Siete efectivos trucos para ser más enfocado y productivo

Vivimos en la era de la saturación, de manera inconciente nos trepamos a ese tren que nos va arrastrando hasta el punto de perder de vista lo verdaderamente importante.

25 de noviembre, 2021 Siete efectivos trucos para ser más enfocado y productivo

Encontrar la fórmula para regresar nuevamente al camino, a nuestro camino, no es difícil, lo complejo es tener la disposición y la disciplina para conseguirlo. Para recuperar la concentración es importante cambiar algunos hábitos. Comparto algunos tips que me han ayudado:

  1. Establece una rutina para tu día. Es importante sentir que llevas un orden.  
  2. Aplícate un detox de redes sociales; vale  la pena decidir si necesitas estar en todas o si todas te ayudan para tus proyectos profesionales- personales. Tampoco es necesario que las cierres, pero sí que elijas un tiempo para publicar o revisar; entre 15 a 30 min al día pueden ser suficientes.
  3. Establece tiempos para revisar notificaciones en el celular y en la computadora. En el “Smartphone” ¡desactívalas! Te ayudará a quitarte la costumbre de mirar el teléfono cada cinco minutos o cada que suene. 
  4. Lleva una agenda (puede ser física) para ser más organizado; ver escritas tus actividades te ayuda a tener claridad sobre las que son prioritarias.
  5. Comienza el día con aquello que te supondrá un mayor esfuerzo.
  6. Organiza tu día desde la noche anterior, así cuando enciendas la computadora por la mañana sabrás qué hacer con exactitud.
  7. Medita, no tiene que ser en un tapete ni en una posición complicada, solo haz ejercicios sencillos que despejen tu mente; observa fijamente un objeto durante unos minutos, riega tus plantas, acaricia a tu mascota o haz algo que te centre en el tiempo presente. Repetir mantras creados por ti es excelente para apaciguar el diálogo interno. Por ejemplo, puedes decir: “Yo soy luz, yo soy paz, yo soy amor”, “En mi mundo sólo hay abundancia” “Yo soy la salud perfecta manifestada en cada órgano de mi cuerpo”. Lo más importante es que cuando los repitas (de preferencia en voz alta) lo hagas con fe y conciente de que son una realidad. 

Estas acciones que propongo no son nuevas, las escuchamos una y otra vez. Entonces, ¿por qué no avanzamos, por qué no lo ponemos en práctica? Es una tarea personal responder esta pregunta. Sé honesto contigo para detectar cuáles son tus fallas. Hoy perdemos el foco debido al abuso de las herramientas tecnológicas. La tecnología no es mala, de hecho su propósito es facilitarnos diversas actividades, pero centrarnos únicamente en lo que nos genera placer a corto plazo (social media, publicidad, series…) es lo que ha hecho que nuestro cerebro funcione de otra forma, una que nos pierde y nos hace divagar. Si pones en práctica los sencillos tips que mencioné, te aseguro que poco a poco irás recuperando el enfoque. Lo primero es tener claridad mental para saber qué queremos y descartar lo que no nos aporta; lo segundo es aplicarnos disciplina, dos cosas clave para ir cumpliendo nuestros objetivos hasta llegar a la meta que nos hemos fijado. ¿Me cuentas cómo te va y si tienes alguna técnica personal para ser enfocado?

Twitter: @nanfuentes2021 / Linkedin: Nancy Fuentes Juárez / [email protected]

 

Comentarios
object(WP_Query)#17652 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(72900) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "08-11-2021" ["before"]=> string(10) "06-12-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(72900) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "08-11-2021" ["before"]=> string(10) "06-12-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17651 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17658 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17661 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "08-11-2021" ["before"]=> string(10) "06-12-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(462) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-11-08 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-12-06 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (72900) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17648 (24) { ["ID"]=> int(73027) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-29 14:18:23" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-29 19:18:23" ["post_content"]=> string(5504) "La tristeza del alma puede matarte mucho más rápido que una bacteria. John Steinbeck (1902-1968), escritor estadounidense, ganador del Nobel de Literatura.   Debo confesar que me asusta lo que veo cada día al salir a la calle y que no tiene nada que ver con variantes, semáforos epidemiológicos ni saturación de hospitales, sino con la vorágine que se ha formado tras el tiempo de confinamiento y la inactividad por la que pasamos en todos los sentidos. La necesidad (real) nos obliga a salir la calle por diversos motivos que van desde el compromiso laboral por conseguir el sustento diario, hasta el gusto por disfrutar de un rato de diversión, pasando por la convivencia familiar fuera de un espacio que al inicio de la pandemia era casi desconocido y después se convirtió en un cuarto de aislamiento de manicomio. Más allá del caos diario que empieza a percibirse a “nivel de cancha” (porque el transporte público ha vuelto a ser insuficiente, el tránsito de vehículos es imposible entre manifestaciones y ciclistas, los lugares públicos tienen lleno total entre ruido y prisas) también es posible notar un ambiente sombrío, desolador en las calles de la ciudad con negocios cerrados, abandonados, olvidados o asegurados para protegerlos de las expresiones radicales en las manifestaciones. No hace falta recorrer grandes distancias para percibir que nada es igual; el café de costumbre cerró porque sus dueños no sobrevivieron al COVID-19 o no pudieron soportar el pago de la renta o sus clientes no regresaron más, presas del home office y así por el estilo con los comercios pequeños (e incluso alguno que otro grande). Los códigos, usos y costumbres también han cambiado: una mujer puede ser motivo de agresión tanto de hombres como de mujeres porque o somos feministas todas y utilizamos lenguaje inclusivo o somos traidoras de la causa del feminismo y lo más penoso de todo es la agresión latente que corre por las venas de cada ciudadano que se nos cruza por el camino (a pie o en transporte público o peor aún, en auto). El aislamiento nos ha convertido en fieras y al salir nuevamente a la tan ansiada “libertad” estamos pasando por encima de la buena educación, la tolerancia, el respeto y más aún, la empatía. Como siempre digo: dejo el tema en manos de los especialistas. Yo solo estoy autorizada para compartir la experiencia en primera persona y el resultado no es alentador porque bastó una cita para comer con una artista joven, heredera de la nueva ola feminista, caminar unas calles por el centro histórico, utilizar el transporte público y hacer unas cuantas compras para notar el radicalismo, el hartazgo, la crueldad, la violencia y el impacto que los meses de confinamient. Las crisis por las que atravesamos han tatuado en cada uno, a diferentes niveles, claro está, pero la marca es visible para todos y tristemente no se trata de lo que algunos optimistas creían en los primeros meses de confinamiento respecto a que esta coyuntura nos haría más humanos, que nos cambiaría el paradigma para ser mejores y que saldríamos siendo mejores personas de lo que éramos, nada de eso es verdad, al menos no en la colectividad que se mueve a diario en lo que parece un inframundo urbano casi invisible. Digo que sentí tristeza en menos de cuatro horas durante un recorrido exprés al primer cuadro de la Ciudad de México, una tristeza que se agudizó porque tengo años caminando por el centro histórico y en mi última visita sentí todo menos identidad porque si bien en cada sexenio las reglas cambian, hoy se percibe un ambiente desolador que inclina más hacia el temor que a la esperanza, pero también es cierto que #laspequeñascosas de la vida incluyen tanto la luz como la oscuridad. Ya lo dijo Carl Jung: “La palabra felicidad perdería su sentido si no se equilibra con tristeza” porque las emociones son nuestro termómetro y  porque sentirnos tristes nos alerta para conducirnos hacia la felicidad nuevamente. Es una forma de recuperar el camino pero antes, debemos hacerle espacio, atravesarla, transformarla de forma positiva y aprender de ella para seguir adelante, siempre adelante y aunque el panorama sea desolador siempre es mejor enfocarse en aquello que sí podemos controlar (o al menos podemos intentarlo) como nuestras emociones. A manera de colofón: el día de ayer dio inicio el periodo de adviento (del latín adventus = venida), que en la religión cristiana significa el tiempo de preparación espiritual para recibir el nacimiento de Cristo y que es un periodo de introspección que invita a la reflexión en torno a las virtudes que se deben mejorar como la tolerancia, fe, amor y paz. Religiones y costumbres aparte, conviene aprovechar la temporada para meditar y hacer un recuento de lo que ha sido y significado este año pandémico, intentar planear lo que queremos lograr el siguiente año y agradecer por seguir vivos porque lo demás, viene detrás.  " ["post_title"]=> string(29) "Las pequeñas cosas: tristeza" ["post_excerpt"]=> string(199) "El aislamiento nos ha convertido en fieras y al salir nuevamente a la tan ansiada “libertad” estamos pasando por encima de la buena educación, la tolerancia, el respeto y más aún, la empatía." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(27) "las-pequenas-cosas-tristeza" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-29 14:29:05" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-29 19:29:05" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=73027" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17614 (24) { ["ID"]=> int(72609) ["post_author"]=> string(2) "97" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-16 13:46:38" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-16 18:46:38" ["post_content"]=> string(3506) " Pienso muchas veces que no te he expresado el gran amor que te tengo. Los pequeños detalles los dejo pasar sin pensar que éstos  son los más importantes en la manifestación del amor.   Olvido decirte te amo y lo mucho que mueves mi mundo desde que llegaste. Siempre estás en mi mente. Mis pensamientos no se mueven sin que tú estés presente, aunque sé que a veces necesitas que exprese lo importante que eres para mí con ese brazo que no te he dado, el beso que ha faltado para saber que cuentas conmigo. Así es. Tal vez no te he tratado como debería y deba darle más importancia a los pequeños detalles. Pero quiero que sepas que, desde que te tomé en mis brazos por primera vez y sentí tu pequeño cuerpo llorando por primera vez al ver la luz de la vida, mi sentir hacia el mundo dio un gran giro en ese momento. Todo tenía sentido al ver el fruto del amor, el milagro de la creación. Mis ojos no pudieron contener las lágrimas de la emoción y ese sentimiento de amor que sale del pecho sin poder frenarlo te cargaba con emoción, pero con mucha ternura para no estrujarte demasiado.y He visto tu primer día de escuela, no puedo olvidar lo mucho que te gustó. Yo, emocionado como niño con juguete nuevo, corría a la salida a verte y escuchar tus anécdotas.  ¿Sabes? Te quiero decir que estos años he aprendido mucho de ti; me has enseñado a conseguir el pan de cada día, a superarme como persona para darte un buen ejemplo a seguir, a tener el más grande compromiso de ser cada instante un mejor padre, esposo y también a ser un buen hijo y entender a mis propios padres. Me he olvidado de las cosas superfluas para enfocarme en las que engrandecen al ser humano. Me has enseñado a luchar por darte un apellido limpio y un buen ejemplo para que no te avergüences de mí porque sé que eso te dará seguridad en tu desarrollo.  Cuando me ves en compañía de la soledad y el silencio es porque estoy pensando en ti, en lo que ha sido es y serás, también en lo que fui y ahora soy. Reflexiono en lo que necesito enseñarte para que avances  por tu propio camino y sepas abrir brecha donde no existe… Pero  al final, el alumno soy yo. Soy el que va aprendiendo sobre la marcha a disfrutar lo que deja huella, el aprender a amar sin fronteras ni condición.   Cuánto me has enseñado de la vida, hija mía. Doy gracias por tenerte y por darme la oportunidad de ser tu padre. Y me alegra de tener tiempo para darnos ese abrazo y ese beso que nos negamos y escuchar esas palabras de amor que nos llenan el alma; seguimos juntos para disfrutar del tiempo que está por delante. También me has enseñado que nunca es tarde para amar mientras tengamos vida. Sé que tus errores son los míos, pues eres una página en blanco y yo escribo sobre ella. Ahora trataré de escribir el mejor de los poemas y la mejor historia de aventura que nadie jamás haya vivido, llena de emociones, alegrías, enojos… Así llegaremos hasta el  final.    “ESTA ES LA NATURALEZA DE MI SER”       " ["post_title"]=> string(30) "QUISE SER MAESTRO Y FUI ALUMNO" ["post_excerpt"]=> string(69) "Una breve reflexión de vida sobre lo que significa ser padre y amar." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(30) "quise-ser-maestro-y-fui-alumno" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-16 13:46:38" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-16 18:46:38" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=72609" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17648 (24) { ["ID"]=> int(73027) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-29 14:18:23" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-29 19:18:23" ["post_content"]=> string(5504) "La tristeza del alma puede matarte mucho más rápido que una bacteria. John Steinbeck (1902-1968), escritor estadounidense, ganador del Nobel de Literatura.   Debo confesar que me asusta lo que veo cada día al salir a la calle y que no tiene nada que ver con variantes, semáforos epidemiológicos ni saturación de hospitales, sino con la vorágine que se ha formado tras el tiempo de confinamiento y la inactividad por la que pasamos en todos los sentidos. La necesidad (real) nos obliga a salir la calle por diversos motivos que van desde el compromiso laboral por conseguir el sustento diario, hasta el gusto por disfrutar de un rato de diversión, pasando por la convivencia familiar fuera de un espacio que al inicio de la pandemia era casi desconocido y después se convirtió en un cuarto de aislamiento de manicomio. Más allá del caos diario que empieza a percibirse a “nivel de cancha” (porque el transporte público ha vuelto a ser insuficiente, el tránsito de vehículos es imposible entre manifestaciones y ciclistas, los lugares públicos tienen lleno total entre ruido y prisas) también es posible notar un ambiente sombrío, desolador en las calles de la ciudad con negocios cerrados, abandonados, olvidados o asegurados para protegerlos de las expresiones radicales en las manifestaciones. No hace falta recorrer grandes distancias para percibir que nada es igual; el café de costumbre cerró porque sus dueños no sobrevivieron al COVID-19 o no pudieron soportar el pago de la renta o sus clientes no regresaron más, presas del home office y así por el estilo con los comercios pequeños (e incluso alguno que otro grande). Los códigos, usos y costumbres también han cambiado: una mujer puede ser motivo de agresión tanto de hombres como de mujeres porque o somos feministas todas y utilizamos lenguaje inclusivo o somos traidoras de la causa del feminismo y lo más penoso de todo es la agresión latente que corre por las venas de cada ciudadano que se nos cruza por el camino (a pie o en transporte público o peor aún, en auto). El aislamiento nos ha convertido en fieras y al salir nuevamente a la tan ansiada “libertad” estamos pasando por encima de la buena educación, la tolerancia, el respeto y más aún, la empatía. Como siempre digo: dejo el tema en manos de los especialistas. Yo solo estoy autorizada para compartir la experiencia en primera persona y el resultado no es alentador porque bastó una cita para comer con una artista joven, heredera de la nueva ola feminista, caminar unas calles por el centro histórico, utilizar el transporte público y hacer unas cuantas compras para notar el radicalismo, el hartazgo, la crueldad, la violencia y el impacto que los meses de confinamient. Las crisis por las que atravesamos han tatuado en cada uno, a diferentes niveles, claro está, pero la marca es visible para todos y tristemente no se trata de lo que algunos optimistas creían en los primeros meses de confinamiento respecto a que esta coyuntura nos haría más humanos, que nos cambiaría el paradigma para ser mejores y que saldríamos siendo mejores personas de lo que éramos, nada de eso es verdad, al menos no en la colectividad que se mueve a diario en lo que parece un inframundo urbano casi invisible. Digo que sentí tristeza en menos de cuatro horas durante un recorrido exprés al primer cuadro de la Ciudad de México, una tristeza que se agudizó porque tengo años caminando por el centro histórico y en mi última visita sentí todo menos identidad porque si bien en cada sexenio las reglas cambian, hoy se percibe un ambiente desolador que inclina más hacia el temor que a la esperanza, pero también es cierto que #laspequeñascosas de la vida incluyen tanto la luz como la oscuridad. Ya lo dijo Carl Jung: “La palabra felicidad perdería su sentido si no se equilibra con tristeza” porque las emociones son nuestro termómetro y  porque sentirnos tristes nos alerta para conducirnos hacia la felicidad nuevamente. Es una forma de recuperar el camino pero antes, debemos hacerle espacio, atravesarla, transformarla de forma positiva y aprender de ella para seguir adelante, siempre adelante y aunque el panorama sea desolador siempre es mejor enfocarse en aquello que sí podemos controlar (o al menos podemos intentarlo) como nuestras emociones. A manera de colofón: el día de ayer dio inicio el periodo de adviento (del latín adventus = venida), que en la religión cristiana significa el tiempo de preparación espiritual para recibir el nacimiento de Cristo y que es un periodo de introspección que invita a la reflexión en torno a las virtudes que se deben mejorar como la tolerancia, fe, amor y paz. Religiones y costumbres aparte, conviene aprovechar la temporada para meditar y hacer un recuento de lo que ha sido y significado este año pandémico, intentar planear lo que queremos lograr el siguiente año y agradecer por seguir vivos porque lo demás, viene detrás.  " ["post_title"]=> string(29) "Las pequeñas cosas: tristeza" ["post_excerpt"]=> string(199) "El aislamiento nos ha convertido en fieras y al salir nuevamente a la tan ansiada “libertad” estamos pasando por encima de la buena educación, la tolerancia, el respeto y más aún, la empatía." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(27) "las-pequenas-cosas-tristeza" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-29 14:29:05" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-29 19:29:05" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=73027" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(12) ["max_num_pages"]=> float(6) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "ebccb6eff2ae2960cb751c63823991c6" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Las pequeñas cosas: tristeza

El aislamiento nos ha convertido en fieras y al salir nuevamente a la tan ansiada “libertad” estamos pasando por encima de la...

noviembre 29, 2021

QUISE SER MAESTRO Y FUI ALUMNO

Una breve reflexión de vida sobre lo que significa ser padre y amar.

noviembre 16, 2021




Más de categoría
Ideas para superar una ruptura amorosa de forma inteligente

Ideas para superar una ruptura amorosa de forma inteligente

Aplica la inteligencia emocional y manda a volar la tristeza y la apatía.

diciembre 1, 2021

Las pequeñas cosas: tristeza

El aislamiento nos ha convertido en fieras y al salir nuevamente a la tan ansiada “libertad” estamos pasando por...

noviembre 29, 2021

Yo viví violencia - Día contra la violencia de género

Les platico un poco de mi historia, el por qué soy feminista y cómo decidí resignificar este episodio de...

noviembre 25, 2021

Las pequeñas cosas: motivo

Hoy parece un buen momento para darle a nuestra vida un nuevo motivo, hacer las cosas por una razón,...

noviembre 22, 2021