Balduino, Fidei Defensor

“I will not cease from mental fight, /  nor shall my sword sleep in my hand / till we have built Jerusalem…”. -William Blake

22 de septiembre, 2022

El lugar: la ciudad santa de Jerusalén. El año: 1185 d. C.  Las tropas europeas respiran con tensa calma y desconfían unas de las otras. Lo que viene será el principio del fin. 

“Dos días” musitaba para sí Raimundo III, Conde de Trípoli, príncipe de Galilea y mano derecha del rey. Ése pues era el tiempo necesario para lograr que los miembros de las distintas órdenes que componían el consejo convocaran a la Haute Cour para dictaminar el escabroso tema de la sucesión. Todos, tanto los miembros de la orden del Santo Sepulcro, los Templarios, los Hospitalarios y los Monreales como las tropas ayubíes, parecen saber que el final es inminente. La condición del monarca se desgasta rápidamente; las repentinas fiebres, las lesiones cutáneas y la progresiva ceguera se recrudecen con cada segundo transcurrido. Y poco sentía Raimundo que había logrado en su encomienda.  

La máscara plateada de Balduino, el rey, misma que se encarga de ocultar los rasgos del ser humano que la porta, desfigurados por la enfermedad, aparece ahora iluminada parcialmente por la luz enrojecida del ocaso; esa misma careta, en otro momento y a otra hora, refulgía bañada por los dorados rayos del sol de Montgisard, el día en que el joven monarca, ya enfermo, habría logrado con únicamente 340 hombres fieles y dispuestos a morir por su regente y su reino, vencer a los 27 000 guerreros sarracenos de Salāh-ad-Dīn Yūsuf, conocido como Saladino entre los francos, gracias al ataque sorpresivo de su retaguardia. El Sultán de Egipto y Siria, que le respetaría enormemente de ahí en adelante, debió abandonar el campo de batalla para continuar con su d’jehad semanas más tarde. 

Veinticuatro años tiene el joven gobernante en ese momento; durante más de diez ha confrontado por partida doble a los musulmanes que buscan recuperar Tierra Santa y también, su debilitante padecimiento. Ha impartido justicia en aquella ciudad, más poblada que cualquiera en Europa, durante los pocos, aunque convulsos años de su reinado. Así debería ser recordado, pero lo más probable es que no sea así. 

En aquel momento, lo apremiante es conseguir que el sobrino de Balduino sea nombrado regente tras su partida y no Guy de Louisignan, su cuñado, quien, junto con los caballeros de la orden del Temple, ansía hacerse del poder para sumir al reino en una confrontación abierta con el ejército sarraceno. Guy cuenta con el apoyo de la hermana del rey, Sibila. También con el del Heraclio, el patriarca de Jerusalén y el de muchos otros cruzados que observan con recelo la frágil tregua que el monarca ha conseguido entre musulmanes y cristianos. Raimundo necesita aliados en la corte y dos días deberán bastar para convencer a otros de sumarse a su bando, a pesar de que las reuniones furtivas, de que los numerosos intentos han resultado hasta ahora, infructuosos.

El conde de Trípoli nota entonces que el rey se encuentra sumergido en un sueño profundo y pausado. Cerca de la medianoche, cuando la penumbra había cubierto en su totalidad la ciudad el noble, inquieto, se retira del palacio y se dirige a descansar un poco. Cuán lejanas le parecen ahora aquellas épocas de éxito y gloria. Mentalmente repasa los eventos que había compartido con el rey, desde la euforia de su nacimiento, el descubrimiento de aquella terrible enfermedad que le aquejaba, la batalla del Vado de Jacobo, la construcción del castillo de Chastellet, las desavenencias con Reinaldo de Châtillon, aliado de Guy y tantos, tantos otros, hasta que, finalmente el cansancio termina por vencerlo, soñando con otras épocas.  

La mañana siguiente augura numerosos pendientes de los cuales encargarse, por lo que Raimundo se levanta temprano y quizás debido a ello, se convierte en el primero en saberlo. Se dirige al palacio y, desde el momento en que se acerca al rey, nota que algo anda mal. Siente cómo un violento escalofrío recorre su cuerpo. La pesada respiración habitual bajo la máscara metálica no se escucha en absoluto. Con suma rapidez se acerca y palpa la mano real para revisar el pulso, sin tener la más mínima posibilidad de controlar el temblor en la suya. Nada. Llama gritando a los médicos y ayudantes sólo para confirmar lo que ya sabía. 

Entonces se derrumba. Llora, pese a su edad y posición, como lo haría un niño pequeño. Lo hace dolorosa y amargamente puesto que amaba a su señor. Le había visto triunfar en el campo de batalla y, sobre todo, vivir y morir con entereza. Cuántos días y noches se había dedicado a prodigarle cuidados y palabras de aliento. Al mismo tiempo, lo hacía porque todo esfuerzo realizado para evitar la nefasta sucesión había resultado fútil. Balduino IV, hijo de Amalarico I e Inés de Courtenay, al cual la historia habría de otorgarle el oprobioso título de “Rey Leproso”, santo y valiente hasta el final, había muerto aquel 16 de marzo de 1185.  

En el exilio, Raimundo III falleció víctima de una neumonía en septiembre de 1187. Un mes después sobrevendría lo inevitable: la aniquilación del ejército cruzado en La batalla de los Cuernos de Hattin y la subsecuente captura del infame y belicoso Guy de Louisignan, último rey de Jerusalén por parte de Salāh-ad-Dīn, provocando la capitulación de la ciudad sagrada del Gólgota, el tempulum Domini y el Santo Sepulcro, la cual, hasta el momento de escribir estas líneas, jamás volvería a encontrarse bajo el manto cristiano. 

 

Comentarios


object(WP_Query)#16267 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(83633) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "01-09-2022" ["before"]=> string(10) "29-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(83633) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "01-09-2022" ["before"]=> string(10) "29-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#16271 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#16269 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#16270 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "01-09-2022" ["before"]=> string(10) "29-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-09-01 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-09-29 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (83633) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#16268 (24) { ["ID"]=> int(82890) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-02 10:27:14" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-02 15:27:14" ["post_content"]=> string(6239) "Querida Tora: Estos días, doña Sura ha estado en boca de todos. Primero, por lo que sucedió la semana pasada. Y luego, esta semana… Aunque lo de esta semana no es culpa suya; más bien es culpa mía. Te explico. La señora del 37 me echó unos pellejos, que yo cogí con  la boca para irme a comerlos en un rincón, con calma y sin presiones. Pero cuando iba por la puerta del 43 se me vino encima Pucho. ¡Condenado animal! Me ladró y me enseñó los colmillos y hasta la garganta así, de repente, y me sobresaltó. Sin quererlo, solté los pellejos y me trepé al barandal del pasillo, Pucho se estuvo ahí un rato, ladrándome y brincando para alcanzarme, y ya estaba yo pensando en tomar mi apariencia normal, a ver si lo mataba del susto, cuando llegó su dueña para llevárselo. Pero para entonces, ya Pucho había mordisqueado y destrozado los pellejos. Yo, la verdad, no como nada que otro haya mordido ni olisqueado, así que me fui tranquilamente. Pero el día siguiente, la vieja del 43 salió de su vivienda y vió los pellejos masticados, y se puso a gritar que le estaban haciendo brujería. “¡Y de las malas!”, vociferaba, “porque me echaron en la puerta un pedazo de carne sanguinolenta”. Se armó un alboroto espantoso. Todos corrieron a ver el sangriento despojo, y nadie se atrevía a cogerlo para deshacerse de él; por fin, fueron a llamar a doña Sura. Esta vio de lo que se trataba, y con un palo largo y fuerte levantó la carne y la fue a echar al basurero de la calle “para que no quedara su influjo en la vecindad”. Dijo muchas cosas en idiomas extraños e hizo cantidad de desfiguros en plena calle para tranquilizar a los vecinos. Pero la del 43 estaba verdaderamente angustiada; y más porque al subir al primer piso se resbaló en la escalera y rodó hasta abajo. No le pasó nada, pero ella dijo que eso era el principio del fin. Y cuando a mediodía se le quemó la sopa, su angustia escaló cumbres verdaderamente inaccesibles. Los vecinos urgían a doña Sura a que hiciera algo para alejar la brujería de la vecindad, pero ella decía que lo que procedía era hacerle una “limpia” a la vivienda. Y así se hizo. Pero ese mismo día, a la señora del 43 le dio un telele (no te canses. No lo vas a encontrar en el Diccionario Inter-galáctico, pero ya te imaginarás lo que es), y los vecinos se alarmaron mucho más todavía. Ya hasta estaban pensando en contratar al Gran Brujo para que les hiciera el trabajo; sobre todo, porque la señora ya estaba empezando con el sonambulismo, y se tenían que turnar para evitar que se cayera de la azotea o se metiera a los cuartos de los ninis; porque en ese caso, quién sabe lo que pudiera ocurrir. Los más exaltados ya estaban empezando a culpar a doña Sura de todo lo ocurrido, querían darle un castigo ejemplar y obligarla a confesar quién le había pedido el maleficio para la señora del 43. Doña Sura negaba su participación en el asunto; pero cuando los ánimos se exaltan, es muy difícil apaciguarlos. Yo estaba muy preocupado, porque si hubiera recogido los pellejos masticados, nada hubiera sucedido; y se me hacía injusto que la tomaran contra doña Sura que, después de todo, es buena gente. Así que decidí intervenir. Estuve pensando mucho la manera de resolver el asunto sin que se me notara que era yo quien lo hacía; pero, al fin, la encontré. Y la primera noche de luna llena… Esto de la luna llena me lo inventé. Pero es que con frecuencia asisto a las consultas de doña Sura, y ella siempre dice a sus clientes que hagan las cosas en noches de luna llena. Y por si acaso… La primera noche de luna llena, pues, me fui al baldío de atrás de la vecindad y me puse a buscar flores. No sé cómo se llaman ni si tienen alguna utilidad; pero las flores siempre son bonitas (a menos que las empleen con fines malignos, según dice nuestra bruja de cabecera). Hice un pequeño ramo, y cuidando que nadie me viera, lo fui a dejar ante la puerta del 43. Justo a tiempo, porque un minuto después salía sonámbula la inquilina y vio el ramito. Sonámbula, sí, eso dije. Pero si estaba dormida, no sé como pudo ver el ramo. El caso fue que lo recogió y se puso a gritar, pero de alegría. Salieron todos los vecinos; y, entre ellos, doña Sura. Es muy lista esta señora, porque al darse cuenta de la alegría de la del 43, dijo que entre las flores que le habían dejado había unas muy efectivas para contrarrestar el mal de ojo y las influencias perniciosas; que seguramente la persona que dejó la carne sangrienta se había arrepentido y había querido componer el desaguisado. Santo remedio. Los vecinos empezaron a vitorear a la “arrepentida”, a proclamar su innata bondad y a pedir su intercesión contra “los malos espíritus que nos rondan por las noches”. Hasta hubo una vieja que propuso que le hicieran un altarcito a la entrada de la vecindad. El portero dijo que lo iba a pensar, y que le hicieran un presupuesto. Esa misma noche pusieron manos a la obra, y a las ocho de la mañana entregaban el presupuesto. Pero como despertaron al portero, lo encontraron de mal humor; y la respuesta que obtuvieron fue que era demasiado caro. (aquí, entre nos, te diré que cualquier cosa que pase de diez pesos le parece al portero demasiado caro). Los vecinos (sobre todo, la del 43) se retiraron, desilusionados; pero el chavo del 17, que es medio artista, hizo un dibujo de la Santa Arrepentida; luego sacó copias y las vendió a los vecinos como ”estampitas de protección”: Le fue bastante bien en el negocio. Para que veas todo lo que puede provocar un ladrido a destiempo. Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 280" ["post_excerpt"]=> string(182) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-280" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-02 10:27:14" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-02 15:27:14" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82890" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#16247 (24) { ["ID"]=> int(82930) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-05 09:25:42" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-05 14:25:42" ["post_content"]=> string(4838) "La semana pasada se estrenó, vía streaming en Amazon Prime Video, la película más reciente de Sylvester Stallone titulada Samaritan (aunque en México se estrenó como Némesis, lo cual es un enorme spoiler, pero, en fin, ya ven cómo se las gastan al momento de “localizar” los títulos). Esta información seguramente es suficiente para todos los fanáticos del buen Sly, quienes seguramente ya vieron el filme. Para aquellos que aún no lo han hecho, déjenme decirles esto: Samaritan vale la pena, al menos, por algunas cosas interesantes que trae al mundo de los superhéroes.  La historia se desarrolla en la ficticia Granite City, la cual está azotada por el crimen y la pobreza. Dicha ciudad tenía a dos superhéroes gemelos, los titulares Samaritan y Némesis, los cuales, aparentemente, murieron cuando ambos se enfrentaron en una planta de energía; sin embargo, existen rumores de que Samaritan podría estar vivo. Es en este contexto en el que entra Joe Smith, el protagonista interpretado por Stallone, quien es un empleado del servicio de basura. Sam (Javon Walton), un niño que vive en el mismo barrio, sospecha que Joe puede ser el mencionado Samaritan. Al mismo tiempo, un grupo de villanos, liderado por un hombre llamado Cyrus (Pilou Asbæk) comienza a causar revueltas en la ciudad. Gracias a estos acontecimientos, podremos descubrir, junto a Sam, si Joe es en realidad el héroe que se presume muerto Aunque la trama es tan genérica como se puede esperar de un filme de acción, hay momentos en los que se intenta diferenciar de lo ya visto en el género, comenzando por el entorno y los personajes, enraizados en la clase trabajadora. También hay breves, aunque efectivos, momentos en los que la película intenta tocar temas un poco más profundos (como la naturaleza y las motivaciones que tenemos para hacer el bien o el mal, reflejado en la dualidad de los personajes de Samaritan y Némesis), lo cual siempre será bienvenido. Eso sí, la historia comienza de forma un poco lenta. Sin embargo, conforme avanza la historia, habrá suficientes golpes y explosiones para hacernos pasar un buen rato.  Pero no me malinterprete, estimado lector: podría decirse que, objetivamente, Samaritan es una película mala. Los diálogos son un tanto pedestres, los personajes, desde el niño que es fanático del héroe, hasta el mismo protagonista, son interpretados rutinariamente. Sin embargo, no hay que menospreciar el intento de Julius Avery y Bragi F. Schut (director y guionista, respectivamente) quienes, junto a un septuagenario Stallone,  quisieron inyectar un poco de aire fresco al mundo, cada vez más trillado, de los superhéroes. Porque en este mercado híper saturado, al menos en Samaritan encontramos a un protagonista interesante y que podría haberse explotado mucho más. Esto, al menos, se diferencia de los mundos de Marvel y DC, poblado por científicos y millonarios (del tipo de Bruce Wayne, Tony Stark, Bruce Banner, ad nauseam). Lástima que se queda un poco corta al momento de elevarse en algo más significativo, porque las piezas ya estaban ahí. En un futuro, me gustaría ver que alguien tomase inspiración en esta película  y pudiese abrir más caminos dentro de un género que ya empieza a mostrar signos de cansancio.  Y bueno, no hay nadie que pueda igualar a Sly en esas one-liners que parecen sacadas de películas de los ochenta (por ejemplo, cuando al lanzarle una granada a un enemigo, le dice “Have a blast!”). Así que, aunque imperfecta, Samaritan es una digna incursión de Stallone en el mundo de los superhéroes. Con suerte, alguien tomará las ideas que aquí se muestran para expandirlas en el futuro. " ["post_title"]=> string(101) "Samaritan: una interesante, aunque imperfecta, incursión de Stallone en el mundo de los superhéroes" ["post_excerpt"]=> string(148) "La incorporación de Sylvester Stallone al mundo de los superhéroes ha llamado mucho la atención. ¿Ofrece algo nuevo a este tipo de películas? " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(96) "samaritan-una-interesante-aunque-imperfecta-incursion-de-stallone-en-el-mundo-de-los-superheroes" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-05 09:25:42" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-05 14:25:42" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82930" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#16268 (24) { ["ID"]=> int(82890) ["post_author"]=> string(1) "9" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-02 10:27:14" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-02 15:27:14" ["post_content"]=> string(6239) "Querida Tora: Estos días, doña Sura ha estado en boca de todos. Primero, por lo que sucedió la semana pasada. Y luego, esta semana… Aunque lo de esta semana no es culpa suya; más bien es culpa mía. Te explico. La señora del 37 me echó unos pellejos, que yo cogí con  la boca para irme a comerlos en un rincón, con calma y sin presiones. Pero cuando iba por la puerta del 43 se me vino encima Pucho. ¡Condenado animal! Me ladró y me enseñó los colmillos y hasta la garganta así, de repente, y me sobresaltó. Sin quererlo, solté los pellejos y me trepé al barandal del pasillo, Pucho se estuvo ahí un rato, ladrándome y brincando para alcanzarme, y ya estaba yo pensando en tomar mi apariencia normal, a ver si lo mataba del susto, cuando llegó su dueña para llevárselo. Pero para entonces, ya Pucho había mordisqueado y destrozado los pellejos. Yo, la verdad, no como nada que otro haya mordido ni olisqueado, así que me fui tranquilamente. Pero el día siguiente, la vieja del 43 salió de su vivienda y vió los pellejos masticados, y se puso a gritar que le estaban haciendo brujería. “¡Y de las malas!”, vociferaba, “porque me echaron en la puerta un pedazo de carne sanguinolenta”. Se armó un alboroto espantoso. Todos corrieron a ver el sangriento despojo, y nadie se atrevía a cogerlo para deshacerse de él; por fin, fueron a llamar a doña Sura. Esta vio de lo que se trataba, y con un palo largo y fuerte levantó la carne y la fue a echar al basurero de la calle “para que no quedara su influjo en la vecindad”. Dijo muchas cosas en idiomas extraños e hizo cantidad de desfiguros en plena calle para tranquilizar a los vecinos. Pero la del 43 estaba verdaderamente angustiada; y más porque al subir al primer piso se resbaló en la escalera y rodó hasta abajo. No le pasó nada, pero ella dijo que eso era el principio del fin. Y cuando a mediodía se le quemó la sopa, su angustia escaló cumbres verdaderamente inaccesibles. Los vecinos urgían a doña Sura a que hiciera algo para alejar la brujería de la vecindad, pero ella decía que lo que procedía era hacerle una “limpia” a la vivienda. Y así se hizo. Pero ese mismo día, a la señora del 43 le dio un telele (no te canses. No lo vas a encontrar en el Diccionario Inter-galáctico, pero ya te imaginarás lo que es), y los vecinos se alarmaron mucho más todavía. Ya hasta estaban pensando en contratar al Gran Brujo para que les hiciera el trabajo; sobre todo, porque la señora ya estaba empezando con el sonambulismo, y se tenían que turnar para evitar que se cayera de la azotea o se metiera a los cuartos de los ninis; porque en ese caso, quién sabe lo que pudiera ocurrir. Los más exaltados ya estaban empezando a culpar a doña Sura de todo lo ocurrido, querían darle un castigo ejemplar y obligarla a confesar quién le había pedido el maleficio para la señora del 43. Doña Sura negaba su participación en el asunto; pero cuando los ánimos se exaltan, es muy difícil apaciguarlos. Yo estaba muy preocupado, porque si hubiera recogido los pellejos masticados, nada hubiera sucedido; y se me hacía injusto que la tomaran contra doña Sura que, después de todo, es buena gente. Así que decidí intervenir. Estuve pensando mucho la manera de resolver el asunto sin que se me notara que era yo quien lo hacía; pero, al fin, la encontré. Y la primera noche de luna llena… Esto de la luna llena me lo inventé. Pero es que con frecuencia asisto a las consultas de doña Sura, y ella siempre dice a sus clientes que hagan las cosas en noches de luna llena. Y por si acaso… La primera noche de luna llena, pues, me fui al baldío de atrás de la vecindad y me puse a buscar flores. No sé cómo se llaman ni si tienen alguna utilidad; pero las flores siempre son bonitas (a menos que las empleen con fines malignos, según dice nuestra bruja de cabecera). Hice un pequeño ramo, y cuidando que nadie me viera, lo fui a dejar ante la puerta del 43. Justo a tiempo, porque un minuto después salía sonámbula la inquilina y vio el ramito. Sonámbula, sí, eso dije. Pero si estaba dormida, no sé como pudo ver el ramo. El caso fue que lo recogió y se puso a gritar, pero de alegría. Salieron todos los vecinos; y, entre ellos, doña Sura. Es muy lista esta señora, porque al darse cuenta de la alegría de la del 43, dijo que entre las flores que le habían dejado había unas muy efectivas para contrarrestar el mal de ojo y las influencias perniciosas; que seguramente la persona que dejó la carne sangrienta se había arrepentido y había querido componer el desaguisado. Santo remedio. Los vecinos empezaron a vitorear a la “arrepentida”, a proclamar su innata bondad y a pedir su intercesión contra “los malos espíritus que nos rondan por las noches”. Hasta hubo una vieja que propuso que le hicieran un altarcito a la entrada de la vecindad. El portero dijo que lo iba a pensar, y que le hicieran un presupuesto. Esa misma noche pusieron manos a la obra, y a las ocho de la mañana entregaban el presupuesto. Pero como despertaron al portero, lo encontraron de mal humor; y la respuesta que obtuvieron fue que era demasiado caro. (aquí, entre nos, te diré que cualquier cosa que pase de diez pesos le parece al portero demasiado caro). Los vecinos (sobre todo, la del 43) se retiraron, desilusionados; pero el chavo del 17, que es medio artista, hizo un dibujo de la Santa Arrepentida; luego sacó copias y las vendió a los vecinos como ”estampitas de protección”: Le fue bastante bien en el negocio. Para que veas todo lo que puede provocar un ladrido a destiempo. Te quiere Cocatú" ["post_title"]=> string(17) "CARTAS A TORA 280" ["post_excerpt"]=> string(182) "Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas a Tora, su amada, quien lo espera en una galaxia no muy lejana. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "cartas-a-tora-280" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-02 10:27:14" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-02 15:27:14" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82890" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(18) ["max_num_pages"]=> float(9) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "5b1f0cfb98748dd18bbb1b8aaa4568ae" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

CARTAS A TORA 280

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días le escribe cartas...

septiembre 2, 2022
Samaritan: una interesante, aunque imperfecta, incursión de Stallone en el mundo de los superhéroes

Samaritan: una interesante, aunque imperfecta, incursión de Stallone en el mundo de los superhéroes

La incorporación de Sylvester Stallone al mundo de los superhéroes ha llamado mucho la atención. ¿Ofrece algo nuevo a este tipo de...

septiembre 5, 2022




Más de categoría

Ar Gorle, occidente de Bretaña

“Aunque uno sepa que hasta los remotos / confines de los piélagos ignotos / le seguirá el cortejo de...

septiembre 29, 2022

Un domingo común

Breve cuento de terror.

septiembre 29, 2022

Cartas a Tora 283

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días...

septiembre 23, 2022

Programa Mujer en UPG radio

Agradezco la invitación de mí estimada amiga Mayela Rodríguez, Conductora del Programa de Radio “Mujer” de la Universidad Pedro...

septiembre 22, 2022