaba esperando en la portería, y venía bastante alegre y jacarandosa, y no quiso ni  imaginar lo que pasaría si se quedaba seco. Así que canceló la junta, alegando una leve indisposición, se tomó unos cuantos alipuses (te imaginas lo que son, ¿no?) y puso en acción la regadera.

Sin embargo, no se volvió a acercar a la Madame; la saludaba muy atentamente cuando se la encontraba en el patio, y la dejó hacer su negocio tranquilamente, Lo que puede una amenaza bien dicha, ¿verdad?

Bueno, mi amor, pórtate bien, y hasta la próxima.

Te quiere,

Cocatú

 

Comentarios


object(WP_Query)#18048 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(63047) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "12-07-2022" ["before"]=> string(10) "09-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(63047) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "12-07-2022" ["before"]=> string(10) "09-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18045 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18012 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18009 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "12-07-2022" ["before"]=> string(10) "09-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-07-12 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-08-09 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (63047) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18125 (24) { ["ID"]=> int(81036) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-07-15 12:11:28" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-07-15 17:11:28" ["post_content"]=> string(4783) "Querida Tora: Hay un señor que vive en el 34, ya grande y casi impedido de caminar, que tiene muy mal humor y siempre está peleando con los vecinos, aunque casi no sale de su vivienda. Pues resulta que un día, cuando su hija y sus nietos regresaron lo encontraron de muy buen humor, cantando y riendo con cualquier cosa que dijeran los niños. A la hija le extrañó, pero no dijo nada. Pocos días después, la señora fue a buscar el dinero que guardaba en una olla de la cocina, y ¿qué crees? No encontró nada. Ni un centavo. Buscó por todas partes, hasta debajo de la alfombra, y no hubo nada; tuvo que pedir prestado para traer su mandado de ese día. Y (coincidencia tal vez) el señor estaba de un humor de los mil demonios. Pero la mujer guardó silencio también. Pero la cosa se repitió, y la mujer decidió hacer algo, porque no podía permitir que le robaran impunemente el poco dinero que ganaba. Pero no creas que le preguntó al padre o que hizo averiguaciones en la vecindad. ¿Y qué crees que hizo? Fue a ver a doña Sura para que le resolviera el problema. Pero doña Sura, después de consultar su bola de cristal, le dijo que en ese momento no podía decirle nada, que volviera en dos días. Dos días que la mujer vivió en la incertidumbre, pues no se atrevía a salir ni a trabajar, temerosa de otro robo. Pero escondió el dinero en la caja del excusado y se fue, más muerta que viva. Afortunadamente, cuando regresó el señor estaba más alegre que unas castañuelas; y el dinero, en su escondite. Por su lado, doña Sura se puso a trabajar. Pero no creas que consultó a los espíritus o a su bola de cristal, no. Se vistió de pordiosera y siguió al señor cuando salió de la vivienda. Y así, averiguó la verdad. El hombre había caído en las garras del vicio. Te lo digo así, en forma tan melodramática, para que te des cuenta de la gravedad de la situación, porque si te lo cuento en forma más sencilla vas a pensar que era poca cosa. Pero no: el señor se había aficionado a los juegos electrónicos, y se pasaba la mayor parte del día en un changarro que tiene ese tipo de juegos, apostando con los escuincles del barrio. ¿Y qué crees? Que a veces les ganaba, y era cuando se ponía de buen humor; y la murria le entraba cuando perdía. Y sí, era él quien le robaba a la hija. Doña Sura informó puntualmente de todo a la señora, y la pobre mujer quedó hecha un mar de lágrimas. ¿Cómo le iba a quitar a su papá la única diversión que tenía? Además de que, si lo hacía, se pondría de muy mal humor. Pero a la adivina se le ocurrió un plan bastante bueno. La mujer se vistió de fantasma amistoso, se metió al cuarto del señor una noche de tormenta y se le “apareció”. El señor estaba muerto de miedo, pero escuchó atentamente lo que el “espíritu” le decía, que era, palabras más palabras menos, lo siguiente: “Si sigues jugando así, si le sigues robando a tu hija, llegará el día en que no tendrán para comer, ni tus nietos irán a la escuela o tu hija a trabajar. ¿Quién los va a mantener?”. Pero llenó el discurso de efectos especiales: humo, ruidos extraños, ulular de espantos, descargas eléctricas, luces fantasmagóricas, etc. El pobre hombre no pudo dormir esa noche ni las siguientes, y andaba siempre pegado a las paredes para que no lo asaltaran los espíritus por detrás. La hija se conmovíó al verlo en ese estado, cada día más flaco, más amarillo y más asustado. Y entonces le dio unas monedas y le dijo que se fuera a dar una vuelta, que se gastara ese dinero, que a ella no le hacía tanta falta y que se divirtiera un poco, que buena falta le hacía. Ni corto ni perezoso, el señor corrió a los juegos, donde lo recibieron con una ovación, porque había faltado varios días, y se puso a jugar. Pero el susto le cayó tan bien que en cuanto perdía lo que llevaba se iba, pretextando un trabajo; y si ganaba, se ponía tan contento que regalaba parte de sus ganancias a los chavos que andaban por allí, y hasta guardaba algo para dárselo a los nietos. Te cuento ésto para que veas que no todo son dramas en la vecindad; y que las personas se entienden de muchas formas, cediendo un poco y recibiendo otro poco. ¿No crees que esa es la mejor forma de convivir? Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 274" ["post_excerpt"]=> string(180) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-274" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-07-15 13:11:35" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-07-15 18:11:35" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81036" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17938 (24) { ["ID"]=> int(81477) ["post_author"]=> string(2) "42" ["post_date"]=> string(19) "2022-07-27 11:16:49" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-07-27 16:16:49" ["post_content"]=> string(1849) "En Suriname cayó un meteorito de unas 35 toneladas de peso provocando un fuerte temblor en esa región del planeta. La enorme piedra provenía, según los científicos, de un protoplaneta de muchos millones de años de antigüedad. Lo que dejó al gobierno de Suriname absorto fue que traía consigo material para extraer de ahí, ya con los procesos debidos, más del 2000% de todos los diamantes de calidad existentes en el mundo.  Se decretó día feriado nacional al confirmarse este hecho. El país era rico y pronto sería una potencia. Su presidente y ministros idearon proyectos faraónicos dignos de lo que, por lógica, vendría. Las maquetas de lo que sería la pequeña nueva potencia se multiplicaron por el país. Se contrató a ingenieros nucleares para ir de una vez diseñando sus propios misiles atómicos de largo alcance. La mesa estaba servida, Suriname era parte ya, del siempre llamado "nuevo orden mundial".  Más después de este hecho, y cuando ya se producían diamantes en masa, el Ministro de economía fue hecho pasar por las armas ya que fungió como agorero de frustración ante el presidente: el precio internacional del diamante caería por los suelos debido la ley de la oferta y la demanda. La febril producción de la preciada joya no hizo más que acelerarse, por disposición gubernamental, pero los pronósticos del Ministro y prestigiado economista caído en desgracia eran reales: no habría Suriname potencia mundial. A los dos años, en ese pequeño país en un sitio recóndito de Sudamérica, sus habitantes, por más humildes que fuesen, poseían dos cosas: un teléfono móvil y collares, esclavas, anillos y todo tipo de bisuteria barata de... diamantes de la mejor calidad." ["post_title"]=> string(20) "Lluvia de abundancia" ["post_excerpt"]=> string(108) "¿Qué pasaría si un meteorito lleno de diamantes cayera en uno de los países más pobres a nivel mundial?" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(20) "lluvia-de-abundancia" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-07-27 11:16:49" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-07-27 16:16:49" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81477" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18125 (24) { ["ID"]=> int(81036) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-07-15 12:11:28" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-07-15 17:11:28" ["post_content"]=> string(4783) "Querida Tora: Hay un señor que vive en el 34, ya grande y casi impedido de caminar, que tiene muy mal humor y siempre está peleando con los vecinos, aunque casi no sale de su vivienda. Pues resulta que un día, cuando su hija y sus nietos regresaron lo encontraron de muy buen humor, cantando y riendo con cualquier cosa que dijeran los niños. A la hija le extrañó, pero no dijo nada. Pocos días después, la señora fue a buscar el dinero que guardaba en una olla de la cocina, y ¿qué crees? No encontró nada. Ni un centavo. Buscó por todas partes, hasta debajo de la alfombra, y no hubo nada; tuvo que pedir prestado para traer su mandado de ese día. Y (coincidencia tal vez) el señor estaba de un humor de los mil demonios. Pero la mujer guardó silencio también. Pero la cosa se repitió, y la mujer decidió hacer algo, porque no podía permitir que le robaran impunemente el poco dinero que ganaba. Pero no creas que le preguntó al padre o que hizo averiguaciones en la vecindad. ¿Y qué crees que hizo? Fue a ver a doña Sura para que le resolviera el problema. Pero doña Sura, después de consultar su bola de cristal, le dijo que en ese momento no podía decirle nada, que volviera en dos días. Dos días que la mujer vivió en la incertidumbre, pues no se atrevía a salir ni a trabajar, temerosa de otro robo. Pero escondió el dinero en la caja del excusado y se fue, más muerta que viva. Afortunadamente, cuando regresó el señor estaba más alegre que unas castañuelas; y el dinero, en su escondite. Por su lado, doña Sura se puso a trabajar. Pero no creas que consultó a los espíritus o a su bola de cristal, no. Se vistió de pordiosera y siguió al señor cuando salió de la vivienda. Y así, averiguó la verdad. El hombre había caído en las garras del vicio. Te lo digo así, en forma tan melodramática, para que te des cuenta de la gravedad de la situación, porque si te lo cuento en forma más sencilla vas a pensar que era poca cosa. Pero no: el señor se había aficionado a los juegos electrónicos, y se pasaba la mayor parte del día en un changarro que tiene ese tipo de juegos, apostando con los escuincles del barrio. ¿Y qué crees? Que a veces les ganaba, y era cuando se ponía de buen humor; y la murria le entraba cuando perdía. Y sí, era él quien le robaba a la hija. Doña Sura informó puntualmente de todo a la señora, y la pobre mujer quedó hecha un mar de lágrimas. ¿Cómo le iba a quitar a su papá la única diversión que tenía? Además de que, si lo hacía, se pondría de muy mal humor. Pero a la adivina se le ocurrió un plan bastante bueno. La mujer se vistió de fantasma amistoso, se metió al cuarto del señor una noche de tormenta y se le “apareció”. El señor estaba muerto de miedo, pero escuchó atentamente lo que el “espíritu” le decía, que era, palabras más palabras menos, lo siguiente: “Si sigues jugando así, si le sigues robando a tu hija, llegará el día en que no tendrán para comer, ni tus nietos irán a la escuela o tu hija a trabajar. ¿Quién los va a mantener?”. Pero llenó el discurso de efectos especiales: humo, ruidos extraños, ulular de espantos, descargas eléctricas, luces fantasmagóricas, etc. El pobre hombre no pudo dormir esa noche ni las siguientes, y andaba siempre pegado a las paredes para que no lo asaltaran los espíritus por detrás. La hija se conmovíó al verlo en ese estado, cada día más flaco, más amarillo y más asustado. Y entonces le dio unas monedas y le dijo que se fuera a dar una vuelta, que se gastara ese dinero, que a ella no le hacía tanta falta y que se divirtiera un poco, que buena falta le hacía. Ni corto ni perezoso, el señor corrió a los juegos, donde lo recibieron con una ovación, porque había faltado varios días, y se puso a jugar. Pero el susto le cayó tan bien que en cuanto perdía lo que llevaba se iba, pretextando un trabajo; y si ganaba, se ponía tan contento que regalaba parte de sus ganancias a los chavos que andaban por allí, y hasta guardaba algo para dárselo a los nietos. Te cuento ésto para que veas que no todo son dramas en la vecindad; y que las personas se entienden de muchas formas, cediendo un poco y recibiendo otro poco. ¿No crees que esa es la mejor forma de convivir? Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 274" ["post_excerpt"]=> string(180) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-274" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-07-15 13:11:35" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-07-15 18:11:35" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81036" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(13) ["max_num_pages"]=> float(7) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "e366bd2ade5c8c57749c022178c0b51e" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
cartas a tora

CARTAS A TORA 274

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas...

julio 15, 2022
gines sanchez

Lluvia de abundancia

¿Qué pasaría si un meteorito lleno de diamantes cayera en uno de los países más pobres a nivel mundial?

julio 27, 2022




Más de categoría

Cartas a Tora 277

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días...

agosto 8, 2022

La Asociación de Historiadores, Cronistas y Escritores de Nuevo León “José Servando Teresa de Mier” A. C. presente en el 173º Aniversario de la Fundación de Mier y Noriega

“Existen diferentes maneras de celebrar un momento histórico. Una de ellas es la de utilizarlo como oportunidad para reflexionar...

agosto 4, 2022
Michigigantismo

Michigigantismo

Camino de milagro. Esta muleta me da movilidad  es el sostén único de mi pierna derecha. Si estoy con...

agosto 3, 2022
cartas

CARTAS A TORA 276

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días...

agosto 2, 2022