¿Memorias para el mañana?

Elsa Angélica y yo tenemos algo más de cincuenta años de amistad.  Desde secundaria, llevamos años de compartir diarios personales e inventar un código para comunicarnos sin que nadie  pudiera descifrar nuestros mensajes.  De esas amistades a...

8 de septiembre, 2020

Elsa Angélica y yo tenemos algo más de cincuenta años de amistad.  Desde secundaria, llevamos años de compartir diarios personales e inventar un código para comunicarnos sin que nadie  pudiera descifrar nuestros mensajes.  De esas amistades a prueba de todo, comenzando por la distancia. Vivimos en lugares distintos.  No siempre tenemos oportunidad de una larga charla, pero cuando nos organizamos y lo conseguimos, le sacamos el máximo provecho.  Así platicamos hace un par de tardes, actualizando lo que ha sido nuestra experiencia global dentro de este período de contingencia.  Analizábamos de qué modo la emergencia sanitaria ha modificado las actividades del día a día, desde comprar  tortillas hasta asistir a eventos sociales o culturales a través de una plataforma digital.  Sé que lo que nosotras experimentamos, lo hace, en mayor o menor medida, cualquier otro adulto de nuestra generación, que esté propuesto a evitar el  contagio por el Covid-19.

Esperemos vivir para contarlo y narrar a las futuras generaciones lo que fue la existencia antes y después de la aparición de una nanométrica cadena de ARN, que modificó la economía global, las políticas internacionales, y la forma de ser y de pensar; de expresar y de amar; de educar y de aprender; de compartir con otros y de despedir a un ser amado.  En gran medida esa futura narrativa mostrará a los ojos del lector que haya vivido en ambas épocas, lo absurdo que llegan a ser muchos de los dictados mercadológicos de antes de la pandemia.

La actualidad ha sido un tiempo maravilloso para reinventarnos.  Desde la revisión y el reciclaje de enseres domésticos y objetos de uso personal, hasta una limpieza espiritual que nos va dejando más libres, al despojarnos de cargas del ayer.  Cargas ociosas que no hacían más que lentificar el paso. 

Esta semana escuché una charla virtual sobre creatividad, impartida por  Verónica Llaca.  Comenzamos con una breve meditación que nos colocó a todos en la misma sintonía; acto seguido nos descifró el símil entre un proyecto literario y  una carrera de 10 kilómetros. Debo decir que es una apasionada de ambas disciplinas. En el caso de la carrera refiere que la mayor dificultad estriba en el inicio, desde que se despierta y su yo interno intenta boicotear su propósito.  Una vez que se coloca en ruta y ha avanzado los tres primeros kilómetros, ese “terrorista interno” — su Bin Laden, como ella lo llama–, se apacigua. Su actitud se transforma, y a partir de entonces comienza a disfrutar la carrera enfocada en la meta, dejando de lado cualquiera preocupación anterior. Eso sí, dispuesta a disfrutar el paisaje a ambos lados del camino.

Verónica Llaca nos pudo haber impartido la plática en enero de este año o en julio del 2021.  Fue, sin embargo, justo en esta fecha, ahora que comienza a presentarse en nosotros  cierto hartazgo por el encierro, un acostumbramiento que busca seducirnos para retomar la vida que gozábamos antes de la emergencia sanitaria.  La charla llegó en el mejor momento, ahora que hay ratos cuando queremos boicotearnos a nosotros mismos. Si bajamos la guardia nos colocamos en situación de riesgo, con más facilidad nos contagiamos. De momento no hay cura ni vacuna garantizada para librar la enfermedad, y  la única protección es quedarnos en casa.  Habrá pues, que reinventarnos, tener el ingenio para crear actividades que nos entretengan a nosotros y a nuestros niños. Y tal vez, hasta generar una fuente de ingresos familiares. Tener la disposición de asistir a los pequeños de casa en su proceso de educación en línea, y saber que todo esfuerzo conjunto habrá valido la pena.

Durante su charla, Verónica nos relató cómo se las ingenia para tomar control de su vida y de su creatividad, para evitar que la paralice ese boicot que a todo creador llega a bloquear. Nos recomendó varias lecturas, de entre las cuales acabo de pedir en línea la que más remarcó, es una obra de Julia Cameron intitulada: El camino del artista.  Dentro de las recomendaciones de la autora está la de ver la ciudad con otros ojos, que del mismo modo puede adaptarse a nuestra situación actual, para comenzar a ver nuestro entorno –hasta donde la pandemia nos permita—con otros ojos, como hace un niño que se maravilla con esas pequeñeces  que los adultos pasamos por alto por “cotidianas”.

Vienen a mi mente unas palabras de Albert Einstein: “Hay dos maneras de vivir la vida: Una es creyendo que no existen los milagros. La otra, creyendo que todo es un milagro”.  Enfrentar lo que esta emergencia sanitaria ha traído para nosotros puede ser una forma de sacar provecho de ella. Los afortunados que seguimos aquí podemos hacerlo con actitud, dispuestos a obtener un nuevo aprendizaje cada día.  Igual que en una carrera de 10 kilómetros, en la vida habrá trechos difíciles –como el actual– que de todas formas tendremos que sacar adelante.  Si nos proponemos  sortearlos con la mejor actitud, al final habremos salido  enriquecidos.

Gozamos del privilegio del libre albedrío: cada uno de nosotros determina hacia qué elementos enfoca su atención y qué memorias del camino va guardando en su arcón personal.

Comentarios


object(WP_Query)#18811 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(28846) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "12-01-2023" ["before"]=> string(10) "09-02-2023" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(28846) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "12-01-2023" ["before"]=> string(10) "09-02-2023" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18815 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18813 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18814 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "12-01-2023" ["before"]=> string(10) "09-02-2023" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(502) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2023-01-12 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2023-02-09 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (28846) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18812 (24) { ["ID"]=> int(88070) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2023-01-23 13:40:07" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2023-01-23 18:40:07" ["post_content"]=> string(4315) "“Debes entender la vida entera, no solo una pequeña parte de ella. Por ello debes leer, por ello debes mirar a los cielos, por ello debes cantar, bailar, escribir poemas, sufrir y entender, por todo ello es la vida.” Jiddu Krishnamurti (1895-1986),  místico hindú. Este año, en el mes de noviembre se cumplirán cinco años desde que inicié la cacería de #laspequeñascosas de la vida, esas que me parecen imprescindibles y que, de hecho, lo son para recordarnos que somos humanos y mortales, que nuestro paso por la existencia es temporal y que un día “alguien nos apagará la luz” (como decía mi padre antes de fallecer) o, como escribió José Saramago: “Sólo si nos detenemos a pensar en las pequeñas cosas, llegaremos a comprender las grandes”. ¿Por qué la obsesión sobre algo que quizá resulte obvio? Precisamente, porque no lo es. El acelerado ritmo de vida actual nos obliga a correr de un lugar a otro, de un pendiente a otro, de un mensaje a otro, de una red social a otra y nos roba espacio para momentos de atención plena, de presencia absoluta, de concentración, de observación y de empatía con lo otro y los otros. Vivimos entre el mundo real y el virtual casi sin distinguir uno del otro, vamos en busca de la tan ansiada felicidad sin detenernos a valorar y disfrutar el momento presente.  “No podemos hacer grandes cosas, sólo pequeñas cosas con gran amor” – Madre Teresa de Calcuta. La variable del amor, esa palabra que tantos temen decir o escuchar o ambas y que debería ser como el ingrediente principal de cada día, como una forma de mantra, oración o la sal y la pimienta de una receta porque donde no hay amor, hay negociación y entonces estamos hablando de otras cosas más productivas monetariamente hablando pero que se alejan de la esencia humana. Hacer pequeñas cosas con gran amor en un mundo destinado a la destrucción, a la violencia, a la carencia, a la corrupción, a la discriminación o al exterminio porque gana la inercia del egoísmo, de lo material y lo superficial.  ¿Qué hacer? ¿Cómo hacer? Si hemos sobrevivido a una pandemia, queda mucho por hacer, mucho por aportar y mucho por aprender también. Por lo pronto, hoy sabemos que la vida nos cambia de un día al otro y que no tenemos nada seguro, que nada nos pertenece y recordamos que somos finitos, pero con grandes posibilidades creativas. Las pequeñas cosas no deben quedarse guardadas en el baúl, están presentes en las flores, en las nubes, en las palabras, en la música, en la fotografía, en el arte, en la lluvia, en la poesía, en el arcoíris, en la magia, en el amanecer, en la luna, en el universo. Que salgan pues y sean develadas, expuestas y que cada quien tome lo mejor de ellas para acompañar sus días. Sigamos la pista de #laspequeñascosas quizá un día podamos acudir a ellas como quien acude a las escrituras sagradas en espera de consuelo y después de más de cuatro años de escribir sobre ellas, vale la pena llevarlas a otro nivel. Esperen noticias. A manera de colofón: El Sistema de Transporte Colectivo sufre como organismo público pero sufrimos más los usuarios cada día entre tantas anomalías, retrasos e inseguridad. Es una pena que los intereses políticos estén por encima de los derechos ciudadanos pero lo es más, viniendo de quienes han proclamado ser el cambio que el país necesita. No hay ningún cambio, no hay respuestas, no hay garantías. Esta semana que concluyó se tenían programadas las citas para el cambio de tarjeta para adultos mayores, las citas fueron reprogramadas “por falta de materiales” para realizar el trámite, sin importar las condiciones en que deben trasladarse algunas personas de la tercera edad. Las mujeres no viajamos seguras en el metro. Los ancianos son forzados a realizar vueltas para un trámite que debería ser amigable sobre todo para ellos, que han sido la bandera del actual gobierno. El que entendió, entendió. " ["post_title"]=> string(19) "Las pequeñas cosas" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(20) "las-pequenas-cosas-6" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2023-01-23 13:40:58" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2023-01-23 18:40:58" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=88070" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18774 (24) { ["ID"]=> int(88591) ["post_author"]=> string(2) "81" ["post_date"]=> string(19) "2023-02-06 12:11:40" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2023-02-06 17:11:40" ["post_content"]=> string(9296) "En menos de dos semanas, dos temas relacionados con rupturas amorosas han alcanzado el top de las listas musicales más importantes del mundo. Pero más allá de los dramas personales, de estrategias publicitarias o del mar de memes, blogs, videos, reels y demás contenido, que han invadido las redes al respecto, lo realmente importante es el impacto que todo esto (más por la ciega “admiración” que generan las creadoras, como influencers, que por cualquier otra cuestión) tiene entre niños y jóvenes. Y en este sentido, como padres y maestros debemos cuestionarnos la manera en la que se relacionan nuestros hijos y alumnos: ¿Cómo se vinculan? ¿Cómo manejan sus conflictos interpersonales?, ¿Desde qué lugar sanan sus heridas? ¿Qué tanto están tomando, para sus propias vidas, del ejemplo que encuentran en estas “figuras de las redes”? Y lo más importante: ¿Qué clase de herramientas socioemocionales les estamos brindando desde pequeños? Las relaciones sociales entre jóvenes adolescentes de la generación Z Quienes tenemos la posibilidad de observar de manera cotidiana el comportamiento de los chicos de hoy, nos hemos dado cuenta de la transformación que, afortunadamente no para todos pero sí para muchos de ellos, ha sufrido la manera de vincularse afectiva o socialmente: hoy los noviazgos suceden casi “por casualidad” (ya no se declaran o “se llegan”, sino que sólo “se dan” o “se agarran”); hay galanes, galanas, amigovios, y “casi algos”; las relaciones duran a veces sólo días y las rupturas (también en relaciones sólo de amistad, especialmente en niñas) están llenas de rencor, agresividad, violencia (en su mayoría verbal o cibernética) y deseos de venganza. Desde luego, las causas de estos comportamientos pueden ser muchas (los rezagos emocionales que dejó la pandemia, las carencias en cuanto a formación socioemocional, las vivencias personales en familias que se separaron o divorciaron en malos términos, la influencia de las redes y la tecnología, etc.), pero, nuevamente, lo importante no es el “qué pasó" sino el “qué podemos hacer” para remediarlo. Los duelos (pérdidas) y los adolescentes Toda pérdida implica un proceso de duelo y para los adolescentes, entre quienes las relaciones sociales y el noviazgo se convierten en la parte más importante de su vida durante esa etapa, las rupturas constituyen uno de los mayores dolores que pueden enfrentar. De esta manera, brindarles las herramientas necesarias para entender que toda pérdida es dolorosa pero que lo importante es la forma en la que se manifiesta ese dolor y, más aún, el poder transformador que podemos otorgarle, es indispensable en estos momentos. Mandar insultos o mandar flores: ¿desde qué lugar están manejando sus conflictos? Así, los ejemplos musicales (y de comportamiento) más que claros, que ellos “absorben” de sus “estrellas” y líderes de opinión, hoy pueden convertirse en el mejor pretexto para ayudarles a entender desde dónde y cómo resuelven sus conflictos y para empezar a trabajar (si no lo hemos hecho antes) sobre todos los recursos que pueden ayudarles a superar sus conflictos personales.

Te puede interesar:

Cómo se vislumbra el futuro de la inversión inmobiliaria en México

Cuando detectemos que nuestros hijos o alumnos están viviendo un duelo, especialmente aún cuanto a relaciones afectivas se refiere, lo primero es ayudarles a hacer una catarsis que les permita expresar lo que sienten y, lo más importante, a identificar cómo y desde donde están sacando esas emociones, para que puedan determinar si ellas los inician a mostrar la mejor o la peor versión de sí mismos y así, ayudarles a resolver sus conflictos asertivamente:
  • Desde el lado destructivo y la peor versión de sí mismos (los insultos) las emociones y los sentimientos vendrán llenos de dolor, enojo, despecho, rencor o venganza.
  • Desde el constructivo y la mejor versión de sí mismos (las flores) estarán cargados de fortaleza, resiliencia, voluntad y crecimiento.
Y entonces… ¿Cómo podemos ayudarles? Estrategias para el manejo positivo de conflictos Cuando la parte socioemocional de jóvenes y adolescentes no ha sido fortalecida desde la infancia, las emociones prácticamente se “vomitan” y encontrar soluciones a los conflictos parece una tarea titánica. Sin embargo algunas estrategias pueden “ayudarnos a ayudarles” para que empiecen a trabajar sobre los aspectos más importantes de su inteligencia emocional (autoconocimiento, autorregulación, autocontrol, autoestima, automotivación, asertividad, empatía y toma de decisiones) y puedan, así, afrontar los conflictos desde la mejor versión (posible) de sí mismos y no, por supuesto, desde la peor. Algunas de ellas son:
  • Determinar qué pensamientos generan y cómo les afectan.
  • Identificar sus emociones, aceptarlas y dejarlas salir.
  • Discriminar lo positivo y lo negativo de sus influencers.
  • Valorar la amistad y el noviazgo.
  • Rechazar la violencia en todas sus formas.
  • Hacer rituales de cierre ante las pérdidas.
  • Construir redes de apoyo con sus seres queridos y adultos de confianza.
  • Meditar, hacer yoga o ejercitarse.
  • Realizar actividades artísticas y utilizar la creatividad.
  • Escribir un diario o las emociones en una situación específica.
  • Trabajar sobre el manejo de la ira.
  • Aprovechar las redes y sus contenidos para la reflexión.
  • Aceptar que hay cosas que no podemos controlar.
  • De ser necesario, buscar ayuda profesional.
  • Preferir un colegio que brinde educación socioemocional.
Fortaleciendo el corazón… Contrario a lo que podamos pensar, el océano de contenidos que podemos encontrar en las redes, los medios e internet en general no es el enemigo. Aún cuando los colegios o los padres no cuenten con herramientas, programas o instructores profesionales que ayuden con el desarrollo y fortalecimiento de la inteligencia emocional de nuestros niños y jóvenes, la gran mayoría de estos materiales nos pueden servir como ejemplos que ellos perciban cercanos y entendibles y, definitivamente, constituirán el primer paso hacia la construcción de adultos que se valoren y valoren a otros, que respeten la integridad de quienes los rodean y de su entorno, y que sepan cómo resolver sus conflictos desde lo positivo, sacando siempre sólo lo mejor de sí mismos. Visita nuestro site y descubre un colegio de excelencia académica que, además de integrar la tecnología como parte esencial del mundo de hoy, cuenta con el mejor programa de formación socioemocional que buscas para tu familia." ["post_title"]=> string(97) "Shakira vs Cyrus: la importancia de educar a nuestros hijos para el manejo positivo de conflictos" ["post_excerpt"]=> string(59) "“Todo conflicto empieza en uno mismo”. -Enric Corbera " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(96) "shakira-vs-cyrus-la-importancia-de-educar-a-nuestros-hijos-para-el-manejo-positivo-de-conflictos" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2023-02-06 12:11:40" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2023-02-06 17:11:40" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=88591" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18812 (24) { ["ID"]=> int(88070) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2023-01-23 13:40:07" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2023-01-23 18:40:07" ["post_content"]=> string(4315) "“Debes entender la vida entera, no solo una pequeña parte de ella. Por ello debes leer, por ello debes mirar a los cielos, por ello debes cantar, bailar, escribir poemas, sufrir y entender, por todo ello es la vida.” Jiddu Krishnamurti (1895-1986),  místico hindú. Este año, en el mes de noviembre se cumplirán cinco años desde que inicié la cacería de #laspequeñascosas de la vida, esas que me parecen imprescindibles y que, de hecho, lo son para recordarnos que somos humanos y mortales, que nuestro paso por la existencia es temporal y que un día “alguien nos apagará la luz” (como decía mi padre antes de fallecer) o, como escribió José Saramago: “Sólo si nos detenemos a pensar en las pequeñas cosas, llegaremos a comprender las grandes”. ¿Por qué la obsesión sobre algo que quizá resulte obvio? Precisamente, porque no lo es. El acelerado ritmo de vida actual nos obliga a correr de un lugar a otro, de un pendiente a otro, de un mensaje a otro, de una red social a otra y nos roba espacio para momentos de atención plena, de presencia absoluta, de concentración, de observación y de empatía con lo otro y los otros. Vivimos entre el mundo real y el virtual casi sin distinguir uno del otro, vamos en busca de la tan ansiada felicidad sin detenernos a valorar y disfrutar el momento presente.  “No podemos hacer grandes cosas, sólo pequeñas cosas con gran amor” – Madre Teresa de Calcuta. La variable del amor, esa palabra que tantos temen decir o escuchar o ambas y que debería ser como el ingrediente principal de cada día, como una forma de mantra, oración o la sal y la pimienta de una receta porque donde no hay amor, hay negociación y entonces estamos hablando de otras cosas más productivas monetariamente hablando pero que se alejan de la esencia humana. Hacer pequeñas cosas con gran amor en un mundo destinado a la destrucción, a la violencia, a la carencia, a la corrupción, a la discriminación o al exterminio porque gana la inercia del egoísmo, de lo material y lo superficial.  ¿Qué hacer? ¿Cómo hacer? Si hemos sobrevivido a una pandemia, queda mucho por hacer, mucho por aportar y mucho por aprender también. Por lo pronto, hoy sabemos que la vida nos cambia de un día al otro y que no tenemos nada seguro, que nada nos pertenece y recordamos que somos finitos, pero con grandes posibilidades creativas. Las pequeñas cosas no deben quedarse guardadas en el baúl, están presentes en las flores, en las nubes, en las palabras, en la música, en la fotografía, en el arte, en la lluvia, en la poesía, en el arcoíris, en la magia, en el amanecer, en la luna, en el universo. Que salgan pues y sean develadas, expuestas y que cada quien tome lo mejor de ellas para acompañar sus días. Sigamos la pista de #laspequeñascosas quizá un día podamos acudir a ellas como quien acude a las escrituras sagradas en espera de consuelo y después de más de cuatro años de escribir sobre ellas, vale la pena llevarlas a otro nivel. Esperen noticias. A manera de colofón: El Sistema de Transporte Colectivo sufre como organismo público pero sufrimos más los usuarios cada día entre tantas anomalías, retrasos e inseguridad. Es una pena que los intereses políticos estén por encima de los derechos ciudadanos pero lo es más, viniendo de quienes han proclamado ser el cambio que el país necesita. No hay ningún cambio, no hay respuestas, no hay garantías. Esta semana que concluyó se tenían programadas las citas para el cambio de tarjeta para adultos mayores, las citas fueron reprogramadas “por falta de materiales” para realizar el trámite, sin importar las condiciones en que deben trasladarse algunas personas de la tercera edad. Las mujeres no viajamos seguras en el metro. Los ancianos son forzados a realizar vueltas para un trámite que debería ser amigable sobre todo para ellos, que han sido la bandera del actual gobierno. El que entendió, entendió. " ["post_title"]=> string(19) "Las pequeñas cosas" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(20) "las-pequenas-cosas-6" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2023-01-23 13:40:58" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2023-01-23 18:40:58" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=88070" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(14) ["max_num_pages"]=> float(7) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "98a8e7166c19352321aabea580d199d7" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
textos de elizabeth ramirez cruz

Las pequeñas cosas

“Debes entender la vida entera, no solo una pequeña parte de ella. Por ello debes leer, por ello debes mirar a los...

enero 23, 2023
manejo positivo de conflictos

Shakira vs Cyrus: la importancia de educar a nuestros hijos para el manejo positivo de conflictos

“Todo conflicto empieza en uno mismo”. -Enric Corbera

febrero 6, 2023




Más de categoría
Hazlo

Hazlo

El título de este escrito te sugiere convertirte en protagonista de la historia que se llama Vida.

febrero 7, 2023
textos de elizabeth cruz

Las pequeñas cosas: costumbres

“Los satisfechos, los felices, no aman; se duermen en la costumbre”. -Miguel de Unamuno (1864-1936), filósofo y escritor español. 

febrero 6, 2023
la soledad

La soledad, mi mejor compañía

Ahora entiendo por qué a nadie le gusta la soledad, pues ella te lleva a mirar el interior de...

febrero 3, 2023