Las pequeñas cosas: amor, amor, amor

“Da más fuerza saberse amado que saberse fuerte: la certeza del amor, cuando existe, nos hace invulnerables”. -Johann Wolfgang von Goethe (1749-1832).

13 de febrero, 2023 el amor

La presente publicación sale a la luz en vísperas de la celebración de San Valentín, la más emblemática del año por su connotación y su cercanía con lo efectos post pandémicos pues justamente los actos de vinculación, afecto y socialización se perdieron a causa del virus, así que bien podría considerarse que estamos recuperando la capacidad de amar y por tanto, está justificado celebrar con bombo y platillos.

Los antiguos griegos consideraban diferentes formas del amor: philia (cariño y aprecio entre amigos o hacia la comunidad), pragma (el duradero y realista, que se da en parejas de mucho tiempo), eros (basado en el deseo apasionado e intenso), ágape (amor fraternal por la humanidad desinteresado y caritativo), storge (afecto de una madre o padre por sus hijos) y philautia (el amor propio). Pero a pesar de una clasificación tan detallada (si se me permite la expresión) al parecer, estamos perdiendo la capacidad del amor en una sociedad que lo erotiza todo dejando fuera las diversas posibilidades para amar y ser amado. 

Bárbara Streisand dirigió en 1996 el filme “El amor tiene dos caras” (una adaptación del original “El espejo tiene dos caras” – 1958) en una de las secuencias que me parece esencial (con una duración de casi cinco minutos), el personaje principal (Rose) hace una reflexión respecto al amor la cual concluye con una declaración poderosa: “¿Por qué la gente quiere enamorarse cuando puede ser tan corto y devastadoramente doloroso?… Yo creo que es porque mientras dura se siente condenadamente bien.” Y si llevamos la reflexión un poco más allá, es posible llegar a múltiples conclusiones pero lo que me parece fundamental tiene que ver con la necesidad y la capacidad para vincularse de forma natural porque los grandes conflictos emocionales empiezan en primera persona y se impactan de formas devastadoras en los vínculos que formamos sean estos amorosos, familiares, laborales, amistosos, profesionales, etc.; es decir, nos vinculamos desde el miedo a no ser aceptados, suficientes o desde la necesidad de control y autoridad por encima del otro obteniendo resultados que derivan en pleitos legales o peor aún en dramas que, llevados al extremo derivan en crímenes. 

El amor debería flotar en el aire hoy, mañana y todos los días; nuestros actos, pensamientos, palabras, emociones y creaciones debería surgir desde el amor más profundo, sincero y leal posible porque se trata de la magia más poderosa del mundo entendida ésta como una fuerza que lo hace todo posible y que nos vuelve invencibles; sin amor estamos muertos, la vida no sería posible. 

No es obligatorio desbordarse de amor por todas partes pero sí es necesario convertirlo en eje rector de nuestra vida y contrario a ello, lo repelemos o lo negamos y así nos va porque la otra cara de la moneda en un mundo tan violento en todos los sentidos es justamente la falta de amor. 

Es el amor ese absoluto que origina #laspequeñascosas las cuales nos guían por el camino de la empatía y la paz con los otros, ojalá que el confinamiento haya sido lo suficientemente aleccionador para entender y aceptar de una vez que la vida es un ratito y que un día perdemos toda posibilidad de ver, abrazar, amar, besar, sonreír y compartir con quienes amamos de verdad. 

A manera de colofón: el día del amor y la amistad no estaría completo sin su lado cursi y rosa, así que les comparto el poema “Happy New Year” del enormísimo Julio Cortázar: “Mira, no pudo mucho, solamente tu mano, tenerla como un sapito que duerme así contento. Necesito esa puerta que me dabas para entrar a tu mundo, ese trocito de azúcar verde, de redondo alegre. ¿No me prestas tu mano en esta noche de fin de año de lechuzas roncas? No puedes, por razones técnicas. Entonces la tramo en el aire, urdiendo cada dedo, el durazno sedoso de la palma y el dorso, ese país de azules árboles. Así la tomo y la sostengo, como si de ello dependiera muchísimo el mundo, la sucesión de las cuatro estaciones, el canto de los gallos, el amor de los hombres”. (31/12/1951)   

Comentarios


No te mueras con tus muertos

No te mueras con tus muertos

Razones para sonreír de nuevo ante la vida.

junio 26, 2024

Experimenta

Toda la vida es un experimento. Cuantos más experimentos hagas, mejor. – Ralph Waldo Emerson

junio 24, 2024




Más de categoría
El reloj de los negocios

El reloj de los negocios

El éxito es la suma de pequeños esfuerzos repetidos día tras día - Robert Collier.

julio 18, 2024
Fórmula definitiva para gestionar exitosamente un duelo

Fórmula definitiva para gestionar exitosamente un duelo

Jana se refugia en su trabajo para no pensar en la muerte de su abue; apuesta por la salida...

julio 11, 2024
El arte urbano

Valor agregado

"Los hombres que intentan algo y fracasan son infinitamente mejores que aquellos que intentan no hacer nada y tienen...

julio 8, 2024

Las Brisas Acapulco (Parte 2) 

En el restaurante Bellavista, la comida es muy rica, ya que las opciones de desayuno son: chilaquiles, antojitos mexicanos...

julio 4, 2024