Ideas para superar una ruptura amorosa de forma inteligente

Aplica la inteligencia emocional y manda a volar la tristeza y la apatía.

1 de diciembre, 2021 Ideas para superar una ruptura amorosa de forma inteligente

Recientemente todos hemos vivido momentos complejos, en los que nos cuestionamos al tiempo que experimentamos una ola de pensamientos y emociones. Si en plena pandemia experimentamos la ruptura de una relación amorosa, el panorama se torna más que desolador. Pero tranquilo, nada es tan terrible y siempre se puede salir del bache.

La frase “todo depende del cristal con se mire”, es cierta. No digo que alejarnos de alguien a quien amamos no sea duro, todo lo contrario, el corazón se estruja, sentimos que nuestro mundo se derrumba y creemos ciegamente que jamás volveremos a experimentar felicidad. Pero esto también es una falacia. Otra vez, todo depende de cómo afrontemos la situación.

Lo que experimentamos con cierta persona es sólo una experiencia más. Adivinar lo que hay en la cabeza del otro o juzgar sus acciones sólo nos conducirá a sentirnos como objetos que pueden ser desechados en cualquier momento.

¿Qué habré hecho mal?, ¿habrá encontrado a alguien mejor que yo?, ¿será que debo modificar mi conducta? Todas son preguntas que en algún momento de la vida nos hemos hecho, por lo menos una vez. Entre más pensamos en ello más nos enredamos y nos sentimos culpables. Pero no, no lo somos, tampoco la otra persona.

Es más sano pensar que la manera de actuar de la otra persona tiene que ver sólo con esa persona, con sus creencias y todo lo que ha aprendido y absorbido a lo largo de su vida. Pensar de esta manera nos ayudará a sentir que somos nosotros quienes controlamos la situación y no al revés, también nos llevará a tener claridad mental. Independientemente de lo sucedido somos seres humanos valiosos y ese valor proviene de nuestro interior y no de la aceptación o aprobación de los demás.

Por más dolorosa que sea esta experiencia podemos verlo como una oportunidad para trabajar en lo que nos hace falta mejorar, y no como algo que nos daña o nos etiqueta ([email protected], [email protected], solterona, [email protected], [email protected], etc.).

Pensemos que la otra persona jamás quiso herirnos, únicamente actuó como sabe; sus acciones sólo tienen que ver con él o ella misma y con la forma en la que percibe el mundo. Recuerda, los demás hacen cosas, pero somos nosotros quienes decidimos si nos afectan o no.

Todo lo que nos brinden los demás ¡bienvenido!, pero que sólo sea un extra y no la gasolina que necesitamos para avanzar porque entonces el día que no lo tengamos ¿nos detendremos? No dependamos de la motivación externa o de alguien más para ser felices.

Para estar en paz necesitamos enfocarnos en nosotros mismos; voltear hacia los demás, poner toda nuestra atención en lo que hacen o dejan de hacer, tratar de cambiar su manera de pensar y de actuar sólo nos saca del camino, de nuestro camino, nos distrae para no atender lo importante, y lo más importante somos nosotros. No se trata de ser egoístas sino de saber que si no estamos bien con nosotros mismos no podremos estar bien con los demás. No es posible dar a otros lo que no nos auto-brindamos.

Como dice Tomás Navarro en su libro Kintsukuroi, el arte de curar heridas emocionales, “nunca renunciemos a vivir, el dolor, por muy profundo que sea siempre es temporal, y siempre, después de la más oscuras de las noches, siempre sale el sol”. El autor también plantea que nunca regalemos nuestra vida, sólo hay que compartirla.

Nuestra vida y nuestro corazón son nuestros. Desde luego que podemos compartir lo que hay en ese órgano que late fuerte, pero también debemos asegurarnos de que siempre permanezca con nosotros pues sólo nosotros sabemos cómo cuidarlo y lo que necesita.

Como dice la psiquiatra española Marián Rojas Estapé, la felicidad no tiene que ver con lo que nos sucede sino con la manera en la que lo interpretamos. Recordemos que la vida es cambio y si queremos ser felices tenemos que aceptar esta idea e incorporarla de la mejor manera a nuestra vida. 

Receta para brindar alivio

Lo primero es identificar cosas y situaciones que nos generen bienestar. Hay que anotarlo en papelitos y guárdalos en una cajita. Cada vez que sintamos que el corazón se nos estruja saquemos un papelito y hagamos lo que dice, desde beber algo calientito, leer un libro, andar en bicicleta o comer nuestro postre favorito hasta practicar la escritura terapéutica, dibujar, tocar un instrumento, etc. A cada quien le hace feliz y le motiva algo. 

Una recomendación que hago es no beber alcohol mientras pienses que estás triste, la idea de tener una botella de tequila mientras escuchamos canciones de José José o José Alfredo Jiménez es buena para el guión de alguna novela o película, pero jamás para sentirnos bien y recomponernos.   

No corras, enfréntalo.

No se trata de rechazar lo que sentimos, al contrario. Si huimos de ese “monstruo” terrible lo que lograremos es que no deje de perseguirnos. Pero si lo enfrentamos podemos estar seguros de que dejará de dar lata y, poco a poco, terminará por aburrirse y marcharse.

Estas son ideas breves pero estoy segura que contribuirán a que veas la situación desde otra perspectiva. En este mundo siempre habrá alguien con quien podamos coincidir, compartir y sentirnos felices, pero sin creer que de ello depende el funcionamiento de nuestro motor, pues ese es interno y la gasolina para que arranque es tan única y especial que sólo podemos producirla nosotros mismos.

¿Quieres contarme cómo te sientes? ¡Contáctame!

[email protected] 

Twitter: @nanfuentes2021

LinkedIn: Nancy Fuentes Juárez

 

Comentarios
object(WP_Query)#17650 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(73086) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "29-12-2021" ["before"]=> string(10) "26-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(73086) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "29-12-2021" ["before"]=> string(10) "26-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17649 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17656 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17659 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "29-12-2021" ["before"]=> string(10) "26-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(462) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-12-29 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-01-26 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (73086) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17646 (24) { ["ID"]=> int(74306) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2022-01-06 10:37:08" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-01-06 15:37:08" ["post_content"]=> string(3787) "La convivencia humana es un juego en constante equilibrio. Damos, esperamos y recibimos, y de esta forma se construyen las relaciones humanas, muchas de ellas que, a la larga, llegan a ser muy entrañables. La mejor forma de ir por la vida es con la disposición de compartir el camino con quienes andan a nuestro mismo paso.  Lógico, el hecho de dar a otros  lleva implícita –al fin humanos--  la esperanza de recibir algo equivalente en correspondencia. Y de este juego de expectativas llegan a surgir sensaciones de inconformidad que terminan, muchas de las veces, en grandes rupturas. Ir ligeros por el camino, sin generar apegos que después nos lleven a sufrir.  Dar por el gusto de hacerlo, sin aplicar las matemáticas a la hora de entablar una relación.  Recibir lo que otros nos entregan, desde la idea  de  que  ofrecen  lo mejor que tienen.  Querer ajustar la conducta de otros a nuestras expectativas personales, conduce al caos. La reciprocidad es casi una utopía que muy pocas veces se consigue en una relación afectiva. Si se logra, será con tiempo y voluntad de las partes, de dar lo mejor uno para el otro en ambos sentidos. Hoy en día un elemento que interfiere mucho en este proceso es la comunicación por vía digital.  Yo envío un mensaje electrónico y en el fondo deseo que me respondan en el corto plazo. Paso por alto las necesidades del receptor quien, tal vez, no vea mi mensaje  tan pronto como yo quisiera, o no tiene la calma para sentarse a contestar. Solemos partir desde nuestra situación personal para suponer que, igual como yo tuve tiempo para sentarme a escribir, la otra persona  debe de tenerlo para contestarme. Por desgracia este tipo de comunicación ha generado conflictos inéditos que antes no experimentábamos. Las emociones son parte de nosotros mismos. No hay manera de sacudírnoslas como polvo.  El esperar que otro  corresponda a lo que creemos estar dando, genera frustración, tristeza y tal vez enojo.  No hay manera de eliminar estos estados de ánimo como por magia antes de seguir adelante.  Se trata más bien de procesarlos, de entender por qué me afecta lo que sucede y, sobre todo, preguntarme si estoy dispuesto a dar por el simple hecho de hacerlo, sin esperar algo a cambio. Todos necesitamos generar lazos emocionales que nos provean de bienestar y estabilidad, de manera que la clave para lograrlo es procurar personas que nos nutran las emociones, así como nosotros hacemos en sentido inverso.  Aprender a recibir lo que el otro nos da, aun cuando sea distinto de lo que hubiéramos esperado, considerando que, justo eso y nada más, es lo que el otro está en capacidad de compartir. El camino de la vida es más seguro si lo andamos en compañía. Tal vez no vayamos a la velocidad que lo haríamos por cuenta propia, pero de seguro que este paso provee mayor estabilidad y diversión.  Ir con personas que ven las cosas de manera distinta, nos amplía el panorama. Basta recordar que ninguno de nosotros es perfecto ni idéntico a nadie más, y que la clave de la convivencia es el respeto a la forma de ser de cada uno, con la mejor actitud.  El camino de la vida nos presenta hoy una nueva etapa por recorrer. Hagámoslo entonces con la mejor actitud, con suficiente generosidad y sabiduría, en el entendido de que dar de lo que tenemos no implica, de manera obligada, recibir lo que anhelamos.  ¡Feliz nuevo año! ¡A vivirlo con plenitud! ¡A abrir nuevos caminos con nuestros pasos!" ["post_title"]=> string(20) "El camino de la vida" ["post_excerpt"]=> string(202) "La reciprocidad es casi una utopía que muy pocas veces se consigue en una relación afectiva. Si se logra, será con tiempo y voluntad de las partes, de dar lo mejor uno para el otro en ambos sentidos." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(20) "el-camino-de-la-vida" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-01-06 10:37:08" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-01-06 15:37:08" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=74306" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17609 (24) { ["ID"]=> int(74736) ["post_author"]=> string(3) "187" ["post_date"]=> string(19) "2022-01-19 10:37:59" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-01-19 15:37:59" ["post_content"]=> string(3236) "La vida no es tan complicada como solemos pensar, tampoco es que busque “ensañarse” con nosotros. El Universo se rige por ciertas leyes, si las conocemos, estudiamos y logramos comprenderlas fluiremos mejor y nos irá igual.  Todo lo que damos regresa a nuestra vida, absolutamente todo. Si no estás totalmente convencido de esto te animo a mirar a tu alrededor. ¿Qué sucede cuando plantas una semilla, la riegas y la cuidas? Al cabo de unas semanas tienes una plantita hermosa, ¿cierto? ¿Y cuando le dices a tu hijo, pareja o algún ser querido palabras lindas, de esas que llegan directito al corazón? ¡Apuesto a que recibes un abrazo fuerte o alguna otra muestra de cariño, de inmediato!  Por el contrario, cuando vas en tu auto y respondes el insulto de otro conductor, ¿no es verdad que comienza un pleito que a veces deriva en algo grave? Pero si contienes el coraje y las ganas de devolver la agresión, el otro sencillamente sigue su camino.  ¿Qué pasa cuando le das alimentos saludables a tu cuerpo, o cuando abusas de algo que de antemano sabes que lo dañará? Si aún no estás convencido, tal vez valga la pena que recuerdes la tercera Ley de Newton, la cual indica que a toda acción corresponde una reacción; es decir, cuando un cuerpo ejerce una fuerza o acción sobre otro cuerpo, éste reacciona con una fuerza igual en magnitud y dirección, pero de sentido contrario.  La explicación anterior nos ayuda a comprender que todas nuestras acciones indudablemente tienen consecuencias. No es que la vida se trate de premios o castigos, sino de responsabilidad y de asumir que todas nuestras acciones derivarán en ciertas reacciones/consecuencias. Esto es posible únicamente cuando somos concientes y practicamos la honestidad, sobre todo con nosotros mismos.  Ser responsables de nuestros actos no nos libra de las adversidades de la vida, sencillamente porque la vida tiene matices, porque somos finitos y porque estamos aquí para aprender (las subidas y bajadas son normales), pero sí nos asegura tener una vida más conciente, más plena y, sobre todo, nos coloca en el círculo de la responsabilidad.  La invitación en esta ocasión es a reflexionar acerca de cómo te estás comportando con ciertas personas o cómo te comportas en ciertas circunstancias; a ser conciente, todos los días y en cada momento, de los resultados que tendrás con cada decisión que tomes, con cada acción que ejerzas. Al final el único responsable de tu vida eres tú [email protected]  Si te gustaron estas ideas te animo a compartirlas en tus redes. Si tienes alguna otra idea y quieres contarme, te invito a contactarme: Twitter: @nanfuentes2021 / Linkedin: Nancy Fuentes Juárez / [email protected]  " ["post_title"]=> string(18) "El efecto búmeran" ["post_excerpt"]=> string(147) "A menudo nos invade la queja y no entendemos por qué nos suceden ciertas cosas. La respuesta llega después de que somos concientes y honestos. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "el-efecto-bumeran" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-01-19 10:37:59" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-01-19 15:37:59" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=74736" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17646 (24) { ["ID"]=> int(74306) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2022-01-06 10:37:08" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-01-06 15:37:08" ["post_content"]=> string(3787) "La convivencia humana es un juego en constante equilibrio. Damos, esperamos y recibimos, y de esta forma se construyen las relaciones humanas, muchas de ellas que, a la larga, llegan a ser muy entrañables. La mejor forma de ir por la vida es con la disposición de compartir el camino con quienes andan a nuestro mismo paso.  Lógico, el hecho de dar a otros  lleva implícita –al fin humanos--  la esperanza de recibir algo equivalente en correspondencia. Y de este juego de expectativas llegan a surgir sensaciones de inconformidad que terminan, muchas de las veces, en grandes rupturas. Ir ligeros por el camino, sin generar apegos que después nos lleven a sufrir.  Dar por el gusto de hacerlo, sin aplicar las matemáticas a la hora de entablar una relación.  Recibir lo que otros nos entregan, desde la idea  de  que  ofrecen  lo mejor que tienen.  Querer ajustar la conducta de otros a nuestras expectativas personales, conduce al caos. La reciprocidad es casi una utopía que muy pocas veces se consigue en una relación afectiva. Si se logra, será con tiempo y voluntad de las partes, de dar lo mejor uno para el otro en ambos sentidos. Hoy en día un elemento que interfiere mucho en este proceso es la comunicación por vía digital.  Yo envío un mensaje electrónico y en el fondo deseo que me respondan en el corto plazo. Paso por alto las necesidades del receptor quien, tal vez, no vea mi mensaje  tan pronto como yo quisiera, o no tiene la calma para sentarse a contestar. Solemos partir desde nuestra situación personal para suponer que, igual como yo tuve tiempo para sentarme a escribir, la otra persona  debe de tenerlo para contestarme. Por desgracia este tipo de comunicación ha generado conflictos inéditos que antes no experimentábamos. Las emociones son parte de nosotros mismos. No hay manera de sacudírnoslas como polvo.  El esperar que otro  corresponda a lo que creemos estar dando, genera frustración, tristeza y tal vez enojo.  No hay manera de eliminar estos estados de ánimo como por magia antes de seguir adelante.  Se trata más bien de procesarlos, de entender por qué me afecta lo que sucede y, sobre todo, preguntarme si estoy dispuesto a dar por el simple hecho de hacerlo, sin esperar algo a cambio. Todos necesitamos generar lazos emocionales que nos provean de bienestar y estabilidad, de manera que la clave para lograrlo es procurar personas que nos nutran las emociones, así como nosotros hacemos en sentido inverso.  Aprender a recibir lo que el otro nos da, aun cuando sea distinto de lo que hubiéramos esperado, considerando que, justo eso y nada más, es lo que el otro está en capacidad de compartir. El camino de la vida es más seguro si lo andamos en compañía. Tal vez no vayamos a la velocidad que lo haríamos por cuenta propia, pero de seguro que este paso provee mayor estabilidad y diversión.  Ir con personas que ven las cosas de manera distinta, nos amplía el panorama. Basta recordar que ninguno de nosotros es perfecto ni idéntico a nadie más, y que la clave de la convivencia es el respeto a la forma de ser de cada uno, con la mejor actitud.  El camino de la vida nos presenta hoy una nueva etapa por recorrer. Hagámoslo entonces con la mejor actitud, con suficiente generosidad y sabiduría, en el entendido de que dar de lo que tenemos no implica, de manera obligada, recibir lo que anhelamos.  ¡Feliz nuevo año! ¡A vivirlo con plenitud! ¡A abrir nuevos caminos con nuestros pasos!" ["post_title"]=> string(20) "El camino de la vida" ["post_excerpt"]=> string(202) "La reciprocidad es casi una utopía que muy pocas veces se consigue en una relación afectiva. Si se logra, será con tiempo y voluntad de las partes, de dar lo mejor uno para el otro en ambos sentidos." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(20) "el-camino-de-la-vida" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-01-06 10:37:08" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-01-06 15:37:08" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=74306" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(11) ["max_num_pages"]=> float(6) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "774a15e2cdde94003ea93af2868de760" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

El camino de la vida

La reciprocidad es casi una utopía que muy pocas veces se consigue en una relación afectiva. Si se logra, será con tiempo...

enero 6, 2022
El efecto búmeran

El efecto búmeran

A menudo nos invade la queja y no entendemos por qué nos suceden ciertas cosas. La respuesta llega después de que somos...

enero 19, 2022




Más de categoría

Las pequeñas cosas: positivo, negativo

“Positivo” y “negativo” son dos términos cotidianos de la “nueva normalidad” que demuestran la relatividad en la que vivimos,...

enero 24, 2022

Certificación Great Place to Study: ¿la felicidad se puede medir?

El bienestar no solo se traduce en un mayor estado de felicidad, sino también en un ambiente más sano...

enero 21, 2022
El efecto búmeran

El efecto búmeran

A menudo nos invade la queja y no entendemos por qué nos suceden ciertas cosas. La respuesta llega después...

enero 19, 2022
Las pequeñas cosas: relatividad

Las pequeñas cosas: relatividad

El cambio es lo único constante y en la máquina de la relatividad en la que vivimos también estamos...

enero 17, 2022