La intoxicación alcohólica

El consumo del alcohol es una prueba de autocontrol, el individuo debe determinar el tipo y el volumen de alcohol que va a ingerir y respetar sus límites.

12 de enero, 2023 intoxicación alcohólica

Hace miles de años, las condiciones climáticas de nuestro planeta eran brutales y extremosas: altas temperaturas y abundante humedad fueron justo lo necesario para generar un drástico recambio de seres vivos. Tiempo después, la aparición del hombre hizo que muchos de esos cambios se aceleraran para satisfacer las necesidades básicas de los individuos primitivos (caza, pesca, prendas protectoras, alimentación, etc.); ya que todas las actividades humanas estaban dedicadas a la sobrevivencia.

Sucedió que, de pronto, apareció algún ocioso inteligente que reparó en los aromas de las hierbas que literalmente se consumían bajo el implacable calor de los rayos solares. Los vapores emanados eran distintos, se dispersaban con fluidez en todas direcciones del medio ambiente, acarreando lapsos de placer y bienestar. Algunos de esos aromas producían un cierto letargo y una embriaguez tan estimulante que pronto se convirtió en una adicción. El concepto básico y primitivo de la embriaguez había penetrado las percepciones de aquellas creaturas y se mantuvo así por mucho tiempo, lo demás es historia.

Mucho tiempo después, otras mentes ociosas se ocuparon de la maceración de frutos y otras plantas aromáticas y obtuvieron jugos y extractos con diferentes sabores y grados de alcohol, pronto aparecieron los primeros ebrios en todos los asentamientos humanos de aquellas épocas. El desarrollo de las bebidas y extractos alcohólicos fue un evento extraordinario en la historia del hombre, diferentes culturas y poblaciones muy apartadas descubrieron otras variantes y métodos para obtener sus extractos, para lo cual utilizaron diferentes tipos de plantas y materiales vegetales (malta, agave, frutas jugosas, granos, etc) logrando productos alcohólicos cada vez más refinados en estructura, sabor y apariencia. 

Tal pareciera que ese conocimiento provino de alguna fuente que lo difundió ampliamente en todo el mundo y que cada región desarrolló la bebida alcohólica característica de las regiones climáticas provenientes, así surgieron: el whisky, la ginebra, el ron, el pulque, la champaña, el tequila, el sake, etc. Lo más asombroso es que todos estos poderosos estimulantes ocasionan una intoxicación que invariablemente conduce a una alteración de la conducta en grado proporcional a la ingestión y las características bioquímicas de cada individuo. Es importante enfatizar que, aunque toda nuestra anatomía y fisiología es la misma en todos los individuos, no todos los órganos y sistemas humanos funcionan de la misma manera, existen diferencias muy marcadas en la absorción del alcohol en los tejidos y órganos de los individuos.

En términos generales, el alcohol es una substancia química que presenta radicales hidroxilos que son fácilmente absorbidos en los órganos del aparato digestivo. Después del primer trago, nuestro cerebro libera una substancia llamada ácido gama aminobutírico (GABA) que de inmediato disminuye la actividad cerebral que controla el razonamiento. Este tipo de reacciones son inmediatas porque intervienen unas substancias muy específicas llamadas neurotransmisores cuya función es actuar como detectores de alarma distribuidos en todo nuestro cuerpo. Son sumamente específicos y modifican a otras substancias e inclusive a otros neurotransmisores, su acción es a través de receptores de impulsos nerviosos que se encuentran distribuidos en todo nuestro cuerpo.1  A su vez, todo el sistema nervioso está controlado por el cerebro. 

Las reacciones se realizan en forma secuencial desde el primer sorbo y continúan hasta llegar a la condición de ebriedad parcial o total. La intoxicación es gradual y al principio se manifiesta como un letargo agradable, un bloqueo parcial de las zonas del razonamiento que actúa progresivamente hasta alcanzar una euforia leve, posteriormente se presenta una descoordinación y torpeza incipiente de los movimientos que alteran la función motora y el equilibrio; en algunos casos empieza la dificultad en el habla y un impedimento en el control emocional y la alteración de la conducta. Después de esta etapa, el individuo empieza una intoxicación seria, si persiste ingiriendo más alcohol, los ciclos de la respiración, la presión sanguínea y los controles a nivel cerebral sufrirán un desajuste tan grave que pueden llevar al individuo al borde de la muerte.

Nuestro cuerpo posee mecanismos de desintoxicación que ayudan al alcohólico a recobrar su estado fisiológico normal, su capacidad mental y el autocontrol de las reacciones bioquímicas y emocionales después de haber sobrevivido a una intoxicación tan brutal.2 Emily Palmer y su grupo del Imperial College en Londres han estudiado estas experiencias por varios años y aún no han podido definir cuando empieza la etapa de desintoxicación. Ellos consideran que es cuando se empieza a sufrir la cruda, que es una serie de reacciones muy inespecíficas como el vómito, la diarrea, sudoración excesiva, el dolor de cabeza, etc; que se presenta    cuando los niveles de alcohol en el cuerpo son muy exiguos o inexistentes. Es decir, cuando ya todo el alcohol se ha transformado en otros metabolitos que no son tan tóxicos, el caso más representativo es la acción de la enzima hepática deshidrogenasa alcohólica que convierte el alcohol en acetaldehído, que es una substancia muy toxica porque interfiere con las reacciones del DNA, llegando a causar mutaciones considerables.

Las crudas son absolutamente personales porque todos somos diferentes, la toxicidad de las bebidas alcohólicas también es diversa, las bebidas obscuras tienden a concentrar cetonas, taninos, acetaldehídos y otras substancias indeseables que persisten como derivados naturales de las destilaciones incrementando la toxicidad. Las bebidas claras o transparentes carecen de esas substancias y tienden a no ser tan dañinas.

¿Cómo prevenir la cruda

Muy simple, bebiendo en forma moderada, mezclando el alcohol con agua, diluyendo jugos con bajas concentraciones de azúcar o refresco. Es preferible beber pausadamente para dar tiempo a la absorción del alcohol y establecer un ciclo de reacciones. Se sugieren las bebidas transparentes y el evitar el exceso de vinos rojos, los brandis y el whisky. Si acaso tuvieras apetito, es recomendable comer huevos, porque contienen cisteina un aminoácido que disminuye la absorción del alcohol.

¿Puedo curar la cruda?

Definitivamente no, existen muchas teorías al respecto, pero la verdad es que no existen evidencias de que sean ciertas. Tal vez el ibuprofeno (Advil) pueda reducir la inflamación y el dolor de cabeza. También, es factible que un poco de agua mineral fría te ayude a disminuir la deshidratación. Existen individuos que no desarrollan síntomas de la cruda, simplemente producen altas concentraciones de deshidrogenasa alcohólica y no llegan al límite de la saturación. Sin embargo, es importante recordar que nuestra bioquímica y genética son diferentes a las de otros. Una gran desventaja para estos individuos es que, al no sufrir la cruda simplemente muestran mayores posibilidades de enviciarse.

El consumo del alcohol es una prueba de autocontrol, el individuo debe determinar el tipo y el volumen de alcohol que va a ingerir y respetar sus límites. El placer está en regular y disfrutar el aroma, sabor y la textura de la bebida y no explorar los límites que malgastan tu salud, disminuyan tu personalidad y demeriten tus capacidades personales. Otro factor muy importante es la edad, a mayor edad, nuestros órganos y sistemas ya no funcionan con la misma eficiencia, aumentando el riesgo de una desastrosa experiencia que nadie quiere recordar.

Recuerda: el alcohol también puede ser una muerte a plazos, mejor…. no le busques, los riesgos de la vida moderna ya son suficiente reto para disfrutar la plenitud de tu vida. 

REFERENCIAS.

1.- Stahl, Stephen, M. Psychopharmacology of Antidepressants. Martin Dunitz. Ltd. 1998. London.

2.- Latham, Katherine, Alcohol affects every organ: hangovers and how to survive them. The Guardian. 12-11-2022. London.

 

Correo electrónico: [email protected]

Comentarios


Apple en la línea de fuego: tecnología, creatividad y cultura

A veces, cuando se innova, se cometen errores. -Steve Jobs

mayo 13, 2024
México: país acuoso

México: país acuoso

La Ciudad de México necesita un agresivo e implacable PROGRAMA COMUNITARIO para educar, almacenar y usar el agua del subsuelo y la...

abril 25, 2024




Más de categoría

El turno de Ferrari. Dictadura de las Big Tech y la manipulación

Siglo XXI: nuestros derechos, valores y libertades fundamentales amenazados por dictaduras públicas, partidistas y tecno-empresariales.

mayo 20, 2024
Leer y Escribir en clave de la inteligencia artificial

Leer y Escribir en clave de la inteligencia artificial

Comprensión, inventiva, propósito y crítica. En esas cuatro palabras está contenida la inteligencia. - Alfred Binet, cocreador del primer...

mayo 15, 2024

La vacuna de AstraZeneca se retira de la circulación, pero no por culpa de sus efectos secundarios

Autor: Michael Head Senior Research Fellow in Global Health, University of Southampton La vacuna de Oxford-AstraZeneca fue una parte...

mayo 14, 2024

Apple en la línea de fuego: tecnología, creatividad y cultura

A veces, cuando se innova, se cometen errores. -Steve Jobs

mayo 13, 2024