La importancia de la supervisión parental para evitar la hipersexualización de los menores de edad

Podemos definir que la hipersexualización como “la sexualización de las expresiones, posturas o códigos de la vestimenta considerados como demasiado precoces”. Existen series como guapis (cuties), juguetes, caricaturas, bailes (perreo) y programas que promueven la hipersexualización en...

26 de agosto, 2020

Podemos definir que la hipersexualización como “la sexualización de las expresiones, posturas o códigos de la vestimenta considerados como demasiado precoces”. Existen series como guapis (cuties), juguetes, caricaturas, bailes (perreo) y programas que promueven la hipersexualización en los menores de edad, y los estigmatizan haciéndolos probables víctimas de pederastas, porque los niños al estar tan expuestos por las señales que reciben del entorno lo ven como algo cotidiano. 

La hipersexualización en la publicidad se ha vuelto tan común que pocos se dan cuenta de los efectos que tiene sobre ellos y en sus relaciones interpersonales, o sencillamente no les importa.

La hipersexualización es la obsesión por resaltar los atributos sexuales por encima de todas las demás cualidades que pueda tener un individuo. Uno de sus principales promotores son los medios de comunicación en su conjunto, ya que tienen un gran alcance a nivel social y cultural. Aunque, la mayoría de las veces que se menciona este hecho, se hace referencia únicamente al efecto que tiene sobre la mujer, es un fenómeno que recae sobre los hombres también. Ello se puede observar en estrellas para adolescentes, pues la hipersexualización de la figura de músicos y actores adolescentes, muchas veces también recae sobre los niños y en consecuencia, sobre su autoimagen y desarrollo psicosexual.

Este fenómeno ha sido recientemente considerado como un objeto de estudio para sociólogos y psicólogos, puesto que se observa un incremento veloz de la hipersexualización en la sociedad a nivel global, en la mayoría de los casos, sin que la misma sociedad lo note. Podemos observar este fenómeno en muchos ámbitos de la vida, desde espectaculares, anuncios televisivos, elencos para películas y televisión, la apariencia de cantantes, la creciente hipersexualización de los modelos y actores tanto femeninos como masculinos, y, claro, en la interacción día a día entre amigos y desconocidos.

Consecuencias de la hipersexualización infantil

Las consecuencias de este patrón de hipersexualización pueden ser muy graves, tanto a nivel individual como a nivel social:

  • La identidad personal y la autoestima se construyen tomando como base la imagen, la apariencia. Los niños y niñas aprenden a valorarse a sí mismos por su atractivo físico. Este atractivo está dictado por los medios, lo que socialmente es atractivo, muchas veces se ajusta a unos cánones innaturales, insanos que no admiten, ni mucho menos valoran la heterogeneidad de la especie humana.
  • La autoestima, por lo tanto, se apoya en valores superficiales y sesgados. Se apoya en ideales imposibles, difíciles de alcanzar y perecederos.
  • Las consecuencias en el desarrollo de las niñas y niños son demoledoras. Se está creando una generación de hombres, y sobre todo mujeres frágiles, vulnerables y sin autoestima.
  • La batalla con uno mismo, en busca del ideal, es constante. Esta lucha es una batalla que no se puede ganar, ya que en muchos casos se convierte en una confrontación contra las leyes físicas y biológicas fundamentales. Como consecuencia, estas personitas quedan condenadas a una frustración crónica, por no llegar a alcanzar el ideal social impuesto.
  • Hasbro anunció que decidió retirar del mercado la muñeca ‘Poppy’ de la cinta ‘Trolls Worlds Tour’ debido a la controversia que generó su diseño, tiene un botón parlante debajo de la falda. Consumidores señalan que promueve el abuso infantil.

El juguete tiene como atractivo que al presionar un botón en su estómago la muñeca emite diferentes frases como: “¿Qué tal un abrazo?”. Al apretar un segundo botón ubicado entre sus piernas, la muñeca emite sonidos como “¡Oh!” y “¡Whee!” como lo muestra un video que se viralizó en redes sociales.

 

Comentarios
object(WP_Query)#17661 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(28067) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "10-11-2021" ["before"]=> string(10) "08-12-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(28067) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "10-11-2021" ["before"]=> string(10) "08-12-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17660 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17667 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17707 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "10-11-2021" ["before"]=> string(10) "08-12-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(462) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-11-10 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-12-08 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (28067) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17657 (24) { ["ID"]=> int(72556) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-15 10:24:19" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-15 15:24:19" ["post_content"]=> string(5484) "“La rapidez que es una virtud, engendra un vicio, que es la prisa.”  – Gregorio Marañón (1887 -1960), médico y escritor español. Lunes, que parece domingo entre semana (aunque suene a chiste), para disfrutar de un Buen Fin con ofertas comerciales por todas partes y con ello la sensación de que es cuestión de vida o muerte comprar todo cuanto se pueda (que no para lo que alcance) con el aguinaldo, que por cierto muchos no han cobrado todavía y otros ni siquiera cobrarán (por obvias razones pandémicas).  Cuando renuncié a mi vida laboral también lo hice a la idea de “nómina”, “quincena”, “aguinaldo”, “fin de semana”, “vacaciones” y todo ese argot laboral que utilizan quienes ocupan un lugar en las oficinas de esta ciudad, pero a cambio, disfruto de periodos vacacionales en momentos en los que todos laboran y de prestaciones que ningún puesto de organigrama otorga porque el mundo laboral funciona con fórmulas distintas a la vida cotidiana que lo hacen parecer enemigo de lo importante y esencial. Hace algunos días leí un tweet que me hizo reflexionar respecto a la actual cultura laboral: “¿Qué tal esto? México es de los países en los que se trabaja más horas al día. Pero esto es algo que tendrían que cuidar las empresas. No tendría que llegar hasta el Estado para ponerle un alto”. El mensaje se refería a una noticia que informaba respecto a que Portugal hace ilegal que los jefes envíen mensajes fuera del horario laboral como una nueva política para el “teletrabajo”, algo muy lejano de suceder en nuestro querido México en tiempos en los que (y cito al personaje de Mafalda) “Como siempre, lo urgente no deja tiempo para la importante”.  Y ¿qué es eso importante? Para algunos será su familia, para otros la salud, algunos pensarán en su pareja y otros más en la reunión de jueves con los amigos, pero también lo es el descanso, la alegría, el momento del ocaso, la sonrisa de nuestro hijo al nacer o el abrazo de quien amamos: todo eso que nos perdemos por la manía de la prisa (de priesa = prontitud y rapidez, necesidad o deseo de ejecutar algo con urgencia), creyendo que por ir más rápido somos más productivos. Olvidamos que ni “Roma no se hizo en un día” ni la semilla florece al día siguiente de ser sembrada. En 2006 se estrenó “The Devil Wears Prada”, una comedia estadounidense que más tarde se volvió entrañable para el gusto popular y el cine comercial gracias a la entonces consolidación actoral de Meryl Streep y Stanley Tucci (actores principales del filme). En el clímax hay una diálogo entre Tucci y Hathaway en el que escuchamos decirle: “Avísame cuando toda tu vida esté arruinada, será el momento de un ascenso”. En las siguientes escenas, vemos cómo Andy (el personaje de Hathaway) alcanza el máximo nivel en su rango pero en contraste, descubre el entramado que exige el mundo laboral con jefes muy demandantes, horarios extremos, sacrificios personales e incluso, la pérdida de valores; lo cual no está dispuesta a sacrificar y decide renunciar para dedicarse a lo que realmente la apasiona. El guion está basado en la historia real de la asistente de Anna Wintour (editora de Vogue) y de él pueden desprenderse diversas lecciones pero eso será en otra colaboración. Lo cierto es que vivimos de prisa, casi contra reloj sumergidos en una carrera por producir, lograr, destacar, adquirir, demostrar y un largo etcétera que nos separa de #laspequeñascosas de la vida y nos empuja a creer que un Buen Fin es sinónimo de aprovechar las “mejores ofertas del año”, pasar horas encerrados en centros comerciales y gastar lo poco o mucho que hemos ganado en el último año pandémico. De la pluma de Virginia Wolf: “No hay prisa. No hay necesidad de brillar. No es necesario ser nadie salvo uno mismo”. Se decía que la pandemia nos dejaría grandes lecciones de vida, que marcaría un cambio de paradigma para todos; tal vez así fue o tal vez no, cada uno que juzgue según su experiencia, lo cierto es que bien podemos aplicar eso de “Vísteme despacio que llevo prisa” porque esta experiencia se trata de vivir y no de sufrir. A manera de colofón: Se cumplen veinte meses desde que fuimos confinados en nuestros hogares a causa del COVID-19 y en distinta proporción tenemos una cierta necesidad de libertad, de divertirnos, de distraernos y de salir pero seguimos en pandemia, el virus sigue ahí fuera y desbordarnos ahora puede traer lamentables consecuencias. ¡No bajes la guardia!" ["post_title"]=> string(26) "Las pequeñas cosas: prisa" ["post_excerpt"]=> string(168) "La prisa provoca que nos sumerjamos  en una carrera por producir, lograr, destacar, adquirir, demostrar, consumir… mientras la vida se pasa sin que nos demos cuenta." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(24) "las-pequenas-cosas-prisa" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-15 10:24:19" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-15 15:24:19" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=72556" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17615 (24) { ["ID"]=> int(72421) ["post_author"]=> string(3) "187" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-10 11:24:39" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-10 16:24:39" ["post_content"]=> string(4988) "La resiliencia es la capacidad que tenemos los seres humanos para superar la adversidad; implica echar mano de nuestra “cajita de herramientas” para reestructurarnos, recuperar el equilibrio e incorporarnos a nuevas circunstancias y necesidades. La resiliencia es pues, un proceso adaptativo y también una actitud ante la vida.  Tomás Navarro, en su libro maravilloso Kintsukuroi, el arte de curar heridas emocionales, refiere que hay cinco formas de reaccionar ante la adversidad. Descubre con cuál te identificas para que a partir de ello refuerces tu nivel de fortaleza. Tipo de persona 1. Interpreta la adversidad como un reto que está dispuesta a enfrentar. Posee un grado elevado de control ante una situación complicada. Su actitud es optimista y siempre tiene un papel protagónico. Tipo de persona 2. Evita o niega la realidad. Este tipo de persona huye de las amenazas, tiene una visión ingenua y minimiza tanto los problemas como las consecuencias, pero todo desde un tono emocional sereno. Tipo de persona 3. Suele caer en el fatalismo, tiene un nulo control de sus emociones y su actitud es de resignación. Presenta pasividad en todo momento y nunca se involucra en la solución de los problemas. Tipo de persona 4. Cae fácilmente en la desesperanza y constantemente se siente amenazada. No tiene control de sus emociones, su actitud es pesimista y se involucra de forma mínima en la solución de problemas. Presenta una tendencia a caer en depresión. Tipo de persona 5. Siempre se muestra preocupada y ansiosa, todo el tiempo se siente amenazada y la incertidumbre se apodera fácilmente de él o ella. Busca compulsivamente sentirse segura. Las siguientes preguntas clave indican el nivel de éxito o fracaso para superar la adversidad. Te animo a que escribas tus respuestas en un cuaderno y las analices.
  1. ¿Cómo interpreto la adversidad, qué significado le doy a lo que estoy viviendo?
  2. ¿Creo que puedo hacer algo para enfrentar mi situación o es imposible?
  3. ¿Cómo voy valorando la evolución de mi adversidad?
  4. ¿Cuál está siendo mi respuesta emocional ante lo que estoy experimentando?
Navarro nos invita a adquirir recursos para enfrentar la adversidad y aprender a gestionarla. Ante los golpes de la vida propone:
  • Evaluar los daños psicológicos, físicos, afectivos y sociales
  • Sacudirse el polvo
  • Regresar a luchar (trabajar) más sabios y con más recursos
Aunque en un inicio se creyó que los seres humanos nacíamos siendo resilientes, los expertos han llegado a la conclusión de que aunque hay personas que desde siempre muestran esta capacidad adaptativa, otras no; la buena noticia es que todos podemos aprender a desarrollarla.  María Isabel Martínez Torres, de la Facultad de Psicología de la UNAM, propone algunas acciones para desarrollar la resiliencia:
  • Crear redes de apoyo
  • Fortalecer los vínculos afectivos
  • Dar y recibir afecto (recuerda que dando es como recibimos; ah, y es mejor si lo haces sin esperar nada a cambio)
  • Identificar todo aquello que nos ayuda a superar los momentos complejos y dolorosos, y a resolver los conflictos
¿Cuáles son tus herramientas de apoyo para superar los momentos dolorosos? ¿Cómo las has identificado? ¿Te han ayudado? ¿Piensas que necesitas adquirir nuevas habilidades? ¡Cuéntame!  Twitter: @nanfuentes2021 / LinkedIn: Nancy Fuentes Juárez / [email protected]  " ["post_title"]=> string(33) "¿Y tú qué tan resiliente eres?" ["post_excerpt"]=> string(105) "¿Cómo interpretas lo que te sucede a diario? ¿Aceptas con tus circunstancias o muestras resistencia? " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(28) "y-tu-que-tan-resiliente-eres" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-10 11:24:39" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-10 16:24:39" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=72421" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17657 (24) { ["ID"]=> int(72556) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-15 10:24:19" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-15 15:24:19" ["post_content"]=> string(5484) "“La rapidez que es una virtud, engendra un vicio, que es la prisa.”  – Gregorio Marañón (1887 -1960), médico y escritor español. Lunes, que parece domingo entre semana (aunque suene a chiste), para disfrutar de un Buen Fin con ofertas comerciales por todas partes y con ello la sensación de que es cuestión de vida o muerte comprar todo cuanto se pueda (que no para lo que alcance) con el aguinaldo, que por cierto muchos no han cobrado todavía y otros ni siquiera cobrarán (por obvias razones pandémicas).  Cuando renuncié a mi vida laboral también lo hice a la idea de “nómina”, “quincena”, “aguinaldo”, “fin de semana”, “vacaciones” y todo ese argot laboral que utilizan quienes ocupan un lugar en las oficinas de esta ciudad, pero a cambio, disfruto de periodos vacacionales en momentos en los que todos laboran y de prestaciones que ningún puesto de organigrama otorga porque el mundo laboral funciona con fórmulas distintas a la vida cotidiana que lo hacen parecer enemigo de lo importante y esencial. Hace algunos días leí un tweet que me hizo reflexionar respecto a la actual cultura laboral: “¿Qué tal esto? México es de los países en los que se trabaja más horas al día. Pero esto es algo que tendrían que cuidar las empresas. No tendría que llegar hasta el Estado para ponerle un alto”. El mensaje se refería a una noticia que informaba respecto a que Portugal hace ilegal que los jefes envíen mensajes fuera del horario laboral como una nueva política para el “teletrabajo”, algo muy lejano de suceder en nuestro querido México en tiempos en los que (y cito al personaje de Mafalda) “Como siempre, lo urgente no deja tiempo para la importante”.  Y ¿qué es eso importante? Para algunos será su familia, para otros la salud, algunos pensarán en su pareja y otros más en la reunión de jueves con los amigos, pero también lo es el descanso, la alegría, el momento del ocaso, la sonrisa de nuestro hijo al nacer o el abrazo de quien amamos: todo eso que nos perdemos por la manía de la prisa (de priesa = prontitud y rapidez, necesidad o deseo de ejecutar algo con urgencia), creyendo que por ir más rápido somos más productivos. Olvidamos que ni “Roma no se hizo en un día” ni la semilla florece al día siguiente de ser sembrada. En 2006 se estrenó “The Devil Wears Prada”, una comedia estadounidense que más tarde se volvió entrañable para el gusto popular y el cine comercial gracias a la entonces consolidación actoral de Meryl Streep y Stanley Tucci (actores principales del filme). En el clímax hay una diálogo entre Tucci y Hathaway en el que escuchamos decirle: “Avísame cuando toda tu vida esté arruinada, será el momento de un ascenso”. En las siguientes escenas, vemos cómo Andy (el personaje de Hathaway) alcanza el máximo nivel en su rango pero en contraste, descubre el entramado que exige el mundo laboral con jefes muy demandantes, horarios extremos, sacrificios personales e incluso, la pérdida de valores; lo cual no está dispuesta a sacrificar y decide renunciar para dedicarse a lo que realmente la apasiona. El guion está basado en la historia real de la asistente de Anna Wintour (editora de Vogue) y de él pueden desprenderse diversas lecciones pero eso será en otra colaboración. Lo cierto es que vivimos de prisa, casi contra reloj sumergidos en una carrera por producir, lograr, destacar, adquirir, demostrar y un largo etcétera que nos separa de #laspequeñascosas de la vida y nos empuja a creer que un Buen Fin es sinónimo de aprovechar las “mejores ofertas del año”, pasar horas encerrados en centros comerciales y gastar lo poco o mucho que hemos ganado en el último año pandémico. De la pluma de Virginia Wolf: “No hay prisa. No hay necesidad de brillar. No es necesario ser nadie salvo uno mismo”. Se decía que la pandemia nos dejaría grandes lecciones de vida, que marcaría un cambio de paradigma para todos; tal vez así fue o tal vez no, cada uno que juzgue según su experiencia, lo cierto es que bien podemos aplicar eso de “Vísteme despacio que llevo prisa” porque esta experiencia se trata de vivir y no de sufrir. A manera de colofón: Se cumplen veinte meses desde que fuimos confinados en nuestros hogares a causa del COVID-19 y en distinta proporción tenemos una cierta necesidad de libertad, de divertirnos, de distraernos y de salir pero seguimos en pandemia, el virus sigue ahí fuera y desbordarnos ahora puede traer lamentables consecuencias. ¡No bajes la guardia!" ["post_title"]=> string(26) "Las pequeñas cosas: prisa" ["post_excerpt"]=> string(168) "La prisa provoca que nos sumerjamos  en una carrera por producir, lograr, destacar, adquirir, demostrar, consumir… mientras la vida se pasa sin que nos demos cuenta." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(24) "las-pequenas-cosas-prisa" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-15 10:24:19" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-15 15:24:19" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=72556" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(13) ["max_num_pages"]=> float(7) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "a591be5cfcfde281eba43c63d5da3dab" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Las pequeñas cosas: prisa

La prisa provoca que nos sumerjamos  en una carrera por producir, lograr, destacar, adquirir, demostrar, consumir… mientras la vida se pasa sin...

noviembre 15, 2021
¿Y tú qué tan resiliente eres?

¿Y tú qué tan resiliente eres?

¿Cómo interpretas lo que te sucede a diario? ¿Aceptas con tus circunstancias o muestras resistencia?

noviembre 10, 2021




Más de categoría
Las pequeñas cosas: Lumière

Las pequeñas cosas: Lumière

Es imperante encender nuestra fuente de luz para iluminarnos hacia la dirección correcta donde queremos que lleguen nuestros anhelos.

diciembre 6, 2021
Ideas para superar una ruptura amorosa de forma inteligente

Ideas para superar una ruptura amorosa de forma inteligente

Aplica la inteligencia emocional y manda a volar la tristeza y la apatía.

diciembre 1, 2021

Las pequeñas cosas: tristeza

El aislamiento nos ha convertido en fieras y al salir nuevamente a la tan ansiada “libertad” estamos pasando por...

noviembre 29, 2021

Yo viví violencia - Día contra la violencia de género

Les platico un poco de mi historia, el por qué soy feminista y cómo decidí resignificar este episodio de...

noviembre 25, 2021