Ladrones de atención y tiempo (segunda parte)

Primero detéctalos y enseguida crea un plan para aniquilarlos. Tu productividad se disparará.

9 de marzo, 2022 Ladrones de atención y tiempo

“El tiempo es la divisa de tu vida. Es la única que tienes y solo tú puedes determinar cómo será gastada”. Coincido con esta cita de Carl August Sandburg, historiador y novelista estadounidense. Por eso, en esta segunda entrega sobre cómo detectar y evitar los ladrones de tiempo y atención, les hablo sobre los que provienen del interior de las personas.

Desde mi punto de vista, estos son más sencillos de atacar pues tenemos pleno control de nuestro interior, sólo es cosa de hacerlo conciente para tomar cartas en el asunto. ¡Comenzamos!

  1. Preocupación excesiva.  Es muy común en los seres humanos y también muy inútil. De acuerdo con un documento creado por la Junta de Andalucía ꟷinstitución que organiza el autogobierno de la Comunidad Autónoma de Andalucía, Españaꟷ hay cuatro cosas por las que no vale la pena preocuparse: lo que no tiene importancia, lo improbable, lo incierto y lo incontrolable. 

Otra forma de atacar la preocupación es planificar los días; elige un horario y un espacio donde haya silencio y calma, y piensa en cada tarea pendiente. Tener un plan para solucionar dichas tareas puede salvarnos de la preocupación excesiva. Recuerda, hay que enfocarse en la solución, no en los problemas. 

Y justamente para no pensar en éstos de noche, establece un horario para ello. Aunque suene loco, destinar un horario para la preocupación funciona. Fuera de ese horario también deben estar fuera las preocupaciones. 

Una recomendación más es expresar las preocupaciones. Contarle a alguien lo que nos sucede siempre deriva en alivio.

  1. Falta de organización. Ya lo mencionamos en el punto uno. Organiza tus tareas un día antes. Es vital que identifiques cuáles son tus actividades importantes, es decir, las que te hacen avanzar en tus objetivos y metas. Recuerda no caer en la tentación de estar “apagando pequeños incendios” durante el día porque esto te retrasará y la preocupación hará su aparición triunfal. No enciendas la computadora si antes no tienes enumerada y clara cada tarea, pues corres el riesgo de pasarte horas navegando sin rumbo. 

En la organización también es importante delegar. Si te desprendes de ciertas tareas te quedará tiempo para avanzar en lo imprescindible. 

  1. Procrastinación. Es todo un tema. De acuerdo con el escritor Giovanni Rigters, hay cinco grandes razones por las cuales aplazamos las cosas: miedo al fracaso, miedo al éxito, miedo a perder el control, miedo a la separación y miedo al apego. Desmenuzaremos cada una en otra entrega, sin embargo, hacer consciente cada punto e identificarlo es un gran avance; te animo a hacer este ejercicio. 

Otro motivo por el cual procrastinar, es decir, posponemos deliberadamente nuestras tareas, es “inventar” razones. Sé [email protected] y acepta cuándo tus razones son válidas y cuándo tus acciones provienen de un miedo inconsciente, como los que ya señalamos. 

Otra recomendación que hace Rigters es revisar tus creencias e identificar cuáles te están limitando. Las creencias pueden cambiarse cuando ya no aportan, no es sencillo pero es posible. 

Una razón más de la procrastinación es pensar que no tenemos tiempo. En este caso la invitación es a hacer una revisión completa de todos los puntos planteados en la primera y segunda parte de este artículo para identificar tus ladrones de tiempo y atención. 

  1. Tomar analgésicos en lugar de decisiones. Se liga al punto anterior y también está unido al miedo. A menudo nos resistimos a tomar una decisión por miedo a equivocarnos, miedo al arrepentimiento o por no querer hacernos responsables. Elegir implica descartar, renunciar a algo, y a veces eso nos mete en un conflicto. Aunque este también es un tema complejo, una solución inmediata es escuchar a tu corazón, ahí se guarda toda la sabiduría. Si estás en una disyuntiva y no quieres perder tiempo ni seguir dando vueltas, pon atención; si sientes un hoyo en el estómago y se te tensa la mandíbula, algo no anda bien; si por el contrario, sientes un calorcito en el pecho y te sientes en paz, lo más seguro es que tu decisión sea atinada. 

¿Conoces algún otro ladrón de tiempo y atención? ¿Cuál es la estrategia que haz aplicado para detectarlo y corregirlo? Me encantaría saberlo.

Si deseas apoyo para mejorar uno o varios aspectos de tu vida no dudes en contactarme.

[email protected] / LinkedIn: Nancy Fuentes Juárez / Twitter: @nanfuentes2021

 

Comentarios


object(WP_Query)#17951 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(76372) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "28-04-2022" ["before"]=> string(10) "26-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(76372) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "28-04-2022" ["before"]=> string(10) "26-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17952 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17943 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17937 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "28-04-2022" ["before"]=> string(10) "26-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(502) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-04-28 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-05-26 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (76372) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17986 (24) { ["ID"]=> int(78361) ["post_author"]=> string(2) "81" ["post_date"]=> string(19) "2022-04-29 12:13:34" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-04-29 17:13:34" ["post_content"]=> string(11609) "Hace unos años fue la tragedia en un Colegio de Torreón; hace apenas un mes, el no menos dramático acontecimiento en una secundaria de Iztapalapa… No podemos negar, que, si bien antes de la pandemia ya existía gran preocupación entre padres de familia, docentes y personal administrativo de los colegios por la violencia (accidental o premeditada) dentro de los planteles, después del confinamiento, la atención prestada a este asunto de tanta importancia para la seguridad de todos, debe ser aún mayor. La punta del iceberg… La escuela es mejor en la escuela y es un hecho innegable para todos que el regreso a las clases presenciales es lo mejor que pudo suceder para restablecer el bienestar integral de nuestros niños y jóvenes. No obstante, hoy, que llevamos ya varias semanas de clases efectivas, nos encontramos con que, más allá de preocuparnos por el rezago académico, el foco debe centrarse en recuperar, atender y fortalecer su estabilidad emocional. Hoy ya tenemos un panorama claro de cómo están regresando: percibimos los miedos y angustias no digeridos, percibimos las emociones desbordadas, nos damos cuenta de la dificultad para reencontrar su lugar y, lo que es más importante, somos testigos de la agresividad que los invade (producto de esos mismos miedos, ansiedades, tristezas y aislamiento que no están sabiendo expresar o manejar adecuadamente). La realidad es que si no actuamos ya y lo hacemos bien, esto sólo será la punta de un iceberg que irá emergiendo lentamente para mostrarnos que las pérdidas que la pandemia dejó no sólo deben medirse en términos de vidas humanas o crisis económicas. Mochila segura: lo más importante es identificar qué “cargan” nuestros hijos Aunque el programa mochila segura surgió como un esfuerzo de prevención ante posibles actos de violencia en las escuelas durante el gobierno de Calderón, luego fue suspendido en el periodo de Peña por diversas causas y hoy aún no ha sido reactivado (a pesar de las peticiones de padres de familia y de una real necesidad de retomarlo, al menos por un tiempo). Lo cierto es que el verdadero origen de estas situaciones no está en lo que niños o jóvenes puedan llevar en la mochila, sino en todo lo que cargan a nivel emocional, psicológico y espiritual (de más estar volver a mencionar que es ahora, como nunca antes, cuando sus “mochilas emocionales” están sobrepasadas por todo lo vivido). Lo más importante de esto es que con programa de revisión de mochilas o no, hoy las escuelas y, de manera aún más significativa, las familias, debemos hacernos responsables, partiendo de la certeza de que un niño emocionalmente sano, no llena su mochila de objetos de riesgo; de que el primer filtro de precaución se encuentra en casa; y de que las cosas no pasan por casualidad, sino que son consecuencia de muchos factores que, en su mayoría, se pueden prevenir. Focos rojos… ¿Cómo detectarlos? Hay diversas señales que nuestros hijos nos envían cuando algo no está bien en su universo: conductas o comportamientos fuera de lo normal, actitudes violentas o de indiferencia, cambios en sus hábitos o intereses. Situaciones que pueden ser realmente alarmantes o en ocasiones tan sutiles que es casi imposible notarlas. Lo importante es que nuestros vínculos con ellos sean fuertes que esos indicadores, señales, y conductas o factores de riesgo, nunca pasen desapercibidos. ¡Observar, observar y observarlos más! Algunas de estas señales son:
  1. Comportamientos extraños, cambio de rutinas, alteraciones de hábitos alimenticios o de sueño.
  2. Abandono de amistades o intereses (por ejemplo un hobbie o deporte que antes disfrutaban mucho).
  3. Aislamiento y adicción a videojuegos violentos.
  4. Maltrato a los demás, comúnmente a hermanos o amigos.
  5. En casos más graves, manifestaciones de crueldad hacia seres más vulnerables.
  6. Constante búsqueda de situaciones de peligro o de conductas de alto riesgo.
  7. Búsqueda de “información” o material inadecuado en internet o redes sociales.
  8. Fracaso o deserción escolar.
  ¿Cómo saber cuál es la causa? Son muchas las razones que pueden desencadenar estos graves problemas en nuestros hijos, pero definitivamente el factor clave en la mayoría de los casos es que ellos se sienten “invisibles”, por ello es de vital importancia hacerles saber que siempre estamos para ellos, que tenemos tiempo y voluntad para escucharlos, que son importantes para nosotros y que, sin importar qué, su casa y su colegio son los lugares más seguros que pueden encontrar. Otras causas importantes son:
  • Rechazo afectivo.
  • Sentimientos de abandono o de soledad.
  • Falta de atención.
  • Falta de límites.
  • Carencia de un modelo a seguir.
  • Cero tolerancia a la frustración.
  • Exceso de uso de redes sociales, videojuegos y/o plataformas de streaming como YouTube, Netflix o Prime.
  • Exceso de bienes materiales de acuerdo a su edad.
  • Familias ausentes (por negligencia o descuido).
  • Familias y/o amistades tóxicas (con altos grados de violencia, abuso físico o emocional, maltrato, adicciones o autodestructivas).
  ¿Cómo solucionarlo? Afortunadamente, así como son muchas las causas que encontramos, también son muchos los factores de prevención, protección y/o solución a estas preocupantes conductas, es por eso que es importante que como padres, seamos constantes y amorosos y llevemos a cabo las siguientes estrategias:  
  • Hacer saber a nuestros hijos que son amados, vistos, escuchados y tomados en cuenta a cada momento, manteniendo una comunicación abierta y efectiva con ellos. Hablar menos y escucharlos más.
  • Promover la convivencia familiar sana, buscando actividades que todos disfruten y brindando tiempo de calidad.
  • Construir y fortalecer vínculos de amor y confianza con ellos.
  • Acompañarlos en cada parte de su desarrollo físico y emocional (identificando las características de cada etapa para poder notar cualquier indicador fuera de lo común).
  • Conocer a sus amigos (incluyendo sus familias y valores) y procurar que pasen tiempo en espacios seguros (de ser posible nuestro propio hogar).
  • Evitar cualquier tipo de violencia en casa.
  • Hacerlos responsables de sus cosas y de su persona (aunque no debemos dejar de revisar sus cosas y espacios de vez en cuando).
  • Limitar el uso de dispositivos (no darles más que lo que de verdad sea necesario), establecer reglas para el uso de la tecnología y supervisar continuamente el uso de redes sociales, internet, videojuegos y plataformas de streaming.
  • No darles más dinero en efectivo del que necesitan.
  • Recordar que la revisión de mochila empieza desde casa (estar pendientes de que por ningún motivo tengan drogas, vapes, alcohol, pornografía, ni mucho menos acceso a armas blancas o de fuego (incluyendo de diábolos, balines o de imitación).
  Prevención=Bienestar Ser conscientes de lo que cargan nuestros hijos y alumnos es importante, pero lograr que esa carga sea ligera y (aún mejor) sana, lo es aún más. Estemos ahí para ellos, conozcámoslos y observémoslos, educando desde valores que los hagan fuertes, trabajando en una alianza casa-colegio que les de seguridad y estableciendo límites amorosos que les den la certeza de lo que se espera de ellos. ¿Queremos seres humanos íntegros, éticos, morales, conscientes, asertivos y responsables de sus acciones?  Empecemos ya a llenar sus “mochilas” de contención emocional, acompañamiento, guía, ejemplo, confianza y amor por sí mismos, por los que los rodean, por su país y por el mundo. ¡ Conócenos ya y descubre por qué nos distinguimos por ofrecer la amalgama perfecta entre excelencia educativa, innovación tecnológica y desarrollo socioemocional!          " ["post_title"]=> string(69) "Mochila segura: ¿sabemos realmente qué “cargan” nuestros hijos?" ["post_excerpt"]=> string(137) "Alejandra Ruiz nos comparte la importancia de detectar las señales de malestar en los estudiantes en este regreso a clases presenciales." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(58) "mochila-segura-sabemos-realmente-que-cargan-nuestros-hijos" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-04-29 12:14:06" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-04-29 17:14:06" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78361" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17883 (24) { ["ID"]=> int(78564) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-03 11:27:24" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-03 16:27:24" ["post_content"]=> string(4516) "La naturaleza, dueña original de un planeta  que ahora llamamos “nuestro”, no deja de filtrarse entre los elementos hechos por el hombre, para manifestarse en sus muy diversas formas.   Cuando evocamos nuestros primeros recuerdos de  infancia, invariablemente surgirán elementos naturales en patios, parques o pequeñas macetas en casa de la abuela.  La naturaleza con su variedad de colores, aromas y texturas, nos acompaña desde los primeros años de vida hasta el momento actual.  Sucede, sin embargo, que hemos dejado de apreciar sus características. Damos por hecho su existencia y así dejamos de apreciar su magnificencia. Esta mañana salí a mi patio en el cual convive más de una docena de macetas con variedades de plantas de ornato o de olor a las que paso visita.  La gardenia comenzó a dar flores hace poco más de una semana.  A ratos me resisto a cortarlas y colocarlas en un florero en el interior de la casa.  Esta vez no me pude resistir; han proliferado tanto, que me traje tres de ellas que coloqué a un lado de mi ordenador. No deja de asombrarme la mansedumbre de estos seres vivos, que se someten a la voluntad del ser humano con total docilidad. Conforme las poblaciones crecen y se diversifican, los seres vivientes adoptan un orden impuesto desde fuera.   Las plantas lo hacen, como lo hacen también las aves de corral o aquellos animales que preparamos para convertirlos en nuestras mascotas.  La pregunta sería: ¿Hasta qué punto tenemos la sensibilidad o la destreza para manejarlos de la mejor manera…? Vivimos en un mundo posmoderno muy visual.  Tienen poca participación los sentidos más allá de la vista y el oído.  Tal vez no registremos estímulos que el olfato, el gusto o el tacto nos transmiten, y que finalmente enriquecen nuestras percepciones.  Dichos estímulos están en nuestro entorno inmediato, esperando ser descubiertos, pero son tantas las veces que el radio que abarcan  nuestros sentidos no alcanza a incluirlos.  De hecho, de esa forma nos estamos perdiendo gran parte de la fiesta de la vida. Hace algunos días leí un fragmento que me agradó: En esta vida la dicha no depende de aquello que nos suceda, sino de cómo asumamos lo que nos sucede.   Como tantas otras situaciones en torno nuestro, a mayor apertura de los sentidos hacia el exterior, desarrollamos una oportunidad más amplia  para gozar por el camino.  Al contrario, entre más nos encerremos en nuestros propios asuntos, más se limita el panorama.  Hallamos un menor número de elementos capaces de provocar  sensaciones dignas de ser recordadas. ¡Qué maravilloso resulta hallarnos en la proximidad de la naturaleza, sea cual sea su extensión! Descubrir cómo interactúan unos elementos con otros para resultar en prodigios que se van sucediendo, uno tras otro, para nuestro goce.  Nuestros niños de brazos vienen con el equipo digital incluido; la pantalla captura su atención por la luz, el movimiento y el sonido.  Dichos elementos atrapan su atención a la vez que inhiben el desarrollo de la corteza prefrontal.  Desde bebés ellos se vuelven pasivos frente a lo que ocurre en su entorno y van restando importancia a la toma de decisiones en su día a día.  Avanzan a un punto de esperar que otros determinen por ellos, lo que se vuelve grave, tanto para su vida personal como colectiva. A ratos, haciendo uso de la imaginación, intento comparar los aprendizajes de un ser humano antes y después del uso masivo de adminículos digitales.  Hallo que es una labor titánica trabajar en captar la atención de los pequeños cuando hay tantos distractores electrónicos.  Definitivamente la realidad presencial es mucho más rica que la virtual, así esta última se nos presente muy atractiva. Habrá, sin embargo, que entrenar a esos niños para utilizar los elementos que el mundo real nos ofrece.  El desarrollo de la sensibilidad y el cuidado frente a las diversas formas de vida permitirá que se organicen sociedades en las que la belleza, el respeto y la empatía lleven la batuta.  No se necesitan recursos extraordinarios: desde la maceta de una planta de orégano  en casa, la naturaleza es capaz de convertirse en la mejor maestra." ["post_title"]=> string(21) "Las mejores lecciones" ["post_excerpt"]=> string(119) "Desde la maceta de una planta de orégano  en casa, la naturaleza es capaz de convertirse en la mejor maestra de vida." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(21) "las-mejores-lecciones" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-03 11:27:24" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-03 16:27:24" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78564" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17986 (24) { ["ID"]=> int(78361) ["post_author"]=> string(2) "81" ["post_date"]=> string(19) "2022-04-29 12:13:34" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-04-29 17:13:34" ["post_content"]=> string(11609) "Hace unos años fue la tragedia en un Colegio de Torreón; hace apenas un mes, el no menos dramático acontecimiento en una secundaria de Iztapalapa… No podemos negar, que, si bien antes de la pandemia ya existía gran preocupación entre padres de familia, docentes y personal administrativo de los colegios por la violencia (accidental o premeditada) dentro de los planteles, después del confinamiento, la atención prestada a este asunto de tanta importancia para la seguridad de todos, debe ser aún mayor. La punta del iceberg… La escuela es mejor en la escuela y es un hecho innegable para todos que el regreso a las clases presenciales es lo mejor que pudo suceder para restablecer el bienestar integral de nuestros niños y jóvenes. No obstante, hoy, que llevamos ya varias semanas de clases efectivas, nos encontramos con que, más allá de preocuparnos por el rezago académico, el foco debe centrarse en recuperar, atender y fortalecer su estabilidad emocional. Hoy ya tenemos un panorama claro de cómo están regresando: percibimos los miedos y angustias no digeridos, percibimos las emociones desbordadas, nos damos cuenta de la dificultad para reencontrar su lugar y, lo que es más importante, somos testigos de la agresividad que los invade (producto de esos mismos miedos, ansiedades, tristezas y aislamiento que no están sabiendo expresar o manejar adecuadamente). La realidad es que si no actuamos ya y lo hacemos bien, esto sólo será la punta de un iceberg que irá emergiendo lentamente para mostrarnos que las pérdidas que la pandemia dejó no sólo deben medirse en términos de vidas humanas o crisis económicas. Mochila segura: lo más importante es identificar qué “cargan” nuestros hijos Aunque el programa mochila segura surgió como un esfuerzo de prevención ante posibles actos de violencia en las escuelas durante el gobierno de Calderón, luego fue suspendido en el periodo de Peña por diversas causas y hoy aún no ha sido reactivado (a pesar de las peticiones de padres de familia y de una real necesidad de retomarlo, al menos por un tiempo). Lo cierto es que el verdadero origen de estas situaciones no está en lo que niños o jóvenes puedan llevar en la mochila, sino en todo lo que cargan a nivel emocional, psicológico y espiritual (de más estar volver a mencionar que es ahora, como nunca antes, cuando sus “mochilas emocionales” están sobrepasadas por todo lo vivido). Lo más importante de esto es que con programa de revisión de mochilas o no, hoy las escuelas y, de manera aún más significativa, las familias, debemos hacernos responsables, partiendo de la certeza de que un niño emocionalmente sano, no llena su mochila de objetos de riesgo; de que el primer filtro de precaución se encuentra en casa; y de que las cosas no pasan por casualidad, sino que son consecuencia de muchos factores que, en su mayoría, se pueden prevenir. Focos rojos… ¿Cómo detectarlos? Hay diversas señales que nuestros hijos nos envían cuando algo no está bien en su universo: conductas o comportamientos fuera de lo normal, actitudes violentas o de indiferencia, cambios en sus hábitos o intereses. Situaciones que pueden ser realmente alarmantes o en ocasiones tan sutiles que es casi imposible notarlas. Lo importante es que nuestros vínculos con ellos sean fuertes que esos indicadores, señales, y conductas o factores de riesgo, nunca pasen desapercibidos. ¡Observar, observar y observarlos más! Algunas de estas señales son:
  1. Comportamientos extraños, cambio de rutinas, alteraciones de hábitos alimenticios o de sueño.
  2. Abandono de amistades o intereses (por ejemplo un hobbie o deporte que antes disfrutaban mucho).
  3. Aislamiento y adicción a videojuegos violentos.
  4. Maltrato a los demás, comúnmente a hermanos o amigos.
  5. En casos más graves, manifestaciones de crueldad hacia seres más vulnerables.
  6. Constante búsqueda de situaciones de peligro o de conductas de alto riesgo.
  7. Búsqueda de “información” o material inadecuado en internet o redes sociales.
  8. Fracaso o deserción escolar.
  ¿Cómo saber cuál es la causa? Son muchas las razones que pueden desencadenar estos graves problemas en nuestros hijos, pero definitivamente el factor clave en la mayoría de los casos es que ellos se sienten “invisibles”, por ello es de vital importancia hacerles saber que siempre estamos para ellos, que tenemos tiempo y voluntad para escucharlos, que son importantes para nosotros y que, sin importar qué, su casa y su colegio son los lugares más seguros que pueden encontrar. Otras causas importantes son:
  • Rechazo afectivo.
  • Sentimientos de abandono o de soledad.
  • Falta de atención.
  • Falta de límites.
  • Carencia de un modelo a seguir.
  • Cero tolerancia a la frustración.
  • Exceso de uso de redes sociales, videojuegos y/o plataformas de streaming como YouTube, Netflix o Prime.
  • Exceso de bienes materiales de acuerdo a su edad.
  • Familias ausentes (por negligencia o descuido).
  • Familias y/o amistades tóxicas (con altos grados de violencia, abuso físico o emocional, maltrato, adicciones o autodestructivas).
  ¿Cómo solucionarlo? Afortunadamente, así como son muchas las causas que encontramos, también son muchos los factores de prevención, protección y/o solución a estas preocupantes conductas, es por eso que es importante que como padres, seamos constantes y amorosos y llevemos a cabo las siguientes estrategias:  
  • Hacer saber a nuestros hijos que son amados, vistos, escuchados y tomados en cuenta a cada momento, manteniendo una comunicación abierta y efectiva con ellos. Hablar menos y escucharlos más.
  • Promover la convivencia familiar sana, buscando actividades que todos disfruten y brindando tiempo de calidad.
  • Construir y fortalecer vínculos de amor y confianza con ellos.
  • Acompañarlos en cada parte de su desarrollo físico y emocional (identificando las características de cada etapa para poder notar cualquier indicador fuera de lo común).
  • Conocer a sus amigos (incluyendo sus familias y valores) y procurar que pasen tiempo en espacios seguros (de ser posible nuestro propio hogar).
  • Evitar cualquier tipo de violencia en casa.
  • Hacerlos responsables de sus cosas y de su persona (aunque no debemos dejar de revisar sus cosas y espacios de vez en cuando).
  • Limitar el uso de dispositivos (no darles más que lo que de verdad sea necesario), establecer reglas para el uso de la tecnología y supervisar continuamente el uso de redes sociales, internet, videojuegos y plataformas de streaming.
  • No darles más dinero en efectivo del que necesitan.
  • Recordar que la revisión de mochila empieza desde casa (estar pendientes de que por ningún motivo tengan drogas, vapes, alcohol, pornografía, ni mucho menos acceso a armas blancas o de fuego (incluyendo de diábolos, balines o de imitación).
  Prevención=Bienestar Ser conscientes de lo que cargan nuestros hijos y alumnos es importante, pero lograr que esa carga sea ligera y (aún mejor) sana, lo es aún más. Estemos ahí para ellos, conozcámoslos y observémoslos, educando desde valores que los hagan fuertes, trabajando en una alianza casa-colegio que les de seguridad y estableciendo límites amorosos que les den la certeza de lo que se espera de ellos. ¿Queremos seres humanos íntegros, éticos, morales, conscientes, asertivos y responsables de sus acciones?  Empecemos ya a llenar sus “mochilas” de contención emocional, acompañamiento, guía, ejemplo, confianza y amor por sí mismos, por los que los rodean, por su país y por el mundo. ¡ Conócenos ya y descubre por qué nos distinguimos por ofrecer la amalgama perfecta entre excelencia educativa, innovación tecnológica y desarrollo socioemocional!          " ["post_title"]=> string(69) "Mochila segura: ¿sabemos realmente qué “cargan” nuestros hijos?" ["post_excerpt"]=> string(137) "Alejandra Ruiz nos comparte la importancia de detectar las señales de malestar en los estudiantes en este regreso a clases presenciales." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(58) "mochila-segura-sabemos-realmente-que-cargan-nuestros-hijos" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-04-29 12:14:06" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-04-29 17:14:06" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78361" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(16) ["max_num_pages"]=> float(8) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "6d8b658edfd8b1b08ca79eccfd697082" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Mochila segura: ¿sabemos realmente qué “cargan” nuestros hijos?

Alejandra Ruiz nos comparte la importancia de detectar las señales de malestar en los estudiantes en este regreso a clases presenciales.

abril 29, 2022

Las mejores lecciones

Desde la maceta de una planta de orégano  en casa, la naturaleza es capaz de convertirse en la mejor maestra de vida.

mayo 3, 2022




Más de categoría
Propuestas infalibles para deshacerte del drama

Propuestas infalibles para deshacerte del drama

Alejarlo para siempre te permitirá disfrutar de una vida abundante y en paz.

mayo 25, 2022

¿Qué es vivir en Atención Plena?

Sobre el Mindfulness hay muchos mitos. Muy pocos saben cómo alcanzarlo y ponerlo en práctica. Maribel Rodríguez Pacheco, especialista...

mayo 23, 2022
LA CONSTITUCIÓN. ¿Y ESO CON QUÉ SE COME?

LA CONSTITUCIÓN. ¿Y ESO CON QUÉ SE COME?

La Carta Magna busca proteger los derechos e intereses de todos los ciudadanos en relación con el actuar del...

mayo 19, 2022
La importancia de cerrar ciclos

La importancia de cerrar ciclos

Vivir en el pasado implica anclarte a la tristeza y al sufrimiento.

mayo 18, 2022