Era Covid: Liderazgo y comprensión profunda del carácter global de la civilización humana

El líder1  que no entienda con profundidad la dinámica sistémica global en que estamos inmersos, no sólo se condena a sí mismo a la ineficacia de gestión, sino que condena a su propia nación al aislamiento y...

19 de marzo, 2021

El líder1  que no entienda con profundidad la dinámica sistémica global en que estamos inmersos, no sólo se condena a sí mismo a la ineficacia de gestión, sino que condena a su propia nación al aislamiento y al subdesarrollo. 

 

“Un necio no ve el mismo árbol que ve un sabio”.

-William Blake en Matrimonio del cielo y el infierno

 

En el artículo de la semana anterior se planteaba la pregunta acerca de qué características debe tener un líder para encarar los desafíos del siglo XXI.

Se afirmaba también que un líder de la Era Covid y Post-Covid, sin despreciar las propiedades de los liderazgos tradicionales como la honestidad, confianza en sí mismo, la vocación de servicio, la pasión por lo que hace, la búsqueda de la innovación, empatía y creatividad entre muchas otras, requiere además cuatro características que para los tiempos por venir lucen indispensables: 

1.- Comprensión profunda del carácter global de la civilización humana. 




2.- Capacidad de cambio, adaptación y rectificación.

3.- Entereza y ecuanimidad para lidiar con un mundo progresivamente incierto. 

4.- Consciencia de Ejemplaridad. 

Hoy desarrollaremos la primera:

 

Comprensión profunda del carácter global de la civilización humana

 

Más allá de los desafíos específicos de cada comunidad, región o país, la humanidad enfrenta retos estructurales que trascienden las fronteras nacionales.

Decíamos en el artículo anterior que la gran diferencia entre la “gripe española” de 1918 y la actual crisis de salud provocada por la Covid-19 radica en el hecho de que, mientras en la primera la contingencia sanitaria se “resolvió” como si se tratara de infinidad de epidemias independientes –provocando una cantidad de contagiados y fallecidos atroz–, ahora la hemos entendido y atendido, aun con todos los problemas, errores y limitantes que se quieran, como una pandemia global donde las distintas naciones han tenido que cooperar entre sí. Esto, además de salvar potencialmente millones de vidas, ha creado la posibilidad de comparar las medidas tomadas en un sitio para replicarlas en otros, ha dado pie a buscar soluciones generales, como limitar la movilidad o la búsqueda desesperada de una vacuna que otorgue inmunidad de grupo global en aras de conservar la salud y restablecer la actividades regulares propias de la civilización humana como la educación presencial, el libre tránsito de los individuos, la vida social y relacional y el turismo entre muchas otras.

Los niveles de globalización, interconexión e interdependencia entre las economías, la información, la educación, la salud y la tecnología, entre infinidad de aspectos, son cada vez más profundos e irreversibles. Lo mismo ocurre con la universalización de los derechos humanos y civiles, con la búsqueda de reducir la brecha de desigualdad de género, el rechazo a la discriminación en cualquiera de sus formas, reconociéndonos como diversas manifestaciones de la misma especie.

  Paradójicamente esta tendencia globalizadora no solo busca erradicar diferencias y homogeneizar la actividad humana sino que también implica abrazar la diversidad, el multiculturalismo, el multilateralismo en la solución de conflictos y diferencias, la aceptación y el reconocimiento del valor y el derecho del otro, acoger la riqueza que cada cultura y manifestación humana aporta para engrandecer el todo y un largo etcétera. 

A partir del devenir histórico y la lenta pero sostenida construcción de vínculos de todo tipo, en la actualidad los Estados se asientan sobre una estructura universal globalizada, a partir de la cual la humanidad se ha ido vinculando paulatinamente con mayor profundidad y complejidad en la inmensa mayoría de sus aspectos –economía, comercio, finanzas, industria, comunicaciones, cultura, entretenimiento, moda, educación, salud, etc.–  como lo que es: una sola especie, con problemas, deseos, intenciones, sueños, desafíos y carencias análogas. Y es desde ahí, desde esa singularidad en relación de interdependencia con las demás singularidades, desde donde cada nación conserva, pule y defiende, pero también enriquece sus atributos específicos, pero no desde el aislamiento o desde el atrincheramiento tras fronteras inexpugnables como ocurría en tiempos pasados, sino desde la interacción y el intercambio permanente. 

Adicional a esto, los grandes desafíos humanos que se configuraron como consecuencia de la asombrosa expansión que las interacciones humanas han tenido en los últimos dos siglos, aquellos que hoy ponen en duda nuestra continuidad en el planeta y nuestra viabilidad como especie, solo pueden encararse y resolverse desde una visión global. Retos como el cambio climático, la pobreza, la desigualdad en todas sus vertientes, la migración forzada, el tráfico de personas, la violencia, el narcotráfico, por mencionar algunos, solo pueden atenuarse a partir de la cooperación transnacional y de acciones multilaterales. 

Como dice Ivan Krastev en su libro ¿Ya es mañana? :“Si bien la pandemia ha fortalecido la idea de un Estado-nación fuerte, el peligro ahora es que los dirigentes políticos no lleguen a comprender la naturaleza particular del tipo de nacionalismo que ha disparado esta crisis2”. 

Por supuesto que la ruta para asumir la globalización no pasa por disolver las identidades particulares de cada país, sino ejercer un variedad de nacionalismo nuevo que, al mismo tiempo que respeta y defiende la particularidad de su propia historia, idiosincrasia y cultura, es capaz de integrar lo funcional y constructivo de otras manifestaciones humanas. Un nacionalismo que, se sabe, parte irrenunciable de la comunidad global, de la que no puede ni quiere aislarse porque los niveles de interdependencia son tales que implicaría su propio derrumbe. 

Y no solo se trata del tema ecológico y climático, que ya sería suficiente en sí mismo para buscar el acuerdo, la cooperación y reestructura del espacio global multinacional. Pongamos un par de ejemplos en otros ámbitos: por un lado las grandes corporaciones transnacionales han comprendido el potencial de negocio que esta dinámica les ofrece y la estan explotando al máximo a partir de buscar sitios baratos para producir –sin importarles las condiciones en que la población de dichos lugares vive–, naciones con regímenes fiscales blandos que le permitan evadir una buena parte de los impuestos que pagarían en sus naciones de origen y mercados ricos para maximizar ventas y ganancias. Lo mismo ocurre en el otro lado del espectro con las grandes mafias que trafican con narcóticos o personas. Aprovechan vacíos en las legislaciones, la debilidad institucional de ciertas naciones para producir las drogas o extraer a la gente, utilizan al máximo las capacidades logísticas y de transporte que posibilita el mundo globalizado y ofrecen sus “productos” y “servicios” en naciones ricas, donde la autoridad, o bien se hace de la vista gorda o carece de las herramientas para contenerlos. En ambos casos, pero de ningún modo son los únicos, organizaciones humanas aprovechan los puntos ciegos de la globalización para beneficiarse sin importarles –o sin ser conscientes– del daño colateral que provocan. 

 

Claramente la globalización tiene muchos problemas y retos y no hay duda de que la actual crisis ha mostrado su cara paradójica, dejando al desnudo tanto sus aspectos positivos como los negativos; sin embargo, es indispensable asumir dos cosas: por un lado, que el proceso de globalización trae muchos más beneficios que problemas en términos tecnológicos, comerciales, culturales, humanitarios, educativos entre otros, y que, más allá de lo que pensemos al respecto, se trata de un proceso en marcha que, a estas alturas resulta imposible de revertir. 

La globalización no es un asunto opcional. En todo caso, la labor en este proceso de los distintos líderes alrededor del mundo –y no solo líderes políticos, sino también los económicos, los sociales, los académicos, los activistas, etc.– consiste en comprender a profundidad sus dinámicas para fomentar sus aspectos positivos y limitar sus puntos ciegos, para colaborar activamente en la remodelación a la que la actual crisis, así como el resto de los problemas producidos y/o potenciados por la propia globalización, habrá de someterla inevitablemente. La naturaleza y alcances de esa remodelación de la dinámica global marcará nuestra viabilidad como especie en siglo XXI.  

El líder que no entienda con profundidad esta dinámica sistémica global no solo se condena a sí mismo a la ineficacia para gestionar los grandes retos locales que descansan bajo su responsabilidad, sino que condena a su propia nación al aislamiento y al subdesarrollo, dejándola fuera de la que quizá sea la más grande revolución cultural del siglo XXI: conducir conscientemente el proceso y remodelar los sistemas que dan lugar a la globalización, maximizando sus virtudes y limitando sus puntos débiles, y evitar así que sea la globalización –como si se tratase de un ente vivo y autónomo– la que conduzca a la civilización humana. 

 

En la siguiente entrega hablaremos de la capacidad de cambio, adaptación y rectificación como la segunda capacidad indispensable para un liderazgo eficaz de cara al Siglo XXI. 

 

Web: www.juancarlosaldir.com

Instagram:  jcaldir

Twitter:   @jcaldir   

Facebook: Juan Carlos Aldir

1 Cabe aclarar que, aun cuando la palabra líder suele llevar antes el artículo “el”, no planteo de ningún modo el liderazgo como un tema exclusivamente masculino, por lo cual todas las veces la palabra sea utilizada en este texto se usa con la intención de que represente un concepto neutro en el que pueden encajar indistintamente mujeres y hombres.

2 Krastev, Ivan, ¿Ya es mañana? Cómo la pandemia cambiará el mundo, Primera Edición, España, Debate-Penguin Random House, 2020, P. 29

Comentarios
object(WP_Query)#17746 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(62782) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "19-03-2021" ["before"]=> string(10) "16-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(62782) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "19-03-2021" ["before"]=> string(10) "16-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(false) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17687 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17658 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17678 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "19-03-2021" ["before"]=> string(10) "16-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(462) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-03-19 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-04-16 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (62782) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17713 (24) { ["ID"]=> int(63130) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2021-03-29 09:40:06" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-03-29 14:40:06" ["post_content"]=> string(5605) "“A falta de otra prueba, el dedo pulgar por sí solo me convencería de la existencia de Dios”  – Isaac Newton / Físico, filósofo, inventor y matemático inglés (1643 - 1727). Entre 1812 y 1857, los hermanos Grimm coleccionaron, registraron por escrito y publicaron historias orales, entre ellas, Pulgarcito, un cuento de hadas alemán que trata de una pareja de campesinos que deseaba tener un hijo sin importar lo pequeño que éste fuera. Siete meses más tarde, la mujer da a luz a un pequeño niño no más grande que el tamaño de un pulgar. En otra versión, Hans Christian Andersen escribió el cuento Pulgarcita (también conocido como Almendrita) en el que una mujer acude a una bruja buena para conseguir su deseo de tener un hijo, obteniendo una semilla mágica de cebada que la mujer plantó y al poco tiempo nació una flor que en el centro tenía una pequeña niña. El dedo pulgar (del latín pollex, poderoso) está controlado por nueve músculos diferentes, algunos sujetos a los huesos de la mano y otros, a los del brazo; es el primero y totalmente oponible al resto de los dedos de la mano (humana), lo que le permite ser independiente y realizar la función de agarre y/o pinza para sujetar objetos o ejercer fuerza. Yubal Noah Harari (historiador y escritor israelí) nos dice que “la presión evolutiva produjo una concentración creciente de nervios y de músculos finamente ajustados en la palma y los dedos. Como resultado, los humanos pueden realizar tareas muy intrincadas con las manos. En particular, puede producir y usar utensilios sofisticados.” (De animales a dioses, Ed. Debate, 2016). En la época de revolución tecnológica que vivimos actualmente, es posible realizar la acción de “desplazar” al momento de utilizar el smartphone o escribir un mensaje utilizando únicamente el dedo pulgar, lo cual está generando una readaptación de músculos y huesos originando incluso lo que los médicos llaman: tendinitis del pulgar por el uso excesivo de pantallas táctiles. También es el dedo con el que aprobamos o desaprobamos, indicamos que todo está bien, pedimos “aventón” al pie de la carretera, nos identificamos usando la huella dactilar, firmamos documentos o lo chupamos cuando somos bebés en señal de hambre o sueño. Todo lo anterior viene a cuento porque en días pasados accidentalmente me corté el dedo pulgar derecho al romperse un florero mientras lo lavaba. Cualquiera podría pensar que una simple cortada se resuelve de forma inmediata aplicando una serie de primeros auxilios básicos, pero después de aplicarlos y de que pasaran unos minutos empecé a percibir una “fuga” de sangre y mi mano se comportaba de forma extraña, como si temblara. Miré la herida y la hemorragia no se detenía, parecía una llave abierta. Ante la mirada de susto de mi hijo, decidí salir a buscar ayuda médica y el resultado fue una pequeña sutura para cerrar el sitio exacto en que un pedazo de cristal cortó un vaso sanguíneo (con complejo de aorta) además de otras pequeñas cortadas menos profundas, afortunadamente. A manera de broma, el médico que me atendió me dijo que todos moriremos algún día, pero que no sabemos cuándo y que de esta milimétrica cortada saldré en tan solo unos días. De vuelta en mi casa y pasado el susto (es la segunda vez que siento una hemorragia en mi cuerpo) recordé la lectura de un libro que mi padre me regaló cuando era una niña: Tus diez amigos (Juan T. González, Ediciones Botas, 1973) y que trata justamente de los dedos de las manos para explorar los caminos del éxito, del buen ser y del bien servir. Por supuesto, regresé al texto y encontré lo siguiente respecto al pulgar: “En los antiguos tiempos cuando los romanos no querían ir a la guerra, se cortaban ese dedo y no iban porque no podían sostener la espada. Ese dedo es el más fuerte de la mano y te recordará una fuerza poderosa que tienes tú también: la voluntad. La voluntad es querer”. Una herida diminuta dio como resultado un dedo incapacitado y mi fuerza de voluntad me obligó a utilizar la mano izquierda, pero extraño mi pulgar derecho porque, aunque sigue ahí, echo de menos la cantidad de cosas que realizo y que se quedaron en pausa porque cada día ocurren cientos de procesos en nuestro organismo de los cuales no somos plenamente conscientes y creemos que solo un accidente grave que nos fracture el cuerpo o una infección sistémica nos incapacitarán para la vida, pero algo minúsculo también lo hace aunque sea de forma parcial y todo cambia. Ahí es donde radica la importancia de #laspequeñascosas que no solemos apreciar o que pasan de largo y que pueden brindarnos alegría como en el cuento de los hermanos Grimm o hacer realidad nuestros deseos como en el relato de Andersen o simplemente, permitirnos dar un click en nuestro móvil gracias a nuestro pequeño dedo pulgar.  " ["post_title"]=> string(27) "Las pequeñas cosas: pulgar" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(25) "las-pequenas-cosas-pulgar" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-03-29 09:40:47" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-03-29 14:40:47" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63130" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17634 (24) { ["ID"]=> int(63498) ["post_author"]=> string(3) "114" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-07 14:34:06" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-07 19:34:06" ["post_content"]=> string(5702) "En la actualidad hay que tomar el tiempo necesario para cuidar nuestro bienestar. Si no lo estamos considerando es el momento de practicar un poco de autocuidado. Cuando se trata de productividad, la mayoría de las personas pensamos que la clave del éxito es hacer más: más trabajo, más proyectos, más clientes, más tiempo. El problema es que cuando esta mentalidad nos atrapa, es casi imposible salir de ella sin encontrar tiempo para nosotros mismos. Cuando dejamos tiempo para nosotros mismos y lo hacemos una prioridad, cultivando una rutina de cuidado personal constante, no solo evitamos estar agotados, sino que somos  más felices y a la vez aumentamos, irónicamente, nuestra productividad. ¿Por qué es tan importante el autocuidado y cómo afecta nuestra productividad? El autocuidado puede ser tan simple como acostarse temprano después de un largo día de trabajo, o tan difícil como estudiar los hábitos que hemos creado y sus efectos a largo plazo. Significa tomar medidas para cuidar de nosotros mismos y de nuestras necesidades físicas, emocionales, mentales, financieras, ambientales y espirituales. El reconocimiento de que nosotros somos los responsables de nuestro propio bienestar y que se extiende más allá del contexto individual para incluir a todos los que son importantes para nosotros, nuestra familia y nuestra comunidad. Es cualquier acción que se tome para respaldar nuestra salud mental, física y emocional. El autocuidado es relativo, así como cada ser humano es único, el autocuidado es diferente para cada uno de nosotros. La forma en que te cuidas a ti mismo no es la misma forma en que otra persona se cuida. El autocuidado también varía día a día. A veces necesitamos un momento para estar quietos y reflexionar; otras veces necesitamos movernos, estar con familiares y amigos, ejercitarnos, etc. Solo tú puedes decidir cuidarte a ti mismo. También puedes sentirte inspirado o influenciado por las personas que te quieren, o por las que  sigues en redes sociales, las revistas, tu dietista, etc. Pero solo tú puedes ir un paso más allá y comenzar a cuidar de ti mismo. El autocuidado es cuestión de balance. Cualquiera que sea la forma en que te cuides, no requiere exagerar ni hacer demasiadas cosas, es equilibrar nuestra vida tomando las decisiones necesarias para mantener nuestro ser saludable. Beneficios del autocuidado Mejora tu productividad.  Aprendes a dar prioridad  a las cosas más importantes para enfocarte y concentrarte en lo que estás haciendo. Mejora tu autoestima. Cuando tenemos tiempo para nosotros mismos,  satisfacemos nuestras propias necesidades, enviamos un mensaje positivo a nuestro subconsciente. Nos conocemos mejor.  Practicar el autocuidado requiere pensar en lo que realmente nos gusta hacer y necesitamos. Tienes más para dar. Cuando eres bueno contigo mismo, puedes pensar que eres egoísta, pero en realidad te brinda los recursos que necesitas para ser compasivo con los demás también. Tenemos la idea de que el autocuidado es algo en el que tenemos que gastar dinero; pero no, significa detenerse, reconocer nuestras necesidades y hacer algo por nosotros mismos que nos beneficie. El autocuidado es un hábito y una cultura de por vida que  hay que tenerlo en cuenta, es diferente y único para cada persona.  Cada plan de autocuidado debe adaptarse a tus necesidades. No tienes que abordar todo de una vez. Identifica un pequeño paso que puedas tomar para comenzar a cuidarte mejor. Programa tiempo para enfocarte en tus necesidades. Incluso cuando sientas que no tienes tiempo para hacer algo más, haz del cuidado personal una prioridad. Cuando te preocupas por todos los aspectos de ti mismo, descubrirás que puedes operar de manera más efectiva y eficiente. El autocuidado comienza ya. Referencias: https://grupogeard.com/co/blog/convocatorias/autocuidado-importancia/ Contacto: [email protected]  https://www.facebook.com/draelizabeth.cruzgarza.9         https://www.facebook.com/RIEHMTY/  www.ruizhealytimes.com @DraElizabethCr1" ["post_title"]=> string(50) "¿Qué es el autocuidado y por qué es importante?" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(45) "que-es-el-autocuidado-y-por-que-es-importante" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-07 14:34:06" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-07 19:34:06" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63498" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17713 (24) { ["ID"]=> int(63130) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2021-03-29 09:40:06" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-03-29 14:40:06" ["post_content"]=> string(5605) "“A falta de otra prueba, el dedo pulgar por sí solo me convencería de la existencia de Dios”  – Isaac Newton / Físico, filósofo, inventor y matemático inglés (1643 - 1727). Entre 1812 y 1857, los hermanos Grimm coleccionaron, registraron por escrito y publicaron historias orales, entre ellas, Pulgarcito, un cuento de hadas alemán que trata de una pareja de campesinos que deseaba tener un hijo sin importar lo pequeño que éste fuera. Siete meses más tarde, la mujer da a luz a un pequeño niño no más grande que el tamaño de un pulgar. En otra versión, Hans Christian Andersen escribió el cuento Pulgarcita (también conocido como Almendrita) en el que una mujer acude a una bruja buena para conseguir su deseo de tener un hijo, obteniendo una semilla mágica de cebada que la mujer plantó y al poco tiempo nació una flor que en el centro tenía una pequeña niña. El dedo pulgar (del latín pollex, poderoso) está controlado por nueve músculos diferentes, algunos sujetos a los huesos de la mano y otros, a los del brazo; es el primero y totalmente oponible al resto de los dedos de la mano (humana), lo que le permite ser independiente y realizar la función de agarre y/o pinza para sujetar objetos o ejercer fuerza. Yubal Noah Harari (historiador y escritor israelí) nos dice que “la presión evolutiva produjo una concentración creciente de nervios y de músculos finamente ajustados en la palma y los dedos. Como resultado, los humanos pueden realizar tareas muy intrincadas con las manos. En particular, puede producir y usar utensilios sofisticados.” (De animales a dioses, Ed. Debate, 2016). En la época de revolución tecnológica que vivimos actualmente, es posible realizar la acción de “desplazar” al momento de utilizar el smartphone o escribir un mensaje utilizando únicamente el dedo pulgar, lo cual está generando una readaptación de músculos y huesos originando incluso lo que los médicos llaman: tendinitis del pulgar por el uso excesivo de pantallas táctiles. También es el dedo con el que aprobamos o desaprobamos, indicamos que todo está bien, pedimos “aventón” al pie de la carretera, nos identificamos usando la huella dactilar, firmamos documentos o lo chupamos cuando somos bebés en señal de hambre o sueño. Todo lo anterior viene a cuento porque en días pasados accidentalmente me corté el dedo pulgar derecho al romperse un florero mientras lo lavaba. Cualquiera podría pensar que una simple cortada se resuelve de forma inmediata aplicando una serie de primeros auxilios básicos, pero después de aplicarlos y de que pasaran unos minutos empecé a percibir una “fuga” de sangre y mi mano se comportaba de forma extraña, como si temblara. Miré la herida y la hemorragia no se detenía, parecía una llave abierta. Ante la mirada de susto de mi hijo, decidí salir a buscar ayuda médica y el resultado fue una pequeña sutura para cerrar el sitio exacto en que un pedazo de cristal cortó un vaso sanguíneo (con complejo de aorta) además de otras pequeñas cortadas menos profundas, afortunadamente. A manera de broma, el médico que me atendió me dijo que todos moriremos algún día, pero que no sabemos cuándo y que de esta milimétrica cortada saldré en tan solo unos días. De vuelta en mi casa y pasado el susto (es la segunda vez que siento una hemorragia en mi cuerpo) recordé la lectura de un libro que mi padre me regaló cuando era una niña: Tus diez amigos (Juan T. González, Ediciones Botas, 1973) y que trata justamente de los dedos de las manos para explorar los caminos del éxito, del buen ser y del bien servir. Por supuesto, regresé al texto y encontré lo siguiente respecto al pulgar: “En los antiguos tiempos cuando los romanos no querían ir a la guerra, se cortaban ese dedo y no iban porque no podían sostener la espada. Ese dedo es el más fuerte de la mano y te recordará una fuerza poderosa que tienes tú también: la voluntad. La voluntad es querer”. Una herida diminuta dio como resultado un dedo incapacitado y mi fuerza de voluntad me obligó a utilizar la mano izquierda, pero extraño mi pulgar derecho porque, aunque sigue ahí, echo de menos la cantidad de cosas que realizo y que se quedaron en pausa porque cada día ocurren cientos de procesos en nuestro organismo de los cuales no somos plenamente conscientes y creemos que solo un accidente grave que nos fracture el cuerpo o una infección sistémica nos incapacitarán para la vida, pero algo minúsculo también lo hace aunque sea de forma parcial y todo cambia. Ahí es donde radica la importancia de #laspequeñascosas que no solemos apreciar o que pasan de largo y que pueden brindarnos alegría como en el cuento de los hermanos Grimm o hacer realidad nuestros deseos como en el relato de Andersen o simplemente, permitirnos dar un click en nuestro móvil gracias a nuestro pequeño dedo pulgar.  " ["post_title"]=> string(27) "Las pequeñas cosas: pulgar" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(25) "las-pequenas-cosas-pulgar" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-03-29 09:40:47" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-03-29 14:40:47" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63130" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(10) ["max_num_pages"]=> float(5) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "ab0ae8b8582b2f2c1a9721d77b8a11be" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Las pequeñas cosas: pulgar

“A falta de otra prueba, el dedo pulgar por sí solo me convencería de la existencia de Dios”  – Isaac Newton /...

marzo 29, 2021

¿Qué es el autocuidado y por qué es importante?

En la actualidad hay que tomar el tiempo necesario para cuidar nuestro bienestar. Si no lo estamos considerando es el momento de...

abril 7, 2021




Más de categoría

¿Qué es la crisis social?

Una crisis es un cambio brusco o una modificación importante en el desarrollo de algún suceso, y ésta puede ser tanto física como simbólica. Asimismo, crisis...

abril 14, 2021

Las pequeñas cosas: chasquido

“Hay que aceptarlo. Tenemos el mundo aquí y es lo que nos tocó. Tenemos que hacer algo bueno con...

abril 12, 2021

Divorcios y separaciones en pandemia: ¿Cómo ayudar a nuestros hijos en el proceso?

Es un hecho que para la mayoría de nosotros, el confinamiento por la pandemia de COVID 19 representó un...

abril 9, 2021

¿Qué es el autocuidado y por qué es importante?

En la actualidad hay que tomar el tiempo necesario para cuidar nuestro bienestar. Si no lo estamos considerando es...

abril 7, 2021