Es momento de reinventarnos

Uno de los términos de moda es la reinvención. El reinventarse, el empezar de nuevo después de una trayectoria profesional, parece el mandato obligado de los tiempos que vivimos. La famosa crisis, que es difícil determinar si...

31 de julio, 2020

Uno de los términos de moda es la reinvención. El reinventarse, el empezar de nuevo después de una trayectoria profesional, parece el mandato obligado de los tiempos que vivimos. La famosa crisis, que es difícil determinar si ha pasado o no, ha obligado a que muchas personas, que daban por establecida su vida hasta la jubilación, hayan tenido que plantearse tomar un camino diferente.

Reinventarse supone pararse a pensar qué habilidades tengo, qué conocimientos  o, sencillamente, qué sé hacer o qué puedo aprender que me permita seguir adelante cuando las expectativas que tenía se han visto frustradas.

La reinvención no solo afecta al ámbito del trabajo. Las relaciones que terminan, los cambios sociales, la publicidad que nos presiona para dar más de nosotros mismos y cualquier otro factor que produzca un efecto similar, nos impulsa a hacer cambios. A veces, los cambios son menores y solo nos llevan a experimentar cosas diferentes o a incorporar a nuestra rutina algunas conductas inéditas hasta entonces. Otras veces, los cambios son más radicales.

La pérdida de trabajo o un divorcio, si no nos llevan a un bloqueo vital, nos ponen en una posición complicada que hace que nos cuestionemos si lo que dábamos por hecho hasta ese momento era cierto o no. Nos ponen en la disyuntiva de conformarnos y ver pacientemente cómo se nos escapan los días y las ilusiones lamentándonos o tomamos la decisión da hacer cosas diferentes, de cambiar el rumbo de nuestra vida.

Reinventarse supone elegir la segunda opción, la que nos saca del victimismo y la lamentación y nos obliga a coger impulso, a cerrar una etapa y abrir otra, incierta pero estimulante. Los cambios siempre se acompañan de incertidumbre y de dudas porque nunca podemos saber, por bien que hayamos calculado, qué va a pasar, qué hay al otro lado.

En esta época, en la que la esperanza de vida es cada vez mayor y el entorno es tan dinámico y tan impredecible, la posibilidad de hacer giros vitales y profesionales es enorme. Forzosos y voluntarios. Debemos perder el miedo a los cambios, a la incertidumbre y a nuestra propia inseguridad y reinventarnos una, dos o las veces que queramos. Eso significa que estamos vivos.




Comentarios
object(WP_Query)#4447 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(26641) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "09-04-2021" ["before"]=> string(10) "07-05-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(26641) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "09-04-2021" ["before"]=> string(10) "07-05-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(false) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18088 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18086 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18133 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "09-04-2021" ["before"]=> string(10) "07-05-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(462) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-04-09 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-05-07 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (26641) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18082 (24) { ["ID"]=> int(63566) ["post_author"]=> string(2) "81" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-09 08:55:30" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-09 13:55:30" ["post_content"]=> string(7341) "Es un hecho que para la mayoría de nosotros, el confinamiento por la pandemia de COVID 19 representó un duro golpe a nuestros hábitos y modo de vida en todo el mundo. Sin duda alguna, se modificaron las dinámicas familiares, impactando de manera directa la convivencia diaria y, en muchos casos, desgastando los vínculos y aumentando los niveles de violencia física y psicológica. Hace un año, por ejemplo, cada miembro de la familia tenía sus propias actividades y espacios determinados para socializar con otras personas, pero durante el tiempo de confinamiento todos hemos tenido que adaptarnos a una nueva forma de vida. Si bien es cierto que para algunos estos momentos han permitido una mayor integración y convivencia, para otros (quizá más de los que quisiéramos) se convirtieron en un catalizador de problemas preexistentes o que han ido surgiendo en el camino, los cuales cada vez se hacen más grandes y más difíciles de resolver.  Aunque todavía es muy pronto para contar con estadísticas absolutas al respecto, según datos de la DGCS de la UNAM, la Confederación de Colegios y Asociaciones de Abogados de México y otras instancias noticiosas y gubernamentales, el número de divorcios ha aumentado significativamente durante el confinamiento (los datos cambian según el estado y nivel socioeconómico de las parejas, pero las estimaciones oscilan entre cuatro y siete veces más que en circunstancias normales). El origen Además del ya mencionado cambio de rutinas y dinámicas familiares, los problemas económicos (desempleo, disminución de salarios, cierre de negocios, etc.), los factores sociales (ausencia de redes de apoyo y convivencia social, desigualdad de oportunidades, tener que acompañar la formación de los hijos ante el cierre de escuelas, falta de seguros de salud, etc.), y las afectaciones psicológicas (duelos inesperados, ansiedad, depresión, intolerancia, frustración, agresividad a diversos niveles e incluso enfermedades mentales mayores) han provocado graves fracturas en los matrimonios, por lo que para muchos de ellos, la única solución es la separación temporal o definitiva. Las consecuencias El divorcio es un proceso que puede durar mucho tiempo. A lo largo de él, existirán sentimientos de ambivalencia, desconfianza, indecisión o miedo al futuro y al escándalo, en el cual, tanto las parejas como los niños, viven en una constante inseguridad. Por esta razón es importante estar atentos a las conductas de todos los integrantes de la familia y, en caso de ser necesario, buscar ayuda profesional para manejar adecuadamente las circunstancias. Solo por mencionar un ejemplo, antes los hijos encontraban en el colegio un espacio para desahogarse y distraerse de los problemas de casa. Ahora, en el confinamiento y debido a que las clases son por televisión o, en el mejor de los casos, en línea, se ha vuelto más difícil para ellos encontrarlo y poder expresar lo que les pasa. Esto, aunado a las problemáticas propias de la pandemia, ha incrementado el aislamiento de niños y adolescentes, y que, en consecuencia, busquen refugio en videojuegos o redes sociales, o se muestren dispersos y poco atentos en las clases y parezcan desmotivados en sus actividades diarias.  Otros casos Una situación diferente, pero que puede influir de la misma forma (positiva o negativamente) en la estabilidad emocional de los niños son los casos de las familias que, en vez de separarse, deben volver a unirse porque el dinero ya no es suficiente para mantener dos hogares, ya sea por la situación laboral o porque la situación emocional o de salud de alguno de los hijos lo requiere. En estos casos es importante también estar atentos a los comportamientos o comentarios y buscar herramientas o estrategias que ayuden a sobrellevar los cambios de la mejor manera, evitando confusiones mayores para nuestros hijos. ¿Cuáles son los signos a los que debemos poner atención? Algunas de las “banderas rojas” más significativas y que nos indican que los hijos no la están pasando bien, no están digiriendo fácilmente el cambio o no se están adaptando fácilmente al proceso son: Tips y estrategias Algunas acciones que podemos poner en marcha para proteger la estabilidad de nuestros hijos durante un proceso de divorcio son:
  • Mantener rutinas diarias, estructuradas en tiempos y con actividades que, aunque deban permanecer dentro de casa, no deben perderse.
  • Buscar espacios en los que podamos compartir una actividad en común con ellos: pasear al perro, practicar algún deporte, tocar instrumentos musicales, jugar un videojuego, ver una película. 
  • Mantener las vías de comunicación abiertas, validar sus emociones, mostrarles comprensión, ser consistentes y consecuentes con los límites. 
  • Ser amorosos, llenarlos de abrazos y besos. 
  • Estar presentes y hacerles saber que, ante cualquier circunstancia, siempre seremos sus padres y siempre estaremos con ellos y siempre contarán con nuestro amor y apoyo.
  • Darles la seguridad de que esta situación, no solo la pandemia, sino la adaptación a nuevas rutinas, nuevos estatus emocionales e incluso a la nueva dinámica familiar, va a pasar.
Como dice el refrán. “Dar tiempo al tiempo” … No hay duda de que hoy, en medio de los difíciles momentos que vivimos, todo se ve a través de una lupa que magnifica los problemas, por lo que es claro que tomar decisiones a partir de la desesperación, la ansiedad, el miedo o la incertidumbre no es el mejor camino. Por ello, y si nos es posible, lo mejor es procurarse largos momentos para reflexionar, esperar a que pasen las crisis internas y externas y hacer una valoración profunda de los pasos que queremos dar, para evitar así consecuencias que afecten profundamente a nuestras familias. No obstante, sí es inevitable enfrentarnos a una separación, es importante también hacer un trabajo personal que nos ayude a procesar las circunstancias de la mejor manera, para poder aceptar los cambios y tomar decisiones asertivas que pongan el bienestar de nuestros hijos, siempre, en primer lugar." ["post_title"]=> string(84) "Divorcios y separaciones en pandemia: ¿Cómo ayudar a nuestros hijos en el proceso?" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(79) "divorcios-y-separaciones-en-pandemia-como-ayudar-a-nuestros-hijos-en-el-proceso" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-09 08:55:30" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-09 13:55:30" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63566" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18045 (24) { ["ID"]=> int(64661) ["post_author"]=> string(2) "35" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-29 07:59:10" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-29 12:59:10" ["post_content"]=> string(4459) "En el año y medio de incertidumbre mundial que llevamos a cuestas, se han digitalizado los pensamientos, los acuerdos y desacuerdos, las bienvenidas y muchas despedidas. Se nos han quedado los brazos vacíos porque también los abrazos están en poder de la tecnología y las risas y sonrisas viven del otro lado de cada pantalla electrónica. Se inventó y ajustó la vida de todos con actividades distintas a aquellas conocidas en la otra normalidad, hasta que todo se volvió una rutina como parte de la nueva normalidad de la que hablaron. A los pequeños, a los adolescentes y jóvenes se les inventó de todo para evitar la apatía y seguir con la dinámica de desarrollo escolar y familiar. Los adultos armaron su propia rutina de actividades.  ¿Y los adultos mayores? No hablo de los mayores de 60 que ya se vacunaron y revelaron una edad que no habían dicho. Hablo de los mayores muy mayores, los activos físicamente, los que aún tienen la fortaleza para bailar y subir y bajar escaleras. Pregunto también por aquellos que no se pueden mover fácilmente o que tropiezan con recuerdos confusos en su mente. De los adultos mayores ancianos que vieron cómo los jóvenes se quejaban de la quietud en la que vivían sin pensar que ya sus abuelitos ancianos viven en quietud por dos razones: porque nadie les hace caso y ya se acostumbraron a ser parte de la casa o porque ya no pueden moverse, escuchar, ver o caminar. Esta es otra de las tantas crisis que nos acechan, una de las crisis más silenciosas y tristes. Evelina, que pasó de la lucidez al ofuscamiento en pocos meses, se preguntó por qué de repente todo cambió. Resulta difícil que una persona de 90 años entienda que el mundo de afuera se había detenido y que su Centro de Actividades para seniors estaba cerrado, que las tardeadas de baile y su convivencia diaria no existían más. Fue difícil que entendiera que no podía ir a Costco a comer un hotdog y sentarse a platicar con alguien; que no podía ir a caminar por los pasillos del centro comercial.  Su confusión de tiempo y espacio se acrecentaba con el paso de los días. Recibió sus vacunas y vino a pasar una temporada con nosotros. Después de más de un año salió de su casa para volar a otro estado y a otro país.  Como experimento y sin saber si funcionaría, en casa hice para ella un espacio de estudio con su escritorio, silla ejecutiva, libretas, lápices, colores, un rompecabezas de piezas grandes, libros y música. Verse en el espejo: quien ella fue, quien está siendo y quien será porque ella cree en su futuro y lo planea. Había que jugar a los olvidos y reírse de los disparates. Inventar historias del futuro e imaginar cosas que no existen. Sentirse completa con sus 90 y reírse porque guardó los dientes en el estuche de los lentes. Escribir con las manos en sentido contrario porque la artritis le desvió los dedos y leer en voz alta para escuchar la voz y sentir la respiración. Grabó un video leyendo “En Paz” de Amado Nervo. Y dejó de lado los mismos recuerdos de tiempos pasados y darle la bienvenida a los nuevos para todos los mañanas que le faltan.  La pandemia para ella sigue siendo, solo que ahora sabe que puede recorrer su tiempo escribiendo y leyendo; que a través de los recuerdos puede planear su futuro y sabe que su tiempo vale y que el tiempo que nos regaló ha sido una muy valiosa escuela.  Yo estoy esperando que ustedes que me leen, hagan algo parecido con sus mayores y sepan que la sabiduría no está en Internet, la tenemos cerca de las manitas arrugadas y los ojos nublados de tanto que supieron ver. La vejez no es igual para todos, no sabemos cómo será para cada uno.  Un día seremos ancianos. Por eso, ahora que podemos, debemos reforzar la amistad con los nuestros, para que un día quieran cuidar de nosotros." ["post_title"]=> string(26) "Otra crisis de la pandemia" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(26) "otra-crisis-de-la-pandemia" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-29 08:01:51" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-29 13:01:51" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=64661" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18082 (24) { ["ID"]=> int(63566) ["post_author"]=> string(2) "81" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-09 08:55:30" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-09 13:55:30" ["post_content"]=> string(7341) "Es un hecho que para la mayoría de nosotros, el confinamiento por la pandemia de COVID 19 representó un duro golpe a nuestros hábitos y modo de vida en todo el mundo. Sin duda alguna, se modificaron las dinámicas familiares, impactando de manera directa la convivencia diaria y, en muchos casos, desgastando los vínculos y aumentando los niveles de violencia física y psicológica. Hace un año, por ejemplo, cada miembro de la familia tenía sus propias actividades y espacios determinados para socializar con otras personas, pero durante el tiempo de confinamiento todos hemos tenido que adaptarnos a una nueva forma de vida. Si bien es cierto que para algunos estos momentos han permitido una mayor integración y convivencia, para otros (quizá más de los que quisiéramos) se convirtieron en un catalizador de problemas preexistentes o que han ido surgiendo en el camino, los cuales cada vez se hacen más grandes y más difíciles de resolver.  Aunque todavía es muy pronto para contar con estadísticas absolutas al respecto, según datos de la DGCS de la UNAM, la Confederación de Colegios y Asociaciones de Abogados de México y otras instancias noticiosas y gubernamentales, el número de divorcios ha aumentado significativamente durante el confinamiento (los datos cambian según el estado y nivel socioeconómico de las parejas, pero las estimaciones oscilan entre cuatro y siete veces más que en circunstancias normales). El origen Además del ya mencionado cambio de rutinas y dinámicas familiares, los problemas económicos (desempleo, disminución de salarios, cierre de negocios, etc.), los factores sociales (ausencia de redes de apoyo y convivencia social, desigualdad de oportunidades, tener que acompañar la formación de los hijos ante el cierre de escuelas, falta de seguros de salud, etc.), y las afectaciones psicológicas (duelos inesperados, ansiedad, depresión, intolerancia, frustración, agresividad a diversos niveles e incluso enfermedades mentales mayores) han provocado graves fracturas en los matrimonios, por lo que para muchos de ellos, la única solución es la separación temporal o definitiva. Las consecuencias El divorcio es un proceso que puede durar mucho tiempo. A lo largo de él, existirán sentimientos de ambivalencia, desconfianza, indecisión o miedo al futuro y al escándalo, en el cual, tanto las parejas como los niños, viven en una constante inseguridad. Por esta razón es importante estar atentos a las conductas de todos los integrantes de la familia y, en caso de ser necesario, buscar ayuda profesional para manejar adecuadamente las circunstancias. Solo por mencionar un ejemplo, antes los hijos encontraban en el colegio un espacio para desahogarse y distraerse de los problemas de casa. Ahora, en el confinamiento y debido a que las clases son por televisión o, en el mejor de los casos, en línea, se ha vuelto más difícil para ellos encontrarlo y poder expresar lo que les pasa. Esto, aunado a las problemáticas propias de la pandemia, ha incrementado el aislamiento de niños y adolescentes, y que, en consecuencia, busquen refugio en videojuegos o redes sociales, o se muestren dispersos y poco atentos en las clases y parezcan desmotivados en sus actividades diarias.  Otros casos Una situación diferente, pero que puede influir de la misma forma (positiva o negativamente) en la estabilidad emocional de los niños son los casos de las familias que, en vez de separarse, deben volver a unirse porque el dinero ya no es suficiente para mantener dos hogares, ya sea por la situación laboral o porque la situación emocional o de salud de alguno de los hijos lo requiere. En estos casos es importante también estar atentos a los comportamientos o comentarios y buscar herramientas o estrategias que ayuden a sobrellevar los cambios de la mejor manera, evitando confusiones mayores para nuestros hijos. ¿Cuáles son los signos a los que debemos poner atención? Algunas de las “banderas rojas” más significativas y que nos indican que los hijos no la están pasando bien, no están digiriendo fácilmente el cambio o no se están adaptando fácilmente al proceso son: Tips y estrategias Algunas acciones que podemos poner en marcha para proteger la estabilidad de nuestros hijos durante un proceso de divorcio son:
  • Mantener rutinas diarias, estructuradas en tiempos y con actividades que, aunque deban permanecer dentro de casa, no deben perderse.
  • Buscar espacios en los que podamos compartir una actividad en común con ellos: pasear al perro, practicar algún deporte, tocar instrumentos musicales, jugar un videojuego, ver una película. 
  • Mantener las vías de comunicación abiertas, validar sus emociones, mostrarles comprensión, ser consistentes y consecuentes con los límites. 
  • Ser amorosos, llenarlos de abrazos y besos. 
  • Estar presentes y hacerles saber que, ante cualquier circunstancia, siempre seremos sus padres y siempre estaremos con ellos y siempre contarán con nuestro amor y apoyo.
  • Darles la seguridad de que esta situación, no solo la pandemia, sino la adaptación a nuevas rutinas, nuevos estatus emocionales e incluso a la nueva dinámica familiar, va a pasar.
Como dice el refrán. “Dar tiempo al tiempo” … No hay duda de que hoy, en medio de los difíciles momentos que vivimos, todo se ve a través de una lupa que magnifica los problemas, por lo que es claro que tomar decisiones a partir de la desesperación, la ansiedad, el miedo o la incertidumbre no es el mejor camino. Por ello, y si nos es posible, lo mejor es procurarse largos momentos para reflexionar, esperar a que pasen las crisis internas y externas y hacer una valoración profunda de los pasos que queremos dar, para evitar así consecuencias que afecten profundamente a nuestras familias. No obstante, sí es inevitable enfrentarnos a una separación, es importante también hacer un trabajo personal que nos ayude a procesar las circunstancias de la mejor manera, para poder aceptar los cambios y tomar decisiones asertivas que pongan el bienestar de nuestros hijos, siempre, en primer lugar." ["post_title"]=> string(84) "Divorcios y separaciones en pandemia: ¿Cómo ayudar a nuestros hijos en el proceso?" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(79) "divorcios-y-separaciones-en-pandemia-como-ayudar-a-nuestros-hijos-en-el-proceso" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-09 08:55:30" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-09 13:55:30" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63566" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(11) ["max_num_pages"]=> float(6) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "18ca815cca5782cdfb898da6a093310d" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Divorcios y separaciones en pandemia: ¿Cómo ayudar a nuestros hijos en el proceso?

Es un hecho que para la mayoría de nosotros, el confinamiento por la pandemia de COVID 19 representó un duro golpe a...

abril 9, 2021

Otra crisis de la pandemia

En el año y medio de incertidumbre mundial que llevamos a cuestas, se han digitalizado los pensamientos, los acuerdos y desacuerdos, las...

abril 29, 2021




Más de categoría

Otra crisis de la pandemia

En el año y medio de incertidumbre mundial que llevamos a cuestas, se han digitalizado los pensamientos, los acuerdos...

abril 29, 2021
buena influencia

La buena influencia

La influencia es la cualidad que otorga capacidad para ejercer un determinado control sobre el poder por alguien o algo. La...

abril 28, 2021

Las pequeñas cosas: infancia

“La única patria que tiene el hombre es su infancia.”  – Rainer María Rilke (1875 – 1926), poeta y...

abril 26, 2021

PEDAGOGÍA DE LA MUERTE, NECESARIA Y RADICAL

La pedagogía de la muerte es una disciplina científica cuyo objetivo es el estudio de la educación que incluye...

abril 26, 2021