Significado de palabras

Obtuve buenos comentarios sobre mi colaboración anterior sobre los significados de algunas palabras. Por lo que ahora compartiré con ustedes otros significados. Pero en esta ocasión serán sobré funciones públicas. Empecemos: DEFINICIÓN DE MANDATARIO Mandatario es un...

6 de agosto, 2020

Obtuve buenos comentarios sobre mi colaboración anterior sobre los significados de algunas palabras. Por lo que ahora compartiré con ustedes otros significados. Pero en esta ocasión serán sobré funciones públicas. Empecemos:

DEFINICIÓN DE MANDATARIO

Mandatario es un término que proviene del vocablo latino mandatarius. Este sustantivo se utiliza para nombrar al individuo que ha sido elegido para ejercer funciones muy importantes en el ámbito de la administración pública.

Un mandatario, por lo tanto, es una persona con capacidad de mando que puede tomar decisiones trascendentes en el ejercicio del poder. Por lo general, la noción se utiliza como sinónimo de intendente, alcalde, gobernador o presidente, entre otros cargos directivos dentro del aparato del Estado.

El rol del mandatario, en los sistemas democráticos, queda establecido por la Constitución y las Leyes. Las personas que acceden a una función de estas características sólo permanecen en el cargo el tiempo que estipula la ley, mientras que su poder también está limitado por las normas. En un régimen dictatorial, en cambio, el mandatario no tiene límites ni restricciones en su accionar.

DEFINICIÓN DE ALCALDE




La noción de alcalde se emplea con referencia al cargo que ocupa la máxima autoridad de un municipio o ayuntamiento. El alcalde, de este modo, es el funcionario público de mayor rango en una administración municipal.

Los deberes y las facultades del alcalde dependen de la organización jurídica regional, al igual que el modo de elección. Según la ciudad en cuestión, el alcalde puede ser reelecto o no y gobernar por periodos que suelen extenderse de cuatro a seis años.

La figura del alcalde cambió a lo largo de la historia. En la antigüedad, era habitual que el alcalde fuera un corregidor o un juez. A partir del desarrollo de la democracia, el alcalde se convirtió en un funcionario elegido a través del voto y con funciones delimitadas por la Constitución.

El cargo de alcalde puede recibir diferentes nombres según la región. En México el presidente municipal es la figura más importante a dicho nivel.

Requisitos para convertirse en alcalde:

Entre las exigencias básicas para acceder a este importante puesto gubernamental se encuentran las siguientes:

* haber alcanzado la mayoría de edad;

* tener la ciudadanía del país en el cual se pretende ejercer;

* no haber pasado por alto los deberes militares;

* no tener ninguna pena o sentencia pendientes de ejecución o cumplimiento;

* contar con la inscripción pertinente en el padrón electoral;

* en países con más de un idioma oficial, hablar la menos dos de ellos.

La lista de requisitos tiene diferencias entre un país y otro, pero en todos los casos es más extensa. 

DEFINICIÓN DE AYUNTAMIENTO

El primer paso antes de entrar de lleno a analizar el término ayuntamiento que ahora nos ocupa, es establecer su origen etimológico. Al hacerlo descubrimos que emana del latín, y más exactamente del vocablo “iugum”, que puede traducirse como “yugo”.

El ayuntamiento es la corporación formada por el alcalde o presidente municipal y los concejales que se encargan de la administración política de un municipio. El término se utiliza como sinónimo de municipalidad o corporación municipal

El alcalde es el máximo responsable del ayuntamiento, quien está a cargo de la administración local. Los concejales o ediles, por su parte, disponen de la potestad normativa dentro del municipio. Lo habitual es que el ayuntamiento sea el órgano administrativo más cercano al ciudadano por su rango, aunque las ciudades más grandes pueden tener subdivisiones administrativas en distritos, delegaciones o barrios.

Los concejales o ediles, por su parte, son los que se encuentran al frente de cada una de las áreas de gobierno del municipio. Así, lo habitual es que esté el edil de deportes, el de salud, el de tráfico, el de cultura, el de infraestructuras… Es importante que entre todos aquellos, el alcalde designe quién o quiénes ejercerán funciones de teniente de alcalde, es decir, quienes le sustituirán cuando él no se encuentre en el municipio.

En lo que respecta a la forma de trabajo que es llevada a cabo por concejales y alcalde destacan las siguientes herramientas:

  • Comisión de Gobierno. Se compone del alcalde, que será el que la presida, y los ediles o concejales que sean nombrados por aquel.
  • Pleno. Se celebra este cuando estén reunidos tanto el citado alcalde como el resto de concejales de las formaciones políticas que formen el ayuntamiento. Al principio de cada legislatura se determinará cada cuánto tendrá lugar y en él se abordarán cuestiones relativas a la elección y sustitución de aquel, al control y fiscalización de los órganos de gobierno, al reglamento orgánico y ordenanzas, a las operaciones de crédito o la contratación de obras de bienes y servicios. Además de ello hay que exponer que el pleno constará de un orden del día previamente establecido y que los acuerdos se adoptarán, salvo excepciones, por mayoría.

DEFINICIÓN DE MUNICIPIO:

Un municipio es, al mismo tiempo, una división territorial y una entidad administrativa de nivel local, constituida por territorio, población y poderes públicos. En este sentido, es un ente organizativo dentro del Estado que goza autonomía gubernamental y administrativa, cuya función es gestionar los intereses de una comunidad y dar solución a sus problemas. La palabra proviene del latín municipĭum.

Entre los romanos, responsables de la ideación del concepto de municipio como entidad jurídica, el municipio era una ciudad principal, libre y autónoma, que se gobernaba por sus propias leyes, y cuyos habitantes podían aspirar a los mismos privilegios, derechos y obligaciones de los ciudadanos de Roma.

Por su parte, dentro del Estado moderno, el municipio pasó a designar la división administrativa más pequeña del Estado, es decir, la célula básica de que se constituye la organización política de una nación.

Un municipio, como tal, comprende un territorio legítimamente delimitado, está constituido por una o varias localidades (ciudades, pueblos, aldeas, poblados o caseríos), sus habitantes y una serie de bienes o patrimonio propio. Los municipios, en este sentido, tienen cuatro elementos fundamentales: territorio, autoridades políticas, población e intereses y objetivos comunes, en torno a los cuales se organizan y articulan.

El municipio, además, posee un órgano de gobierno local, llamado alcaldía, constituido por el alcalde, máxima autoridad ejecutiva local, y un concejo municipal, integrado por concejales, los cuales gobiernan y administran el municipio, y son elegidos periódicamente a través de comicios populares para representar los intereses de sus ciudadanos.

….

Deseando que este texto tenga la misma respuesta que el anterior, les dejo muchos saludos y compártanlo con familiares y amigos. Y los espero en mis redes sociales. Hasta la próxima.

Fuente: Significados.com    

 

Comentarios
object(WP_Query)#18101 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(26868) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "17-04-2021" ["before"]=> string(10) "15-05-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(26868) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "17-04-2021" ["before"]=> string(10) "15-05-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(false) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18171 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18220 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18224 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "17-04-2021" ["before"]=> string(10) "15-05-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(462) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-04-17 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-05-15 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (26868) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18199 (24) { ["ID"]=> int(64546) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-26 12:37:09" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-26 17:37:09" ["post_content"]=> string(5021) "“La única patria que tiene el hombre es su infancia.”  – Rainer María Rilke (1875 - 1926), poeta y novelista austriaco. Por segundo año consecutivo las niñas y niños pasarán el 30 de abril encerrados en casa. 13 meses han pasado desde que abandonaron los pupitres y aulas para resguardarse en su hogar junto a sus familias y aunque esta nueva era nos ha enseñado que las fechas conmemorativas no son sinónimo de celebración, es importante insistir en el bienestar de la infancia particularmente en tiempos pandémicos. Serrat nos heredó unas bellas palabras sobre la infancia: “Esos locos bajitos que se incorporan con los ojos abiertos de par en par sin respeto al horario ni a las costumbres y a los que por su bien, hay que domesticar.” Y es que en nuestro acelerado ritmo de vida entre vacunas, elecciones, falta de agua, violencia y migración, entre otros “asuntos de mayores”, los peques van quedando olvidados, arrinconados, sin defensa. Basta con ser una madre o padre para notar la carencia de espacios y servicios; por ejemplo, el menú infantil en los restaurantes no es más que una versión en pequeño con gran cantidad de azúcares, carbohidratos y grasas para ellos, pero no existen variantes de papillas para los más pequeños o bebidas apropiadas, las sillas mal llamadas periqueras los colocan en riesgo entre el correr de las meseras y el descuido de los adultos, la ropa se ha vuelto un asunto de moda y marketing que los hiper sexualiza en edades cada vez más tempranas, y así podría seguir anotando una serie de abusos en su contra porque exigimos de ellos que crezcan rápido, que aprendan, que ya hablen, que sean multitareas, que nos entiendan, que se comporten y les endosamos una enorme cantidad de expectativas que el mundo no les condonará si es que quieren ganarse un lugar en él y es que llegan a esta vida como un lienzo en blanco y los adultos no siempre tienen la precaución de apenas esbozar dibujos, sino que algunos rayan, manchan o rasgan el  lienzo hasta pervertirlo, lo lastiman de forma irremediable en la mayoría de las ocasiones. Walter Benjamin (filósofo alemán) consideraba que es a través de los juegos infantiles y ese hablar desparpajado donde se halla la semilla del cambio social de un despertar del mundo dominado por los adultos pero quizá hemos fallado como sociedad y como apunta Guadalupe Nettel (escritora mexicana): “Nos corresponde a todos responsabilizarnos de que la infancia sea lo más luminosa posible porque los niños son sin lugar a dudas los más vulnerables entre los humanos. Su pequeñez, su debilidad física, su candidez, su mente abierta e impresionable, los convierten en presas fáciles para los depredadores.” Lo cierto es que la historia cuenta con una galardonada al Premio Nobel de la Paz con tan sólo 17 años, llamada Malala Yousafzai, es posible disfrutar la ópera “Las bodas de Fígaro” gracias al talento que desde los cinco años desarrolló Wolfgang Amadeus Mozart, el calentamiento global encontró una vocera mundial a través de Greta Thunberg quien con 16 años realizaba huelgas estudiantiles en las afueras del Riksdag y es que dominar a edad precoz una aptitud (artística, cultural o científica) que normalmente llevaría años desarrollarla los convirtió en “niños prodigio” a través de la práctica continua de aquéllas habilidades naturales y del tiempo dedicado también a otras actividades lúdicas que no es igual a llenarles la agenda de clases (ahora por zoom), sino que se trata justamente de darles libertad para jugar, explorar, aprender, conocer su interés y acompañarlos en el proceso para que lo disfruten y no se convierta en sufrimiento como ocurre con pequeños talentos que son explotados y obligados a vivir como adultos.  La infancia (del latín infans = el que no habla y basado en el verbo for = hablar, decir) es esa etapa comprendida entre el nacimiento y la adolescencia aunque para la ONU se considera hasta antes de los 18 años. Es una brevedad en la historia de vida de cada uno, el momento en que ser grande significa usar los zapatos de mamá o papá, la oportunidad de explorar y descubrir libremente, ajenos al transcurrir de las horas y minutos, el tiempo de ser pequeños y no por ello, evitar impactos mayúsculos en su entorno porque por cada niña o niño que nace, el mundo de dos adultos se transforma sin retorno." ["post_title"]=> string(29) "Las pequeñas cosas: infancia" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(29) "las-pequenas-cosas-infancia-2" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-26 12:37:09" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-26 17:37:09" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=64546" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18078 (24) { ["ID"]=> int(65374) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2021-05-14 11:09:30" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-05-14 16:09:30" ["post_content"]=> string(10351) "Estamos inundados de una mezcla de sobre-información, mentiras y datos contradictorios… Entre docenas de versiones del mismo hecho, no tenemos idea de cuál creer. Sin auto-censurarnos, ha llegado el tiempo del silencio, de la mesura que sustituya la estridencia. Y ¿cómo?: distinguiendo entre información, opinión y rumor. Si bien este fenómeno ya ocurría antes, la pandemia lo ha agudizando: estamos completamente inundados de una mezcla de sobre-información, mentiras, datos contradictorios y cambiantes, tanto acerca de temas sanitarios, como de la política local y mundial. Por si fuera poco, el problema no es solo la sobreabundancia de temas, sino que estos cambian, se renuevan y contradicen a tal velocidad que el maremagnum de datos resultante termina por ser incomprensible.  Entre las docenas de versiones del mismo hecho, no tenemos idea de cuál creer. Entonces, ante la imposibilidad de razonar con serenidad, nuestras emociones se desatan –especialmente miedo, desconcierto, ansiedad y angustia– conduciéndonos a un bloqueo que nos lleva a reproducir y esparcir como verdades aquello que más nos inquietó. En busca de aliviar nuestra propia ansiedad nos convertimos en caja de resonancia de aquello más nos mueve y nos conmueve, sin importar si es o no verdad, sin tomar en cuenta si construye o destruye a su paso.  A esta circunstancia debemos sumar las redes sociales, donde la saludable democratización de la opinión va camino a transformarse, si no lo es ya, en una ciénaga de comentarios sin ton ni son y donde la emocionalidad, la ideología parcial y desinformada, las filias y fobias políticas y personales, así como bots patrocinados por organizaciones desconocidas que promueven agendas interesadas y ocultas, terminan por semejar un mar embravecido que genera solo confusión y encono. Esta preocupante realidad pone en riesgo el valor comunicativo y democratizante de las redes sociales, al acercarlas más a una incomprensible maraña de insultos e información encontrada, cuando de origen poseen todas las características para convertirse en una herramienta fascinante de contacto entre personas de la más amplia diversidad y riqueza cultural.  Daniel Goleman en su libro Focus. El motor oculto de la excelencia, estudia los procesos por los que nuestro cerebro pasa cuando es sobrecargado de este modo. Al respecto nos da pistas acerca del camino correcto para acercarnos a la solución: “Nuestro detector cortical de patrones significativos parece diseñado para transformar la complejidad en reglas manejables que permiten tomar decisiones. Una capacidad cognitiva que sigue creciendo a lo largo de los años es la inteligencia cristalizada, es decir, reconocer lo que importa en medio del tumulto. Hay quienes lo llaman sabiduría 1 ”. (P. 196)   Pero ¿cómo aproximarnos, así sea de forma paulatina, a esta “sabiduría” de la que habla Goleman?  Uno de los primeros pasos está en tomarnos el tiempo para distinguir entre información, opinión y rumor, y una vez hecha esta distinción, poner cada uno en su lugar, dándoles el peso justo.  Es cierto que la aparición de las redes sociales trajo como consecuencia una democratización de las opiniones. Gracias a ellas, todos podemos expresar lo que pensamos y lo que sentimos, compartir los contenidos que nos parezcan relevantes, tener la sensación de ser escuchados y compartir con “el otro”, en un circuito de ida y vuelta, lo que nos preocupa y nos motiva, y esto sin duda es un avance monumental con relación a lo que ocurría en el pasado, pero esto no es otra cosa que una danza de opiniones, la mayoría de ellas, sin las credenciales, conocimiento y experiencia como para ser tomadas en serio.  La democratización de la opinión por medio de las redes sociales es un avance sin precedente en la historia de la comunicación humana por su inmediatez y alcance. Pero, en contraparte, por un lado la misma inmediatez le resta reflexión y distancia con los hechos y el anonimato disuelve la responsabilidad de lo dicho. Para que una opinión sea sujeta a tomarse en cuenta dentro de una democratización de contenidos, lo primero que tendría que tener es un individuo firmante –con nombre y apellido– que se haga cargo y responsable de dicha opinión.  Por otro lado, cuando el intercambio deja de serlo para convertirse en un estridente caudal descontrolado y caótico, una mezcla incomprensible de monólogos, descalificaciones e insultos, la herramienta pierde por completo su sentido y utilidad.  Nos guste reconocerlo o no, esta supuesta democratización tiene límites. Pensar seriamente que todas las opiniones son equivalentes, sin importar que un dato sea expresado por un anónimo, por un individuo con nombre y apellido –pero sin credenciales ni experiencia en el tema– o por un especialista reconocido o una universidad o centro de investigación con cierto prestigio que cuidar, es una simple y llana necedad.  Por eso, sin autocensurarnos, quizá ha llegado el tiempo del silencio, de la pausa, de la mesura que sustituya el estruendo, la estridencia incomprensible, el aturdimiento angustiante. Tenemos las herramientas, ahora se trata de aprender a usarlas con “sabiduría”: que se hable con libertad, con apertura, desde los más diversos puntos de vista, de forma crítica y profunda, pero que lo haga quien tenga algo razonable, fundado, argumentado, razonado qué decir, y que quienes recibamos dichos mensajes sepamos distinguir entre opinión, rumor e información, ponderando las fuentes, el tono y la intención con que las publicaciones son hechas.  Es falso que, para existir comercial, profesional o personalmente estemos obligados a publicar, varias veces al día, imágenes y contenidos de todo tipo con lo primero que nos venga a la mente y es falso también que todas las opiniones y que toda la información tenga el mismo valor. La democratización de la opinión es una bella y romántica idea, aunque lamentablemente falsa. Ni todas las opiniones valen lo mismo ni todas merecen ser escuchadas con la misma atención y recibiendo el mismo espacio y crédito. La autocontención –que no autocensura– es un buen principio. Lo que ya está dicho, y bien dicho, no necesita ser repetido ad nauseam. Y bien haríamos en no continuar siendo esa caja de resonancia de rumores y datos sin comprobar en que nos convertimos cada vez que reproducimos y compartimos supuestas verdades que carecen de fuente confiable o datos que no resisten el más elemental análisis racional. Estamos en posibilidad de protegernos contra las informaciones que buscan desinformarnos, manipularnos, inseminarnos opiniones interesadas, y no se requiere de diplomas doctorales, tan solo una breve batería de preguntas simples: ¿quién dice qué y cuál es la fuente?, rechazando siempre el anonimato, las voces electrónicas y las supuestas instituciones que la gran mayoría de las veces o no existen o no dijeron lo que se les atribuye. ¿Con qué intención se dice lo que se dice? ¿Quién sale favorecido o perjudicado si aquello que se expresa fuera verdad… o si fuese mentira? Los datos presentados ¿podrían interpretarse de otro modo?   Podemos protegernos no creyendo lo que no es digno de ser tomado en serio y no compartiendo lo que no estemos seguros que es verdad, a menos que se trate de una opinión y que sea compartida como tal. Esta, que parece una pequeña acción de carácter personal, puede generar una enorme diferencia si se volviese viral; de cada uno de nosotros depende que así sea.  Es necesaria una actitud de apertura, pero jerarquizando según las fuentes y el tipo de información: un post sin remitente en un grupo de Whatsapp tendrá que tener menos credibilidad que un artículo firmado por un autor y avalado por un medio de comunicación establecido. Necesitamos referentes básicos para poder separar la paja del trigo: en principio siempre le daré más validez a un comunicado oficial de la OMS, que a un video en Youtube donde una voz robótica y anónima dice lo opuesto. La combinación seria entre forma, fondo e intención –lo que implica erradicar la descalificación infundada y el insulto gratuito–, junto con la identidad y las credenciales de quien opina o informa, concretan una publicación digna de ser tomada en serio, y cualquier contenido por debajo de este estándar carece de razón de ser y solo colabora con ruido e interferencia entre potenciales diálogos iluminadores. Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir 1 Goleman Daniel, Focus. El motor oculto de la excelencia, 1a Edición, México, Ediciones B, 2014, P. 196" ["post_title"]=> string(77) "Redes sociales: cómo nos volvemos caja de resonancia de mentiras y rumores " ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(73) "redes-sociales-como-nos-volvemos-caja-de-resonancia-de-mentiras-y-rumores" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-05-14 11:10:42" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-05-14 16:10:42" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=65374" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18199 (24) { ["ID"]=> int(64546) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-26 12:37:09" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-26 17:37:09" ["post_content"]=> string(5021) "“La única patria que tiene el hombre es su infancia.”  – Rainer María Rilke (1875 - 1926), poeta y novelista austriaco. Por segundo año consecutivo las niñas y niños pasarán el 30 de abril encerrados en casa. 13 meses han pasado desde que abandonaron los pupitres y aulas para resguardarse en su hogar junto a sus familias y aunque esta nueva era nos ha enseñado que las fechas conmemorativas no son sinónimo de celebración, es importante insistir en el bienestar de la infancia particularmente en tiempos pandémicos. Serrat nos heredó unas bellas palabras sobre la infancia: “Esos locos bajitos que se incorporan con los ojos abiertos de par en par sin respeto al horario ni a las costumbres y a los que por su bien, hay que domesticar.” Y es que en nuestro acelerado ritmo de vida entre vacunas, elecciones, falta de agua, violencia y migración, entre otros “asuntos de mayores”, los peques van quedando olvidados, arrinconados, sin defensa. Basta con ser una madre o padre para notar la carencia de espacios y servicios; por ejemplo, el menú infantil en los restaurantes no es más que una versión en pequeño con gran cantidad de azúcares, carbohidratos y grasas para ellos, pero no existen variantes de papillas para los más pequeños o bebidas apropiadas, las sillas mal llamadas periqueras los colocan en riesgo entre el correr de las meseras y el descuido de los adultos, la ropa se ha vuelto un asunto de moda y marketing que los hiper sexualiza en edades cada vez más tempranas, y así podría seguir anotando una serie de abusos en su contra porque exigimos de ellos que crezcan rápido, que aprendan, que ya hablen, que sean multitareas, que nos entiendan, que se comporten y les endosamos una enorme cantidad de expectativas que el mundo no les condonará si es que quieren ganarse un lugar en él y es que llegan a esta vida como un lienzo en blanco y los adultos no siempre tienen la precaución de apenas esbozar dibujos, sino que algunos rayan, manchan o rasgan el  lienzo hasta pervertirlo, lo lastiman de forma irremediable en la mayoría de las ocasiones. Walter Benjamin (filósofo alemán) consideraba que es a través de los juegos infantiles y ese hablar desparpajado donde se halla la semilla del cambio social de un despertar del mundo dominado por los adultos pero quizá hemos fallado como sociedad y como apunta Guadalupe Nettel (escritora mexicana): “Nos corresponde a todos responsabilizarnos de que la infancia sea lo más luminosa posible porque los niños son sin lugar a dudas los más vulnerables entre los humanos. Su pequeñez, su debilidad física, su candidez, su mente abierta e impresionable, los convierten en presas fáciles para los depredadores.” Lo cierto es que la historia cuenta con una galardonada al Premio Nobel de la Paz con tan sólo 17 años, llamada Malala Yousafzai, es posible disfrutar la ópera “Las bodas de Fígaro” gracias al talento que desde los cinco años desarrolló Wolfgang Amadeus Mozart, el calentamiento global encontró una vocera mundial a través de Greta Thunberg quien con 16 años realizaba huelgas estudiantiles en las afueras del Riksdag y es que dominar a edad precoz una aptitud (artística, cultural o científica) que normalmente llevaría años desarrollarla los convirtió en “niños prodigio” a través de la práctica continua de aquéllas habilidades naturales y del tiempo dedicado también a otras actividades lúdicas que no es igual a llenarles la agenda de clases (ahora por zoom), sino que se trata justamente de darles libertad para jugar, explorar, aprender, conocer su interés y acompañarlos en el proceso para que lo disfruten y no se convierta en sufrimiento como ocurre con pequeños talentos que son explotados y obligados a vivir como adultos.  La infancia (del latín infans = el que no habla y basado en el verbo for = hablar, decir) es esa etapa comprendida entre el nacimiento y la adolescencia aunque para la ONU se considera hasta antes de los 18 años. Es una brevedad en la historia de vida de cada uno, el momento en que ser grande significa usar los zapatos de mamá o papá, la oportunidad de explorar y descubrir libremente, ajenos al transcurrir de las horas y minutos, el tiempo de ser pequeños y no por ello, evitar impactos mayúsculos en su entorno porque por cada niña o niño que nace, el mundo de dos adultos se transforma sin retorno." ["post_title"]=> string(29) "Las pequeñas cosas: infancia" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(29) "las-pequenas-cosas-infancia-2" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-26 12:37:09" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-26 17:37:09" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=64546" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(11) ["max_num_pages"]=> float(6) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "d0dd48ba6fa3453ee35b77342f3b1ee0" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Las pequeñas cosas: infancia

“La única patria que tiene el hombre es su infancia.”  – Rainer María Rilke (1875 – 1926), poeta y novelista austriaco. Por...

abril 26, 2021

Redes sociales: cómo nos volvemos caja de resonancia de mentiras y rumores 

Estamos inundados de una mezcla de sobre-información, mentiras y datos contradictorios… Entre docenas de versiones del mismo hecho, no tenemos idea de...

mayo 14, 2021




Más de categoría

Redes sociales: cómo nos volvemos caja de resonancia de mentiras y rumores 

Estamos inundados de una mezcla de sobre-información, mentiras y datos contradictorios… Entre docenas de versiones del mismo hecho, no...

mayo 14, 2021

La importancia del cambio climático

En la imagen, el incendio de la sierra de Santiago, Marzo 2021. En las últimas décadas, las condiciones del...

mayo 12, 2021

El lujoso departamento que compró Lionel Messi en Miami

Lionel Messi ha sido noticia recientemente por adquirir un lujoso departamento junto a su esposa Antonella Roccuzzo y sus...

mayo 12, 2021

Las pequeñas cosas: maternitas

“La maternidad ha cambiado, como la vida misma de las mujeres que arribamos a la contemporaneidad.”  – Ileana Medina...

mayo 10, 2021